propuesta Socialista
por la Revolución Socialista Mundial
Nota de tapa
EL GOBIERNO, LOS EMPRESARIOS Y LAS DIRIGENCIAS SINDICALES: UNA TRIADA DEVASTADORA CONTRA EL PUEBLO Y LOS TRABAJADORES

 Escribe: Amalia Vargas

     Algunos datos espeluznantes propios de un sistema capitalista en vertiginoso agotamiento

Este artículo pretende caracterizar y a la vez afirmar que en esta situación de crisis y agotamiento del sistema capitalista, las dirigencias sindicales y magisteriales mundiales con más ahínco que nunca, conforman una unidad indisoluble con la patronal y los gobiernos burgueses de turno, para que prevalezcan los acuerdos, las concertaciones, los pactos y sus privilegios con el afán de sostener un sistema de explotación y avasallamiento contra la clase trabajadora y el pueblo que se materializa con la destrucción sistemática de las conquistas sociales, laborales y económicas y con los planes de privatización, de flexibilización laboral y fiscales que procuran la “austeridad” y la miseria de las mayorías.

Dos temas relevantes han estado sobre el tapete: por una parte, la reforma laboral española y por la otra, el acuerdo de UCCAEP, sindicatos y gobierno, en nuestro país, y sin permitirnos construir generalizaciones, considero que dichos ejemplos son oportunos, para desenmascarar las políticas burguesas que apuntan a una situación de más barbarie contra los trabajadores y las posturas complacientes asumidas por las dirigencias y los gritos candorosos y triquiñuelos para que los tomen en cuenta en este desencadenamiento nefasto.

Asistimos, como bien lo analiza el economista Katz, en diciembre de 2011, “a una nueva fase recesiva mundial” en donde ningún país, bajo la égida del capitalismo, se ha recuperado de la anterior, más bien, la crisis se torna más compleja y profunda y la asimetría política es inconmensurable. Un aspecto digno de tomar en cuenta y que confirma la aseveración anterior, es la situación del empleo en Europa y en Estados Unidos.

La cifra de personas, en el mundo, sin trabajo, alcanzará los 200 millones este año, la más alta jamás registrada, según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El desempleo es mayor que antes de la crisis de 2008. La pérdida de trabajo afectó especialmente a la juventud: en el mundo hay 74,8 millones de desempleados entre 15 y 24 años. En España y en Grecia, más del 50% de la juventud está desempleada y en la sociedad española, más de un millón y media de familias tienen a todos sus miembros desempleados.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Estudios Económicos (INSEE) de Francia, la cantidad de personas afectadas por la desocupación es de 2.874.500, lo que representa el 9,7 % de la población en edad laboral. Si a esta cifra le sumamos los que poseen trabajos a tiempo parcial, el número se eleva a 4.700.000.

Cabe destacar que la tasa de desempleo en la eurozona, creció a 11% en el mes de abril, cifra nunca antes vista, desde la creación de la unión monetaria, afirmó la Oficina de Estadística europea y coloca a España a la cabeza de la lista de más personas sin empleo: 24,3%, le sigue Grecia (21,7%). En la eurozona hay 18 millones de personas sin trabajo y esta cifra aumenta cada mes.

Según una información suministrada por La Nación, 2/06/2012, p.28, indica que la tasa de desempleo en Estados Unidos subió en el mes de mayo, por primera vez, en doce meses, situándose en un 8,2%, aunque sabemos que estas son cifras oficiales y que la realidad es otra. En mayo, 13.000 empleados públicos fueron cesados y las empresas privadas despidieron a miles de trabajadores y no contrataron a nadie, prueba de la desaceleración de la economía estadounidense.

Contrariamente a esta situación tan degradante para la especie humana, observamos que el pago de dividendos y de inversiones financieras para los ricos fue mayor que en los años anteriores.

Otro aspecto que se debe considerar y que es reflejo de la crisis capitalista es la reducción obligada y demagógica de los déficits fiscales. El gobierno español que entró en recesión, mantiene la previsión de reducir su déficit a un 5,3% de la producción, para el conjunto de las administraciones públicas y del 1,5% para las comunidades autónomas, según datos suministrados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y en estos momentos, la banca española es socorrida con millonarias ayudas públicas así como sucedió en Estados Unidos y en otros países europeos como Grecia.

2. Después de la concertación y los acuerdos viene el tsunami de los recortes sociales y mayor desempleo. España va a la vanguardia y Costa Rica ya se acerca a la meta de la voracidad laboral.

A. La reforma laboral española

Antes de que se llegara a concretar esta reforma laboral, las burocracias sindicales de Comisiones Obreras (CCOO) y de la UGT (Unión General de Trabajadores) pactaron con los empresarios, sin la participación del gobierno, una serie de acuerdos, que les servirían para sortear la reforma laboral y fantasear con la idea de que no iban a darse  despidos y que   gozarían de aumentos salariales aunque fueran pírricos.

Pues la realidad es otra porque el sábado 11 de febrero de 2012, el Boletín Oficial del Estado publicó el Real Decreto Ley con una serie de medidas urgentes para implementar la reforma del mercado laboral.

Con bombos y platillos y con un costoso despliegue propagandístico,  el gobierno de Rajoy y su  Partido Popular lanzó, el 10 de mayo, su campaña: “Reformas: garantías del futuro”.

