2014-10-09. El Ejército Islámico (EI), EEUU y el Medio Oriente

No cabe ninguna duda: el Ejército Islámico (EI) ha sido una creación conciente de EEUU, en acuerdo con el gobierno israelí y con la complicidad de los gobiernos del Reino Unido y Francia. Así lo dijo Hillary Clinton; así lo reconocieron las autoridades francesas; así se publicó en la prensa internacional.

Si es así (y que no quepa ninguna duda), ¿qué lleva a EEUU a constituir una alianza internacional junto con Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos,  Francia e Inglaterra, Jordania y,  todo indica, Turquía?

Tengamos presente que en nombre de esa coalición, sin pedirle permiso a nadie (ni al gobierno Sirio ni al Consejo de Seguridad de la ONU), ante el silencio de Rusia y China, comenzó sus ataques con bombarderos y misiles despachados desde buques yanquis anclados en el Mediterráneo, dizque a los del EI. Pero, la ausencia de tropas de cualquiera de los coalicionados, señalan que lo que realmente se busca es acabar con la infraestructura petrolera de Siria e Irak; el trabajo de infantería lo dejan en manos de los kurdos y el endeble ejército iraquí.

 De esa manera, los yanquis dan un paso más en fragmentar el Medio Oriente de tal suerte que Israel sea el país más desarrollado (en términos capitalistas) en medio de paisitos domesticados y sin fuerza alguna, diezmados por las guerras.

Mientras el EI se encuentra a las puertas de Bagdad, los yanquis se concretan a bombardear aquellas zonas que puedan constituir parte del estado kurdo o que queden tan destruidas que poco y nada aporten en Siria e Irak. La casi segura intervención de Turquía apunta a no hacer posible que se establezca como estado-nación, el Kurdestán. ¿Por qué Turquía no enfrenta el contrabando de petróleo que pasa por su territorio que, según los yanquis, da a los del EI 2 ó 3 millones de dólares por día?  Porque Turquía busca crear las peores condiciones para el futuro estado kurdo (si es que se da) porque no está dispuesta a perder territorio. Jordania pretende avanzar sobre lo que quede del actual califato si la coalición logra un rápido triunfo.  De esa suerte en Medio Oriente quedarán débiles países que no podrán enfrentar a los yanquis y que se sumarán a los clásicos de la llamada Coalición del Golfo.

Enfrente de todo quedarán Hamas, Hezbollá, Irán y, tal vez en el medio, los kurdos.

Se configurará así una nueva geografía que reproducirá la clásica historia de franceses e ingleses en esas tierras al mismo tiempo que pretenden desarrollar una inicua nueva dirección árabe en esa región mediante el acuerdo de los egipcios (aliados de los yanquis sin condiciones) y Mahmoud Abbas y que servirá para la configuración guerrera que pretende neutralizar el Medio Oriente y el norte africano con proyección a todo este continente.

Por eso, la oposición de los ingleses frente a la cámara de los lores y los representantes y que pedían No a la Guerra, una vez más desnuda la esencia de los planes gringos que se enmascaran en nombre de la Paz.


2014-11-01. Elecciones en Brasil, Uruguay, Bolivia.

Cuando un lector avisado (y no tanto) se dedicaba a leer las noticias internacionales de los últimos meses, sacaba, como conclusión, que esos tres países, los partidos en el gobierno estaban en la lona (aunque en el caso de Bolivia eran menos optimistas).

Pasaron las elecciones y lo que queda en claro es que el optimismo reflejaba dos cosas: 1. el deseo de esos representantes de la burguesía imperialista de rasgos demofascistas y, 2. la intención de que los lectores no avisados pudieran ser forzados a no votar por los partidos en el poder o, desmoralizados, se abstuvieran.

No tiene que llamarnos la atención esas maniobras de parte de los que agitan, en el electorado y el pueblo en general, continua y sistemáticamente, el miedo.

Pero, si pensamos que esa es la táctica llevada adelante desde hace unos años, y por lo tanto una conducta lógica (porque la política no es un juego entre caballeros), lo llamativo son los comentarios de aquellos que simpatizan con los gobiernos en cuestión, una vez conocidos los resultados.

Nosotros, que no comulgamos con los opositores ni, tampoco, con los gobiernos, sabemos distinguir entre los unos y los otros. No somos indiferentes y sabemos que el triunfo de los opositores es bien visto y propiciado por el imperialismo. Por lo tanto, estamos en la acera de enfrente.  Lo que no significa que callemos o guardemos para otra oportunidad la crítica a esos gobiernos.

Por ejemplo, Emir Sader, que saluda efusivamente el triunfo de Dilma en Brasil, no muestra ningún tipo de comprensión de la situación que estamos viviendo.

Por motivos muy concretos. En primer lugar (y fundamental) ignora que ir acorralando a ese tipo de gobiernos, es la táctica del imperialismo yanqui si no puede alentar golpes de estado como los que impulsó en Honduras y en Paraguay.

En segundo lugar, los derrotados, son duchos en poner en jaque a los triunfadores apoyándose en que las elecciones no reflejan diafanamente la lucha de clases y que ellos aprendieron mucho de los vericuetos palaciegos de los reyes y príncipes.

En tercer lugar, todo gobierno que trata de tener una fisonomía propia del mal llamado capitalismo con rostro humano, terminal. Dicho capitalismo, no puede hacer otra cosa que llevar a condición de clase media baja, a los sectores pobres. Estos, al ascender socialmente, se olvidan de su origen y se muestran insolentes con los que los hicieron "subir" en la escala social.

Pero, fundamentalmente, deja de lado una consideración de primer orden: un gobierno burgués progresista sigue siendo burgués. Y los que forman parte de la clase burguesa, tienen mucho espíritu de cuerpo. No pueden traicionar a su clase y, en situaciones límites, apelan a lo peor de la historia: el fascismo.

Por eso, la posición política correcta es llevar adelante la lucha ideológica contra esos gobiernos desde una perspectiva socialista y la lucha política contra los mismos con propuestas transicionales, que apuntan hacia el socialismo pero sin mezclarse con los sectores burgueses, burocráticos o lúmpenes que jamás van a estar del lado de los proletarios, de los que venden su fuerza de trabajo en el mercado capitalista. Sin que con esos gobiernos lo más que podemos hacer es unidad de acción por motivos muy claros y concretos.

No ganaron los opositores burgueses a Dilma, Tabaré, Evo; pero estos irán cada vez más a buscar acuerdos con el imperialismo por cuanto el sistema capitalista está en su fase imperialista y, dentro de esta, en condiciones crecientes de agotamiento


2014-11-10. A propósito de un artículo de Raúl Zibechi

El artículo de Raúl Zibechi que publicamos hoy (sc-1837) es más que interesante.

Comencemos por el título: "El ciclo progresista en Sudamérica ha terminado".

El que fuera militante de la fracción estudiantil del Movimiento Tupamaros de Uruguay, abrigaba esperanzas en que el gobierno progresista uruguayo,  pudiera  pervivir en el tiempo con su programa de capitalismo con rostro humano que lo único que logra es sacar de su condición una parte de los pobres y llevarlos a clase media baja.
Eso es lo que denuncia el título del artículo; pero hay algo más. Por definición, gobierno progresista quiere decir, gobierno burgués. Por lo tanto, es portador de un pecado capital: es un renunciamiento a una convicción socialista.

Y eso se agrava porque, para que no queden dudas, hay un expreso "olvido" a la principista concepción de que la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases.

Pero hay algo más: ¿cómo explica Raúl Zibechi la irresoluta crisis comenzada, a escala mundial, en el 2007?; la respuesta a esta pregunta es determinante. Si la crisis es sistémica,  la solución derivará de la relación de fuerzas entre la burguesía (que tienen la sartén por el mango) y el movimiento de masas que está dentro de la sartén. En esa ecuación,  no hay cabida para la existencia de "gobiernos progresistas". Lo máximo que puede ocurrir es  un gobierno de una burguesía cuasi nacionalista. ¿Por qué? Porque  es una burguesía que, a diferencia de las verdaderamente nacionalistas (que hubo, en América Latina en los años 50)  no busca el apoyo de las masas; las usa para la disputa electoral, estimulando  su condición política atrasada y negándole participación decisiva.

Ahora bien; si eso es así, ¿cómo se explica que publiquemos un artículo del cuál nos diferenciamos tantísimo? La respuesta es muy simple: es una posición política existente en la realidad histórica que vivimos: los socialistas revolucionarios debemos sostener una aguda lucha política e ideológica con la burguesía y, también, contra aquellos que provienen del "socialismo real latinoamericano de los años 60 y 70" y que decimos enfáticamente que no fueron ni son -y mucho menos llegarán a ser- socialistas.

Reiteramos, construir una organización socialista en serio, exige una seria discusión con todos aquellos que tienen el poder y terminarán alfombrando el camino de los demofascistas.

También con aquellos "socialistas" y "trotsko-estalinistas", que hacen política a partir del uso abstracto de un recetario plagado de adjetivaciones.


2014-11-20. De burguesías nacionales, burguesía imperialista y G20

La reciente reunión realizada por el G 20 en Brisbane, Autralia, es más de lo mismo pero en dosis doble.

¿En qué sentido? Pues, en la recontra-afirmación de que, ante todo, la defensa de la condición de clase burguesa. Por lógica extensión, la férrea defensa del sistema capitalista aunque haga agua por todos los costados: Es, una cuestión principista.

¿Qué queremos decir?

Cuando se dio el golpe de estado en Honduras contra el gobierno del legal presidente Manuel Zelaya (año 2009), afirmamos (y hoy lo hacemos con mayor contundencia) que la burguesía, como clase, por lo tanto mundial, sea imperialista, pro-imperialista o cuasi-nacionalista, tiene un reto colosal: hacer que el sistema capitalista sobreviva; es decir, que siga reproduciendo el capital, cuestión sin la cual no existiría el capitalismo ni tendría razón de ser.

Recordemos: 2009. Pleno desarrollo de la crisis económica y financiera mundial que comenzó en el 2007, tuvo su explosión en el 2008 y, desde entonces persiste sin solución a la vista. Seamos más claros: todas las crisis anteriores de igual carácter, tuvieron una solución, obviamente en beneficio de la burguesía y, por oposición en detrimento de los sectores populares (proletarios y pequeñísima burguesía comercial, agrícola, financiera, industrial).

Dijimos en ese entonces que entrábamos en lo que dimos en llamar demofascismo: pequeñas reivindicaciones formalmente democráticas y rigurosa aplicación de las políticas llamadas neo-liberales. Por ejemplo, la burguesía accede a legalizar la marihuana (en algunos lugares), reconocer las parejas homosexuales, comenzar a discutir una política no represiva-militar contra el consumo de drogas, poner en discusión la fecundación en vitro o, en especialísimos casos el aborto o la eutanasia disfrazada, discutir, también si las mujeres pueden ejercer el sacerdocio o si los divorciados pueden practicar la eucaristía. Pero, al mismo tiempo, establecer reglas de juego en la realización de cualquier actividad productiva de capital, cada vez más leoninas aunque ellas deparen aumento del desempleo, aumento de la economía informal, aumento de horas de trabajo o disminución del salario real de la  fuerza de trabajo.

Es un nuevo fascismo diferente del posterior a la primera guerra mundial (la crisis del sistema es diferente: la actual tiene más carácter objetivo , estructural,  que aquella).  Precisamente, por su carácter estructural, todo tipo de burguesía tiene la actitud principista (según su lógica) de salvaguardar el sistema: EEUU, Reino Unido, Rusia, China, Argentina, Brasil, India, Sudáfrica, etc., llegaron a un acuerdo con ese objetivo.

Si se quiere mejor entender, no hubo representación de los de abajo. O, dicho de otra manera, los gobiernos progresistas lo son en tanto no se ponga en entredicho el sistema.

Por eso, los que analizamos la realidad según aquello de que la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases, miramos, estudiamos a los gobiernos luego de caracterizar a los estados: estado burgués o estado socialista o en transición hacia él.

¿Cómo lo analiza Ud.?


2014-12-01. ¿Estado palestino?

El primer artículo de esta sección, escrito por uno de los intelectuales más respetados del mundo, Noam Chomsky, nos obliga a presentar una posición disidente.

Comencemos por aclarar que, según nuestra opinión, el problema que se da en Palestina, fue creado por los imperialistas cuando en 1948 resuelven, ONU mediante, crear el estado de Israel. No es cierto que dicha creación tuvo por objetivo darle una tierra en la cual asentarse a los miembros de la comunidad judía dispersa por el mundo. Si ese era el objetivo, deberían haber dado una resolución fruto de las conversaciones entre musulmanes y judíos no para crear dos estados teocráticos sino para establecer un moderno estado laico, democrático, no racista y pluriétnico abierto a todos los pueblos originarios de la región.

En lugar de eso, la ONU resolvió crear el estado de Israel para poder seguir controlando esa región asiática ante el inevitable retiro de los ingleses como consecuencia de su imperial declive como se constata por la oleada independentista de las antiguas colonias inglesas en el mundo.

Hoy, corroborado está que esa resolución fue tramposa (resuelta con el cómplice voto de una mayoría de naciones y el acuerdo previo de EEUU y la URSS, formalmente democrática) reclamar la simétrica operación política de reconocer el estado palestino como vecino del estado israelí es darle crédito a aquella tramposa resolución.

La pelea de los israelíes contra los palestinos es suicida. Primero, por cuanto los israelíes son palestinos; por lo tanto la guerra que llevan adelante, es para quedarse con el resto de Palestina, expulsando de ahí a los otros palestinos, es decir a su propia identidad. Segundo, porque  la existencia de dos estados  no es una realidad democrática;  es  una máscara que oculta  que,  desde el punto de vista  de la burguesía imperialista, la burguesía israelí y la burguesía  árabe, el destino del resto palestino es servir a dichas burguesías en el camino diseñado desde aquel 1948 para tener un pueblo despojado de sus derechos y como baratísima mano de obra como corresponde a la actualidad del sistema capitalista. En esa volteada caerán, también, los israelíes pobres (que los hay) que tienen de común con su dirigencia política, la religión  y con los palestinos, su ancestral identidad terruña y su actual condición de fuerza de trabajo.

Todo esto será el resultado de apoyar el reconocimiento del estado palestino y la aceptación de la existencia, dominante, del estado israelí.

Por eso seguimos enarbolando la vieja consigna de la Organización por la Liberación de Palestina, OLP, que reclama una Palestina para todos, laica, democrática y no racista.


2014-12-10. ¿Qué es una propuesta educativa?

De los 10 artículos que presentamos hoy, destacamos dos; el sc-1860 que trata de establecer una relación directa entre educación y sujeto (hombre) libre y el sc-1869 que plantea el viejo problema de la propiedad de la tierra pero no lo hace en términos de la clásica consigna Reforma Agraria, sino en términos de recuperar el aspecto ancestral de la misma porque, tengamos en cuenta, hoy la propiedad de la tierra es consustancial al sistema capitalista que nos obliga a preguntarnos si es correcto la propiedad  privada de la tierra, aunque ella no esté en poder de los clásicos terratenientes o de la moderna burguesía agraria.

Nos decidimos por tratar el artículo sc-1860.

En el fondo, lo que deseamos enfocar es algo que no aparece a lo largo del artículo: la educación no puede tener otro objetivo que  el acrecentamiento del conocimiento como parte de ese complejo (y contradictorio) crecimiento de la conciencia del ser humano en torno a la naturaleza (y por lo tanto en torno a sí mismo en lo biológico y lo social) y su participación en el crecimiento de la libertad -como especie y como individuo- y, por llóógica consecuencia, en la des-alienación de la especie, única forma posible según nuestra concepción es decir, marxista.

A lo largo del artículo, Mario Hernández describe en gruesos trazos,  lo que podemos llamar la evolución del concepto educación y, por lo tanto, su aplicabilidad.  Parte importante de dicho artículo está dedicado a una de las propuestas de cambio más interesantes: la que formula, desarrolla y explica Paulo Freire. En este aspecto tenemos dos aclaraciones por hacer. 1) su descripción corresponde a un momento muy particular: los años 60s y 70s en medio del gran intento revolucionario continental; no pudo, por lo tanto, sustraerse al carácter político dominante en su época: fue la vigencia en muchos países de nuestra América del reformismo armado. En segundo lugar, en total correspondencia con esa predominante postura política, la educación tenía por sujeto al pueblo, lo que significa que estaba dirigido al proletariado y a los sectores pequeño-burgueses explotados por la monopólica burguesía mundial. Ello significaba, no podemos dejarlo de lado, la segregación de esos sectores en una sociedad capitalista por cuanto la ruptura con el capitalismo no aparecía por ningún lado: el socialismo no era otra cosa que un planteo economista que para nada aclaraba que clase de poder debería aparecer en lugar de un estado burgués.

Hoy, acabados los 30 gloriosos de la burguesía, aplastado el reformismo armado, con un sistema capitalista que está en la más grande crisis objetiva de su existencia, la propuesta educativa no puede ser otra que una revolucionaria concepción que eche por la borda lo administrativo, lo conceptual, lo operativo del sistema que no puede abarcar otra cosa que una concepción cientificista (tal cual plantea el Grupo Banco Mundial)  y la mentirosa oferta a los trabajadores y en particular a los sectores jóvenes, que pretende aparecer como nuevo, moderno, tecnológico, escenario y carácter  del quehacer proletario.

Una nueva concepción educativa debe romper por completo con la idea de que es posible sin un cambio de sistema.


Deberá ser socialista o no será

2014-12-20. Apuntes para una propuesta educativa socialista.

Obviamente, si decimos que el sistema educativo, en cualquier país del mundo, es anacrónico, lo decimos por dos motivos: 1. El sistema capitalista que lo define, es anacrónico y, 2. Partimos de definir que la propuesta educativa debe tener como eje y línea conductora, el individuo en tanto que es parte de la especie Homo sapiens sapiens que debe avanzar hacia el Homo sapiens hominis, en lugar de la garantización de la reproducción del capital que, como central objetivo de la burguesía, objetivo central de toda su existencia, tiene la clase dominante.

El hombre, en tanto que especie, ha demostrado, a lo largo de su existencia que, aquel inicial momento en el que se separó de los póngidos, fue el punto inicial de un muy largo camino durante el cual, tal como demuestra la historia de la materia y, los seres biológicos en particular, se habrá de construir como especie que atravesó diversas etapas que dieron lugar al que hoy es el Homo sapiens sapiens y cuyo futuro es una permanente búsqueda de superación. Ese primer exponente tuvo que romper con la dependencia de la naturaleza en tanto que proveedora de los productos necesarios para su existencia. El futuro hombre comenzó con un fantástico gesto de libertad que indicó que esta, la libertad, habría de ser el leit motiv de su existencia y su maravillosa vida.

Ese punto inicial radicó en la adquisición de una propiedad, por lo tanto propia y generadora de individuación, que es su capacidad de realizar trabajo. A tal punto que hoy, el trabajo, se transformó en una mercancía.  De una propiedad se transformó en un objeto del mercado, desvalorizado y eclipsado.

Pues bien, la educación en el sistema capitalista persigue asegurar el beneficio de una parte de la humanidad (la burguesía) y condena a la mayoría, el proletariado, el que posee, tan sólo, únicamente, su condición de portador de fuerza de trabajo que no tiene otra alternativa que ofrecerse, cual prostituta en el mercado de trabajo.

No cabe duda que, si la principal característica humana ha sido bastardeada como nuca antes, por la burguesía. En esa situación, la permanencia de una sociedad dividida en clases, es el más claro atentado contra la trayectoria en búsqueda de la libertad que es  el norte  de la humanidad.

Por eso, una propuesta socialista sobre la educación debe garantizar -como lógica consecuencia de que la educación es un derecho inalienable- un sistema al que todos tengan acceso y permanencia: educación pública, gratuita, con pleno derecho a construir en la conciencia humana la naturaleza conceptualizada que quiere decir, introyectar la naturaleza en la persona humana, de tal suerte que al hacerse dueña de ella, de origen a una naturaleza humanizada. Es decir, en la que  el hombre se reconozca parte, hija, producto de la naturaleza. Por eso, esa educación debe ser laica y científica. Pero, además, debe ser democrática, servir a la mayoría de la humanidad para que, como resultado, sirva a la humanidad toda. Por fín, tener presente que avanzar en el conocimiento de la naturaleza (el universo, el planeta, el hombre y la sociedad humana en la multifacética maravilla del ambiente) es posible, en una sociedad constituida por trabajadores en la que se reivindique y prevalezca el trabajo como propiedad, como atributo.

Para todo ello, nuestra consigna es: educación pública, gratuita, laica, científica, para el desarrollo de las fuerzas productivas en beneficio del hombre como especie.2014-10-09. El Ejército Islámico (EI), EEUU y el Medio Oriente

No cabe ninguna duda: el Ejército Islámico (EI) ha sido una creación conciente de EEUU, en acuerdo con el gobierno israelí y con la complicidad de los gobiernos del Reino Unido y Francia. Así lo dijo Hillary Clinton; así lo reconocieron las autoridades francesas; así se publicó en la prensa internacional.

Si es así (y que no quepa ninguna duda), ¿qué lleva a EEUU a constituir una alianza internacional junto con Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos,  Francia e Inglaterra, Jordania y,  todo indica, Turquía?

Tengamos presente que en nombre de esa coalición, sin pedirle permiso a nadie (ni al gobierno Sirio ni al Consejo de Seguridad de la ONU), ante el silencio de Rusia y China, comenzó sus ataques con bombarderos y misiles despachados desde buques yanquis anclados en el Mediterráneo, dizque a los del EI. Pero, la ausencia de tropas de cualquiera de los coalicionados, señalan que lo que realmente se busca es acabar con la infraestructura petrolera de Siria e Irak; el trabajo de infantería lo dejan en manos de los kurdos y el endeble ejército iraquí.

 De esa manera, los yanquis dan un paso más en fragmentar el Medio Oriente de tal suerte que Israel sea el país más desarrollado (en términos capitalistas) en medio de paisitos domesticados y sin fuerza alguna, diezmados por las guerras.

Mientras el EI se encuentra a las puertas de Bagdad, los yanquis se concretan a bombardear aquellas zonas que puedan constituir parte del estado kurdo o que queden tan destruidas que poco y nada aporten en Siria e Irak. La casi segura intervención de Turquía apunta a no hacer posible que se establezca como estado-nación, el Kurdestán. ¿Por qué Turquía no enfrenta el contrabando de petróleo que pasa por su territorio que, según los yanquis, da a los del EI 2 ó 3 millones de dólares por día?  Porque Turquía busca crear las peores condiciones para el futuro estado kurdo (si es que se da) porque no está dispuesta a perder territorio. Jordania pretende avanzar sobre lo que quede del actual califato si la coalición logra un rápido triunfo.  De esa suerte en Medio Oriente quedarán débiles países que no podrán enfrentar a los yanquis y que se sumarán a los clásicos de la llamada Coalición del Golfo.

Enfrente de todo quedarán Hamas, Hezbollá, Irán y, tal vez en el medio, los kurdos.

Se configurará así una nueva geografía que reproducirá la clásica historia de franceses e ingleses en esas tierras al mismo tiempo que pretenden desarrollar una inicua nueva dirección árabe en esa región mediante el acuerdo de los egipcios (aliados de los yanquis sin condiciones) y Mahmoud Abbas y que servirá para la configuración guerrera que pretende neutralizar el Medio Oriente y el norte africano con proyección a todo este continente.

Por eso, la oposición de los ingleses frente a la cámara de los lores y los representantes y que pedían No a la Guerra, una vez más desnuda la esencia de los planes gringos que se enmascaran en nombre de la Paz.


2014-11-01. Elecciones en Brasil, Uruguay, Bolivia.

Cuando un lector avisado (y no tanto) se dedicaba a leer las noticias internacionales de los últimos meses, sacaba, como conclusión, que esos tres países, los partidos en el gobierno estaban en la lona (aunque en el caso de Bolivia eran menos optimistas).

Pasaron las elecciones y lo que queda en claro es que el optimismo reflejaba dos cosas: 1. el deseo de esos representantes de la burguesía imperialista de rasgos demofascistas y, 2. la intención de que los lectores no avisados pudieran ser forzados a no votar por los partidos en el poder o, desmoralizados, se abstuvieran.

No tiene que llamarnos la atención esas maniobras de parte de los que agitan, en el electorado y el pueblo en general, continua y sistemáticamente, el miedo.

Pero, si pensamos que esa es la táctica llevada adelante desde hace unos años, y por lo tanto una conducta lógica (porque la política no es un juego entre caballeros), lo llamativo son los comentarios de aquellos que simpatizan con los gobiernos en cuestión, una vez conocidos los resultados.

Nosotros, que no comulgamos con los opositores ni, tampoco, con los gobiernos, sabemos distinguir entre los unos y los otros. No somos indiferentes y sabemos que el triunfo de los opositores es bien visto y propiciado por el imperialismo. Por lo tanto, estamos en la acera de enfrente.  Lo que no significa que callemos o guardemos para otra oportunidad la crítica a esos gobiernos.

Por ejemplo, Emir Sader, que saluda efusivamente el triunfo de Dilma en Brasil, no muestra ningún tipo de comprensión de la situación que estamos viviendo.

Por motivos muy concretos. En primer lugar (y fundamental) ignora que ir acorralando a ese tipo de gobiernos, es la táctica del imperialismo yanqui si no puede alentar golpes de estado como los que impulsó en Honduras y en Paraguay.

En segundo lugar, los derrotados, son duchos en poner en jaque a los triunfadores apoyándose en que las elecciones no reflejan diafanamente la lucha de clases y que ellos aprendieron mucho de los vericuetos palaciegos de los reyes y príncipes.

En tercer lugar, todo gobierno que trata de tener una fisonomía propia del mal llamado capitalismo con rostro humano, terminal. Dicho capitalismo, no puede hacer otra cosa que llevar a condición de clase media baja, a los sectores pobres. Estos, al ascender socialmente, se olvidan de su origen y se muestran insolentes con los que los hicieron "subir" en la escala social.

Pero, fundamentalmente, deja de lado una consideración de primer orden: un gobierno burgués progresista sigue siendo burgués. Y los que forman parte de la clase burguesa, tienen mucho espíritu de cuerpo. No pueden traicionar a su clase y, en situaciones límites, apelan a lo peor de la historia: el fascismo.

Por eso, la posición política correcta es llevar adelante la lucha ideológica contra esos gobiernos desde una perspectiva socialista y la lucha política contra los mismos con propuestas transicionales, que apuntan hacia el socialismo pero sin mezclarse con los sectores burgueses, burocráticos o lúmpenes que jamás van a estar del lado de los proletarios, de los que venden su fuerza de trabajo en el mercado capitalista. Sin que con esos gobiernos lo más que podemos hacer es unidad de acción por motivos muy claros y concretos.

No ganaron los opositores burgueses a Dilma, Tabaré, Evo; pero estos irán cada vez más a buscar acuerdos con el imperialismo por cuanto el sistema capitalista está en su fase imperialista y, dentro de esta, en condiciones crecientes de agotamiento


2014-11-10. A propósito de un artículo de Raúl Zibechi

El artículo de Raúl Zibechi que publicamos hoy (sc-1837) es más que interesante.

Comencemos por el título: "El ciclo progresista en Sudamérica ha terminado".

El que fuera militante de la fracción estudiantil del Movimiento Tupamaros de Uruguay, abrigaba esperanzas en que el gobierno progresista uruguayo,  pudiera  pervivir en el tiempo con su programa de capitalismo con rostro humano que lo único que logra es sacar de su condición una parte de los pobres y llevarlos a clase media baja.
Eso es lo que denuncia el título del artículo; pero hay algo más. Por definición, gobierno progresista quiere decir, gobierno burgués. Por lo tanto, es portador de un pecado capital: es un renunciamiento a una convicción socialista.

Y eso se agrava porque, para que no queden dudas, hay un expreso "olvido" a la principista concepción de que la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases.

Pero hay algo más: ¿cómo explica Raúl Zibechi la irresoluta crisis comenzada, a escala mundial, en el 2007?; la respuesta a esta pregunta es determinante. Si la crisis es sistémica,  la solución derivará de la relación de fuerzas entre la burguesía (que tienen la sartén por el mango) y el movimiento de masas que está dentro de la sartén. En esa ecuación,  no hay cabida para la existencia de "gobiernos progresistas". Lo máximo que puede ocurrir es  un gobierno de una burguesía cuasi nacionalista. ¿Por qué? Porque  es una burguesía que, a diferencia de las verdaderamente nacionalistas (que hubo, en América Latina en los años 50)  no busca el apoyo de las masas; las usa para la disputa electoral, estimulando  su condición política atrasada y negándole participación decisiva.

Ahora bien; si eso es así, ¿cómo se explica que publiquemos un artículo del cuál nos diferenciamos tantísimo? La respuesta es muy simple: es una posición política existente en la realidad histórica que vivimos: los socialistas revolucionarios debemos sostener una aguda lucha política e ideológica con la burguesía y, también, contra aquellos que provienen del "socialismo real latinoamericano de los años 60 y 70" y que decimos enfáticamente que no fueron ni son -y mucho menos llegarán a ser- socialistas.

Reiteramos, construir una organización socialista en serio, exige una seria discusión con todos aquellos que tienen el poder y terminarán alfombrando el camino de los demofascistas.

También con aquellos "socialistas" y "trotsko-estalinistas", que hacen política a partir del uso abstracto de un recetario plagado de adjetivaciones.


2014-11-20. De burguesías nacionales, burguesía imperialista y G20

La reciente reunión realizada por el G 20 en Brisbane, Autralia, es más de lo mismo pero en dosis doble.

¿En qué sentido? Pues, en la recontra-afirmación de que, ante todo, la defensa de la condición de clase burguesa. Por lógica extensión, la férrea defensa del sistema capitalista aunque haga agua por todos los costados: Es, una cuestión principista.

¿Qué queremos decir?

Cuando se dio el golpe de estado en Honduras contra el gobierno del legal presidente Manuel Zelaya (año 2009), afirmamos (y hoy lo hacemos con mayor contundencia) que la burguesía, como clase, por lo tanto mundial, sea imperialista, pro-imperialista o cuasi-nacionalista, tiene un reto colosal: hacer que el sistema capitalista sobreviva; es decir, que siga reproduciendo el capital, cuestión sin la cual no existiría el capitalismo ni tendría razón de ser.

Recordemos: 2009. Pleno desarrollo de la crisis económica y financiera mundial que comenzó en el 2007, tuvo su explosión en el 2008 y, desde entonces persiste sin solución a la vista. Seamos más claros: todas las crisis anteriores de igual carácter, tuvieron una solución, obviamente en beneficio de la burguesía y, por oposición en detrimento de los sectores populares (proletarios y pequeñísima burguesía comercial, agrícola, financiera, industrial).

Dijimos en ese entonces que entrábamos en lo que dimos en llamar demofascismo: pequeñas reivindicaciones formalmente democráticas y rigurosa aplicación de las políticas llamadas neo-liberales. Por ejemplo, la burguesía accede a legalizar la marihuana (en algunos lugares), reconocer las parejas homosexuales, comenzar a discutir una política no represiva-militar contra el consumo de drogas, poner en discusión la fecundación en vitro o, en especialísimos casos el aborto o la eutanasia disfrazada, discutir, también si las mujeres pueden ejercer el sacerdocio o si los divorciados pueden practicar la eucaristía. Pero, al mismo tiempo, establecer reglas de juego en la realización de cualquier actividad productiva de capital, cada vez más leoninas aunque ellas deparen aumento del desempleo, aumento de la economía informal, aumento de horas de trabajo o disminución del salario real de la  fuerza de trabajo.

Es un nuevo fascismo diferente del posterior a la primera guerra mundial (la crisis del sistema es diferente: la actual tiene más carácter objetivo , estructural,  que aquella).  Precisamente, por su carácter estructural, todo tipo de burguesía tiene la actitud principista (según su lógica) de salvaguardar el sistema: EEUU, Reino Unido, Rusia, China, Argentina, Brasil, India, Sudáfrica, etc., llegaron a un acuerdo con ese objetivo.

Si se quiere mejor entender, no hubo representación de los de abajo. O, dicho de otra manera, los gobiernos progresistas lo son en tanto no se ponga en entredicho el sistema.

Por eso, los que analizamos la realidad según aquello de que la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases, miramos, estudiamos a los gobiernos luego de caracterizar a los estados: estado burgués o estado socialista o en transición hacia él.

¿Cómo lo analiza Ud.?


2014-12-01. ¿Estado palestino?

El primer artículo de esta sección, escrito por uno de los intelectuales más respetados del mundo, Noam Chomsky, nos obliga a presentar una posición disidente.

Comencemos por aclarar que, según nuestra opinión, el problema que se da en Palestina, fue creado por los imperialistas cuando en 1948 resuelven, ONU mediante, crear el estado de Israel. No es cierto que dicha creación tuvo por objetivo darle una tierra en la cual asentarse a los miembros de la comunidad judía dispersa por el mundo. Si ese era el objetivo, deberían haber dado una resolución fruto de las conversaciones entre musulmanes y judíos no para crear dos estados teocráticos sino para establecer un moderno estado laico, democrático, no racista y pluriétnico abierto a todos los pueblos originarios de la región.

En lugar de eso, la ONU resolvió crear el estado de Israel para poder seguir controlando esa región asiática ante el inevitable retiro de los ingleses como consecuencia de su imperial declive como se constata por la oleada independentista de las antiguas colonias inglesas en el mundo.

Hoy, corroborado está que esa resolución fue tramposa (resuelta con el cómplice voto de una mayoría de naciones y el acuerdo previo de EEUU y la URSS, formalmente democrática) reclamar la simétrica operación política de reconocer el estado palestino como vecino del estado israelí es darle crédito a aquella tramposa resolución.

La pelea de los israelíes contra los palestinos es suicida. Primero, por cuanto los israelíes son palestinos; por lo tanto la guerra que llevan adelante, es para quedarse con el resto de Palestina, expulsando de ahí a los otros palestinos, es decir a su propia identidad. Segundo, porque  la existencia de dos estados  no es una realidad democrática;  es  una máscara que oculta  que,  desde el punto de vista  de la burguesía imperialista, la burguesía israelí y la burguesía  árabe, el destino del resto palestino es servir a dichas burguesías en el camino diseñado desde aquel 1948 para tener un pueblo despojado de sus derechos y como baratísima mano de obra como corresponde a la actualidad del sistema capitalista. En esa volteada caerán, también, los israelíes pobres (que los hay) que tienen de común con su dirigencia política, la religión  y con los palestinos, su ancestral identidad terruña y su actual condición de fuerza de trabajo.

Todo esto será el resultado de apoyar el reconocimiento del estado palestino y la aceptación de la existencia, dominante, del estado israelí.

Por eso seguimos enarbolando la vieja consigna de la Organización por la Liberación de Palestina, OLP, que reclama una Palestina para todos, laica, democrática y no racista.


2014-12-10. ¿Qué es una propuesta educativa?

De los 10 artículos que presentamos hoy, destacamos dos; el sc-1860 que trata de establecer una relación directa entre educación y sujeto (hombre) libre y el sc-1869 que plantea el viejo problema de la propiedad de la tierra pero no lo hace en términos de la clásica consigna Reforma Agraria, sino en términos de recuperar el aspecto ancestral de la misma porque, tengamos en cuenta, hoy la propiedad de la tierra es consustancial al sistema capitalista que nos obliga a preguntarnos si es correcto la propiedad  privada de la tierra, aunque ella no esté en poder de los clásicos terratenientes o de la moderna burguesía agraria.

Nos decidimos por tratar el artículo sc-1860.

En el fondo, lo que deseamos enfocar es algo que no aparece a lo largo del artículo: la educación no puede tener otro objetivo que  el acrecentamiento del conocimiento como parte de ese complejo (y contradictorio) crecimiento de la conciencia del ser humano en torno a la naturaleza (y por lo tanto en torno a sí mismo en lo biológico y lo social) y su participación en el crecimiento de la libertad -como especie y como individuo- y, por llóógica consecuencia, en la des-alienación de la especie, única forma posible según nuestra concepción es decir, marxista.

A lo largo del artículo, Mario Hernández describe en gruesos trazos,  lo que podemos llamar la evolución del concepto educación y, por lo tanto, su aplicabilidad.  Parte importante de dicho artículo está dedicado a una de las propuestas de cambio más interesantes: la que formula, desarrolla y explica Paulo Freire. En este aspecto tenemos dos aclaraciones por hacer. 1) su descripción corresponde a un momento muy particular: los años 60s y 70s en medio del gran intento revolucionario continental; no pudo, por lo tanto, sustraerse al carácter político dominante en su época: fue la vigencia en muchos países de nuestra América del reformismo armado. En segundo lugar, en total correspondencia con esa predominante postura política, la educación tenía por sujeto al pueblo, lo que significa que estaba dirigido al proletariado y a los sectores pequeño-burgueses explotados por la monopólica burguesía mundial. Ello significaba, no podemos dejarlo de lado, la segregación de esos sectores en una sociedad capitalista por cuanto la ruptura con el capitalismo no aparecía por ningún lado: el socialismo no era otra cosa que un planteo economista que para nada aclaraba que clase de poder debería aparecer en lugar de un estado burgués.

Hoy, acabados los 30 gloriosos de la burguesía, aplastado el reformismo armado, con un sistema capitalista que está en la más grande crisis objetiva de su existencia, la propuesta educativa no puede ser otra que una revolucionaria concepción que eche por la borda lo administrativo, lo conceptual, lo operativo del sistema que no puede abarcar otra cosa que una concepción cientificista (tal cual plantea el Grupo Banco Mundial)  y la mentirosa oferta a los trabajadores y en particular a los sectores jóvenes, que pretende aparecer como nuevo, moderno, tecnológico, escenario y carácter  del quehacer proletario.

Una nueva concepción educativa debe romper por completo con la idea de que es posible sin un cambio de sistema.


Deberá ser socialista o no será

2014-12-20. Apuntes para una propuesta educativa socialista.

Obviamente, si decimos que el sistema educativo, en cualquier país del mundo, es anacrónico, lo decimos por dos motivos: 1. El sistema capitalista que lo define, es anacrónico y, 2. Partimos de definir que la propuesta educativa debe tener como eje y línea conductora, el individuo en tanto que es parte de la especie Homo sapiens sapiens que debe avanzar hacia el Homo sapiens hominis, en lugar de la garantización de la reproducción del capital que, como central objetivo de la burguesía, objetivo central de toda su existencia, tiene la clase dominante.

El hombre, en tanto que especie, ha demostrado, a lo largo de su existencia que, aquel inicial momento en el que se separó de los póngidos, fue el punto inicial de un muy largo camino durante el cual, tal como demuestra la historia de la materia y, los seres biológicos en particular, se habrá de construir como especie que atravesó diversas etapas que dieron lugar al que hoy es el Homo sapiens sapiens y cuyo futuro es una permanente búsqueda de superación. Ese primer exponente tuvo que romper con la dependencia de la naturaleza en tanto que proveedora de los productos necesarios para su existencia. El futuro hombre comenzó con un fantástico gesto de libertad que indicó que esta, la libertad, habría de ser el leit motiv de su existencia y su maravillosa vida.

Ese punto inicial radicó en la adquisición de una propiedad, por lo tanto propia y generadora de individuación, que es su capacidad de realizar trabajo. A tal punto que hoy, el trabajo, se transformó en una mercancía.  De una propiedad se transformó en un objeto del mercado, desvalorizado y eclipsado.

Pues bien, la educación en el sistema capitalista persigue asegurar el beneficio de una parte de la humanidad (la burguesía) y condena a la mayoría, el proletariado, el que posee, tan sólo, únicamente, su condición de portador de fuerza de trabajo que no tiene otra alternativa que ofrecerse, cual prostituta en el mercado de trabajo.

No cabe duda que, si la principal característica humana ha sido bastardeada como nuca antes, por la burguesía. En esa situación, la permanencia de una sociedad dividida en clases, es el más claro atentado contra la trayectoria en búsqueda de la libertad que es  el norte  de la humanidad.

Por eso, una propuesta socialista sobre la educación debe garantizar -como lógica consecuencia de que la educación es un derecho inalienable- un sistema al que todos tengan acceso y permanencia: educación pública, gratuita, con pleno derecho a construir en la conciencia humana la naturaleza conceptualizada que quiere decir, introyectar la naturaleza en la persona humana, de tal suerte que al hacerse dueña de ella, de origen a una naturaleza humanizada. Es decir, en la que  el hombre se reconozca parte, hija, producto de la naturaleza. Por eso, esa educación debe ser laica y científica. Pero, además, debe ser democrática, servir a la mayoría de la humanidad para que, como resultado, sirva a la humanidad toda. Por fín, tener presente que avanzar en el conocimiento de la naturaleza (el universo, el planeta, el hombre y la sociedad humana en la multifacética maravilla del ambiente) es posible, en una sociedad constituida por trabajadores en la que se reivindique y prevalezca el trabajo como propiedad, como atributo.

Para todo ello, nuestra consigna es: educación pública, gratuita, laica, científica, para el desarrollo de las fuerzas productivas en beneficio del hombre como especie.


AÑO 2015

2015-01-20. Premonición

Durante los días en que no hemos actualizado nuestra página, dos hechos de enorme trascendencia tuvieron lugar: el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EEEE y, en segundo lugar, el asesinato que se dio en la redacción de la revista francesa Charlie.

La relaciones entre Cuba y EEUU fueron interrumpidas por una unilateral decisión de los yanquis que fue seguida por un bloqueo que tiene (no ha sido levantado) más de medio siglo.

Dos aspectos queremos destacar: no es un triunfo de la revolución cubana. De parte de EEUU es un repliegue hacia el patio trasero luego de los fiascos con que se encontró en sus varias aventuras guerreristas en el planeta.

La aceptación de Cuba de esta situación es un paso adelante en el lento (pero seguro) camino de retorno al capitalismo. Para ser más claro y es lo más importante: no es un paso adelante (no es una confirmación) en el camino socialista cubano. No estamos discutiendo por cuales caminos y hasta donde llegará ese desandar; estamos afirmando que es una declaración expresa de que la revolución cubana está retrocediendo.

Nos diferenciamos de aquellos que sostienen que es un triunfo de los cubanos ante los estadounidenses. Cuba aguantó tantos años porque hubo una revolución que, en sus primeros años, avanzó hacia el socialismo. Pero que, cuando se definió por pertenecer -acríticamente- al, en esos años, campo socialista. Fue en ese entonces que comenzó el retroceso.

El otro aspecto que queremos tocar es el atentado que se dio en París. No discutiremos sobre libre expresión; no abriremos juicio acerca de los límites que puede tener dicha libertad de expresión.

Lo que que queremos destacar y señalar es que el Estado Islámico (y quienes con ellos colaboran) nos quieren adelantar el mundo que nos proponen. Las actividades conocidas que llevaron a cabo, no se diferencian mucho de lo que hizo Israel en Gaza, de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa o de las muertes de periodistas en México y Colombia.

Si consideramos la génesis del Califato, si tenemos en cuenta los sucesos políticos y materiales que le  precedieron.  la marcha que se dio en París para repudiar el atentado, es una manipulación de los Hollande, las Merkel, los Cameron, los Netanyahu, los Rajoy, que son los que dieron lugar, desde hace tiempo, mucho tiempo, iniciaron, dieron lugar, a  un sistema que, inevitablemente, habría de llegar a la presente realidad.

Ambos episodios nos dicen cuál es el futuro que nos espera si el movimiento de masas no empieza a tomar el mismo en sus manos


2015-02-01. Grecia, el triunfo de Syriza.

El domingo 25 de enero, hemos recibido una alegría que se suma a otra inmediatamente anterior.

Nos referimos al triunfo de Syriza en las elecciones griegas y a la derrota del Ejército Islámico en Kobane, respectivamente.

No nos cabe duda que en el caso de Kobane, cualitativamente, el triunfo es de mayor envergadura por cuanto fue una derrota militar contra los representantes militares de la política de retorno al medioevo que significa el califato. No podemos olvidarnos del papel fundador del mismo que jugaron EEUU, los servicios de información de Israel y las potencias europeas.

Sin embargo nos referiremos a lo ocurrido en Grecia porque, aunque Syriza no representa nuestro pensamiento socialista (sus planteos son keynesianos) representa un paso adelante. Porque es el producto de un movimiento de masas que no se rinde ante los planteos de la burguesía imperialista y, por añadidura, señalan un aumento de la beligerancia. Ejemplos sobran para corroborarlos.

Syriza no busca ni desea derrotar al sistema capitalista; pretende incrementar la inclusión social y no, acabar con la sobreexplotación.

Pero, cuando las masas se ponen en movimiento y aceleran el paso, es posible -débil por cierto- recuperar la memoria hiiistórica. Es posible, en la misma medida, comenzar a superar la ausencia de dirección revolucionaria que tiñó la vida desde 1925.

Como dice Tariq Alí, todo depende de que la intensidad de esa movilización no decaiga.

En el entretanto, la izquierda de todo pelaje está en cuarentena porque lo que hasta ahora vino llevando adelante (ser la pata izquierda del régimen político burgués), deberá ser tirado al recipiente de la basura y ser reemplazado por el renacer del verdadero socialismo: el que es consciente de que al sistema capitalista no se le puede pedir (o exigir) que tenga rostro humano. Es decir  se lo debe derrotar.


2015-02-10. Ucrania, Irán,…

En nuestra anterior actualización de la página, tocamos el triunfo de Syriza y mencionamos el triunfo de los kurdos en Kobane.

Ambos triunfos reconfiguran la situación internacional. Pero, el epicentro debemos buscarlo  en otras geografías: Ucrania e Irán, fundamentalmente.


Ucrania es el escenario de un nuevo ordenamiento de fuerzas militares en el enfrentamiento EEUU y Rusia. Recordemos que el punto de iniciación  fue la decisión de la derecha fascista de Ucrania de tomar el poder para que fuera posible el ingreso del país a la OTAN. Evidentemente, con el objetivo de ajustar el cinturón militar a Rusia. Los opositores, pro-rusos, apoyados por Putin, se rebelaron. La separación-anexión de Crimea y el levantamiento de las provincias orientales, pusieron a Ucrania en una guerra civil que se inclina ligeramente a favor de los pro-rusos y desató una respuesta diplomática (Merkel y Hollande) y una respuesta yanqui (la ayuda en componentes militares y un mayor involucramiento en asistencia política y militar).


La guerra está y es un ensayo del enfrentamiento mayor entre EEUU, la Otan y los imperialistas europeos con Rusia (con papel activo) y China como su aliado y acompañamiento aunque, militarmente, se concentra en el Extremo Oriente.

Cautelosamente, se estudian, en lo que podemos llamar el segundo round. Esto hace que esta situación caracteriza el momento que estamos viviendo como lo más importante en el escenario internacional.

Irán, es el otro escenario político y militar. Declarado desde país promotor del terrorismo hasta amenzaza de romper el "equilibrio nuclear", fue siempre objetivo militar de Israel por su importancia  en la región y por su apoyo a Siria, Líbano y Hamas.

De haberse llevado a cabo el planteo de los israelíes, se hubiera comenzado con una guerra franca, aunque no abiertamente declarada, de futuro muy incierto.

Ante esa realidad, ¿están EEUU y su cohorte en condiciones de largarse a una aventura que no termine com Irak, Afganistán, Siria, Califato Islámico?

No hay certeza. Lo que sí está claro, según nuestra opinión, es que EEUU está estudiando cuál es la mejor manera de llevar adelante una guerra que no depare un nuevo fiasco, en este caso, irreversible.


2015-02-20. 18 de febrero en Argentina

El 16 de febrero, subimos a nuestra página la declaración de la Liga Socialista Revolucionaria de Argentina ante la marcha del 18 de febrero y que compartimos y hacemos nuestra.

En momentos de escribir esta nota, podemos sacar algunas conclusiones, provisorias, por cierto.

Discutir la cantidad de gente que concurrió, es un absurdo. Algunos dicen 50.000 y otros, 400.000. Es trasladar a ese nivel la disputa, evidente, entre el gobierno y la oposición. Es política de baja calidad.

Lo importante, nos parece, es el análisis político porque, aunque se pretenda  -mentirosamente- lo contrario, fue un acto político opositor al gobierno kirchnerista.

Para comenzar, limitar lo que ocurre en Argentina a los problemas internos, es una mentira. Conceptual y políticamente.

