La lucha del magisterio peruano 2017

 

Escribió:  Rafael Guzmán Prado en Rebelión

 

Los maestros de escuela, organizados en su sindicato único (SUTEP) han demostrado a lo largo de su existencia, su combatividad y alto espíritu de lucha frente a las autoridades de turno, quienes han tratado de destruirlo, utilizando para ello, las fuerzas represivas, los medios de comunicación masivas a su servicio, así como, a los  propios partidos políticos de “izquierda”, quienes encaramados en la dirección del sindicato, han saboteado sus luchas, al pactar o hacer acuerdos contrarios a los intereses de sus afiliados.

Las luchas de los maestros se deben enfocar a luz de las luchas del pueblo peruano, a fin de analizar su alcance y perspectivas en el corto y largo plazo. El magisterio peruano ha tomado la vanguardia en las luchas de la clase trabajadora del país, lo que le suceda, en su relación con las autoridades patronales, servirá como antecedente y experiencia para el resto del pueblo peruano, que aspira liberarse de la opresión que lo aflige. Esto a su vez servirá, a todos los trabajadores del mundo, como ruta de sus luchas sindicales y emancipadoras.

En esta escena, dentro del magisterio existen contradicciones entre los partidarios de Patria Roja que controla, desde hace más de 40 años, el Comité Ejecutivo Nacional SUTEP y  las dos  facciones del  Comité Nacional de Reorientación y Reconstitución del SUTEP  (CONARE)  quienes,  han hecho frente único, para dirigir la huelga magisterial 2017 , al margen  de  la  actual dirección del CEN SUTEP, que sólo busca conciliar con las autoridades a costa de las reivindicaciones de los maestros. 

El gremio magisterial es uno de los más grandes sindicatos del país, suman alrededor de 300,000 afiliados, de los cuales, un 60% aproximadamente, se plegó activamente a la reciente huelga magisterial, que bajo la dirección del CONARE, pudo alcanzar algunas reivindicaciones, quedando pendiente, solucionar el tema de las evaluaciones con riesgo de pérdida del cargo, si no se aprueba, después de la tercera chance, medida contenida en la pretendida reforma educativa impulsada por el actual gobierno.

La contradicción principal se da entre la patronal de la educación pública, representada por el estado peruano, que trata de solucionar la crisis del sistema educativo del país, con el magisterio peruano, que es responsabilizado, como la causa principal de esta crisis. Es por ello que, en la última huelga magisterial, se revela la ofensiva del estado por desarmar y destruir la organización gremial del magisterio u domesticarlo, para así imponer, sin resistencia alguna, su plan de reforma educativa. Pero, no contaron con la inteligencia y la capacidad de resistencia, frente al atropello de sus derechos que presentaría el gremio magisterial, que salió en defensa de todos los maestros del Perú y se desató la gran huelga magisterial con los resultados ya conocidos.

Tal fue el éxito de esta gran huelga magisterial que hasta la dirigencia de la CGTP, tuvo que mostrar su apoyo, para no aislarse aún más, del pueblo trabajador. También, Congresistas de oposición al gobierno de PPK, aprovecharon la ocasión, para figurar en la escena de lucha, intercediendo ante la ministra del sector, por la solución de la huelga.

Así como existen contradicciones en el seno del pueblo, también existen contradicciones en el bando de la burguesía, los mismos que, se revelan en las pugnas entre las autoridades del poder ejecutivo y del poder legislativo -controlado por la oposición-  quieenes representan a las diversas facciones de la clase dominante del país y que tratan de controlar el estado pero, que se coluden, cuando se trata de oprimir, engañar, calumniar ó masacrar al pueblo.

El amauta J.C. Mariátegui afirmó alguna vez que: “No se puede democratizar la educación, sin antes democratizar la economía del país” por lo que, si queremos resolver los problemas de la educación, la salud y demás aspectos de la superestructura social, debemos antes, resolver el problema económico; esto quiere decir transformar las estructuras económicas mediante el cambio social y político del país, hacia una verdadera democracia popular, liberándose el propio pueblo, de su opresión.