El verdadero rostro del Banco Mundial

Partido Obrero Socialista de Costa Rica (POScr)

 San José, Costa Rica. Febrero del 2014.

Prefacio

En su introducción al libro de Marx, La lucha de clases en Francia, Engels escribió: “Cuando se aprecian sucesos y series de sucesos de la historia diaria, jamás podemos remontarnos hasta las últimas causas económicas. Ni siquiera hoy, cuando la prensa especializada suministra materiales tan abundantes, se podría, ni aun en Inglaterra, seguir día a día la marcha de la industria y del comercio en el mercado mundial y los cambios operados en los métodos de producción, hasta el punto de poder, en cualquier momento, hacer el balance general de estos factores, múltiplemente complejos y constantemente cambiantes; máxime cuando los más importantes de ellos actúan, en la mayoría de los casos, escondidos durante largo tiempo antes de salir repentinamente y de un modo violento a la superficie. Una visión clara de conjunto sobre la historia económica de un período dado no puede conseguirse nunca en el momento mismo, sino sólo con posterioridad, después de haber reunido y tamizado los materiales. La estadística es un medio auxiliar necesario para esto, y la estadística va siempre a la zaga, rengueando. Por eso, cuando se trata de la historia contemporánea, corriente, se verá uno forzado con harta frecuencia a considerar este factor, el más decisivo, como un factor constante, a considerar como dada para todo el periodo y como invariable la situación económica con que nos encontramos al comenzar el periodo en cuestión, o a no tener en cuenta mas que aquellos cambios operados en esta situación que por derivar de acontecimientos patentes sean también patentes y claros.

Por esta razón, aquí el método materialista tendrá que limitarse con harta frecuencia, a reducir los conflictos políticos a las luchas de intereses de las clases sociales y fracciones de clases existentes, determinadas por el desarrollo económico, y a poner de manifiesto que los partidos políticos son la expresión política más o menos adecuada de estas mismas clases y fracciones de clase. "Huelga decir que esta desestimación inevitable de los cambios que se operan al mismo tiempo en la situación económica verdadera base de todos los acontecimientos que se investigan tiene que ser necesariamente una fuente de errores".

MarxEngels, Obras Escogidas. Ediciones en Lenguas Extranjeras, Moscú, tomo I, pp 113 y 114.


Parte 1 

Los armónicos discursos del gobierno de Costa Rica, el CONARE y el Banco Mundial.

1.1. El cuarto Rey Mago se llama CONARE (Consejo Nacional de Rectores)

No hay otra forma de poder entender al rector de la Universidad de Costa Rica cuando afirmó, ante una asamblea estudiantil de esa casa de estudios, el 24 de junio, según ElPaíscr: Al referirse al Proyecto de Mejoramiento de la Educación Superior con el BM que beneficiará a las cuatro universidades públicas adscritas al Consejo Nacional de Rectores (Conare), el Dr. Jensen indicó que a diferencia de lo que la entidad bancaria planteó originalmente, fueron las instituciones de educación superior las que definieron las prioridades a atender con los $200 millones del préstamo, las que incluyeron las artes y las humanidades en el cuadro de iniciativas a desarrollar y las que definieron que parte de esos recursos también se dedicarían a la mejora y construcción de residencias estudiantiles.

Asimismo, lograron que en el sistema integrado de información universitaria solo participaran las universidades públicas, que no se homogenizaran los sistemas de becas, que los desembolsos se realicen conforme con el plan de ejecución de las iniciativas de cada Universidad, que la coordinación del proyecto se dé desde el CONARE por respeto a la Autonomía Universitaria, que la evaluación se lleve a cabo mediante una estrategia cuyos términos de referencia serán elaborados por las universidades y que todos los proyectos contemplen los principios de protección ambiental y de equidad para la población indígena, entre otros.”
 (ElPaís.cr, 28 de junio del 2013)

En otras palabras: según el rector, en la negociación con las universidades costarricenses, el Banco Mundial salió perdidoso: con un buen entendedor, las palabras no sobran, pero hay que saber entenderlas.

Es muy difícil imaginar, siquiera, este David y Goliath moderno.

Decididamente, o no se entiende la realidad (por parte del Rector) o no se dice la verdad. O las dos cosas.

Comencemos por algo muy simple. ¿Qué es el Banco Mundial?, ¿qué se propone?

Aparentemente se trata de una institución bancaria simple, de las que uno emplea casi a diario en cualquier ciudad del mundo: recibe dinero (en este caso de los gobiernos) y los presta a otros gobiernos para realizar, por lo general, obras de infraestructura: carreteras, edificios públicos, escuelas, hospitales, etc. En condiciones muy ventajosas y a bajo interés.

La realidad es muy otra. Comenzando por su constitución que trataremos de explicar. Y, a partir de tal constitución, podremos colegir el verdadero rostro del Banco y, consecuentemente, el carácter que tienen sus propuestas.

1.2. Cinco instituciones, un Grupo: Grupo Banco Mundial (GBM)

Está compuesto por cinco instituciones, a saber:

BIRF 

El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), que otorga préstamos a Gobiernos de países de ingreso mediano y de ingreso bajo con capacidad de pago.

 AIF La Asociación Internacional de Fomento (AIF), que concede préstamos sin interés, o créditos, así como donaciones a Gobiernos de los países más pobres.

 CIF

 La Corporación Financiera Internacional (CFI), miembro del Grupo del Banco Mundial. Es la mayor institución internacional de desarrollo dedicada exclusivamente al sector privado. Ayudamos a los países en desarrollo a lograr un crecimiento sostenible, financiando inversiones, movilizando capitales en los mercados financieros internacionales y la prestación de servicios de asesoramiento a empresas y gobiernos.

MIGA

 El Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) fue creado en 1988 como miembro del Grupo del Banco Mundial para promover la inversión extranjera directa en los países en desarrollo, apoyar el crecimiento económico, reducir la pobreza y mejorar la vida de las personas. MIGA cumple este mandato ofreciendo seguros (garantías) contra riesgos políticos  a inversores.

CIADI


 El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) , presta servicios internacionales de conciliación y arbitraje para ayudar a resolver disputas sobre inversiones y otras situaciones relacionadas con el comercio y el intercambio.

 Como se puede apreciar hay dos instituciones para ofrecer créditos a los gobiernos; según sea el país, pueden ser créditos comunes, créditos a bajo interés o donaciones; una de ellas, el BIRF, es la institución que proveerá los 200 millones de dólares que son necesarios para lo que quieren hacer el gobierno de Laura Chinchilla y el CONARE.

La tercera institución, IFA, se dedica a estimular al sector privado (y es, en ese aspecto, la mayor institución financiera del mundo); la cuarta, MIGA, se dedica a promover y garantizar la inversión extranjera directa (IED) y, por último, el CIADI que es el lugar donde se resuelven las diferencias entre los gobiernos y los inversores. Esas diferencias se arreglan por el mecanismo de arbitrajes (dejando por fuera la Constitución, las leyes y el aparato judicial del país que sea). Para el caso costarricense hay cuatro casos que pueden llegar a esa situación: 1) Halliburton, la petrolera que quiso meterse en Limón, 2) los empresarios gringos que quisieron hacer lujosas residencias en Playa Grande, Guanacaste, 3) la minera Infinito y 4) la empresa brasileña OAS, la de la carretera San José-San Ramón.

Es bueno señalar que tanto el BIRF como la AIF dan sus créditos y donaciones atados a las políticas por ellos apoyadas. Así ocurrió con todas las propuestas “neoliberales” que, conjuntamente con el FMI o no, planteó y viene planteando desde los años 80s.

¿Qué es lo que le planteó el gobierno al BM?; ¿qué dice el acuerdo que se firmó?; lo que se firmó, ¿está en sintonía con los propósitos perseguidos por el BM para los países, en esta época?

Desarrollaremos cada una de esas preguntas y, al final, veremos que lo esencial de lo que plantea el BM, no ha sido modificado y lo que hay es un acuerdo expreso entre el CONARE y el BM, prohijado por el gobierno costarricense. Es decir: la burguesía costarricense (aquí no hay sectores burgueses diferenciados, es una política de estado) tiene la misma política que el BM; el CONARE (a su vez) está de acuerdo en llevar adelante las políticas del llamado desarrollo de los gobiernos de Costa Rica (es aquí donde se ve que es una política de estado).

En resumen: Se puede escribir la siguiente ecuación: CONARE = Gobierno de Costa Rica = Banco Mundial. Esta ecuación es lo que demostraremos.

1.3. La opinión (y política) del Banco Mundial

Lo que publicamos a continuación es una parte de un documento del Banco Mundial (BIRF y CFI). Es del 10 de junio del 2011.

Como veremos, el BM no solo propone; también emite juicios y calificaciones. Lo que apreciaremos es que la burguesía tica (en su totalidad) tiene una política que es de estado y que coincide con los planteos de la burguesía imperialista, canalizados por medio del BM.

BIRF.Vicepresidenta: Pamela Cox.Director a cargo de las operaciones en el país: Carlos Felipe Jaramillo.Jefa del equipo a cargo del proyecto: Andrea C. Kucey

IFC. Director regional: Paolo M. Martelli.Gerente a cargo de las operaciones en el país: Roberto Albisetti.Jefe del equipo a cargo del proyecto: John Barham

Documento del Banco Mundial. EXCLUSIVAMENTE PARA USO OFICIAL.