Cuando el fiscal Nisman (cuya muerte -suicidio o asesinato- es un acto político)  decide  presentar su documento, se suma, objetivamente a la poderosa ofensiva yanqui contra CELAC y UNASUR en su desesperado intento de recuperar  a América Latina como su clásico patio trasero. Agreguemos que ese intento de EEUU requiere para ser completo , separar a Cuba de esas utopías de parte de la burguesía de América Latina (la que llamamos cuasi nacionalista y su degradada versión, la casi cuasi nacionalista). El planteo del ministro de relaciones exteriores uruguayo ("Cuba debe volver al seno de la OEA") es la más clara corroboración de lo que afirmamos.

El intento de golpe de estado en Venezuela y la desestabilización del gobierno brasileño, coinciden en el tiempo  con  con esa denuncia de Nisman.

El resultado de todo eso es que, el 18 de febrero, se intentó crear el ambiente necesario para, por vía electoral, derrotar al kirchnerismo  u obligarlo a adelantar las elecciones presidenciales de fin de este año.

La muerte de Nisman, es el epílogo políticamente necesario, de un largo proceso de ocultar la verdad de lo que ocurrió en la voladura del edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) con la afirmación  de que dicha voladura fue un acto bajo responsabilidad iraní.

La marcha del 18 de febrero pretende darle un cierre político: crear las condiciones para forzar la unidad de toda la oposición para acabar con la larga década  del proyecto kirchnerista que pretende aparecer como el campeón de los derechos humanos y de lo que llaman democracia con inclusión social, independencia política de EEUU (expresado en el acercamiento a China) y recuperación de esa otra utopía que se llama desarrollo industrial para la sustitución de importaciones.

Lo cierto es que los kirchneristas siguen con un piso electoral del 30% de la población y aparece (aunque corroída) como la mayor fuerza electoral.


2015-03-01. China en América Latina

Hace años (no muchos, por cierto) la República Popular China (RPCh) sentó sus reales y su presencia en Latinoamérica.

Hubo, sin embargo, un momento clave en todo ese tiempo: la reunión de la plana mayor de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el  Caribe (CELAC) con las autoridades de la RPCh en ese país asiático. La fotografía en que aparecen el presidente de Costa Rica (L.G. Solís), Venezuela (Maduro), Ecuador (Correa) y el presidente de China, es algo más que una foto de circunstancias; es la presentación de un amplio proyecto económico (alta inversión de capital chino en nuestra región).

Esto venía ocurriendo desde hace unos años pero nunca tuvo un carácter tan amplio; siempre fueron acuerdos puntuales por actividades también circunstanciales. Pero, lo actual es una verdadera participación China (más o menos planificada por cada uno de los gobiernos de nuestros países) en toda la región.

Tradicionalmente, detrás de las inversiones en América Latina, se econtraban capitales estadounidenses (fundamentalmente) y de otros países del llamado "mundo desarrollado".

¿Que pasó que hubo tal giro?

En primer lugar debemos dejar muy en claro que la participación china es para llevar adelante los mal llamados planes de desarrollo de los países atrasados. Es más, esos planes se inscriben en los objetivos estratégicos del Banco Mundial (desarrollo de infraestructura, claros planes educativos en todos los niveles -escuela, secundario y universitario- y, fundamentalmente, en poner el acento en el aumento de la productividad).

En segundo lugar, no podemos olvidar que China dejó muy atrás los planteos socialistas (aunque en su versión mao-stalinistas) y está claramente jugada a participar en el sistema capitalista como un jugador de primera línea. Con todo lo que significa  tomar  una definición de ese tipo, incluso en el terreno político y, especialmente, militar 

Aquí llegamos al meollo de la cuestión. Nosotros afirmamos, sin duda alguna, que la única salida política que tiene el sistema capitalista, es la guerra generalizada. En ese plano, EEUU, en las últimas décadas  , no hizo otra cosa que cosechar chascos. Por eso el presidente Obama afirma que EEUU no puede seguir cometiendo estupideces y que, para lo militar, debe armar su bando sin cometer errores.  Dijo, también, que los participantes en dicha banda, deben estar en condiciones de encarar, militarmente, los problemas locales sin esperar la participación de soldados gringos aunque sí con asistencia en armas, equipos, municiones y asistencia técnica.

Dentro de esa situación, ¿cómo se ubicará América Latina? La oposición de un sector de la burguesía latinoamericana (claramente proyanqui) a los acuerdos con China es algo más que oposición a perder parte de los negocios


2015-03-10. Grecia, Ucrania, Estado Islámico

¿Dónde está el "centro del mundo"?

En los últimos 10 días, varios hechos importantes  se dieron en el mundo. Por países, mencionaremos Venezuela, Argentina, Brasil, Grecia, Ucrania, Siria, Irak, Turquía.

Todos tuvieron como telón de fondo, la irresoluble crisis sistémica del capitalismo que, a su vez, dibujan, en el fondo del túnel, la tercera guerra mundial aunque esta tenga características técnicas y militares inéditas en la historia de la humanidad.

De modo que, para entender lo que ocurra, debemos comenzar por describir el telón de fondo y, muy especialmente, su dibujo.

En Grecia, el triunfo de Syriza presupone una mayor desestabilización de la muy convulsa Unión Europea. Grecia está en el sur de Europa y tiene, hacia el este a Turquía, un poco más abajo a Israel y, al sur, Egipto. Tres países importantes  en Europa, Asia y África que, al mismo tiempo, están muy imbricados en la estrategia político-militar de los estadounidenses.

Grecia tiene, además, cinco bases de los EEUU y ninguna de la OTAN que por otra parte cierra, por el norte y el este el cerco, objetivo, a que está sometida. Internamente, posee un ejército de envergadura que está, por el momento, no se pronuncia. De modo que lo que pueda hacer el gobierno griego, está sometido a esas circunstancias. ¿Cómo enfrentar esta situación? Con dos políticas: internamente, con la movilización permanente del movimiento de masas y, externamente, con la creación de un frente unido en el que deben estar PODEMOS, en primer lugar, y agrupaciones de izquierda europeos que, su vez, debe impulsar las acciones de lucha del proletariado y sectores pequeño-burgueses diezmados por los monopolios.

Ucrania, desde hace rato, es el escenario en el que se miden las fuerzas de EEUU-UE y, de otro lado, Rusia a la cabecera y China respaldándolo. Los separatistas, en las inmediaciones temporales del último acuerdo de paz logrado, afianzó su permanencia al conquistar el centro ferroviario de Deváltsevo. En respuesta, Inglaterra resolvió  enviar militares que ayuden, con tareas de dirección militar para evitar el desmembramiento del ejército ucraniano. Por eso  es insuficiente, la OTAN propone la creación de un ejército europeo de respuesta rápida para responder a Rusia.

El Ejército Islámico, por otra parte se extendió a otras regiones (el norte africano) a la vez que sufre contratiempos en Siria e Irak. Al mismo tiempo declara que su enemigo no es Israel sino, ¡o casualidad! Irán, Siria, el KPP kurdestán y Hamas en palestina y Hezbolla en Líbano.

Todo este relato nos pinta lo que está por venir.

Recordemos lo que dijo, más o menos, hace poco tiempo, Obama: "No podemos hacer estupideces militares; debemos aclarar quienes son nuestros aliados y estos deben hacerse cargo de los conflictos en sus regiones"

Mientras tanto trata  de recuperar el patio trasero latinoamericano. Sus cartas fuertes son el acuerdo diplomático con Cuba y el acuerdo de paz entre FARC-ELN y el gobierno de Colombia.


2015-03-20. A 39 años del 24 de marzo de 1976

Hace 39 años, el 24 de marzo de 1976, en Argentina, un clásico golpe de estado cívico-militar inauguró una de las peores épocas de la historia del país.

A partir de esa fecha, miles y miles de argentinos fueron exiliados, silenciados, privados de sus derechos políticos, sociales y sindicales, encarcelados, torturados, asesinados, desaparecidos. En rigor, esas prácticas fueron la continuación  de las establecidas por el gobierno peronista del general Perón que, con verdadero espíritu de clase burguesa, acordó con la dictadura del general Lanusse su retorno. Y tuvieron carácter internacional en el Plan Condor imaginado por el entonces secretario de estado de EEUU, Kissinger, y aplicados sistemáticamente por todas las dictaduras en todo el subcontinente sudamericano.

El objetivo fundamental de dicho golpe fue eliminar físicamente a los militantes estudiantiles, obreros, cooperativos, intelectuales. Esa fue la condición esencial para poder aplicar  todas las llamadas "políticas neoliberales".

El resto de los años 70 y principios de los 80 fueron la aplicación a sangre y fuego de esas políticas capitalistas. El resto de los 80 y los 90, fueron la continuidad de esas políticas pero bajo "formas democráticas".

Los episodios populares ocurridos el 2001 y el 2002, fueron el comienzo de una reformulación de las tácticas burguesas de explotación de los trabajadores y los pequeños productores, agricultores y comerciantes  .

Estos episodios fueron coincidentes con los que se dieron entre el 200 y el 2002 en Bolivia, Ecuador y Venezuela. Se inauguró, así, el tiempo de los gobiernos y sectores burgueses quedamos en llamar cuasi-nacionalistas y filo-cuasi-nacionalistas que imperan.

Hoy, a 39 años de aquello, la burguesía imperialista y sus socios quieren completar lo que quedó trunco. Por eso, no hay diferencia entre aquel golpe y los actuales (blandos, parlamentarios, como se les quiera llamar)  que vemos en Venezuela, Brasil y Argentina en ese orden de importancia.

Este 24 de marzo del 2015 se debe repudiar aquel golpe y recordar todos los efectos que tuvo para que no retornen. Pero, para que la recordación y el repudio sean efectivamente tales, oponerse y derrotar a los nuevos golpes en curso es el mejor homenaje posible a los pueblos que resistieron aquellas atrocidades.


2015-04-01. Venezuela y Grecia

Dos puntos álgidos. Esos puntos no son ni el petróleo ni la economía. Ambos puntos son dos caras de un mismo problema: el político, escrito así, en negrita porque es el parteaguas de la situación mundial.

Obsérvese que les damos más importancia que a otros puntos neurálgicos de la geografía políticamundial. Nos referimos a Ucrania y al Cercano Oriente.

En esta página, Petras da sus razones con respecto a Venezuela; compartimos parcialmente lo que dice porque,  para nosotros, lo importante es que Venezuela es la más alta representación del distanciamiento de Sudamérica con respecto a EEUU que, así, perdió el patio trasero.

Grecia, por su parte representa la ruptura del orden establecido en Europa donde todo funcionaba de acuerdo a la política de Merkel (con Hollande de escudero) y de la troika (FMI, Banco Mundial y Comisión Europea). Recordemos  que hay otros países (España, Italia, Portugal, Irlanda) que se encuentran en similar situación a Grecia.

Las preguntas, entonces, son las siguientes: ¿se debe hacer un esfuerzo para salvar la revolución venezolana aunque su dirección es pusilánime?; ¿se debe abrir  un compás de espera para el gobierno de Tsipras que está dándole largas a la ruptura con la troika?

Las respuestas tienen que ver con la situación que atraviesa el sistema capitalista y el estado de ánimo del movimiento de masas.

No nos cabe duda alguna. El movimiento de masas tiene como su principal problema, la ausencia de dirección socialista revolucionaria; pero tiene como principal virtud no cesar en su lucha de resistencia contra el capitalismo aunque sea esta producto de una actividad empírica fundamentada en que la burguesía no ofrece nada apetecible.

El sistema capitalista, en su fase imperialista, entra en contradicción consigo mismo. Solo puede avanzar hacia un imperialismo de mayor concentración y monopolización. Para ello, debe destruir fuerza productiva. Las actuales Venezuela y  Grecia son un impedimento para lograr ese propósito.

De ahí que, en la política cotidiana, el arte de la política socialista revolucionaria, debe ser reconocer los aportes positivos que ambas realidades ofrecen y señalar las deficiencias para lo cual se deben proponer alternativas que profundicen la contradicción.

Pero no puede haber tal profundización si no se hace con espíritu de frente único.

Golpear juntos y marchar separados, escribió Trotsky en su material ¿A dónde va Francia?

Esa es la consigna actual.


2015-04-10. Cumbre de las Américas

Hoy, 10 de abril, comenzará una nueva reunión de la Cumbre de las Américas; esta vez en Panamá.

En esta actualización de nuestra página hay dos artículos que a ella se refieren; el de Juan Manuel Karg y el de Jorge Beinstein. Pero queremos fijar nuestra posición.

La novedad radica en la presencia de Cuba, que retorna a pesar de la oposición de EEUU. El
tema  álgido tiene que ver con la provocación de Obama a Venezuela. Un tema, también importante, es el planteo del secretario de UNASUR, el colombiano Samper:  plantea que  EEUU debe sacar todas las bases militares que tiene en América Latina. No sabemos si se tocará este tema pero nos parece adecuado señalar como está la situación.

El presidente Obama arriba con algunos triunfos: el acuerdo con Irán, las
negociaciones  con Cuba para reanudar las relaciones diplomáticas, el viento de "paz"  entre las FARC y el gobierno colombiano y, por último, la aplicación de uno de los planteos de la nueva política militar. Nos referimos a lo que ya está en aplicación: los conflictos militares, en cualquier región del mundo, deben ser abordados por los países de la región que debe poner soldados y usar los implementos militares que brinda EEUU.

Yemen es el ejemplo actual. Se conforman alianzas militares regionales que se hacen cargo de llevar adelante la represión.

Turquía, Egipto, Paquistán, Arabia Saudita se hacen cargo de lo que ocurre en Asia y el Oriente Medio y el norte africano. Para Europa se propone una ejército europeo de rápida intervención. En África, seguramente, se conformará una fuerza militar multinacional para hacerse cargo de Boko Haram, Al Qadea y el Ejército Islámico.

¿Y para América Latina?

La respuesta a lo que plantea UNASUR, es el establecimiento de 3500 marines en Perú, la presencia de instructores militares yanquis e ingleses en Paraguay, el incremento de la actividad militar en Malvinas, la reactivación de la IV Flota de la marina estadounidense, la conformación de una Fuerza de Tareas en la
base  yanqui de Palmerola en Honduras y la instauración de las Fuerza de Tarea  de  Armas Combinadas Medianas (FUTAM)  a partir del ejército colombiano y de rápida intervención.

¿Qué se puede esperar de esta cumbre ante esta realidad militar?

La respuesta la tendremos en tres días. Pero, debemos arriesgar una respuesta. No creemos que la cumbre tire abajo esa realidad. Todo lo otro que se discuta y la posible
declaración  final, serán un saludo a la bandera.

La crisis del sistema capitalista no tiene otra salida que la guerra. Ya
iniciada  de forma dispersa; sin la formalidad de las dos guerras mundiales anteriores. Pero con un objetivo preciso, la derrota física del movimiento de masas.


2015-04-20. El marxismo, ¿es un humanismo?

En esta actualización elevamos un artículo (el sc-1971) en el que Kevin Anderson dice que "los postmodernos atacan a Marx porque es un humanista".

No solo discrepamos con laafirmación  de que Marx es un humanista; también con la subyacente definición de lo que es el postmodernismo.

El postmodernismo surge después de la caída del llamado socialismo real. Y su afirmación parte de dos falacias: la primera, que el capitalismo triunfó sobre el socialismo; la segunda, que el "error" del marxismo encuentra su explicación en lo que llama el totalitarismo que significó el stalinismo a partir de la concepción leninista escrita en el ¿Qué hacer?

La primer falacia. Lo que existió en la URSS, fundamentalmente, fue consecuencia de que el marxismo caracterizó mal al capitalismo y de que, por tanto, es una utopía en el clásico sentido  de dicha palabra, no en el que introdujo, precisamente, el postmodernismo.

En consecuencia, lo que, para nosotros fue el primer ensayo de revolución socialista, con sus dos etapas claramente definidas, revolución asentada en los soviets y la etapa contrarevolucionaria que fue el stalinismo. Esa experiencia, por lo tanto, reconoce que el stalinismo no es el producto de la etapa soviética. Es el resultado de dos factores políticomilitares:  la lucha contra el  Ejército  Blanco conformado por los mencheviques y otros sectores contrarevolucionarios, con la colaboración de fuerzas armadas inglesas, francesas, japonesas, estadounidenses, canadienses, etc., que deparó un enorme desgaste para el ejército Rojo, formado por obreros y campesinos, en recursos militares, humanos, económicos y, fundamentalmente, pérdida de los mejores cuadros medios revolucionarios, que llevó a los sectores más atrasados, conservadores a hacerse de la dirección de los bolcheviques.

El segundo factor fue la derrota de la revolución alemana, especialmente, y el ascenso del fascismo italiano y la consolidación de las fuerzas nazis en Alemania. Posteriormente, con el afianzamiento de los stalinistas entre los bolcheviques, las derrotas de las revoluciones China y Española. Al afirmar esto, no nos podemos olvidar que el socialismo en un solo país es la negación total del marxismo que afirma que el socialismo es sistémico (al igual que lo es el capitalismo) y, por lo tanto, la Revolución Rusa necesitaba del triunfo de otras revoluciones.

Para nosotros esa es la explicación de la aparición de la burocracia y el posterior colapso en los 90. Es decir  , son razones materiales, objetivas, propias de la lucha de clase y de aquello que dice que toda acción (en este caso revolucionaria) puede persistir en la medida que la lógica reacción (contrarevolución) no logra prosperar.

Kevin Anderson cae en el mismo planteo que los postmodernos que ve lo que ocurrió como el resultado de la ideología entendiendo que el marxismo lo es. Por eso le hace coro a otro aspecto del idealismo: la subjetividad que no acepta aquello de que la conciencia es el producto de la existencia y no al reves.

El marxismo no es un humanismo; tampoco una ideología. Es una concepción del universo (por lo tanto del planeta),  de la sociedad y del individuo. Es crítico con el capitalismo y propone conceptos generales para que, el movimiento de masas, en su práctica, haciendo y corrigiendo, ensayando y resolviendo los errores (por lo tanto con presencia continua  de la autocrítica), vaya construyendo  la etapa de transición entre los sistemas capitalista y socialista.  El marxismo es sugerente, no es una receta.


2015-05-01. Sobre la alienación

El artículo de Branko Milanovic (sc-1987) que publicamos hoy, es un enfoque económico del problema que plantea (a futuro) la automatización, la robotización de la produción.

En relación a ello queremos  presentar lo que escribió Carlos Astrada en TRABAJO Y ALIENACION publicado por la editorial SIGLO VEINTE en el año 1965.

“… La automación encierra terribles consecuencias a corto plazo, en una sociedad como la capitalista, que no es una comunidad de productores asociados, y en la que el Estado, por su carácter mismo, no puede dirigir la producción y distribución de los productos. El peligro que entraña la automación ha sido señalado en la "Memoria" del Director de la Conferencia Internacional del Trabajo, David A. Morse, en la cuadragésima reunión de la misma en Ginebra, en 1957. Aquí, al destacar ese peligro para una sociedad del tipo existente en el mundo occidental, se dice: "El hecho de que un técnico dotado de imaginación pueda, en principio, concebir mecanismos capaces de efectuar  casi toda clase de trabajos es de importancia revolucionaria; por eso no es extracto que haya quien considere ese hecho como una amenaza para la sociedad tal como actualmente la conocemos y la comprendemos. El temor de que hayamos creado fuerzas incontrolables que ponen en peligro nuestra sociedad e incluso que corramos el riesgo de ser destruidos por las mismas fuerzas que hemos creado se basa en la idea de esa amenaza".

En el tipo de sociedad a que se refiere la "Memoria", la libertad no es posible, pues el hombre tendría que adquirirla a costa de la desocupación y la miseria porque el incremento cada vez mayor de la automación crea fatalmente desempleo en todos los sectores de la sociedad capitalista. Para hacer frente a esta pavorosa amenaza se están creando, sobre todo en el mundo anglosajón, comisiones parlamentarias y extraparlamentarias de asesoramiento. Pero ciertamente miles de obreros, arrojados a la desocupación como consecuencia del proceso tecnológico de la automación, no van a encontrar  empleo con buenos y "humanitarios" consejos. En esta situación está el drama y la paradoja de la sociedad capitalista con sus vacuos alardes de libertad. La base de necesidad sobre la cual se levanta el reino de la libertad es en esta clase de sociedad una potencia omnímoda y ciega que hace imposible la efectividad de la última. Esto nos dice que la libertad y la emancipación del hombre, aparte de ser resultado y remate de un proceso dialéctico, están históricamente condicionadas. El hombre no puede ser efectivamente libre en cualquier clase de sociedad. Como lo ha visto Marx, sólo en una comunidad de productores asociados, en un Estado socialista, como etapa hacia la sociedad comunista, el hombre puede conquistar su libertad mediante la reducción de la jornada de trabajo


2015-06-10. Volvemos después de un mes de varios problemas ajenos a la organización.

Desde hace un mes estamos faltando a la cita que tenemos cada diez días. Por respeto a quienes nos leen y por honestidad, debemos aclarar los motivos de tal ausencia alavezque presentar las correspondientes disculpas.

Nuestra organización es pequeña; está conformada por equipos de trabajo dirigidos por cuadros medios, o en trance de tales.

La parte difusión abarca tres tareas: editar la revista propuesta Socialista, actualizar esta página web y editr los documenos partidarios más importantes.

Pues bien, ese equipo es unipersonal y dispone de las herramientas ultranecesarias mas no la totalidad de ellas.

Ese compañero fue objeto de un asalto nocturno donde, entre otras cosas,  le fueron robados  todos los  equipos. Acceder a parte de esos equipos y a los programas necesarios, fue una titánica tarea.

Pero aqui estamos y esperamos continuar sin sobresaltos.

En esta actualización, aparece un artículo del Banco Mundial sobre educación. No compartimos nada de lo que se peersigue; tenemos una conceopción educativa totalmente distinta. Pero lo presentamos para que todos entiendan, por sus propias palabras e ideas, lo que persiguen todos los gobiernos que adoptan su programa.

Nosotros no y, en próximas actualizaciones, iremos explicando el ABC de lo que llamamos una propuesta socialista para la educación.


20 de junio del 2015. Los engaños del Banco Mundial, desde el A, B, C

En nuestra última página, después de la forzada no aparición de la misma durante un mes, prometimos analizar la nota sc-1999 que se refiere a la política del Banco Mundial  respecto a la educación.

Dijimos en ese entonces que no la compartíamos. Y ahora explicaremos a que se debe ello.

En primer lugar reconoce que millones de niños no pueden acceder a la educación debido a la pobreza. Menciona el problema y con un alambicado mecanismo, plantea la cuadratura del círculo. La educación (según el BM) es fundamental para salir de la pobreza, pero como los pbres son muchísimos y no pueden ir a "educarse", hay nuchísimos que están condenados a seguir siendo pobres. No coincidimos con ese planteo y no lo hacemos porque la pobreza es un problema político y como tal debe ser encarado.Por ejemplo con una política de trabajo para todos, real y no, discursiva; además con salario digno.

Ante esto, el BM, mira para otro lado y, lógicamente, no se pronuncia. Ni por asomo.

En segundo lugar, la educación no puede estar sometida al criterio de lo que eufemísticamente llaman resultados acordados. Recordemos que, la educación es un derecho y por lo tanto no puede estar sometida a arbitrariedades como pas que plantea el Banco Mundial.

Hay implícito otro asunto ante esa formulación forzozamente mentirosa. Si la educación es un derecho, todos deben estar en condiciones de practicarlo. Por lo tanto no pueden existir sempiternos pre-juicios que logran postergar derechos imprescriptibles y democráticos.

El BM debería contestar porque no coincide con nuestra consigna Por una educación, pública, gratuita, científica, laica, democrática, en favor de la construcción del ser humano, en armonía con la naturaleza y a favor de la humanidad.

Sabemos que el BM no nos contestará; por motivos más que obvios. Pero, todos los que se esconden en sus propuestas, sus directos agentes, deberán entrar en el debate. Los desafiamos y los esperamos.


2015-01 de julio. Grecia entre el amor y el espanto

Adrede elegimos parafrasear a Jorge Luis Borges. Porque así se expresó de "su" Buenos Aires y porque, pocos como él, supo describir laberintos. Hoy Grecia es un laberinto pero para aquellos que no pueden pensar fuera del modelo-paradigma burgués.

Grecia no tiene salida dentro del sistema capitalista. El sistema capitalista no tiene respuesta para el problema griego. No tiene respuesta en un doble sentido. Para la población griega mayoritariamente trabajadora, vendedora de su fuerza de trabajo y, lo que hace más trágico el problema, para el sistema capitalista.

Decimos esto último, porque la crisis capitalista es, ante todo, objetiva. Vale decir: las leyes internas del sistema, inevitablemente, tienen que llegar a una contradicción insalvable. Lo dijo el Manifiesto Comunista: cuando el desarrollo de las fuerzas productivas entran en contradicción con la estructura de la sociedad. Ese, es el laberinto.

El amor y el espanto devienen, a su vez, de la inseguridad que se deriva de la incertidumbre que depara ese laberinto. Amor por cuanto es lo propio y es difícil renunciar a lo propio; espanto porque, al no haber -en el movimiento de masas  y por lo tanto en sus direcciones- claridad conceptual y programática, no hay otra cosa que incertidumbre. Porque las cosas no se arreglan por sí solas; hay que intervenir. Pero no dando palos de ciego. ¿Entonces? ¡He ahí el drama!

El pueblo griego, si no es suicida, deberá votar NO al acuerdo que le propone Bruselas. Pero deberá aprender que la solución pasa por volcarse a la construcción de respuestas hacia adentro, olvidándose de pensar en el exterior.

Ese volcarse hacia adentro, para ser exitoso, requiere dedos condiciones: poner todos los resortes de la economía en manos de los asalariados y, lo que es más importente aún, poner en sus manos la resolución de todos los interrogantes que deparará esa resolución.

El pueblo puede equivocarse, pero si las cosas están en sus manos, puede corregir a partir de la experiencia.

Lo que no significa que será espontáneo. Significa que si el pueblo se hace de la conducción, puede aprender de la reflexión.


2015-20 de julio. Grecia: ganó el NO. ¿Ahora?

Se cumplió nuestro deseo... y el de muchos. En el referéndum realizado en Grecia, triunfó el NO.

¿Cómo debe entenderse tal resultado?
¿Cómo debe expresarse?

El triunfo fue aplastante. La opinión del pueblo griego fué terminante.
¿Respetará Syriza tal resultado?

Sabemos que la troika no cederá aunque quiera, parcialmente, disfrazarse de negociadora. ¡Hay cosas que no se negocian!

La respuesta de Tsipras fue algo más que conciliadora aunque la disfrazó de exigencia.

¿Por qué la disfrazó? Porque pide una ayuda de 50 mil millones a tres años.

¿Por qué es conciliadora? Porque ofreció la cabeza de Varoufakys y porque acepta entrar a considerar dos cosas que le pedía la troika.

1. Incrementar el IVA. 2. Reducir las pensiones y jubilaciones.

Eso es lo que entendimos de tanta noticia publicada.
Esperamos estar equivocados. Pero nos parece que Syriza privilegia (¿puede ser de otra manera?) los límites que impone la crisis capitalista. Entiéndase: NO DECIMOS LA TROIKA; decimos EL SISTEMA CAPITALISTA.
Es imposible salir del drama griego dentro de los marcos del sistema. Se equivoca Tsipras cuando dice que la solución griega debe estar dentro de los márgenes de solución del problema europeo.

Como el problema europeo no es técnico, es político, no existe tal problema europeo según lo entiende Tsipras. Por lo tanto, el problema griego es europeo (capitalista) pero la solución no.

No se trata de romper con la eurozona; no se trata de salir del euro.

Se trata de construir una política a partir de dos supuestos inviolables.
1. La deuda griega no se puede pagar apretando el cinturón
2. La salida griega debe hacerse a partir de una reformulación de la política económica interna. Que, para ser exitosa, debe comenzar en el no pago de la deuda.

Para nosotros eso significa el triunfo del no.

Otra interpretación es desconocer ese resultado


2015-01 de agosto. La crisis China

En la última edición de nuestra página (20 de julio del 2015) escribimos que los problemas de Grecia eran consecuencia de la crisis sitémica del capitalismo. Aclaramos que no era consecuencia de las exigencias de la troika; estas exigencias son las únicas que pueden tener cabida dentro de los marcos del capitalismo.

En ese sentido, la troika cumple con su misión, no de carácter celestial sino muy terrena: el sistema capitalista es, en última instancia, materia pura, producto de la cultura humana. Por eso es profundamente material, objetivo.

El análisis de la actual crisis China, debemos enfocarla con los mismo lentes conceptuales.
¿Y qué nos dicen?

En primer lugar y fundamental: tiene las características de la crisis que comenzó en el 2007-2008. Fuera de aspectos exteriores es, como toda crisis capitalista, una crisis consecuencia de la no realización, por parte de la burguesía, de la reproducción del capital.

Surge, entonces, en segundo lugar, una pregunta: ¿por quéen China que venía arrollando todo con tasas de crecimiento de dos dígitos?

La respuesta, una vez más, nos obliga a volver la mirada a los preceptos fundamentales del sistema capitalista, que son dos: 1. toda crisis capitalista tiene que ver, repetimos, con la no realización de la reproducción del capital; 2. esa crisis es objetiva porque el sistema de propiedad privada es profundamente irracional.

¿Qué quiere decir irracional? Pues, sencillamente, va contra la lógica de la naturaleza y, sólo si somos dioses o semidioses, podemos alterarla.

¿Cuál es esa lógica? Lo existente surgió en contrasentido de lo natural en donde no hay dueños ni esclavos. El hombre concreto, el hombre de hoy en día, es el hombre burgués. Su soberbia (se ubica junto a la propiedad en el centro del universo) es la responsable de los males que padecemos.

Romper con esa conducta es lo que nos hará libres, nos hará sujetos constructores de una realidad humana y natural (natural y humana) en la que se irá construyendo también el derivado del actual Homo sapiens.

La crisis china tiene además otro componente. Sustancial. Es el producto de una revolución campesina que no generó hombres libres y sí dio lugar a una nueva tipología social en la que el burgués no pasó por la experiencia de la cultura burguesa aunque, empíricamente,  copió todas las formas de esa cultura pero no como proceso creador  sino como superficial copia.

China eligió el camino capitalista. Lleva en sus entrañas sus propios fantasmas. Re-crea al capitalismo que no saltó etapas pero que no pudo resolver ese no salto con el salto que da la comprensión -por lo tanto en la conciencia- de todos los procesos pasados.

Es, en un sentido, desarrollo desigual y combinado pero, al ser copia, es re-creación fantsmagórica desde el punto de vista de los intereses más generales de la especie humana aunque no lo es desde el punto de vista del objetivo burgués.


2015, 10 de agosto. Los marxistas y la ciencia

Aparentemente una publicación del tipo de esta página, no se debe involucrar con temas ajenos a lo que se entiende por "clásico" en la actividad política.

Este editor no comparte esa posición.

Tener una definición aerca de la tecnología, la ciencia, la educación, la investigación científica, es, también, ubicarse en el mundo. Quien esto es cribe sostiene que el marxismo no es una ciencia, no es un método de análisis e interpretación de la realidad, no es una ideología.

Es una concepción del universo y la naturaleza, de la sociedad humana, del hombre, y es, por lógica consecuencia, una crítica de la sociedad en que vivimos y una propuesta de solución a los problemas existentes. Su base de sustentación metodológica y conceptual es el materialismo dialéctico;el materialismo
histórico es la aplicación del mismo a la historia.

Por eso, los dos artículos que encabezan esta actualización, 2040 y 2041, son una clara demostración de las limitaciones que tiene el pensamiento burgués y su hijo conceptual el materialismo positivista, en definitiva empírico e idealista.

¿Por qué afirmamos eso?

Porque la atenta lectura de esos artículos nos lleva a formularnos la siguiente pregunta:  ¿puede un científico considerarse tal si no conoce los principios del materialismo dialéctico?
Engels,  en 1876 y 1884, en sus dos trabajos titulados, respectivamente, El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre y El origen de la familia , la propiedad privada y el estado,  adelantó las mismas conclusiones apoyándose en los trabajos científicos de su tiempo.

No afirmó, como hace el periodista, que algunas herramientas fueron anteriores al hombre, porque para Engels, el hombre es un continuo evolutivo que arranca desde el momento en que se produce la separación entre los póngidos y lo que llegaría a ser Homo sapiens.

Los científicos, los de verdad, los que hacen aportes a la humanidad, a la historia de la ciencia, al avance del conocimiento, son revolucionarios inconscientes porque no saben que sus aportes contribuyen a la causa evolutiva del Homo.

Por lo mismo, ¿cuánto más productivo serían si se guiaran por los criterios del materialismo dialéctico?


2015-20 de agosto.  Saludamos el llamado a la lucha

Coincide esta actualización de nuestra página con la marcha a que llamaron el  Bloque Unitario Sindical y Social Costarricense (BUSSCo) y la Asociación Nacional de Educadores (ANDE).

Son coincidencias, si bien fortuitas  y casuales, que estimulan el quehacer diario. Y lo decimos sin rubor y sin ser (o pretender ser) partidarios del autoelogio.

Nosotros teníamos planeado presentar hoy (20 de agosto) la actualización. Es decir, pensábamos presentar a nuestros seguidores y a los lectores con los que nos encontramos en el camino, notas de interés, reflexivas, propositivas, de análisis, de crítica (con las que no siempre coincidimos pero que respetamos) y nos encontramos con un llamado a la lucha contra los siempre antipopulares actos políticos y económicos de nuestros gobernantes.

Y que quede claro: respetamos la permanencia en el gobierno de quienes fueron elegidos según los criterios de la democracia burguesa, aunque su programa de acción rompe con las expectativas que muchos sectores populares, en su momento, creyeron.

La burguesía de nuestro tiempo, la de nuestros atrasados y explotados países, no tiene otra posibilidad que moverse de acuerdo a los pasos que va dando LA BURGUESÍA IMPERIALISTA que no encuentra por dónde seguir su derrotero de constante acumulación de capital consecuencia de la reproducción del existente, debido a tres circunstancias que coinciden en el tiempo: 1. la crisis OBJETIVA del sistema capitalista expresada en la caída de la tasa de ganancia; 2. la dificultad por encontrar nuevos eventos tecnológicos que hagan posible la inversión del capital parasitario y, 3. la resistencia del movimiento de masas a nivel mundial que, por primera vez en mucho tiempo, abarca a las metrópolis imperialistas de Europa y los EEUU.

Según este modo de entender y analizar la realidad, hay una sola forma de que las burguesías de los países atrasados puedan romper el cerco de la lógica burguesa: adoptando una política independiente, soberana, que exige como condición necesaria que se apoyen en las masas movilizadas y organizadas de forma independiente del poder burgués, en términos deliberativos, resolutivos y ejecutivos. Toda otra forma que pretenda poner distancia con la burguesía imperialista, fracasa porque no rompe con su matriz burguesa.

Este llamado al que hacemos referencia, puede -y debe- iniciar el camino de la asunción en sus manos de la resolución de sus problemas.

Que así sea.


2015-01 DE SEPTIEMBRE. A propósito del apocalipsis griego


El artículo de dicho nombre que encabeza hoy nuestra columna "Información... para el debate", comete un muy serio error.

Primero veamos el párrafo a que nos referimos.

..."Cuando Varoufakis justificó su voto en contra de las medidas impuestas por Bruselas, comparó el tratado con el Tratado de Versalles, que fue injusto y albergaba una nueva guerra. Aunque su paralelo es correcto, yo preferiría otro, el tratado de Brest-Litovsk entre la Rusia soviética y Alemania a principios de 1918, en el que, para consternación de muchos de sus partidarios, el gobierno bolchevique cedió a las indignantes demandas de Alemania –es verdad que se retiraron, pero eso les dio un respiro para fortalecer su poder y esperar. Y lo mismo pasa con Grecia hoy en día: no estamos al final, la retirada griega no es la última palabra por la sencilla razón de que la crisis golpeará de nuevo, en un par de años, si no antes, y no sólo en Grecia..."

El autor comete el grave pecado de confundir peras con manzanas .

No nos referimos a los actos a que se refiere. Nos referimos a quienes son (y fueron) los actores principales de este drama. Y sus objetivos políticos.

Podemos abarcar esta afirmación desde dos ángulos totalmente diferentes al que emplea el autor.

Primer ángulo. El objetivo. En la Rusia soviética, se perseguía instaurar una nueva sociedad, democrática según los criterios de la democracia socialista en la que la libertad es mayúscula y, por lo tanto, anticapitalista, más precisamente socialista . En Grecia, Syriza tiene un programa que se ubica dentro de los marcos de la social-democracia de izquierda; su objetivo es un capitalismo con rostro humano como gustaba decir Juan Pablo II. 
El segundo ángulo es el más importante. Nos referimos al carácter de la dirección en consonancia con la situación política que le dio origen. Mientras en Rusia lo que hubo fue una revolución y la dirección política resultante era democrática, socialista y revolucionaria, en Grecia lo que hubo fue la canalización de la resistencia de su pueblo hacia las elecciones y la resultante fue una dirección democratista en el mejor de los casos pero no socialista y revolucionaria.

Comparar ambos procesos resulta en una falacia.
Toda dirección política burguesa es, en definitiva, burguesa y a la clase no se la traiciona. Eso queda para los burócratas sindicales pero no para los burgueses.


2015-11 de septiembre. ¡ Fin de ciclo progresista en América Latina !

No es una casualidad que en los últimos tiempos, el tema, se haya vuelto recurrente.
Y no es  (será) la última.

Hay un viejo problema que la intelectualidad  (quienes escriben sobre estas cosas pertenecen a ella) no alcanza a entender. Tal vez leyeron en más de una oportunidad sobre él; pero les cuesta (¿se resisten?) digerirlo.


Abrazaron la causa de la lucha de las burguesías nacionales (para nosotros cuasi-nacionalistas) contra las burguesías imperialistas y se olvidaron de que existen las clases sociales y la lucha de clases y sólo tuvieron (y tienen) ojo para ver aquello que se dio en llamar el centro contra la periferia.

Somos de pensar que, en definitiva, creyeron que el socialismo era (es) la propiedad estatal de la mayor parte de la economía (no en vano defienden lo que los sandinistas dieron en llamar "economía mixta") y se olvidaron que la lucha de clases es mucho más (muchísimo más) que lucha económica.

Por lo tanto, cuando se ponen a analizar como anda el partido solo ven derecha y grupos mediáticos afines por un lado y caperucitas rojas por el otro.

No pueden entender que todos los llamados gobiernos progresistas son gobiernos burgueses y que, por lo tanto, todas las luchas y peleas que llevan adelante tienen un límite: la división de la sociedad entre los poseedores de capital (por lo tanto los bienes de producción y de cambio) y aquellos que poseen sólo y solamente fuerza de trabajo. Es decir,son proletarios y por lo tanto es independiente de que sean obreros industriales, empleados de empresas de servicios, pequeños empresarios de la producción industrial y agropecuaria o del comercio, desempleados o trabajadores en negro (sin beneficios previsionales, laborales y sociales), pobres de toda pobreza e indigentes.

Lo que no quiere decir que en nuestra crítica y en nuestras acciones con respecto a esos gobiernos, no sepamos diferenciar entre enemigos y calidad de enemigos. Con los gobiernos progresistas podemos golpear juntos pero, inevitablemente, marcharemos separados. Nos sumaremos en unidad de acción para enfrentar los gol'es de estado clásicos o blandos. Los defenderemos de los ataques de la burguesía proimperialista nacional y de las burguesías imperialistas. Pero no podemos embellecer aquello que no es bello.

LA RAÍZ DE ESTE COMPORTAMIENTO RADICA EN QUE, SI BIEN HAY QUE DIFERENCIAR ENTRE DIFERENTES SECTORES BURGUESES, NO PODEMOS OLVIDARNOS QUE SON ESO, BURGUESES.


2015, 20 de septiembre. En Costa Rica gobierna el demofascismo

Empleamos por primera vez el término demofascismo en relación con el golpe de estado que destituyó, en Honduras, al gobierno de Zelaya. Quisimos expresar con ese nuevo término una situación política propia de la crisis sistémica que vive el capitalismo, donde la concentración de la riqueza lleva, inevitablemente, a la concentración de poder en manos de las burguesías
nacionales más firmemente imbricadas con la burguesía imperialista. También se da el mismo fenómeno en los llamados países centrales pero ahí se refiere a la existencia de un régimen en el cual se dan muchas de las formalidades democrático-burguesas pero se aplican onerosos planes económicos y sociales que acrecientan la inequidad en el reparto de la riqueza. Las formalidades democrático-burguesas también sufren un resquebrajamiento que se expresa en gobiernos con políticas bonapartistas y la restricción de algunas libertades.

Pues bien. En Costa Rica nos encontramos en esa situación.

La población eligió un presidente que prometió que iba a liderar un cambio. La población, ingenuamente, creyó. A decir verdad no había nada major, tal vez el candidato del Frente Amplio pero con una propuesta muy reformista que, sabemos, no lleva a ninguna buena parte.

De manera entonces que la condena a OrlandoBarrantes y a Iván Angulo no nos debe sorprender. Más bien debemos ponerlas en el mismo renglón que ponen las modificaciones a los contratos laborales de los empledos públicos (todos, desde el barrendero hasta lo médicos y profesores universitarios) o la campaña de brujas contra dirigentes sindicales que, si bien no son de nuestro estilo, deben ser juzgados por los trabajadores y no por los burgueses.

Tampoco es una casualidad que el primer artículo que presentamos es el de un hijo que pudo dar sepultura a su padre desaparecido y asesinado posteriormente.

LA BURGUESÍA DEJÓ MUY ATRÁS, EN EL TIEMPO Y EN SU PROGRAMA, LOS DERECHOS HUMANOS


2015-octubre-02. La reciente gira del Papa

Fue un año agotador para el Papa Francisco. Pero tuvo su recompensa: es el único estadista del momento.

Y eso no es poca cosa.

Hace bastante tiempo venimos hablando y escribiendo sobre la crisis que nos envuelve, como humanidad. Venimos sosteniendo que esta crisis es superior a la de 1930. Y nos apoyamos, para ello, en su larga vigencia pero, también -y fundamentalmente- en aquella afirmación de Marx y Engels en el Manifiesto Comunista: "...
La sociedad se encuentra súbitamente retrotraída a un estado de barbarie momentánea: diríase que el hambre, que una guerra devastadora mundial la han privado de todos sus medios de subsistencia; la industria y el comercio parecen aniquilados. Y todo eso, ¿por qué? Porque la sociedad posee demasiada civilización, demasiados medios de vida, demasiada industria, demasiado comercio. Las fuerzas productivas de que dispone no sirven ya al desarrollo de la civilización burguesa y de las re­laciones de propiedad burguesas;...".

Pues bien,  en una estado de cosas así, uno de los rasgos distintivos es la ausencia de estadistas. El último, que parecía recuperar ese sitial, Obama, demostró ser pan para el momento y hambre para el resto del tiempo.

Es que la crisis es sistémica y abarca, comprende, todoslos aspectos.

Sin embargo la burguesía es más que una clase en el sentido estructural. Es también política (maniobras y juegos políticos) y es ideología. Y es aquí donde aparece la figura del Papa.

 Su poder de convocatoria, su carisma y su discurso, lo ubican en el lugar necesario y en el momento necesario. Habla de los migrantes y no dice que eso es consecuencia de la política, de siempre, de la burguesía en la periferia; habla de las armas pero no dice quienes son los mercaderes y debido a qué; habla de la pena de muerte y prepara el terreno para negar el aborto; repite que el cielo será de los pobres pero no dice quién es el camello, cuál es la aguja y quien es el dueño de ambos; habla de la codicia y se olvida del Banco Ambrosiano propiedad del Vaticano, perdona a los divorciados como perdona a los pederastas

No nos cabe duda: a aquellos que no entramos en esos juegos diabólicos, nos será más difícil ganar al movimiento de masas para la revolución.

Pero todo lo que hace el Papa se ubica en la superestructura y la revolución está en la estructura.


2015-10-10Rememorando a Lenin

Nuestro primer artículo en esta columna recuerda la reunión que hubo en Zimmerwald, Suiza en 1914. En ella, Lenín y unos cuantos miembros de la Segunda Internacional, rompieron con esta. El motivo: lo que Lenin llamó
La bancarrota de la Segunda Internacional; la razón: la entrega de los dirigentes de esa Internacional a los planes de guerra de las burguesías de sus respectivos países.

Vale la pena leer ese material de Lenin. No solo por cuestiones históricas. Por algo mucho más simple: el ambiente de Tercera Guerra Mundial por capítulos que impera, al decir del Papa Francisco.

Es que, ¿se puede seguir actuando en política sin percatarse que esa no es una pura retórica más? ¿Se puede ser dirigente o militante político, sindical, social, y no ver que la burguesía imperialista tiene esa siniestra intensión? Se puede actuar en la vida sin darse cuenta que la primera y la segunda guerras mundiales tenían que ver con dos características muy propias del sistema capitalista a las que la burguesía no puede renunciar aunque lo deseara?

Los burgueses deben resolver por la vía armada, quien es el dueño de la hacienda que, para ellos es la economía mundial. También deben resolver destruyendo fuerza productiva las crisis no facilmente reversibles de su sistema.

Entonces, ¿se puede ser ciego, sordo y mudo? ¿No es esa conducta, un acto de complicidad?

El Papa señaló lo que es más que evidente. Pero sus planteos -siempre- caen en la denuncia moral. Nunca llaman a la acción:
recordemos que cuantos más pobres existan, mejor porque de ellos será el reino de los cielos.

Los que no creemos en esos paraísos, debemos denunciar la situación imperante, denunciar a la burguesía imperialista como la responsable y explicar que es necesario reemplazar a esta clase al frente de los destinos de la humanidad.

De lo contrario, lo que habrá es más barbarie capitalista.


2015-10-20. La ceguera de la burguesía

El señor Naím, autor del primer artículo que presentamos en esta sección, tiene fama de ser ciego y sordo. Pero no de ser avanzado tartamudo, tartamudez que es la expresión de una patológica forma de pensar: poner el caballo detrás del carro. El resultado es que, cuando acopla su tartamudez (más mental que física) a sus ojos, se transforma en ciego.

Pero no es un ciego de andar con bastón blanco. Es un ciego que se pierde en la obscuridad de sus laberintos ideológicos y políticos.

Por ejemplo, termina planteando sus eternas diatribas sobre el populismo (que nunca aclara de que se trata yque quien esto escribe no lo suscribe) perocuando analiza elpor qué del estancamiento de la economía balbucea cosas que demuestran que el método que emplea se caracteriza por afirmar algo (cualquier cosa, rcional o imbécil lo mismo da) y luego transforma esa severación en verdad (¿revelada?) y arremete a lo Don Quijote contra los molinos de viento.

Su desgracia proviene de que la base de sustentación de su pensamiento (y de su escritura) es un anacronsmo: tomar al sistema capitalista como el sumun de la creación. Por lo tanto, inmutable; por lo tanto insustituíble.

El pensamiento burgués es, por definición, fenomenológico. Ve las cosas (en el amplio sentido de la palabra) como cosas en sí, sin historia, sin pasado, sin futuro por lo tanto, sin presente. 

El señor Naím es algo más que un escriba de la burguesía. Es un burgués. No sabemos sus condiciones de vida. Nos referimos a como razona, piensa, escribe, promete, critica, descalifica, denosta.

Por eso detrás de su voz escrita está el futuro de la humanidad que nos propone la burguesía.
Una creciente barbarie


2015-11-01. Para esto existe la burocracia sindical

El comentario sobre lo que significa la firma entre la patronal de Telefónica (española pero presente en todos lados) y los dirigentes del sindicato de sus empleados, es una verdadera vergüenza.

Con el miserable argumento de que no es posible otrasalida a lo que plantean los patrones, no solo se agachan; también se bajan las faldas y los pantalones.

Trotsky escribió un artículo titulado
Los sindicatos en la época del imperialismo y que se encontró en su escritorio luego de su asesinato. Fue publicado en 1940.

En tal escrito denuncia que los dirigentes sindicales (en su inmensa mayoría) "comen en la mesa del patrón", al decir de Atahualpa Yupanqui.

Por lo tanto, no hay otra forma de contrarrestar tal cosa que con un claro reclamo de democracia sindical.

¿Qué debemos entender por democracia sindical?