Este plan procura lograr, según el gobierno, una mayor productividad y competitividad, pero… reduciendo considerablemente el presupuesto público y con más de 5 millones de desempleados. ¡Engaño más grande porque sin lugar a dudas esta reforma promoverá más desempleo! Además, la tendencia en los últimos años no ha sido la de aumentar la inversión productiva sino incrementar la inversión financiera especulativa, priorizar los servicios.

Todas las reformas se pueden y deben aplicar tanto en la empresa privada como en las instituciones públicas siempre y cuando estas justifiquen “nueve meses de insuficiencia presupuestaria sobrevenida y persistente” que no será nada difícil de argumentar. Para que tengamos una visión más clara, enumero, a continuación, las principales reformas laborales y anhelo que ustedes obtengan la respuesta a la siguiente interrogante: ¿quiénes pagan la crisis?

Eliminación de derechos “excesivos” de muchos(as) trabajadores(as); menores indemnizaciones para los despidos; liberación de las contrataciones; despidos colectivos en empresas; legalización del contrato temporal y a tiempo parcial; reducción y congelación de salarios. Le otorga al empresario y al que dirige la empresa o institución pública, la oportunidad con 15 días de aviso y de forma unilateral cambiar: la jornada, el horario, los salarios, los contratos y los lugares para trabajar. También procura la desaparición de las convenciones colectivas; contratación de más mano de obra barata; despidos individuales y colectivos en el sector público por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción; control ideológico al servicio de los intereses del mercado.

B. El acuerdo UCCAEP-sindicatos-gobierno

En nuestro país, la burocracia sindical y magisterial se sentó a la mesa con el gobierno burgués y los empresarios y acordaron, el pasado 21 de mayo,  apoyar y facilitar la aprobación del  proyecto de reforma procesal laboral en la Asamblea Legislativa que modifica más de 200 artículos del Código de Trabajo.

En la oficina del diputado liberacionista  Oscar Alfaro, por cierto seriamente cuestionado por corrupto, estrecharon manos y sonrieron para la foto histórica de otra vil entrega los representantes de la Unión Costarricense de Cámaras Empresariales UCCAEP y las siguientes organizaciones sindicales: Coordinadora de sindicatos bananeros, la Rerum Novarum, la CMTC, la Central Juanito Mora Porras, ANEP, CUSIMA y ANDE quienes tuvieron el atrevimiento de calificar este pacto de histórico.

Este proyecto de ley es de larga data y por algo será que la triada (patronos-gobierno-burocracia) se puso de acuerdo en forma expedita. Claro, sucederá lo mismo que aconteció en España: la burocracia pacta con los empresarios y luego les cayó la reforma laboral más degradante que ha podido concebirse. Los burócratas ticos creen que haciendo este pacto van a impedir la reforma laboral ya anunciada por el gobierno y que cuenta con el beneplácito de la patronal.

Las reformas propuestas, en su gran mayoría, son nefastas para los trabajadores. Se ha propagado que esta reforma promueve los juicios orales y que eso beneficiará a los trabajadores. Esta es una gran mentira porque debemos decir claramente: la clase trabajadora nunca puede confiar ni en la patronal ni en los gobiernos burgueses y sabemos que la justicia tiene rostro de injusticia cuando se trata de litigios laborales y sociales.

Esta otra entrega que ha hecho la burocracia costarricense tiene un precio y siempre los más afectados serán los asalariados, los luchadores porque para citar solo tres aspectos de este proyecto observamos que la política burguesa y la patronal se imponen en este pacto, como es de esperarlo: este proyecto no admite huelgas contra políticas públicas como por ejemplo salarios, empleo ni tampoco admite huelgas de solidaridad. Las huelgas serán penalizadas porque de antemano ya declararon, en la propuesta de marras, que no se reconocerá la retribución de los salarios de los huelguistas. Las fijaciones que se hacen respecto a las afiliaciones son imposibles de cumplir, menos en la empresa privada. Podría seguir enumerando aspectos pactados que en nada nos benefician pero aquí lo primordial es desenmascarar la política de concertación y de entrega que hacen las burocracias para alivianarle el camino al gobierno y a la patronal y así imponer  nuevos proyectos similares a los que se están aplicando en España y en el resto de Europa.,

Este acuerdo tiene que ser rechazado por las bases de todas las organizaciones sindicales y magisteriales por antiobrero ya que las medidas propuestas, beneficiarán a los empresarios, a las transnacionales y al gobierno, además de preparar la estocada laboral final contra los trabajadores como es la ley de empleo público y todas las regulaciones que en materia salarial se proponen en el plan mitigador así como las reformas de reestructuración de la Caja Costarricense del Seguro Social, apertura eléctrica y demás políticas públicas camino a la privatización. A los burgueses lo único que les interesa es la reproducción del capital y el trabajador es pieza clave en ese engranaje de explotación, por eso ninguna política laboral o  social nos favorecerá.

Debemos promover las asambleas democráticas en los centros de trabajo para analizar y definir un plan de lucha que no solo incorpore el rechazo de este acuerdo tripartita sino los demás proyectos que ya los están cocinando entre cuatro paredes. Ningún gobierno burgués,  ningún empresario ni ningún burócrata son dignos de nuestra confianza. Promover la independencia de clase, el enfrentamiento de las políticas de la burguesía y del gobierno, las asambleas democráticas y que las bases ordenen son nuestro norte para así construir una sociedad sin la condición de alienados, es decir una sociedad socialista.

         Volver a Palabra Socialista