EEUU. Tiempo de unidad

La defensa del movimiento laboral es crítica para los trabajadores inmigrantes

Escribió:   Linda Averill de Freedom Socialist, EEUU

En la víspera del Día del Trabajo de 2017, varias ciudades en todo Estados Unidos predijeron una repetición del histórico “Día sin Inmigrante” de 2006. Esta anticipación estaba bien fundamentada pues se basaba en el poder y el potencial del trabajo de los inmigrantes para casi paralizar este país. En enero pasado, la Alianza de Taxistas de Nueva York, con un 94 por ciento de inmigrantes, hizo una huelga política contra la prohibición de viajes del Presidente Trump. En febrero, los inmigrantes salieron de los puestos de trabajo por miles, furiosos por el aumento del abuso y la intolerancia que la retórica de Trump ha alimentado.

Con casi el 20 por ciento de la fuerza de trabajo, los inmigrantes están entre los peor pagados y los más explotados. Diariamente, se enfrentan al robo de salarios, al racismo y a las condiciones de trabajo escandalosas con poca o ninguna protección de la ley laboral. No es de extrañar que los inmigrantes estén exaltados, hartos y activos.

Patience Malaba, inmigrante de Zimbabwe, y organizadora de la Sección 6 del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) en Seattle, está ayudando a los guardias de seguridad a organizarse en Amazon, los cuales son en su mayoría inmigrantes y musulmanes. Cuando dirige su canto favorito, “¡Cuando luchamos, ganamos!” Ella lo dice en serio.

Malaba está ayudando a Andinasir Elmi, un guardia que habló el Día del Trabajo sobre las prácticas anti-laborales de su empleador, un subcontratista de Amazon. El 2 de mayo “desapareció” del horario de trabajo. Así que con Malaba, Elmi y sus compañeros de trabajo se enfrentaron a su jefe, Security Industry Specialists y están planeando una escalada de campaña para resistir no sólo a las represalias, sino a la negativa de aumentar los salarios y a detener la persecución religiosa. Su instinto de lucha ejemplifica el liderazgo de los trabajadores inmigrantes en la construcción de un movimiento obrero militante para obtener justicia para todos los trabajadores. La cuestión urgente es si los sindicatos aprovecharán la oportunidad, se solidarizarán con los trabajadores inmigrantes atacados y lanzarán su peso aún considerable para apoyar este movimiento ascendente en pro de la justicia.

Se busca solidaridad. Desde 2001, muchos sindicatos comenzaron a apoyar los derechos de los inmigrantes, un paso adelante por parte del jingoísmo de “Hire America / Buy America” de años anteriores. Sin embargo, con demasiada frecuencia es un lugar común vacío, no una reorientación fuerte. Con Trump en el poder, algunos sindicatos están complaciendo a sus miembros más conservadores y chovinistas, abandonando completamente el apoyo a los derechos de los inmigrantes o tratándolo como un asunto que puede ser subcontratado a un centro de trabajadores inmigrantes o a grupos sin fines de lucro. Al ceder ante esta reacción en lugar de educar a los miembros sobre el papel vital que los trabajadores inmigrantes juegan en el trabajo, los líderes traicionan a los sindicatos y a toda la clase obrera.

Esta tendencia fue evidente en los meses previos al Día del Trabajo, cuando muchos funcionarios se negaron a seguir el ejemplo de los trabajadores inmigrantes que pidieron una huelga general.

En Puget Sound, el Consejo Laboral de M. L. King County inició un comité para competir con la coalición liderada por los latinos que ha estado organizando la marcha del Día del Trabajo en Seattle durante 18 años. Según las apariencias, los dirigentes sindicales planeaban tener un evento del 1 de mayo que se centrara más en el “movimiento laboral” y menos en los inmigrantes, como si los dos fueran exclusivos y como si no estuvieran inextricablemente vinculados. Afortunadamente, esto fue truncado inmediatamente y se persuadió a los funcionarios laboristas de que desecharan su plan divisivo, gracias a la intervención de miembros de la base sindical, incluidos los miembros del Partido de Libertad Socialista y el grupo militante Trabajadores Organizados por la Solidaridad Laboral.

En Los Ángeles, la principal Federación de Trabajadores y las organizaciones latinas tradicionalmente organizan eventos separados, debilitando ambos esfuerzos. Sin embargo, este año se lograron progresos, en parte gracias a la intervención de los radicales, entre ellos el FSP, que presentaron oradores que podían incluir ambos aspectos en las marchas y los objetivos.