La respuesta comprende varios aspectos ninguno de los cuales puede faltar o ser negociado:
1) ninguna resolución de envergadura puede ser tomada por la dirigencia,
2) en cambio, las resoluciones deben ser tomadas en asambleas, convocadas en tiempo y forma, con amplia discusión y con simple mayoría que debe ser acatada por la minoría,
3) los dirigentes sindicales no pueden hacer otra cosa que ser portavoces de tales resoluciones y siempre someter a las bases cualquier punto o asunto en discusión con el gobierno o la patronal. De noser así, deberán ser cesados en su cargo y reemplazado por alguien elegido en la misma asamblea en que se lo cesó,
4) tales dirigentes no podrán re-electos en más de una oportunidad. Por lo tanto deberán volver a su puesto de trabajo, una vez concluida su gestión sindical,
5) asu vez no podrán tener privilegios económicos. Su salario será el mismo que percibía al momento de ser elegido y se ajustará a las mismas variaciones que los trabajadores de su gremio.

Los cinco puntos precedentes deben ser "materia obligada" para cualquiera que se siente partidario de ser representante de sus compañeros y que tenga convicciones democráticas.

Es de destacar que esa forma de llevar adelante sus obligaciones sindicales, son la base de la organización democrática de la sociedad para llevar adelante cualquier materia que se deba resolver.

Los socialistas somos los más claros defensores de la verdadera democracia. Por eso los burgueses invitan a su mesa a los dirigentes burocratizados.


2015-12-20

Nota del editor N° 1

Francia, ISIS, Siria, kurdos, Turquía, OTAN, palestinos.

El 15 de noviembre sacamos una declaración a propósito de lo acontecido en Francia el día 13.

Hoy, queremos retomar esa declaración y hacer algunas precisiones.

En primer lugar queremos afirmar que la respuesta del presidente Hollande es sensiblemente igual a la del ex presidente gringo George Bush h., aplicar la política de tierra arrasada. El resultado lo hemos visto en Afganistán y en Irak. El corolario deesa política ha sido la creación del ISIS, que dio lugar al Estado Islámico (EI).

Es decir que, estamos afirmando que el resultado de lo que se propone Hollande, es, también, un fiasco. Y no solo eso, es la negación de uno de los principios de consentimiento  la burguesía en tiempos de la revolución burguesa: aumentar la represión, achicar las libertades, introducir el racismo y la xenofobia, atreverse a violar el espacio aéreo sirio sin el consentimiento de las autoridades sirias para poder atacar las posiciones del EI.
Pero, lo más importante, aumentar el miedo de su población con un inmediato correlato: incrementar el chauvinismo que hace posible involucrar a la población en las aventuras guerreristas de sus autoridades. Como ocurrió en 1914, por ejemplo.
Esto, creemos, es lo más importante porque, para nosotros, no se trata de acabar con el EI por parte de EEUU y sus aliados. De lo que se trata es de aumentar los aires de guerra que están instalados.
En esa dirección, la participación rusa, solicitada por el presidente sirio Bashar Al Assad  persigue la derrota militar del EI con la ayuda de Hezbollah, Hamas, PKK e Irán. No ponen condiciones como, por ejemplo, la dimisión de Bashar o la división del territorio sirio. De ahí que se haya derribado el avión ruso con la segura complicidad de los patrocinadores del ISIS.
No podemos, por lo tanto, hacer otra cosa que estar de acuerdo con la derrota militar de EI sin condiciones. Creemos que esosería una gran victoria del movimiento de masas aunque restringida porque no se da bajo condiciones revolucionarias socialistas.
¿Por qué?
Por lo tanto, la resistencia tiene un nuevo aliciente. Aunque, en el horizonte, el ambiente guerrerista seguirá persitiendo. Pero, el poner una piedra en el camino hacia una guerra más abierta, es un triunfo táctico. Por otra parte, la conformación de un frente de echo entre Rusia, China, Irán, talvez Irak, los de Hezbolla y los de Hamas, también es un triunfo táctico de las masas por cuanto agregaun factor que posterga el curso de la guerra.
El otro elemento que se agrega es la conferencia por el cambio climático que se hizo en París. Su resultado es un verdadero fiasco. Ni se prohibió las exploraciones petroleras ni se frenó el fracking. ¡Hay algomás que comentar?

Nota del editor N° 2

En todo el tiempo transcurrido en el que no pudimos estar en la nube, pasaron muchos acontecimientos importantes. Destacamos dos: las elecciones generales en Argentina y las elecciones diputadiles en Venezuela.

Ambas tienen puntos en común así como tienen diferencias. En principio queremos destacar los comunes.

Mucho y diverso se ha escrito. Por lo general el eje interpretativo se apoyó en el carácter personal de Cristina Fernández y Nicolás Maduro. No compartimos ese criterio; nos inclinamos por recurrir a la lucha de clases y a la situación política y militar en el mundo.

Opinamos, desde hace tiempo, que la situación sudamericana de diferenciación con el imperialismo yanqui tuvo su origen allá por el año 2000. A caballo de dos aspectos esenciales: la imposibilidad de la burguesía mundial de derrotar militarmente al pueblo palestino y las atrocidades que cometió el llamado neoliberalismo en los pueblos de este semi-continente.

En Venezuelahubo una revolución; la encabezóHugo Chávez. Pero, al no ser socialista, nocreó órganos de poder de las masas. Aceptó las reglas del juego del orden demo-burgués.

En Argentina, luego de la pueblada del 2001-2002, la burguesía se dio a la tarea de recuperar la situación que estaba caracterizada por el grito de "que se vayan todos". Latareacayó en manos de Néstor Kirchner. Obviamente, en esas condiciones, hablar de órganos de poder popular, es una fantasía.

Pero ambos tuvieron puntos comunes que podemos resumirlo en los siguientes términos: gobiernos democráticos con amplias libertades, trabajo y salarios que hacían posible el crecimiento de la economía asentada en el aumento de la capacidad de consumo ydistanciamiento del imperialismo yanqui llevado adelante por lo que podemos llamar burguesías cuasi-nacionalistas. Ambos eran un estado burgués.

La crisis mundial inciada en los años 2007-2008, trajeron grandes problemas de crecimiento de la economía: la caída de los precios del petróleo y de los llamados "commodities", se trajo abajo el utópico sueño de la existencia de un capitalismo no salvaje.

A ello debemos sumarle que la crisis de los años 2007-2008 tiene grandes inconvenientes de resolución por cuanto es la mayor desde 1930, porque es estructural y porque la burguesía tiene grandes inconvenientes de superar el agotamiento de una economía sentada en la revolución tecnológica iniada después de la segunda guerra mundial y que llegó al piso alrededor de 1995. Por eso, la burguesía imperialista apunta a una tercera guerra (que, en capítulos, está en curso) lo que supone que se debena rmar los bandos imperialistas contendientes. Para EEUU, Sudamérica es fundamental. De ahí la epidemia de golpes de estado blandos de la última decada. De ahí su desesperación por acabar con los Chávez, los Lula, los Kirchner, los Evo, los Correa.

Evidentemente, la va ganando. Evidentemente la burguesía cuasi-nacionalista es una utopía más.


AÑO 2016

2016-01-20.Antropoceno

Ese es el tema con el cual se inicia nuestra columna temática de hoy. Y creimos que la ilustración que preside la misma es la mejor representación del hombre, como especie, de nuestros días.

El término -hombre unidimensional- suponemos que el dibujante lo sacó de aquel buen trabajo de Herbert Marcusse publicado en los años sesenta.

Dicho dibujo es muy descriptivo de lo que es el hombre, acorralado por una sociedad que no ofrece otra cosa que barbarie, mucho mayor a la existente.

Cuando Marcusse escribió su trabajo, muy poco se sabía de lo que se llama cambio climático que, en rigor, es mucho más que lo que significa "climático". Porque adherido a tal palabra va la expresión contaminación ambiental, sin la cual no puede entenderse tal cambio.

¿Por qué razonamos de tal manera? Porque la actividad humana no se siente hermanada con la naturaleza; más bien su actitud es destructiva de ella.Tal destrucción ha ido creciendo desde el momento en que el ser humano comenzó a independizarse de ella, trabajo mediante, para satisfacer sus necesidades más elementales.

Tal vez en los primeros momentos de tal organización social hacia la libertad (para poder ser una especie bien definida), temeroso del desconocimiento que padecía, elaboró el término "madre tierra" o algún sucedáneo. Por eso se habla del "hombre de barro" o del "hombre de maíz".

Lo cierto es que, a medida que fue conociendo más, creció tal poder destructivo hasta el paroxismo que se da en los tiempos del capialismo.

Antropoceno es la etapa geológica producto de esa destrucción. Es imposible, de no ser así,conocer más y, a la par, destruir con tal  fervor: negando su propia existencia


2016-02-01. Ante un editorial del diario La Nación de Costa Rica
¿Qué es lo que quiere decirnos el editorial del diario La Nación de Costa Rica, cuando escribe: "nuevos retos de la economía mundial"?

Escribe el editorialista en los últimos párrafos: "A nuestro juicio, lo primero y más importante es reactivar la producción en los países industrializados hasta recobrar las tasas de crecimiento antes de la crisis para impulsar las exportaciones de países como el nuestro, de las cuales dependen, en buena medida, las fuentes de crecimiento y empleo.

Para recobrar los niveles de crecimiento se recomienda emprender reformas estructurales, particularmente aquellas que afectan el acceso a los mercados de bienes y servicios (restricciones) y los mercados laborales, altamente distorsionados por la inamovilidad, y también las estructuras fiscales. A los países en desarrollo se les recomienda liberar las economías para mejorar la asignación de recursos y la eficiencia productiva, resolver los problemas fiscales y abrir espacio para incrementar la inversión pública, fuente de empleo y productividad. También, crear ambientes de confianza para generar negocios. En el caso de Costa Rica, para mejorar el ambiente empresarial y generar más confianza hay que empezar por corregir el problema fiscal. Hay que decirlo una vez más y reiterarlo cuantas veces sea necesario, hasta la saciedad".

Ahora sabemos a que atenernos. Sólo tenemos que entender lo que se nos dice cuando se emplean tantas palabras relumbrantes, huecas, aparentemente sin sentido. Debemos producir más (aumentar la productividad por trabajador) para abaratar los precios de las mercancías destinadas al mercado mundial; por lo tanto, rebajar los salarios relativos (eso es igual salario para más producción por trabajador) y, como corolario, aumentar el desempleo.

Como, además, el déficit fiscal es muy alto, disminuir el salario de los empleados públicos (desde los de una empresa descentralizada hasta los docentes) porque esa es la única receta, comprobada, para disminuir el gasto estatal.

En otras palabras, para todos los proletarios, privados y públicos, obreros y empleados, profesionales y técnicos, socada de faja. No hay otra, según nos dice la experiencia propia y mundial

Los socialistas (y al decir ésto nos referimos a los que se definen socialistas y revolucionarios) tenemos un enfoque totalmente distinto. Según los burgueses y sus epígonos, nada debe cambiar. Por lo tanto, seguir con la producción para el mercado mundial. Según nosotros cinco medidas se deben tomar: 1) moratoria de las deudas externa e interna; 2) pleno empleo con salarios dignos; 3) poner en manos de sus trabajadores, sin indemnización, toda empresa que se quiera ir del país; 4) organizar la actividad económica para satisfacer, primordialmente, el mercdo interno; 5) tener relaciones económicas, diplomáticas, culturales, militares, de igual a igual con todos los países del mundo.

No vemos otra posibilidad.
¡Acabemos con las mentiras y las piedritas de colores!


2016-02-10

¿Cuarta revolución industrial?

Desde hace unos meses, se instaló ese concepto en  la red, los diarios y las revistas especializadas. Aclaremos de una vez que hace años, algunos autores, escribieron sobre el tema aunque no bajo ese nombre.En los años 60s, Carlos Astrada, publicó un libro sobre la alienación en el cual destaca el carácter mayúsculo que tendría dicha alienación cuando se inaugurara la era de la automatización y robotización. A principios de este siglo, Samir Amín escribiósobre las revoluciones tecnológicas; unos años después, Enrique Beinstein escribió un muy interesante artículo titulado En Busca del quinto Kondratiev y refería que, según Kondratiev, los períodos largos de actividad económica (unos 50 años), en el cuarto, tardó mucho en dar lugar al quinto y por ello se  explica la crisis iniciada en 2007-2008; por último podemos mencionar a Daniel Smihula que habla de innovaciones tecnológicas en el final de la revolución tecnológica de la informatización.

Todos estos autores nos llevan a concluir que lo que sigue a la vigente crisis del 2007-2008, es un pequeño período (10, 15 años) de innovaciones en combustibles no convencionales, biotecnología, nanotecnología, técnicas aeroespaciales, automatización, informatización y robotización de la producción y los servicios. Obviamente, según los propagandistas de la burguesía, se abre un período de grandes posibilidades para la industria de alto vuelo, para los servicios apoyados en la informatización, para los emprendedores en todos los rubros que hemos mencionado. De ahí que es necesario cambiar el enfoque educativo en función de los nuevos saberes necesarios. Pero, como todo indica que habrá un significativo crecimiento de la mano de obra desocupada o en la economía informal, el Banco Mundial propone lo que se llama Objetivos Del Milenio (ODM) que pretende que desaparezca la miseria extrema pero no la pobreza y entonces propone para los desheredados, asistencialismo.

Los planes del Banco Mundial para la educación, no buscan que el conocimiento sirva para la liberación de las masas del atraso educativo sino para la producción hiperconcentrada en cada vez más grandes monopolios.

Los socialistas, en cambio, opinamos que la educación debe perseguir que el hombre, en tanto que especie, seadueño del conocimiento y se pueda independizar de la naturaleza y de los hombres explotadores. Porque una cosa va con la otra.
De ahí que no apoyamos los planes bancomundialistas de las autoridades políticas y educativas porque a lo que llevan es a mayor monopolización de la actividad económica, mayor concentración de la riqueza en menos manos y, para la mayoría, una vida de sometimiento.

Es por eso que lacampaña que lleva adelante el diario La Nación sobre la cuarta revolución suena a aquello que en su  época propuso el ex presidente Luis Alberto Monge Álvarez: un país de propietarios y no de proletarios.

Lo propuso en 1982 y nos permite añorar el Mercedes Benz prometido por Oscar Arias Sánchez con su TLC 


2016-02-20

Macri: morituri te salutant

Las actitudes y las propuestas políticas que ha mostrado, hasta ahora, el presidente Macri de Argentna,

son buenos indicadores de los objetivos políticos que el imperialismo yanqui tiene reservado para los países sudamericanos que podemos llamar “díscolos”: Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, además -obviamente- de Argentina.

Comencemos por destacar que estos primeros meses tuvieron carácter de revancha respecto de muchas de las decisiones tomadas por el kirchnerismo en sus 12 años de control político del país.

Las provocaciones políticas son moneda corriente. Podemos mencionar la visita de Macri ala ex Escuela Mecánica de la Armada (ESMA) que el gobierno anterior traspasó a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, sin pedirles permiso o acompañamiento; la enorme cantidad de empleados públicos cesados en sus puestos de trabajo con el argumento de que los nombramientos eran pagos por favores políticos; el desplante y agresión policial a que sometieron a las Madres de Plaza de Mayo cuando realizaban su clásica ronda de los jueves; el encarcelamiento de la dirigente social (elegida como diputada al ParlaSur), Milagro Salas; el arreglo con los buitres financieros de la deuda externa; el mega-aumento del precio del servicio eléctrico y la perspectiva del aumento en los servicios de agua, transporte (buses, ferrocarriles, metro), telefonía, gas e internet; etc.

Pero, lo más importante es que se vuelve a la época en que la economía tenía por objetivos el mercado internacional, la inversión extranjera directa, la disminución de los salarios y el endeudamiento externo. Y, lo más importante, el alineamiento acrítico con la política internacional yanqui. Casi, casi, volver a la época de “las relaciones carnales” de los gobiernos de Menem, en los 90s.

El programa descripto, no requirió de los clásicos golpes de estado; lo que si hubo, fue cantidad de intentos de “golpes blandos”.

Igual ocurrió (y ocurre) en el resto de países.

El imperialismo sabe que los gobiernos de tales países, están encerrados en la crisis sistémica del capitalismo; son gobiernos burgueses y, por lo tanto, no tienen inconveniente en abdicar ante el sistema.

Lo que hace (y hará) Macri demuestra que los llamados “gobiernos progresistas” son una utopía; igual que esperar que el sistema se recupere sin avanzar hacia la barbarie. Es, además, la concreta presentación del programa que la burguesía mundial tiene reservado para todos los pueblos. No solo de Sudamérica.


2016-03-01
Flexibilización laboral

La Unión de Cámaras de Costa Rica (UCCAEP) volvió a las andadas con eso de la flexibilización laboral que no es otra cosa (según la UCCAEP) que la semana laboral de 48 horas distribuida en 4 jornadas de trabajo de 12 horas. El atolillo con el dedo tiene nombre y apellido: días de holganza (para ir a la playa o a la cantina) o posible lugar  para un segundo trabajo (en cuyo caso no sería de holganza).

¿Por qué la patronal tica (al igual que la de otros países) se restriega las manos ante esa posibilidad?

Si no somos tontos ni hipócritas, sabemos que no es para beneficiar al trabajador y a asu núcleo familiar, si es que lo tiene. Nunca, en la historia de las relaciones obrero-patronales, la burguesía propuso algo útil para el trabajador. Condiciones de trabajo, reivindicaciones sociales o salariales, condiciones previsionales, fueron dadas por la bondad patronal: fueron arrancadas con las luchas, algunas de ellas, trágicas.

Pero veamos la realidad que se oculta.

 Algunos remontan el origen de algunas de las ideas favorables a la flexibilidad laboral al toyotismo, en relación a la planta japonesa de automóviles que superó el modelo fordista de producción a finales de los 70. Sus principales características son:

La flexibilidad laboral o desregulación del mercado de trabajo, hace referencia a la fijación de un modelo regulador de los derechos laborales que elimine trabas y regulaciones para contratar y despedir empleados por parte de las empresas y organizaciones privadas. La flexibilidad laboral está relacionada con las medidas de regulación del mercado laboral en lo referente a la libertad de contratación y el contrato individual de trabajo, para flexibilizar los mecanismos logrados por los sindicatos en el siglo XX, esperando con ello mantener el crecimiento de todo el sector privado.

De acuerdo con los partidarios de aumentar la flexibilidad laboral esta permite mayores oportunidades a las empresas y a las personas, en el mundo globalizado donde las estructuras rígidas y las legislaciones abultadas y complejas resultarían impedimentos a ser superados en pos de mayor libertad para la población económicamente activa. Por otra parte diversos economistas heterodoxos como el premio Nobel Joseph Stiglitz o el economista institucionalista Ha-Joon Chang han criticado el término que califican como eufemismo para "inseguridad o mutabilidad del puesto de trabajo", y niegan que en todos los casos tenga el efecto positivo que le atribuyen los partidarios de la flexibilidad.

Ahora sí. ¿Qué dicen los sindicatos y los llamados partidos populares o de izquierda?

El gobierno, no nos caba duda, negociará con las cámaras porque éstas, chantaje mediante, aceptarían -bajo ciertas  condiciones- discutir la cuestión impositiva y las listas de accionistas de las empresas que pide la OCDE y que sean de conocimiento del estado.

Por lo tanto no hay otra que enfrentar a la burguesía y su gobierno
.

 



2016-03-10. Una vez más: fin del ciclo progresista en Latinoamérica

El artículo de Atilio Borón que encabeza nuestra sección Sin censura, nos remite a la tremenda ausencia de un pensamiento crítico en el mundo de los intelectuales.

Aclaremos que hay una sola forma de ejercer pensamiento crítico aunque debemos dejar en claro que su primer acepción tiene como referencia al pensamiento único del cual se declara total enemigo, totalmente opuesto, por su carácter esencialmente anti-democrático.

 

Entendido lo anterior es necesario expresar que la sola oposición no significa el mayor grado de libertad posible. Pero, en el mundo de la política, la sociología, las ciencias naturales, las ciencias humanísticas, no hay claroscuros. Las palabras no expresan situaciones claroscuras; los conceptos, tampoco. Pueden darse situaciones claroscuras, pero su vigencia es relativamente efímera. De ahí que palabras y conceptos permiten explicar tales situaciones pero no pueden reemplazarlas.

Para el caso que nos compete, cabe una pregunta: ¿es posible, sin contradicciones, meterse en el mundo de la política sin un pensamiento materialista dialéctico? Llevado esto al terreno de la política, ¿es posible explicar los fenómenos político-sociales-económicos-culturales, sin echar mano de la lucha de clases?

 

Afirmamos rotundamente que no. Todo otro enfoque, inevitablemente, es fenomenológico.

Además, ¿de qué artilugios habrá que echar mano para definir las características de un estado? Para nosotros no existen, en la actualidad, otros estados fuera de los siguientes: capitalista, socialista, socialista en transición. capitalista en descomposición. ¿Cómo se definen? Según la clase en el poder del estado, no en el gobierno, y según sea la tendencia en su evolución.

Además existen los gobiernos. Veamos.1. Democrático-burgués (el gobierno es elegido en elecciones generales, transparentes, con división de poderes, con instituciones de control por lo general independientes del gobierno pero no de otras expresiones políticas burguesas; 2. Fascistas, nazional-socialistas, franquistas, dictatoriales, retrógrados, burgueses ultra bonapartistas, reaccionarios; 3. Populistas (cercanos a los Socialistas del Siglo XXI y que nos gusta definirlos como cuasi-nacionalistas) con concesiones a los sectores populares, estatistas, promotores de creación de mal empleo y de tibia industrialización, con mucho respaldo popular, ligeramente independientes del imperialismo, con presencia de instituciones burguesas; 4. Democrático-socialistas (dictadura democrática del proletariado) en el que las instituciones burguesas son reemplazadas por instituciones de nuevo tipo en las que lo definitorio es que están integradas por representantes populares: obreros, campesinos, empleados, baja pequeño-burguesía, elegidos democrática y directamente en asambleas y que resuelven democráticamente; hay otros más, pero estos son los que nos interesan.

 

Pues bien; Atlio Borón y otros sudamericanos (por lo general) pero, últimamente, con participación europea y, en menor medida, gringa, ¿con qué método enfocan el mal llamado ocaso de los “gobiernos progresistas”?

Creemos que la respuesta de Tsipras en Grecia, es dramática, demostrativa y lapidaria. En última instancia, un burgués hace saltar todo por el aire para defender a su clase y al estado que constituye. Tsipras, un burgués con formación política euro-comunista, puesto en la situación límite, renuncia a su aparente historia y su aparente programa para defender a su clase.

Eso es lo que ocurre en Sudamérica. Y, para comrobarlo, basta con preguntarse: ¿a cuál de los cuatro tipos de gobiernos, corresponden?; ¿ese gobierno con qué estado es compatible?

Una vez más, no hay que buscarle cinco patas al gato; el gato tiene cuatro patas.


2016-03.20

¡No al pacto económico mundial!


Juan Guaján escribe sobre un clandestino pacto económico-social mundial (por lo tanto político), en el tema servicios,  que se está discutiendo entre una cincuentena de países. De América Latina participan Costa Rica, Panamá, Colombia, Perú, Chile y Paraguay.
Los países involucrados representan el 70% del comercio mundial en servicios. Toda la información ha sido recopilada del famoso wikileaks fundado, entre otros, por el australiano julián Assange que lleva cuatro años recluido, como refugiado político, en la embajada ecuatoriana en Inglaterra.

No es -ni será- el primer pacto clandestino; el último -que se está dando- es entre EEUU y la Unión Europea. Pero es el primero que introduce el concepto de que los países firmantes, pierden toda soberanía en materia de comercio, calidad de producto y resolución de conflictos.

Nos interesa resaltar este artículo porque su contenido es totalmente compatible con nuestra caracterización de capitalismo agotado. Es decir de un sistema que se encuentra en terapia intensiva y que requiere, para acabar con su crisis, de una salida revolucionaria.

¿Por qué está en terapia intensiva? Porque lo que está en crisis es la posibilidad de reproducir el capital que es el único objetivo burgués. La vida del sistema capitalista, los episodios por los que atravesó, las grandes etapas transformadoras del capitalismo, fueron -siempre- posteriores a ua etapa de crisis que se fue resolviendo de esa forma con una característica: la etapa superadora de la crisis -la que le continúa- dura menos años que la que le precede. Así, desde mediados del siglo XVII. La que debe superar la precedente (que se viene expresando dramáticamente desde el 2007.2008) no encuentra otra salida que aumentar la tasa de plusvalía, la superexplotación de los trabajadores, los empleados, los pequeño-burgueses de bajo nivel.

El plan que denuncia Wikileaks y que da pie al artículo deJuan Guachán -que supone una elaboración secretísima en por lo menos cinco años- es la respuesta burguesa a esa imposibilidad de salir de la crisis entrando en una etapa de mayor desarrollo tecnológico (como ocurrió en todas las etapas anteriores) por dos razones fácilmente entendibles: 1. no se puede seguir en la incertidumbre que generan criterios económicos de marca mayor (FMI, BM, OCDE) que anuncian expectativas de crecimiento de la producción que luego deben disminuir. 2. la nueva revolución tecnológica con us innovaciones tecnológicas, es extremadamente cara y supone que en algunos sectores (energía, por ejemplo) se debe destruir muchísimo capital invertido para instalar las nuevas. Eso supone, tal
cual explica Marx, que para que el capital invertido sea rentable debe descender mucho el capitl invertido en pagar cual explica Marx,fuerza de trabajo (salario) con lo cual el índice de desempleo aumentará drásticamente. De no ocurrir cual explica Marx,esto último, es la rentabilidad la que disminuye drásticamente. En otras palabras, se concreta la tendencia decreciente de la tasa de ganancia.

En otras palabras: un ALCA casi universal; un TLC draconiano; un acuerdo en el que sólo pueden entrar la s burguesías locales alineadas, a pie juntillas, con la burguesía imperialista. Las burguesías cuasi nacionalistas, son más reacias aunque, al final, cederán, porque son burgueses; es una cuestión de clase. Por eso los golpes de estado blandos en América Latina (los que se dieron en Honduras y en Paraguay) reemplazan a los clásicos golpes de estado, los militares tipo Pinochet o Videla. Por eso se vive lo que se vive en Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador y  Bolivia.


2016- 04-01.                                                                                              ¿Pobreza cero?

El primer artículo que presentamos fue escrito por José Natanson el director de Le Monde Diplomatic, edición cono sur. Se refiere a una de las consignas electorales que, sabiamente, esgrimió el rejunte electoral Cambiemos que recibió el favor del electorado argentino.

 

Es difícil imaginar que un país que atravezó una dictadura de las más sangrientas, la que encabezó el general Videla, elija como presidente de la república a un representante de la misma ideología económica de esa dictadura. En aquel entonces, el ministro de economía fue Alfredo Martínez de Hoz, ya muerto, pero redivivo en el programa y la persona de Mauricio Macri.

Mucho más difícil de entender es que su consigna Pobreza cero, haya calado hondo en los sectores carenciados de la sociedad argentina.

Pero muchísimo más difícil es tratar de explicarnos cómo, después de la experiencia vivida entre 1976 y 1982 y la década de los 90, se elige -muy sueltos de cuerpo y con muy alta soberbia de parte de una considerable parte de los argentinos- al continuador de aquella experiencia, trágica por donde se le mire.

Martínez de Hoz inauguró una etapa argentina que inició la aplicación sistemática de un plan económico y social que deparó el desmantelamiento de la estructura productiva del país, la privatización (en condiciones leoninas) de las empresas estatales y niveles altísimos de desocupación a la vez que abrupta caída del salario real de los proletarios. Recordemos que, para nosotros, los proletarios son aquellosque son dueños, solamente, de su fuerza de trabajo y que, con ella, compiten en el mercado laboral; son mucho más que losproletarios industriales.

Aclaremos que todo lo dicho no habla a favor del derrotado Scioli ni del peronista Frente para la Victoria (FpV) ni de la bolsa de grillos que es el peronismo con la cual gobernaron los Kirchner e hicieron posible el triunfo del imperialismo por medio de Mauricio Macri.

Pero volvamos a aquello de pobreza cero que es bandera de todos los grupos reaccionarios (en el mundo) que antes vivían guarecidos por las botas militares y que, además, ¡vaya desvergüenza e hipocrecía! son los campeones anticorrupción.

Según la teoría económica que maneja la burguesía, el capitalista invierte dinero para edificios, mantenimiento, tecnologías, materia prima, servicios, y salarios. Si se dedica a producir bienes, el costo de los mismos es la suma de todas esas partes a lo largo de la existencia de la empresa. ¿De dónde sale la ganancia? Desde ya contestamos: del mercado, no; porque la suma de la masa dineraria de todos los compradores no puede ser mayor que la suma de todos los capitales invertidos por todos los capitalistas; es muchísimomenor.Es decir, si el bien se vende al costo, no hay ganancia. Entonces, ¿para qué ser capitalista?

El marxismo, por su lado dice que el precio de una mercancía es la suma del capital total invertido más un plus al que llama plusvalía. Para el marxismo la riqueza la produce el trabajo y el trabajo es realizado por los trabajadores en particular (en una empresa industrial) o por los proletarios en general (en toda la economía). El precio será C (capital total) más pv (plusvalor). El marxismo llama plusvalor a aquella parte de la riqueza creada por el trabajador y que el capitalista se la queda. ¿Qué es, entonces, el salario? Es una parte de la riqueza generada por el proletario.y tiene por objetivo central, primordial, el mantenimiento mínimo de la familia proletaria para que, al día siguiente, el proletario (o la proletaria, lo mismo da) vuelva al trabajo a producir. De manera que de todo lo que invierte el capitalista, la única variable que controla es el salario. Cuánto menor, mayor la ganancia. Por eso todos los burgueses, cuando discuten sobre presupuesto nacional, cuando analizan el déficit público, piden, buscan, solicitan, desean dos cosas: 1) disminuir el número de empleados públicos; 2, disminuir el salario de los empleados que sobreviven a la poda (que es lo que está haciendo Macri en Argentina y que la derecha pide, a gritos, aquí). Cuando reclaman depurar los pluses y los sobresalarios, se olvidan, concientemente, que tales pluses aparecieron para solucionar la caída del salario como consecuencia de las políticas económicas de la burguesía. Esos pluses, que los burgueses llaman -despectivamente- gollerías, canonjías, seee sumaron al salario base como complemento y no como reposición salarial, como readecuación salarial. Fue el producto de un acuerdo mentiroso, hipócrita, entre los capitalistas y los dirigentes sindicales burocratizados. Los burgueses sabían que, a la larga, los iban a cuestionar; los dirigentes sindicales sabían, a su vez, que resolvían la apariencia salarial (que dejaba más o menos contenta a la base sindical) porque no querían enfrentar a la patronal porque corría riesgo su sillón sindical, sea por despido, por encarcelamiento o, llegado el caso, por asesinato. Por eso les llamamos drigentes sindicales burocratizados; no defienden a sus compañeros, defienden su poltrona.

Si se entiende bien lo que pretendimos explicar, ¿de qué manera será posible llegar a pobreza cero? Aunque parezca una respuesta de circunstancia, ello será posible si desaparece el burgués, el capitalista, como actor social. Eso, se llama socialismo.

¿Ese es el objetivo de Mauricio Macri y todos los de su estirpe?. Lamentablemente, tampoco lo es de José Natanson y los "progres" que por el mundo andan.


2016-04-10

Cambio productivo en Costa Rica


El artículo de Patricia Leitón, que suele escribir artículos de naturaleza económica en el diario costarricence La Nación y en el semanario, también costarricense, El Financiero, describe muy bien lo que podemos llamar de la economía para la población a la economía para las transnacionales.

Artículos de ese estilo son buenos, arrojan mucha información. La interpretación corre por cada uno, por donde cada uno se ubica en el espectro político, en definitiva, por cual es la orientación política o la ideología que con las que trabaja.

Nosotros, socialistas revolucionarios, marxistas, leninistas, trotsquistas, apreciamos trabajos como el de Patricia pero lo explicamos, le encontramos su fecha y lugar de nacimiento, su identidad, su aporte al futuro. Ella describe muy bien lo que ocurrió pero, le falta decir quien o quienes son los sujetos en ese partido.

Para nosotros que nos consideramos actores del proceso político, aunque somos muy pequeños y tenemos poca capacidad de intervención, fuera de los círculos en que nos movemos, el eje de esa noticia no es la economía. Es el ausente, el hombre.

Ya, en la época en que se discutió el TLC con EEUU, Centroamérica y República Dominicana, fuimos muy explícitos en dos aspectos: 1) sólo con mentalidad burguesa se puede mirar ese tratado si es que algún beneficio podía aparejar (lo que, los hechos, demostraron que no); 2) nada de la actividad humana puede ser enfocada dejando de lado al ser humano. Por ejemplo: ¿se trata de "crear" empleos? o, ¿de resolver las cosas de tal suerte que el resultado depare mejor calidad de vida para el hombre y mayor respeto para con la naturaleza? .

Si, además, analizamos la variación de algunas mediciones sensibles, ¿dónde está el mejoramiento de las condiciones económico-sociales? Veamos.
Tasa de desempleo abierto (% de población): 4.2 (1994) a 8.5 (2014)
Extrema pobreza (% de PEA): 6.5 y 6.7 en los mismos años
No satisface necesidades elementales (% de PEA): 6.5 y 6.7
Coeficiente de Gini: 0.37 y 0.51

Ese cambio en lo referente a sector de la producción, significó un aumento de la Inversión Extranjera Directa (IED), no una reorientación de capitales por parte de la burguesía tica. Por lo tanto, esa afirmación de que la economía y sus reglamentaciones y regulaciones debe favorecer la IED, no convence. Pero, hay otros elementos que las estadísticas no nos dicen. Por ejemplo, calidad del trabajo, ambiente laboral, cumplimiento y respeto de derechos previsionales, salarios, condiciones laborales.
Pero si el coeficiente de Gini pasó de 0.37 a 0.51, lo que hay es un aumento de la desigualdad entre los habitantes.

Por eso (y volvemos a la época del referéndum por el mencionado TLC) una vez más se demuestra que para un burgués, el objetivo es la ganancia. Para un socialista, la calidad de vida del hombre, como especie, y la calidad de la relación hombre-naturaleza.


2016-04-20

Alemania. La nueva extrema derecha.

No es coincidencia. No es casualidad que en esta edición de nuestra página, tengamos trea artículos que tienen que ver con las libertades generales, las democrático-formales o, como también se las llama, demo-burguesas.
El primero se refiere a la derechización en Alemania, que podemos extenderla a Europa y a América.
El siguiente acusa a Europa de estar con las manos tintas de sangre humana.
El tercero afirma que se restringen las libertades de expresión en el mundo.
Tres aspectos de un mismo problema.
Y los tres unidos, de forma dependiente, de uno más general que también es polifacético.
Nos referimos a lo que llamamos crisis objetiva del sistema capitalista, agotado, en descomposición.
Los tres temas son aplicables a cualquer región del mundo. La globalización fija reglas de interdependencia y afecta a todos sus países integrantes. No es una casualidad (tampoco) que las "recetas" para salir de la hecatombe sean las mismas en todas partes, recomendadas por los mismos de siempre (FMI y Banco Mundial al que ahora se sumó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE). Tampoco es casualidad que siempre, pero siempre, los platos rotos los paga el proletariado (en la asepción que le damos) aunque nunca está entre los invitados a la comilona (si acaso en la servidumbre).
Aunque la burguesía, como clase, por lo tanto imperialista, nacionalista -hoy inexistente- o cuasi-nacionalista, tiene la creencia (nunca mejor usado el término) de que algún sortilegio le deparará tranquilidad y capital para, así, mejor poder dormir.
Pero, mientras espera que se cumplan los conjuros que hacen a la creencia, toma sus recaudos.
Que siempre son tres.  Ajustar aún más el cinturón de los pobres, restringir aún más las libertades públicas y monopolizar aún más la economía. Tres medidas y un sólo resultado verdadero asegurar la sobrevivencia del sistema capitalista para realizar la valorización del capital de la burguesía.
Esta es una conclusión que se deriva de la teoría y el análisis social realizado con criterios científicos; también es el resultado de estudiar la historia.
Pero, volviendo al problema delas libertades, si hablamos de capitalismo agotado, debemos hablar de los principios que le dieron origen. Podemos mencionar aquello de "libre comercio"; hoy vemos que lo que sostienen es una caricatura porque la concentración del capital, inevitable, lleva a los moopolios que son la negación del libre comercio.
Lo mismo podemos decir respecto de la libertad. Y lo hacemos con una pregunta. ¿Puede haber libertad si la mayoría de la población mundial no disfruta de las conquistas que ha logrado esa misma humanidad? Libre comercio pero no libre circulación de personas; libre comercio pero asimetría entre los que firman TLCs; libre comercio pero no libre asociación; libre comercio pero no regímenes políticos democráticos, no corruptos, respetuoso de las minorías pero, fundamentalmente de la mayoría.
Una vez más, el capitalismo agotado, en su proyección, agiganta la barbarie existente.


Y, bajo el capitalismo, no es reversible


2016-05-01

El gobierno de Macri, la negociación con los buitres, y lo que viene.

El gobierno de Mauricio Macri, en Argentina, acaba de pagar a NML Capital del Sr. Singer, principal acreedor de los llamados fondos buitres, 2.426.6 millones de dólares por una compra de bonos defaulteados que el mencionado especulador  realizó entre 2008 y 2009 por 177 millones de dólares. Su ganancia fue de un 1270%.

La tesis del Sr.Macri y sus ministros del área económica, de las cámaras empresariales, de los partidos burgueses, de los principales medios de información, es que, de esa manera, Argentina, que estaba fuera del mundo globalizado dedicado a hacer préstamos e invertir en capitales –especulativos o no- vuelve al redil. Ahora aumenta la calificación que otorgan la agencias internacionales y está en condiciones de incrementar la Inversión Extranjera Directa (IED) necesaria para que, dicen, se creen empleos, disminuya la desocupación y se pueda eliminar la pobreza externa.

¿Es esto cierto?; ¿es posible?

Una vez más, la burguesía miente. Y lo hace con total descaro.

Pretende ignorar que la crisis que se vive es la que estalló en el 2007-2008. Pretende ignorar que es una crisis doble: de sobreproducción y de sobreacumulación. Pretende ignorar que, desde el punto de vista capitalista, se requiere una nueva revolución tecnológica que haga posible re-lanzar la producción, estancada porque la baja en la tasa de ganancia requiere, para medio remediarla, aumentar como nunca la tasa de explotación. Todas las preocupaciones burguesas en relación con el déficit fiscal y los altos presupuestos gubernamentales, no son otra cosa que encubrir un enorme ataque a las condiciones laborales y a los correspondientes salarios y empleos. Más miseria y más desocupación es  lo que quieren.

También necesitan de esas medidas para impulsar la mencionada revolución tecnológica y por ello no descarta una guerra generalizada que pretende apropiarse de la mayor clase obrera con menor salario del mundo: la china.

Los gobiernos como el de Costa Rica tratan de cumplir con ese objetivo, a regañadientes porque ello significa, ni más ni menos que el triunfo de Oscar Arias, (¿el Macri tico?). Pero se trata de gobiernos débiles con poco apoyo del movimiento de masas y que, por añadidura, terminarán en la misma vereda porque son burgueses. Es una cuestión de clase.

También es mentira que una mayor IED redundará en mayor empleo (y conste que no hablaremos aquí de la calidad de esos empleos y de sus remuneraciones).

En Costa Rica, por ejemplo la IED creció (con altibajos) desde el 2007, con valores que van desde (en millones de dólares, m de d) los 1633.7 a 1953.8 en el 2014, con valor mínimo 1223.1 en el 2009 y valor máximo 2480.8 en el 2013. Son datos de la CEPAL en su anuario estadístico 2015, fuente que usaremos en este artículo de no mencionar otro.

Pues bien, el desempleo abierto pasó del 4.6 en el 2007 a 8.5 en el 2014. Obviamente no hay correspondencia entre IED y disminución del desempleo abierto.

En Argentina en el 2007 la IED fue de 4968.9 m de d y llegó 2792.7 en el 2014, con un inferior 3305.6 en el 2009 y un máximo de 14411.0 en el 2013. ¿Qué pasó con la tasa de desempleo? Desde 8.7% en el 2007 bajó a 6.7 en el 2014, siempre con índice decreciente (datos de indexmundi.com).

Pero más interesante es analizar lo que ocurrió con la deuda externa total. En m de d, Argentina pasó de 125548.2 en el 2007 a, en el 2014, 147853.2. Como porcentaje del PBI fueron, respectivamente, 37.8 y 27.0. ¡Yconste que no coincidimos con el gobierno argentino porque, para nosotros, la deuda externa  no se debe pagar!; se debe declarar una moratoria de 10 años y determinar, auditoría mediante, cual es justa para pagar. Justa, será, la que redundó en proyectos de desarrollo de la calidad de vida de la población.

En Costa Rica, por su parte, esos valores fueron: 2007. 8443.3 m de d y, en el 2014, 18.678.8, también m de d. Como porcentaje del PIB, los datos son: 2007, 32.1 y 37.7 en el 2014.

¿Cuál es, entonces, el verdadero sentido de pagar la deuda externa, a los buitres incluidos? La respuesta es una sola: participar por parte de la burguesía tipo Macri (¿Arias en Costa Rica?) en el negocio de capitalizarse con el cobro de los intereses de esa deuda dado que deben ser socios minoritarios de los garroteros internacionales. La gran burguesía imperialista puede esperar a que funcione la cuarta revolución industrial o que la guerra provea mano de obra super-barata; los otros sectores burgueses, los que viven a su sombra total tratan de hacer sus negocios. Los que no viven a su sombra, que se disfrazan de independientes, no tienen, a la larga, otro camino que la rendición. En los países como Costa Rica, como Argentina, las tareas democráticas (condiciones de vida digna) no las puede llevar adelante la burguesía. En rigor, en ningún lado y en ningún tiempo.


2016-05-10

TTIP

Hace diez, quince años atrás, los centroamericanos fuimos compelidos a suscribir el Tratado de Libre Comercio entre EEUU, Centroamérica y República Dominicana (TLC).

Para la misma época, todos los habitantes de América Latina y el Caribe (AL-C) fuimos obligados a discutir un proyecto que salió de las cabezas del gobierno de George Bush h. que recibió el pomposo nombre de ALCA, Asociación de Libre Comercio de las Américas. Por suerte, en las buenas épocas que transitaban Chávez, Kirchner y Lula, en 1985, en Mar del Plata, Argentina, fue sepultado con un agregado en su denominación: ¡ALCA… rajo!

Pasado el mal trago, los gringos se dieron a otras invenciones. La primera, Alianza de Países del Pacífico (APP) fundada en cuatro fieles servidores de la política de los yanquis y sus respectivas burguesías nacionales: México, Colombia, Perú y Chile, al que intentan agregar a Costa Rica, Uruguay (el de Mugica), Argentina (el de Macri) y Brasil (el del vicepresidente de Dilma Rousseff,  Michel Temer), verdaderamente, de temer.

Pero faltaba un segundo intento y, cuando salió a luz, el Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP),  también conocido (poco, por cierto) como Trans Atlantic Free Trade Area  (TAFTA), comenzó a hacer gestiones para cerrar el gran vínculo ¿económico? entre EEUU y la Unión Europea (UE).

¿Qué se propone (qué busca) este TTIP?

Para todo aquel que tiene un mínimo de sentido común, “… algo huele a podrido en Dinamarca…” al decir de Shakespeare. Toda la discusión es secreta; los actores son: representantes del gobierno de EEUU, representantes de la UE, y… representantes de las grandes transnacionales.

Hay que corregir a Shakespeare: todo está podrido en el TTIP.

si algún objetivo de superficie se propone, es crear un nuevo estado social de derecho que podemos resumirlo en los siguientes términos: TODO PARA LA BURGUESÍA IMPERIALISTA. Desde los beneficios  económicos (fundamental) hasta la legislación que regirá las relaciones entre las partes: el modelo a seguir, será, el que decida EEUU.

Hay un segundo objetivo y este es de fondo. Sentar las bases económicas de la relación militar entre EEUU y la UE con vistas a la posible (cada vez más posible) guerra contra Rusia, China y sus potenciales aliados. Un triunfo en ese enfrentamiento, que hoy se vive en capítulos, poniendo a otros pueblos como carne de cañón por parte de los gringos, sería fabuloso para la burguesía imperialista. Se quedaría con los adelantos tecnológico-militares de su gran competidor en ese terreno (Rusia) y con la más grande masa proletaria preparada y de muy bajo costo (China). Eliminaría una buena parte de la población DEL PLANETA y. con la robotización y la informática a pleno, obtendría los más grandes réditos económicos jamás logrados. Como contraparte, el proletariado remanente, conocería niveles de super-explotación jamás imaginados.

Todo, aderezado con la fábula de que, de esa manera, se saldría, por siempre, de la crisis iniciada en el 2007-2008 y que no tiene salida inmediata a la vista.

¿Queda alguna duda que la Revolución Socialista es una cuestión de sobre-vivencia de la humanidad?

¿Queda alguna duda que, en Costa Rica, para ello, es urgente construir el Frente Socialista?


2016-05-20
Los golpes blandos

Lo que ocurrió en Brasil, en estas semanas, que deparó el inicio del juicio político a la presidenta Dilma Rousseff y,  su posterior separación del cargo, es el tercer golpe de estado –de los llamados blandos- que se da en América Latina. Comenzó con Zelaya, en Honduras, apenas iniciada la administración Obama en EEUU, siguió con el que el parlamento paraguayo le propinó al presidente Lugo y, por ahora, llegó a Brasil.

Cuando se inauguró esta “técnica de golpes de estado” en la que el papel protagónico no lo tienen la fuerzas armadas, se armó una gran discusión en la izquierda. La mayoría opinó que, al no haber actividad militar, no había golpe de estado. Por eso, para evitar confusiones, se les pasó a denominar golpes blandos. Al igual que en los otros golpes, se eliminaba al presidente constitucional pero por vías que llamaremos “civilizadas” que permiten al diario La Nación de Costa Rica afirmar que por suerte no se perdió la institucionalidad; lo mismo que llevó a los presidentes de América a mantener la boca cerrada cuando Obama, desafiante, en una reunión en la que estaban el Rey Juan Carlos de España, el inefable, y el presidente del gobierno español, Zapatero,  les preguntó: ¿Ahora van a echarme la culpa de la destitución de Zelaya? El silencio de los gobernantes, rey y presidente españoles incluidos, demostró  dos cosas: 1. Opinaba –la mayoría de ellos, porque otros estaban avisados, que no era un golpe y, 2. Obama vivía en medio de su luna de miel con todos, incluida la izquierda suicida.

A lo largo de los últimos años, hemos venido denunciando intentos de golpes blandos en Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil y Venezuela. En todos los casos sostuvimos –y lo seguimos haciendo-que los que estaban (están) detrás de los mismos son integrantes de las burguesías nacionales francamente aliadas a la burguesía imperialista yanqui.

Hoy, con el señor (por llamarlo de alguna manera) Temer en el palacio de Planalto, en Brasilia, queda más que evidenciado. Banqueros, terratenientes, miembros de la gran burguesía, representantes de los grandes monopolios están en los ministerios y las grandes empresas estatales. El programa que los convoca es el mismo, como si hubiera sido calcado, del que lleva adelante Macri, en Argentina.

Brasil, al igual que la mayoría de los países del mundo, tiene una abultada deuda externa, una no menos importante deuda interna, una inflación relativa, una moneda sub-valuada, muy pobre crecimiento industrial, gran cantidad de desempleados y una enorme corrupción. Tenía, con Dilma Rousseff, un gobierno débil (como la mayoría de los gobiernos sudamericanos excepto los que tienen fuerzas armadas de élite y fuerzas de contrainsurgencia altamente especializadas, corruptas, ligadas al narcotráfico, al lavado de dinero y a las prácticas anti-derechos-humanos) que nunca supo enfrentarlos con los obreros, los campesinos sin tierra y los 30 millones de brasileños que dejaron atrás, con los gobiernos del PT, la pobreza y la indigencia.

No pensó muy distinto del editorialista del diario La Nación ya mencionado.