Informe no. 60980-CR

BANCO INTERNACIONAL DE RECONSTRUCCIÓN Y FOMENTO Y CORPORACIÓN FINANCIERA INTERNACIONAL

10 de junio de 2011

Unidad de Gestión para América Central

Oficina Regional de América Latina y el Caribe

Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento

Este documento se da a conocer antes de ser sometido a la consideración del Directorio Ejecutivo. Dicha circunstancia no implica un resultado presupuesto. Este documento puede modificarse luego de que el Directorio lo analice. El documento actualizado se pondrá a disposición del público de conformidad con la política del Banco sobre acceso a la información.

ESTRATEGIA DE ALIANZA CON LA REPÚBLICA DE COSTA RICA PARA EL PERÍODO 2012-15

RESUMEN

1. Costa Rica es uno de los países con mejor desempeño en la región de América Latina. Debido, en gran medida, a su estabilidad política, la solidez de sus instituciones y la apertura de la economía impulsada por las exportaciones, el país ha logrado atraer empresas de alta tecnología y desarrollar el sector del turismo sostenible. De esta manera, se ha logrado una economía diversificada y un sólido crecimiento de la economía. Costa Rica se destaca por sus políticas ambientales y por el empeño puesto en convertirse en el primer país carbono neutral para el año 2021. Los niveles de pobreza y desigualdad son más bajos en Costa Rica que en otros países de América Latina, a la vez que los indicadores sociales superan los niveles registrados en otros países de la región. La desigualdad se agudizó en cierta medida en la segunda mitad del decenio de 2000, aunque permanece muy por debajo de los niveles registrados en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe.

2. En los años anteriores a la crisis, el país registró uno de los niveles de crecimiento más sorprendentes de América Latina. El crecimiento del producto interno bruto (PIB) alcanzó el 8,8% en 2006 y el 7,9% en 2007, en comparación con los promedios regionales de América Latina del 5% y 4,5% en los mismos años. Costa Rica se vio muy perjudicada por la crisis de los alimentos y los combustibles de 2008 y la crisis financiera internacional de 2009 debido a que el país se apoya en gran medida en los mercados extranjeros para las inversiones, las exportaciones y los ingresos fiscales. El crecimiento del PIB sufrió una desaceleración importante en 2008 al llegar a un 2,7%, teniendo una contracción del -1,3% en 2009. Además, la expansión del gasto corriente durante la crisis, especialmente en materia de sueldos y salarios, ha restringido considerablemente el margen fiscal del Gobierno (según previsiones actuales, el déficit para 2011 sería del 5,6% del PIB).

3. El crecimiento alcanzó el 4,2% en 2010, y se prevé que continúe en aproximadamente el mismo nivel el próximo año. Según las proyecciones actuales, se alcanzará un crecimiento de entre el 4% y el 4,5% durante el período comprendido entre 2011 y 2015, impulsado por un fuerte consumo privado y mayores inversiones internas. Sin embargo, las crecientes presiones fiscales limitarán los gastos públicos de capital, lo que pondría un freno a los planes del Gobierno entrante de eliminar importantes cuellos de botella en el sector de la infraestructura. Para abordar las limitaciones que restringen el crecimiento a largo plazo en muchos sectores, entre ellos, infraestructura, energía y educación, el Gobierno está estudiando mecanismos de financiamiento alternativos tales como asociaciones público-privadas (APP) y concesiones.

4. El Gobierno también ha elaborado una estrategia para la consolidación fiscal en el mediano plazo. En esta reforma fiscal integral se incluyen medidas para reducir la ineficiencia del sistema de recaudación de tributos, modernizar los sistemas de información tributaria e intensificar la lucha contra la evasión impositiva. Asimismo, el Gobierno está ejecutando medidas en lo que respecta al gasto para crear margen fiscal. Sin embargo, las posibilidades de que se apruebe la reforma fiscal son inciertas dado que el Congreso está controlado por la oposición. Si bien los niveles de la deuda corriente pueden tener cabida para los déficits en el corto plazo, si la reforma fiscal no se aprobara, aumentarían los riesgos en lo que respecta a la sostenibilidad de la deuda.

5. En los años que precedieron a la última estrategia de alianza con el país (EAP), el grado de compromiso de Costa Rica con las instituciones financieras internacionales era limitado. La EAP del Banco Mundial para el período comprendido entre 2009 y 2011 (Informe no. 43276-CR) fue la segunda estrategia elaborada para Costa Rica luego de un período de casi 10 años en el que la participación del Banco fue muy limitada. Sin embargo, durante la crisis financiera internacional, Costa Rica envió una señal importante a los mercados financieros al trabajar estrechamente con el Banco Mundial y otros organismos multilaterales en la implementación de programas cautelares, entre los que se incluyó un préstamo para políticas de desarrollo (PPD) por un valor de US$500 millones con opción de utilización diferida (DDO) a fin de promover la competitividad del país y fortalecer las finanzas públicas en respuesta a la crisis financiera internacional (Este préstamo se utilizó en su totalidad para octubre de 2010). Este grado de respuesta y cooperación sentó las bases para un interés renovado por parte del Gobierno en trabajar con el Grupo del Banco Mundial (GBM).

6. Sin embargo, la necesidad de adaptarse ante la crisis internacional entrañó un cambio profundo en la estructura del financiamiento, y el apoyo presupuestario pasó a ocupar el lugar del financiamiento para inversiones. A pesar de este cambio en la composición del programa, la EAP continuó concentrándose en los resultados claves en esferas tales como las telecomunicaciones, la atención de salud y la educación secundaria. Este enfoque, combinado con estudios de respaldo analíticos y de buena calidad, demuestra cómo un país puede adaptarse a nuevas circunstancias y, a la vez, mantener el compromiso de generar resultados en las esferas a las que se orienta el programa de la EAP.

7. La EAP se basa en esta enseñanza clave de brindar apoyo adaptable y flexible, y refleja el deseo de las autoridades de Costa Rica de mantener una relación con el Banco que sea sólida, tenga carácter financiero y se base en conocimientos. A fin de brindar apoyo flexible, y en vista de las enseñanzas aprendidas, la EAP se concentra en los resultados, a la vez que se reconoce que, para procurar influir en los resultados, es necesario utilizar una variedad de instrumentos. De este modo, el programa de la EAP estará más en consonancia con las prioridades del Gobierno y se adaptará para poder abordar cuestiones de política claves, a la vez que se ajustará a la solicitud del Gobierno de que el Banco concentre su apoyo en las esferas en las que puede aprovechar sus amplios conocimientos y experiencia.

8. El programa del Banco se concentra en tres grupos que están en estrecha convergencia con la visión estratégica y el programa de inversiones del Gobierno.

El apoyo brindado en el marco de estos grupos se dirige a esferas en las que el GBM ha mantenido un compromiso sostenido. Estos tres grupos son los siguientes:

i) desarrollo de la competitividad;

ii) mejora de la eficiencia y la equidad en los sectores sociales, y

iii) apoyo a la gestión de desastres y el medio ambiente.

La Corporación Financiera Internacional (IFC) también tiene previsto intensificar su programa en Costa Rica luego de varios años de actividad limitada en el país y anticipa concentrarse en los siguientes ámbitos:

i) proyectos de energía renovable y eficiencia energética;

ii) sectores de manufacturas y agroindustrias, con especial énfasis en las empresas que planifican aumentar la expansión regional y acrecentar las exportaciones;

iii) instituciones privadas de educación y de atención de la salud;

iv) servicios financieros, y

v) servicios de asesoría para apoyar proyectos de infraestructura y agroindustrias sostenibles.”

Por todo lo escrito en ese documento, podemos resumir la actividad y los objetivos del BM en dos párrafos:

1) sostener intelectualmente al capitalismo en tanto que sistema. Recordemos al respecto que la burguesía intenta establecer su relación con los trabajadores en tres propósitos que reafirman la explotación de los trabajadores: los programas (planes) de ajuste estructural, la política de flexibilidad laboral y el estímulo a la productividad-competitividad.

2) propiciar actividades y políticas que hagan posible salir de la actual crisis, aparentemente irreversible, del sistema capitalista. En ese aspecto veremos en la segunda parte de este documento, una explicación a partir de las llamadas ondas Kondratiev y su modernización según nosotros), las ondas Smihula.

La lectura del parágrafo 8 (Programas del Banco Mundial y de la Corporación Financiera Internacional) del precedente documento demuestra, confirma y corrobora la afirmación.

1.4. ¿Qué planteó el gobierno al BM?

El gobierno de Costa Rica, a partir del 2010, dio un cambio de rumbo en su relación con el BM; está escrito en el documento anterior.

