propuesta Socialista
por la Revolución Socialista Mundial

Editorial: Contrabandistas.

Nota de tapa: Por una propuesta socialista y liberadora para la mujer.

Nota central: ¡Guerra NO! Salida bilateral y pacífica para el conflicto bajo el control de los mismos pueblos.

Nota de contratapa: A 100 años de la Revolución Mexicana.

Panorama internacional

Noticia. Los neofascistas de UNO-América reunidos en “congreso” en Bogotá.

Opinión. La desigualdad llevó al “crash”.

Opinión. El imperio no descansa.

Comentarios a “Una propuesta socialista para la actual crisis”. Nº 1: Distribución del trabajo entre todos para que todos tengamos el derecho a trabajar.

Otros panoramas

Ciencia. Diálogo con el astrofísico francés Jean Pierre Luminet.

Con humor. La Gomera declara la guerra a la OTAN.

Cristianos por el socialismo. La Revolución Cubana se mueve críticamente sobre sí misma.

Página de la cultura. Crisis del “arte”.

El Mar Amarillo se puso violeta
Escribió: Saúl Calderón

El 24 de noviembre la isla de Yeonpyeong en el mar Amarillo fue bombardeada por Corea del Norte, en represalia de una provocación de Corea del Sur, según el régimen estalinista norcoreano. El ataque fue el más agresivo desde la declaración del armisticio en 1953 entre las dos coreas, y agudiza la ya delicada situación en la península coreana. El imperialismo estadounidense no ha tardado en reaccionar, condenando enérgicamente el ataque, movilizando inmediatamente las fuerzas militares  de la región, de 28 500 soldados, además del portaaviones nuclear USS George Washington, todo ello en conjunto con su aliado en la región Corea del Sur, además del imperialismo Japonés.

El conflicto hasta el momento no ha hecho más que empeorar, con mutuas provocaciones militares entre las dos Coreas, siempre con el recalcitrante apoyo militar del imperialismo estadounidense.

El imperialismo norteamericano y sus demás aliados y agentes han aprovechado el conflicto para ampliar los roces con el gobierno Chino. Han acusado a la burocracia china de ser “pasiva” ante la actitud provocativa del régimen norcoreano de Kim Jong – il.  Múltiples veces Washington a inclusive cuestionado el hecho de que el régimen estalinista norcoreano pudo recibir algún tipo de ayuda, directa o indirecta, del gobierno chino para su programa nuclear.

Los roces entre el imperialismo estadounidense y el régimen chino ya venían acentuándose  en el campo económico. La más reciente crisis financiera aumentó la dependencia del tesoro estadounidense al gobierno chino, con la compra masiva de bonos de deuda por parte de China al gobierno Yanqui, convirtiendo a China el  acreedor más importante de la deuda de Estados Unidos.

Es bajo este contexto que la “guerra de divisas” o “guerra comercial” se desarrolla. Ante la última crisis financiera el gobierno estadounidense ha aplicado varias medidas para levantar su economía, a expensas de los demás imperialismos y otros países del llamado G-20 (entre ellos China). Estas medidas han sido necesarias a pesar del subsidio estatal dirigido a los principales conglomerados capitalistas de Estados Unidos, con devaluaciones del dólar y una emisión adicional de dinero por parte de la FED. China por su parte ha hecho caso omiso de las advertencias del imperialismo yanqui en contener la irrupción  de productos chinos en el mercado (productos tremendamente baratos gracias a la super-explotación laboral, fabricados por la gran cantidad de empresas chinas “de imitación” ) y de poner el Yen en un régimen cambiario libre de intervención estatal. Recientemente en Seúl los principales imperialismos y demás “potencias emergentes”  se habían reunido para tratar esta tensa situación, sin llegar a ningún acuerdo.  Esto manifiesta que tanto el imperialismo yanqui como la burocracia China no están dispuestos a ceder fácilmente.

Los EE UU ante este panorama han ampliado su gasto militar de manera astronómica, con cifras nunca antes vistas. Hoy el presupuesto militar del imperialismo estadounidense es el más alto de la historia, con un total que supera el gasto militar de todos los demás países excluyendo China. Además hay que contar con el increíble crecimiento del aparato de inteligencia interno del gobierno estadounidense, con cientos de miles de empleados en agencias secretas del gobierno.