No quiso entender, no pudo entender, encerrada en los estrechos límites de la ideología burguesa, presa de las condiciones de clase que defendía, que ante el imperialismo y sus socios locales, no hay democracia burguesa que valga, que lo que corresponde es democracia de las mayorías: trabajadores, empleados, desempleados, trabajadores informales, pequeños burgueses de la producción, la economía y el comercio estrujados por los monopolios. Pero, los mal llamados progresistas, socialistas del Siglo XXI, nacionalistas de bajo vuelo, no sirven para esa lucha. No comparten la más que clara idea política de que ante el desmadre capitalista, la única respuesta es una respuesta socialista. Pero, esconden su pusilanimidad, de clase, no ideológica o intelectual, en un argumento que es necesario barrer de una vez por todas y que puede analizarse desde dos puntos de vista. El primero, no existe burguesía nacional democrática, antimperialista, nacionalista. El segundo,  el socialismo no es eliminación de la propiedad privada ni restricción de las libertades democráticas; es el gobierno de la mayoría organizada en organismos de poder con integrantes democráticamente elegidos, en asambleas públicas, que tomen decisiones, que discutan qué medidas tomar, que  fiscalicen el cumplimiento de lo decidido en lo llevado a cabo y que se asienten -esto es fundamental- en el concepto y la ppráctica de el pueblo en armas.

No quiere decir, lo anterior, que había que dejar solos a los Evo, Correa, Dilma, Maduro, Cristina, Lugo, Zelaya. La obligación de la izquierda socialista, revolucionaria, (era y es) explicar el juego de la lucha de clases para que los más activistas del movimiento de masas entiendan que los tiempos que vivimos exigen un partido socialista que confíe, únicamente, en el movimiento de masas, organizado, movilizado, dispuesto a pelear hasta lo último contra esa burguesía pro-imperialista, usurera, explotadora, garrotera, chupasangre, corrupta y antidemocrática. Para los socialistas la crítica a esos gobernantes no es abstracta; no se puede estar en el bando de los pro-imperialistas; pero tampoco se puede no señalar aquello que es necesario llevar adelante para acabar con el enemigo. En Venezuela, por ejemplo, hemos señalado algunas medidas necesarias: 1. confiscar, sin pago, toda empresa que, con cualquier excusa o argumento, no produce; 2. esas empresas pasan a ser bienes estatales dirigidas por sus obreros y empleados; 3. constituir comités de empresas que, reunidos en asamblea y con mandato de las bases, tomen las decisiones y que, por lo tanto, hagan innecesaria la asamblea legislativa; 4. estructurar el pueblo en armas a partir de esos comités de empresa y en común con las fuerzas armadas bolivarianas.

Miremos, en ese espejo, las actuales luchas interburguesas que se dan en Costa Rica.


01 de junio del 2016

Urbanismo

Cuando se habla de urbanismo se parte de la idea de que el mundo se encuentra dividido en dos grandes áreas, la urbana y la rural. Se parte de esa idea y, lo que es peor, se la explica y justifica.
Sin embargo, el planeta es uno solo y podemos aceptar que comprenda continentes y océanos y mares porque ello es irreversible. Es así y punto. Pero admitir como irreversible la división de las locaciones humanas en urbanas y rurales, no hace otra cosa que aceptar lo que es producto de la historia, de la cultura humana que no necesariamente es lo que más conviene a la humanidad y, en igualdad de condiciones, al planeta Tierra con todo lo que encierra: biodiversidad, recursos naturales, clima, manejo del espacio, condiciones de vida digna.
De manera que, lo principal es discutir si se justifica esa separación entre urbanismo y ruralismo.
En su defecto, conviene preguntarse sino es llegado el momento en que se debe acabar con tal dualismo y proponer una única solución: asentamientos poblacionales.
Demás está decir que los socialistas (y aclaramos de una vez que se es socialista revolucionario o no se es socialista) estamos por los asentamientos.

Para tomar esta decisión, partimos de una definición, contundente, irrenunciable: las ciudades, tal cual son, son producto de la evolución humana, política, social, cultural, que, en los tiempos actuales de super-concentración del capital, no pueden ofrecer otra cosa que megalopolis al estilo de Tokio, la costa este yanqui, San Pablo en Brasil o Ciudad de México. Las otras capitales van desde conglomerados mayúsculos hasta adefesios edilicios que combinan pésima arquitectura con grandes y pobres suburbios o, lo que es peor, hacinadas favelas también conocidas como tugurios, villas miserias, "cantegriles" o callampas.. Es que el capitalismo no puede hacer otra cosa.

Muy distinto sería si cada asentamiento poblacional conservara a sus nacidos porque en él hay la totalidad de los servicios, habitacionales, sanitarios, de alimentación, laborales, culturales, educacionales, de salud pública, de generación de energía, de tratamiento de residuos, de preservación de flora y fauna porque, de esa manera no son necesarios los inútiles corredores biológicos.

Esos asentamientos debe ser obra de la planificación espacial y el número de habitantes no podrá crecer de forma desmesurada respecto de otros. Como la actividad humana estará regida por el concepto de valor de uso y no de valor de cambio, no habrá atesoramiento de la riqueza bajo la forma dineraria ni de cualquier otra forma. La tierra, por lo tanto todos los recursos y todos los usos que de ella se derivan no tendrá propósito de lucro.

Es decir, será en una sociedad socialista.


10 de junio del 2016

Descomposición


El periodista uruguayo Raúl Zibechi publicó un artículo en el portal brecha.com.uy en el que habla de la descomposición que sufre la sociedad venezolana.
No negamos la realidad de tal; no re-negamos de la veracidad de los ejemplos que pone.
Lo que no compartimos es ese aire de "neutralidad política" que flota en todo el artículo. Neutralidad que se traslada a la más que evidente responsabilidad política del periodista. Porque, en la época en la que la descomposición no se visualizaba (aunque se intuía) su conducta fue de un auténtico epígono del gobierno venezolano, conducta extensible a los llamados (él los llamaba) gobiernos progresistas: Venezuela, Ecuador, Boliia, Brasil, Argentina.
Como decimos en Costa Rica no se vale sacar el cuerpo en la hora de las decisiones; no se vale hablar, escribir, de la situación actual, haciendo caso omiso de la historia previa.
Zibechi, al igual que muchos intelectuales de Latinoamérica y otras partes del mundo (Europa en particular) no hace ninguna mención de su posición, para nada crítica del curso que fue tomando la Revolución Venezolana desde sus inicios. Lo mismo hizo con "sus" gobiernos progresistas.
Pero tampoco habla de la diferente descomposición de Venezuela respecto a las de, por ejemplo, Argentina y Brasil.
En Argentina y Brasil no hubo una revolución como sí la hubo en Venezuela; en aquellos países no hubo un golpe de estado como en la tierra de Hugo Chávez; tampoco hubo una resolución de tal golpe como sí la hubo en el país de Bolívar y Francisco Miranda.
Hay descomposición en Argentina y Brasil como la hay en Venezuela. La diferencia es cualitativa: derrotar un proceso revolucionario, exige mayor agresividad por parte del actor contrincante. Y si ese actor es EEUU, la agresividad va acompañada por la larga historia de provocaciones y avasallamientos que hicieron, en toda su existencia, los gringos.
Lo que no entiende Zibechi, lo que no comparte, es que una revolución debe avanzar para no retroceder. Parece una verdad de perogrullo pero, detrás de ella está la quimera, la utopía de que existe burguesía democrática, patriótica, antimperialista.

Nosotros apoyamos (y lo seguimos haciendo) a la Revolución que encabezó Chávez; pero fuimos señalando que la misma debía ser profundizada. ¿Cómo? Avanzando sobre el poder político de la burguesía. ¿Cómo? Destruyendo su estado y construyendo uno basado, fundamentado, apoyado, en la existencia de órganos de poder obrero y popular.No en las instituciones burguesas: elecciones demo-burguesas, Asamblea Legislativa, Poder Judicial  corrupto.
Esa es la madre de la descomposición venezolana. El padre, hay que encontrarlo en los EEUU, la burguesía imperialista de todo tipo y la burguesía venezolana, superexplotadora, proyanqui, dictatorial y guerrerista que encabeza la Mesa de Unidad Democrática (MUD).

Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.


20 de junio del 2016

Noticias. ¿Noticias?


Sábado 11 de junio. Orlando, EEUU. Masacre en un club gay. 50 muertos y 53 heridos. Conmoción mundial
Domingo 19 de Junio. Oaxaca, México. Enfrentamiento entre maestros y policías. 6 muertos, 50 heridos, 21 detenidos. Mutis por el foro.

Más allá del repudio que hacemos al atentado en Orlando (todo atentado lo repudiamos), más allá del dolor de muchos familiares y amigos de muertos y heridos (dolor que compartimos), da cólera ver, observar, escuchar, mirar, el tratamiento que se le da a la noticia. Mucha más cólera si, por ejemplo, relacionamos la noticia originada en Orlando, con la noticia que, 8 días después, da cuenta de lo que ocurrió en Oaxaca.
De ahí el diferente tratamiento.El primer caso, lo presentan como, en el caso del asesino, de un descendiente de árabes; ocurrió en el centro antiterrorista mundial; atacó a una minoría que lucha -y ¡lucha!- para que se reconozcan sus derechos. En el segundo caso, lo que es una salvajada policial (a la que estamos acostumbrados) es justificada en que se trata de una institución oficial que tiene por objetivo mantener el orden establecido en el que hay dueños con derechos y no-dueños con obligaciones. Aunque los ofendidos son docentes que luchan -¡vaya si luchan!- contra las injusticias, viejas y nuevas, siempre presentes.

Los socialistas somos los que más hemos sufrido -históricamente y por estar al lado de los desamparados- las arbitrariedades del estado camufladas, escondidas, en una expresión que termina por ser un eufemismo: las leyes están para ser respetadas. El eufemismo esconde que se hacen con un propósito coercitivo, no de justicia.
Por lo tanto, somos los más autorizados, para reclamar por justicia y derechos. Por lo tanto, tenemos el derecho y la obligación de detestar la masacre de Orlando y, a la vez, en un mismo plano, repudiar la represión estatal, siempre -por definición- provocadora y desmesuraadda.

El diferente tratamiento que les dan los medios de información, masiva no es consecuencia de la casualidad ni de la libertad de expresión. Se corresponde con situaciones sociales y políticas muy precisas. La primera, fundamental, la condición monopólica que, como toda actividad capitalista, posee; diarios, radioemisoras, televisoras, en manos de una misma empresa. La segunda  se deriva de lo anterior: son fervientes defensores del sistema.

Como afirma el marxismo, la conciencia se corresponde con las condiciones de existencia.


01 de julio del 2016. Canal de Panamá. Desafío logístico de Latinoamérica

En estos días se inauguró la ampliación del Canal dePanamá. A partir de ahora, barcos portacontenedores llamados pospanamax, que pueden llevar 14.000 contenedores, no tendrán inconveniente en atravesarlo. El primero fue uno de9.000 contenedores y de 45 m de ancho (manga) y 330 m de largo (eslora). Cada barco deberá pagar un peaje de 500.000 dólares, más o menos.

No cabe duda que es un gran salto adelante en el transporte, cada vez más grande como correponde a la economía capitalista por aquello de economía de escala. Tampoco cabe duda que la compañía que administra el canal, recibirá muy jugosísimo aporte de divisas.

Tampoco debe extrañarnos que ya hayan aparecido economistas burgueses y sus acríticos plumíferos que nos señalan que es el camino para salir de la crisis que arrastramos desde el 2007-2008, para salir del llamado subdesarrollo y para justificar con la megaeconomía su anterior apego a la macroeconomía que nos implantó el neoliberalismo y que tiene como lógica consecuencia dicha megaeconomía que ya fue concebida, que está en plena gestación y que algún día habrá de ser parida como un mosntruo más del llamado desarrollo que no es otra cosa que la dominación de la vida cotidiana por los megamonopolios.
Pero, admitamos, sin ponernos en cuestionadores, que las bases llamadas "científicas" de la economía clásica tienen razón: no hay otra posible sociedad que la que lleva todo a escala mega. ¿Cuál será el verdadero resultado?

Sin pensarlo mucho, ni ponerse filosóficos, prepararse para abandonar este planeta megadestruido como proveedor de materias primas y, por lógica consecuencia, convertido en un megabasurero. Es decir, darle la razón al astronauta costarricense Franklin Chang y al físico y matemático Stephen Hawking: hay que enrumbar a Marte. Ordenadamente, con certeza casi científica para que pueda sobrevivir la especie hasta que se de la necesidad de pensar en algún otro planeta -solar o extrasolar- porque Marte sufrió el mismo destino que Tierra: destrucción. Obviamente que los que viajarán a Marte serán los modernísimos y pocos colonizadores que llevarán en sus alforjas el objetivo destructor que conocieron y aprendieron en Tierra. Es decir, re-comenzar el capitalismo a partir de su experiencia. No sabemos si esos pocos neo-colonizadores serán elegidos; mucho nos tememos que sí. Es necesario llevar a lo mejor de los millones de habitantes mundanos de tal suerte que la pureza aria quede garantizada y el sueño de Hitler, realizado.

La soberbia de estos economistas y sus amanuenses es de tal magnitud que no pueden darse cuenta que lo que queremos la mayoría de los seres humanos es vivir; vivir en este planeta; disfrutarlo. Lúdicamente.

Para ello, el capitalismo debe ser abolido y reemplazado por el socialismo. Que no es el de la ex URSS o de los modernos socialistas siglo XXI.

Es el de la libertad, en todo sentido. No la libertad que nos permite, a cuentagotas, la burguesía.


10 de julio del 2016. Radiografía de la OCDE

Hay una verdadera carrera en la vida de la burguesía; una especie de lucha de vida o muerte. Podríamos decir, tal vez, el uso del penúltimo cartucho; el último, deberíamos saberlo, es la guerra generalizada. La guerra en capítulos, la viene desarrollando desde hace décadas.

Penúltimo cartucho que tiene muy diferentes nombres pero un mismo fin verdadero: tratar de ordenar el comercio mundial con epicentro en distintas burguesías imperialistas. Aunque, a decir verdad, la delantera la llevan los gringos, inventores de esos verdaderos monstruos que son los Tratados de Libre Comercio y los más grandes beneficiarios.

Comenzaron con el NAFTA o TLC entre EEUU, Canadá y México; intentaron con el ALCA (muy bien sepultado por Chávez, Lula y Kirchner en el 2005); prosiguieron con el TLC de EEUU, Centroamérica y República Dominicana; estimularon varios Tratados entre países menores pero pollitos de mamá USA; etc., etc.

Ahora se están discutiendo tres grandes tratados: el de EEUU y la Unión Europea, el llamado Transpacífico y, el más peligroso y nocivo, el conocido como TTPI.

Sin embargo la burguesía imperialista necesita entes reguladores que les garantice el negocio. Además de instituciones internacioales portadoras  de ideología, experticia y reglamentos para controlar y poner en vereda a los pequeñísimos díscolos que pueden existir (por muy poco tiempo, por cierto).

Entre todas esas instituciones hay una que los tiene embelesados a las burguesías de nuestros sudesarrollados y empobrecidos países. Nos referimos a  la Organización para el Crecimiento y el Desarrollo Económico (OCDE). Es la novia que a todos tiene descabezados.

Pero es bueno conocer a ese tipo de novia para saber hasta donde llegará el desvarío.

Una forma puede ser el resultado de aplicar aquel refrán que dice: "dime con quien andas y te diré quien eres".

Pues bien, la OCDE anda embelesada con el gobierno de Mauricio Macri, el argentino.

¿Es necesario agregar algo para poder justificar por qué, los socialistas, estamos en contra de ingresar a esa organización?


20 de julio del 2016. ¿Cuánto debe ser el presupuesto de educación?

En día pasados, se discutió bastante, en Costa Rica, acerca del presupuesto de las universidades públicas; lo que se llama Fondo Especial de la Ecucación Superior (FEES).

Es una eterna discusión. Ahora se está peleando por alcanzar el 8.0% del PBI. Hasta ahora, no se logró.

En un país vecino, Cuba, el año pasado se destinó el 54% del presupuesto del 2015 para dos rubros que son esenciales: educación y salud. Ello quiere decir, aproximadamente, el 25% del presupuesto para educación. Según la UNESCO, 13.5% del PIB.

La cifra no deja de ser asombrosa. ¿Cuántas economías destinan algo parecido a educación?

Sin embargo, lo más importante no es el presupuesto en primera instancia sino, el para qué y, luego, el presupuesto.

En Cuba la educación es totalmente gratuita desde la etapa de guarderías y jardín de infantes hasta el posgrado universitario. Al decir gratuita decimos que las familias no invierten un cinco en lo que son los costos de educación. No uniformes, no útiles escolares, no libros y cuadernos, etc. Todo lo provee el estado y el alumno lo recibe el primer día de clases, en su pupitre escolar.

Pero cabe una pregunta. Si la educación es pública, si la salud es pública, si la producción está en manos del estado, si la actividad agropecuaria se basa en tierras públicas dadas en concesión para quien la desee (por lo tanto sin posibilidad de ser heredada) ¿adónde apunta el sistema educativo?

La respuesta es indirecta y se basa en indicadores sociales: de alfabetización y escolaridad, de salud, nutricionales, habitacionales, grado de excelencia de la educación universitaria, resolución de problemas sociales (en el sentido amplio del término) que se expresan en calidad de vida.

Lamentablemente, en algunos aspectos, respeta las opiniones y los consejos de instituciones como el Banco Mundial que persigue otros objetivos. Esa es la mancha que tiene en lo que a educación se refiere.

De la misma forma que la inexistencia de organismos de poder libre y democráticamente elegidos (no en el sentido y las formas burguesas) para tomar las más importantes decisiones sin la intromisión autoritaria del partido, ¿no requieren garantizar la persistencia, aún con defectos y fallas importantes, de la revolución originada en 1959?

¿Justifica lo anterior, pedir un cambio de gobierno en el que desaparezcan las conquistas mencionadas?

¿Justifican esas falencias, estructurales es cierto, el frente único con las damas de blanco o el pedido de elecciones al estilo burgués?

Para los socialistas no se trata de retroceder al capitalismo sino de avanzar en la transición al socialismo que, seamos claro, en Cuba es lo que existe y que se puede perder con los acuerdos con Obama.


01 de agosto del 2016. El verdadero problema del agua

No es casualidad que, en estos momentos, en Guatemala y en Costa Rica, se esté discutiendo un proyecto de ley que pretende reglamentar el uso del agua para todo tipo de actividad pero que tienen, en común, abrir el camino a la privatización de su distribución y empleo. Por eso, en ambos países, aparece la misma consigna: el agua no es una mercancía.

Sin embargo, con todo loque tiene de justa esa consigna, en nuestro entender, se queda muy pero muy corta.

¿Por qué?

Comencems por el principio, como gustaba decir Cantinflas. El agua ¿es un recurso público o privado? La respuesta es similar a la que se debe formular respecto de la tierra. Para nuestra desgracia, la tierra, bien existente más allá de la presencia del ser humano, ha sido secuestrada. El resultado está a la vista: terratenientes con vastas superficies (las mejores, por añadidura, para el cultivo, el uso del pasto y las edificaciones) que constituyen una minoría. A su vez, una inmensa mayoría que tiene con ella una muy mala relación: o la trabajan para terceros o usan los peores lugares para establecer lo que, misericordiosamente, podemos llamar viviendas.

¿Por qué la tierra no es un bien público?; ¿por qué no es dada en concesión a los usuarios, de acuerdo al mejor uso de la misma según los estudios?

Con el mal uso que se dio (y sigue dando) a la tierra, vino el mal uso al agua. Por eso hay aspectos fundamentales a tener en cuenta para una correcta política ordenadora de su uso.

1. El agua es un bien natural, renovable, público e inalienable. Esta condición debe ser imprescriptible.
2. Debe ser dada en conseción para usos determinados y pago mediante de acuerdo al volumen empleado.
3. Por ser un bien natural, renovable.requiere cuidados especiales a tener en cuenta en sus fuentes de origen, en las riberas de los cursos de agua, en cómo debe usarse y en cómo deben manejarse las aguas residuales.
3.1. Todas las fuentes de origen (ojos de agua, nacientes nevadas o montañosas, aguas subterráneas emergentes naturalmente o por bombeo, requiere de espacios de tierra a su alrededor que hagan posible su preservación.
3.2. Todo ojo de agua, requiere a su alrededor un área circular de no uso para cualquier actividad con un radio de 500 metros tomados a partir de la boca de agua.
3.3. Todas las nacientes nevadas o de origen montañoso, requieren, en su entorno, de un área libre, natural, de 1 kilómetro cuadrado.
3.4. Las riberas de los ríos deberán ser libres de uso en sus primeros 100 metros. En lugares urbanos, a partir de esos 100 metros, se deberá construir vías de comunicación terrestre de dos vías, con las correspondientes aceras y arboladas.
3.5. Las aguas de uso domiciliario serán provistas por el ente rector nacional del agua o mediante bombeo, almacenamiento y distribución.
3.6. Las aguas de uso para la producción, se podrán tomar de servidores provistos por el ente rector o, permiso mediante, de los cursos de agua superficiales y subterráneos.
3.7. Cuando se trate de uso general de agua, las aguas residuales deberán ser canalizadas para ser vertidas a los cursos hídricos una vez procedido la descontaminación, física, química, bacteriológica y de desechos de todo tipo, humanos y no.
3.8. Se deberá estimular la existencia de conjuntos poblacionales de bajo número de habitantes distribuídos según la mejor utilización de la tierra de acuerdo a sus propiedades físicas, químicas, microbianas y topográficas. Nunca de acuerdo a criterios de rentabilidad de la tierra según criterios de oferta y demanda inducidas por el lucro.
3.9. Debe tenerse presente un criterio madre según el cual en el uso de la tierra deben tener su espacio la flora y la fauna. En consecuencia se desestimará el concepto de corredores biológicos a la vez que los lugares de uso deben ser estructurados de tal suerte que se implante el concepto de actividad humana reciclable: uso de bienes en armonía con la naturaleza, tendiendo a re-crear la naturaleza en la satisfacción de necesidades y en el manejo de los residuos.

Los socialistas estamos firmementes comprometidos con los enunciados anteriores. Toda otra postulación, en mayor o en menor medida, servirán para sostener el depredador orden burgués.


10 de agosto del 2016. ¿Cómo debe ser el presupuesto nacional?

En la pasada página palabrasocialista.org del 1 de agosto, nos enteramos que el 54% del presupuesto nacional cubano estuvo, en el 2014, destinado a educación y salud. Ahora, la UNESCO, nos dice que lo que se destinó a educación es el 13 % del PIB, no del presupuesto. Nos aclara, de cualquier manera, que Cuba es el país que dedica mayor porcentaje del PIB a ese renglón en el mundo.

Esas dos noticias nos llevaron a hecernos una pregunta: ¿cómo debe ser presupuesto nacional de cualquier país?

Puestos en ese dilema se nos ocurrió, arbitrariamente, que hay cuatro renglones que deben ser prioritarios y que deben consumir, en conjunto, el 50% del presupuesto. Nos referimos a educación, salud, vivienda y jubilaciones y pensiones. De la misma manera, es decir arbitrariamente, pensamos en aproximadamente un 12.5% del PIB para cada uno.

¿Es una locura, una insensatez...?

El punto de partida de nuestro razonamiento es el siguiente: toda la riqueza generada a lo largo de un año, en cualquier país, es producto del trabajo. Es decir, es la lógica consecuencia de la actividad social de los proletarios.

Por lo tanto, ¿no deben, los proletarios, tener garantizados en adecuadas condiciones esos cuatro rubros?

Cuando los gobiernos discuten, en sus instituciones, el presupuesto, siempre están pendientes de dos rubros: las deudas interna y externa y el déficit fiscal. Por lo tanto, educación, salud, vivienda y asuntos previsionales, pasan a tener importancia en cuarto o quinto lugar. Nunca hay suficiente para ello.

Pero, nos preguntamos, ¿quién o quiénes se quedan con el grueso de la riqueza creada si no alcanza para solucionar esos cuatro rubros para la misma población que la genera?

La respuesta es muy sencilla: los que se quedan con el grueso del producto del trabajo son los dueños del capital, no los dueños de la fuerza de trabajo. Esos dueños del capital aumentan su riqueza en tanto los proletarios (trabajadores industriales, empleados, subempleados, desempleados, trabajadores informales, pequeños productores, comerciantes y cooperativistas) año con año pierden usufructo de la riqueza tal cual lo demuestran las estadísticas de aumento de la concentración de la riqueza en el 10% de la población que son, vaya casualidad, los dueños del capital, los capitalistas, los burgueses.

¿Está claro por qué los socialistas opinamos que, sin Frente Socialista, no hay asomo de solución para la inmensa mayoría de la población mundial?


20 de agosto del 2016. Salario único
Desde hace tiempo, se discute sobre la necesidad de que, para los empleados públicos, exista lo que se da en llamar salario único.
¿Qué se entiende por tal?
Se entiende un salario uniforme para todos los empleados de los ministerios, el poder legislativo, el poder judicial y las empresas estatales descentralizadas. Lo "novedoso" (por decirlo de alguna manera) es que se eliminan lo que sus enemigos llaman -indistintamente- privilegios, gollerías o pluses salariales. Estos no son otra cosa que agregados a los salarios que, en algún momento, se agregaron para responder a las exigencias de los trabajadores. Entre ellos se encuentran los incentivos por asistencia, los días pagos por nacimiento de hijos, casamiento, muerte de un familiar allegado, cambio de casa de habitación, suplementos por dedicación exclusiva, antigüedad y otros que, por lo general, están asentados en las convenciones colectivas que cada sindicato tiene firmada con la patronal estatal.
La necesidad de acabar con "tales despropósitos", "tales abusos", se empezó a discutir en los ámbitos parlamentarios y a pedir desde los medios de prensa, apareció cuando comenzó la crisis que apareció en los años 2007-2008. El telón de fondo era (es) disminuir el déficit fiscal hasta un límite compatible con el PBI.
Los sindicatos reaccionaron (pobremente según nuestra opinión) argumentando que se trataban de derechos establecidos. Los gobiernos, las cámaras patronales, los diarios y la TV, contestaron que lo aplicarían para los nuevos trabajadores.
Lo que se oculta por parte de todos los sectores (no por nosotros) es lo que se da en llamar el salario mínimo y si el mismo se mantendría a lo largo del tiempo, independientemente de la experticia adquirida por el trabajador ya sea por experiencia ya sea por conocimiento adquirido por medios académicos.
Hoy queremos iniciar la discusión del salario mínimo. Según la burguesía, no existe el concepto de salario mínimo en el sentido de que toda persona tiene derecho al mismo y, por lógica consecuencia, tiene derecho a tener trabajo y a hacer efectivo tal derecho. En segundo lugar, para la burguesía el salario no existe para garantizar condiciones esenciales de vida sino garantía de que, el trabajador (si tiene trabajo), todos los días regrese al lugar que tiene asignado en la cadena productiva.
Por lo tanto no existe un salario que contemple todas las necesidades de una persona, el trabajador individual, soltero, de 18 años: vivienda, transporte, alimentación, salud, educación, aspectos previsionales, pasatiempos (actividades deportivas y culturales). Mucho menos existe una modificación salarial que contemple estado civil e hijos de tal suerte que tengan garantizada su existencia en condiciones de dignidad. Tampoco existe el concepto de agregado según actividad laboral; mucho menos de salario común para la actividad pública y la privada.

Como puede apreciarse, ante la ofensiva de la burguesía para bajar el costo de la mano de obra (fuerza de trabajo) en el producto, los sindicatos deben organizar la lucha para fijar un salario mínimo, vital y móvil y, a la vez, trabajo para todos.
Otra cosa es, sencillamente, atolillo con el dedo.


 
01 de setiembre del 2016.Los kurdos y Siria, Irán, Irak, Turquía, EEUU y Rusia

Quien sigue con atención lo que está ocurriendo en la situación siria, se encuentra con una complejidad de factores que hacen difícil posicionarse, políticamente hablando, con lucidez de perspectiva.

Los turcos dicen que atacan a los terroristas del DAESH, pero, en realidad –y ese es su verdadero y oculto objetivo-, arrasan a los kurdos que están en Siria. Ante esto, Rusia es sorda, ciega y muda; China y los otros miembros de los BRICS, acompañan con su ausencia. Siria acepta a medias porque, según algunas noticias, los kurdos sirios pelean, a la vez, en dos frentes: están contra el gobierno sirio pero firmaron con este un pacto de no agresión para mejor enfrentar al Ejército Islámico (EI) a través de sus milicias. Los palestinos, Líbano, Hezbolla, no se han pronunciado. Los yanquis y la UE piden –muy tibiamente- al gobierno de Erdogán que no se olvide que el verdadero enemigo, es el Estado Islámico. La OTAN, en tanto, está muy ocupada en sus ejercicios militares a lo largo de toda la frontera europea con Rusia.

Cuando todo indicaba que, en Siria y en Irak, los terroristas del DAESH, se encontraban francamente perdidosos, Turquía (¿con el aval de EEUU, la OTAN y Rusia?) sale a embarrar la cancha.

Pero, vayamos por partes.

Los problemas, en esa zona del planeta, de todo tipo: por la tierra, por el petróleo, por la mano de obra, por las religiones, por asuntos económicos, por fundamentales cuestiones militares, etc., son de muy vieja data. Todos tienen que ver con que la burguesía imperialista –de distintas nacionalidades- se metió, desde la época de la colonización del mundo, y creó, borró y volvió a crear (en realidad dibujar) países y fronteras.

Pero hay dos notables casos en todo ello. Por año de ocurrencia, 1917, casi a la finalización de la primera guerra mundial, se dio la declaración de Balfour y, en 1920, a consecuencia del resultado militar de esa guerra, el tratado de Sevres. En esos dos actos se definió la historia de los últimos 100 años y de los que vendrán. En la declaración se trató de asentar a los judíos europeos en Palestina pero con preeminencia de los oriundos de esas tierras, los palestinos; la creación del estado de Israel, es la consecuencia del incumplimiento de dicha declaración. En 1920, la promesa escrita de respetar, para los kurdos, lo que se llama Kurdistán, cosa que nunca se hizo, dio lugar a la larga lucha de los kurdos por su espacio dado que fueron condenados a repartirse en Siria, Turquía, Irak, Irán y Armenia.

En nuestros días, los problemas territoriales, sociales y militares de esa zona del planeta, ponen a ésta en la mayor tensión. Por eso, sin ninguna duda, de ningún tipo, defendemos a los palestinos de origen islámico y a los kurdos.

Cuando todo indicaba que la solución del conflicto sirio quedaría en manos de estos, aparece el golpe de estado en Turquía, su derrota, una mayor entronización de Erdogán, miles de militares, intelectuales, periodistas, académicos son encarcelados y ocurre el milagro de los milagros. Turquía, miembro de la OTAN, respaldo en todo sentido de los terroristas del DAESH, agente provocador de EEUU en Medio Oriente, lleva adelante su conversión. Ahora es, después de pedir perdón por el derribo de un avión ruso involucrado en los bombardeos con el Estado Islámico, dice, por boca de su ministro de relaciones exteriores que Rusia no puede tener mejor aliado, superior a China, a Irán, a –se supone y espera- Siria.

En realidad, en esta opereta que tiene aire de prólogo de una intensificación del estado de guerra en capítulos en desarrollo, si queda en los actuales pareceres, hay dos perdedores natos (palestinos y kurdos), uno potencial (Hezbollá) y vencedores de distinto calibre. Bashar al Assad, queda al frente de Siria para timonear el estado y el gobierno que se viene en el que parte de la oposición tendrá un lugar. Irán, como potencia militar a tener en cuenta en la región para que el movimiento de masas no se desmadre. Israel obligado, en principio pero no necesariamente, a aceptar la política de los dos estados. Turquía como la contra-cara de Irán porque seguirá en la OTAN y romperá su acuerdo con Rusia luego de derrotar, si puede, a los kurdos. EEUU, vencido por no haber podido tirar abajo a Bashar al Assad, vencido porque su engendro (junto con Israel, Turquía y Arabia Saudita), el Estado Islámico, perdió su batalla principal pero no –todavía- las accesorias, sale ganancioso porque con los dos estados derrota a los palestinos y con Turquía elimina (o al menos, pretende, desea) el factor kurdo (por la esperada  –por ellos- derrota de los kurdos beligerantes y la consiguiente entronización de sus kurdos aliados, los peshmerkas de Irak. Rusia también sale victoriosa; queda como la otra cabeza de león –donde nunca estuvo-, sacó experiencia militar, probó su nueva tecnología en armamentos y equipos y aparece con un bloque semiarmado con China, Irán y Siria.

Sin embargo hay disparidad entre EEUU y Rusia. Debemos afirmar que el no triunfo aplastante de los gringos (eliminación de Bashar al Assad, potenciación del EI, arrinconamiento de los palestinos, postergación de la pública aparición de la lucha de los kurdos) pospone su propósito belicista más generalizado. Aunque esa disparidad en lo que se refiere al nivel de triunfo entre EEUU y Rusia, los dos son ganadores porque eliminan (o pretenden eliminar) un gran foco de tensión y de gasto en material militar pero que permite avanzar, sin precipitaciones, en los preparativos para la altamente probable tercera guerra mundial. Recordemos que, para nosotros, en tanto llevamos adelante la lucha contra la burguesía imperialista, en tanto el movimiento de masas no se rinde, nuestro mayor objetivo, lograr una dirección política mundial socialista revolucionaria, requiere postergar lo más posible la gran guerra. Aparentemente, la situación va en esa dirección. Esperamos que los kurdos beligerantes no sean derrotados.

Si el conflicto sirio hubiera terminado como consecuencia de la derrota del EI, quedarían vencedores de envergadura: palestinos (en menor medida), Hezbollá y los kurdos. Para cualquier burgués ello sería intolerable. No olvidemos que EEUU y Rusia, son la cabeza de dos bloques imperialistas enfrentados.

Claro está que si bien todo está dicho, todavía no está hecho. La crisis –persistente- del 2007-2008, puso en el bando del movimiento de masas a los proletarios de Europa y EEUU.


10 de septiembre del 2016.                                                                             11 de setiembre del 2016

No deja de ser llamativo que el 15 aniversario de las Torres Gemelas, coincida con el auerdo ruso-yanqui respecto de Siria. En realidad, el terrorismo -existente, prohijado por el imperialismo yanqui (Al Qaeda, ISIS, el golpe de estado en Honduras, los golpes blandos en Paraguay, Brasil, ahora en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina, etc.)- le sirve como tapadera para llevar adelante el más grande atentado a las libertades democrático-formales en la historia de la burguesía.

Se entiende, pero debemos enfrentarlo. El terrorismo como política del estado burgués es necesario -para los intereses de la burguesía- porque -no lo olvidemos en ninguna circunstancia- el sistema capitalista está en la fase imperialismo con un creciente agotamiento. Su fase siguiente es la barbarización, hace años iniciado pero, todavía, en sus pasos iniciales. Es mucho lo que nos prometen: guerras, crisis y revoluciones, decía Lenin cuando comenzó la primera Guerra mundial.

Lo de Siria, sin embargo, merece ser analizado con mayor detalle. Comenzó como consecuencia de que el imerialismo se montó sobre la llamada primavera árabe y siguió con la promoción de la guerra terrorista en Siria, el aumento del papel político y militar de Turquía y la creación -en todo sentido- del DAESH junto con Arabia Saudita, Israel y, como contrafuerte, la mencionada Turquía.

Pero la lucha de los pueblos en Medio Oriente, permitió que se realizaran acuerdos sustanciales entre palestinos, los libaneses de Hezbolla y la posterior incorporación de los kurdos -fundamental en especial en Siria en las cercanías de la frontera turca.

Se presentó como una necesidad urgente el acuerdo entre Rusia y EEUU, aparentemente con la aceptación de Bashar Al-Assad, para que esa estratégica región no quedara en manos de palestinos, libaneses del Hezbolla y kurdos del PKK.

Nos parece que no está dicha la última palabra, sin embargo.

Pero lo que si es cierto es que la táctica -eterna- de los yanquis de promover el terrorismo (recordemos a Kissinguer y su maldito Plan Cóndor) se volvió en contra. No porque los terroristas se dieran vuelta, sino porque fueron derrotados con altísima participación popular.

De ahí que lo que le queda a EEUU es hablar de la necesidad de la unión antiterrorista hacia adentro porque la lucha obrera y popular llegó a sus entrañas


20 de septiembre del 2016. Feminismo

El catedrático
español Juan Torres López, escribió (ver la nota sc-2390) que es posible salir de la crisis que el sistema tienen desde el 2007-2008, involucrando una mayor cantidad de mujeres en el proceso del trabajo. Argumenta que, al mismo tiempo, se cumpliría con una de las "consignas feministas" que reclaman igualdad con los hombres. Echa mano de la mentirosa afirmación de que la presencia femenina en el ámbito laboral (cualquiera él sea) será una reafirmación deaquella vieja consigna de que las mujeres, también, tienen deredcho a trabajar.
Pero lo interesante es que este catedrático se olvida de que la presencia femenina en la fuerza de trabajo, responde, más, a una necesidad económica (sustento diario viva o no en pareja) que a un derecho democrático.
Nos hace recordar a los trabajadores en general, independientemente de que sea varón o mujer, que, por el que tengan empleo, deben sentirse realizado dado que de esa manera pueden cubrir sus necesidades. Todo ello al margen del tipo de trabajo, de las codiciones de trabajo, del régimen laboral, de la magnitud del salario, de la satisfacción por lo que se produce.

Tomemos el caso de las mujeres. Muchísimas empresas exigen, para contratarlas que no tengan hijos y no estén embarazadas. ¡Más allá de si la mujer se encuentra en la parte de su vida en que quiere ser madre!
Cuando la mujer pare, el tiempo de licencia por maternidad es, en la mayoría de los casos, de tres meses. ¡Aunque la Organización Mundial de la Salud dice que se debe amamantar al recién nacido durante seis meses como mínimo y que amamantamiento es darle la leche que produce la madre!
En el mejor de los casos se plantea que, una vez retornada al trabajo, el patrón debe darle tiempo para que de la teta en  un cubículo ad-hoc que debe tener la empresa. ¡Más allá de la necesidad de que el bebé reconozca, desde la teta de su madre, el extraño ámbito en el que pasará buena parte de la primera infancia y cuyo reconocimiento y familiarización son recomendadas!
Según la burguesía (estono se dice pero se practica) el hijo no tiene padre. ¡De otra manera no puede entenderse que no exista licencia por paternidad que es necesaria, para el bebé, el padre   y -también- la madre!

A todo esto preguntamos: ¿las organizaciones feministas no saben de estas necesidades?. ¿Los sindicalistas no conocen lo que es el nacimiento de un hijo y los cambiosque introduce en la vida cotidiana? Los "catedráticos" ¿en que parte de la vida y del planeta aprendieron lo que "catedrean"? ¿Los diputados "democráticamente electos" en las perfectas democracias burguesas, nacieron en una probeta y se criaron en una incubadora y de ahí saltaron a la curul diputadil?

¿Estará en otro lado el problema?


01 de octubre del 2016. El triunfo del NO en colombia
Ayer, 2 de octubre, se realizaron en Colombia las elecciones-referéndum convocadas por el gobierno de  Juan Manuel Santos, con el explícito acuerdo de la dirección de las Fuaerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el apoyo manifiesto del gobierno yanqui, los llamados gobiernos progresistas de Latinoamérica (incluido el de Cuba) y el apoyo de guardi pretoriana mundial: el consejo de Seguridad de la ONU y su patético secretario general. Todo en un en un aéptico ambiente santificado por los santos oleos del único estadista de occidente, el papa Francisco.

Enfrente, como estruendosa y chillona voz, el ex presidente colombiano Uribe, patético, también él, pero, además, energúmeno.

Pues bien, contra todos los pronósticos políticos y de encuestadoras, triunfó el NO.
Al pigmeo le crecieron las alas y se le puso grave la voz.

Muchos se preguntan: ¿qué pasó con el pueblo colombiano?

Nosotros, por nuestra parte (valga lo redundante) os hacemos otra pregunta: ¿qué pasó en la burguesía colombiana?
Supletoriamente nos preguntamos: ¿qué pasa con la burguesía imperialista que no termina de decidir su camino, en el mundo, para el mundo: tímidos proyectos de paz inestable o guerra mundial?
La respuesta significa echar mano de dos enfoques. Desde el punto de vista internacional, existe un gran fantasnma que recorre el mundo: una crisis sistémica que no permite avizorar salida (para los intereses de la burguesía, por supuesto) en el corto plazo. Desde el punto de vista de la realidad colombiana, hay dos aspectos centrales a considerar.

El primero, la poca concurrencia a las urnas. Evidentemente, la burguesía no puso toda la carne en el asador. Los que fueron a votar, fueronlos sectores burgueses, los que, todavía, confían en las instituciones burguesas. Sin embargo, al igual que en todos lados, en el mundo, el resultado es -técnicamente- un empate lo que no signiiffica que no es paralizante de la gobernabilidad burguesa.
Miremos donde miremos, en el mundo, no hay una decisión tomada aunque, a veces parece ganar el fascismo y, otras, el demo-fascismo.

La paz en Colombia es una derrota para el movimiento de masas. Pero, en ese caso, la parte de la burguesía que la propone, quiere el demo-fascismo. El triunfo del NO, también es una derrota para el movimiento de masas. Quien lo propone es el sector burgués que es fascista. Quiere, busca, la derrota física del movimiento de masas.

Los socialistas revolucionarios, una vez más, no podemos hacer otra cosa que plantear el Frente Socialista ante dos adefesios en marcha: el nuevo plan cóndor o el frente popular.
 Aclarando que el frente popular, inevitablemente, termina, desemboca, en el nuevo plan cóndor.


10 de octubre del 2016. Propiedad privada
Una vez más, las cosas que ocurren nos obligan a plantearnos cuál el verdadero ABC de sus orígenes, más allá de la superficialidad con que son encarados que podemos llamar mal sentido común por no decir -que correspondería- defensa de intereses ligados a la propiedad privada.
Nos referimos al huracán Mathew y sus desastrosas conseuencias: muertes y destrucción.
Todo,en el espíritu y la convicción burguesas, es la lógica consecuencia de lo que se da en llamar -eufemísticamente- desastres naturales.
Y, si salimos del lugar común, ¿qué encontramos? Una vez más, la propiedad privada, piedra liminar del sistema capitalista.
Queremos analizar tres aspectos. 1. las inundaciones; 2. la destrucción de edificios y, 3. la propiedad de la tierra.

Las inundaciones. Ocurren por dos factores. El que aparece a primera vista: la cuestión de las alcantarillas, inexistentes o, mal diseñadas o, taponadas. Todas razones válidas pero hay una , fundamental, oculta: loque se inunda es aquello que está a la vera de los ríos y arroyos. Aquí aparece el problema del agua que, ninguna ley burguesa de administración de la misma contempla: como se deben preservar los cursos de agua. Para nosotros con dos medidas esenciales: planes municipales de recolección de residuos y la expresa disposición de que, a ambos lados de la rivera, debe haber una zona de exclusión de 100 metros.
La destrucción de edificios. En realidad es mucho más: calles, puentes, caída de árboles, torres de transmisión, etc. Responde a un pésimo uso del espacio público y a la inexistencia de códigos de construcción estrictos respecto de característica del suelo y de los materiales a usar. Detrás de ello se encuentra la pésima (adrede) distribución de la riqueza. Con lo cual, vale decir, está, por detrás, el sistema capitalista.
La propiedad de la tierra. Es la madre de todos los factores. Más allá de que, en un principio no existía dueño de la tierra (lo que quiere decir que hubo apropiación de ellapor algunos que, con las furzas represivas, mantenían tal apropiación), tal apropiación significa poner en manos privadas (lo que significa una minoría de lapoblación total) todos los recursosque brinda la naturaleza para el trabajo y nuestra subsistencia. En el caso que nos ocupa, al no haber zonas de exclusión a la vera de los cursos de agua,se debe a que los propietarios son buchones: se quedan con la tierra y lo que ahí existe: minerales, petróleo, agua, flora y fauna.

Está claro, entonces, que el principio de solución radica en que la tierra es propiedad social, administrada por el gobierno y dada en concesión, por lo tanto temporal, para su uso. En consecuencia no para la especulación y el lucro.


20 de octubre del 2016. Una porqueriza llamada EEUU
El título de esta nota no es el más adecuado. Lo que pretende es decribir el carácter vergonzoso de la campaña electoral que se desarrolla en EEUU. Los ticos le llamaríamos una bolsa de grillos; un argentino lo definiría como puterío.

De cualquier manera, lo cierto es que, en lo que aparece en las noticias, la campaña se desarrolla en un hediondo basural en el que se revuelcan -placenteramente- el presidente Obama y suuu mujer hasta la más triste y desconocida aspirante a artista de telenovela de cuarta categoría. Ello, por parte de los demócratas. No se quedan atrás los republicanos en todos sus niveles: candidato presidencial, dirigentes parlamentarios, cúpula partidaria y convidados de piedra.

De golpe, EEUU descubrió y lo muestra al mundo sin ningún pudor, la hipocresía victoriana que consistía en esconder bajo la alfombra toda la podredumbre de la encumbrada sociedad.  La diferencia radica en que, en aquel entonces,  el Reino Unido lideraba lo que era la construcción de un sistema capitalista en el que perduraba -aunque  comenzaba a perderlo- el cappitalismo de libre concurrencia. Hoy nos encontramos con un sistema capitalista en avanzado desarrollo de su fase imperialista y en situación de franco agotamiento. Por lo tanto, hoy, la hipocresía  radica en llamar democracia, libre juego democrático, reivindicación de una moral inexistente, a esa pelea que, en Costa Rica llamamos de viejas de patio, con agarrones de las mechas y mentadas de madre.

¿Nos llama la atención tal espectáculo? Solamente si tenemos las características de los televidentes enamorados de las telenovelas: totalmente ajenos a la realidad y buscando una forma más de huir de la misma.

Lo que sí debemos decir es que hay correspondencia entre la circunstancia histórica que se vive y la calidad de los dirigentes políticos. Para no ir más lejos, la necesaria reconstrucción capitalista de la sociedad post segunda guerra mundial, necesitaba de individuos de la talla de una Roosevelt, un Churchill, un Stalin, un Adenauer, un De Gasperi, un De Gaulle. Es tan cierto lo que afirmamos que esos dirigentes -almargen de sus costumbre y su moral, por lo general detestable- se comportaron como estadistas para servir a su clase, la burguesía, con imaginación, dedicación e inteligencia.

Hoy, tal vez el papa Francisco -y el proyecto de secretario general de la ONU encarnado en el portugués Guterres- pueden ser llamados estadistas o, aprendices de tales.

No se puede negar el papel del individuo en la historia. Para llevar adelante proyectos de calibre como para testimoniar el fín de época.

Aquellos que no pueden ver ni entender lo antedicho, siguen esperando la utopía de la reconstrucción del capitalismo. Son los partidarios de la socialdemocracia, de los gobiernos que dimos en llamar cuasi-nacionalistas de latinoamérica, del papa Francisco. Los que nunca podrán entender -ni lo quieren- que el capitalismo debe dar paso a un nuevo ordenamiento económico y social y que, el mismo, tiene nombre y apellido: socialismo y que a él se llegará por medios revolucionarios.
Unicamente.


 01 de noviembre del 2016. ¿Adónde va Venezuela?

Pocas veces, la pregunta del título de este comentario, es tan dramática, aunque –es preciso reconocerlo- la situación mundial está llena de dramatismo; variopinto, por cierto. Mencionemos algunos: elecciones en EEUU, Siria e Irak contra el Estado Islámico, muy peligroso aumento de la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, el hambre mundial, acelerado crecimiento de preparativos de guerra generalizada, etc., etc.

En el caso particular de Venezuela, podemos afirmar que lo que ahí ocurra, definirá el futuro inmediato y mediato de América del Sur en particular y del mundo en general.

¿Por qué así de trágico?

En América del Sur ocurrieron dos acontecimientos políticos decisorios: el triunfo de Macri en las elecciones presidenciales argentinas y el golpe de estado en Brasil que significó la remoción de la presidencia de la república de Dilma Rousseff.

Podemos decir, estamos en condiciones de afirmar, que, de triunfar el golpe de estado impulsado por la derecha proyanqui en Venezuela, se afirmarán los procesos mencionados. Sí, en cambio, el golpe de estado venezolano es derrotado, se abre la posibilidad de un endurecimiento de la relación de fuerzas entre el movimiento de masas y los reaccionarios gobiernos. Dicho endurecimiento, va de suyo, será a favor del proletariado y el pueblo. Así de contundente podemos afirmarlo.

Se impone, entonces, tomar partido entre los contendientes venezolanos pero, al mismo tiempo –en caso contrario sería un saludo a la bandera a las tres de la madrugada- proponer respuestas posibles (por necesarias) visto que el gobierno de Maduro no se caracteriza por enfrentar seriamente la situación.