Ese cambio de rumbo está fundamentado y escrito en lo que es el Plan Nacional de Desarrollo 2011-2014, María Teresa Obregón Zamora, del gobierno de Chinchilla, aprobado en diciembre del 2010. Leamos:

El PND 2011 – 2014, contempla acciones para avanzar hacia un desarrollo seguro liderado por la innovación, la ciencia y la tecnología, fortalecido por la solidaridad y comprometido con la sostenibilidad ambiental. La ruta para este desarrollo, se articula mediante propuestas nacionales y sectoriales. Las metas nacionales se orientan hacia las siguientes líneas estratégicas: Aumentar la producción y mejorar la competitividad del país. Durante el periodo, se espera generar las condiciones para que la economía se estabilice en una tendencia de crecimiento sostenible y suficiente para sustentar las metas en otros ámbitos. Para que la economía sea más dinámica y sus beneficios consistentes y sostenibles, se requiere aumentar la productividad y el entorno de operación de las empresas. En esa línea, es necesario reforzar la educación, la innovación, la ciencia y la tecnología, y la eficiencia a fin de dinamizar los sectores productivos de una forma sustancial, en la ruta hacia la construcción de una sociedad que sepa explotar su talento, conocimiento y la capacidad de innovación en un modelo capaz de generar más y mejores empleos. Es necesario también sustentar una mayor y más eficiente inversión en la infraestructura nacional, que incida en una disminución en los costos de producción y en el aumento de las posibilidades de realización de negocios, así como en la mejoría de la calidad de vida de la población…

Reducir el desempleo y atender integralmente a hogares en extrema pobreza. El desarrollo económico pierde sentido si no se expresa y retroalimenta con el desarrollo social. Se requiere, por tanto, una distribución equitativa de la riqueza para fomentar la participación social y el logro del bienestar. También es preciso mejorar los mecanismos de atención a los sectores más vulnerables para responder de manera asertiva a sus demandas. En ese sentido, la generación de empleos de calidad es fundamental. Esto supone, entre otros factores, el mejoramiento de las condiciones de acceso y calidad de la educación y formación, con miras a mejorar la empleabilidad de la fuerza de trabajo, así como las acciones para aumentar la productividad y competitividad…

Mejorar las condiciones de seguridad. En respuesta a la creciente evidencia y preocupación por la inseguridad ciudadana, el Gobierno impulsará una respuesta integral para la prevención de la violencia y la promoción de la paz social, mejorando la capacidad institucional para responder en forma oportuna y asertiva ante los delitos de toda índole, lo anterior supone un componente preventivo importante, que se complementa con una ágil capacidad de respuesta; el fortalecimiento del sistema penitenciario y el posicionamiento firme, estratégico, serio y preparado de manera óptima ante fenómenos criminales complejos, tales como el narcotráfico y la trata de personas. ..

Consolidar el posicionamiento ambiental del país, con una matriz energética sostenible y un desempeño ambiental óptimo. Costa Rica cuenta con una tradición favorable en la agenda ambiental, considerando una relación amplia de variables y una proyección en un modelo de desarrollo comprometido con la sostenibilidad. Persiste el reto de consolidar los logros y proyectarse aún más y de potenciar un dinamismo económico que no solamente se sustente sino también resguarde el patrimonio ambiental. En esa línea, la presente Administración dispone de propuestas sectoriales que apuntan a la mejor gestión ambiental, en áreas como salud, ambiente, calidad del aire, manejo de recursos hídricos, manejo de bosques, actividad pesquera, agricultura y enfrentamiento al cambio climático; y que en conjunto, contribuyen al posicionamiento del país como potencia ambiental, lo cual se expresa por ejemplo en la posición nacional en el Índice de Desempeño Ambiental de Yale (puesto número 3), que se espera mantener durante el periodo…”

El documento del Ministerio de planificación del gobierno de Costa Rica (Mideplan) está fechado en diciembre del 2010. El documento del BM, tiene fecha de 10 de junio del 2011. ¿Pueden quedar dudas?  Acaso, ¿se puede afirmar que el BM siguió las ideas del gobierno tico? Si, en la Asamblea Legislativa, todos los partidos políticos, por unanimidad, votaron favorablemente el contrato del gobierno de Costa Rica y el BM, ¿se puede  poner en duda que toda la burguesía tica está de acuerdo? ¿Se puede dudar de que se trata de una política de estado?

1.5. ¿Qué planteó el CONARE?

Ahorremos palabras. Dejemos que hablen los documentos.

En marzo del año 2012, el CONARE presenta un borrador; es el que (en sus partes relevantes) ofrecemos a continuación.

Gobierno de Costa Rica

Consejo Nacional de Rectores

Marco de Gestión Ambiental y Social del Proyecto MEJORAMIENTO DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

(Préstamo N° P123146-CR)

Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento

BORRADOR

Marzo 9, 2012

Presentación

El presente instrumento ha sido elaborado durante el proceso de preparación del “Proyecto de Mejoramiento de la Educación Superior – PMES” financiado con recursos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), con el fin de asegurar un adecuado manejo de la gestión ambiental y social durante la implementación del Proyecto.

La preparación del documento estuvo a cargo de las Universidades que tendrán bajo su responsabilidad la ejecución de las obras previstas en el Proyecto (Instituto Tecnológico de Costa Rica – ITCR; Universidad Nacional – UNA; Universidad de Costa Rica – UCR; y Universidad Estatal a Distancia – UNED), en coordinación y apoyo del BIRF con el fin de asegurar la calidad y estándares mínimos requeridos en este tipo de instrumentos.

Consideramos que este tipo de instrumentos no solo permitirán asegurar el cumplimiento de la legislación ambiental nacional y las Políticas de Salvaguarda del BIRF, si no también contribuirá a mejorar la gestión ambiental y social en cada una de las Universidades involucradas en el Proyecto. En este sentido, se espera que en el corto plazo este documento se convierta en un instrumento institucional que pueda ser aplicado a todas las iniciativas de construcción que cada una de las Universidades tiene previsto desarrollar en el mediano y largo plazo.

En este contexto, las Universidades agradecen el apoyo brindado por el Banco en el desarrollo de este instrumento y a todo el personal técnico de cada una de las Universidades que han participado en el desarrollo del mismo.

Firman:

Instituto Tecnológico de Costa Rica

Universidad de Costa Rica

Universidad Estatal a Distancia

Universidad Nacional”

 Esa es la presentación. Más adelante afirma lo siguiente:

1. INTRODUCCIÓN

El Gobierno de Costa Rica (GdCR) ha solicitado el apoyo financiero del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF o Banco Mundial), para ejecutar el Proyecto de Mejoramiento de la Educación Superior (PMES), cuyo principal objetivo es fortalecer y desarrollar capacidades a través de la promoción del conocimiento, particularmente a través de la ciencia, tecnología e innovación, con el fin de contribuir en la construcción de un país más competitivo, próspero y sostenible. Este objetivo general del Proyecto está alineado con los planes de desarrollo del país y con la Estrategia de Asociación del País (Country Partnership Strategy - CPS) del Banco, la misma que está enfocada en tres “clusters”: (i) desarrollar competitividad; (ii) promover la eficiencia y calidad de los sectores; y (iii) apoyar el manejo ambiental y el riesgo a desastres naturales. (Nota: lo subrayado es responsabilidad de los autores del presente trabajo).

En relación con los Planes de Desarrollo General y Sectorial del país, el Proyecto responde directamente a los objetivos planteados en: el Plan Nacional de Desarrollo (PND); el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (PNCTI); y en el Plan Nacional de Educación Superior (PLANES). El PND 2011 – 2014, donde se presenta la estrategia transversal para avanzar con el desarrollo del país, identifica 5 líneas de acción incluyendo la aspiración del país de ser “una nación más competitiva que esté mejor integrada en la dinámica global, con innovación, ciencia y tecnología, que promueva el desarrollo” así como el objetivo de incrementar la equidad y la solidaridad. Adicionalmente, el PNCTI 2011 – 2014, tiene como una de sus 4 estrategias “fortalecer la formación y actualizar los altos niveles de recursos humanos, así como su desarrollo en ciencias básicas e ingeniería”. Finalmente, PLANES 2011 – 2015, establece para las 4 universidades públicas una serie de prioridades basado en 5 estrategias llamadas: (i) pertinencia e impacto; (ii) acceso y equidad; (iii) aprendizaje; (iv) ciencia y tecnología; y (v) gestión. En este sentido, el Proyecto contribuirá en el desarrollo de la mayoría de las prominentes universidades del país y específicamente en las áreas de ciencia y tecnología, así como también en las ramas de económicas y de desarrollo humano en el país.”

Como podemos apreciar, el gobierno de Costa Rica solicita (el 9 de marzo de 1912) apoyo al BIRF para ejecutar el PMES que tiene tres objetivos (“clusters”), el primero de los cuales es desarrollar competitividad. Los mencionados “clusters” responden al Plan Nacional de Desarrollo 2011-2014, al Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (PNCTI) 2011-2014 y al Plan Nacional de Educación Superior (PLANES) 2011-2015. 

Es decir, no es el Banco Mundial que aparece en Costa Rica para imponer sus criterios; son el gobierno de Costa Rica y el CONARE los que definen lo que se debe hacer y recurren al BM para hacerlo efectivo.

¿Por qué el BM acompaña y aprueba la gestión del gobierno y el CONARE? La respuesta la veremos en la segunda parte de este documento. Pero digamos, a modo de presentación que el Grupo Banco Mundial elabora un plan (táctica) para sacar a la burguesía, al sistema capitalista, del atolladero en que se encuentra desde el inicio de la crisis allá por el 2007-2008. Es una propuesta mundial que acompaña en el resto del mundo al Plan Bolonia de los gobiernos europeos. Las burguesías locales tienen coincidencias principistas con el mismo porque la burguesía sabe (conciencia de clase, espíritu de clase) que su sobrevivencia es posible sólo si el sistema logra reafirmarse.

Dicho lo anterior, nos cabe reafirmar que lo que propone y financia el BM es una política de estado y que ello explica la unanimidad con que ha sido recibido por las diferentes bancadas diputadiles en la Asamblea Legislativa.


