Declaración de la JOS. 02 de abril del 2018

¡Hemos golpeado al fundamentalismo!

¿Qué se viene ahora?

Como Juventud Obrera Socialista llamamos durante toda la campaña electoral de esta segunda a votar contra la escalada fundamentalista y por lo tanto darle el voto a Carlos Alvarado. Hoy celebramos el triunfo en las urnas contra estas fuerzas y nos unimos a la alegría de muchos costarricenses que han salido a defender los derechos humanos y han aplastado la intentona de las fuerzas conservadoras de hacerse con el ejecutivo.

El triunfo del PAC se debió no a su caudal electoral, sino al sentimiento democrático de la mayoría de la población y a muchas organizaciones que vieron el peligro del ascenso del fundamentalismo, y en una clara posición política, hicieron frente por los derechos humanos y vieron, acertadamente, que en esta elección estaba en juego más que dos candidatos, los derechos humanos fundamentales y la democracia. Nos incluimos dentro de esta posición y estas organizaciones, los socialistas cerramos filas por la defensa de los derechos democráticos y siempre haremos frente contra toda tendencia o fuerza que quiera denigrar la dignidad humana y su libertad.

Pero, ahora bien ¿qué panorama vislumbra los resultados electorales? Un nuevo gobierno del PAC no debe ser de ninguna confianza para la población en general y mucho menos para la clase trabajadora, bien claro lo ha dejado el propio Carlos Alvarado con su grupo en materia económica, reuniéndose con industriales, dejando en claro que irá por el plan fiscal y no se ha diferenciado con los programas del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y OCDE, que hoy son los que impulsan las políticas del Tratado de Libre Comercio que nos tiene hundidos en el desempleo y la pobreza.

El PAC y el gobierno de Carlos Alvarado impulsan desde ya lo que llaman un “gobierno de unidad nacional” esto no es más que sentar las bases de un acuerdo burgués para poder implementar grandes políticas que no han podido llevarse a cabo que van en detrimento de la sociedad y favorecen solo al gran capital. Entre estas políticas están los golpes a la inversión pública, a la clase trabajadora y la apuesta, de todas las fuerzas, al modelo de inversión extranjera directa donde prácticamente se regala todo el recurso humano y no humano del país.

Se vendrá una lucha inmediata contra el Plan Fiscal que el propio C. Alvarado quiere que pase de forma rápida y seguirá la lucha contra las políticas privatizadoras y desfinanciadoras de la educación, la salud y el problema del empleo de seguro se agravará porque no hay un cambio en el modelo productivo del país.

Por todo lo anterior es que llamamos a la unidad a todas estas fuerzas que salieron en contra del fundamentalismo y por los derechos, a todas las organizaciones ecologistas, feministas, por los derechos humanos y de izquierda que han participado del triunfo en las urnas a conformar un plan de lucha y a levantar un programa mínimo desde lo que formulamos con el nombre de “Frente Socialista” y así enfrentar a todas las variantes burguesas. Exijamos al nuevo gobierno del PAC que cumpla las demandas de todos los sectores que dieron su voto y hoy lo han puesto en un segundo gobierno.

¡Convirtamos el Frente Antifundamentalista en un Frente Socialista!

¡Luchemos contra todos los planes antiobreros y antipopulares!

¡Preparemos la lucha contra el “Gobierno de Unidad Nacional”!