Podemos –y debemos afirmar- que están maduras las condiciones para derrotar (casi definitivamente) a la derecha. ¿Qué se debe hacer para ello? Lo siguiente es lo que haríamos de ocupar el lugar de Maduro; esto es lo que propondríamos de militar ahí.

Tres medidas, esenciales, fundamentales: 1. Clausurar el parlamento, 2. Estatizar todas las empresas que boicotean la economía y ponerlas en manos de sus trabajadores, 3. Formar milicias mixtas (soldados y pobladores) para asegurar la imposibilidad del derrocamiento del gobierno.

Clausurar el parlamento. Para acabar con la ingobernabilidad, eliminar el principal escollo en la resolución de problemas. No nos cabe duda que sería un golpe de estado desde el poder central. Pero –y aquí está lo determinante que hace que no sea tal, será una resolución revolucionaria que permitiría pegar un salto a la revolución encabezada, en su momento, por Hugo Chávez Frías.

Estatizar las empresas boicoteadoras. Es una medida de necesidad y urgencia. Se aplicará a todas las empresas agropecuarias, industriales y de servicios que boicotearon y boicotean la economía. Permitirá echar a andar a la paralizada economía; democratizará la propiedad y debe ser complementada con el mantenimiento en manos estatales de las empresas estratégicas. Al pasar a ser manejadas por sus obreros, empleados y técnicos, se sentarán las bases de democratización social por cuanto será posible establecer una economía planificada. Por otra parte, esas nuevas direcciones empresariales, en una economía planificada y con participación ciudadana como usuarios y pobladores demandantes, harán posible reemplazar el parlamento clausurado y poner, en su lugar, órganos populares de decisión.

Milicias mixtas. Ninguna de las dos medidas anteriormente expuestas, serán posibles de establecer –y que sobrevivan- si no se tiene el poder último de decisión. Soldados y pobladores (éstos educados militarmente por los soldados) deberán garantizar las tres decisiones que planteamos.

En Venezuela, al igual que en el resto del mundo, la ecuación es simple: ellos o nosotros. Hay que ser claros: ellos significa fascismo, barbarización creciente, guerra  generalizada.

No caben las medias tintas.


10 de noviembre del 2016.El triunfo de Donald Trump

Ya pasó el 8 de noviembre, día de elecciones generales en EEUU: presidencia, cámara de representantes, senado y, a la vista, Corte Suprema de Justicia.

Contra todos los “pronósticos”, contra todas las encuestas, contra el “establishment”, contra Wall Street, contra los grandes medios escritos, orales y televisivos de opinión, contra los mejores deseos de “los mercados”, contra los grandes monopolios, triunfó “el patito feo”, Donald Trump.

No hay programa político en el mundo, que no se pregunte: ¿qué pasó?

Como suele ocurrir, desde hace tiempo, en las elecciones en cualquier parte del mundo, las encuestas fallaron. Pero, si analizamos como ocurrieron las cosas en EEUU, describimos una verdadera catástrofe que no es, necesariamente, el triunfo de Trump.

En una de las últimas actualizaciones de nuestra página, escribimos una nota editorial que tuvo por título, La porqueriza se llama EEUU. Ahí describimos lo que entendemos que hay detrás de los que ocurrió, lo que realmente explica los hechos. Para ello, nos apoyamos en el criterio central del marxismo: la lucha de clases, apoyada en el materialismo histórico, encumbrado –a su vez- en el materialismo dialéctico. Es decir, es un problema de método. No es el resultado de la impresión, la suposición, la abstracta abstracción apoyada en las leyes internas de su autodefinición.

Elegir la lucha de clases es un imperativo. No se puede ser socialista revolucionario si no nos apoyamos en ella. Es el A, B, C del marxismo. Es lo que nos diferencia de todas las expresiones burguesas, pequeñoburguesas, lúmpenes.

No es por vanagloriarnos pero queremos poner negro sobre blanco lo que escribimos en otros momentos. Son dos momentos, cruciales: el nombramiento de Obama como candidato de los demócratas y, ahora, el enfrentamiento ocurrido entre Hillary y Trump en medio de la campaña electoral. En ambas situaciones, nos inclinamos por tratar de entender el verdadero motivo de lo que se daba.

Junio del año 2008. Edición número 27 de propuesta Socialista. El editorial se titulaba Obama y así terminaba:

“… Nuestra posición no es un ataque personal.

Su color de piel, su historia, su porte, su oratoria, su dominio del escenario, su mujer, son los atributos (según los valores de la actual política burguesa en crisis) que lo hicieron elegible y lo pueden llevar a la Casa Blanca. Será, tal vez, uno de los últimos intentos con cara de civilización antes que aparezca la versión americana de las dictaduras latinoamericanas que requiere la gran burguesía imperialista estadounidense.

El mundo capitalista en acelerada crisis de sobrevivencia y su expresión yanqui, imposibilitados de hacer otra cosa que reproducir a los Aznar, Bush, Berlusconi, Blair o Putin,  exigen un actual Bonaparte para administrar tal crisis que no puede dar lugar a un contemporáneo Bismarck dispuesto a liderar la construcción de un moderno y próspero país.

Obama aparece en el momento menos indicado y en el peor lugar. Su epitafio dirá: quiso gobernar como un ciudadano negro, gentilhombre, y murió como un esclavo.”

Septiembre del año 2016. Edición número 68 de propuesta Socialista. El editorial se titulaba ¿Hillary, o Trump? … Hillary-Trump o, Trump-Hillary. Así finalizaba:

 “…La crisis se entronizó en el 2007-2008 y está lejos de resolverse porque no hay margen político para garantizar la reproducción del capital, única consigna de la burguesía, hoy y siempre.  Sólo que hoy la crisis se manifiesta cuando es necesaria una nueva revolución industrial pero, para que ella ocurra, se requiere, como condición necesaria, la desaparición de un cuarto –por lo menos– de la población mundial. No olvidemos que en el centro de esa cuarta revolución se encuentra la robotización, con su reedición de la oposición obrera a la mecanización y el espectro de enormes ejércitos de desocupados, menesterosos y miserables.

En medio de ese panorama, la burguesía yanqui no podía generar otra cosa que los esperpénticos Hillary y Trump.  Cuando no hay buen pescado para vender, se vende pescado podrido.

Lo más importante de toda esta situación es el síntoma que dejan al descubierto. Síntoma que se agiganta cuando aparece un Bernie Sanders hablando de socialismo o cuando hay una candidata de un partido verde llamada Jill Stein que tiene bastante apoyo o cuando entre la juventud hay un fuerte contingente que se autodefine anticapitalista a costa de no tener muy en claro que es lo que eso significa.

En EEUU, al igual que en muchos otros países, se viene dando, desde hace un tiempo, la pérdida de creencia en el bipartidismo. Aparecen los político-escépticos, los ninis (descreidos de unos y de otros), los partidos oportunistas que piensan pescar en río revuelto y aquellos que son serios, buena gente, bien-pensantes, minoritarios, que no alcanzaron a entender, a comprender la verdadera causa de los problemas existentes que, al decir de Lenin, no es otra que vivir en una época en la que co-existen las crisis, las guerras y las revoluciones.

Cualquiera sea el triunfador en el mes de noviembre, se encontrará, a partir de enero, con un conjunto de decisiones tomadas por Obama en sus últimos momentos de gobierno en los que el resultado será una agudización de aquel decir de Lenin.

¿Cómo puede entenderse la super-venta de armas, pertrechos y asistencia militar a Arabia Saudita y a Israel; los acuerdos con Erdogán al mismo tiempo que se hace la vista gorda ante la política genocida turca respecto a los kurdos que recuerda elgenocidio armenio de un siglo atrás?

¿Y la remilitarización del mundo atravesado por bases militares de todo tipo, existentes y en expansión?

Hillary y Trump deberán seguir con el libreto trazado. Peor, el que gane, deberá llegar a acuerdos con el otro porque un bipartidismo inservible exige un régimen seudo-democrático (demofascista, le llamamos) en el cual las cosas las resuelven no más de diez personas.”

Lo que debe quedar claro es que, las recientes elecciones gringas, son la descripción de una de las múltiples facetas de la actualidad del sistema capitalista.

Podemos y debemos afirmar es la época más oscura del capitalismo.


20 de noviembre del 2016

El triunfo de Donald Trump (II)

Los que hacemos esta página nos propusimos que,
en cada nueva presentación, editemos sobre temas muy diversos, de todo tipo, en la medida que tengamos algo que decir.
Para esta oportunidad, rompemos con esa decisión y dedicamos un nuevo artículo a la victoria de Trump. Pero, en este caso, para analizar las volteretas que hacen algunos para justificar lo que ocurrió y, lo que es más importante, justificarse.
A veces, la mentira, presentada como ideología o como dato de la realidad, pesa mucha y es culpógena.

MarioVargas Llosa, Obama, Sarkozy, Carlos Alberto Montaner, Delia Govaere y muchísimos más, acaban de descubrir, sin ningún tipo de rubor, que el esperado derrame de riqueza generado por la puesta a punto de los criterios neoliberales y del Consenso de Washington,  no ocurre o -mejor dicho- no ocurrió y, por lógica consecuencia, triunfó Trump, el populista, el proto-fascista, el misógeno, el mujeriego, el antiinmigrante, el proteccionista, etc., etc.

Los reyes de las contorsiones acaban de descubrir que la globalización dejó a la clase media gringa en la misma situación que tenía en 1990. También descubrieron que los trabajadores afectados por ella, recuperaron (parcialmente) el empleo pero la calidad de los mismos desmejoró sensiblemente.

También estallaron como abejones en el mes de mayo (según el popular dicho tico) los piadosos socialdemócratas, populistas de verdad, stalinistas reciclados, trotsko-stalinistas, gobernantes en general, en su hipócrita cantata moral reclamando una economía y sociedad "solidaria" (menuda e inexplicable e inentendible palabreja con sabor a santurrón sermón) con el que visten su desnudez conceptual y manifiestan su espantosa anatomía clasista).

Pero nadie atina, siquiera, a tratar de comprender que las cosas repetibles al infinito son un invento de los embaucadores. Nadie, de los anteriormente mencionados, es capaz de entender que la sociedad capitalista llegó a un límite, el que se establece cuando el valor de uso de la mercancía choca con el valor de cambio de la misma, que es lo que está detrás y por delante, también, de la práctica, vida y moral burguesas.

Los tiempos que vivimos, sufrimos (pero también podemos -en medio de ellos- crear) exigen escribir, decir, pregonar, explicar, que el sistema capitalista está como el perro que quiere morderse la cola.
El sistema capitalista da vueltas sobre si mismo. De lo que se trata es de entender y emprender la tarea por su destrucción y reemplazo por el sistema socialista.

01 de diciembre del 2016

De Otto a Fidel

Viernes 25 de noviembre; 11 de la noche. En Costa Rica se esperaba que, para entonces, el huracán Otto se hiciera a la mar. No se sabía los desmadres a que dio origen. Hoy se sabe: 10 muertos, varios desaparecidos, cabezas de agua, desmoronamiento de paredes de volcanes y cerros, pueblos y campos anegados, casas arrancadas de su lugar, carreteras destrozadas, árboles caídos por doquier, tendido eléctrico y telefónico por los suelos. Cerca del 50-60% del país sumido en esas consecuencias.

Sobre ese tema queríamos hablar. Queríamos decir, una vez más –y van varias- que si bien es cierto que hay desastres naturales, la sociedad es copartícipe de esos desastres. Como lo es en el caso del cambio climático.

Hay varias preguntas que es más que necesario hacer y hacerse. ¿Por qué los que sufren las llamadas inclemencias naturales son los pobres? ¿Por qué -siempre- los barrios de los ricos son inmunes? ¿Por qué el pequeño campesino queda sin casa, sin enseres, sin cerdos, sin gallinas y, con suerte, lleno de lodo?

La respuesta es una sola: porque, como dijo y escribió el revolucionario argelino Franz Fanon,   son los condenados de la tierra. ¿Condenados por quién o quiénes? ¿Por Dios, por el Diablo, por sus malas acciones, por sus pecados?

Nada de eso. Condenados por una clase dominante, la burguesía, que vive bien porque los condenados de la tierra, viven mal, muy mal. Son esos condenados los que la alimentan y los que, con su trabajo, le hacen posible la reproducción del capital, su único objetivo. Por eso no se ve a las grandes empresas poniendo, solidariamente, sus productos, su logística, sus empleados, su dinero, para mitigar tanto dolor como el que se generó por la presencia de Otto en un país con sistema capitalista. Es por eso que son los pobres los que, con sus cinquitos, llevan y ponen calor humano.

…..

Estábamos en estas cuestiones cuando nos enteramos que ese mismo viernes, en La Habana, Cuba, falleció Fidel Castro a los 90 años.

Sabidas son nuestras simpatías por la Revolución Cubana. Sabidas son nuestras concordancias con “dos, tres, muchos Vietnam” que, en los actuales tiempos, significa dos, tres, muchas Cubas socialistas. Sabidas son nuestras críticas al proceso cubano y que nada tienen que ver con los reclamos y los llantos de los burgueses y sus corifeos. Sabidos son nuestras opiniones de que para hacer “dos, tres, muchos Vietnam” no había que enfeudar la histórica revolución en el odioso “socialismo en un solo país” que llevó a apoyar a la juventud latinoamericana para elegir el camino de la guerrilla en vez de disputar política, ideológica, organizativamente, a las masas ante el poder burgués.

Pero, Fidel Castro, como muchos otros, muchísimos, fue un revolucionario. Y es esa definición de vida lo que debemos rescatar. Aunque el odio de clase de la burguesía destile veneno que, paradójicamente, nunca es suficiente. Por eso, Fidel Castro es respetado por los pueblos de los cinco continentes.

Esos que destilan y vomitan veneno, el veneno propio de la gusanera de Miami, de los admiradores del fascismo, de los que se encomiendan a Hitler y a los nazis, se tienen que tragar –literalmente-que en Cuba la educación es de la mayor calidad, que la salud es magnífica y no hay que hacer colas en los hospitales para ser atendidos, que no hay desocupados, que no hay desnutridos, que, al decir del oligarca embajador argentino en Cuba, en las calles se ve pobreza pero no se ve miseria, y – en franca relación con el tema del huracán Otto- cuando en Cuba pasa un huracán (y ello ocurre muy a menudo) no hay muertos y desaparecidos.

…..

¿Por qué?

Porque en Cuba gobierna una burocracia estalinista, que busca su beneficio pero que no es dueña de los medios de producción y que, como lógica y material consecuencia, acepta que el hombre, el ser humano, es más importante que la reproducción del capital. Aunque por ser estalinista, está muy lejos del socialismo.


15 de diciembre del 2016

Nota de cierre
En esta oportunidad editamos la última página de este 2016. Salvo acontecimientos, estaremos de vuelta alrededor del 15 de enero del 2017.
¿Cómo podemos caracterizar el 2016?
¿Cómo podemos avizorar el 2017?

Comencemos por tener presente dos cosas que son fundamentales desde el punto de vista metodológico. 1. Las manifestaciones superficiales de cualquier fenómeno no son lo que podemos llamar "la esencia" del fenómeno. Dan lugar a conclusiones impresionistas. 2. Lo que se debe hacer es analizar, científicamente, según los principios del materialismo dialéctico, las verdaderas causales que no están en otro lugar que la lucha de clases.
¿Qué ocurrió, entonces? Sintéticamente, podemos afirmar, sin ningún género de dudas, que la resistencia del movimiento de masas no perdió intensidad a pesar de los varios contratiempos ocurridos, la burguesía en general, no pudo resolver lo que se llama "esperando el quinto Kondratiev" y la burguesía imperialista no pudo darle vida a la derrota que espera dar para resolver la doble pelea que enfrenta: con el movimiento de masas y con otros sectores imperialistas emergentes. Más bien, lo que está por ocurrir en Irak y en Siria, con el ISIS, es un verdadero traspié para EEUU como el brexit lo es para la UE.

 Si nos referimos a lo que viene, desde el punto de vista de la concepción burguesa de la economía,  el FMI, la OCDE, el BM, enfrían cualquier ilusión. Enfocado desde el punto de vista de las necesidades de las masas, la resistencia  puede  crecer pero, el aspecto fundamental, es que no hay a la vista ninguna perspectiva de revolución alguna -aunque no sea socialista- que pueda dar lugar a un pronto comienzo de resolución de la ausencia de direcciones políticas socialistas revolucionarias. Sin embargo, la crisis sistémica del capitalismo abre espacios de lucha en varios y diferentes campos; la crisis no es económica. Algunos la llaman crisis de civilización.
Sin embargo hay dos grandes peligros que acechan. Ambos se explican si tenemos en cuenta los dos acuerdos militares de los yanquis con los israelíes  y con los saudíes. En ambos casos están presentes los 3 principales progenitores del ISIS que deberán encontrar un nuevo representante del mal, en este caso, dos: una vez más los palestinos y, ahora, que están más en superficie, los kurdos.

Los socialistas revolucionarios no podemos hacer otra cosa que organizar nuestras fuerzas detrás de formas organizativas y programas que permitan avanzar en la ampliación de los sectores que entienden que es necesario recuperar la memoria histórica del proletariado que comenzó a perderse cuando el estalinismo se hizo fuerte en la entonces URSS y las burguesías imperialistas pudieron llevar adelante su inevitable plan de barbarización creciente.
No olvidemos, ni por un segundo, que si hay una crisis capitalista sistémica, la solución también debe ser sistémica pero, en este caso, socialista.

AÑO 2017
15 de enero del 2017.                                                                        Con los tacos de punta
Teníamos pensado tres posibles temas para abrir este año 2017 en la Nota del editor de nuestra página. Comentar el artículo, que publicamos en esta edición, del vicepresidente de Bolivia (con el cual discrepamos); otro artículo -solidaridad con los pueblos que luchan- que fue reemplazado por las gráficas que colocamos en la columna central y, el que presentaremos.
Se trata de comentar, analizar, criticar, la ofensiva que los diferentes sectores burgueses de Costa Rica, lanzaron contra los proletarios de este país.
Efectivamente, todos los grupos políticos burgueses, todas las cámaras patronales, todos los medios de comunicación masiva, decidieron que llegó el momento adecuado para avanzar contra las condiciones laborales de los empleados públicos expresadas en las convenciones colectivas,  apretar aún más  a  los cotizantes del  régimen de Invalidez, Vejez y Muerte de la CCSS y aumentar la edad de jubilación, el aporte mensual de los trabajadores y bajar la remuneración de los jubilados. Por si fuera poco, pero también bajo el torpe argumento de que el DÉFICIT es inmanejable, establecer un salario único, uniforme, para todos los servidores del gobierno central, las instituciones autónomas y los servicios descentralizados.

Obviamente, tan celosos personajes de la salud económica del país, se hacen olímpicamente los rusos en torno a tres temas que están por debajo de esos problemas deficitarios y que son la base de todo este desbarajuste. Nos referimos a la responsabilidad de los diferentes gobiernos que, con sus políticas, hicieron posible esa situación, la responsabilidad de las direcciones sindicales que, en todos esos casos, acudieron en ayuda de los planteos burgueses (patear la bola para adelante) y no hacer una evaluación de las políticas que todos, todos los gobiernos, cualquiera sea su filiación y su color, aplicaron concientemente.

Existe una publicación muy seria en los datos que maneja y publica que se llama Estado de la Nación; se publica anualmente y permite, a quien quiere ser serio y hablar con fundamento, analizar científicamente las cosas. Pues bien, nosotros hemos estudiado la variación de diferentes aspectos a lo largo de los últimos 25 años: gobiernos de Rafael Ángel Calderón Fournier, José María Figueres Olsen, Miguel Ángel Rodríguez Echeverría, Abel Pacheco de la Espriella, Óscar Arias Sánchez, Laura Chinchilla Miranda y Luis Guillermo Solís Rivera.
¿Que pasó en esos 25 años? La respuesta es lapidaria: un verdadero desastre cuando se analizan: 1. crecimiento del PIB respecto de población; 2. crecimiento del PIB respecto del crecimiento del salario real mensual promedio; 3. crecimiento del PIB frente a la tasa de desocupación activa; 4. crecimiento de las exportaciones; 5. crecimiento de las importaciones; 6. evolución de los rubros deuda interna y deuda externa; 7. participación de los diferentes impuestos en la composición del presupuesto nacional.
Todo ese detalle lo publicaremos en la próxima edición (la número 69 de propuesta Socialista) pero podemos adelantar que, en ningún caso, el déficit se puede y debe atribuir a la población trabajadora.

Esas demostraciones, por el contrario, explican porque lo que se requiere -políticamente hablando- en el país, es unn Frente Socialista. Toda otra propuesta es demagógica, hipócrita y mentirosa.

01 de febrero del 2017. ¿Se acabó la globalización?

Los economistas inventaron un término para tratar de explicar los vaivenes que tiene la econmía: volatilidad. Pues bien, podemos aplicar ese mismo término a la situación política mundial, según algunos políticos y analistas y comentaristas de la política internacional.

Como diría la Biblia, en un comienzo fue Trump. Ahora hemos pasado del neoliberalismo a la "desglobalización". ¡Vaya ligereza!

Comenzó el vicepresidente boliviano; ahora (en esta edición lo publicamos) siguió Algañaraz, comentarista del diario Clarín de Argentina. Preguntamos: ¿alguien como Trump puede dar marcha atrás con algo que el sistema capitalista viene incubando desde hace décadas?

Una vez más: ¡lo que puede hacer, escribir, decir, quien se mueve por las apariencias de las cosas!
A la inversa: ¡qué fortaleza tiene el marxismo!

No cabe duda que para la burguesía, el neoliberalismo fue (es, seguirá siendo) pura ganancia. Para los proletarios y la baja clase media fue, es y seguirá siendo un puro desastre.
Pero, acaso, el neoliberalismo, ¿fue la ocurrencia de alguien o de algunos?

El neoliberalismo, es decir la concentración del capital, la fascistización del régimen, el recorte de las libertades, la degradación de la naturaleza y de la vida de los des-heredados de la tierra; es el resultado lógico del desarrollo óptimo del sistema capitalista. No es, como quieren y pretenden hacernos creer muchos, un sistema perverso. ES el sistema capitalista. Su valoración no debemos hacerla desde el campo de la moral. Debemos hacerla desde la perspectiva del proceso evolutivo del ser humano y, a la vez, al mismo tiempo, en consonancia con la preservación de la naturaleza, de la cual, el hombre, como especie, es fruto.

El capitalismo, hace tiempo que dejó de ser un momento progresivo para la humanidad. Comenzó su declive cuando -una vez acabado el período de libre concurrencia- se fue afianzando el del imperialismo. Por una sencillísima razón: la fase imperialista es de creciente restricción de las libertades, de agotamiento cada vez mayor de las fuerzas productivas, de expansión de la barbarización.

Ni el vicepresidente boliviano ni el comentarista del diario Clarín, tienen la más pálida idea de lo que es la construcción de la cultura.

¿Quiénes fueron los charlatanes que proclamaron a los cuatro vientos que el marxismo estaba muerto?
¿Dónde están?


10 de febrero del 2017.Otra vez las jubilaciones

En un artículo que publicamos en esta edición, se dice que las jubilaciones, en España, perderán el 7% de su valor actual de aquí al 2020.
En Chile hay grandes movilizaciones pidiendo la desaparición del sistema jubilatorio en manos de empresas privadas y, por lo mismo, el retorno a las instituciones estatales.
En Costa Rica, hay una muy fuerte discusión sobre las jubilaciones, en particular las del llamado régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).
Es como un volver a vivir, en ese tema, con lo que ocurrió en América Latina diciendo que, si el sistema no se privatizaba, no habría dinero para los jubilados.

Debemos ser transparentes. Todos los argumentos de antes y de ahora, son una soberana mentira. Esgrimida concientemente con total alevosía.
Como siempre, hay una primer pregunta y a partir de ella, se elabora la respuesta. Nuestra pregunta es la siguiente: ¿la mayoría de la población no trabaja?
Aclaremos: no estamos preguntando si, cuando trabaja, esa persona es dueña del capital involucrado.
La respuesta que buscamos es muy simple, tanto que es totalmente ocultada por todos los que discuten sobre las jubilaciones. Esa respuesta es: a partir de la edad que sea la iniciación de la actividad laboral y hasta que llega el momento de la jubilación, la mayoría de las personas, al trabajar, en lo que sea (nadie trabaja en algo inútil), crea riqueza. No decimos que crea capital, aunque ello es así en la sociedad capitalista. Queremos decir que crea bienes y servicios, valores de uso.
Si al cabo de la vida útil del que trabajó, no hay para la jubilación, es porque alguien, algunos, se quedaron con parte, la mayor, de la riqueza generada.Esa misma porción que se quedó con esa grande parte, tiene nombre y apellido y se llama, burguesía.
De manera, entonces que es ahí donde radica lo que llaman faltante.

Y la burguesía es tan buchona, tan miserable, que le importa un carajo acortar el salario del trabajador (al aumentar el aporte jubilatorio), aumentar la edad para jubilarse, disminuir la paga al jubilado y dejar sin trabajo a la juventud que está en edad de trabajar.

¿Queda claro porque hay que sustituir el sistema capitalista por el sistema socialista?

20 de febrero del 2017. Los juegos de Erdogán

Suponemos que, cuando Turquía resolvió llevar adelante ese acuerdo con Rusia que dejaba de lado la OTAN, pero no la dejaba; que rompía con la estrategia yanqui de barrer con Bashar Al Assad, pero que ahora le dice a Trump como derrocarlo; que se unió a Putin a pesar de que éste no estaba enfrentdo a los kurdos a la vez que Erdogán se losquiere comer crudos; etc., etc., un aire de incredulidad debe haber recorrido muchas anatomías.

Ahora, cuando le dice a Trump como e puede derrotar a Al Assad y le ofrece su complicidad, la incertidumbre, la no omprensión de lo que está ocurriendo, deben estar a flor de piel.

Creemos que Erdogán hizo todas esas volteretas porque tiene, entre ceja y ceja, quedarse con el norte de Siria y lo mismo en el caso de Irak para poder acabar con esa enorme piedra que los turcos tienen en sus zapatos y que se llama pueblo kurdo.

Los turcos, hacen 100 años llevaron adelante un genocidio de proporciones: el de los armenios. Se nos ocurre que, para celebrarlo y festejarlo, Erdogán quiere hacer lo mismo -un genocidio- pero, en este caso con los kurdos.

La presencia de Trump, alienta en esa dirección. Que es la misma que persigue la liquidación del sector rebelde palestino representado por Hamas y anclado en Gaza.
Jordania, dirigida por Hussein, ese sirviente de los yanquis, los ingleses, los franceses, los israelíes y los de Arabia Saudita Netanyahu se siente apadrinado en su saqueo de tierras palestinas y cuenta con el apoyo del presidente israelí para que se fagocite a.

Erdogán entendió que significa esa lavada de manos que hizo Trump con aquello de los dos estados. Lo mismo hará con Turquía respecto de los kurdos y, luego, con Siria.

No estamos defendiendo a Obama y a su continuadora Hillary; la política de ambos siempre contó con nuestro rechazo y, ahora, lo seguimos haciendo.

¿Como encaja Putin en todo esto? ¿Putin-Erdogan; Putin-Trump; Putin-Netanyahu; Putin -Al Assad?
Evidentemente asistiremos a más cosas locas en la política internacional.
Lo que nunca podeos olvidar es que los pueblos palestino, kurdo, sirio, libanés, israelí, etc., son los que defendemos. Los Erdogán, los Putin, los Trump y los Obama-Hillary, son nuestros enemigos. Bashar y Mahmoud Abbas, también pero, cuando son agredidos por la burguesía imperialista y sus aliados, no dudamos, ni por un segundo, que todo pueblo agredido cuenta con nuestra simpatía.

01 de marzo del 2017. Las imaginerías de Trump

Desde el momento en que se conoció el triunfo de Trump, despertaron los dinosaurios. El objetivo de éstos es volver a su guarida para seguir durmiendo su sueño eterno, Para ello, es necesario volver a la paz de los cementerios que existía antes, valga la redundancia.
¿Quiénes son estos dinosaurios?
Son todos aquellos que, por estar durmiendo, nunca se enteraron que lo que hace Trump no es otra cosa que lo que los estadounidenses hicieron a lo largo de su historia. Ni más, ... ni menos.

¿Hay alguna diferencia entre apropiarse de, por ejemplo, Arizona e intentar, ahora, de apropiarse de China?
¿Hay alguna diferencia entre el macartismo (escrito asi, a lo bruto), lo que hicieron Reagan y los Bush y ahora?
¿Hay alguna diferencia entre Obama y los millones de expulsados que concretó y lo que pretende Trump?
¿Hay alguna diferencia entre el histórico appartheid yanqui, el sudafricano y el que pretende Trump o la reciente cadena de negros yanquis asesinados por la policía?
¿Hay alguna diferencia entre lo que hicieron los gringos antes, en la segunda guerra mundial y después y lo que pretende Trump?

¡SÍ! La diferencia, la única diferencia, es el sector de la burguesía imperialista yanqui que representa.

No es que una sea populista y la otra neoliberal. No es que una sea misógina y la otra respeta a las mujeres. No es que una quiere destruir la naturaleza y la otra es "ecologista". No es que una es partidaria del garrotazo y la otra prefiere el diálogo.  No es que una atenta contra las libertades democráticas y la otra es  liberal en el clásico sentido del término.  No es que una es "nacionalista" y la otra "mundialista".

Las dos son las dos caras posibles de una misma burguesía depredadora, guerrerista, pro-fascista en perspectiva, explotadora, enarboladora de la bandera de la moderna barbarie, la capitalista.

Por eso, a todos aquellos que, asqueados con Trump y que, con buenas intenciones siguieron a los dinosaurios, les decimos: las buenas intenciones se demuestran solamente y sólo,  si lo que se busca es el socialismo que, no está demás dejar muy en claro no lo fue, ni por asomo, con la mosntruosidad stalinista.

10 de marzo del 2017. ¡Corrupción! ¿Corrupción?

Es, en política, el nuevo trapito de dominguear como gustan decir los españoles.
En los años 70, fue la lucha por los derechos humanos.
En ambos casos impulsadas, ambas macro-consignas, por los gobiernos estadounidenses de turno. En los 70s, el gobierno de Carter mientras los gobiernos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, aplicaban, a rajatabla, el Plan Cóndor pergeñado por el departamento de estado de EEUU bajo la batuta del inefable (también Premio Nobel de La Paz) Kissinger. En la actualidad bajo el paraguas Bush-Obama-Trump; como si con esos presidentes, los EEUU fueron transparentes como el agua cristalina de un manantial.

Lo interesante (y esto nos lo comentó un amigo argentino radicado en Costa Rica desde los años 70) es que, en Argentina, dos presidentes a los que no se les puede achacar corrupción, Illia (1964, derrocado por el golpe militar de Onganía y que contó con la simpatía de la burocracia sindical peronista y la aprobación de todas las cámaras patronales, la iglesia y las grandes potencias) no es mencionado ni puesto como ejemplo. El otro (aunque en menor medida) es Alfonsín. No pudo terminar su período presidencial porque fue obligado por la inefable burocracia sindical peronista, con la bendición de la iglesia, con la abierta complicidad de toda la burguesía argentina, a entregar la presidencia a... Menem, uno de los mayores corruptos en el mundo.

¿Por qué, los mismos que estuvieron detrás de ambos golpes de estado -uno militar y el otro blando- se callan la boca?
¿Por qué, ahora, se disfrazan de puros, castos y virginales?

La respuesta es muy sencilla. Antes, su participación en los golpes, les redituaba todo tipo de ganancia. Hoy, vociferando desde las cloacas y el fango donde tejen y entretejen sus vidas, también
logran enormes beneficios y no sólo económicos.

Está más que demostrado, con estos episodios de la reciente historia argentina que el problema no está en la corrupción (que detestamos) ni en la transparencia.
Un paladín de esta "moderna burguesía argentina", el actual presidente Macri, al referirse al actual paro de los docentes argentinos, dijo que no "entendieron que los paros y las huelgas no permiten la revolución educativa en la que 
está más que interesado su gobierno. Prefieren el oportunismo".

Debemos decir que, en parte tiene razón. Pero hay que hacer dos salvedades.

1. Repetir, por parte del gobierno macrista, la viejas propuestas de gobierno burgués ya más que experimentadas, ¿no es un ejemplo del "oportunismo" que detesta el señor Macri?
2. Es cierto, los paros son pan para hoy y hambre para mañana porque mañana necesitaremos volver a los paros. Entonces, ¿como se rompe este entuerto?

Los socialistas revolucionarios decimos que el futuro será  socialismo o
(aunque ya lo está siendo) más, más, y más barbarie, lógicamente capitalista

20 de marzo del 2017. ¿El problema es Trump?

Hay un nuevo fantasma que recorre el mundo: el trumpismo.
No es el producto de la mente desquiciada de un personaje; no es la reedición del fascismo aunque tiene mucho de sus conceptos esenciales; no es la representación del machismo; no es el enemigo de los que son diferentes; no es la bandera del populismo.
Es la expresión de la crisis capitalista que estalla ante la imposibilidad de darle salida a su crisis como pudieron hacerlo en otras oportunidades. En su estallido se dan el brexit, Trump, Le Pen, Mariano Rajoy, Erdogán, Macri, Temer, Netanyahu... etc., etc.
Todos ellos son burgueses imperialistas nacionalistas y burgueses socios de aquellos. Todos ellos son  guerreristas, proto-fascistas, defensores del patriarcado, odian a los inmigrantes a los pueblos originarios y a los que no son como uno (rubios de ojos celestes y piel blanca), partidarios de explotar a los otros seres humanos y también a la naturaleza.
Tienen cuatro irresolubles problemas: 1. la tercera guerra mundial, que, en capítulos, está en curso2. el reemplazo de la mano de obra por los robots, 3, el cambio climático y, 4. la destrucción de las libertades democrático-burguesas.
Esa incapacidad es la lógica consecuencia del desarrollo de la sociedad dividida en clases: los poseedores del capital y los poseedores de fuerza de trabajo. Es la etapa de la fase imperialista del capitalismo en la que, tanta acumulación de riqueza hace crujir el sistema, como escribieron Marx y Engels en el Manifiesto Comunista
El problema tiene nobre y apellido; es sistémico. Se llama sistema capitalista.
Y como todo lo que es sistémico, está llamado a ser reemplazado por un nuevo sistema. Ese nuevo sistema también tiene nombre y apellido. Se llama sistema socialista, más conocido como socialismo.
Reemplazará al viejo sistema cuando se conjuguen el movimiento de masas -que no se rinde- y la dirección socialista revolucionaria que será la lógica consecuencia del renacer de la historia del proletariado, porque este no decidió suicidarse, explicitada como programa marxista-leninista-trotsquista.
Enemigo del cretinismo parlamentario y del economicismo trotsquista y amigo  de las revoluciones realizadas por las masas.

01 de abril del 2017. Figueres y Desanti las caras de una burguesía junta pero dividida

¿Junta pero dividida? Así es. Figueres representa al sector burgués, que con la entrada del TLC salió más perjudicado mientras que Desanti al sector burgués arista que es socio minoritario del imperialismo y que quiere profundizar lo más rápido posible las medidas TLCístas.

La división se encuentra en que sector de la burguesía cede más y así quedarse con la dirección del país o al menos con una cuota de poder más alta. La burguesía detrás de Figueres no tiene nada que perder ya que ha sido muy golpeada y los beneficios del TLC son muy pocos o nulos. Mientras que la burguesía TLCísta ve como única forma de solventar la crisis que de una vez por todas se implante la Costa Rica de inversión extranjera directa, reconversión productiva y crecer en lo que llaman competitividad.

La burguesía figuerista es consciente que tiene que apegarse a lo que tildan de "globalización" pero encuentra en Figueres propuestas que dan alguna luz para solventar los golpes de la apertura, ya que se montarían en lo que queda del estado social de derecho burgués para mantener sus negocios. Por su lado la burguesía arista es la que tiene más cuota de poder económico, por su acumulación de capital por las medidas que se vienen aplicando desde los 80s, pero no posee todo el poder político para doblegar a Figueres y obligarlo a adaptarse a sus condiciones. Ambas difieren en el papel del estado y en el cómo se llevan a cabo las grandes medidas.

Los tintes bonapartistas de Figueres parecen ser idealistas en tanto no tiene base social que realmente lo respalde sin embargo está apostando a ganarse al pequeño y mediano productor y, así, golpear la mesa al gran capital mayoritariamente arista o que ve en el arismo su mejor representante.

Desanti tampoco cuenta con el apoyo de las masas pero apuesta a su figura joven y a la imagen positiva que aún mantiene Arias en varios sectores de la sociedad pero su mayor limitante se encuentra en que al ser la figura arista choca con los sindicatos y sectores, que hoy están pasivos, pero que en algún momento salieron a la lucha contra las políticas aristas.

La burguesía tica se debate entre un Figueres que quiere ser la figura caudillista de lo que en algún momento llamo la "Tercera República" y que no se sabe con qué puede salir pero que muestra alguna salida y un Desanti apegado a los Arias y puede que más coherente con las situación actual del capitalismo, pero que apunta a aumentar lo que la burguesía ha llamado ingobernabilidad (como muestra un Macri o un Temer) lo cual dificultaría aún más la aplicación de las grandes políticas burguesas.

En lo que sí coinciden ambos es que quién realmente tiene que pagar la crisis es la clase trabajadora y la sociedad en general. Figueres si bien quiere apuntar a cierto sector del mercado interno seguirá aplicando o tratando de aplicar, sea vía consenso o rompiendo huelgas y con el apoyo de cierto sector de la pequeña burguesía, las grandes políticas ya que no puede despegarse de la dinámica mundial. Por su parte del lado de Desanti es más claro, la crisis hay que solventarla ya, entonces hay que aplicar sea como sea, al estilo Macri, las grandes medidas.

Por lo anterior es que la única salida es la construcción de un Frente Socialista que una a aquellos indignados con el modelo país actual, a los sindicatos que estén por la independencia de clase, a los partidos de izquierda que no apunten a ningún pacto con la burguesía bajo una propuesta de modelo país alternativo y hacer visible a la población en general que la salida no va por ninguno de los dos candidatos del PLN ni de ningún otro partido.


10 de abril del 2017. Trump. Siria. Putin. ¿Cómo sigue?

Estábamos por escribir este editorial cuando nos vimos obligados a cambiar el tema.
¡Trump ordenó que 51 Tomahaws cayeran sobre territorio sirio!
Una vez más, el argumento usado para justificar lo injustificable, fueron las benditas armas químicas, abundantemente manoseado por el gobierno de Bush hijo para invadir Irak. Manoseado y, luego, al no encontrarlas, borradas del vocabulario belicista yanqui hasta esta oportunidad.

Una vez más (y van...) EEUU se comporta como el gendarme del mundo.

Pero, en esta oportunidad, aparecen otros ingredientes. Holande, el socialdemócrata presidente francés, eficiente corre-ve-y-dile, le informó a Trump que Bashar al Assad había usado las terribles armas químicas. Ni lerdo ni perezoso, Trump se calzó la vestimenta de Superman y salió a escarmentar al impío. Aplaudieron muchos: la mencionada Francia, Alemania, Inglaterra, el premio nóbel de la Paz Santos, los republicanos y los demócratas.
En un sólo acto, demostró al mundo que la OTAN está viva y la jefea EEUU, que nada ni nadie ni reglamentos ni convenciones pueden interponerse en el camino del Justiciero, que Siria pudo, más o menos, ganarle al Daesh pero EEUU no está dispuesto a aceptar su papelón.
A Putin y por extensión a Irán, Hezbolá, palestinos y kurdos así como a China les aclaró que se debe discutir mucho sobre todas las cosas (Siria, Palestina, Kurdistán, carrera armamentista, comercio internacional, Venezuela, el dólar, etc., etc.) porque EEUU debe volver a los tiempos en que nadie le discutía ni ponía en entredicho su condición de líder y espadachín del sistema capitalista.

La principal consigna electoral de Trump fue: EEUU es grande y debe ser primero. Parecido a aquello de Alá es grande o lo de la Tierra Prometida o Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es decir, fundamentalismo.

Con Trump, con Le Pen, con el brexit, con los socios menores Macri, Temer, Capriles, etc.,  la burguesía imperialista  quiere hacer retroceder la lógica marcha del capitalismo. Reniegan de la globalización y pretenden que las cosas sean como antes de la segunda guerra mundial.  Para que ello fuera posible, el imperialismo, en la actual etapa, debe renunciar a la existencia de los bancos y al desarrollo de la inteligencia artificial y la destrucción de la naturaleza que está detrás del cambio climático.

Debemos oponernos a la reaccionaria consigna EEUU primero y levantar la única posible en contra de la barbarie, cada vez mayor, que nos ofrece el sistema capitalista. Para ello, no hay situaciones intermedias: o revolución socialista o más barbarie capitalista. Eso, en Costa Rica, ante los representantes de la atrasada burguesía nacional, socia minoritaria de los negocios de la burguesía imperialista, no puede haber otra consigna, en tiempos de discusión electoral, que la construcción de un Frente Socialista en el que tengan cabida todos aquellos que estén en contra de los ires de guerra que en el mundo corren, que estén a favor de que no existan desempleados ni empleados de segunda categoría, que entiendan que los recursos naturales deben ser propiedad social porque la burguesía (y por lo tanto la propiedad privada) los destruye y para salvar las amenazadas libertades democrático-burguesas y, a la vez, lograr otras.


20 de abril del 2017. 1 de Mayo
El próximo 1 de mayo no es uno más. Ni en el mundo ni en Costa Rica.

En el mundo tenemos, como telón de fondo, cada vez más desgarrado, la sistémica crisis del capitalismo.
De ahí los dramas políticos que vive Europa; de ahí la presencia de Trump en el Salón Oval de la Casa Blanca; de ahí la política que lleva adelante, errática, imprevisible, sin doctrina aparente pero con una, y sólo una, doctrina de fondo: EEUU primero.

Esas dos cuestiones son más que suficientes para que el planeta
esté a los tumbos y encallándose cada vez más. Medio Oriente, Corea, Venezuela, se explican y entienden si comenzamos por aceptar la caracterización plantaeada en el primer párrafo.
Sin embargo, debemos hacer una mayor pecisión para mejor caracterizar la etapa que vive el capitalismo en la fase imperialista. Hay dos problemas, mayúsculos, que acotan la toma de decisiones de carácter estructural que debe llevar adelante la burguesía (la imperialista en primerísimo lugar) para salir del bache en que se encuentra. Ambas son el producto del lógico desarrollo del sistema. Nos referimos a la crisis derivada del cambio climático (producto de como la burguesía entiende que debe establecer su relación con el uso de los productos naturales) y, en segundo lugar los problemas que acarrea la robotización como forma de aumentar la productividad si no logra derrotar al movimiento de masas a través de la intensificación de la super-explotación para revertir la tendencia decreciente de la tasa de ganancia.
Esas son las dos grandes discusiones que enfrenta, hasta hoy sin visos de solución, el curso de su propia -a la vez que inevitable- consecuencia de su modelo de desarrollo.

En Costa Rica, por su parte, el drama se manifiesta en que la burguesía tica, está dividida entre los que coinciden con la propuesta general de la globalización y los que no reniegan de ella pero necesitan tener un mayor beneficio que el que tienen. Eso explica que en el PLN no aparezca otra cosa que la reiteración de lo viejo pero degradado. Álvarez Desantis y Figueres, encarnan dicha división. El resto de los partidos burgueses, incluídos los religiosos -¡que también son burgueses!-, no ofrece otras cosas que variantes a lo del PLN. Por el lado de "izquierda", el FA se ha consolidado como grupo electorero con un programa que se acerca a los cuasi-nacionalistas. El partido del gobierno, el PAC, solo es retazos y jirones.

En resumen, tanto a nivel internacional como nacional, no hay otra forma de salir del pantano que no sea enarbolando las consignas de Paz, Pan, Tierra y Libertad que es lo que requieren las masas del mundo para dejar de sufrir.

Este 1 de Mayo, es el momento adecuado a la vez que imprescindible para comenzar a estructurar las necesarias políticas de alianzas entre los sectores obreros, de empleados, de empleados informales, de desocupados, y de pequeños industriales, comerciantes y prestadores de servicios que la realidad pide a gritos.
Otras propuestas, en nombre de las diferentes burguesías o de las llamadas izquierdas (socialdemócrata, cuasi-nacionalistas, progresistas, pro-guerrilleristas, stalinistas recicladas, trotsko-stalinistas)  son pan para hoy y miseria y explotación para mañana.

Una vez más, Revolución Socialista o más Barbarie Capitalista.

01 de mayo del 2017. ¿Vísperas de la gran guerra?

Desde hace bastante tiempo venimos hablando de la tercera guerra mundial.
No hablamos de cómo será ni de cuánto tiempo puede durar.
Solamente afirmamos, con mayor propiedad desde la publicación en el 2012 de nuestro documento titulado Para entender la situación internacional a la luz del Manifiesto Comunista y El Imperialismo, fase última del capitalismo, que la burguesía internacional no tiene otra salida para SU crisis que la guerra generalizada aunque con ella, se lleve al resto de la humanidad. Valdría la pena leerlo; está publicado en esta página en la sección Principales documentos, históricos, fundacionales del POScr.

Recordemos: la gran crsis que vive el sistema capitalista (como sistema) comenzó en el 2007-2008. La mayoría de los analistas y comentaristas políticos, opinaba que era una crisis más de las que suele tener (y necesita para subsistir) el sistema. En consecuencia, había que esperar algún tiempo y las cosas volverían a su cauce normal.
Sin embargo, veníamos afirmando desde hace tiempo, desde bastante antes del estallido de la crisis, que lo que los economistas llaman ondas largas de Kondratiev (cuatro desde alrededor de 1800 hasta última década del siglo pasado) prolongaba -más allá de lo estadísticamente comprobable- el inicio de la fase expansiva de la quinta onda larga. Al mismo tiempo, connotados economistas marxistas como los franceses Chesnais y Husson y el inglés Roberts, insistían en que, desde aproximadamente 1970, el producto bruto mundial (PBM) se encuentra en caída sistemática.
Lo llamativo, a todo esto, es que la mayoría de las corrientes políticas de izquierda (en especial las autodefinidas trotsquistas) no han tomado clara conciencia de esta realidad. Por lo tanto, todos sus análisis se caracterizaban y caracterizan por ignorar que existe una crisis sistémica, objetiva, la de mayor gravedad de la historia del capitalismo.
Sutáctica política, en consecuencia, se mueve entre los andariveles del oportunismo sindicalero-economicista y el sectarismo autproclamatorio como embrión socialista-revolucionario. Es por eso que, en la inmensa mayoría de los países en que se encuentran, adoptan un planteo electorero y se niegan a la constitución de un necesario Frente Socialista con un programa mínimo, socialista por sus enunciados, como base del reagrupamiento revolucionario necesario para comenzar a salir de la llamada crisis de dirección (inexistencia de un intento de construir un acuerdo principista que reemplace la ausencia de una dirección internacional socialista revolucionaria).

La burguesía, con Trump u Obama a la cabeza piensa cada vez más en la guerra. El clima que se vive en el mundo, lo demuestra. Están acompañados por los de siempre, la OTAN, los israelíes, los árabes dirigidos por Arabia Saudita y el ISIS, los asiáticos enemigos de China  Popular, y los latiniamericanos que, como Macri o Temer, son -siempre- socios menores de esa burguesía imperialista cualquiera sea la orientación coyuntural que esta lleve adelante.

En este 1de Mayo, los proletarios de todo el mundo deberían levantar la consigna Por la Paz aclarando que, para ello se debe acabar con la sociedad dividida en clases.

10 de mayo del 2017. Macron-Maduro
¿Por qué elegimos estos dos temas?
Pues, sencillamente, porque ambos son la descripción de la gravedad de la crisis capitalista
.
Con respecto a Francia, se escribió por ahí que "Europa respira tranquila". Como si tamaño desmadre político, se pudiera resolver mediante elecciones y con la mayoría de la burguesía imperialista poniendo el hombro a Macrón y, a la vez, cruzando los dedos a la vez que, según las noticias, con los obreros votando a Le Pen.

En Venezuela, no nos cabe duda alguna, los "guarimberos" crecen. El drama, sin embargo, no radica ahí. Está, lo encontramos, se demuestra, en que Maduro no tiene otra respuesta que la represión policial en vez de invitar, impulsar, promover que el sector de masas que sigue a favor de la revolución, tome en sus manos y en su organización la resolución del conflicto.