Parte 2  

Las raíces económico-sociales (histórico-culturales) del plan del Banco Mundial

No nos cabe ninguna duda que, en los tiempos que corren, lo más importante se viene dando, en el mundo, desde el2007-2008. Cuando comenzó esa crisis, muchas voces se alzaron:

1. Las hubo que dejaban de lado su concepción “libre-mercadista” y se lanzaron a reclamar la urgente intervención de los estados para socorrer a los bancos en crisis: que no se pierdan fuentes de trabajo, argumentaron esos repentinos samaritanos.

2. Que era una crisis de sobre-producción, dijeron algunos (neo-keynesianos) y por lo tanto era necesario estimular la demanda para que los productos bajaran de las estanterías y, entonces, no hubiera desempleo.

3. Que el mercado, largado a su suerte, se encargaría de poner las cosas en su lugar: que los ineficientes desaparezcan y que los eficientes absorban el tendal; estos superortodoxos (y minoritarios) exponentes de las teorías de los Chicago boys, no fueron escuchados, en parte, porque siempre están los que se engullen a los desvalidos; esa es la ley de desarrollo del capitalismo.  A veces, apoyados por los estados; a veces dejados a su suerte.

4. Pero hubo una sola persona (que sepamos) que se animó a plantear que era una crisis doble: de sobreproducción y de sobreacumulación [i]. Es decir que lo que se imponía era una novedad respecto de las crisis anteriores; lo que se impo-nía era una re-ingeniería económica, social, cultural, que abarcara todas las crisis menores constitutivas de la mayor: alimentaria, energética, climática, del desempleo, del uso de la tierra, del agua, etc. (Gráfico 1).

Crisis general del capitalismo

En consecuencia, esa reingeniería podía tener dos posibles salidas: una verdadera que diera lugar a una nueva formación económica y social, y una falsa pero aparentemente atractiva: crear las condiciones para un nuevo salto tecnológico. Es decir, reproducir, en otra escala y en otras circunstancias, los puntos de salida que mostraron las anteriores crisis según lo descripto en las curvas (ciclos, ondas) de Kondratiev.

Sin embargo, este planteo parte de bases falsas que trataremos de demostrar.


En primer lugar, una crisis de sobreproducción que es simultánea con una de sobreacumulación solo puede entenderse si se acepta que el capitalismo (al decir de Roger Dangeville[ii], Samir Amín[iii], Jorge Beinstein[iv], etc.) se encuentra senil, agotado. Es decir, vive una crisis objetiva que está más allá de la voluntad de los actores; no sería exagerado decir que es la más grave crisis del sistema capitalista.


Para poder entender las diferentes situaciones críticas que atravesó, a lo largo de toda su historia y que atraviesa, allá por la segunda década del siglo pasado, Nikolai Kondratiev[v] intentó encontrar una explicación racional (por lo tanto basada en datos, lógicamente empíricos) de las fluctuaciones del sistema. 


Encontró que existe una gráfica sinusoidal cuando se relaciona  porcentaje de PBM (producto bruto mundial) en función de año.


Esquema general de las ondas largas de Kondratiev

Ondas de KondratievCada onda sinusoidal comprende cuatro partes: prosperidad (P), recesión (R), depresión (D), mejoría (E). Suele durar, en promedio, 50 años dividida en dos fases de, más o menos, 25 años: E-P y R-D. La fase ascendente es de mejoría por cuanto significa innovación tecnológica más desarrollo de la misma en el mercado; la fase descendente significa el achicamiento del mercado y el agotamiento de la explotación de la innovación tecnológica; (ver el gráfico adyacente).

El primer ciclo lo atribuyen a las máquinas de vapor y el uso de algodón en la industria textil; el segundo ciclo lo hacen dependiente del ferrocarril y el acero; el tercero está relacionado con la industria química y la ingeniería eléctrica; el desarrollo de la industria petroquímica y la masificación del uso del automóvil, explican el cuarto ciclo. El problema se presenta cuando se entra a analizar el quinto Kondratiev.

Jorge Beinstein, en su artículo La crisis en la era senil del capitalismo, esperando inútilmente el quinto Kondratiev, dice:

 A lo largo de la historia del capitalismo han sido registrados cuatro ciclos de Kondratieff. El primero se inició a fines del siglo XVIII y concluyó a mediados del siglo XIX, el segundo terminó durante la última década de ese siglo y el tercero durante los años 1940 cuando se inició un cuarto ciclo cuya etapa de prosperidad llegó hasta fines de los años 1960, hasta 1968 si seguimos la propuesta de Mandel que prefiere establecer cortes históricos precisos.

Desaceleración económica y...A partir de ese momento la tasa de crecimiento de la economía mundial impulsada por los países capitalistas centrales describió una tendencia descendente en el largo plazo que no se ha detenido hasta la actualidad y que debería prolongarse en un futuro previsible (ver Gráfico 2)

Si aceptamos la periodización de Mandel, la fase descendente del primer Kondratieff habría durado unos 22 años, la del segundo 20 años y la del tercero 26 años, el promedio es de aproximadamente 22,6 años, pero el descenso del cuarto Kondratieff ya estaría durando unos 40 años (en 2008) y no es demasiado osado pronosticar su prolongación al menos un lustro más. Siguiendo el modelo teórico la recuperación debió haber comenzado hacia mediados de la década pasada (1992-1996), ello no se produjo y tampoco ocurrió en la actual (ver el Gráfico 3).Esperando el quinto Kondratiev

Peor aún, cada fase ascendente suele ser asociada a grandes innovaciones tecnológicas que modificaron los sistemas de producción y los estilos de consumo. Así sucedió durante la primera revolución industrial con la máquina a vapor y la expansión de la industria textil, a mediados del siglo XIX con el acero y el desarrollo de los ferrocarriles, a fines del siglo XIX con la electricidad, la química y los motores, y la electrónica, la petroquímica y los automóviles a mediados de los años 1940 en el debut del cuarto Kondratiev. Así “debió-haber-sucedido” en la década de los años 1990 atravesada por grandes innovaciones en informática, biotecnología y nuevos materiales, sin embargo esos cambios técnicos no modificaron positivamente el curso de los acontecimientos, por el contrario acentuaron sus peores características. Por ejemplo la informática: cuando evaluamos su impacto según la importancia de la actividad económica involucrada constatamos que su principal aplicación se produjo en el área del parasitismo financiero cuyo volumen de negocios (unos mil millones de millones de dólares) equivale actualmente a unas 19 veces el Producto Bruto Mundial.

Esto me permite plantear la hipótesis de que así como ocurrió hace cerca de un siglo con los ciclos decenales de Juglar podemos actualmente sostener que las ondas largas de Kondratiev han perdido validez científica, la fase descendente del cuarto Kondratiev  ha sido triturada por la nueva realidad, la economía mundial completamente hegemonizada por el parasitismo financiero obedece a una dinámica radicalmente diferente de la vigente durante la era del capitalismo industrial”.

Eso es lo que piensa y escribe Jorge Beinstein. Pero no es el único que toma parte. Muchos otros economistas han entrado en esta discusión sobre las ondas de Kondratiev. Y es necesario: se trata de tener una explicación lógica, corroborada empíricamente, sobre lo que ocurre en el sistema capitalista desde que se asomó a la historia; siempre existieron crisis y se salió de ellas como consecuencia de cambios significativos (pero no permanentes) en los procesos productivos consecuencia del desarrollo científico y técnico y, también en los términos de las relaciones de producción entre los dueños del capital y los dueños de la fuerza de trabajo.

Los primeros intentos de Konratiev dieron lugar a muy amplia discusión. Trotsky [vi] polemiza porque no comparte el carácter cíclico que se atribuye (existe una concepción excesivamente determinista detrás de ella) aunque acepta que hay ondas largas de desarrollo capitalista. En un artículo publicado en 1923 escribió:

Observamos en la historia que los ciclos homogéneos están agrupados en series.

Épocas enteras de desarrollo capitalista suceden cuando un cierto número de ciclos están caracterizados por auges agudos sucesivos y crisis débiles y de corta vida. Como resultado obtenemos un fuerte movimiento ascendente de la curva básica del desarrollo capitalista.

Tendremos épocas de estancamiento cuando esta curva, aunque pasando a través de oscilaciones cíclicas parciales, permanece aproximadamente en el mismo nivel durante décadas. Y, finalmente, durante ciertos períodos históricos la curva básica, aunque pasando como siempre a través de oscilaciones cíclicas, se inclina hacia abajo en su conjunto, señalando el declive de las fuerzas productivas”

Muchos otros (no solos socialistas) participaron en la discusión pero, de acuerdo a la tesis que pretendemos demostrar, debemos señalar tres aportes: Michel Husson [vii], Claudio Katz [viii] y Ernest Mandel [ix]

Esto es lo que escribe Husson:

Nuestra conclusión, por lo que se refiere a la teoría de las ondas largas del desarrollo capitalista, es que vivimos en medio de las escaramuzas de un importante cambio social que imponen las luchas neoliberales. La convergencia de la crisis de la deuda, las importantes restricciones presupuestarias y la contracción de la demanda, con la amenaza de una nueva recesión en Europa, los cambios en el derecho laboral que rige el mercado de trabajo, la reducción de los salarios y las pensiones, constituye un marco explosivo. Se trata de una crisis sistémica, no sólo por su dinámica interna, sino también por lo que está en juego con las estrategias dominantes.

Durante los treinta años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la regulación del capitalismo se sustentó en el crecimiento masivo del consumo a través del aumento de los salarios.

