propuesta Socialista
por la Revolución Socialista Mundial
¿Hacia dónde va la juventud?
Escribió: Max

¿Cuál es el panorama al que nos enfrentamos como juventud? ¿Cuál es nuestro futuro? ¿Cómo lo vamos a construir?

Son estas preguntas fundamentales, pero, prohibidas en el actual sistema. Son negadas, no existen, no se deben preguntar, se debe huir de ellas como la peste. Solo existe el hoy, el mañana que lo definan otros.

El sistema capitalista está agotado, la crisis es profunda. Sus síntomas abarca la totalidad. Crisis económica, productiva, política, ambiental, educativa, ambiente de guerra, desempleo creciente, ataque a los derechos democráticos.

La juventud ni siquiera tiene acceso a un derecho tan fundamental como el acceso al trabajo y cuando lo tiene, tiene que aceptar cada vez más extremas condiciones de explotación. El gráfico que incluye en este artículo, muestra una línea creciente en el desempleo de la juventud europea (desde el año2000, llegando al 25%. En 2012). La tendencia no se ha revertido, ni se vislumbra un cambio. 

El acceso a la educación es cada día más restrictivo, el conocimiento se ve como un privilegio para los que pueden pagarlo, no como un derecho humano, en el cual la especie se apropie colectivamente de lo que socialmente genera. El Banco Mundial tiene una propuesta educativa al servicio de los grandes capitalistas, que configura los programas de las carreras en función de las necesidades del mercado, no de los pueblos, ni de la formación integral humana.

Así las cosas, incluso los “privilegiados” con el acceso a las Universidades, tienen que soportar una educación vulgarizada, que tiene como único objetivo formar  “personas” destinadas a incorporase al engranaje  de la burguesía. Educación técnica, no científica, incubadora de autómatas, no seres creadores y transformadores de la realidad.

De los no “privilegiados” la burguesía no se olvida. Les ofrece trabajos peor pagados que los anteriores, explotación garantizada, estimulación del sub empleo y nulas garantías laborales. Existe un tercer grupo en crecimiento, los que no tienen acceso ni a las migajas del sistema: 25% en Europa, en España es ya del 57,6%.

La burguesía, consciente de su agotamiento, busca acelerar la salida clásica a sus crisis. La guerra mundial, en la cual la juventud y la clase trabajadora sirven como carne de cañón, en la cual hermanos de clase se matan entre ellos mismos, para que en una nueva repartición del mercado, el sistema tenga un respiro de algunos años, mientras los problemas vuelven a aparecer.

Sera acaso por esto que la juventud evita hacerse las preguntas que planteamos al inicio, será que le repugna la respuesta. Sera que la burguesía estimula ese comportamiento escapista, en el que no vemos más lejos que nuestras propias narices, en el que lo único que importa es el hoy, el mañana no existe.

Acompañando a este proceso siguen en crecimiento toda clase de adicciones, no solo de drogas. La tendencia es particularizar la vida, esconder su riqueza, hacernos creer como a los caballos con una visera, que solo existe un camino, es prohibido pensar. La libertad, que se quede en las redes sociales, la libertad que sea virtual, pero que nunca se materialice.

Esta realidad ha provocado el surgimiento de tendencia postmodernista, nihilista, individualista. Que en última instancia, terminan colaborando a la burguesía, púes, no plantean ninguna alternativa, no tiene salida, no tienen propuesta. Alimentan la ilusión de una salida individual al problema.

La salida a un problema colectivo, solo puede ser colectiva. El ataque de la clase opresora, solo puede tener respuesta desde la clase oprimida. Lo otro, son cuentos, para aliviar la angustia propia, pero, que no se engañe nadie, llevan a la derrota.

Los socialistas si tenemos propuesta, creemos en la humanidad y en su capacidad transformadora, misma que la he permitido evolucionar a través de la historia.  Pretendemos como juventud, aliarnos a la clase trabajadora y desde abajo, democráticamente construir el programa que nos permita construir una sociedad libre, sin explotación del humano al humano, en la que en armonía con la naturaleza todas las potencialidades de nuestra especie sean desarrolladas.

 Es por eso que la Juventud Obrero Socialista propone la formación de la Tendencia Juvenil Socialista, organización que sirva, como herramienta de lucha y que busque dar respuesta colectivamente a los principales retos que la actualidad nos plantea, que luche por nuestros derechos y que no deje nuestro futuro en manos de otros.  

         Volver a Palabra Socialista