En el caso francés, es tan patética la situación que Merkel, la canciller alemana, no tuvo tiempo de felicitar al ganador porque tuvo que salir al paso de la idea de los eurobonos con la cual, Macrón piensa, cree, se resolverá la economía que está bajo el tembladeral del euro.

En el caso venezolano, el patético Maduro no encuentra mejor cosa que hablarlea las vacas luego de llamar (¿convocar?) a una asamblea constituyente en la que -aparentemente- se introducirá el llamado voto comunal además del común voto ciudadano. Evidentemente Maduro y la cúpula del PSUV no tienen tiempo de salir de un susto que e meten en otro. ¿Por qué? Porque le tienen miedo a las masas.

Macrón cree (¿cree o hace como que?) que es posible un capitalismo neoliberal con estado social de derecho.
Maduro cree (¿o hace como?) que con maniobras electorales burguesas (que sólo sirven a los burgueses) puede salir del intríngulis que padec Venezuela.
Ambos, Macrón y Maduro, cada uno por su lado y con su discurso a cuesta, confían en el sistema capitalista, en la democracia burguesa, y se engolosinan con los bocados de rey que ofrece a dirigentes políticos como ellos, la comilona de la burguesía.
Ambos, Macrón y Maduro, al unísono -ahora sí- manifiestan el ancestral temor que inspira una -aunque más no sea una tímida respuesta socialista de color amarillo- perspectiva en la que las masas tengan voz y voto, capacidad de análisis y de toma de decisiones.

Es inútil. No hay posibilidad alguna de un capitalismo que no sea explotador y depredador. No se puede tapar el sol con un dedo.
Y el sol tiene nombre y apellido: sistema socialista de organización de toda la actividad humana.

20 de mayo del 2017. Corrupción

El imperialismo ha logrado una gran victoria. Ideológica. Similar a la que impuso después del desplome del Muro de Berlín y de la estruendosa caída de la URSS y otros países del mal llamado "socialismo real".
En este caso no habla del fin de la historia o del triunfo estratégico del capitalismo sobre el comunismo.
Ahora el caballito de batalla es "la corrupción".
Como si, desaparecida la misma, el capitalismo recobrará nuevos bríos y la sociedad vivirá cómoda y feliz.

Lo afirman, con total impudicia, después que, los gobiernos de los países desarrollados, emergentes o postrados, corrieron a salvarle los capitales a los grandes bancos que, con la crisis iniciada en el 2007-2008, se desplomaron. Todo en nombre de las bondades, urbi et urbe, del neoliberalismo y el libre mercado.
Pero, Odebrecht, ¿es una empresa socialista?, ¿es tipo "socialismo siglo XXI"?, ¿es una empresa estatal?
¡PARA NADA! Es una típica empresa capitalista como las que están en el mundo-sistema capitalista, en el mundo neo-liberal.
Como las empresas holandesas relacionadas con la casa real de Holanda, como la Siemens o la Volkswagen alemanas, o las empresas .com de hace unos años, o las relacionadas-ligadas con el narcotráfico o las que se dedican al negocio de las armas, o las que se dedican a esa pésima actividad que es prestar dinero.
Pero, no nos olvidemos: ¿de dónde sale el dinero con el cual las empresas capitalistas reproducen el capital? ¿Del "mercado"?, ¿de la nada?, ¿de la magia? No seamos tontos (o cómplices): sale del sudor del proletario (es decir, obrero industrial, obrero intelectual, empleado de comercio, desempleados, empleados informales,  trabajadores rurales,
pequeños campesinos y pequeños industriales basados en la autoexplotación y la tarea familiar).

Eso, según la moral burguesa, no es corrupción porque no es latrocinio. Se basan, para ello, en las leyes que votaron en los parlamentos de la burguesía, en la institución capitalista que debe establecer las reglas de juego que impera en una sociedad basada en la existencia de clases sociales contrapuestas, en la propiedad privada.

La gran burguesía, la que define el presente y el futuro de la humanidad, en la última centuria, ha logrado instalar en la cabeza de los pueblos, mentiras fantásticas. Después de las guerras mundiales, estableciendo pactos y definiendo países para que "reine la paz"; después de las genocidas dictaduras latinoamericanas, prometieron paz y libertad; después de la caída del "socialismo real", prometieron el fin de la historia; después de la asunción de Obama, diálogo; luego de la crisis de hace 10 años, capitalismo con rostro humano; ahora, transparencia en la gestión de la cosa pública.

Pero, siempre, se quedaron en el enunciado.
Honestamente, ¿a nadie se le ocurrió que esas mentiras -y lasque vendrán- requieren, para desaparecer, de un cambio en las relaciones de producción y su correlato una nueva forma, democrática, de manejar los asuntos de la sociedad?


01 de junio del 2017. Cuarta revolución industrial, una vez más
No debe sorprendernos que volvamos una y otra vez sobre este tema. Lo mismo ocurre con educación, cambio climático y corrupción. Son temas que consumen el día a día; son la radiografía de un sistema en crisis severa.
El caso específico de la cuarta revolución industrial (CRI) es un verdadero dolor de cabeza. Para los burgueses y para los escribas e intelectuales que no terminan de entender (¡en realidad, no quieren entender, es fundamentalmente un problema de clase además de ideológico!). Lo cierto es que no será esta la última vez que toquemos esa cuestión.

En primer (primerísimo) lugar. La historia nos dice con total claridad que existen tres grandes períodos a lo largo de su existencia: esclavismo, feudalismo y -el que estamos viviendo- capitalismo. Su sólo enunciado debería ser suficiente para esbozar (aunque más no sea) la hipótesis de que nada es inmutable, sociológicamente hablando. Por lo tanto, no es aventurero ni trasnochado decir que, tal vez, el capitalismo se encuentra en una situación de transición entre él y su heredero. Independientemente de que, para nosotros, el heredero es el socialismo. Pero esa es otra discusión.

Lo cierto es que, cualquiera que quiere analizar seriamente lo que ocurre, si hay tanta sacudida es porque el camino no está parejo. ¿Qué lo hace desparejo? En principio, tres enormes cráteres que hacen imposible la carretera.
1. ¿Que pasará con los obreros, empleados, etc., que serán reemplazados por los robots?
2. Sino hay trabajadores de carne y hueso, ¿de dónde saldrá el plusvalor?
3. Si no hay asalariados, ¿quiénes serán los consumidores?

Ante esas preguntas hay dos posibles respuestas. Es imposible que hayan otras. Ellas son:
1. La desaparición del trabajo, es decir de aquello que es la lógica consecuencia de la pérdida de la principal característica del ser humano: su habilidad para, trabajo mediante, usar la naturaleza como proveedora de materia prima para obtener bienes y servicios (que también son bienes).
2. Entender que la robotización es bienvenida si con ella se obtienen bienes y servicios para toda la humanidad con mínima participación humana, de todos los humanos.

Lo primero tiene nombre y apellido: barbarie.
Lo segundo también tiene nombre y apellido: socialismo

Usted, ¿cuál elige?

  10 de junio del 2017. París, cambio climático, Trump

¿Qué es más grave, el retiro de Trump del acuerdo de París o el intento contrarevolucionario de la burguesía guarimbera venezolana y todos sus cortesanos?
Ambos, lo son.
Pero nos decantamos por tratar lo de Trump y el cambio climático porque, de alguna manera, la declaración que sacamos el 12 de mayo (Sólo una política pro-socialista salva a Venezuela) sigue plenamente vigente.

Los lamentos y la indignación por la actitud de Trump, inundan el mundo de las noticias, los comentarios y, lo que es peor, los pronósticos.
A todo esto, en ese fárrago de llantos, no aparece -ni por equivocación- la madre de las preguntas: ¿por qué, el calentamiento?
La ausencia de tal pregunta nos lleva a una certera conclusión: seguimos viviendo en el mundo de la magia; la respuesta, según eso, la debe tener Mandrake, el mago.
Trump generó más lágrimas que un culebrón de esos que nos recetan las "cultas" televisoras.
Pero, si hubiera firmado el protocolo, ¿se solucionaría el problema? Si Hillary hubiera ganado las elecciones, ¿podríamos dormir tranquilos?

Todos los quejosos y ofendidos creen (o hacen que) que el sistema capitalista -responsable directo del calentamiento ggllobal- puede corregir tal entuerto. ¿Sin dejar de usar los combustibles fósiles: carbón, gas natural, petróleo?

Esos fariseos olvidan (o hacen que) que antes del uso del petróleo (y derivados) como
fuente de energía, el dióxido de carbono en la atmósfera era menor a 300 partes por millón; hoy, algo más de una centuria de uso del mismo, el dióxido existente es 420parte por millón. Es decir, en algo así como 140-150 años, aumentó un 40%.
La burguesía se juega a una apuesta; es decir, al azar. Esperan encontrar un sucedáneo que rinda la misma tasa de ganancia que el petróleo. Solo entonces será posible dejar de emplearlo como fuente de combustible.

Hay, sin embargo, otra forma; mucho menos traumática: pasar del sistema capitalista al socialista. ¿Por qué? Porque en el socialismo se usará muchísimo menos porque la energía  que se requerirá se empleará para obtener bienes y servicios (valores de uso, productos) y no bienes y servicios (valores de cambio, mercancías).

20 de junio del 2017. La nueva situación en Medio Oriente

Es histórico. Todo indica que los palestinos son los "responsables" de que esa región del planeta no encuentre "la paz".
Cuando en 1948, comenzó la agresión que, desde entonces, lleva adelante el sionismo con el beneplácito, también desde ese entonces, de las potencias mundiales, los palestinos no tuvieron otra opción que luchar contra el descarado robo de su tierra. Por eso son los "responsables". Porque nunca se rindieron.

Su lucha ha sido tan heroica que "los padres del estado de israel" se vieron en la obligación de extender las fronteras del conflicto.
Hoy, tantas décadas después, los palestinos siguen siendo heroicos y ejemplo de aquellos que realmente quieren tener identidad. No se rindieron; no se rinden.
Fueron la semilla que obligó a los imperialistas y a los israelíes a llevar adelante, imponer, conflictos en toda la amplia zona. En su momento fue sobre Egipto cuando Francia e Inglaterra no quisieron reconocer que a ellos pertenece elcanal de Suez; luego fue la sistemática política de ir carcomiendo, cercenando más territorio palestino a manos de los sionistas. Hace relativamente poco, crearon al DAESH que ya irradia sobre Siria (especialmente), Irak, Libia, Afganistán y que espera poder entrar en Irán para acabar con la potencia emergente en la zona y derrotar, por retaguardia a Hezbollá,  Hamás y  -con la ayuda del mayor cinismo- a los kurdos.
Tan cínico es el movimiento militar dirigido por EEUU, que Turquía, ancestral enemigo de los kurdos, se dispone a asistir a Qatar y a asociarse a Irán "contra" Arabia Saudita, en una típica maniobra quintacolumnista: su lema es "Irán te abrazo para mejor destruirte" para, luego, junto con Israel, siempre bajo las banderas de la OTAN, liquidar a palestinos, libaneses de Hezbollá, kurdos hoy apoyados por EEUU (vistas las derrotas del ISIS en Siria e Irak); en fín para lograr la vieja aspiración: Palestina para Israel y sus mentores.

Demostrado está. Ese rudo hueso duro de roer (los palestinos) que ha liderado la resistencia de las masas despojadas de todo derecho en las 6, 7 últimas décadas, es la condición necesaria para pasar a la segunda etapa de la guerra en curso: el enfrentamiento a todo o nada contra China y su pretensión imperialista.

Los socialistas (los verdaderos, los revolucionarios) no podemos apoyar ese intento de suma barbarie. Debemos tener dos consignas para ello: 1. unirnos a los resistentes y, 2. ir construyendo la dirección revolucionaria que pueda hacer posible el pasaje del período capitalista al período socialista.
Por eso estamos con Siria; por eso estamos con Venezuela. Porque, desde sus inicios, estuvimos con los palestinos. No podemos desandar lo que tanto nos costó.

01 de julio del 2017. Terrorismo en Venezuela

En estos días apareció la noticia de que, en Venezuela, un tal Oscar Pérez, se hizo de un helicóptero de una institución del estado y realizó un periplo por Caracas durante el cual atacó a tiros el Ministerio del Interior, Justicia y Paz y, con granadas, al Tribunal Supremo de Justicia.
Obviamente, aparecieron toda clase de analistas, comentaristas, politólogos, periodistas, informadores, políticos y etc., etc., que no dudaron en atribuir al gobierno la paternidad de la noticia y, afirman, montó una operación de inteligencia para, así, justificar "la represión" armada en ciernes.
No nos cabe duda que la ubicación política de cada uno, la ideología o los intereses que se defienden, están detrás de la definición que cada uno hace del conflicto venezolano.
Por eso, no hay argumento alguno que puede dar lugar a lo que podemos llamar, eufemísticamente, (¿ingenuamente?) posición objetiva.
En ese sentido, todo partidario del capitalismo, todo burgués o pequeñoburgués que defiende el neoliberalismo o, en su defecto, una concepción democratista a ultranza que entiende que democracia es lo que define el sistema: resolución de los conflictos sociales (no habla de lucha de clases) mediante el diálogo y las elecciones con partidos cada 4, 5, 6 años. Todos ellos se inscriben en lo que podemos llamar "la opinión oficial de la burguesía proimperialista".
Pero la historia en general y la latinoamericana en particular están llenas de ejemplos donde esa democracia NO EXISTE, SE RETACEA, SE DESCONOCE, SE ELIMINA POR UN GOLPE DE ESTADO, CLÁSICO O BLANDO.
Para poder entender si eso es lo que ocurre en Venezuela, debemos ver la conducta de los imperialistas (yanquis, europeos, japoneses), los organismos internacionales (OEA, Consejo de Seguridad de la ONU, FMI, etc.), líderes políticos burgueses mundiales, líderes religiosos diversos. Hacia el interior del país es aconsejable leer lo que opinan y cuál ha sido su historia, la clase burguesa interna, la clase media acomodada, los sectores populares de los barrios, las comunas, los pequeños productores, los pequeños comerciantes, los campesinos.
En el caso venezolano, es fácil hacer ese recuento.
Pero hay algo más. El ascenso del chavismo al poder, ¿fue o no fue consecuencia de una revolución (no socialista) apoyada por un sector de la burguesía local que definimos como cuasi-nacionalista y que contó con el concurso de los sectores de: obreros, empleados y de la baja y pobre clase media, que nunca -todos ellos- se sintieron representados por los tradicionales copeyanos y socialdemócratas que, por décadas, alternándose, detentaron el poder?
Y una pregunta más. ¿Cuál fue la posición de todos y cada uno de esos sectores cuando se dio el golpe -clásico- contra Hugo Chávez en el 2002?

Entonces, ¿cómo se debe proceder si decimos que estamos a favor de la revolución socialista mundial?
Porque, seamos claros, ¿podemos estar en el mismo bando que Trump, Obama, Rajoy, Felipe González, José María Aznar, el secretario general de la OEA, Hollande, Macrón, Macri, Temer, y una larga lista de los que nunca se equivocan cuando hay que tomar decisiones económicas, militares, políticas generales porque siempre están, del lado, al lado, con la burguesía imperialista?

No podemos reivindicarnos socialistas, trotskistas, anticapitalistas, antimperialistas, democráticos, partidarios de los derechos humanos si nos ubicamos en el lugar equivocado. Nosotros estamos -claramente- por la defensa de la revolución bolivariana.

Por eso golpeamos junto a los chavistas pero marchamos separados porque no es posible hablar de revolución bolivariana si no hay un claro camino al socialismo. Pero, ese camino, NUNCA estará al lado de los explotadores.


10 de julio del 2017. ¿Retomar el "progresismo"?

Nuestra anterior nota del editor, Terrorismo en Venezuela (ver anteriores notas del editor), causó las dos tipos de reacciones esperables: 1. apoyo y, 2. rechazo. Hoy nos referiremos a éstas últimas. Pero, para que se entienda mejor nuestra posición, discutiremos con el primer artículo publicado hoy en la sección Sincensura, sc-2650.
Seguramente aparecerán los que, fácilmente, dirán: "claro, ahora a girar hacia la izquierda para alcanzar el centro".
Una vez más, demostrarán que ven, la realidad, con un solo ojo, el derecho.

Comencemos con una verdad de perogrullo que, todo indica, parecen desconocer: el estado de la lucha de clases a nivel mundial. Es decir, cómo se encuentra la sociedad capitalista, en que situación se encuentra la burguesía y, fundamentalmente, qué es de la lucha de la clase obrera industrial en tanto que es cabeza del proletariado (entendiendo por proletariado a todo aquel sector de la sociedad que es dueño, únicamente, de su fuerza de trabajo y que la pone a competir con otros iguales en el mercado laboral).
Para nada analizamos un fenómeno particular porque haríamos fenomenología, no política.

En nuestra opinión el sistema capitalista se encuentra en su fase imperialista (Lenin) en su etapa de agotamiento. ¿Qué queremos decir con esto? Simplemente, aquello que se escribió en el Manifiesto Comunista y que es, más o menos, así: "la burguesía ha creado tanta civilización que llegó la hora de cambiar las relaciones de producción existentes en la sociedad". Aclaremos de una vez: si el problema es sistémico, involucra a la burguesía, toda ella, independientemente del sector al que se pertenezca (burguesía imperialista proglobalización -Alemania-, burguesía imperialista "naciioonalista" -EEUU-, burguesía nacional proimperialista -Capriles, Macri, Temer, Peña Nieto, Santos-, burguesía nacional cuasi-nacionalista -Venezuela, Bolivia.
Al decir que involucra a toda la burguesía, estamos afirmando que el límite de sus acciones no traspasa la sobrevivencia del sistema capitalista.
Por lo tanto, inevitablemente, la burguesía cuasi-nacionalista se resistirá, casi a ultranza al imperialismo, y -con muchísima más decisión al proletariado.
Que ello ocurra será la lógica consecuencia de dos situaciones: 1. el avance del deterioro de la crisis sistémica y, 2. el nivel de resistencia del proletariado. La primer situación abre las compuertas a cierto antimperialismo -muy limitado- en relación directa con la posible existencia de independencia. En cuanto a lo segundo, si el proletariado  es  algo independiente, o no, de la burguesía en el poder.
Estas dos situaciones abren un muy serio interrogante: su combinación, ¿agudiza la crisis sistémica política o la disminuye?
Ese es el caso de Venezuela, hoy. Y es evidente que agudiza la crisis sistémica política. Pero, ¿qué significan Lula en Brasil, Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, Lenin Moreno en Ecuador y Nicolás Maduro en Venezuela? Significan distintos grados de resistencia al imperialismo como consecuencia de los distintos grados de independencia de cada uno de esos sectores burgueses y, esencialmente, de los proletariados de esos países con sus burguesías cuasi-nacionalistas.

Es por eso que reivindicamos como socialista aquel estado en el cual se cumplan dos condiciones gobierno del proletariado por medio de sus organismos (no necesariamente sus organizaciones sindicales, barriales o comunales) y organización de dicho proletariado en pueblo en armas.
Por eso lo socialistas revolucionarios reclamamos para Venezuela un camino político en esa dirección.
Pero, agregamos, si ocurre esto último, se crearán las condiciones que harán posible comenzar a solucionar la inexistencia de dirección revolucionaria en ese país, lo que significaría mayor agudización de la crisis sistémica.

20 de julio del 2017. Venezuela. ¿Gobierno paralelo?

El pasado domingo se llevó a cabo el referéndum que la contra guarimbera llevó adelante en Venezuela. En el país en el que, en el poder ejecutivo, "dicta" un dictador (según grita y afirma la contra), se realizó y, como postre, contó con el apoyo presencial de cuatro ex-presidentes latinoamericanos: Quiroga de Bolivia, Pastrana de Colombia y Chinchilla y Rodríguez de Costa Rica, todos ellos demócratas resguardadores del orden establecido llegado el caso, más los diferentes gobiernos imperialistas y, no faltaba más, los pro-imperialistas de América.
Dicen que sacaron unos 7.150.000 mil votos, en todo caso menos que en las elecciones anteriores.
Luego de esa jornada, henchidos de fervor democrático y patriótico llamarona un paro cívico de 24 horas para 1. formar un nuevo gobierno, 2. elegir nuevos jueces del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), y -por ahora- nada más.
¿Por qué ponemos en negrita y subrayada esa afirmación "por ahora"?
Pues, sencillamente, porque creemos que tratan de encontrar una nueva dirección guarimbera que busca la invasión militar de su país. Pero, "por ahora" no confían en contar con el apoyo externo y -fundamentalmente- interno para llevar aaddelante los pasos que, para ello se requerirían.
¿Cuáles?
1. Elegir un lugar en la geografía venezolana en el cual establecer el nuevo gobierno (¿sería posible alguna provincia gobernada por la contra y en la zona costera?);
2. Desde ahí, con el nuevo TSJ, emitir decretos de necesidad y urgencia (DNU) que, junto con la Asamblea Nacional (AN) entraría en el choque leguleyo y diplomático;
3. Solicitarían el reconocimiento de ese gobierno por otros que ya se han manifestado.
4. Esta jugarreta superestructural sólo tiene sentido si se buscan, obviamente a futuro, dos tareas consecutivas: aceptar, ahora sí, negociar desde una posición de mayor fuerza y, poder pedir asistencia de defensa y humanitaria a los países latinoamericanos cómplices, en principio y, más luego a los imperialistas.
5. Se abriría, así, la guerra clásica que pasa por encima de la guerra civil "deformada pero en curso" porque, en esa situación, contarían (suponen y esperan) con superioridad militar.
6. Sería una forma muy alambicada de generar una "invasión de bahía de Cochinos 2". Claro que, ansían, con otro resultado.

Ese es, opinamos, lo que se pretende pergeñar.
De ocurrir así las cosas, ¿qué posición política adoptarían los
izquierdistas democrático-formales?

¿U opinan que por esa vía el pueblo tomaría conciencia de que, así, se alcanzaría el socialismo?

01 de agosto del 2017. El 30 de julio quedó atrás
Era una fecha que daba lugar a dos lecturas, y no más.
1. Que la oposición al chavismo en Venezuela, lograra su segundo paso: darle vía a la destitución de Maduro;
2. Que el chavismo superara las encerronas que planteó la oposición pero, con un gran interrogante hacia adelante.
Se dio la segunda
Y, ¿ahora?

Con solo leer la primera página de los más importantes (por su tamaño empresarial) diarios del mundo, lo primero que aparece es un gran desconcierto y un compás de espera para ver y, acompañar, lo que decida Trump, el amo del infierno.
Es decir, el conflicto venezolano se salió de madre. En el sentido de que dio lugar a que se cayeran todas ls caretas "democráticas".
¿Cuántos periodistas fueron asesinados en Venezuela? Comparemos con México.
¿Cuántos dirigentes sociales (fundamentalmente campesinos) fueron asesinados en Venezuela?
Comparemos con Colombia.
¿Cuántos militantes de los pueblos originarios a la vez que partidarios de la Madre Tierra, fueron asesinados en Venezuela?
Comparemos con Honduras.

Laura Chinchilla, ex-presidenta de Costa Rica -con iniciación política en el MRP (grupo guerrillerista)- se queja por el amplio silencio que hay en torno al "drama venezolano", según publica en el diario El País de España. Debemos contestarle que hay muchísimos menos "mudos, sordos y ciegos" que en los casos mencionados o, para agregar, en Palestina o en Siria o en Yemen o en el Kurdistán.
Lo que en realidad quiere Laura Chinchilla (y con ella Peña Nieto, Santos, Macri, Temer, Uribe, Piñera, Almagro, Luis Guillermo Solís, etc.), es ver a las tropas yanquis o a las de la OEA pero dirigidas por los yanquis, invadiendo Venezuela.
En otras palabras, acabar con la hipocresía de que Maduro es un dictador. En cambio, poner en superficie, que el problema venezolano es una enorme piedra en el zapato del imperialismo yanqui que quiere -y no ve por donde- volver, gran guerra mediante, a ser el centro del mundo, del cual ha sido desplazado desde que perdió -vergonzozamente (pero, para nosotros con gran alegría) la guerra imperialista en Vietnam.
 
Ahora, así planteada la cuestión, se cumple -inevitablemente- lo que escribimos en nuestra declaración del 12 de mayo (ver, en esta página, la sección Dossier sobre la situación en Venezuela).

En otras palabras: prepararse para Bahía de Cochinos-2. Y para ello no hay otra salida para Venezuela (y en la Asamblea Constituyente) que establecer lo Comités de Autodefensa de la Revolución Bolivariana integrada por las comunas, los campesinos, los obreros y los soldados de las Fuerzas Armadas Bolivarianas. Es decir, el pueblo en armas.

Ante esto y lo que vendrá, ¿quiénes son los amigos del pueblo?
Una vez más, Venezuela obliga a definirse.


10 de agosto del 2017. ¿Cuáles principios?
Cuando se dio el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el trotskismo de ese entonces (diezmado en el mundo) se encontró en medio de una muy dura discusión que implicaba una muy controversial decisión. El resultado fue una muy seria división en el seno del Socialista Workers Party de EEUU (SWP) y la publicación de En Defensa del Marxismo por parte de León Trotsky.
El sector minoritario del SWP opinaba que se debía condenar a la entonces existente URSS debido a la firma del pacto entre Ribbentrop (por el gobierno nazi) y Mólotov (por el gobierno soviético). Trotsky, por su lado, opinó (y nosotros estamos de acuerdo con esa posición) que la URSS no era un país imperialista, que era un estado obrero "degenerado" porque tenía una dirección burocrática pero era un estado obrero. En consecuencia se debía estar de su lado.
Consecuente con esa posición, Trotsky opinaba que los partidos o grupos trotsquistas de Europa debían sumarse a la lucha nacional de los pueblos de los países invadidos por las fuerzas militares nazis. Los trotsquistas europeos, en cambio, se dedicaron a levantar las banderas del "pacifismo abstracto".

Es cierto que Venezuela no es la URSS. No es un estado obrero y su dirección es lo que llamamos burguesa cuasi-nacionalista.
Descreemos el llamado Socialismo del Siglo XXI; negamos que exista una burguesía con rostro humano; afirmamos que las burguesías cuasi-nacionalistas terminarán pactando con el imperialismo siempre y cuando el proletariado cese en su lucha de resistencia y oposición a los planes de la burguesía imperialista globalizadora. Éste, no es el caso. En consecuencia, cuando se da un fenómeno revolucionario no-socialista como ocurrió en Venezuela y que dio inicio al chavismo, defendemos esa revolución y luchamos para que se enrumbe en dirección al socialismo (sin aditamento Siglo XXI). Por eso nos dirigimos -siempre- al movimiento de masas para que lleve a la práctica propuestas políticas que rompan el status-quo consistente en una incipiente forma de poder dual y una casi segura vía hacia la guerra civil.

Lo anterior se sustenta en dos principios.
1. Hubo una revolución. Un sector de clase burguesa fue reemplazado por otro sector de clase; ese nuevo sector burgués contó -y cuenta- con el apoyo del proletariado (por eso no fue un golpe de estado) y tiene poco márgen para pactar con el imperialismo.
2. En el caso específico de Venezuela, se trata de un país atrasado que, por resistirse -su gobierno- a aceptar sin más las propuestas neoliberales, es agredido por la potencia imperialista a través de un plan clásico de la CIA: generación de situación interna conflictiva en primera instancia y, más luego, golpe de estado (clásico o blando) sin descartar la agresión militar.
Si esto que proponemos y buscamos no se da, se abrirá paso la  propuesta que levantan los Santos, Peña Nieto, Temer, Macri, etc., bajo el protectorado de Mr. Trump.

No hay otra. Mucho menos una "tercera posición". Lo que está en juego es lucha de clases, no discusión electoral. La lucha de clases, es -en su escala mayor- lucha física.
En esa circunstancia, el "pacifismo abstracto" es reaccionario. 

20 de agosto del 2017. La Constituyente, ¿VA?
Para cuando ésta nota aparezca en la web, habrán pasado casi tres semanas del triunfo chavista del 30 de julio en la convocatoria a elegir diputados constituyentes.
Se acabaron las guarimbas, los llamados a movilizaciones y a tirar abajo al gobierno de Maduro y, en su lugar -como corresponde a la mecánica política burguesa- aparecieron, a todo color y con toda su estridencia, los apoyos (libretistas) extranjeros: Naciones Unidas, OEA, Unión Europea, Trump, Santos, Peña Neto, Macri, Temer, y toda la podredumbre pro-imperialista latinoamericana.
Así como no puede haber mayor cantidad de países con armamento nuclear que el existente (en vez de proscribir todas las armas nucleares y destruir las existentes), son aquellos personajes los que definen dónde hay democracia burguesa (que quede claro que de esademocracia hablan) y dónde no a hay.
Si no a hay, hay que disparar políticasy protocolos diplomáticos que permitan que esademocracia reaparezca: Honduras, Paraguay, Brasil, son ejemplos.
Si esos proyectos no cuajan, la historia nos dice que el golpe de estado en Irán en 1953, la agresión naval franco-inglesa a Egipto en 1956, la invasión gringa a República Dominicana enm1965, el Plan Cóndor en Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Paraguay, Bolivia y Perú, las invasiones a Irak con los dos BUSH, la creación del DAESH, etc., etc., son recursos a re-crear.

En la declaración que sacamos el12 de mayo de éste año, Sólo una política pro-socialista salva a Venezuela, decíamos: "...La oposición llama a movilizaciones; en verdad, son grandes. Pero nos da la impresión de que valora que el chavismo tiene mayor capacidad de convocatoria; aunque esto no se manifiesta según criterios electorales burgueses. Espera la iniciativa internacional; espera, también, pero en segundo plano, la ruptura de las Fuerzas Armadas Bolivarianas sea por presión interna, sea por resoluciones políticas externas. 

Es decir: el ambiente de guerra civil está en stand by, como dirían los gringos. Una invasión militar gringa o patrocinada por la OEA (Colombia, Brasil), exige como condición previa la venia de Rusia porque puede significar un gran paso hacia la guerra generalizada; por eso, la situación está en ese stand by que, día a día, se corre hacia un enfrentamiento de gran escala. El gobierno, por su lado, no renuncia a su condición burguesa. No toma, por lo tanto, las iniciativas que acabarían con la incertidumbre porque, para ello, debe alentar una salida hacia el socialismo..."

Pues bien, la Asamblea Constituyente parece no haber tomado conciencia de ello. No crea los Comités de Autodefensa, no pone  los resortes básicos de la economía bajo su dirección política, no se declara subordinada a esos Comités de Autodefensa y... adelanta las elecciones para gobernadores de diciembre a octubre...

Seamos claros. Esperábamos que el pueblo venezolano encontrara su camino; para ello era necesario pegar un golpe de timón: enfilar hacia el Socialismo, sin aditamentos, porque hay sólo uno: gobierno soberano de las organizaciones obreras, campesinas, comunales y pueblo en armas.
De lo contrario, los "gorilas" anteriores a Chávez, volverán pero sedientos de sangre, dinero y superexplotación.


01 de septiembre del 2017. Venezuela: ANC, ¿problema económico o político?
Hemos leído en diferentes publicaciones, artículos escritos por claros defensores de la Venezuela Bolivariana que afirman que el error de la ANC es haber comenzado las discusiones en torno a problemas políticos (destitución de la fiscal Ortega, por ejemplo) y no, por las cuestiones económicas (abastecimiento de productos esenciales, precios de los mismos, logística para que lleguen a la población, etc.)

Preguntamos: ¿son correctas esas afirmaciones?
Para comenzar a escribir nuestra respuesta a esa pregunta, estamos obligados a hacer -previamente, cosa obvia- algunas precisiones políticas, precisamente.
La primera de todas ellas -esencial, casi única en ser necesaria- es contestar otra pregunta, muchísimo más importante, crucial: el problema venezolano, ¿es político, económico, social, cultural, militar?

La respuesta es definitoria. ¿Por qué? Porque nos identifica y señala la prespectiva. Si somos izquierdistas, progresistas, socialdemócratas, socialcristianos, stalinistas reciclados, trotsko-stalinistas,... es decir creyentes en que puede existir un capitalismo con rostro humano, analizaremos la situación según cualquiera de aquellas vertientes y caeremos en... lo de siempre. En una nueva frustración.

Si, en cambio, somos socialistas revolucionarios -según nosotros la única clasificación válida- afirmamos, rotundamente, que el problema es político como corresponde a un situación altamente polarizada de la lucha de clases. Lo que, para nada quiere decir que estamos en presencia inmediata de una revolución clásicamente revolucionaria: con poder dual yperspectivas de destrucción del aparato represivo de la burguesía proimperialista y favorable a la globalización, enemiga.

Con esa caracterización en nuestras manos decimos, abiertamente, el problema es po-lí-ti-co: ¿QUIÉN GOBIERNA?

Por eso, desde nuestra primer declaración que sacamos el 12 de mayo del 2017, sostenemos que, si no se crean -en la ANC o se autoconvocan- los Comités de Autodefensa, constituídos por obreros, campesinos, comuneros y soldados, todos ellos armados -lo que llamamos pueblo en arma- no habrá resolución positiva. Esos Comités, constituídos en cuerpo ejecutivo, deberá definir el plan militar de defensa, el plan económico de emergencia y llamar a la ANC a que tranforme ambas definiciones en leyes supremas de la república.

Algunos dirán que esas son tareas socialistas. Y respondemos: se debe enfilar la política a una definición socialista sin aditamentos.

Definitivamente: NO HAY OTRA.


10 de septiembre del 2017. La burguesía, en el mundo, ¿está bien de salud?

La pregunta no es ingenua. Tampoco es gratuita. Está dirigida con toda intención. ¿Hacia dónde?
Pretendemos, a modo de hipótesis -que debería impulsar una interesante y amplia discusión- explicar dos temas de primerísima importancia.
 1. Nosotros afirmamos, sin ningún género de dudas, que lo único que la burguesía nos ofrece es BARBARIE; el paroxismo de la barbarie que estamos sufriendo y que empezó a llevar adelante cuando pasó a su segunda fase existencial: la fase imperialista.
2. Por lógica consecuencia, perdió toda característica progresiva.  Por lo tanto, las acciones que emprenda o recomiende, sean éstas  políticas, económicas, educativas, de uso de los recursos naturales, de preservación y atención del cuidado del cuerpo humano de los habitantes, culturales, militares, etc., servirán, sólo, para garantizar que ella, en tanto que clase, sea la única que disfrute de la totalidad de la riqueza creada por el trabajo de los proletarios.

Hoy, hay una muy fuerte discusión acerca de si el sistema capitalista está saliendo de la crisis (gran crisis, en realidad; la mayor desde la primera guerra mundial). El grave error radica en que se cree, se parte de la caracterización, de que esa crisis es económica.

Nosotros, en cambio, afirmamos que es política y exacerba la misma hasta elevarla a la categoría militar.
Hoy, parece inaudito, la burguesía tiene un solo estadista que, sin embargo, se ve en figurillas para llevar adelante su terrenal programa: el papa Francisco. Se encuentra dividida en dos fracciones de las cuales la mayoritaria es imperialista (Obama es su más preclaro representante) y, frente a ella, se levanta con toda timidez y pusilanimidad, la burguesía cuasi-nacionalista, francamente muy minoritaria; Maduro es ejemplo de ella.
A su vez, la imperialista, comprende dos sectores que reflejan esa crisis política de que hablamos: la burguesía imperialista globalifílica (que a pesar de ser dominante tiene políticas muy débiles para enfrentar la crisis) y la burguesía imperialista mundialifílica, de menor cuantía y con políticas muy erráticas.
La primera es la consecuencia lógica del desarrollo capitalista en la fase imperialista; pretende fijar reglas mundiales de comportamiento del mundo en tanto que gran mercado. La segunda (que no sabe como explicar y encarar la crisis) se refugia en planteos "nacional-populistas" cuyo mayor estandarte es "hagamos grande a EEUU"; está de acuerdo con un mercado mundializado pero no acepta perder su condición hegemónica porque, afirma -con razón- que es una utopía un capitalismo de reglas comunes a todos los estados, que pueden desdibujar a éstos.

Por eso, Trump es el presidente de EEUU.

Por eso, un fantasma recorre el mundo aunque la apariencia y la impresión dicen lo contrario.
Ese fantasma se llama socialismo. Que se haga carne, es la histórica tarea del proletariado.


20 de septiembre del 2017. Embajadora tica denuncia presiones para boicotear tratado contra armas nucleares

Escribió: Ximena Alfaro de La Nación, Costa Rica. Actualizado el 20 de septiembre de 2017 a las 06:00 am

"La diplomática Elayne Whyte Gómez, embajadora de Costa Rica ante los organismos de Naciones Unidas (ONU) con sede en Ginebra, Suiza, lideró el panel que negoció un tratado internacional que prohíbe el uso de armas nucleares en todo el mundo. La misma denunció que algunos países han recibido presiones por parte de potencias atómicas para boicotear el avance del tratado internacional que prohíbe el uso de las armas nucleares en todo el mundo. Hizo la revelación esta semana, de cara a este miércoles, día en que el tratado entra en su etapa de recolección de firmas y su vigencia ocurrirá 90 días después de que 50 naciones lo ratifiquen.

"Algunos países han manifestado que recibieron solicitudes expresas de que no se firme (ese tratado). Nosotros no podemos comprobar esas alegaciones, son manifestaciones que nos han hecho, pero aún así, tenemos un grupo confirmado que va a firmar", señaló Whyte.

Así lo reconoció embajadora tica ante la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, Suiza, donde concedió una entrevista a La Nación el domingo, horas antes de partir a Nueva York para participar en la Asamblea General anual de esa organización.

Todos los países que disponen de armas nucleares en su arsenal, se oponen al tratado, incluso la embajadora de Estados Unidos ante la ONO, Nikki Haley, afirmó en enero de este año, que su gobierno iba a boicoter la firma del tratado.

Según el sitio web de noticias británico Bussines Insider, Suecia es una de las naciones que ha recibido amenazas por parte de la administración de Donald Trump. El secretario de Defensa de EE. UU., Jim Mattis, advirtió, mediante una carta, a su homólogo sueco, Peter Hultqvist, que la firma del tratado podría afectar la cooperación y apoyo militar entre ambas.

Aunque esta situación ha generado tensiones en las relaciones bilaterales, la canciller sueca, Margot Wallström, aseguró que la firma del acuerdo sigue en pie.

El proceso. Luego de la aprobación del tratado, el pasado 7 de julio, ahora el objetivo es que la mayoría de naciones lo firmen como parte de un gesto simbólico de respaldo, pues luego debe iniciar el proceso de ratificación en los respectivos parlamentos, de acuerdo a cada legislación interna.

La firma del Tratado no tiene una fecha límite, por lo que los países pueden llevarla a cabo en el momento que deseen. Para que el acuerdo entre en vigencia debe ser aprobado y depositado ante la ONU por al menos 50 países. Un proceso, que según estima Whyte, podría extenderse por dos años como máximo.

La diplomática considera importante que en la apertura de la firma, el acuerdo reciba el apoyo de varios países y lamentó que Costa Rica no sea el primero, a pesar del rol importante que jugó en su redacción y adopción del mismo, ya que debe contar con la aprobación de la Asamblea Legislativa.

"Por el papel que jugamos, hubiéramos querido ser el primer país en firmar y el primer país en ratificar, porque hay países que tienen otra tradición. Hay por lo menos uno que ya tiene la aprobación para firmar y ratificar. Entonces el 20 (hoy miércoles) tendríamos la primera firma y ratificación", manifestó la embajadora.

El documento, llamado Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, se aprobó con 120 votos de los 193 miembros, luego de varios meses de negociaciones. Holanda, miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), registró el único voto en contra y Singapur una abstención.

Sin embargo, entre los participantes que lo avalaron no estaba ninguno de los nueve países que tienen armas nucleares. Estados Unidos, respaldado por Gran Bretaña y Francia, principalmente, defiende que este no es el momento para que el mundo prohíba el desarrollo y uso de armamento atómico ante la amenaza de que países como Corea del Norte no respeten esas reglas y continúen con su carrera por tener entre sus arsenales la amenaza atómica.

Ante esta postura, la embajadora Whyte asegura que esta crisis entre Washington y Pionyang ha regresado la atención al problema de las armas nucleares y destaca que con solo la existencia de este armamento, hay una posibilidad muy grande de que se utilice.

El Tratado tiene como principal objetivo obligar a los firmantes a 'nunca, bajo ninguna circunstancia, desarrollar, producir, manufacturar, adquirir, poseer o almacenar armas nucleares u otros artefactos nucleares explosivos, así como usar armas nucleares o efectuar pruebas de armas atómicas'.

Además, los Estados que hoy tengan armamento atómico quedarían obligados a destruirlo, al tiempo que se les prohibiría transferirlo a un tercero en caso de firmar el convenio."

Hasta aquí, lo escrito por la periodista y se lo agradecemos

Preguntamos: ¿existe algún incauto que crea que eso es posible sin cambiar de sistema?


01 de octubre del 2017. La burguesía. De la inicial inteligencia al actual cinismo

En recientes tiempos hemos asistido a una verdadera catarata de reproches, reprobaciones, denuestos, descalificaciones de Nicolás Maduro y la máxima dirección del gobierno Venezolano.

Lo más liviano que de ellos se dijo, es que Venezuela está gobernada por dictadores que impiden, obstaculizan, abortan todo tipo de manifestación democrática (democrático-burguesa, deberían decir.)
Sin embargo, cuando la oposición venezolana -toda ella- resolvió llamar a una votación de repudio a la convocatoria gubernamental a elecciones de diputados a una Asamblea Constituyente, esa oposición no tuvo ningún inconveniente para llevar a cabo su acto político. Es más, se informó al mundo que siete millones dos cientos mil votantes dijeron NO al propósito del gobierno.
Esa misma "dictadura" no hizo ningún esfuerzo para que la MUD no propagandizara su actividad; tampoco para requisar las boletas de votación, para cerrar los locales en los que se llevaría adelante la misma. No puso preso los gobernadores identificados con esa acción ni obstaculizó la difusión de los datos y las fotos asociadas.

Cuando estamos por salir con esta edición, sabemos que los gobiernos de EEUU, Turquía, Irak, Irán, Siria y Rusia están en contra del referéndum realizado por los kurdos de Irak el pasado 25. Hasta la ONU y la UE se manifestaron contrarios a tal actividad porque "atenta contra la integridad nacional iraquí". No solo hubo comunicados; tropas turcas se establecieron en la zona limítrofe con el Kurdistán y el gobierno de Irak prohibió el aterrizaje de aviones de línea en dos aeropuertos ubicados en espacio kurdo; Irán, por su lado, prohibió vuelos desde su territorio a esos aeropuertos. Aclaremos, de una vez (y nosotros lo respetamos), que los kurdos quieren ser independientes sin desmembrar el territorio iraquí.

Pero el colmo de los colmos es el gobierno español. Puso la justicia, la constitución, y su autoridad para que no se haga el referendo catalán. Puso presos a los alcaldes amigos de la independencia, secuestró boletas y rompió urnas, mandó precintar los centros de votación, puso en marcha a las bandas franquistas y,  para rematar,  mandó 10.000 policías para que con la Guardia Nacional y los mossos d'esquadra, reafirmaran quien es el que manda. Obviamente, el coro internacional, se manifestó en contra de la independencia catalana.


Que nos quede claro. Lo relatado es lo que se llama democracia burguesa.


El arte de ser ciego, sordo, pero no mudo
Con los años se llegó a demostrar y comprobar que nadie, en la historia, fue tan eficaz en la utilización de dicho arte. Evidentemente, la burguesía llevó al paroxismo su cinismo.

¿A qué viene tal comentario? Viene a pretender explicar que las cosas no ocurren porque sí. Es más que evidente que hay situaciones en las que el ser humano nada puede hacer ante algunas actividades de la naturaleza. Pero de ahí a tratar de explicar todo con el san-benito de los daños atribuibles a la naturaleza, hay una muy grande distancia.


Costa Rica se salvó (literalmente) de la seguidilla de huracanes que empezó con Harvey y siguió con Irma, José y María; también "no fue tocada" por los terremotos que asolaron a México.
Pero apareció allí en el Mar Caribe, más o menos a la altura de la frontera panameña-colombiana, una depresión tropical que, al acercarse a nuestro país, bañó con las aguas del Pacífico, la mayor parte del territorio como nunca antes.
Mírese por donde se mire, los daños, desastres y sufrimientos, fueron más que mayúsculos. Fueron impresionantes, jamás visto.
Obviamente, cabe hacerse algunas preguntas cuando se constata que, en determinados lugares -por lo general aquellos que tienen que ver con la diaria existencia y la actividad económica de la burguesía y la alta pequeña burguesía- nada ocurrió.
Cabe, entonces, una pregunta: ¿es casual que el país se haya dividido de tal forma: agredidos por un lado e impolutos por otro?
En los últimos tiempos, la burguesía y todos sus plumíferos, se desgarran las vestiduras diciendo que el sistema educativo no prepara a los alumnos para aumentar la productividad y la competitividad, necesarias para participar en el sistema capitalista mundializado.
Pero nadie de ellos, NUNCA, se preguntaron donde estaban (están) las universidades, los colegios profesionales, los muchos equipos humanos de trabajo en indeniería, arquitectura, diseño, paisajismo, uso de la tierra. Nadie se queja porque hay gente que vive a la vera de los ríos, sobre montículos formados por basura acumulada en los mal llamados rellenos. La respuesta que dan es, más o menos, así: no tienen educación, son migrantes internos o externos, son vagos y buscan quien les de un mendrugo, etc. Pero nunca propusieron que, a la vera de los ríos, debe dejarse una extensión de tierra sin otro uso que paisajista; nunca dijeron que, luego, debe haber una franja de tierra que sirva como camino y que, recién entonces, se puede construir. Jamás estarán de acuerdo con la municipalización de la tierra y que sea dada en concesión para trabajo útil. Pero lo que callan, ladinamente, es que la tierra es propiedad privada y por lo tanto intocable aunque muchos vivan en la indigencia. Es la misma conducta de quienes hablan de emergencia, pero no apoyan ni proponen una ley fiscal de emergencia para que las grandes empresas, hagan un aporte extraordinario. Muchísimo menos declarar la moratoria de la deuda externa e interna (porque -dicen- hay compromisos contraídos pero no los hay con los pobres y los desheredados). Por último, jamás estarán de acuerdo en bajar la jornada semanal a 36 horas, conservando el salario e incorporando a los que están desempleados, o con trabajo informal o tercerizado, semiempleado y siempre sin salario social: salud. previsión, etc.

Evidentemente los hechos piden a gritos un cambio notable. Pasar de la sociedad organizda para incrementar el capital de los burgueses, a la sociedad autoorganizada para resolver los problemas de los seres humanos que, precisamente, no son el capital. Porque en una sociedad socialista no habrá valor de cambio y sí existirá el valor de uso.

10 de octubre del 2017. El arte de ser ciego, sordo, pero no mudo


Con los años se llegó a demostrar y comprobar que nadie, en la historia, fue tan eficaz en la utilización de dicho arte. Evidentemente, la burguesía llevó al paroxismo su cinismo.

¿A qué viene tal comentario? Viene a pretender explicar que las cosas no ocurren porque sí. Es más que evidente que hay situaciones en las que el ser humano nada puede hacer ante algunas actividades de la naturaleza. Pero de ahí a tratar de explicar todo con el san-benito de los daños atribuibles a la naturaleza, hay una muy grande distancia.