La convocatoria nacional dirigida por los inmigrantes para una huelga general del primer día de mayo fue innovadora, especialmente cuando los sindicatos se retiraron bajo la amenaza de las leyes de “derecho al trabajo”. El Día del Trabajo fue una oportunidad de oro para fortalecer la alianza entre trabajadores e inmigrantes y oponerse a los patrones, como están tratando de hacer los trabajadores en Francia y Brasil.

En cambio, cuando se presentaron resoluciones para la huelga general, los líderes de muchos sindicatos usaron cláusulas de no huelga para no participar. El presidente de la AFL-CIO, Richard Trumka, emitió un fuerte llamado de apoyo el primer día de mayo para los trabajadores inmigrantes, pero había guardado silencio anteriormente. Al no lograr movilizar sindicatos para el primer día de mayo, los trabajadores migrantes no sindicalizados quedaron más vulnerables ante las represalias de los jefes, Inmigración y Aduanas y los fanáticos — y, como resultado, muchos se quedaron en casa.

Sin embargo, algunos sindicatos están forjando el camino para el futuro. SEIU United Service Workers West, que está creando alianzas entre trabajadores latinos y afroamericanos, dio a conocer la decisión de sus miembros de apoyar la huelga general. El Gremio de Bibliotecas de Los Ángeles se ofreció a pagar los salarios de los miembros que se tomaron libre el Día del Trabajo y perdieron su pago. En Chicago, 1,000 maestros y estudiantes salieron de las escuelas secundarias para protestar contra los ataques contra los inmigrantes y la educación pública. Abundan otros brillantes ejemplos.

¿Dónde está la izquierda? Se logró avanzar en la creación de la unidad entre los trabajadores y los inmigrantes, ya que los sindicatos, los radicales y los socialistas dirigidos por los inmigrantes desempeñaron un papel fundamental. En Seattle, una resolución de la Sección 304 de la Federación de Empleados del Estado de Washington, iniciada por el líder del FSP, Steve Hoffman, apoyó al movimiento a favor de una huelga general con demandas que tenían como prioridad la defensa de los inmigrantes. También estimuló la discusión en por lo menos veinte sindicatos y cuerpos laborales a lo largo de la Costa Oeste, de la Unión Internacional de Empleados de Oficinas y Profesionales así como a los Carpinteros. Maestros militantes, incluyendo a miembros de la Organización Socialista Internacional, promovieron una resolución para apoyar una huelga general dentro de la Asociación de Educación de Seattle. Los dirigentes sindicales aplastaron esa idea al exigir un voto de huelga mayoritario del 75 por ciento, pero los maestros que quieren un sindicato combatiente ganaron fuerza dominando el debate.

Estos ejemplos son un contraste alentador de otras tendencias de izquierda como lo es ignorar completamente a los líderes laborales o aliarse a su conservadurismo. Cuando el Consejo Laboral de Seattle estableció su competencia con la principal coalición de Derechos de los Inmigrantes, la líder de la Alternativa Socialista Kshama Sawant se retiró de su convocatoria pública para una huelga general y apoyó la tímida organización del consejo. A su crédito y al del Consejo del Trabajo, la reunión competitiva fue reprogramada cuando se plantearon críticas, y la Concejal de la Ciudad de Seattle, Sawant, alentó a los funcionarios de la ciudad a que proporcionaran un Día del Trabajo por la Conciencia en que los trabajadores de la ciudad pudieran abandonar sus trabajos.

¡Levántate, resiste! Recientemente, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud aprobó una resolución para convertirse en un santuario para los trabajadores nacidos en el extranjero que enfrentan amenazas de deportación. Si los trabajadores inmigrantes saben que sus espaldas están protegidas por los sindicatos, se sentirán más seguros para defenderse y encontrar maneras de sindicalizarse. El hecho es que, desde los conductores de taxi de Nueva York hasta los recolectores de moras en el estado de Washington, los inmigrantes se están organizando independientemente de las represalias y las barreras laborales. Pero imagínense el impulso que esta tendencia aceleradora podría tener entre los radicales del movimiento obrero, a través de comités, comisiones de fábricas y grupos de base, empujando a los sindicatos y a los cuerpos laborales a ser solidarios.

Dividir y conquistar es la principal manera en que las empresas de Estados Unidos mantienen satisfecha su sed de lucro. Del mismo modo, el movimiento laboral puede detener esta situación de tajo por medio del poder de los sindicatos solidarios con los trabajadores inmigrantes, los cuales se están organizando con gran entusiasmo y sacudiendo al movimiento obrero. Cuando los sindicatos abracen su liderazgo migrante y movilicen a las filas para intervenir en todos los asuntos que afectan a la clase obrera, se acabarán las concesiones y la explotación de los trabajadores.