propuesta Socialista
por la Revolución Socialista Mundial
Nota central

El negocio del capital financiero:

Los Fideicomisos de la U.C.R. y el M.E.P.

Escribe: Pablo Hernández A.

Los distintos planes de construcción de infraestructura educativa que bajo la figura financiera del Fideicomiso  ya se están ejecutando en la Universidad de Costa Rica, U.C.R. y los que están a la espera de realizarse por parte del Ministerio de Educación Pública, M.E.P. luego que la Asamblea Legislativa apruebe la Ley correspondiente, son una réplica de la  versión del negocio-estafa de la “Concesión de obra pública (carretera Caldera)”. Estas dos entidades educativas del Estado entregarán a manos privadas, en la figura de Fideicomiso, la construcción de edificios, colegios, escuelas, instalaciones multiuso y equipo por los que pagará un alquiler de uso por veinte años a tasa de interés de mercado y ajustable o variable, en dólares o en colones, a pesar de que aportan los terrenos o la mayoría de estos y en el caso de la UCR asumiendo ésta, el costo del mantenimiento de los edificios hasta que a la “vaca” se le haya agotado la leche y después del plazo señalado se le transfieran esas propiedades arrendadas. Ninguna organización política o sindical, federación estudiantil  y ninguna organización de “izquierda” se ha pronunciado en contra de esta nueva estafa, salvo el P.O.S.

¿Qué es el Fideicomiso?

Como expresión de la primacía del capital financiero y especulativo propio del capitalismo agotado y de la búsqueda de inversiones seguras para la burguesía financiera a nivel mundial, se ha desarrollado una figura financiera llamada “Fideicomiso”.  El mismo ha tomado fuerza en estos mercados especulativos, especialmente inmobiliarios, ante la necesidad de reproducir el capital, basicamente especulativo fiananciero, con  buenas tasas de ganancia y poco riesgo (ante la incertidumbre que crean las colocaciones en títulos y acciones en actividades directamente productivas en la  recesión económica mundial que lleva ya más de cuatro años), así como el interés de obtener mejores protecciones que las  obtenidas en las tradicionales “sociedades ánonimas”, que comprometen sus ganancias por problemas de la misma sociedad o de los socios que la componen o  por compromisos externos en las que la Sociedad Anónima responde como tal , por estar encadenada a otras o responder ante problemaas jurídico- comerciales.

El Fideicomiso lo sostiene y articula un ente “Fiduciario” que para los casos que estamos analizando son Bancos del Estado que constituyen el Fideicomiso en forma de contrato con los “Fideicomitentes” (UCR y MEP en cada caso), vinculando al Fideicomitente y a los entes que prestan dinero y los tenedores de los títulos emitidos por el Fideicomiso que son denominados “Fideicomisarios”. Los Fideicomitentes son la UCR  y el MEP en cada caso, los que transfieren al Fiduciario bienes y mandatos o requerimientos. Los Fideicomitentes  son los “beneficiarios”  que van a recibir las obras, infraestructura y que van a adquirir equipos, por los cuales pagarán un arrendamiento por 20 años, tiempo después del cual, las obras serán transferidas a su propiedad.

Las entidades  del Fiduciario comprenden a  los Bancos que participen y emite títulos que el capital financiero directamente privado adquiere conformándose una especie de “pool” (aunque podría darse que el sector privado no se sienta atraído y sean los tenedores de títulos instituciones públicas y bancarias, pero el objetivo es atraer al sector  fiannciero privado fundamentalmente).

La UCR y el MEP adquieren el compromiso de pago de arrendamiento por un monto mensual que comprende la distribución de la amortización de la deuda total, gastos administrativos del Fiduciario y la tasa de ganancia. Este último componente no está claro en el caso de la UCR que es el Fideicomiso que está en ejecución, pues el del MEP no ha sido aprobado todavía  por la Asamblea Legislativa. Recuerde el lector que por no ser institución cubierta por la figura de la  Autonomía como en el caso de la UCR el Fideicomiso del MEP debe ser constituido por Ley. Hasta la fecha recibió el apoyo de la mayoría de diputados pero ha sido frenado su tramite por cuanto fue objetado por la Contraloría. La misma lo ha impugnado porque en el Proyecto de Ley de Fideicomiso MEP no se aclaran aspectos como por ejemplo quién correrá con los gastos de las adquisiciones de terrenos donde se construirán las obras.

¿Cuales son los términos de los contratos “leoninos” de Fideicomiso?

 No hay datos respecto de la negociación que hicieron el Banco de Costa Rica que es el Fiduciario y la Universidad de Costa Rica. De lo que se conoce es que en el anterior contrato que se intentó gestar con el Banco Nacional y que fracasó a última hora, cuando estaba por sucribirse la firma, esta entidad bancaria se retiró sin que constara publicamente las razones del diferendo. Esto dio paso a que  el contrato lo asumiera  entonces el BCR. En la negociación que se intentó hacer, según fuentes que participaron en el proceso con el Banco Nacional, la deuda iba a estar dolarizada y con tasa de mercado variable.