Costa Rica se salvó (literalmente) de la seguidilla de huracanes que empezó con Harvey y siguió con Irma, José y María; también "no fue tocada" por los terremotos que asolaron a México.
Pero apareció allí en el Mar Caribe, más o menos a la altura de la frontera panameña-colombiana, una depresión tropical que, al acercarse a nuestro país, bañó con las aguas del Pacífico, la mayor parte del territorio como nunca antes.
Mírese por donde se mire, los daños, desastres y sufrimientos, fueron más que mayúsculos. Fueron impresionantes, jamás visto.
Obviamente, cabe hacerse algunas preguntas cuando se constata que, en determinados lugares -por lo general aquellos que tienen que ver con la diaria existencia y la actividad económica de la burguesía y la alta pequeña burguesía- nada ocurrió.
Cabe, entonces, una pregunta: ¿es casual que el país se haya dividido de tal forma: agredidos por un lado e impolutos por otro?
En los últimos tiempos, la burguesía y todos sus plumíferos, se desgarran las vestiduras diciendo que el sistema educativo no prepara a los alumnos para aumentar la productividad y la competitividad, necesarias para participar en el sistema capitalista mundializado.
Pero nadie de ellos, NUNCA, se preguntaron donde estaban (están) las universidades, los colegios profesionales, los muchos equipos humanos de trabajo en indeniería, arquitectura, diseño, paisajismo, uso de la tierra. Nadie se queja porque hay gente que vive a la vera de los ríos, sobre montículos formados por basura acumulada en los mal llamados rellenos. La respuesta que dan es, más o menos, así: no tienen educación, son migrantes internos o externos, son vagos y buscan quien les de un mendrugo, etc. Pero nunca propusieron que, a la vera de los ríos, debe dejarse una extensión de tierra sin otro uso que paisajista; nunca dijeron que, luego, debe haber una franja de tierra que sirva como camino y que, recién entonces, se puede construir. Jamás estarán de acuerdo con la municipalización de la tierra y que sea dada en concesión para trabajo útil. Pero lo que callan, ladinamente, es que la tierra es propiedad privada y por lo tanto intocable aunque muchos vivan en la indigencia. Es la misma conducta de quienes hablan de emergencia, pero no apoyan ni proponen una ley fiscal de emergencia para que las grandes empresas, hagan un aporte extraordinario. Muchísimo menos declarar la moratoria de la deuda externa e interna (porque -dicen- hay compromisos contraídos pero no los hay con los pobres y los desheredados). Por último, jamás estarán de acuerdo en bajar la jornada semanal a 36 horas, conservando el salario e incorporando a los que están desempleados, o con trabajo informal o tercerizado, semiempleado y siempre sin salario social: salud. previsión, etc.

Evidentemente los hechos piden a gritos un cambio notable. Pasar de la sociedad organizda para incrementar el capital de los burgueses, a la sociedad autoorganizada para resolver los problemas de los seres humanos que, precisamente, no son el capital. Porque en una sociedad socialista no habrá valor de cambio y sí existirá el valor de uso.


20 de octubre del 2017. "Por Santiago, por nosotros"


El cuerpo encontrado en el Río Chubut es el de Santiago.

La incertidumbre sobre su paradero ha terminado. El calvario que nuestra familia inició el mismo día en que supimos de su desaparición no terminará hasta obtener Justicia.

Muy poco podemos decir sobre nuestros sentimientos ante la confirmación de la identidad de Santiago: este dolor no sabe de palabras.

Las circunstancias del hallazgo del cuerpo nos generan muchas dudas. Creemos que es el momento de avanzar con firmeza en la investigación y dejar trabajar sin presiones al Juez Lleral. Necesitamos saber qué le sucedió a Santiago y quiénes son los responsables de su muerte. Todos. No sólo quienes le quitaron la vida sino los que, por acción u omisión, colaboraron en el encubrimiento y perjudicaron el proceso de búsqueda.

Estábamos en lo cierto al reclamar por la inacción, ineficacia y parcialidad del Juez anterior en la tramitación de la causa. Nos sigue resultando inexplicable la negativa del Gobierno Nacional ante el ofrecimiento de colaboración de expertos de la ONU, de comprobada experiencia internacional. Nadie podrá sacarnos de la cabeza que se podría haber hecho mucho más y mucho antes.

A los medios de comunicación, a las organizaciones sociales, de derechos humanos, gremiales, a las personas que nos han acompañado en las marchas por Santiago, les pedimos que sigan manteniendo el reclamo por Justicia, con más fuerza que nunca y en paz. A las fuerzas políticas, que hagan el mayor esfuerzo para apoyar y garantizar todas las acciones que nos ayuden a encontrar la Verdad y lograr Justicia.

La muerte de Santiago no debe ser motivo de divisiones o pujas interesadas. Nadie tiene derechos sobre el dolor de esta familia, para la que pedimos respeto.

Por Santiago, por nosotros


01 de noviembre del 2017.Carta a la progresía española

NOTA: Hacemos nuestra esta opinión y la hacemos extensiva a los "progres" que en el mundo habitan.

Escribió: Jule Goikoetxea, El Salto/ Resumen Latinoamericano/ 29 de Oct. 2017.

Estamos hartas. Muy hartas de vuestra superioridad moral y de vuestro discurso cosmopolita-comunista-ilustrado, siempre racional, siempre prudente y siempre reflexivo. Hartísimas de vuestra actitud complaciente, cobarde y españolista hasta las trancas.

No solo tiene la sociedad catalana que aguantar la porquería ideológica de la derecha española. No. A este GOLPE DE ESTADO legalizado y policial hay que añadirle la superioridad reflexiva de la progresía española que no hace más que llamar al dialogo, a la reflexión y a la prudencia (usando por cierto el mismo discurso que la derecha vasca del PNV que al menos ya ha reconocido la Republica Catalana).

El argumentario de la progresía española (idéntico al de la derecha liberal) es el siguiente:
En momentos tensos, dicen, ante un conflicto político, lo que hay que hacer es dialogar para solucionar los problemas. El conflicto no lleva a nada y la moderación y la prudencia tienen que imperar.

Dejando de lado el pequeño detalle de que si hay un conflicto político es porque no se ha podido resolver el conflicto mediante un dialogo (ya que si hubiera dialogo no habría eso que llamamos conflicto político – sería una discusión política, un desacuerdo político, etc.) además, asumen que la gente involucrada en el conflicto no es capaz de dialogar, tal y como ellos harían.

Por si eso fuera poco, dicen que es necesaria la prudencia por ambas partes. Es decir, se posicionan fuera del conflicto, no como parte, sino como árbitros neutrales con autoridad para criticar la actitud de las partes en conflicto. Porque al posicionarse en un altar neutro, la progresía y la izquierda española es capaz de ver el conflicto de forma objetiva, no como el resto.

No solo son ellos los únicos capaces de ver la VERDAD, LO PRUDENTE, LO RACIONAL, LO CORRECTO, LO ADECUADO, sino que además te hablan como si no fuera con ellos. Y es que no va con ellos (y aquí empieza el circulo vicioso), porque la progresía española, a diferencia de los franquistas españoles y los independentistas catalanes (vascos, etc.) la progresía española es UNIVERSAL Y COSMOPOLITA: no tienen nación ni pueblo ni demos particular, su comunidad es la humanidad entera y por eso en su pasaporte pone Nacionalidad: mamífero universal (contened risas que esto es serio).

La progresía española es como un Aristóteles con tetas o un Kant con coleta y periódico digital.

Lo divertido es que al colocarse ellos y ellas (desde Garzon a Colau, desde Iglesias a Maestre) como los guardianes de la prudencia, la moderación y la razón, se colocan como los guardianes de la verdad, de lo correcto, de lo moralmente adecuado y virtuoso. Es decir, que excepto ellos, el resto, en este caso LA SOCIEDAD CATALANA se está comportando como una masa descontrolada e histérica.

¡No solo colocan a las dos partes del conflicto como equiparables (ni DUI ni 155, ni machistas ni feministas, ni lucha fascista ni lucha independentista), además, llaman irracionales, imprudentes, locos (venga suéltalo, suéltalo que te mueres de ganas) y “burgueses que nos han jodido la revolución!” a la sociedad que se moviliza por la republica catalana. Porque además de ser prudentes, ilustrados y racionales, es que solo la lucha por una España democrática es revolucionaria. La lucha por una Cataluña revolucionaria es una lucha burguesa (seguid aguantando la risa que viene lo mejor)-

A parte de tener un cosmopolitismo cristiano y teleológico que apesta a cura y del cual hablaremos otro día, hay otro pequeño detalle, y es que su prudencia, su racionalidad y su reflexividad, españolas todas, están amparadas por un ejército y una policía NACIONAL ESPAÑOLA que no solo no quieren desarmar, sino que apoyan o aplauden o adulan.

Aquellos que dicen que las naciones no existen o no deberían existir porque son contingentes (es decir, tu no eliges donde nacer) defienden también que la humanidad se tiene que organizar en base a decisiones racionales y no en base a comunidades nacionales, y es por ello que la mayoría de la progresía española termina defendiendo los lobbies por encima de las naciones porque, chica, es que estar en un lobby es una decisión racional y moral, no como nacer contingentemente en una nación (esta es la teoría liberal actual que domina todas las propuestas liberales en Europa, y por eso Europa la dirigen los lobbies, no las naciones, y esto a la izquierda española le parece lo adecuado, porque las naciones no existen o no deberían existir y todas nos deberíamos arrejuntar en base a decisiones racionales (las suyas claro) y de acuerdo a su teleología cristiana, ilustrada y liberal que es LO MAS PRUDENTE Y MODERADO.

(Luego no me echeis la culpa si me cuesta diferenciar al PP del PSOE, el PSOE del PNV y el PNV de Podemos)

A menudo podemos leer en los periódicos de la progresía española, que las naciones no existen, que son una invención (sic). Es decir, la naciones no existen porque son una invención no como los hombres y las mujeres (o los blancos y los negros) que si existen (según ellos, ya que usan eso de “soy mujer” o “como hombre blanco privilegiado y tal”).

O sea que a diferencia de las naciones que son un invento, los hombres y las mujeres no se hacen sino que nacen (contradiciendo a Beauvoir, y a toda la tercera ola feminista).

Esta es su ontología social: que tiene de izquierdas lo que tengo yo de negra.

La progresía española no ha hecho más que humillar, despreciar y ofender sistemáticamente a las que luchan por la libertad, la justicia y la emancipación TODO A LA VEZ (igual que hacen ellos pero sin decirlo al defender un régimen de bienestar más democrático o unas pensiones y políticas públicas más progresistas, ya que no hablais de las pensiones rusas ¿a que no Monedero?).

Parece como si os diera vergüenza decir que sois y queréis seguir siendo españoles.

Supongo que os preguntareis, una y otra vez, por qué no sois capaces de construir una España democrática y no franquista.

Quizá sea porque aborrecéis con superioridad moral y pretendida superioridad racional a todos aquellos que no quieren seguir siendo parte de esta vuestra nación franquista y antidemocrática, y que además de no quererlo, se movilizan por ello.

Por eso os quedáis siempre solos, con los franquistas y los autoritarios (mirad mapa elecciones 2016).

Por eso nunca asaltareis los cielos ni conseguiréis superar en votos a quienes quieren el status quo (PP, Ciudadanos, PSOE, la banca, la patronal, la corrupción, etc.).

Porque sois vosotros los que análisis tras análisis, reflexión tras reflexión, indiferencia tras indiferencia, alimentáis al régimen del 78 con vuestra moralidad ilustrada y universal, más española y particular que un botijo.

Estoy segura de que si decidís en algún momento empezar a movilizaros por la construcción de una España feminista, democrática y anticapitalista que no implique la supeditación de otros pueblos, esos pueblos también os apoyarán.

Pero para ello, además de dialogo, tendréis que crear conflicto.
Así que, os deseo un buen conflicto político para vuestro futuro.


10 de noviembre del 2017. Sobre la Democracia

En los últimos tiempos hemos asistido a una verborrágica utilización de una palabra que tiene significado según quien la utilice.
Hemos visto y oido a algunos decir que la corrupción, tan generalizada de un tiempo para acá, en cualquier tipo, clase o modelo de gobierno o régimen, es peligrosa porque pone en muy serio entredicho a "La Democracia", que, afirman muy sueltos de cuerpo y con muchas afectaciones, es lo mejor que ha humanidad ha conseguido y debe-por lo tanto- mantener.

Hemos visto, así, que neoliberales, cuasinacionalistas, proimperialistas de  cualquier tipo, fascistas, demo-fascistas, "populistas", "izquierdistas", ambientalistas, dirigentes sindicales, dirigentes patronales, etc., etc., emplean con gran asiduidad dicho vocablo.

Pero, nadie aclara, define, explica con puntillosidad qué quiere decir tal palabra, tal concepto, mejor dicho. La usa Trump, como el rey de Arabia Saudita; Temer, como Lula; Macri, como Cristina Fernández; Maduro como la derecha venezolana de cualquier color; Rajoy, como Puigdemont.

Es evidente -o debería serlo- que cada uno tiene su propia definición. Y, cuando estamos en esa situación, debemos reconocer, las cosas no están bien.
Por ejemplo. ¿Es Democracia la defensa a ultranza de la Constitución española o la defensa, también a ultranza, del referéndum del 1 de octubre en Cataluña? ¿Es Democracia defender la integridad territorial de Irak, Siria, Irán y Turquía, o el deseo manifiesto de los kurdos de tener su propio espacio, con sus costumbres y su cultura? ¿Es Democracia afirmar que, en Venezuela, la Asamblea Nacional predomina sobre la Asamblea Cosntituyente o lo contrario?
Poder seguir con ejemplos varios. Pero, para nosotros, lo esencial, lo fundamental, la madre de la raíz es responder las siguientes preguntas: ¿qué elegimos: el ser humano o el sistema?; ¿los pueblos o los estados establecidos?; ¿los estado-nación o las federaciones republicanas?

Para nosotros, la vida llegó a un momento en que hay que tomar grandes decisiones. El estado-nación es la lógica resultante de la constitución de la burguesía, en tanto que clase dominante, en el A-B-C de las repúblicas democrático-burguesas resultantes del desarrollo del capitalismo en su fase de libre concurrencia. Pero, una vez que el sistema capitalista entró (hace poco más de 100 años) en la fase imperialista, ¿no debe pasarse de los estados-nación a federaciones republicanas, democráticas, laicas, de pueblos, nacionalidades, etnias, libremente organizados?

Para nosotros, socialistas revolucionarios, la defensa de la humanidad, la defensa y sobrevivencia de la especie humana, es posible si se respetan a los pueblos en su historia y su cultura. En su condición diversa.
Pero, para que ello sea factible, todos debemos ser iguales ante la ley y esta debe someterse a una igualdad superior: todos debemos ser iguales ante la propiedad y todos debemos participar en igualdad de condiciones en la resolución de los problemas que se nos presentan y todos debemos participar y ser garantes de la defensa de ese estado de cosas.
Todos debemos tener las mismas responsabilidades y los mismos derechos; así, seremos individuos, no ganado que va al matadero.
Organizar la sociedad para que ello sea posible es tarea socialista revolucionaria.


20 denoviembre del 2017. Desarrollo

En la edición del diario costarricense La Nación del domingo 19 de noviembre del presente año, aparece -a página entera- un artículo firmado por el "presidente" de Brasil, señor Temer.
Con toda liviandad demuestra -según su entender- que en un poco más de un año de "gobernar" ese gran país, recuperó el paso firma perdido co los gobiernos "izquierdistas" de Lula y Rousseff.
No vamos a salir en defensa de estos gobernantes aunque debemos señalar que -según las reglas de la democracia burguesa- fueron elegidos por votación popular y no por la trilogía burguesía brasileña proimperialista partidaria de la globalización, los grandes "medios de información" y los corruptos senadores y diputados que viene a sus anchas, haciendo y deshaciendo según su patronal, esa burguesía mencionada, les dicta que hacer.

Lo interesante de lo que escribe (si algo podemos así en definir en alguien de su nivel intelectual y cultural) es que a lo largo de una farragosa  enumeración  de "éxitos",  aparece muchas veces la palabra desarrollo  pero nunca aparece la palabra  (concepto, mejor dicho)
necesidades humanas satisfechas o, crecimiento de la población brasileña en derechos humanos de todo tipo.
¿Qué es aquello de desarrollo?; ¿qué es esto de derechos humanos de todo tipo?

En el lenguaje cotidiano, vulgar, los burgueses y sus escribas, mencionan una y otra vez, desarrollo, reformas estructurales, crecimiento sostenible de la economía, de la misma
forma en que, irresponsablamente, mentirosamente, hipócritamente, hablan del pueblo.
Pero el señor Temer tiene la virtud (algo aceptable debe tener) de aclarar que significa todo lo que escribió. Con lo cual, podía haber ahorrado un buen espacio en el que, graciosamente, le concedieron. Dice: "...Frente a ese desafío, propuse una agenda de transformaciones sin recurrir a medidas populistas. Dicha agenda consiste en el más amplio conjunto de reformas estructurales de los últimos 30 años y tiene como fundamentos el equilibrio fiscal, la responsabilidad social y el aumento de la productividad."
¿Le suenan conocidas esas palabras? No se impaciente, hay más. Afirma, al final del artículo: "El próximo paso será la continuidad de las reformas, que garantizará la solvencia y la sobrevivencia del sistema, además de eliminar privilegios. La simplificación de la legislación tributaria, otra prioridad, aumentará la competitividad de la producción nacional. Con el apoyo imprescindible del Cogreso nacional, de los trabajadores y del empresariado, estamos poniendo a Brasil de vuelta en su rumbo."

Pusimos en cursiva palabras que no son de exclusivo uso del señor Temer. Las escuchamos en otros países; las hemos vistas escritas en las ponencias de los partidos burgueses ticos de todo color y pelaje.

Pero todos, ABSOLUTAMENTE  TODOS, de aquí y de allá, no mencionan -una sola vez- que el objetivo de la política es el hombre, COMO ESPECIE. ¿Y saben por qué? Porque el objetivo de los burgueses es REPRODUCIR SU CAPITAL. Aunque caigan piedras, sapos y culebras.

Esa es la diferencia entre una política burguesa (aunque se apoye en la pequeña burguesía) y una política socialista revolucionaria. La lucha es contra el capital a favor de la Humanidad.


01 de diembre del 2016. Ciencia

Es cosa de todos los días que se pretenda una verdadera quimera: resolver los problemas que tenemos los seres humanos a partir de lo que nos dice la ciencia. Por ejemplo, para encarar la crisis del 2007-2008, nada mejor que escuchar la opinión de un economista, si profesor universitario, mejor. Otro ejemplo: el martes 21 de noviembre, en la página 13A del diario La Nación, de Costa Rica, aparece un artículo con el siguiente título: Diseño actual de ciudades inhibe la socialización. Lo escribe la periodista Silvia Artavia G. y se apoya en lo que afirma la arquitecta -e historiadora- Marcela Otárola.
Esta profesional pretende optar a la maestría en Historia Aplicada de la Universidad Nacional de Costa Rica. Producto de sus investigaciones -realizadas entre el 2014 y el 2015- preeeesentó la correspondiente tesis denominada Una Lectura Polisémica de la Ciudad de Barva.
En la misma afirma -según el artículo- que el diseño urbano actual -lleno de malls, con pocos espacios paraaaa departir, tales como plazas y parques- promotor de la vivienda en torres y condominios, ha formado habitantes cada vez más individualistas. Se transcribe en el artículo su opinión: "Todo esto tiene que ver con que vamos perdiendo un sentido de pertenencia a un tejido social. Tendemos a pensar que lo que ocurre fuera de nuestra casa no es nuestro problema. La forma de socializar es distinta al contacto físico, cara a cara, a identificarme con mis vecinos".

Debemos confesar que nos llamó la atención y esperamos, con cierta dosis de ansiedad, por cierto, la propuesta remedial. Aparece al final del artículo, en los dos últimos párrafos, que transcribimos:
"Es, entonces, hora de plantearse la pregunta: ¿cuál sería el entorno propicio? Vivir en ciudades donde las personas no deban invertir tanto desplazándose a sus centros de trabajo, sugirió Otárola. Asimismo, estos sitios deberían combinar los servicios necesarios para satisfacer las necesidades en todas las áreas de desempeño personal".

Más allá de muchos puntos disidentes que tenemos, podemos decir que coincidimos. Pero aparece, ahora sí con todo su dramatismo, la verdadera pregunta, producto de las anteriores. ¿La solución la propone la ciencia?

Los hechos, tozudos, nos dicen que la ciencia estudia el pasado y, para el futuro, arrima -no más- hipótesis que deberán ser científicamente comprobadas. Es aquí dónde aparece la política.

Pero, la política puede ser más de lo mismo o peor (todas, absolutamente todas las propuestas burguesas) o el paso adelante que es lo que hacemos los socialistas revolucionarios.
¿Por qué? Pues sencillamente porque las acciones humanas están atravesadas por la lucha de clases. Y eso es lo que le falta a la profesional Otárola.
El socialista combina los datos que nos da la ciencia con el cuerpo teórico del materialismo dialéctico.
La Ciencia, neutra, adolece de ello y da lugar a que sus datos sean manejados por verdaderos ignorantes sometidos a prejuicios ideológicos cuando no a intereses de clase.


10 de diciembre del 2017. Las honduras de HONDURAS

¿Es posible renacer de las cenizas?
¡SÍ!, es posible.
Bajo una sola y única condición: no retroceder, no volver al pasado.

En nuestra vida de relación, conversamos con muchas personas. De diferentes temas. A veces de política; doméstica, regional, internacional.
Cuando tocamos estos temas, suelen aparecer fantasmas (¿o son zombis?)
Nos referimos a aquello de que hay una derechización en el mundo. Los más "leídos" hablan de fascistización. Trump, Le Pain, Berlusconi, Rajoy, Temer, Macri, Piñera, etc. A esos nombres podemos agregarle los resultados de las elecciones acaecidas recientemente: Alemania, Austria, Holanda, Argentina, Ecuador, etc.

Si miramos y vemos lo enumerado Y NADA MÁS, es cierto, los fantasmas (zombis) reaparecieron. Pero si miramos otros elementos de la realidad, veremos mucho más, muchísimo. No es cierto aquello de "todo depende del cristal con que se mire".
Depende de lo que es un problema esencial: el método con el que observamos, leemos, escuchamos, percibimos; por lo tanto será, a partir de él, la conclusión que sacamos y con la que nos moveremos.

Podemos decir: "el hombre es así; es la naturaleza humana". Ese es un método; nos lleva al inmovilismo, a que nada cambia. Es decir, todo está muerto.
Pero hay otro y Honduras nos viene a cuento para explicarlo. Esa es la hondura de Honduras.
Cuando lo echaron a Zelaya, escribimos un material que titulamos Honduras entre la vida (revolución) y la muerte (el régimen demo-fascista). Lo publicamos en el mes de febrero del 2010.
Según esa publicación (que hoy subimos a esta página con el mismo título), los hondureños se encontraban en una encrucijada: aceptar -resignadamente- el golpe blando y vivirrrr en el demo-fascismo o pelear para dar vuelta la situación. Hoy vemos que optó por dar pelea. Y derrotó, en estas elecciones, aunque se las roben- la política mundial de la burguesía. Al igual que los chilenos en la última elección (aunque triunfe Piñera); de la misma manera que todo indica que en Brasil triunfará Lula (aunque decida negociar con el otro sector burgués); como los sirios, los iraquíes, los kurdos, que derrotaron al ISIS (aunque pueden renacer); como los venezolanos que impidieron los planes de los "escuálidos", las burguesías imperialistas clásicas, los aparatos políticos mundiales del sistema capitalista (aunque Maduro está negociando con lo que queda de la MUD negociadora).

Todos estos ejemplos (podemos poner otros más) nos hablan de la profundidad de la crisis del sistema capitalista. Todos nos hablan de la hondura de la misma. Por eso decimos capitalismo agotado en fase imperialista y en franca barbarización creciente.
Por eso proclamamos: Revolución Socialista o más Barbarie Capitalista.

Edición 2010. 20 de diciembre del 2017. Una vez más: el proletariado no decidió suicidarse

Estamos cerrando, formalmente y de no mediar algún acontecimiento que lo merezca, la labor del presente año con la página.
Pero queremos relacionar esta nota del editor con la de la página anterior.
Decíamos entonces, entre otras afirmaciones, que el proletariado hondureño acompañado con algunos sectores burgeses, en las elecciones realizadas en ese país, había derrotado al imperialismo. Y agregágamos: aunque le roben las elecciones.
También decíamos en relación con Chile, que el proletariado chileno había derrotado, también, al imperialismo, en las elecciones que ahí se dieron. Aclaramos: aunque en el ballotage gane Piñera.

Pues bien. En Honduras hicieron el fraude; en Chile, ganó Piñera. ¿Seguimos afirmando que en ambos países se derrotó al imperialismo?
Aclaremos. En Honduras, porque el régimen (demofascista lo hemos definido en el 2010) debió hacer fraude para doblarle la mano al pueblo. Todavía no lo logró.
Con respecto a Chile, afirmábamos lo dicho porque -contra todos los pronósticos- el Frente Amplio rompió el bipartidismo post-Pinochet, al sacar el 20% de los votos. Hoy podemos decir que, a partir de ese porcentaje, se pueden avizorar nuevos horizontes aunque, debemos reconocer, ese Frente es muy heterogéneo y su dirección es muy reformista.
Digamos también que, cuando mencionamos imperialismo, nos referimos al sistema capitalista en su fase imperialista y, por lo tanto, hay, existe, una común política burguesa (salvando las pequeñas diferencias de cada estado-nación) para llevar a la humanidad al mismo lugar: LA BARBARIE.

Desde hace varios años venimos enarbolando una caracterización que nos caracteriza: el movimiento de masas no decidió suicidarse. Ahora, en estos tiempos, profundizamos dicha caracterización y le agregamos la burguesía sí.
Pues bien, ese no suicidio se caracteriza por la resistencia que se establece a las políticas de la burguesía imperialista y las burguesías nacionales afines.

La tarea de los socialistas revolucionarios es militar para que dicho movimiento de masas recupere la memoria histórica que fue tronchada de cuajo por el triunfo stalinista en la Rusia Soviética, el triunfo fascista en Italia, el triunfo del Kuomintang en China, el triunfo nazi en Alemania, el triunfo franquista en España y, lo que coronó dichos triunfos: la Segunda Guerra Mundial.

No nos cabe duda alguna: la actual crisis del sistema capitalista se incubó hacia 1975, arrancó hacia el año 2000, reventó en el 2007-2008 y sigue presente ante la impotencia burguesa. Ello obedece a dos factores: 1. objetivo, la reproducción del capital (objetivo central de la burguesía) no encuentra por donde realizarse por la naturaleza antihumana de la llamada Cuarta Revolución; 2. la resistencia creciente del movimiento de masas que comenzó cuando el neoliberalismo pretendía establecer el Nuevo Orden Mundial.

Nuestra tarea es que los núcleos revolucionarios que en el mundo existen, evolucionen a partidos socialistas revolucionarios. Nosotros incluídos.


AÑO 2018

20 de enero del 2018. ¿Feliz 2018?
Es una convención social, saludar a personas allegadas con, por ejemplo, Feliz 2018 en las cercanías del comienzo de éste año.
Sin embargo, detrás de ese saludo existe la creencia de que tal objetivo se alcanza a través de alguien o algo que lo hace posible. Es un deseo que nada nos dice acerca de como lograrlo.
Pero, dicho está y demostrado también que, para los condenados de la tierra -y es ahí donde nos ubicamos- los logros solo serán posibles lucha mediante.
No hay Papa, Presidente, Dirigente político, comunal, sindical, elección presidencial o Asamblea Legislativa, que hagan de intermediario. Una vez más, el ser humano consigue algo si se lo propone.
¡Y entendamos mejor!
Cuando hablamos de ser humano no lo hacemos en términos individuales. Por ahí, tal vez, algunos algo pellizcan. Pero el ser humano como especie, como Homo sapiens sapiens, nada ha conquistado a lo largo de toda su existencia si no ha sido producto de una larga cadena de derrotas, triunfos, derrotas, triunfos, ... y así toda la vida.
Las imágenes que aparecen a la derecha  bajo el epígrafe Así comienza el 2018,  responden a la  resistencia, desesperada, del movimiento de masas.

La burguesía mundial también está desesperada. La pelea, abierta, sin tapujos entre la burguesía mundial partidaria de la mundialización del mercado (encabezada por Trump) y la burguesía mundial partidaria de la globalización ( Obama, Clinton, los chinos, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio, etc.) así lo testifica. En el fondo lo que realmente existe es una enorme, estructural, objetiva crisis sistémica del capitalismo.
En algo, por supuesto, están de acuerdo, muy de acuerdo: necesitan, con urgencia, incluso para pelearswe entre ellos, derrotar al movimiento de masas.

Aquello de Revolución Socialista o más Barbarie Capitalista, es más vigente que nunca.

Es por eso que esperamos que en el 2018 se pueda avanzar en lo que llamamos reconstrucción de la memoria histórica del proletariado que no es otra cosa que el pasaje de núcleos revolucionarios (que es lo que realmente existe en el mundo) a partidos socialistas-revolucionarios (que es lo que se requiere para resolver la crisis de dirección existente desde hace décadas).



10 de febrero del 2018. Los científicos no son neutros

En nuestra columna Sin Censura, el artículo sc-2835, Cambio climático y hábitos alimentarios, es una buena constatación de que no todo lo que se llama o define como científico es digno de tener en cuenta a la hora de tomar decisiones.
El científico, por su condición humana y por estar dentro de la sociedad dividida en clases sociales, toma partido por uno de los dos grandes bandos en que se divide la sociedad: o por el burgués o por el proletario.
Sin embargo, el verdadero científico, no el que vive de su pertenencia al llamado mundo de la ciencia (natural o social como mal se la clasifica), sino el que hace verdaderos aportes al desarrollo del conocimiento y, por ende, a la auto-construcción del ser humano, en permanente modificación biológica, cultural, social y política, puede ser creyente religioso, puede ser partidario de la concepción política burguesa, demuestra que más vale hacer que decir.
No es el caso del profesor de la universidad catalana que escribió el mencionado artículo y que lo publicamos con el conciente propósito de demostrar lo que venimos escribiendoñ.

Veamos.
Dice que los gases de efecto invernadero (GEI) son, esencialmente, tres: CO2 (dióxido de carbono), CH4 (metano) y NO2 (óxido nitroso). Afirma, y no podemos contradecirlo, que su participación en el total de GEI es, respectivamente, 77%, 14% y 8%.
Luego de una larga disertación llega a la conclusión que, si se consume menos carne, se contribuye a disminuir el cambio climático.

Dicho profesor se olvida que hace 100 años y un poco más, antes del uso del petróleo, la participación del CO2 en la atmósfera era 0.03% y que hoy es 0.04%; es decir, en 100 años de transformar en dióxido de carbono libre el que está en el petróleo, creció 33%.
Por lo tanto, si quiere ser científico debe decir que el metano contribuye al efecto invernadero pero que el grueso es atribuible al dióxido de carbono que proviene del uso del petróloeo que libera un gas que los vegetales no pueden utilizar porque su presencia en el planeta es limitada y que el uso extensivo de la tierra en la ganadería y en la agricultura, la disminuyó.
Pero, si fuera culto, sabría que buena parte de la transformación de los Homos antecesores al sapiens sapiens, llegaron a esta condición por haber incorporado la proteína animal a su dieta.
 Además debería averiguar por qué la tierra fue raleada de árboles y pastos y aprendería que ocurrió porque la ganadería y la agricultura bajo forma capitalista de exlotar el recurso, así lo requiere.

De manera entonces que lo primero que se debe hacer es acabar con el sistema capitalista de producción
Los socialistas revolucionarios estamos en contra del concepto crecimiento indefinido porque los recursos son finitos y estamos a favor de que la producción humana de todo tipo debe re-crear la naturaleza en la que todo, absolutamente todo, se re-usa y, por lo tanto, el concepto basura no existe.


10 de febrero del 2018. Ante las elecciones ticas de segunda vuelta
Las recientes elecciones realizadas en Costa Rica, fueron una caja de sorpresas. El triunfo, parcial, de Restauración Nacional, partido de raíces fundamentalistas cristianas y, al igual que sus similares de Brasil o Guatemala, firme partidario del llamado neoliberalismo, sirve para describir un sugerente nuevo cuadro político costarricense. Sin meternos en honduras analíticas (que dejaremos para nuestra próxima revista pronta a editar) podemos afirmar que muestran tres actores político-sociales que ocuparán el escenario (y, damos por supuesto que en él no estará la Asamblea Legislativa): el fundamentalismo (apoyado por la burguesía tica proimperialista globalifílica -Arias y Piza-, los restos de burguesía cuasi-cuasi-nacionalista -LuisGuillermo Solís y el Frente Amplio- y el muy amplio y heterogéneo sector abstencionista proveniente de los sectores más castigados por el sistema, que no cree en los partidos tal cual son o se muestran, y que está muy lejos de poseer conciencia de clase.
Por lo tanto, pensamos, habrá luchas. Diversas.
 Para los socialistas revolucionarios que estuvimos por el no voto y que llamamos a construir una corriente socialista revolucionaria, el primer desafío radica en tomar posición ante dos candidatos que difieren muy poco en materia económica y mucho en cuestión de libertades democrático-burguesas.

No nos cabe duda alguna en que, las consignas fundamentalistas propias del siglo XV (aquí se equivocó Patricia Mora del Frente Amplio) son necesarias para la burguesía para llevar adelante sus barbáricos planes. Siempre, un entorno político dictatorial, fue buscado por la burguesía en momentos de crisis y de él se sirvió.

De modo tal que si afirmamos que habrá luchas, estamos de acuerdo en que las libertades democráticas serán más necesarias que nunca, aunque siempre, siempre, deben existir. No concebimos ni aceptamos un régimen político ajeno a este concepto.

Por eso hacemos un llamado vehemente, a todas las corrientes y a todos los sectores que se consideran partidarios de dichas libertades, a contituir una Unión Nacional por las libertades democráticas, el total e irrestricto respeto a la persona, por el estado laico y en contra del fundamentalismo.

Inevitablemente ello derivará en apoyar, en el acto electoral y no más allá, al candidato del PAC, a sabiendas que -minutos después de su triunfo- llamaremos a enfrentarlo como gobierno burgués dispuesto a enjuagues políticos non sanctos con los otros sectores de la burguesía, con las iglesias y los dirigentes sindicales y comunales genuflexos.

No podemos permanecer en silencio ante la posible política de fascistización de Costa Rica

10 de febrero del 2018. Una vez más, Los Principios

La lectura del FB de palabra socialista, es un notable ejercicio de pluralidad. Consecuentes con lo que entendemos por libertad, aparecen todas las opiniones aunque a veces nos vemos obligados a cortar a todo aquel que ofende o que levanta posiciones fascistas o filonazis que, debemos aclarar, es otra forma de ofender, en este caso a la especie humana y a la naturaleza.
En ese sentido es llamativo que sectores de la llamada izquierda (cualquiera sea su vertiente) confunda principios con un recitado abstracto de consignas que parecen ser, además, descolgadas de lo que se llama programa o, peor, se ocultan detrás de lo que pomposamente llaman principios.

Y es aquí que aparece, con toda nitidez, el verdadero modo o la verdadera forma de entender y practicar por esos sectores lo que entienden como los aspectos medulares ya sea del marxismo, ya sea de la socialdemocracia, ya sea del stalinismo, ya sea del anarquismo e, incluso, sea ya lo que mal se llama trotsquismo.

Y vamos a poner situaciones límites para mejor darnos a entender.

Cuando se da un golpe de estado -clásico con tanquesy tropas en la calle o blandos con diputados, senadores, fiscales y jueces con el invalorable apoyo de algún medio de prensa "partidarios de las libertades... para ellos...", ¿cuál es la posición que se asume?; cuando hay un fraude electoral, ¿cuál es la política que se lleva adelante?; cuando la policía se solaza con una de esas garroteadas que disfrutan, ¿qué raclamamos y recriminamos?
Para no cansar, ahora la pregunta del millón: cuando es posible, por el camino que sea, que se haga cargo del ejecutivo o del parlamento, un gobierno o legisladores que se proponen políticas que se puede y debe calificar como de irrespeto a la persona, ¿cuál debe ser la respuesta?

En el caso que nos preocupa en Costa Rica, las próximas elecciones tienen esa característica. Con un agregado, de suma importancia, en el plano de las políticas económicas y sociales, ambos candidatos son parecidos. Pero la política es la disputa por el poder político. No, por la conducta económica. Si hay una disyuntiva entre candidatos burgueses o pequeño-burgueses con parecido interés hacia la economía y hacia el mundo pero con marcada diferencia en algo que es la piedra filosofal de la política: la persona y el respeto a sus derechos y a sus libertades, ¿podemos, debemos decir, en esta vela no tengo parte?

Los socialistas revolucionarios peleamos por la dignidad del ser humano; dignidad que es negada por la burguesía. Cuando se llega al límite de que es posible que llegue al gobierno alguien que tiene como principios negar al ser humano, la única respuesta que podemos dar es doble: 1.impedir que el poder sea usufructuado por los representantes del medioevo; 2. si se logra impedir que ello ocurra, al día siguiente armar una política contra el burgués que triunfó. Y si se da que gana el representante del atraso, al día siguiente impulsar unidad de acción con quienes defienden la dignidad humana.
Pero, debemos recordar que la dignidad humana comprende el respeto a todo lo que es derecho-humano. Desde las libertades democrático-burguesas hasta el trabajo digno, el salario adecuado, las condiciones de vida elementales garantizadas.

Estamos por el respeto irrestricto de la condición humana. En todo y el amplio sentido.

01 de marzo del 2018. ¿Los CEOs o la burguesía?
Joseph Stiglitz, reconocido premio Nobel de economía y conocido partidario del keynesianismo -tal vez el más connotado- escribió, con bronca e indignación en contra de los CEOs y su conducta cínica a la que suman la perversa desidia que los caracteriza.
Tiene razón
Pero.....

Cuando en una trans-nacional, una gran empresa, un monopolio, se elige a un CEO, este debe jugar dos papeles determinantes: 1, estratégicamente, consolidar el monopolio en eficiencia burguesa, es decir, producción, productividad, mercadeo y serrucharle el piso a la competencia. 2, tácticamente, aplicar las decisiones y recomendaciones  que le sugieren-ordenan los miembros de la  junta de directores, elegidos por los accionistas y en relación al número de acciones que poseen.
Por lo tanto, el CEO debe ser un personaje que tenga moral y energía de carcelero y sepulturero.  Y, a fe,  que a los directores que son los que tienen la última palabra,  el CEO elegido les viene como anillo al dedo.

Si la realidad la enfocamos desde el punto de vista de la forma en que está organizada la sociedad y quienes son los que ganan y quienes son los que pierden en ella, lo que vemos son personajes que mandan, resuelven y ordenan y, otros, una gran mayoría que obedece y, en nuestra realidad actual, resisten incrementando la resistencia.
Los CEOs tienen que dar la cara para cumplir todo lo que le ordenan y, para eso, le pagan millonadas.
Y que quede claro: no estamos justificando a los CEOs. Estamos describiendo la sociedad tal cual es y, dentro de ella, a los que ponen la cara por ellos, por los directores representantes de los accionistas.

De modo entonces que lo que Stiglitz debería hacer es analizar el sistema capitalista, como consecuencia romper con Keynes y, por último, reivindicar a Marx luego de leer lo que no leyó: el Manifiesto Comunista y, dado su condición de economista, El Capital.
Pero, de alguna manera le alcanza la ley del perdón tan abundante -y en mucho- en tantos grupos de izquierda (de todo pelaje, por cierto) que creen en la ley del atajo que es la forma de decir hacer de todo menos política: economismo, sindicalismo, electerorerismo, o, solamente, derechos humanos.

Los socialistas revolucionarios, en cambio, debemos saber que eso que le criticamos a Stiglitz y a otros que se llaman de izquierda: anarquistas, socialistas, trotsquistas, es uno de los pecados capitales de la izquierda. ¿Por qué? Por el simple hecho de que lo que más se acerca al materialismo dialéctico es el poker definido por Marx, Engels, Lenin, Trotsky. Y a ellos hay que remitirse.

10 de marzo del 2018. El empuje del 8M

Escribimos, en la página 32 del número 73 de propuesta Socialista, lo siguiente: "Para el 8 de marzo de este año, está propuesta una huelga internacional de la mujer.
Nos parece una utopía, difícil de organizar, voluntarista, inviable. Pero la historia nos dice de otras utopías “exitosas”.
Pero, hay un llamado a ello. ¿Qué hacemos? La del avestruz (ante una emergencia meter la cabeza debajo de la tierra, en un hueco) no es nuestra forma de ser. No es nuestra política.
Entonces, nos dijimos: No importa, debemos sumarnos. Es muy progresivo."

Nos equivocamos en eso de "una utopía"; no nos equivocamos en la afirmación "Es muy progresivo".
¿Por qué nos equivocamos? La respuesta debe ser material. Y, ella es, tenemos muy poca insersión en el movimiento feminista. ¿Por qué no nos equivocamos al decir "Es muy progresivo? Pues, porque manejamos, empleamos, utilizamos una caracterización general respecto del sistema capitalista. Se resume en la afirmación "capitalismo agotado". Por eso re-aparecen movimientos que tienen que ver con reivindicaciones nacionales: zapatistas, mapuches, kurdos, palestinos, catalanes, saharauies (desde hace más tiempo), rohingas, etc. ¿Cuál es (debe ser) nuestra política? Apoyarlos sin condiciones. ¿Aparecen movimientos cuasi-nacionalistas a los que el imperialismo acosa (Venezuela, Bolivia, Ecuador, Brasil, etc.)?lmente, sin discusión ni condicionamientos.
¿Y cuándo aparece el movimiento feminista? También, apoyarlo sin ninguna duda. No en vano decimos que es progresivo.
Pero, entonces, ¿por qué dijimos que era una utopía, voluntarista, difícil de organizar? A la razón material anteriormente dicha, debemos agregar otra y es esta. ¿Cómo es posible organizar una huelga internacional con un sector social tan heterogéneo que da cabida a Merkel y a una trabajadora argentina, a la Madre Teresa y a una lesbiana, etc., etc.?
La verdad verdadera es que nos guiamos por lo que podemos llamar "un olvido", dicho, así, misericordiosamente. Dicho olvido es doble; por un lado, venimos diciendo, desde hace años, que el proletariado resiste la ofensiva de la burguesía, toda ella, en todos sus sectores. Pero, por otro lado, sostenemos, parafraseando a Trotsky, que la crisis de la humanidad es la inexistencia de dirección socialista-revolucionaria.
Esas dos componentes de dicho "olvido" se complementan con una tercera cuestión. ¿Si aumenta la resistencia y no hay dirección socialista-revolucionaria, como se expresa la resistencia? Aquí lanzamos una hipótesis: creando organismos autónomos o semiautónomos que avanzan en la medida que razonan la experiencia última y plantean nuevas formas organizativas, hacen nuevas reflexiones, construyen nuevas propuestas, y van creando un acercamiento en el tiempo y en las cabezas que sólo puede terminar en una gran movimiento mundial, no-feminista, no-sindicalista, no-electoralista, no-economicista, no-ambientalista, no-etc., etc. Tantos no, inevitablemente llevarán a un sí, que será socialista. De lo contrario, será una buena intención que quedó a mitad de camino.
Por eso, para esta edición pusimos dos artículos, el sc-2872  y el sc-2873.
Rogamos leerlos con atención. El 2872 es un enorme salto en la conciencia aunque se queda en algo que vemos no probable (una internacional feminista) pero que es inmensamente superior a ladeclaración de años anteriores. El 2873, a su vez, es un relato visto con los ojos de un periodista sujeto a control de la dirección de un diario burgués que solamente puede describir, mecánicamente, lo que ocurrió.
La agudeza y la claridad conceptual de los socialistas revolucionarios y el entronque de estos con el movimiento feminista, puede ser el gran salto adelante, esperado, que debe, inevitablemente, confluir con un movimiento muy parecido por parte del proletariado.

20 de marzo del 2018. 10 días claves en Costa Rica.

 Lo que ocurrirá en Costa Rica el próximo 1 de abril, en las elecciones presidenciales por ballotage, no es la alternativa entre socialismo o barbarie.
Lo es entre socialdemocracia y filofascismo. Ambos, en lo que se diferencian, en lo esencial, es en el respeto a la persona, a las libertades democráticas.
Decimos en lo esencial porque ambos, son variantes que representan a los sectores burgueses con los que se identifican, tienen una similar concepción de la sociedad y de la organización de la economía y los aspectos sociales correspondientes.
Para el caso, con Fabricio Alvarado van los "aristas" que no solo están en el PLN; con Carlos Alvarado van los aristas antiArias. Me explico: los aristas antiArias son neoliberales pero tienen tenues, muy tenues, rasgos a favor de la mundialización de la economía y no de la globalización.
El acuerdo entre Carlos Alvarado-Otón Solís y Rodolfo Piza es un matrimonio de conveniencias. Si Carlos logra la presidencia, el sector de Piza accede a lugares del gobierno y el estado inimaginables. En elcaso de Fabricio, lo que llamamos arismo, no es un matrimonio de conveniencia sino que el arismo tendrá la calle despejada para aplicar su propuesta económica y social. Aunque, para ello, deba renunciar a la historia de la burguesía de las primeras épocas. Es que, esta burguesía imperialista rompió -una y mil veces- con los principios fundacionales: es la burguesía en su máxima expresión.
 
Nuestra posición de votar por Carlos Alvarado, sin embargo, no se basa en las anteriores consideraciones. Tiene un solo punto de análisis: su no identificación con el avasallamiento a la persona que sí posee Fabricio Alvarado porque, para él, la discusión no es entre los humanos sino entre dios y el diablo. Sus principios son medievales; sus posturas económico-sociales son oportunistas: apoyan al sector burgués que los apoya.

Lo anterior no quiere decir que esperamos un país con plenitud de libertades democrático-formales si gana el PAC; la historia nos dice -y seguirá diciciendo- que sin lucha, nada, pero nada de nada, conseguiremos.
Nos dice, solamente que la coersión filofascista no es lo mismo que la socialdemócrata. Contra esta es más fácil la lucha.


Y la posibilidad de la lucha y todo lo que ello significa es lo que deseamos en esta emergencia. Libertades para poder luchar y porque los socialistas revolucionarios somos tales si defendemos hasta las últimas consecuencias la vigencia -plena- de tales libertades.

02 de abril del 2018. Un triunfo de la resistencia

Habíamos prometido esta edición para el día de ayer. Pero, ayer, fue la segunda ronda electoral para elegir presidente. Y  queremos comentar el resultado y lo que, en principio, colegimos.

No ganó el candidato socialdemócrata del PAC; fue derrotado el candidato del espúreo acuerdo entre el neofascista fundamentalista y la oportunista y vergonzante burguesía tica partidaria de la  globalización.

Queremos resaltar esto último. Queremos señalar que el proceso de ruptura del bipartidismo que comenzó en 1995, persiste. Y explica la ingobernabilidad que, desde entonces, no se aleja.
Lo que ocurrió en 1995 abrió un espacio político que se pudo cerrar por más esfuerzos e intentos diversos que hizo la burguesía tica. En ese año, el grueso de esa burguesía decidió embarcarse en la profundización de la ruptura con la anterior etapa de despliegue del estado social de derecho que caracterizó la post-segunda guerra mundial. Sabido es que en 1975 (más o menos) terminaron lo que se llama los 30 gloriosos que describe la reconstrucción del mundo luego de la masacre -en todo sentido- que fue esa guerra. En su lugar apareció, se fue definiendo, se fue estructurando, lo que mal se llama neoliberalismo, etapa de acelerado desarrollo de la concentración del capital, de supermonopolización de la economía, de preeminencia del capital financiero por sobre el industrial y de redefinición del  moderno proletariado.
En Costa Rica todo esto comenzó con el gobierno de Luis Alberto Monge Álvarez, del PLN, en 1982. Fue el inicio de los Planes de Ajuste Estructural (PAEs) que hizo crisis en 1995. Desde entonces pasamos por las luchas contra el Combo-ICE, contra el TLC, el crecimiento de la izquierdización del panorama político con la aparición del PAC, el salto (hoy perdido) del FA, los amagos (nada más) de independización de los dictados del FMI y del BM.
Todas las maniobras burguesas para llevar adelante la inclusión en la globalización, encontraron diversas formas de oposición que fueron variando en la medida que no surgió una respuesta estructural, fundada en los sectores de clase media baja y de trabajadores. Pero, siempre, bajo el signo de la resistencia.
Hoy la burguesía tica se halla dividida. La partidaria de la globalización, con los Arias a la cabeza, no encuentra por donde meterse; por eso, vergonzozamente, miserablemente, dio su apoyo super-oportunista a Fabricio Alvarado. El otro sector de la burguesía, que tímidamente quiere recorrer un camino en algo distinto (muy poco) al FMI y al BM, se nucleó en torno de Carlos Alvarado. Oportunistas   también, tratan de roer algún huesito que anda por el suelo y que quedó del festín "neoliberal". No tienen futuro. La ingobernabilidad, persistirá.
¿Hasta cuándo?
Hasta que el movimiento de masas genere dos factores esenciales. Un programa que haga posible el nuevo estado social de derecho y una capa de dirigentes políticos, proletarios, populares, que busque la refundación nacional.

El triunfo de la resistencia en estas elecciones abre esa posibilidad. Tenue, por cierto. Pero, tenemos muy claro que la derrota hubiera alejado esa intención.

