propuesta Socialista
por la Revolución Socialista Mundial

Editorial: Si no se es fascista o revolucionario, en época de crisis, es difícil tomar decisiones.

Nota de tapa: Entre la bruma londinense, la educación pública languidece abruptamente.

Nota central: Los socialistas y el plan fiscal.

Nota de contratapa: A 168 años del nacimiento de Mauro Fernández Acuña.

Panorama nacional

Balance de las elecciones en la FEUCR.

La crisis de la CCSS. Los verdaderos responsables.

1948-2010. 62 años de mentiras y ocultamientos. Después de 1948.

Cuando un compañero se va… se va más que un amigo.

Del dicho al hecho… siempre habrá mucho trecho.

Fuera de programa

Opinión. Los peligros del mundo y las ciencias prohibidas.

Cristianos por el socialismo. El reino o el concordato.

 

Aporte a un análisis de la situación mundial: los casos de Irán, Siria y Yemen
Escribe: Hernán Martínez

Hay una expresión popular bien conocida que dice que “cuando el río suena, piedras trae”, nos parece que esta expresión explica adecuadamente la situación que vivimos a nivel mundial; el mundo suena a guerras, revoluciones y crisis en todos los aspectos, y efectivamente eso es lo que trae.

Hay una polaridad que se extiende y profundiza entre la vida y la muerte, la realización biófila o  la perversión necrófila; entre la libertad y la barbarie. En el plano de la geopolítica esta lucha está reflejada en la lucha del imperialismo mundial por someter a su suicida voluntad al conjunto de la humanidad, humanidad que a pesar de no tener una alternativa clara de hacía a donde ir, perece seguir diciendo NO, a la imposición la barbarie.

En este artículo trataremos de ilustrar este punto de vista a partir de los acontecimientos de la llamada “Primavera Árabe”, específicamente con los acontecimientos que se están dando alrededor de Irán, Siria, Yemen y como caso referencial Libano (esto pues ya se ha abordado el caso de Libano es artículos de números anteriores).

Una revolución primaveral y una reacción barbárica

La primavera tiende a verse en la literatura y hasta cierto punto en la consciencia de muchos pueblos aunque no vivan en lugares que experimenten 4 estaciones; como una analogía de la infancia, como los primeros pasos de algo o alguien; desde esta acepción, es verdad que las revoluciones que se están dando en Medio y Cercano Oriente y en el Norte de África, están en su primavera. Son jóvenes, enérgicas y decididas, pero aun no tiene una consciencia clara de su identidad o sus necesidades, solo tienen el anhelo que parece guiar la existencia humana, la libertad.

En Yemen y en Siria, al igual que ocurrió en Líbano; las masas, sobretodo de jóvenes se han tirado a las calles a exigir un cambio en su situación de vida, esta idea de cambio se entremezcla con nociones como régimen democrático, elecciones, etc. Pero en el fondo su aspiración es trascender el estado de negación y violencia en la que han vivido hasta ahora, pagando el precio de lo que en occidente llamamos precisamente democracia y elecciones.

Esta aspiración hacía la libertad, es la llave de la esperanza de la humanidad, el impulso, el verdadero motor de la historia, que se manifiesta como una masa terrible contra los planes económicos del imperialismo sí, pero sobretodo contra los planes sociales y éticos necesarios para la realización de ese proyecto económico; la subyugación, la aceptación, la deshonra.

Pero también este camino de revolución por la libertad es una primavera en otro sentido, todavía más profundo e importante, es la primavera de la propuesta y la negación de lo que existe. Escribe Mónica Prieto, a partir de experiencias de las movilizaciones en Yemen: “El año pasado toda esa gente no se habría visto las caras salvo que estuvieran empuñando las armas. Por primera vez en las últimas décadas, los yemeníes nos hemos unido. Saleh nos hizo pensar durante años que éramos serpientes, decía que gobernar Yemen era como bailar sobre cabezas de serpientes, pero esta revolución nos ha servido para mirarnos unos a otros. Y hemos descubierto que no somos malos ni temibles, sino que somos buenas personas y que podemos convivir juntos“.

Farea al Muslimi se emociona recordando una escena en la Plaza del Cambio de Sanaa a la que asistió hace un mes, antes de abandonar Yemen para reanudar estudios en Beirut. “Apareció un joven en pantalón corto y con gorra, el típico chico Facebook, y se sentó a conversar con un hombre mayor, miembro de una tribu, ataviado con la ropa típica. Y se pusieron a discutir sobre la conveniencia de llevar velo. El chico le decía que eso no figuraba en el Corán, el otro argumentaba que era lo islámicamente correcto. Es una conversación impensable tiempo atrás. Esta revolución ha roto la brecha generacional y algo más. Antes sólo nos mirábamos a la cara para combatirnos, ahora lo hacemos para construir algo pacíficamente” (Tomado de http://palabrasocialista.org/sincensura-2/500/sc-575.html)