Posteriormente, en las tres décadas de capitalismo desregulado de molde neoliberal, la demanda fue impulsada por la deuda. Hoy en día, ni mediante los salarios ni de la deuda: la demanda se reduce. El capitalismo, en el período de transición entre dos ondas largas Kondratiev, es, por lo tanto, radical: la única esperanza de futuro que ofrece a la mayoría de la población es la regresión social”.

Así opina Katz.

La teoría de las ondas largas brinda una explicaciòn de los procesos de crecimiento y depresiòn de largo plazo en la historia del capitalismo. Fue inicialmente concebida por autores marxistas para estudiar el auge económico que concluyó en 1914 y luego retomada por el investigador ruso Kondratiev y por el economista austríaco Schumpeter para analizar la extensa crisis de entreguerras. Posteriormente, varios pensadores utilizaron esta concepción para indagar el surgimiento y el agotamiento del ¨boom de posguerra¨ y en la actualidad, la teoría sirve para abordar el interrogante central de la etapa: ¿Perdura la crisis iniciada a mediados de los 70 o -por el contrario- ha comenzado una fase de recuperación económica internacional?

El replanteo marxista contemporáneo más importante del problema de las ondas largas fue realizado por Ernest Mandel. Su esquema analítico tuvo gran impacto, tanto en el ámbito académico cómo en el campo político. Revisar su original interpretación – comparándola con otras y despejando frecuentes incomprensiones- permite abrir un juicio general sobre esta teoría, delimitando las líneas promisorias de las pistas falsas de esta investigación”.

Compartimos esa opinión, Mandel presenta el mejor análisis de las etapas del capitalismo. Toma en cuenta principalmente la acción de la ley del valor en el largo plazo. Su enfoque asigna primacía a la lucha de clases en la explicación de los acontecimientos históricos cruciales y contiene una interpretación de las revoluciones tecnológicas, basada en el reconocimiento de la dinámica discontinua del proceso de innovación. Plantea una concepción de la acumulación y de la crisis radicalmente opuesta al estancamiento y aplica un determinismo histórico-social sustentado en el materialismo histórico. El tema más controvertido es cómo utilizar este modelo para el diagnóstico de la fase actual del capitalismo.

Escribe Mandel:

El debate internacional sobre las “ondas largas” se centra fundamentalmente en siete aspectos:

1. Un problema de índole temporal/espacial: ¿pueden verificarse estadísticamente las ondas largas y en qué tiempo, con respecto a qué áreas geográficamente significativas, y con qué indicadores claves?

2. ¿Cuál es la dinámica básica del crecimiento capitalista? ¿Es inherente al sistema capitalista, o depende en última instancia de las altas y bajas de individuos innovadores (la controversia de los marxistas versus los schumpeterianos)? y estrechamente relacionado con esta cuestión está el debate sobre el motor principal de las ondas largas. ¿Las oscilaciones de la tasa promedio de ganancia son las causas fundamentales de las variaciones en la tasa de crecimiento (de la acumulación capitalista), o son más bien el resultado de estas variaciones?

3. ¿Cuál es la relación precisa entre las altas y bajas de la innovación tecnológico-científica, y los movimientos de largo plazo del crecimiento capitalista?

4. ¿Cuál es la duración (extensión) de la regularidad, verificable en el desarrollo capitalista de largo plazo? (la controversia de las “ondas Largas” versus “los ciclos largos”, o Kondratieff versus Trotsky).

5. La controversia sobre la determinación “exógena” versus la determinación “endógena” de las ondas largas del desarrollo capitalista (la controversia entre Mandel versus la “escuela de la regulación”[x]).

6. La controversia correspondiente sobre la naturaleza monocausal o pluricausal del control social del capital sobre los trabajadores asalariados.

7. La controversia sobre las fuerzas que determinan los cambios básicos en las condiciones generales de la acumulación capitalista, y las cuestiones correspondientes sobre las altas y bajas de los estados hegemónicos en el mercado mundial.

¿Son verificables estadísticamente las ondas largas?¿Las ondas largas son estadísticamente verificables y se han verificado? Actualmente existe gran cantidad de material sobre este asunto, especialmente el que se relaciona con las curvas del comercio mundial y el producto (la producción) mundial. Considero que la evidencia empírica apunta abrumadoramente –aunque obviamente no en su totalidad– en dirección de una confirmación de la existencia de las ondas largas.

            Pero hay una pregunta metodológica que está estrechamente relacionada con la verificación empírica: ¿ondas largas exactamente de qué?  Me mantengo fiel a la definición que presenté a principios de los sesenta: ondas largas del desarrollo capitalista, que implican ondas largas de producción, empleo, ingreso, inversión, acumulación capitalista y tasas de ganancias…Una economía capitalista no es simplemente una economía basada en el intercambio, el comercio y la acumulación del capital monetario. Es una economía basada en la producción del trabajo asalariado, al cual contrata el capital con objeto de obtener ganancias, lo cual a su vez permite acumular más capital, provocando mayor inversión en la producción, mayor producción (producto), más ganancias y así sucesivamente. Esta dinámica de crecimiento es muy diferente de cualquiera de las que ocurren en las sociedades precapitalistas, aun cuando el capital monetario y el comercio internacional están ya ampliamente desarrollados. Y las variaciones en estas tasas de crecimiento justifican el concepto de “ondas largas de desarrollo capitalista… Muchos debates de diverso tipo subyacen en la controversia sobre las razones básicas del crecimiento en el capitalismo. En primer lugar y por delante está la cuestión de si hay una dinámica de crecimiento básica inherente al modo de producción capitalista, o si esto depende al final de cuentas del papel autónomo de las personalidades innovadoras que desencadenan procesos de cambio tecnológico radical y acumulativo… la dinámica de crecimiento es inherente al modo de producción capitalista, … esta dinámica de crecimiento (o, lo que es exactamente lo mismo en términos marxistas, la dinámica de la acumulación capitalista se desata por dos características básicas del capitalismo:

1. La competencia, es decir la propiedad privada en el sentido económico de la palabra (fragmentación de

la toma de decisiones por parte las empresas de manera independiente unas de otras), el carácter privado del trabajo incluido en las mercancías, que sólo post-festum es reconocido como trabajo social hasta el punto en que su valor de cambio se realiza en el mercado.

2. La lucha de clases entre el capital y el trabajo, esto es la separación de los productores directos de sus medios de producción y vida y la compulsión económica así impuesta sobre ellos para vender su fuerza de trabajo a los propietarios de los medios de producción.

Estas dos características del capitalismo obligan a los capitalistas (a las empresas capitalistas) a acumular cada vez más capital con objeto de disminuir los costos de producción mediante la compra de equipo más y más sofisticado y materias primas más baratas. De otra manera, serían derrotados por sus competidores…Ambas tendencias hacia el progreso técnico inherentes al sistema, son tendencias que se orientan al progreso tecnológico ahorrador de trabajo. En algunas fases de las ondas largas, serán compensadas, a veces incluso sobrecompensadas, por la tendencia hacia el progreso tecnológico ahorrador de capital (más correctamente: ahorro de capital constante). Pero el resultado final a largo plazo de la interacción de ambas tendencias es definitivamente un progreso tecnológico ahorrador de su trabajo (subrayado por nosotros)… Asumir que el crecimiento desigual, diferenciado, discontinuo es inherente al modo de producción capitalista, de ninguna manera descarta o marginaliza el papel de la innovación tecnológica, especialmente el papel de la revolución tecnológica, en las ondas largas del desarrollo capitalista. Más bien todo lo contrario. Ya he mencionado que el desarrollo capitalista siempre se acompaña de progreso técnico. Lo que los marxistas, siguiendo al propio Marx, asumirían, es que esas innovaciones inevitablemente resultan de la propia operación del sistema, que no dependen de accidentes biológicos como la repentina aparición de “personalidades innovadores”, que ellos estimulan constantemente tal aparición mediante recompensas materiales, la presión social (ideológica) e instituciones especificas tales como la transformación del sistema de educación superior; la organización sistemática de la investigación científica, el desarrollo de las denominadas ciencias aplicadas; la creciente automatización y rentabilidad de las actividades de investigación y otras tantas cosas (subrayado por nosotros).… Es importante señalar desde el principio que no hay una correlación automática entre los descubrimientos científicos y la innovación tecnológica. Bajo el capitalismo y en cualquier forma de economía de mercado, los descubrimientos científicos y las innovaciones tecnológicas estarán siempre al menos parcialmente mediadas por recompensas materiales (bajo el capitalismo: expectativas de ganancias y realización) de empresas independientes.

Cuando estos estimulantes decaigan, la innovación tecnológica decaerá, independientemente de que nuevos

inventos estén disponibles o no. Cuando las expectativas de recompensas financieras empiecen a crecer, la innovación tecnológica se expandirá…un incremento inicial generalizado de la tasa de ganancia que provoca un incremento general en la acumulación de capital, lo cual estimula el financiamiento del cambio tecnológico radical, lo cual genera una revolución tecnológica total, que mediante la reducción de los costos y por las crecientes rentas tecnológicas iniciales hacen posible un incremento en la tasa media de ganancia (o al menos se estabilizan a un nivel inusualmente elevado por un periodo largo, a través de varios ciclos económicos sucesivos).

De manera paralela, en la segunda mitad de la “onda larga expansiva”, la misma generalización de la nueva tecnología erosiona las rentas tecnológicas, crea una creciente saturación del mercado para aquellos productos que concentran principalmente la nueva revolución tecnológica, crea crecientes capacidades excedentes en los “nuevos sectores de la producción, impide las reducciones en la composición orgánica del capital y, mediante una interacción de todos estos factores, causa una tendencia a largo plazo declinante de la tasa media de ganancia”.