En el caso del Fideicomiso del MEP está establecida claramente la tasa de interés y ofrece varias alternativas dependiendo del sector burgués que participe en el negocio, ya  sea en el Mercado Internacional o en el Mercado Local. En el primero se fija en dólares al referente de la  tasa Libor a 6 meses, pero variable ( actualmente está en 0,7%) más 3,7% ( o sea 4.4%). Si es en el Mercado local en dólares sería con igual referente Libor, variable cada 6 meses, más 5.1% ( O sea 5.8%) y si es en colones el referente sería la Tasa Basica Pasiva variable (TBP) más 3.1% (O sea actualmente ha subido meteoricamente de 7.5 del año pasado a cerca del 10% y entonces arrancaría con un interés del 13.1% ajustable. Para que se formen una idea, el crédito inmobiliario en la banca comercial que cobra más alto interés es del 12.50%. Por una inversión segura, exenta de cargas y con exoneraciones para las obras, el 13.1% es una ganga pero aquí no acaba la “feria” porque es a largo plazo (20 años) y a tasa variable, y si es en dólares se puede visualizar que si en 1992 el dólar estaba en 138 colones por dólar y en 20 años está en 510 colones ¿Cuántas veces se multiplicará la deuda en dólares con estos plazos en el curso de esos 20 años del Fideicomiso?

 Y si de rentabilidad se trata, atienda el lector lo siguiente: En el caso del Fideicomiso del MEP, según la Contraloría no quedaban definidos claramente los aspectos referentes a la compra de terrenos. En el de la UCR, la Contraloría avaló que la UCR transfiera bienes inmuebles “si es necesario” al Fideicomiso. Pero en los dos Fideicomisos, los acreedores no tienen que comprar terrenos (salvo en el del MEP que no está contabilizado o identificadas las obras que requerirán otros terrenos que no están a nombre del MEP o de las Juntas de Educación o Administrativas) y, sin embargo, ese ahorro en la compra de terrenos por el Fideicomiso, no se refleja en la tasa de interés o en la “tasa de mercado”. Ambas tasas para las inversiones en la actividad inmobiliaria del mercado bancario parten de una inversión de terreno y obra y las tasas que se están aplicando no toman en cuenta que son terrenos propiedad del Estado sobre los cuales el Fideicomiso (Empresa que construye y arrienda por 20 años) cobra tasas como si hubiera comprado también los terrenos.

Y no acaba la “cosa nostra” del negocio- estafa. Aparte de la tasa de interés y del no descuento de la misma en tanto no hay inversión de compra de terrenos ( El metro cuadrado en la zona de San Pedro donde está ubicada la UCR es altísimo y eso se lo ahorran los inversionistas, reiteramos) el Fideicomiso privado se ahorrará el mantenimiento por 20  años de las obras construidas,  porque al respecto, el Fideicomiso del MEP no señala nada y el de la UCR en el Refrendo de la Contraloría  las labores y costos del mantenimiento se lo asignaron a la misma Universidad de Costa Rica, en el caso que se opte por el Fideicomiso financiero, pues queda abierto a que la administración de los edificios como en el del MEP lo haga el Fideicomiso mismo. ¿Cómo queda el personal administrativo en esos casos?  En el del MEP es claro que la administración es del Fideicomiso, o sea del ente privado. De ahí que los Fideicomisos se hagan cargo de colegios en lo administrativo o de las labores que actualmente realizan trabajadores de la Universidad hay solo un paso.

Notas:

1.Proyecto de Ley Expediente 18258 Asamblea Legislativa Fideicomiso MEP en:

http://www.mep.go.cr/Downloads/Prensa/PROYECTO%20DE%20LEY_2011-09-23_1.PDF

2. Refrendo de la Contraloría de la República al Fideicomiso UCR- Banco de Costa  Rica en:

http://www.cgr.go.cr/apex/see_own.SEE_PRC_ARCHIVO_EXPEDIENTE?p_fuente=SIGYD_D&P_FILE=2011011146&P_USER=

APEX_PUBLIC_USER


Las obras que pretenden construir con los fideicomisos

En la UCR : Edificio de Ciencias Sociales ( Nuevo edificio pero para colocar las Ciencias Sociales al servicio de los requerimientos de la reproducción del capital y no del desarrollo de las ciencias) Que nadie se llame a engaño. Están por la Psicología laboral y orientada a la productividad. Están por Trabajo Social para la focalización de la pobreza, están por la Sociología para la aplicación en el mismo sentido, etc. Construirán también el edificio de Derecho, Ingeniería, Clínica odontológica, una Biblioteca de agroalimentarias y unas Residencias Estudiantiles. El MEP por su parte construirá 79 centros educativos en zonas “prioritarias” (focalización de pobreza) con nuevos colegios técnicos, colegios académicos y escuelas; 24 canchas multiuso especialmente para colegios técnicos.


No a los Fideicomisos. Que las obras se construyan con los dineros que van a la deuda interna y externa
El argumento para justificar el negocio financiero inmobiliario de los Fideicomisos no es muy distinto del argumento del Gobierno y de la entonces Ministra encargada de la Administración Arias del Contrato con Autopistas del Sol para la Carretera Caldera, Karla González: “Peor es nada”. Para los promotores de los Fideicomisos  y sus coristas que se callan la boca, hay necesidad de construir infraestructura y ni las universidades, ni el MEP tienen fondos y por lo tanto hay que recurrir a estos negocios que permiten adquirir los bienes a “pagos de polaco” por 20 años y poniendo una buena parte de los inmuebles o terrenos por los cuales también se pagará arrendamiento a los dueños de los títulos que emita el Fideicomiso. Pero la verdad es que dinero sí hay, para que el propio Estado no solo financie si no que construya las obras que se requieran para hacer de la educación pública un verdadero derecho. Que el Gobierno declare la moratoria de la deuda interna y externa en la que gasta el 40% del Presupuesto Nacional. Que aplique un tributo o impuesto al gran capital que se beneficia de los graduados de la secundaria y del as universidades para que esos fondos se destinen a la educación pública. Dos medidas que harían innecesarias las figuras como las de la “Fideicoestafa” o la de su gemela: La Concesión de Obra Pública.

         Volver a Palabra Socialista