propuesta Socialista
por la Revolución Socialista Mundial
Editorial
Al pan, pan y al vino, vino

Es altamente contradictorio que los seres humanos hayan desarrollado hasta el paroxismo esa propiedad que tienen y que se llama habla y que, cuando es necesario ponerle nombre y apellido a las circunstancias creadas por los hombres y a sus actos, la mudez o el silencio hipócrita, es la conducta emergente

Muchos son los ejemplos que podemos dar de todo lo que decimos pero nos detendremos en tres de todos ellos y dados, 2 en Costa Ricay el restante en el ámbito internacional pero que no dejan de ser una radiografía de la sociedad de nuestros tiempos, a lo largo y lo ancho del planeta Tierra.

El primero. La comisión directiva de la Unión de Empleados de la Ca ja Costarricense del Seguro Social (UNDECA), denunció que en el país hay más de 50.000 mujeres esperando turno para realizarse una mamografía;  algunas lo esperan desde el año 2007. Según Ignacio Santos, co-director de Telenoticias, el telenoticiero de canal 7 de Costa Rica, eso es un crimen.

Ahora bien, si es una denuncia debe haber responsables de que ello ocurra; si es un crimen debe haber criminales. Sin embargo, en ambos casos no se piden las sanciones correspondientes ni se aclara que éstas no pueden consistir en hacer que renuncien esos responsables porque eso es una verdadera burla.

A nosotros no nos cabe duda alguna que los que dirigieron la CCSS en los últimos tiempos son los directos culpables de que no haya atención en salud pronta y cumplida. Lo mínimo que corresponde es cárcel por cárcel y no casa por cárcel como ocurrió con los ex presidentes de la república Calderón Fournier y Rodríguez Echeverría. Pero, además, ¿dónde estaban el ministro de salud y el presidente de la Nación cuando eso ocurrió?. Por extensión, los dirigentes de UNDECA, ¿no fueron cómplices por omisión?

El segundo.  El columnista del diario La Nación de Costa Rica, Jorge Vargas Cullel, escribe una columna en la que dice (y opinamos que tiene razón) que si relacionamos el número de metros cuadrados que en San José se dedican a zonas verdes o para los peatones con los metros cuadrados dedicados a los carros, estos ganan por goleada. Su propuesta para solucionar esto radica en diseñar una flota de transporte público más eficiente, más responsable con el ambiente y que cubra de manera racional el recorrido, la frecuencia y el manejo del espacio. ¿No se le ocurre a Varguitas (como gusta llamarse) que ello solo es posible con un transporte público estatal y municipal y con un uso no elefantiásico de la tierra en la política de asentamientos humanos, agropecuarios e industriales?. Nunca escuchó hablar entre los sociólogos y los ecologistas que lo pequeño es hermoso?

El tercero, el más gravoso. Es más fácil decir: el sistema está en crisis que describir  las varias crisis que coinciden en el tiempo (los últimos 35-40 años) y en el espacio (el planeta). Todos los días vemos artículos, noticias, oímos hablar de conferencias o nos noticiamos de escritos científicos que nos dicen que el sistema (formación económico-social llamada capitalismo), no tiene capacidad de respuesta que beneficie a toda la humanidad ante tamaño desmadre (si tiene capacidad de respuesta para beneficiar a los más capitalizados entre los capitalizados, para echar al barrial clasemediero a los competidores de los mismos y para empujar a la ciénaga a los asalariados de todo tipo, color y condición).

Hablan y escriben los economistas "progres" recomendando esto y lo otro paro son incapaces de afirmar que la economía de mercado debe ser reemplazada por la economía planificada. Hablan y escriben los integrantes de las mil y una ONGs ecologistas pero se cuidan muy mucho de decir que el cambio climático no es la consecuencia de la actividad humana en abstracto sino de una formación económico-social llamada capitalismo en la que los que detentan el poder, para poder hacerlo y-lo que es peor- perpetuarlo arrasan con todos los recursos posibles para construir ese mosntruo que se llama sociedad barbárica. Hablan y escriben los politólogos y las ONGs defensoras de los derechos humanos  a favor de las minorías, en contra de la discriminación y se olvidan que el capitalismo de libre concurrencia hizo posible lo que se da en llamar libertades demoburguesas pero que estamos en la época del imperialismo en la cual no hay ni puede haber -por definición- libre concurrencia y lo que sí existe y crece es la concentración del capital, del poder, de la participación prioritaria -en nombre de la libertad, la justicia y la seguridad ciudadana- de lo militar y represivo en el conjunto de la actividad gubernamental.

Hablan y dicen los moralistas de todo tipo y los representantes de las mil y una iglesias de todo color y forma que los ricos no pasarán por el ojo de una aguja y se callan que la avaricia, la codicia, el robo, en fin, la corrupción, está impresa con letras de oro en el A, B, C de esta sociedad capitalista que pasó de la represión victoriana (de los primeros tiempos del asentamiento de la sociedad burguesa) al despilfarro del alcohol y las drogas y al atesoramiento de todo lo que se pueda sea como chorizo o como rédito financiero y muy poco como resultado de la producción

Muchos hablares y  decires pero nunca pronunciar, escribir, que la formación económico-social capitalista debe dar paso a una nueva formación, en este caso  socialista. El terror instalado en la sociedad por los campeones antiterroristas, pretende -y logra- cerrar bocas, paralizar manos para que lo que los aterroriza -el socialismo- desaparezca como por arte de magia.  Vana ilusión.

         Volver a Palabra Socialista