Más adelante, Mandel introduce una discusión muy importante (y que viene ser muy útil en la actual coyuntura) acerca del porque de las ondas largas de auge y de recesión:

La evidencia histórica apunta fuertemente en la dirección de la necesidad de choques exógenos al sistema

para provocar una reversión básica de una tendencia histórica.

La tendencia histórica básica del modo capitalista de producción es efectivamente hacia una disminución y

no hacia un impetuoso auge en la tasa media de ganancia.

Pero tres veces en la historia hemos sido testigos de tal auge impetuoso: después de 1848, después de

1893 y alrededor de 1940 en los EU (1948-49 en Europa Occidental y Japón). En cada ocasión, choques extraeconómicos al sistema han jugado un papel clave. En cada caso llevaron a una súbita expansión del mercado mundial y a un súbito cambio básico en las condiciones generales de acumulación de capital que favorecen esa acumulación. Los factores que estimulan un auge a largo plazo de la tasa de ganancia fueron la revolución liberal o burguesa de 1848 y el descubrimiento de los campos de oro de California más o menos al mismo tiempo; el aumento radical en la inversión de capital en el mundo colonial (imperialismo) y el descubrimiento de los campos de oro en la región de Rand de Sudáfrica después de 1893; los resultados acumulativos a largo plazo del Fascismo (contrarrevolución) y la guerra alrededor de 1940 y tiempo después.

La controversia sobre el movimiento “endógeno” versus el “exógeno”

La hipótesis de la asimetría básica entre el giro hacia arriba y el giro hacia abajo de la ‘onda larga’ y el papel decisivo de los choques al sistema para provocar el giro hacia arriba llevan a la controversia sobre el carácter ‘endógeno’ versus ‘exógeno’ del paso de una larga depresión a una larga expansión. Nuevamente debemos distinguir el aspecto semántico del problema del analítico.

Cuando hablamos de ‘choques al sistema’ y sobre la determinación ‘exógena’ del punto de inflexión hacia arriba, nos referimos a choques al sistema en relación a los mecanismos económicos básicos del modo capitalista de producción. No consideramos que una extensión del mercado mundial como la que se dio por la revolución de 1848, o por los descubrimientos de los campos de oro de California, sea un resultado inevitable de la depresión económica a largo plazo de 1825-48.

Naturalmente, una depresión larga favorece la búsqueda de nuevos campos de oro. De la misma manera

crea fuerzas que operan en la dirección de la revolución, pero acompañadas también por fuerzas que favorecen la contrarrevolución. Sin embargo, el resultado final de estas tendencias no está de ninguna manera predeterminado.

Para dar un ejemplo actual: durante años, una frenética búsqueda de campos de oro se ha estado llevando a cabo especialmente en Brasil y Nueva Guinea. ¿Pero puede alguien predecir que esto definitivamente llevará al descubrimiento de nuevos campos de oro de la amplitud y peso sobre la economía mundial, comparable a los de los campos de oro de California después de 1848 y los campos de oro de Rand después de 1893?

Hasta donde puedo basarme en datos empíricamente verificables y refutables, propiamente hablando, estos

tienden abrumadoramente a confirmar mi hipótesis de choques exógenos del sistema a las leyes económicas del capitalismo. No he visto ninguna evidencia empírica que demuestre la endogeneidad económica de estos ‘choques del sistema’.

Esta larga cita (aunque presentada en trozos) nos permite entender la correlación existente entre las innovaciones tecnológicas, la primera fase de la onda, el período de incremento de la tasa media de ganancia y la posterior erosión de la renta tecnológica por una creciente saturación del mercado. Pero no nos dice nada acerca de la duración de las ondas en sus dos componentes, el expansivo y el recesivo. Tampoco nos dice nada sobre la relación existente entre el tipo de innovación tecnológica, su agotamiento y la existencia de la propiedad privada.

Si aceptamos que la revolución tecnológica, y su derivado la innovación, buscan acrecentar el capital, debemos tener presente que para que ello ocurra deben hacerse tres pasos: producir un bien, realizarse la plusvalía en el mercado y acumular el capital resultante.

Si nos encontramos ante una crisis de sobreproducción acompañada de una crisis de sobreacumulación, la respuesta (según la concepción burguesa, siguiendo los planteos ‘endogenistas’ de Shumpeter y colaboradores) se debe encontrar la respuesta en estimular la revolución tecnológica y su derivado la innovación porque de esa manera se produce lo nuevo (que no está sobreproducido) y se invierte el excedente de capital. Este es el verdadero objetivo del Grupo Banco Mundial. Como se destaca en lo subrayado en la página anterior, “…ellos estimulan constantemente tal aparición mediante recompensas materiales, la presión social (ideológica) e instituciones especificas tales como la transformación del sistema de educación superior; la organización sistemática de la investigación científica, el desarrollo de las denominadas ciencias aplicadas; la creciente automatización y rentabilidad de las actividades de investigación y otras tantas cosas…”

Si ponemos atención encontraremos que hay un cúmulo de tecnologías y acciones que están esperando su implementación siempre y cuando puedan contar con fuerza de trabajo preparada ex profeso. Podemos mencionar: energías alternativas, biotecnología (organismos genéticamente modificados, coadyuvantes nutricionales y compuestos químicos de aplicación agropecuaria), nanotecnología (fundamentalmente fármacos y métodos de transposición genética), industria del hardware y el software, reciclado de materiales, incorporación de tecnologías de última generación a las actividades agropecuarias, explotación a gran escala de estas actividades para lo cual se requiere achicar la población rural para facilitar la concentración de tierra y agua a la vez que facilita incrementar la población de las grandes ciudades para aumentar el ejército industrial de reserva y abaratar el precio de la fuerza de trabajo.

La burguesía tiene dos metas que no necesariamente son contrapuestas. Generar nuevas ramas productivas que lleven a crear un mercado cautivo (es decir estimular la innovación tecnológica) y achicar el costo del capital variable en la determinación del precio de las mercancías. Pero tiene un gran inconveniente: la existencia de la propiedad privada.

Este inconveniente se deriva del hecho de que, en el capitalismo no existen productos sino mercancías. Como sugiere la palabra, producto es lo que se obtiene en el proceso productivo. Invoca valores de uso; si existe sistema capitalista no hay producto sino, bien o, más correctamente, mercancía. Es decir, valor de cambio. Por lo tanto hay un necesario ciclo: producción y destrucción. Lo vemos en la industria automotriz, en las computadoras, en la telefonía móvil, en las máquinas-herramienta: continuas innovaciones que llevan a la obsolescencia de los bienes con la consiguiente creación de montañas de basura (que no es lo mismo que desecho que es reutilizable, por definición).

Ahora bien; Mandel nos permite entender que lo correctamente llamado ondas largas de crecimiento dentro del sistema capitalista, está regido por la ley de oro del sistema y que comprende varios aspectos: acumulación de capital que podemos descomponerlo en los siguientes temas: concentración monopólica de los medios de  producción y de cambio;  concentración política (que nos explica el actual fenómeno político de fascistización de la sociedad); creciente proletarización de la población con el consiguiente incremento de los desocupados, los semi-ocupados y los involucrados en la economía informal y, por fin, creciente destrucción de materia prima (naturaleza), producto y fuerza productiva.

Pero, al analizar la gráfica de las ondas de Kondratiev, aparecen tres inquietudes: el porqué de la simetría de sus fases ascendente y descendente, el porqué de la regularidad de su duración en años(con sus más y sus menos) y, lo más importante, la implícita afirmación de que el sistema capitalista tiene un funcionamiento eterno y que los momentos de euforia y los momentos de crisis, son una característica inherente al sistema capitalista y que, así, de esa forma, garantiza su supervivencia más allá de las circunstancias. Queremos decir: cierra la posibilidad de las revoluciones y, por lo tanto, del desarrollo evolutivo del proceso histórico. Niega, por su carácter determinista, la historia de la humanidad como el resultado de la actividad humana en la que se destacan dos consecuencias: la formación creciente de la conciencia y la creación de mayores grados de libertad, como consecuencia.

Los marxistas que nos reivindicamos socialistas revolucionarios afirmamos, rotundamente, que la cultura es aquella parte del entorno (ambiente) resultante de la actividad humana. Afirmamos, en consecuencia, que –más allá de los avatares- en tanto exista Homo sapiens sapiens, habrá un necesario y consecuente proceso de formación-generación del Homo sapiens hominis. No somos deterministas; expresamos –conceptualmente- hechos incontrastables.

Podemos aceptar, por lo mismo, que –a lo largo de la historia de la humanidad- hay períodos de desarrollo y períodos de baches o estancamiento (que no es lo mismo que períodos de crisis).  Es más, así ocurre con la vida el ser humano.

Pero volvamos a lo realmente le interesa al GBM.

Ellos creen que las revoluciones tecnológicas (y sus derivados las innovaciones) son el resultado del desenvolvimiento objetivo del  capitalismo. Parten de la correcta idea de que, tendencialmente, en el largo tiempo, la acumulación de conocimiento científico y su implementación (tecnología y técnicas particulares) tienen un comportamiento exponencial. Por lo tanto, el inicio de la fase recesiva solamente se puede explicar por agotamiento tecnológico; y, en consecuencia, es necesario largarse a buscar su reemplazante. Para nada entran a considerar la tasa de ganancia y la acumulación de capital; en consecuencia desconocen olímpicamente el carácter determinante de la propiedad privada y la lógica consecuencia: la ley del valor que permite entender la diferencia entre producto y mercancía, lo cual supone que en un sistema socialista tales ondas largas no existirían.