La burguesía europea ha permitido el despliegue de nuevas bases militares estadounidenses, como en España y varios países del Este europeo, contando también con el desarrollo de los nuevos escudos antimisiles recientemente aprobados por la OTAN.

Además ya se hace visible desesperación del imperialismo yanqui de estabilizar su “patio trasero”, con intentos de golpe en Bolivia, Venezuela y Ecuador, y el exitoso golpe de Honduras, aunado a la creación de nuevas y expansión de existentes bases militares, como  en Costa Rica, Panamá, Colombia  y más recientemente “el pedido” de más bases militares estadounidenses  del gobierno peruano.

Es entonces bajo este marco de expansión militar y la relación entre China y los EEUU, que el conflicto coreano cobra más importancia. Estados Unidos se encuentra así en una etapa de tanteo y medición de fuerzas ante un eventual conflicto, mientras que la burocracia China tiene un papel protagónico como burguesía emergente, la cual se muestra titubeante y “precavida”, con un discurso que llama “al diálogo”.

Es evidente que Corea del Norte no actuaría sin el aval de su único aliado, China, como de igual manera Corea del Sur ha actuado fielmente como agente del imperialismo yanqui. Estas acciones no pueden verse más como una medición de fuerzas tantean la capacidad de reacción, tanto del imperialismo como del gobierno chino. La prensa burguesa además de magnificar la de por sí monstruosamente deformada burocracia norcoreana, ha hecho lo posible para volver los ojos sobre la China. Cuestionan y manifiestan su temor ante una China con el ejército más grande del mundo y dudan de su “confianza”. Ya la península de Corea había servido como laboratorio para el imperialismo yanqui en el escenario de confrontación con la burocracia soviética, en la década de los 50´s. Hoy el siempre latente conflicto coreano es de nuevo utilizado como plataforma de amenazas por parte del imperialismo.

La relación antagónica y a su vez de interdependencia entre China y EEUU se manifiesta entonces en el conflicto Coreano. Sin embargo la profunda crisis en la que se encuentra el capitalismo, además de la ingobernabilidad que enfrenta el imperialismo estadounidense y el pantano en que se encuentra en Iraq y Afganistán atenúan la agilidad con que la burguesía gesta una nueva guerra mundial, necesaria ante la profunda crisis en la que se encuentra. Una guerra mundial azotaría al mundo si el imperialismo logra avizorar una manera de  garantizar su hegemonía después de este conflicto.

Es así como los socialistas debemos pronunciarnos en contra de cualquier agresión militar. Debemos exigir la salida inmediata del imperialismo estadounidense de la península de Corea, y que cese la provocación imperialista.  El desarme nuclear se debe exigir tanto a Corea del Norte, como al imperialismo y sus aliados, como por ejemplo Israel que es hoy uno de los países con mayor cantidad de armas nucleares. El cinismo con que Washington profeta el desarme no es más que una manera de intimidar a los regímenes que no se pliegan a su política de dominación. Ante cualquier ataque del imperialismo a Corea del Norte, Irán o Venezuela, defendemos a los pueblos que de una u otra manera se encuentra bajo la dirección de gobiernos traidores y burocráticos, que día a día los expropian de su papel protagónico en la historia.

-¡Fuera el imperialismo estadounidense de la península de Corea!

-¡Por el desarme nuclear de todos los países, incluyendo al imperialismo estadounidense y sus aliados!

-¡Por la defensa de los pueblos que se han levantado de una u otra manera en contra del imperialismo yanqui!

-          El imperialismo y su contradicción con China.

-          La guerra de divisas

-          Guerra comercial, burguesía china que abarrota mercado

-          Fracaso en las negociaciones

-          El imperialismo y su deuda con China, bonos comprados por la emergente burguesía china

-          Corea del Norte con China como único aliado

-          Imperialismo presionando a China y cuestionándola por lazos con Corea del Norte

-          Cuestionamientos a China por posible ayuda a enriquecimiento de uranio

-          Perspectiva de guerra, una guerra mundial

-          Ingobernabilidad para el imperialismo

-          Fangos en Afganistán e Iraq, ingobernabilidad en Sudamérica

-          Indecisión de China para emerger como un nuevo imperialismo

-          Interés de EEUU de tener influencia directa en china

-          Utilización mediática para justificar al imperialismo y su presencia en Corea del Sur

-          La monstruosa deformación de Corea del Norte

-          Por la defensa de las pocas conquistas que prevalecen ante un ataque imperialista

         Volver a Palabra Socialista