propuesta Socialista
por la Revolución Socialista Mundial
Porque decimos NO al Préstamo del Banco Mundial para el Sistema de Universidades públicas
Escribió: Max Pérez

Ya son varios los números de nuestra revista en que venimos tocando el problema de la educación superior. No es un antojo nuestro, sino, una respuesta al ataque que la burguesía mundialmente esta llevando adelante sobre este sector. Costa Rica, por supuesto, no es la excepción.

Desde que se inicio la lucha por el FEES nos diferenciamos de los aparatos sindicales, federaciones estudiantiles y el conjunto diverso de organizaciones de izquierda. Todos estos sostenían que nos enfrentábamos a un problema de desfinanciamiento de la educación, y que por lo tanto el objetivo principal era conseguir un porcentaje mayor al planteado por el gobierno.

La lucha planteada de esta forma dejaba toda la definición política de la educación  en manos del gobierno. Mas o menos dinero, no marca mayor diferencia si el uso que se le da esta en función de los planes de la burguesía.

No se consiguió un aumento. Aunque así hubiera sido, era y es traidor, apoyar un FEES que de más porcentaje si se mantiene el préstamos del Banco Mundial, los fideicomisos y compromisos como supeditar la inversión a un plan fiscal atacaba de forma directa a la clase trabajadora y apenas si rasguñaba a la burguesía, que de cualquier manera como confirman las noticias recientes es experta en evasión.

El tiempo no ha dado la razón. Hoy nos enfrentamos a la discusión de la aceptación del millonario préstamo del Banco Mundial. Analizado superficialmente este coincidiría con  la necesidad de inversión ¿Pero, a cambio de que? ¿En que condiciones?

El préstamo se desglosa en $50 millones para la UCR, UNA, ITEC y UNED. Destinados a supuestas mejoras de infraestructura, pedagógicas y técnicas. Impulsando carreras vinculadas a la ciencia y la tecnología.

Podría entonces esto sonar confuso,  púes, incluso coincidiría con nuestra propuesta de una educación científica. Sin embargo, queremos dejar bien claro cuando hablamos de Ciencia nos referimos al desarrollo de todas la áreas de conocimiento humano. No a un subconjunto de los mismos, como lo ve el Banco Mundial.

Cuando ellos dicen Ciencia, se refieren al desarrollo de ciertas ingenierías. A costo de destruir otras áreas como Psicología en la sede de la UCR en Limón, o los intentos de hacerlo en Filosofía en la sede central de la UNA.

También diferimos en la concepción. Púes, por supuesto, no estamos en contra del desarrollo de las Ingenierías, pensamos pueden tener un papel importantísimo en el desarrollo de las fuerzas productivas.

Pero, no acosta de sacrificar otras áreas que tiene la misma importancia. Esto entendido el conocimiento como un conjunto integral, en que las diferentes áreas se relacionan y enriquecen de forma dialéctica.

Además, citando solo un ejemplo. El Ingeniero Naval que ellos quieren, no es el mismo que el pueblo necesita y por el cual nosotros apostamos. Cuando ellos deciden abrir esta Ingeniería en  la sede de Limón de la UCR, lo hacen en el sentido de construir un “profesional”  que se vincule y defienda directamente los intereses de las mafias internacionales que manejaran de forma privada los puertos.

Entonces el programa de la carrera estará definido para corresponder a sus intereses. Si van a invertir, lo harán para cumplir sus objetivos ¿O aún existen ingenuos que piensen lo contrario? Como ganancia extra, el pago de los intereses. El negocio es redondo.

El Ingeniero Naval, correspondiente a nuestra concepción de Ciencia. Sería muy distinto, primero sería un Ingeniero (de forma general), con una especialidad en el sector naval. Esto es importante, púes, la burguesía al tener solo interés por el incremento de su capital ve como un gasto la formación científica general, entonces, parcializa cada vez más la forma de transmitir el conocimiento.

Forma entones máquinas de funcionalidad específica, que trabajan y viven de forma automática. Sin cuestionar. Nosotros proponemos, la formación integral y completa. No queremos autómatas, queremos seres humanos creativos capaces no solo de transmitir y aplicar como receta el conocimiento, sino, de transformarlo siempre en función del mejoramiento de la vida de toda la especie, y la integración  armónica con la naturaleza de la que formamos parte.

Manejamos en este caso, un ejemplo. Pero este no se diferencia en nada de las otras carreras. Nos encontramos ante la necesidad de definir cual país queremos. Si uno ajustado a las necesidades de la burguesía imperialista, o uno en función de lo que definamos como nuestras necesidades.

El Banco Mundial, no va dejar a la libre la fiscalización del gasto. Se va a asegurar que todo corra respecto a su plan. Para esto exige como requisito para la aprobación del préstamo la  inversión por parte del gobierno de $17 millones para el Fortalecimiento de la capacidad institucional para la mejora de la calidad. Esto se concreta en $14 millones para el Fortalecimiento del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES).

SINAES, jugaría un papel trascendental, púes, seria el encargado de evaluar y acreditar programas, evaluar la demanda del mercado a las carreras y definir criterios de calidad. En otros palabras, sería el encargado de fiscalizar el plan del Banco Mundial se cumpla tajantemente.

Esto por supuesto, tira al suelo cualquier concepto de autonomía universitaria. Como hemos dicho anteriormente, lo único que quedaría es autonomía para hacer lo que diga el Banco Mundial.

La Juventud Obrero Socialista, manifiesta su completo rechazo al Banco Mundial, y a su propuesta educativa. Proponemos una educación pública, gratuita, laica, científica, democrática, en función del desarrollo de las fuerzas productivas, las necesidades del pueblo y en armonía con la naturaleza.  

         Volver a Palabra Socialista