Mencionábamos en párrafos anteriores que es llamativa la simetría así como la ‘regularidad’ de las ondas Kondratiev. Mucho más difícil de entender es el carácter de ‘ave Fénix’ (renacer de sus cenizas) que poseen. En consecuencia, la eternidad del sistema capitalista. Cosa que los socialistas revolucionarios, negamos vehementemente.

Las ondas Šmihula

En el año 2009, Daniel Šmihula [xi] publica un trabajo que se refiere, específicamente,  a las revoluciones tecnológicas. Parte del supuesto (y lo afirma) que la evolución de la sociedad humana comprende cuatro estadios:

1. Sociedad de recolectores y cazadores

2. Sociedad en transición hacia la producción y el sedentarismo

3. Sociedad agraria (tradicional)

4. Sociedad moderna.

Agrega:

Nuestra corriente sociedad moderna puede ser caracterizada por los siguientes fenómenos:

a- desarrollo de las ciencias naturales

b- aplicación del conocimiento científico a la tecnología

c- formación de los estados modernos

d- capitalismo

e- industrialismo

f- secularismo (libres de conceptos religiosos en política, economía y ciencia)

g- expansión de la educación

h- desarrollo económico y crecimiento

Durante la sociedad moderna, hay cinco ondas de revoluciones e innovaciones tecnológicas que siguieron a otras tantas revoluciones tecnológicas”.

 

Revoluciones e innovaciones tecnológicas

(El período que abarca cada onda es menor a los años de duración de la misma)

 

Revolución tecnológica

Período de la misma

Años de duración de la onda

Sectores líderes

1

Agrícola y financiera

1600-1740

180

Agricultura, finanzas, comercio

2

Industrial

1780-1840

100

Textil, metalurgia, ferrocarril, carbón, canales

3

Técnica

1880-1920

60

Química, industria electrotécnica, Maquinarias

4

Científico-técnica

1940-1970

45

Industrias, petrolera, aeronáutica, nuclear, astronáutica, de materiales sintéticos, cibernética

5

Información y telecomunicaciones

1985-2000

30?

Telecomunicaciones, cibernética, informática, internet

Propone una hipotética sexta revolución tecnológica que llama tecnológica post-información, con un período que va del 2015 al 2025 con una onda de duración de 25 años y con los siguientes sectores líderes: biomedicina, nanotecnología, sistemas de combustibles alternativos.

Si prestamos atención a este criterio nos encontramos con que los años de duración de la onda son cada vez menores (independientemente de que el conocimiento –cuanti y cualitativo- es inversamente proporcional).

Aquí podemos estar más cómodos por cuanto nos permite encontrar un significado muy particular al concepto que manejamos para caracterizar el sistema capitalista de nuestro tiempo: capitalismo agotado[xii]. Pero, mucho más importante es que nos permite fijar hipótesis sobre esa proporción inversa. La hipótesis es que, la existencia de la propiedad privada, nos permite explicar la existencia de las ondas y su carácter (como afirma Mandel, en función de la tasa de ganancia); nos permite comprender y manejar el concepto de mercancía y la ley del valor; nos permite avizorar que, en el sistema socialista (con la consecuente progresiva extinción de la ley del valor) el progreso será sostenido y encontrará, como momentos de no crecimiento, en lugar de crisis, recesiones y depresiones, situaciones de valor constante, amesetadas, en tanto se desentraña el bache científico que lleva a la ausencia de revoluciones e innovaciones tecnológicas. Es decir, desaparecerá la mercancía y se rescatará el producto.

La no comprensión del fenómeno descripto por parte de la burguesía (no comprensión que no es un problema intelectual sino el resultado lógico de las condiciones de vida que son propias de ella) lleva al GBM a promover la experticia intelectual que requiere la burguesía de nuestro tiempo (encabezada por la imperialista pero acompañada por las nacionales  con la excepción de  las nacionalistas y, tal vez, las cuasi-nacionalistas) que encaran, encerrada en el corsé que le define la propiedad privada.

Como afirmó Mandel, el sistema educativo, en todas sus etapas, se debe preparar para buscar, frenéticamente, salvar lo insalvable.

Si se logra lo que propone el GBM, accederemos a una situación ,más que preocupante: la competitividad y su aumento.¿Por qué preocupante?; por dos motivos que pueden llegar a sumarse y que, en ese caso, o individualmente, no nos agradan por lo nefastas que son.

La primera, la competitividad. Es poner a trabajar al mundo, al planeta, en el camino inverso al que debe seguir. Es estimular el   individualismo en vez de la solidaridad; es ver en el otro, un enemigo al que se debe desaparecer es realizar lo que para los monopolios es ultranecesario: poner a los pobres (en los países y entre los países) a una guerra sin cuartel al final de la cual el vencedor le abrió espacio al monopolio para que se quede con todo el producto.

La segunda, La liquidación de la naturaleza. Es llevar al paroxismo el uso (empleo) de los recursos naturales. Decir lo anterior significa, la mayor depredación posible de la naturaleza, incluida la especie humana. Y si no, veamos; ¿cuál es el resultado del empleo industrial del carbón, del petróleo empozado y de su futuro, el petróleo producto del fracking?

Podemos agregar un tercer elemento. La necesidad de aplicar las llamadas tecnologías a los procesos productivos de tal suerte que aparecerán (en el corto plazo) la informatización, la automatización, la robotización, verdaderos castigos para la humanidad trabajadora (como en su momento lo fue la maquinización). Debemos sin embargo, hacer una aclaración: esta última hizo posible el enorme adelanto tecnológico y científico que conocemos; hizo posible el desarrollo del capitalismo tal cual lo describe Smihula y que aparece en la tabla páginas atrás y que se denomina Revoluciones e innovaciones tecnológicas pero que dio lugar a una importante paradoja: a mayor desarrollo de las fuerzas productivas, mayor crisis objetiva del capitalismo. Al decir objetiva queremos decir propia de las características del sistema capitalista, fruto de sus contradicciones; no nos referimos a las crisis que son producto de la lucha de clases (proletarios vs. Burgueses, en forma simplificada).

Analicemos un poco lo que nos plantea Smihula.

En primer lugar. El sistema capitalista, que es una creación humana concreta, tiene por objetivo central la reproducción del capital. Para ello, debe crear las condiciones que hagan posible que lo que se hizo en la esfera productiva, consecuencia de la innovación tecnológica, se realice en la esfera comercial; más luego, en la esfera financiera. Para que tal realización ocurra, debe existir un mercado consumidor. La plusvalía se realiza si y sólo si, el producto se vende.

Se introduce aquí la condición efímera de la mercancía excepto que se creen mercados consumidores artificiales; es decir, el producto se idealiza en su condición de valor de uso de tal suerte que los atributos que se otorgan impactan en las subjetividades adictivas, ganadas para la artificiosidad. También facilitando medidas financieras que alimentan tal artificiosidad: crédito, plástico tarjetas de crédito) y manejo del interés (y la cuota mensual) en función del tiempo necesario para cancelar el costo comercial-financiero del producto en dichas condiciones.

En esas condiciones, la vigencia del producto se da en dos tiempos: cuando satisface una necesidad humana y cuando cae en la esfera de lo que dimos en llamar artificiosidad. ¿Y luego?

Los años de duración de la revolución y/o innovación tecnológica, reconoce diversos momentos (tiempos) de duración. El comienzo de la onda  es borroso en el tiempo de igual manera que lo es su finalización. En realidad tal condición borrosa es expresión del agotamiento del período que se va traslapando con el comienzo del siguiente; es una especie de interfase en la cual mientras uno languidece, el otro va creciendo. Entre ambos momentos la curva tiene tres fases: ascendente, zenital y descendente.

Si analizamos todas las revoluciones tecnológicas, observaremos que cada una de ellas consume menos tiempo que la anterior. La primera, agrícola y financiera, duró 180 años; la quinta, (última por ahora), información y telecomunicaciones, duró 30 años. Desde el 1600 a nuestro días, ocurren tres etapas productivas de diferente carácter: agrícola, industrial y de servicios pero lleva a cabo cinco revoluciones tecnológicas.

La duración de cada revolución tecnológica se hace menor que la siguiente dadas las características del valr de uso a lo que demos agregar el aumento de la experticia de la especie. Aumento que es, a la vez, teórico y práctico; aumento que refleja una mayor conciencia que, sin embargo, por la existencia de la propiedad privada y la división del trabajo queda en manos de una minoría. Es así como adquiere todo su valor cuando observamos que una minoría vive a expensas de una mayoría a la que explota.

Pero ese acortamiento en la duración de cada revolución tecnológica y el producto que genera en la humanidad explica los límites objetivos que tiene el sistema capitalista; una minoría cada vez más conciente, cada vez más dueña del capital global, dueña del gobierno y el estado (fundamentalmente) dalugar a lo llamamos demofascismo: gobiernos aparentemente más democráticos pero en un estado cada vez más represivo. Más claro: la represión creciente es una política de estado, independiente de cual sea el gobierno pero común a todos ellos porque el estado es de la burguesía.

Pero, mucho más importante que las argumentaciones dadas, debemos encontrar que para cada período, la nueva revolución tecnológica significa para el capitalista tener que invertir cada vez más capital pero la tasa de ganancia se hace decreciente. He ahí la explicación última de la objetiva crisis creciente del sistema capitalista.