En la revolución esta el encuentro con el otro, el encuentro para transformar, más allá de las diferencias; más allá del programa del que se dote esa unión, en la revolución esta contenido el peligro que aterra el poder del imperialismo; la posibilidad de salir de la isla en que vivimos como consumidores, trabajadores, pobres; y reencontrarnos como totalidad humana en el otro, dispuestos a convertir esa totalidad en libertad efectiva a través de la acción. “(…) la revolución no es un jardín privado. Todo aquel que acepte sus principios puede participar”, subraya Farea (activista Yemení) (Tomado de http://palabrasocialista.org/sincensura-2/500/sc-575.html)

Desde este punto de vista es un error la valoración política que algunos hacen respecto a las revoluciones de la “Primavera Árabe” como parte de un complot occidental, norteamericano principalmente, para llegar a sus objetivos; como afirma Sayyed Nasralá líder del partido Libio Hézbola: todas las revoluciones de la región son “fruto del deseo del pueblo” y “no un proyecto americano”. (…) EEUU “comenzó a interferir en las revoluciones con el fin de minimizar sus pérdidas y mantener un papel en esos países”. (Tomado de http://palabrasocialista.org/sincensura-2/500/sc-570.html)

Algunos que desde lo que entienden por marxismo plantean que todo esto es un montaje de la CIA y del FBI, lamentablemente caen en lo que se da por llamar “política ficción”, Estados Unidos controla todo como si fuera la Matrix, mientras que los pueblos insensatos se dejan llevar, y solo algunos elegidos “neos” de la política pueden ver la verdad.     

Revolución y contrarrevolución se llama un texto de Marx, si en el pueblo reside la vida en el imperialismo tenemos la barbarie, y esta barbarie siempre se enfrentara a las esperanzas de los pueblos por medios ideológicos, políticos y militares; si dejáramos de ver esto, olvidamos el concepto de lucha de clases y hablamos como politólogo burgués; al decir que Gadafi debía ser defendido porque es el imperialismo el que bombardea no solo se invisibiliza al sujeto revolucionario (movimiento de masas), sino que se admite que el imperialismo es quien tiene control absoluto de la historia, ya no solo dominan  la paz, sino que hasta la revolución es de ellos, la dominan, controlan y hasta la pueden convocar. Poderoso mago se volvió la burguesía que en tiempos de Marx era solo un aprendiz.

La “Primavera Árabe” solo crecerá en la medida en que encuentre caminos que la lleven a la libertad, que le permitan expresar por si misma su identidad cultural y política, que la lleven a plantear modelos económicos liberadores y anticapitalistas. Para los que creemos en la libertad y en la democracia, está primavera nos tiene mucho que enseñar, el mundo no es matrix, y la lucha no es de elegidos sino de masas, masas con las que debemos conversar para aprender y para poder aportar algunos luces que les permitan llevar su revolución hasta un otoño, invierno o porque no un verano.

La contrarrevolución en este momento es principalmente ideológica (pero tiene manifestaciones políticas, económicas y militares), el imperialismo moviliza sus fuerzas (OTAN, ONU, etc.) con el fin de ganar la confianza de las masas insurrectas y poder intervenir en su proceso de lucha captándolos y tratando de revertirlos en su favor. En Siria por ejemplo, la forma que ha buscado es la Resolución de la ONU, con la que condena al régimen dictatorial, pero a la vez valida la intervención y dirección política de la Liga Árabe, órgano pro imperialista, occidentalista, a través del cual seguramente el imperialismo tratara de influir de manera que el resultado de la Revolución sea un gobierno que le facilite junto con su cómplice Israel, su plan de agresión contra Irán, que sigue siendo sin lugar a dudas su objetivo central.

Sobre esto plantea Sayyed Nasralá que la Guerra contra Irán ya comenzó de manera solapada pero efectiva, guiada por elementos de inteligencia imperialista como el Mossad israelí y la CIA estadounidense: El informe de la OIEA muestra claramente que la marcha iraní hacia la bomba atómica, ralentizada en 2010 por el virus informático Stuxnet, actualmente se mantiene por medio de nuevas centrifugadoras que permiten producir más uranio enriquecido y ha recuperado su ritmo de crecimiento. El programa ya está tan avanzado que algunos expertos estiman que el régimen iraní posee el conocimiento, la tecnología y los recursos suficientes para ensamblar una o dos bombas atómicas en pocos meses si así lo decide. También las operaciones secretas atribuidas al Mossad ralentizaron considerablemente el programa: al menos tres científicos atómicos iraníes han sido asesinados misteriosamente en los dos últimos años; el extraño virus informático Stuxnet averió las centrifugadoras que producían uranio enriquecido y además unas misteriosas explosiones sabotearon las instalaciones subterráneas iraníes en octubre de 2010. (Tomado de http://palabrasocialista.org/sincensura-2/500/sc-570.html)

El objetivo central de esta contrarrevolución es imponer sus valores y objetivos a las masas que luchan, como cuando un padre reza para que sus hijos no caigan en malos pasos, el imperialismo trata de convertir la primavera en barbarie; por el momento parece que está lejos de lograrlo.       

         Volver a Palabra Socialista