Cómo gana Rusia la batalla por el Ártico y por qué es importante

La competencia internacional por los recursos del Ártico aumenta cada año y también involucra a países geográficamente distantes del Polo Norte.

Escribió: Valeriy Melnikov en Sputnik

Este 29 y 30 de marzo, la localidad rusa de Arjánguelsk acoge el IV Foro Internacional del Ártico, que contará con la presencia de los presidentes de Rusia, Islandia y Finlandia. La cumbre, que tiene el lema 'El Ártico-Territorio de diálogo', se centrará en temas como el capital humano y las inversiones en la región, así como las actividades de investigación y desarrollo y el medio ambiente.

Aunque los organizadores del evento han optado por un enfoque socioeconómico en lugar de político, no es un secreto que la competencia internacional por los recursos del Ártico aumenta cada año e, incluso, involucra a países geográficamente distantes. ¿Por qué resulta tan atractivo el Polo Norte? ¿Quién gana esta batalla?

¿Por qué es tan importante la carrera por el Ártico?

Los científicos y militares soviéticos comenzaron a explorar activamente el norte de la Tierra en los años 20 y, alrededor de una década después, descubrieron yacimientos de hidrocarburos en el Ártico.

Las estimaciones actuales indican que las reservas de crudo del lugar suman 10.000 millones de toneladas —un 13 % del petróleo no descubierto en todo el mundo—, además de alrededor de 44.000 millones de barriles de gas natural líquido. Sin embargo, los hidrocarburos no suponen el único atractivo de la región.

Mientras tanto, el marco jurídico internacional que rige las relaciones entre los estados en el Ártico es imperfecto: todavía no se han delimitado fronteras exactas y eso provoca disputas territoriales.

Ígor Chernyshenko, miembro de la comisión del Consejo de Rusia que regula la estructura y la política de su territorio, señaló en una entrevista a RT que, hoy en día, el sistema económico mundial es "tan fuerte" que los "procesos a gran escala" involucran a todos los países del mundo, muchos de los cuales están interesados ​​en el potencial de transporte que tiene la región, entre otros factores.

Flotas incomparables

Rusia recupera con éxito la infraestructura militar en el extremo norte, realiza estudios geológicos y construye nuevos rompehielos. Todo esto implica que, de los países presentes en la región, tenga el mayor potencial para explorar y desarrollar el Ártico.

Washington también desea reforzar su flota del norte y, en marzo, la Guardia Costera de EE.UU. ha destinado 20 millones de dólares para diseñar un rompehielos de nueva generación. No obstante, es poco probable que otros países alcancen a Rusia en este aspecto.

Rusia defiende el Ártico

Desde hace algunos años, el Ministerio de Defensa de Rusia restaura la infraestructura soviética abandonada en la región. Asimismo, ese organismo planea proteger el Ártico con un campo de radares contra posibles lanzamientos de misiles de crucero, según indicó el subcomandante en jefe de las Fuerzas Aéreas de Rusia, Víktor Gúmenny.

Por otro lado, la industria militar rusa desarrolla un equipamiento militar especial: en noviembre la aviación de la Armada de Rusia recibió su primer Terminator ártico, un helicóptero diseñado especialmente para soportar temperaturas extremas.

Además, en febrero el Ministerio de Defensa de Rusia realizó unas maniobras para probar nuevo armamento y maquinaria bélica preparados para soportar las condiciones climatológicas y de terreno del Ártico.