En El Capital, Marx nos explica una serie de conceptos relacionados con el capital. Y lo explica matemáticamente. El capital destinado a cualquier proyecto productivo (desde producir frijoles hasta llegar a la producción ficticia del capital) que llamaremos C comprende dos partes:

1. capital constante, Cc, que es el destinado a edificios, maquinarias, materias primas, pago de servicios y,

2. capital variable, Cv, que es el que se destina a pagar a la fuerza de trabajo.

La relación entre ambos factores da lugar a lo que se llama composición orgánica del capital, Coc:

Cc/Cv = Coc
Esta ecuación nos dice que la Coc es directamente proporcional al Cc e inversamente proporcional al Cv. Sin embargo no nos dice nada con respecto a la ganancia del capitalista; para ello usaremos otra ecuación, Valor de una mercancía, M, ecuación en la que aparecerá un nuevo factor, muy importante, pv, plusvalor absoluto.

Cc + Cv +pv = M. (1)


Dado que: Cc + Cv = C,

entonces: C + pv = M (2)

Podemos decir que: C + pv = C', nuevo término en el que C' es mayor que C.

El plusvalor absoluto (pv)  es una medida de dos cosas:

    1, directa, medida del aumento de la riqueza (entendiendo por tal el capital incorporado al inicial; se le llama capitalización y valorización del capital.

    2, indicación indirecta del grado de explotación de la fuerza de trabajo.

Supongamos que el capitalista destina Cc' (parte alícuota del capital constante) para la obtención de un producto.

La manipulación de la materia prima requerida que forma parte de ese capital, la implementación de técnicas adecuadas y necesarias para lograrlo, requiere de un personaje concreto de carne y hueso: el trabajador (proletario) que pone la cantidad necesaria de su fuerza de trabajo para obtener el resultado que se busca.

De acuerdo a lo que dice la ecuación Nº 2 y según lo explicado podemos escribir que

Cc' + pv = M

Esta nueva ecuación nos dice que en el valor de la mercancía la parte del capital constante involucrado es invariable; la valorización del capital es directamente proporcional al plusvalor absoluto.

Habíamos visto que Cv es el capital que tiene por objetivo comprar la fuerza de trabajo. Podemos decir que Cv es el 100% del capital variable o, también, podemos decir que es la expresión unitaria de la compra de la fuerza de trabajo. Si relacionamos pv con Cv  y multiplicamos por 100, hallaremos un valor x%, ecuación (3)

 (pv/Cv) * 100 = x% (3)

si no lo multiplicamos por 100 (es decir usamos Cv  como expresión unitaria) tendremos la siguiente ecuación, la (4):

 pv/Cv = x (4)

Si usamos la segunda ecuación, la (4) veremos algo muy ilustrativo de toda la discusión que venimos llevando. En efecto, si x es 1, quiere decir que el plusvalor absoluto y el capital variable son iguales. Si usamos la primer fórmula, x% es el valor del porcentaje de Cv que se transformó en plusvalor absoluto. Obviamente, cuando hablamos de C, C', Cc, Cv, Coc, M y pv, hablamos de dinero.

Dado que la fórmula (4) es más descriptiva de la relación numérica entre numerador y denominador, usarenos ésta para la discusión siguiente en donde x recibe el nombre de tasa de plusvalía, pv'’.

No debemos confundir  plusvalía absoluta (también llamada plusvalía) con ganancia, g. Esta es la relación entre el plusvalor absoluto y el capital total. Su expresión  en forma de ecuación, importantísima, es la siguiente:

pv/C = g. Si, en cambio, relacionamos tasa de plusvalía con el capital total, obtenemos la tasa de ganancia, G: pv'/C = G

Esta última ecuación es la que debemos usar porque, sencillamente, es la que expresa la rentabilidad del capital. Como puede apreciarse, G es directamente proporcional a la tasa de plusvalía, por lo tanto a la plusvalía para un capital dado. Si el capital aumenta y la tasa de plusvalía permanece constante, la tasa de ganancia disminuye. De ahí que, si la revolución tecnológica lleva a un aumento de productividad, para competir, es necesario bajar el precio de la mercancía. Si recordamos (fórmula 2) como está determinado el precio, si se aumenta el capital total, para mantener el mismo precio, debe disminuir el valor del capital variable. Mucho más, si se pretende bajar el precio para mejor competir. Esto es lo que está detrás de la crisis iniciada en los años 2007-2008.

Si el proyecto educativo general del Grupo Banco Mundial busca el aumento de la competitividad, aumentando la productividad, apoyándose en la revolución o en la innovación tecnológica, el desempleo es el futuro cierto de los trabajadores, de los proletarios, es decir de aquellos seres humanos que solo poseen fuerza de trabajo para vender en el mercado de trabajo.

La única respuesta a tono con la historia de la humanidad, de construir un ser humano cada vez más desalienado, cada vez más libre, cada vez más dueño de su propia existencia, cada vez más entroncado con la naturaleza, de la que es hijo, es una educación pública, gratuita, democrática, laica, científica, en función del desarrollo de las ciencias y las fuerzas productivas, a favor de la humanidad y, por lo tanto, en armonía con la naturaleza.


Notas:

[i]           François Chesnais. Crisis de sobreacumulación, crisis de civilización. En la edición herramienta-web-5 de la dirección web  http://www.herramienta.com.ar

[ii]              Roger Dangeville. Marx, Karl y Engels, Friedrich. Crise. 1978. Unión General D’editions, París, Francia

[iii]              Samir Amín. Il capitalismo senile. www.larivistadelmanifesto.it

[iv]              Jorge Beinstein. 2009. La crisis en la era senil del capitalismo. Esperando inútilmente el quinto Kondratiev. El Viejo Topo. Barcelona, España.

[v]              Nikolai Kondratiev. 1928. Los ciclos largos de la coyuntura económica. IIEc UNAM, México

[vi]              León Trotsky. 1979.  “La curva del desarrollo capitalista”, en Los ciclos económicos largos, O.C. Madrid: Akal, p.89

[vii]             Michel Husson. 2012. Capitalismo tardío y neoliberalismo: una perspectiva de la actual fase de la onda larga del desarrollo capitalista. Sin Permiso. Info

[viii]            Claudio Katz. 2000. Ernest Mandel y la Teoría de las Ondas Largas. Lahaine.org

[ix]          Ernest Mandel. 2013 (pero escrito en 1993). El debate internacional sobre las ondas largas del desarrollo capitalista: un balance intermedio.IADE.org.ar/realidad económica.

[x]              http://aquevedo.wordpress.com/2009/04/29/r-boyer-y-la-escuela-de-la-regulación-neoliberalismo-crisis-económica-mundial-y-perspectivas/

[xi]          Daniel Šmihula. 2009. The waves of the technological innovation of the modern age and the present crisis as the end of the wave of the informational technological revolution. Studia Politica Slovaca, 1. Bratislava

[xii]          Capitalismo agotado. Es importante aclarar el significado y el alcance de esta expresión. Reconocemos en la historia del capitalismo: 1. capitalismo de libre concurrencia y, 2. Imperialismo. Cuando decimos imperialismo, lo decimos en el sentido que dio Lenin a ese término en su trabajo tan conocido a la vez que poco comprendido. Nada que ver con palabrejas como imperio (tan afecta a los posmodernos incluidos los posmodernos marxistas); tampoco tiene nada que ver con la confusión imperante en buena parte de la “izquierda” entre imperialismo y colonialismo o semicolonialismo. Cuando decimos que estamos en la fase imperialista del capitalismo, no afirmamos que esa fase es idéntica a sí misma a lo largo de toda su existencia. La fase imperialista pasó por diferentes períodos y estamos en el de agotamiento creciente. Por eso somos partidarios de decir el capitalismo en su fase imperialista y en el período de creciente agotamiento. ¿Por qué creciente agotamiento?; porque el capitalismo, construcción de la humanidad (por lo tanto histórica y cultural) se encuentra en el período en el que vive una crisis sistémica, objetiva, porque el desarrollo de las fuerzas productivas a que dio lugar, choca, cada vez más, con la estructura social creada, construida, producto del capitalismo. Tampoco somos de emplear la expresión capitalismo senil por cuanto aparece una cierta concordancia con los organismos vivos que atraviesan su existencia desde que nacen hasta que mueren y que reciben, en su última etapa, la calificación de senil, que precede a la muerte, necesaria, determinada (en condiciones de normalidad) por sus genes.  El capitalismo puede dar lugar a dos formaciones económico-sociales: el socialismo y la barbarie (aclarando que estamos en una etapa de barbarización creciente). Las dos, consecuencia de cómo se resuelva la lucha de clases entre la burguesía (como clase histórica, mundial) y el proletariado (definido según  hicimos en párrafos anteriores como la porción de la humanidad que sólo es dueña de su fuerza de trabajo para ponerla a competir en el mercado por una fuente laboral y que tiene como resultado de esa competencia, un salario que sirve, nada más, que para garantizar el retorno al lugar de trabajo, todos los días). En esa lucha, se suman al proletariado diferentes sectores sociales y productivos: pequeño-burgueses industriales, comerciales, agropecuarios y financieros, aplastados por la burguesía, la misma que aplasta al proletariado y que al tener por objetivo la reproducción del capital que posee, avanza en una creciente monopolización que deja , como consecuencia, un tendal de desheredados, pobres e indigentes.