propuesta Socialista
por la Revolución Socialista Mundial

Editorial: Demofascismo a la vista.

Nota de tapa: Luces y sombras de la huelga de la CCSS.

Nota central: EEUU: una estafa de 16 billones de dólares.

Panorama nacional

La crisis de la CCSS es la crisis de la concepción burguesa sobre la salud y de la prestación de sus servicios.

1948-2010. 62 años de ocultamientos y mentiras. Ulate no ganó legalmente las elecciones.

Panorama internacional

La juventud chilena dijo: No a la educación de mercado

La balanza se inclina a la derecha en América Latina. Venezuela y Cuba no son la excepción.

"Esta violencia continua se frenará. No permitiremos que en nuestras calles exista una cultura del miedo", dijo Cameron.

Fuera de programa

Página de la cultura: "Los géneros populares de la novela han sido los grandes críticos del capitalismo".

Nota de contratapa
A 116 años de la muerte de Federico Engels

El 5 de agosto se cumplen esos 116 años y durante todo ese tiempo, pasó de ser el inseparable compañero y amigo de Carlos Marx al responsable de las desviaciones teóricas del "marxismo" para, en los últimos años, ser reivindicado como el que, apoyándose en la ciencia y sus más revolucionarios conceptos (para su época) trató (y en muchísimo sentido logró) dar una fundamentación científica al materialismo dialéctico.

Es imposible hacer una separación entre Marx y Engels en lo que se da en llamar el marxismo de los primeros tiempos (porque, recordemos, hay -entre otros- dos grandes figuras que, por propio mérito, figuran en el frontispicio: Lenin y Trotsky).

El simple hecho de que la más importante obra teórico-política del marxismo -Manifiesto Comunista- haya sido redactado por ambos, es una confirmación de esa mancomunión.

Sin embargo, así como El Capital se le asigna sin ninguna duda a Carlos Marx (aunque debe reconocerse el aporte de Engels), cuando de obras relacionadas con la filosofía, Engels se destaca con perfil propio.

Principales obras de Friedrich Engels

La sagrada familia o crítica de la crítica crítica contra Bruno Bauer y consortes (en colaboración con Marx, 1845).

La ideología alemana (en colaboración con Marx, 1845-46, publicado póstumamente en 1932).

Manifiesto del Partido Comunista (en colaboración con Marx, 1848).

El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884).

Crítica al programa socialdemócrata (1891).

Contribución sobre el problema de la vivienda.

El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre.

La revolución de la ciencia de E. Dühring (conocida también como Anti-Dühring).

Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana.

Dialéctica de la Naturaleza.

Hemos presentado las obras que escribió y que consideramos son las principales; obviamente no son las únicas, pero queremos destacar que su actividad, febril, por cierto, no se centraba en lo que podemos llamar el intelectual de nuestro tiempo, caracterizado por su espíritu académico (según lo que por tal entienda la autoridad política tanto nacional como institucional), políticamente neutro (en su mayoría y en nombre de la pretendida neutralidad científica), amigo de tirios y troyanos, narcisista, suspendido en un más allá de la sociedad pero tampoco encerrado en su torre de babel.

Engels fue un intelectual y científico (aunque no poseía títulos y diplomas) comprometido con su tiempo en tanto se comprometió con la clase obrera y sus férreas luchas contra la burguesía. Su participación en la las dos primeras Internacionales, lo testifican.

Pero nosotros tenemos un particular interés. Se trata de reivindicar la obra que mayor cantidad de críticas ha levantado: Dialéctica de la Naturaleza.

¿Cuál fue, a nuestro entender, la mayor crítica?  Se le acusaba de reduccionista, de someter al hombre, al Homo sapiens, a las condiciones de la naturaleza. Se afirmaba que el hombre estaba en condiciones de crear una nueva naturaleza en la que ésta se sometería a sus designios. Estas críticas se hacían desde la izquierda y en su momento no eran vistas como una expresión del concepto burgués que respondía a la concepción filosófica del homocentrismo.

Hoy, con la crisis del cambio climático en todo su esplendor (aunque no en toda su furia) se empieza a reconocer que la nueva naturaleza producto de la actividad humana, no puede ser homocentrista y debe, en cambio, ser naturocentrista. Ese es el sentido último de su obra: ninguna actividad humana puede hacerse por fuera de la íntima dialéctica de la naturaleza. De su esencia evolutiva. De la que somos hijos y con la que deberemos ser padres.

         Volver a Palabra Socialista