propuesta Socialista
por la Revolución Socialista Mundial

Nota de tapa: Luces y sombras de la huelga de la CCSS.

Nota central: EEUU: una estafa de 16 billones de dólares.

Nota de contratapa: A 116 años de la muerte de Federico Engels.

Panorama nacional

La crisis de la CCSS es la crisis de la concepción burguesa sobre la salud y de la prestación de sus servicios.

1948-2010. 62 años de ocultamientos y mentiras. Ulate no ganó legalmente las elecciones.

Panorama internacional

La juventud chilena dijo: No a la educación de mercado

La balanza se inclina a la derecha en América Latina. Venezuela y Cuba no son la excepción.

"Esta violencia continua se frenará. No permitiremos que en nuestras calles exista una cultura del miedo", dijo Cameron.

Fuera de programa

Página de la cultura: "Los géneros populares de la novela han sido los grandes críticos del capitalismo".


Demofascismo a la vista

La situación política  que atraviesa Costa Rica, no es fácil.

No por crónica, es manejable.

Creemos que estamos atravesando momentos graves que pueden agravarse más, todavía.

Se trata del pasaje de gobierno reaccionario a gobierno demofascista.

Hace exactamente dos años (propuesta Socialista Nº 36) el editorial que escribimos terminaba con esta afirmación: "… Con ese panorama político, el TLCísmo gana bocanadas de aire".

Al hablar de panorama político, nos referíamos a lo que ofrecían los otros partidos burgueses distintos del PLN, la burocracia sindical, las direcciones estudiantiles universitarias  y ese amplio espectro llamado "la izquierda".

En estos dos años ocurrieron muchas cosas. En primer lugar, determinante, la crisis recesiva iniciada en el 2008, se mostró mucho más importante de lo que se estimaba en un principio (aclaremos, de una vez, que nuestra posición afirmaba sobre tal gravedad).

En segundo lugar, el TLC no le dio a TODOS los sectores burgueses, los beneficios que esperaban.  Ello dio lugar a una fractura del TLCísmo que se manifestó en el paso a la oposición del Movimiento Libertario (ML) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y en la división del PLN entre aristas y chinchillistas. A su vez, en la mayoría de los sectores anti-TLC, la parálisis política los asedió.

En tercer lugar, en las elecciones del 2010, triunfa Laura Chinchilla que aparece prohijada por el arismo que deseaba el continuismo ("… la mesa servida…" según la expresión de Oscar Arias). Chinchilla, mostró sus diferencias (en la táctica, no en la estrategia) y se estableció la ingobernabilidad.

En cuarto lugar, el PLN cede su lugar en el directorio de la Asamblea Legislativa (al iniciarse el segundo año de gobierno de Chinchilla) al grupo denominado Alianza por Costa Rica. Este es un heterogéneo conglomerado que abarca desde la derecha neoliberal más  ortodoxa (ML) hasta la izquierda vergonzosamente bolivariana, Frente Amplio (FA).

En quinto lugar, el mayor partido político burgués que estuvo contra el TLC, Partido Acción Ciudadana (PAC), refirma su carácter centrista, renuncia concientemente  a encabezar la propuesta política que ponga al país a tono con los aires centro-izquierdistas que envuelven a importante parte de los países sudamericanos y se asume parte de Alianza por Costa Rica especulando en que se transforme en un frente electoral para las próximas elecciones presidenciales. Mientras esa intención-deseo navega a los tumbos, suma su voz a la indeterminación que caracteriza a dicho conglomerado aunque FA hace enormes esfuerzos por encarrilarlo.

Sexto; Una vez en las poltronas del directorio e la Asamblea Legislativa, la tal Alianza trató de abrir su espacio a los liberacionistas identificados con Chinchilla.

Séptimo: pasaron tres meses desde que la Alianza se decidió a piropear a Laura. Las respuestas que recibió (porque fueron varios los piropos) fueron el desprecio y la altanería de tal suerte que todos los ámbitos institucionales de los tres poderes están paralizados. La ingobernabilidad se asienta en varios soportes que reflejan la división de la burguesía tica: el chinchillismo que cree (ilusa creencia) que puede ser independiente de los aristas y de los "aliancistas". El arismo que se sigue mostrando (como viene ocurriendo desde hace casi tres décadas) en el sector que mejor interpreta a la burguesía imperialista en su etapa de agotamiento; no es en vano que se viene orientando, desde hace años, en reproducir el capital en el mundo de los servicios en general con fuerte énfasis en el sector financiero, que es lo que caracteriza la realidad capitalista de la actualidad.

Octavo: La heterogeneidad ideológica y política de la Alianza, ofrece un panorama de enorme pobreza. Por diferentes razones (magros resultados del TLC, reparto desigual de los "beneficios" que deparó, necesidad de reorientar la economía hacia el mercado interno, deseos de mantener un estado social de derecho light, etc.) tratan de bloquear el ascenso del arismo.  Su drama es que el único punto en común es el antiarismo (y, en algún caso, pasajero). El FA, su gran hacedor, no es -no puede- ser su dirección; ni siquiera el gran orientador.

Noveno: Como lo demuestra y confirma la reciente huelga de los trabajadores de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), la burguesía quiere aplicar -a raja tabla- soluciones dignas del FMI. Pero, ante el panorama económico del sistema capitalista (por lo tanto mundial) lo que se avecina es más de lo mismo. Grecia, Italia, Inglaterra, España, Irlanda, Portugal, EEUU, señalan el camino. ¿Por qué Costa Rica debería ser distinta?

Décimo: Así planteada las cosas, la burguesía tica debe ordenarse y tomar una definición. No la vemos en el sentido bolivariano; sí, en dirección neoliberal a paso redoblado. ¿Puede aplicarse con procedimientos políticos respetuosos del ordenamiento, las tesis y las prácticas democrático burguesas? . Nuestra respuesta es contundente: NO. Pero hay un atajo y le pusimos nombre y apellido: Demofascismo. Es decir severo cercenamiento de las libertades y los derechos pero con visos de legalidad burguesa, interpretaciones sin sentido de los artículos constitucionales, intencionada deformación de los hechos para trasladar a las espaldas de los trabajadores todo el peso de la crisis derivada del modo de organización social capitalista. En términos prácticos, a la CCSS le seguirán los puertos, la electricidad, la telefonía, el agua, los seguros, la educación.  Para ello la respuesta política adecuada es el retorno del arismo en la dirección de los asuntos públicos. Laura Chinchilla se presta a allanarle el camino.

         Volver a Palabra Socialista