Lo que debe quedar claro que se debe pasar de la resistencia a la ofensiva. En esa búsqueda, se inscribe nuestra propuesta política de derrotar al fundamentalismo.

10 de abril del 2018. El encarcelamiento de Lula
Fue el sábado recién pasado. La cacería, terminó.
El drama político, ¿terminó?
Opinamos que no. Y no lo decimos porque esperamos una reacción del proletariado brasileño para liberar a Lula, como proclama Juan Pedro Stedile, líder del Movimiento de los Sin Tierra (MST).

Lo decimos porque para entender esa cacería, no nos dedicamos a observar lo que en Brasil ocurre; aunque es en Brasil donde se manifiesta.

¿Qué es lo que observamos, entonces? Lo que ocurre en el mundo. Ni más, ni menos.
¿Y que es lo que ocurre en el mundo? Algunos dicen que estamos en presencia de una nueva guerra fría. Nosotros preferimos decir que estamos en el desarrollo de la tercera guerra mundial, en capítulos.
Vemos como se tensa el panorama político mundial; vemos como Trump, a tientas y a ciegas, anda en el armado de un gabinete de guerra. Vemos como China (el objetivo a vencer por parte de Trump) responde en el mismo sentido y con la misma intensidad. Vemos, también, como se va armando, pacientemente, laboriosamente, cautelosamente, el nuevo escenario mundial en el cual la confrontación se llevará a cabo. El cuidado, es extremo.
Pero, vayamos a esa parte del mundo que se llama Latinoamérica. ¿Qué vemos? Desde hace unos años, los clásicos golpes de estado han sido cambiados por lo que damos en llamar los golpes de estado blandos. No lo dan los militares; lo dan las instituciones. Zelaya en Honduras, Lugo en Paraguay, Correa en Ecuador, Cristina Fernández en Argentina y... Dilma Rousseff en... Brasil.
¿Por qué?
Porque, anticipándose al 2007-2008, en América Latina, se enseñoreó el progresismo, llamado -por otros- el populismo.
Y éste quiso hacer, a su manera, lo que llamó el proyecto nacional y popular. Utopía cuasi nacionalista, asentada en la llamada recuperación de la democracia, que quiso filtrarse en las hendijas que dejó la crisis del neoliberalismo. No vivimos en democracia; vivimos en una democracia burguesa restringida (que llamamos demo-fascismo). O, acaso, ¿la destitución de Dilma Rousseff es consecuencia del accionar democrático?
El encarcelamiento de Lula (cosa que repudiamos y denunciamos) pretende cubrir los planes militares de EEUU (sea Trump o Hillary Clinton u Obama, lo mismo da) en relación con Venezuela. Máxime que América Latina no está asegurada en el coto yanqui: Macri está en el tobogán, Evo y Maduro, parecen seguros, López Obrador aparece vencedor en México (nada menos), Kukzinsky -cabeza de playa contra Venezuela en la reunión iberoamericana- tuvo que salir del ejecutivo peruano.
A su vez, para enfrentar la piedra en el zapato que significa Venezuela, los yanquis han resuelto apoyar cualquier acción militar y participar indirectamente; Colombia, luego del acuerdo con las FARC, está lista para invadir la tierra de Cháves y Brasil (justamente Brasil) tiene su ejército a punto para hacer lo mismo. Por eso los militares brasileños amenazaron con un golpe clásico si no encarcelaban a Lula. Porque el triunfo electoral de Lula, aplazaba los planes de invasión de Venezuela.
¿Puede, EEUU, avanzar su objetivo verdadero (China) con una América Latina permeable a los chinos?

Los socialistas revolucionarios, los materialistas dialécticos, estamos en contra de la tercera guerra mundial.
No podemos lavarnos las manos ante esa perspectiva. Decimos que no hay dirección revolucionaria en el mundo; decimos que el proletariado (tengamos presente nuestra definición de tal en esta realidad del sisema capitalñista) está en fase resistente; decimos que, en el mundo, solo existen pequeños núcleos revolucionarios que deben tener como eatrategia pasar a la condición de proto-partidos revolucionarios; decimos que para eso el proletariado debe recuperar la memoria histórica desplazada por el triunfo del stalinismo, por la entronización del fascismo y el nazismo, por las derrotas de la revolución china (1927) y española (1939).
Afirmamos por lo tanto, que la táctica es unidad de acción, frente único y frente socialista.

El enemigo está claro quien es.

20 de abril del 2018. Armas químicas masivas de intoxicación y muerte
Un día fueron armas de detrucción masiva. Hoy son armas químicas; también de destrucción masiva. Ayer fue Irak; hoy es Siria.
En todo caso, siempre, el que califica, sentencia y proclama el dictum -urbi et orbe- es EEUU; los secuaces-acompañantes-sicarios, suelen ser los mismos.
Los perjudicados, ultrajados, mansillados, que ponen el cuerpo y pagan con la vida, también son los mismos. ¿Cabe duda alguna?

Siria estaba a punto de cantar victoria. Después de 7 años de muerte y destrucción, es cierto. Como consecuencia del apoyo de Rusia, Irán y Hezbollá, es cierto, también. Pero, en primerísimo lugar del apoyo del pueblo Sirio al presidente Bashar al-Asad y de la integridad de sus fuerzas armadas.

Una vez más, el proclamado triunfo de las fuerzas imperialistas del viejo orden que pretenden establecer uno nuevo, remozado, pero con olor a humedad y cubierto de moho, se transforma -a poco de echar a andar el conflicto- en un entierro de lujo (Viet Nam, Afganistán, Irak) que obliga, una y otra vez, a reiniciar por otro lado, con otras excusas y con nuevos y/o reciclados actores, una nueva fase militar que -al igual que las anteriores- se inscribe en lo que damos en llamar Tercera Guerra Mundial en capítulos.
 Es que Medio Oriente (el ancho y polifacético en recursos, religiones, idiomas, culturas y desventuras históricas) parece ser el eterno renacer del fuego a partir de las cenizas.

Para que la burguesía imperialista (partidaria de la globalización o la mundialización, lo mismo da) pueda aventurarse a intentar dar un golpe de timón a la tremenda, objetiva -y de muy difícil resolución dentro de los marcos del capitalismo- sistémica crisis actual, no hay otra salida que una masiva destrucción de trabajo cristalizado. Esa destrucción tiene una cara específica: derrota física masiva del proletariado mundial; y, para ello, nada mejor ni más ilustrativa que una contienda mundial al estilo de la segunda pero llevada al paroxismo.

Lo que ahora ocurre en Oriente Medio tiene esa marca de origen. Sus "predicadores" pueden ser Israel (contra los palestinos de Gaza), Turquía (contra los kurdos de Siria ahora, los de Irak ayer, ahora y mañana y los de Turquía siempre) o los clásicos ingleses, franceses y yanquis contra cualquier nación y cualquier pueblo de ese muy ancho y vasto territorio que vio, siempre, dibujar con una regla y un lápiz las fronteras de los países que existían, desaparecían, crecían de la nada o, sencillamente, salían de la faz de la Tierra.

En Sarajevo anteayer, en la frontera polaco-alemana ayer y -según todo indica- en Medio Oriente (o en sus inmediaciones) todo señala y parece que se dará la voz de orden para el inicio de un nuevo horror, ¡super-horror!, que dejará muy atrás el Holocausto.
Tal es la magnitud del deterioro del sistema capitalista.
Tal es la magnitud de la convocatoria que tiene el proletariado mundial.
Hoy -al igual que en similares situaciones antteriores- el proletariado debe ser quien encabece la sobrevivencia de la humanidad.

Los socialistas revolucionarios tenemos la obligación de formular y encabezar tal llamado

01 de mayo del 2018. Nicaragua y los socialistas
Los acontecimientos que se vienen dando en Nicaragua, son una excelente vidriera en la que se muestran las verdaderas posiciones políticas. Nos interesa, en particular las que tienen que ver o se reclaman socialistas.

Para abordar ese objetivo existen 4 formas que pasamos a enumerar para luego explicar: 1. Según las manifestaciones exteriores (podemos llamar a esto, impresionismo); 2. Según como se ubican y definen ante la circunstancia los actores principales de la política internacional; 3. Según lo que manifiestan las características que tiene la lucha de clases
en el lugar, la región, o el país de que se trate y, 4. Según la lucha de clases en el sistema capitalista -por lo tanto en el mundo- que es el existente.

Caso 1. Se construye a través de lo percibido o recibido por el sitema de noticias. Se trata de lo que podemos llamar según la apariencia, la manifestación exterior. De acuerdo a esto, en Nicaragua hubo (persisten) grandes movilizaciones y gran represión. En consecuencia, la posición política debe ser de repudio al gobierno y llamar a un cambio. Esto ocurre con los pacifistas abstractos, los que usan el sentido común o los que, independientemente de lo que sea, abogan por el sistema democrático-burgués en boga que se basa en lo que se llama Constitución Política.
Caso 2. Los principales medios informativos de América Latina (CNN, Univisión, cadena O Globo de TV, los diarios Clarín de Argentina, El Mercurio de Chile, La Nación de Costa Rica, Folha de San Pablo en Brasil, El Universal de Venezuela, New York Times de EEUU) están claramente en contra del gobierno de Nicaragua y piden una cambio. Lo mismo dicen Macri, Temer, Piñera, Santos, Peña Nieto, Trump. En la misma dirección van organismos como la OEA y la cámara de representantes de EEUU. Todos ellos, ciegos, sordos, mudos ante lo que -desde hace años- viene ocurriendo en ell mundo y en América Latina. ¿Hace falta poner ejemplos? Pues bien, ante eso, hay que tomar una definición. Para ello, preguntarse: ¿pueden ser mis aliados?, ¿puedo acompañarlos en sus propósitos políticos?
Caso 3. Lo que ocurre en Nicaragua es bien simple. Existe un gobierno que muy, muy tibiamente pretende ser cuasi-cuasi-nacionalista. Es decir, un gobierno burgués que para subsistir se apoya en algo histórico, la derrota revolucionaria del somozismo en 1979 y, para facilitar los manejos políticos de la advenediza burguesía que de ello salió (que para nada es socialista ni siquiera Socialista del siglo XXI) hace acuerdos con otros sectores igualmente vividores de la teta del estado y de los beneficios que de ello se obtienen pero que, llegado el caso, aprovechan cualquier hendija para tratar de tener más poder. Nos referimos a la jerarquía eclesiástica, la inmensa mayoría de la burguesía nica y los intelectuales, políticos y periodistas que desde hace años quieren -pero no pueden- hacerse de la totalidad del poder para hacer sus beneficios sin tener que ceder importante parte del pastel a quienes gobiernan. Todos estos sectores quieren un gobierno que aplique en sus intereses las políticas llamadas neo-liberales. ¿Puede un socialista estar en la misma vereda?
Caso 4. Es el nuestro. Nosotros nos movemos con base en  caracterizaciones que parten de analizar el estado en que se encuentra el sistema capitalista, como un todo y en sus aspectos objetivos. Y esa principal caracterización es la siguiente. El sistema capitalista se encuentra en pleno desarrollo de su fase imperialista. En la etapa de agotamiento donde la burguesía perdió aquellas ínfulas que poseía en la fase concurrencista y que comenzó a perderlas a partir del comienzo de la monopolización. Solamente puede existir en medio de crisis, guerras y revoluciones. Hace muchas décadas dejó de producir valor y, por lo tanto, de ser fuerza productiva; lo que produce es capital ficticio a tono con el predominio del capital financiero. Pero esa etapa dentro de su fase, inevitablemente abre las puertas a un escenario conducente a la Tercera Guerra Mundial. Requiere, por lo tanto, ir recortando libertades, derechos ciudadanos y reconocimiento de las conquistas que el proletariado mundial ganó a lo largo de años de lucha. En el caso particular de Latinoamérica, el gobierno yanqui (sea Trump, Obama o Clinton) requiere aquello de "América para los americanos" (es decir para EEUU) para encarar la guerra que lleva adelante en capítulos, contra China y su complejo militar-industrial, Rusia. En ese plan molestan tanto un gobierno realmente nacionalista (que no lo hay) como gobiernos cuasi-nacionalistas e, incluso, cuasi-cuasi-nacionalistas. Los gobiernos de reemplazo que busca y pretende son los Temer, los Macri y los Santos (más que los Peña Nieto o los Piñera). En consecuencia quiere más sobreexplotación, más militarización, menos libertades.
¿Busca, desea, quiere, eso -o no- para NIcaragua?

Los socialistas vemos el bosque antes que el árbol. No queremos guerra, no queremos más sobrexplotación, no queremos menos libertades y derechos. ¿Cómo elegimos nuestros aliados y con que consignas?
Nuestros aliados son los obreros, los campesinos, los pequeños productores. Nuestra consigna es que no podemos retroceder. Y que nuestro objetivo es un gobierno con políticas en transición al socialismo. Para ello, no podemos, no debemos, servir de carne de cañón para que ganen los enemigos más acérrimos. Por lo tanto no deben favorecer esos reaccionarios objetivos.
¡No al golpe blando en Nicaragua! ¡Por una política independiente del imperialismo, de la burguesía!

10 de mayo del 2018. ¿Nicaragua o Carlos Alvarado?

Ante esa pregunta-duda, no nos equivocamos; hablaremos de Nicaragua.
Porque lo que ocurre en Nicaragua es funcional -muy funcional por cierto- a los planes guerreristas que, cada vez más, inundan el mundo. Planes guerreristas que tienen un solo objetivo: encabezar el crecimiento exponencial de esta etapa de barbarización sistémica.

En 1907 le preguntaron a Trotsky: ¿cree Ud. posible una revolución socialista?; la respuesta fue: "No, pero sí". Esa parte de la respuesta -"...pero sí", se refería a la situaciónn mundial existente. 7 años después comenzó la Primer Gran Carnicería Burguesa; 10 años después ocurrieron las Revoluciones de Febrero y de Octubre que camiarían el curso de la humanidad.
Pues bien. Hoy podemos preguntarnos: "¿Es posible la Tercera Guerra Mundial (TGM)?". La respuesta es: "No, pero sí; cada vez más, SÍ". Es lo mismo que si hubiéramos preguntado: "¿Es posible una mayor barbarización?; la respuesta tiene una diferencia -sustancial- con las anteriores: "SÍ". ¿Por qué? Porque es ineludible, imposible de evitar si la burguesía sigue siendo la dueña del estado, como hasta ahora es.

Entonces se impone la pregunta de rigor. "Lo que está ocurriendo en Nicaragua, ¿favorece la barbarización creciente?" La respuesta es, sin ningún género de dudas, .
Pero, ¿cómo?; ¿la caída de un gobierno como el de Daniel Ortega, favorece la barbarización, el acercamiento a la TGM?

ACLAREMOS. El gobierno de Nicaragua, no es nuestro gobierno. Es más, días después del 19 de julio de 1979, fecha de la derrota física, militar, a manos de las masas insurreccionadas y no del FSLN, el gobierno revolucionario toma seis decisiones: 1, crear el Ejército Sandinista como reemplazante de la Guardia Nacional de Somoza para mantener la estructura capitalista del país; 2, encarcelar, torturar y expulsar del país a los miembros de la Brigada Simón Bolívar que pedían expropiar a la burguesía e impulsar sindicatos clasistas independientes del estado y la burgusía; 3, establecer la llamada "economía mixta": cohabitación de empresa privada y empresa pública; 4, por lógica aumentar la productividad de las empresas privadas, incrementando la explotación de la fuerza de trabajo; 5, por lógica, también, expropiar los capitales de la burguesía somozista a favor de la advenediza burguesía sandinista; 6, respetar a la pre-existente burguesía no somozista.
Nada de lo descripto, coincide con nuestras propuestas.
Por su lado, el imperialismo yanqui no acepta el curso político que se vino y resuelve crear, financiar, apertrechar lo que se llamó "la contra".
¿Debimos apoyar a "la contra"?
*****
Hoy la situación es similar aunque, debemos reconocer, tiene dos agravantes.
El primero, es la reafirmación agravada de la condición de burguesía cuasi-cuasi-nacionalista del gobierno de Nicaragua. El segundo, es el carácter más crítico del sistema capitalista; es decir que tiene mayores dificultades para salir de la crisis con una receta que le permita agrandar el capital y, por consecuencia, con mayor propensión a llevar adelante la TGM. Su desesperación es cada vez mayor.
Ante esas dos realidades, ¿qué significa "fuera Ortega y Murillo"? La respuesta es muy simple y quien no la quiera entender que corra con la responsabilidad. Significa el advenimiento al aparato del estado de un gobierno del tipo de Temer o Macri; no hay perspectiva posible de avanzar de un gobierno cuasi-cuasi-nacionalista a uno más progresista; significa, además de un paso adelante en el programa político y militar del gobierno Yanqui.

Los socialistas estamos obligados a ver el bosque, en primera instancia. Más luego, buscar el árbol.
Hemos descripto el bosque en los párrafos anteriores. El árbol debemos hacerlo crecer con una propuesta de unidad de acción de naturaleza pro-socialista.

El primer punto programático de esa propuesta deberá ser el señalamiento de la encerrona que tiene, para el proletariado de Nicaragua, la unidad de acción con la burguesía que hasta ayer estuvo con Ortega y con la pequeña burguesía que no ve, por cuestión de clase y por la ausencia de un proyecto superador -no reaccionario- otra cosa que un gobierno formalmente democratista, en realidad, demo-fascista.

20 de mayo del 2018. Jerusalén, ¿vale una guerra? 1 de 2.

Trump tomó la decisión de trasladar a Jerusalén la embajada de los EEUU. Dos abyectos lacayos, Guatemala y Paraguay, decidieron acompañar esa decisión.

En Guatemala, el presidente, acusado de múltiples actos de corrupción, es un evangelista al mejor estilo de los brasileños, de Fabricio Alvarado en Costa Rica y del candidato a presidente que esa delincuencial asociación mundial -al mejor estilo de sus patrocinadores y mentores yanquis- tiene en Venezuela. En Paraguay el presidente es un antiguo partidario del tiránico Alfredo Stroesner del Partido Colorado que ganó las recientes elecciones al mejor estilo del actual presidente hondureño con fraude y represión de la que no se enteró ni entera esa otra delincuencial asociación mundial que es la cofradía internacional de la prensa escrita, oral, televisiva y reina presente en las mal llamadas redes sociales.

Era de esperar, de esos especímenes, semejante actitud política. Pero, lo importante es señalar que Trump (los otros son monigotes) busca soldar el tripartito frente constituído por EEUU (a la cabeza), Arabia Saudita (proveedora ideológica, militar y financiera de los terroristas de DAESH -como ayer de Ben Laden-) e Israel (enclavada como espada de Damocles en la "arquitectura de países" del Medio Oriente para continuar con la satrapía de recursos de esa región y, especialmente, para derrotar a esos titanes de la lucha y guerra por la Liberación Nacional que son los palestinos y los vecinos que lo apoyan al igual que en otras partes del mundo).

Tampoco es una casualidad la fecha en que ocurre el avasallamiento que se da y que desconoce que en esa región están los judíos, los musulmanes y los cristianos, hablando en términos religiosos.

Pero no nos debe llamar la atención tal ofensa. Los yanquis son hijos directos de los ingleses y estos resolvieron, hace 100 años que los judíos (dirigidos por los judíos sionistas) debían tener un estado teocrático. Esa decisión de los ingleses está contenida en la llamada Declaración Balfour y en declaraciones de la corona británica.
La Declaración Balfour fue enviada el 2 de noviembre de 1917 por parte del entonces secretario de relaciones exteriores británico Sir Arthur James Balfour, al líder sionista y potentado exponente de la banca internacional, Barón Lionel Walter Rothschild. Fue una declaración formal para proclamar la necesidad de un estado para los judíos en Palestina. En ese mismo año los británicos ocupan militarmente Palestina y 5 años después, la Liga de las Naciones les otorga un mandato temporal que expiró en 1948 y abrió las puertas a la resolución de Naciones Unidas, de ese año, prohijada por los vencedores de la Segunda Guerra Mundial, Roosevelt, Stalin y Churchill, de crear el estado de Israel.
La hipocresía y el cinismo de esos actores encontró su basamento en la carta del mencionado Sir Balfour d
el día 19 de enero del año 1919 dirigida al gobierno británico "... En Palestina ni siquiera nos proponemos pasar por la formalidad de consultar los deseos de los actuales habitantes del país... Las cuatro grandes potencias están comprometidas con el sionismo, y el sionismo, bueno o malo, correcto o incorrecto, está anclado en antiquísimas tradiciones, en necesidades actuales y en esperanzas futuras de mucha mayor importancia que los deseos o preocupaciones de los 700.00 árabes que ahora habitan esta antigua tierra".

Los socialistas no solo nos irritamos y ofendemos con las atrocidades -desde siempre- de las fuerzas armada israaelíes. Proclamamos que Palestina debe ser el hogar de todos aquellos nacidos (por historia o actualidad) en esa región, independiente del carácter religioso.
Por eso proclamamos un estado laico, democrático y no racista. Estamos en contra de la existencia de dos o tres estados teocráticos, asentados en la religión.

10 de junio del 2018. Jerusalén, ¿vale una guerra?, 2 / 2.

En la edición anterior de nuestra página, cometimos un error: dejamos sin respuesta la pregunta enunciada en el título.
En realidad, habíamos dividido el artículo en dos:  pedido de disculpas por medio, hoy entregamos la segunda parte.

Para ello debemos arrancar de lo que propusimos (como venimos haciendo desde hace años, exactamente desde 1982) como consigna superadora del drama palestino: "Por una Palestina Laica, Democrática, No Racista".
Comencemos por aclarar que ello significa con igualdad de derechos y deberes para toda la población sea cristiana, judía o musulmana. Lo específico es que sea palestina; es decir nacida en Palestina (que, recordemos, es una región) o que optó por radicarse en ella.
Lo segundo es que esa consigna sale al paso de la vieja historia de invasiones, latrocinios y muerte que llevaron adelante todos los mal llamados "países desarrollados" y que hoy continúa luego de la miserable resolución de la ONU de 1948.
Lo que pretende es dar respuesta a lo que es un reclamo ancestral de los palestinos: Palestina para los palestinos. Esto, sin ningún género de dudas es una típica consigna de liberación nacional. Es decir, es una consigna burguesa, conceptualmente hablando.
Tengamos en cuenta que los socialistas estamos en contra de la división del planeta en naciones, en estados nación. Pero, no podemos adelantarnos a lo que es la historia, la cultura, de la humanidad.
Lo cierto es que en Palestina, conviven (es una manera de decir) desde hace milenios, cristianos, judíos y musulmanes.
La política burguesa clásica, teórica, de libro, es que exista una nación por cada uno de esas comunidades religiosas. Pero, decimos "de libro" porque la historia se encarga de desmentirlo. En su lugar estableció (desde mediados del siglo anterior) una cabeza de puente militar-político (en ese orden) para doblegar los pueblos de toda esa zona geográfica que se llama Medio Oriente; lo hizo por mucho más que el petróleo, por cierto.
De manera, entonces, que la consigna que expresa la tarea  de liberación nacional, sigue vigente. Ese debe ser el objetivo de cualquiera que se sienta y llame socialista.
En la actual situación mundial, será necesaria la desaparición del estado-nación usurpador, Israel.
Para ello será condición necesaria, la guerra; no es posible una negociación que, en el mejor de los casos daría lugar a dos estados teocráticos (por lo tanto con opresión de los cristianos) y con la conservación, por parte de Israel de todos los territorios robados desde1948.

Para nosotros, socialistas revolucionarios, la consigna y la tarea están claras. Lo que no se sabe es quien será la dirección política de ese propósito.

Pero, también sabemos que una dirección socialista (si es posible -y lo dirán las masas paletinas de todo color religioso, no nosotros-) es la garantía de un proceso de revolución permanente que asestará un demoledor golpe al sistema capitalista.
Y que, a la larga, deberá llamar a establecer una Federación de Estados Socialistas del Medio Oriente.

20 de junio del 2018. ¿Qué significa la última reunión del G7?
La ilustración que acompaña esta edición es más que demostrativa. Trump, en situación de persona acorralada tratando de escuchar en pose de soberbia, aguantando a la canciller alemana, Merckel, que -todo indica- asume la representación de los partidarios de la globalización multilateral mientras los otros miembros del G7 están sin creer lo que está ocurriendo. Entre esos otros miembros se encuentran los representantes del "brexit" del Reino Unido y del populismo de derecha, filofascista, de Italia.

Veamos. 7 integrantes. 3 populistas de derecha, nacionalistas, partidarios de la mundialización del comercio pero no de la globalización; tres (Canadá, Francia y Alemania) representantes del globalismo multilateralista y 1 que nada a media agua: Japón.

El triunfo de Trump (precedido por el "brexit") encaja a la perfección con el aumento de la derecha en Alemania, Francia, Italia y el auge de los partidarios europeos de rechazar a los inmigrantes que abarca bastante más que a los integrantes del G7.

Para quienes no pueden aceptar (por ideología, por intereses concretos, por que no) que el sistema capitalista cruje muy fuerte y de manera sostenida, debe ser muy difícil explicar lo que ocurre.
Para los que sostenemos, como producto de analizar la situación de la lucha de clases a escala mundial, es muchísimo más sencillo.
¿Por qué a escala mundial?
Sencillamente, porque ese el nivel que define la situación, cualquier situación. Es decir, primero ver el bosque, entenderlo, explicarlo, abarcarlo y luego ver el árbol.
Quienes no alcanzan a entender esto, no pueden entender Palestina, Siria, Venezuela, Nicaragua, Colombia, México, etc., etc.
El sistema capitalista está dirigido por un sector de la clase burguesa que no sabe dos cosas: 1. ¿Por qué no es fácil salir de la crisis que empezó en el 2007-2008? y, 2.  ¿Qué se debe hacer  para  crear nuevas relaciones de producción a partir de la inteligencia artificial, la robótica y la automatización? Podríamos agregar una tercer pregunta que sería algo así como esto:  con la inteligencia artificial, la robótica y la automatización,  ¿se puede salir de la mencionada crisis? Y aquí llegamos al meollo de la cuestión.
En esas condiciones, ¿de dónde saldría la plusvalía?; ¿será posible mantener millones de personas, en el mundo, en condición de pobreza y casi indigencia?
La respuesta, la verdadera, se encuentra en algo que muy pocos pueden aventurar. Ella es: el capitalismo, como sistema, llegó al máximo posible. Como clase, la burguesía desarrolló a más no poder su carácter de fuerza productiva; como sector político dominante, logró un cierto equilibrio entre reproducción del capital y un número "aceptable" de población mundial pobre e indigente (de acuerdo con la moral y los intereses de esa burguesía). Pero, desde que entró en la fase imperialista del sistema, comenzó a supeditarse a un sector no productivo pero poderoso, la burguesía financiera. Lleva algo más de 100 años desde que ello ocurrió. Hoy la reproducción del capital (expresada en dinero, no en productos) se explica con aquella transformación que explicó Marx: D da lugar a D' donde D' es el nuevo capital agrandado como capital ficticio no como productos.
Para los socialistas que vemos en el sistema capitalista nuestro enemigo, de lo que se trata es de volver a una sociedad con relaciones de producción sostenidas en ella, la producción.
Así se recuperará la razón de ser fundamental de la especie humana: la generación de valor.

Es decir, la transformación del proletariado actual (con sus varios componentes sociales) en nueva fuerza productiva. Todo lo que ocurre en el mundo, absolutamente todo, es la lucha entre un sistema que se resiste a desaparecer y un sistema que todavía no emerge porque no hay otra cosa que tímidos y pocos intentos de resolver la ausencia de dirección revolucionaria. Por eso lo altamente contradictorio del momento que vivimos.


01 de julio del 2018. Elecciones en México

Este domingo 1 de julio, se realizan elecciones presidenciales en México.

Todo indica que el triunfador será Andrés Manuel López Obrador (AMLO) del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). Si no hay fraude como ya ocurrió en otras oportunidades en las que se presentaron el mismo AMLO y, en otra, Cuauhtemoc Cárdenas, hijo del legendario Lázaro Cárdenas, tal vez el más nacionalista de los gobernantes latinoamericanos del siglo pasado. No mencionamos el siglo presente porque no vemos otra cosa, en el mejor de los casos, que gobernantes o candidatos cuasi-nacionalistas.

México es el resultado de una burguesía nacional que se montó sobre la muy noble Revolución Mexicana y el mencionado gobierno de L. Cárdenas. Una burguesía advenediza, voraz, ladina, tramposa y corrupta como pocas. Su mayor logro fue desfigurar los deseos de los Zapata, Pancho Villa y otros y establecer un estado fallido servil como pocos, en las últimas décadas, ante los intereses de los imperialistas yanquis de los que es, socia minoritaria. La mayor expresión de ese servilismo, fue el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) llamado NAFTA en inglés. También los intentos por el Tratado Trans-Pacífico y la política contra Venezuela y Nicaragua.

El pueblo mexicano –parece- quiere poner fin a ese constante latrocinio, clasista por un lado (dada la superexplotación que realiza –como clase- la burguesía local) y corrupta –por otro-  que lleva adelante la lumpen-burguesía que se afincó en el aparato estatal y en sus fuerzas armadas.

Ese pueblo mexicano parece haberse inclinado a favor de un representante de la moderna burguesía latinoamericana que oscila entre lo que dimos en llamar cuasi-cuasi-nacionalista y la cuasi-nacionalista. Ambas, muy lejos de gobiernos como el del mencionado Cárdenas y que tiene exponentes como Chávez o Evo (cuasi-nacionalistas) y Lula o Cristina Fernández de Kirchner (cuasi-cuasi-nacionalistas). Ese casi seguro camino del proletariado de México, se inscribe en la gran marea de resistencia que se da en el mundo. Liderados desde hace setenta años por los palestinos, los pobres y desheredados del mundo no han encontrado, no han creado la dirección política revolucionaria –necesariamente socialista, así, sin aditamentos- y generó, dio lugar a esa burguesía que se enfrenta al imperialismo pero  que sigue siendo burguesa y que, como lógica, es consecuentemente defensora del sistema capitalista e inconsecuentemente seguidora del antimperialismo de antaño.

Aprovechó la crisis que vive el sistema para hacerse del poder y construir proyectos con algunos rasgos de independencia que son verdaderas piedras en el zapato de la moderna burguesía mundial sea esta multilateralista-globalizadora o unilateralista-mundializadora, pero, ambas, sufriendo la mayor crisis capitalista de la historia incapaz de destapar la época de la automatización, robotización y desarrollo de la inteligencia artificial, porque sabe que la resistencia mencionada puede transformarse en desesperada revolución cuasi-socialista.

Lo que sí está claro es que, en la medida que no dejan limpio el patio trasero de Latinoamérica para los Peña Nieto, Santos (ahora Duque), Temer, Piñera, Macri, los imperialistas yanquis no podrán llevar adelante la gran guerra contra China y Rusia que hará posible (para sus intereses) limpiar la población mundial de millones de hambrientos, indigentes y muertos en vida, que genera –como único producto- el capitalismo en su época de agotamiento y creciente barbarización en la fase imperialista.

Los socialistas, conscientes de la inexistencia de dirigencia revolucionaria a nivel mundial, conscientes de que sólo existen aislados grupos, núcleos socialistas-revolucionarios que buscan pasar a proto-partidos socialistas, esperamos festejar el casi triunfo de AMLO como una victoria de la resistencia de las masas que alejará –aún más- las posibilidades de la guerra mundial.

 Aunque AMLO, en tanto que cuasi-cuasi-nacionalista, por lo tanto burgués, es consciente de que su  programa es muy limitado y que, por lo tanto, el suyo será un gobierno altamente contradictorio.


10 de julio del 2018. ¿Por qué aumenta el nacionalismo en los países llamados desarrollados?
No todo comenzó con Trump.
Países centroeuropeos, ex "democracias populares", fueron los iniciadores.
Polonia, Hungría, la división de Checoeslovaquia, fueron los disparadores.
Tan llamativo como que, en las recientes elecciones alemanas, el grueso de los votos de la derecha pro-fascista (cuando no directamente fascista)  se dieron en lo que había sido Alemania del Este.

Si nos ponemos a pensar en esos acontecimientos, no podemos asombrarnos de que Trump haya encontrado, en buena parte de los trabajadores yanquis, apoyo para sus políticas. De alguna manera, el fenómeno es similar en Francia, Italia, España (con el PP) e Inglaterra, con el Brexit.

Todo lo descripto, ocurrió después de haber alcanzado casi el summum de su expansión la globalización impulsada por la burguesía imperialista partidaria del multilateralismo que lleva, inevitablemente, a la mencionada globalización, muy diferente de la burguesía partidaria del unilateralismo (cuyo máximo exponente es Trump) que se expresa en lo que llamamos mundialización que no es otra cosa que el mundo transformado en un mercado global (por lo tanto mundial) donde se impone el mayor productor de mercancías y no el mayor tenedor de capital financiero y/o servicios.
La globalización es el resultado lógico del sistema capitalista en plena fase imperialista; la mundialización es la jerarquización del comercio mundial pero, una vez llegado a ese nivel, se impone -objetivamente, más allá de la voluntad-- la globalización.
¿Por qué en el país capitalista más desarrollado, más rico, poseedor de la mejor tecnología, con universidades de primerísimo nivel, con el mayor PIB mundial, se impone un candidato opuesto a la globalización, nacionalista en el peor sentido ("EEUU, primero") por lo tanto filofascista, y firme partidario de la guerra?
La respuesta debemos buscarla en la afirmación leninista "el imperialismo, fase superior del capitalismo".
Los partidarios del materialismo dialéctico, sabemos que la vida es un escenario pleno de contradicciones. No de otra manera se pudo pasar de la nebulosa posterior al Big Bang a lo que es hoy día el Universo (o Poliverso, según algunos entre los que nos contamos). En ese devenir, el ser humano es la cúspide de la escala biológica que abre espacio a la aparición de lo cultural, lo social. En este aspecto, el capitalismo es el último nivel en el desarrollo histórico de los modos de producción que se dieron y ese nivel llegó a su fase de mayor envergadura que, tal cual se palpa y ve en la sociedad, se encuentra en una inmensa encrucijada. Esta no es otra que la contradicción entre automatización, robotización e inteligencia artificial y subsistencia de la propiedad privada. Hay, ahí, una cotroversia que se resuelve de dos formas, antitéticas: o se pasa a un nuevo modo de producción (que hemos llamado socialismo) o se regresa a la barbarie en un proceso de destrucción de trabajo concretado, de fuerza de trabajo, de naturaleza, de muerte de seres vivientes (entre ellos Homo sapiens sapiens) y barbarización caracterizado por la animalización del hombre y abrupta extinción guerra mundial mediante o de lenta desaparición "viviendo" en condiciones peores que la de los tiempos del esclavismo.
Llegado el momento de tan alta contradicción, la burguesía intenta recuperar el pasado lo que es una utopía reaccionaria (Turmp y adláteres) o llevando adelante otra utopía, la globalización, que necesita -inevitablemente- de la desaparición de la competencia, devastadora, cruel, brutal, que es la esencia de la burguesía.

Por eso, los socialistas, decimos que la consigna central de esta época es Revolución Socialista o Barbarización Creciente.
Quien no entienda esto, está fuera de la historia.
Quién sí lo entienda, deberá -por lo mismo- dejar de lado toda otra esperanza que no sea la construcción del socialismo que será, deberá ser, dominante modo de producción mundial.
O no será nada. Como lo fue la experiencia stalinista.


20 de julio del 2018. Por qué y qué tipo de nacionalismo se da en los países atrasados?

En la edición anterior explicamos lo que, para nuestro entender, ocurre en el mundo con los países llamados desarrollados y que se orientan hacia el nacionalismo.

Hoy queremos explicar el nacionalismo (y que variantes de él) que se da en los países llamados atrasados. En las dos próximas ediciones explicaremos porque la única respuesta válida para la humanidad es el socialismo y, además, que entendemos por socialismo, dada la enorme cantidad de definiciones del mismo que, si no están hechas con mala leche, se hacen a partir de conceptos y criterios vacíos.

Para entrar en el tema de hoy, mencionaremos dos experiencias nacionalistas latinoamericanas: la anterior y la posterior a la segunda guerra mundial.

Veamos la anterior. Tuvo su más alto grado de expresión en el gobierno de Lázaro Cárdenas en México desde los años 1934 (diciembre) hasta noviembre de 1940. General del ejército mexicano posterior a la Revolución Mexicana de 1910 (con prolongación por varios años más) estuvo entre los más ilustres estadistas del primer Partido Revolucionario Institucional (PRI) tan venido a menos en las últimas décadas. Su más audaz medida de gobierno fue la nacionalización del petróleo mexicano en la década en que EEUU se preparaba para intervenir tardíamente en la Segunda Guerra Mundial con la intención de reanudar la Primera Guerra Mundial abruptamente interrumpida por la Revolución Rusa y para quedar como epicentro del mundo capitalista de su época.

Escrito y explicado por Jesús Silva-Herzog Flores, intelectual y polemista de ideas similares, el proceso nacionalizador, es un ejemplo de patriotismo (hablando de nacionalismo) y transparencia en el ejercicio del poder. Su mayor virtud radicó en que fue el primer gran enfrentamiento (además, institucional) con el imperialismo yanqui y que sirvió de ejemplo para lo que luego llevaría adelante el gobierno revolucionario cubano con Fidel a la cabeza.

Las experiencias nacionalistas posteriores a la segunda guerra mundial, tuvieron otro marco y otras características. Mientras Cárdenas representó a una burguesía latinoamericana nacionalista que se apoyaba en el movimiento de masas que reivindicaba a Zapata y a Pancho Villa, que fue lo suficientemente audaz como para actuar independientemente del gobierno yanqui, los gobiernos nacionalistas posteriores a la segunda post-guerra, se apoyaron en la nueva realidad de esa post-guerra y controlaba política y sindicalmente al movimiento obrero de esos años. Perón en Argentina, Getúlio Vargas en Brasil, Víctor Paz Estensoro en Bolivia (que llegó al poder cuando los revolucionarios bolivianos le obsequiaron el poder) y Pedro Aguirre Cerdas en Chile, fueron ejemplo de lo antedicho. Cerdas fue presidente antes de la guerra y tuvo como ministro de salud a Salvador Allende; fue, tal vez, el nacionalista más opaco de  los cuatro. Vargas y Paz Estensoro fueron presidentes antes y después de la guerra. Perón lo fue después.

Todos ellos fueron lo que podemos llamar nacionalistas de coyuntura. Cerdas, jugó parecido a Cárdenas pero muy poco convencido. Vargas y Perón se apoyaron en los obreros pero, siempre, controlándolos a través de la burocracia sindical. Paz Estensoro fue un bonapartista de pura estirpe: siempre buscó favorecer a la burguesía boliviana pero negociaba sistemáticamente con la Confederación Obrera Boliviana (COB) dirigida –por años- por Lechín Oquendo quien fue su vicepresidente a la vez que máximo dirigente de los mineros, hacedores y enterradores de la Revolución de 1952. En todos estos casos, la guerra (por iniciar o una vez finalizada) fue el bastón en el que se apoyaron todos ellos. Los de más allá de 1945, se montaron en la onda de los llamados “30 gloriosos años” que finalizaron cerca de 1975. Esos 30 gloriosos, tuvieron por características fundamentales, dos: la reconstrucción del enorme destrozo que significó la guerra y, en segundo lugar, el establecimiento de una coyuntura en la que la necesidad de la reconstrucción antedicha, abrió espacio a reivindicaciones políticas (declaración de independencia de países africanos y asiáticos), sociales (voto universal en las elecciones presidenciales para las mujeres, por ejemplo) y sindicales (formación de sindicatos, aguinaldo, vacaciones, licencia por maternidad, etc., etc.).

Pasados los 30 gloriosos, comienza lo que se dio en llamar el neoliberalismo que fue la careta con que se cubrió el inicio de la más grande crisis del sistema capitalista que estamos viviendo. Esta crisis es la que vivimos y su carácter y magnitud, abrió espacio para lo que llamamos gobiernos cuasi-cuasi-nacionalistas y cuasi-nacionalistas que algunos llaman progresistas, otros de izquierda, más allá bolivarianos y más acá, socialistas siglo XXI. Todos son burgueses. Tienen, por lo tanto, un pecado de origen: conciencia de clase, no darán –nunca, jamás- el paso necesario para pasar del sistema capitalista a un sistema en transición al socialismo. Por eso, siempre, se negaron a establecer una Federación de Estados Socialistas con Cuba como epicentro. Tampoco Cuba lo ha promovido.

Todos esos grupos que podemos llamar de tercera o cuarta generación, para los intereses de la burguesía imperialista (de cualquier color) son una piedra en el zapato. En nuestro caso, Latinoamérica, los yanquis necesitan reconstruir el patio trasero para poder avanzar hacia la guerra. Dejaron de lado –por el momento- los golpes de estado clásicos (con las fuerzas armadas como elemento crucial) y se inclinaron por los golpes blandos (Honduras, Paraguay, Argentina, Brasil, Ecuador) pero, todavía no lo lograron en Venezuela y en Nicaragua.

Estos dos últimos tienen diferencias significativas que radican en lo que se hizo en el momento posterior a la toma del poder por el chavismo y por el co-gobierno FSLN y burguesía nica no somocista. Por eso Maduro pudo sortear los embates y, a Ortega, le cuesta tanto.

Los que nos consideramos socialistas entendemos que nuestra unidad de acción con ellos, los es y será en tanto el imperialismo pretenda eliminarlos. Porque, en esas condiciones, serán remplazados por los Macri, los Temer, los Santos y los Peña Nieto.

Sabemos que la ausencia de una dirección socialista revolucionaria mundial, es el escollo que debemos sortear a partir de los poquísimos núcleos socialistas –por lo tanto pequeños- que en el mundo existen.

Pero que nunca lo construiremos en unidad de acción con el imperialismo y sus corrientes políticas.


01 de agosto del 2018. ¿Que es el verdadero socialismo?
En las dos anteriores notas del editor, prometimos que para esta ocasión escribiríamos sobre El Socialismo; ¿qué es?

Pues bien, a eso le entraremos y prometemos que para la próxima nota -el 10 de agosto- nos dedicaremos a definir los aspectos programáticos fundamentales de lo que debe ser una sociedad atrasada en transición al Socialismo.
Pero, para poder definir de una forma meridianamente clara que es el socialismo, debemos comenzar por entender que en los países existen el estado, el régimen político y el gobierno.
El estado se refiere a la clase o las clases que tienen el poder. Puede ser una clase, un sector de una clase, una coalición de clases. Por ejemplo, la burguesía proimperialista, la burguesía nacionalista o cuasi-nacionalista, una coalición obrera y campesina, la clase obrera, etc. A su vez, las  instituciones establecidas para garantizar la defensa, la subsistencia del estado que sea, necesariamente deben contar con la existencia de la principal institución: el aparato de represión que haga posible que siga siendo ese estado.
En lo que se refiere al régimen lo determinante es cual o cuales instituciones son, en determinado momento, las que le dan fisonomía  al estado y permiten definir el tipo de gobierno. Este, por su lado,  es el resultado de los dosanteriores aspectos y, por lo general, es transitorio en el tiempo.

En síntesis, el estado es, según escribió Nahuel Moreno en Las Revoluciones del Siglo XX: 1. qué clase tiene el poder, 2. el régimen es: cómo gobierna esa clase en un periodo dado, a través de qué instituciones y 3. el gobierno es: quién ejerce el poder en un régimen determinado, que persona o grupo de personas son la cabeza, los que toman las decisiones.

Según lo antedicho, el sistema socialista se caracteriza porque la conjunción de clases y sectores de clase que dirige el estado es el proletariado en el cual la clase obrera industrial es determinante; el régimen es democrático por cuanto establece una institución no existente en el capitalismo que es el consejo de proletarios (sin divisiones de sexo y género) elegidos por las bases en asambleas ante las cuales deben rendir cuentas para seguir ejerciendo el cargo durante el tiempo que se lo eligió, con salario a tono con el de un obrero especializado y con una nueva institución tampoco existente en un país capitalista que es el pueblo en armas en lugar de las clásicas fuerzas represivas.

Por todo ello, el gobierno estará formado por los que, en la Asamblea de los Consejos Proletarios y de los destacamentos armados de autodefensa, sean elegidos por un tiempo definido.

En ese sentido los socialistas, organizados como partido socialista revolucionario, cumplen el papel de proponentes de candidatos en las asambleas de base y de repuestas a los problemas que apareje la transición al socialismo.

Otro aspecto de suma importancia es que se debe tender a establecer una Federación de Estados Socialistas en la que convenios y acuerdos de todo tipo, entre estados similares, faciliten la propuesta de respuestas socialistas inéditas y coadyuvantes.

10 de agosto del 2018. ¿Cuál debe ser el programa socialista?
Con esta nota del editor pensamos dar por cerrada la serie con la que intentamos explicar el estado de la lucha de clases en el mundo y, por lo tanto, en los llamados países desarrollados y no desarrollados, para nosotros -en cambio- definidos como capitalistas avanzados y capitalistas atrasados.
Partimos -y creemos que lo hemos demostrado- que lo que está pidiendo a gritos un cambio drástico, es el sistema capitalista. Por lo tanto que afecta a todos los países que no son socialistas o que no tienen definido su situación transicional pero que si bien no se identifican con el imperialismo, tampoco apuntan al socialismo.
Por lo dicho, decha afectación, abarca a todo el mundo. Cuba, por ejemplo, no avanza hacia el socialismo; la reciente modificación de su constitución incorpora algunas medidas democráticas pero, en su estructura, abre una ventana a la iniciativa privada. Y debemos aclarar que no estamos en contra de ello por "cabezas calientes"; estamos en contra porque no se condice con el nivel internacional de la lucha de clases en la que las masas aumentan su resistencia pero no alcanzan a cristalizar medidas pro-socialistas. Algo parecido -pero mucho más atrasado- podemos decir de Venezuela, Bolivia y ni que decir de Nicaragua.Más lejos todavía están en Medio Oriente.

Somos concientes que en todos esos casos -al igual que en el resto del mundo- hay ausencia de dirección revolucionaria y que construirla es una tarea verdaderamente ciclópea. ¡Tan profunda es la pérdida de la memoria histórica!
Sin embargo podemos decir, como dijo Trotsky en 1907 que no hay perspectiva inmediata de revolución socialista pero que el sistema no está en condiciones de evitar revoluciones porque está, objetivamente, en bancarrota.
Ante ese panorama, el programa debe contemplar medidas francamente socialistas (estatización de los recursos naturales -tierra, mares y océanos, biodiversidad- que deben ser dados en concesión gratuita de por vida sin derecho de herencia a los productores; estatización de la banca, moratoria de las deudas interna y externa, absolutas libertades democráticas (matrimonio igualitario, igualdad de hombres y mujeres, respeto y aliento a la población jóven, libre decisión de aborto, legal, público, y seguro, respeto total a los derechos humanos en especial a tener trabajo para todos, salario digno y decente, educación, salud y vivienda, enfrentamiento del cambio climático y empleo de energías alternativas que no signifiquen aumentar el chatarrerío propio del sistema capitalista, seguridad alimentaria de calidad comprobada, libertades de reunión, de organización, de prensa, en tanto no sean contrarevolucionarias,etc.) progresiva puesta a punto de la producción  en manos de la sociedad y según criterios de  planificación, y otras.
Pero, lo fundamental, es el establecimiento de la Asamblea de Consejos Proletarios y Destacamentos Armados que enunciamos en nuestra anterior nota del editor.

Los socialistas-revolucionarios debemos proponer, explicar, ilustrar, sugerir, repuestas a los problemas que se presenten pero respetando -siempre- que la decisión la tome la Asambblea antedicha.
El partido socialista-revolucionario no es ni debe ser la suma del poder público. Debe seguir haciendo -a través de sus propuestas, análisis, sugerencias, discusiones- política revolucionaria para ganar la conciencia de los proletarios para que peguen el salto de conciencia-en sí (propia del sistema capitalista) a conciencia para-sí, digna y necesaria del socialismo.
Pero, en todos los casos en que no se de una revolución socialista, pero ocurren, se dan revoluciones con dirección y programa no socialista, llevar adelante planteos de unidad de acción contra la burguesía pro-imperialista con la permanente sagacidad leninista de golpear juntos pero marchar separados .

27 de agosto del 2018. Adoctrinamiento juvenil

Tal es el título de un artículo aparecido en el diario costarricense La Nación en página 27A este lunes 20 y que explica el atraso de un día en aparecer nuestra página. Lo escribió el abogado Fernando Zamora, secretario general del Partido Liberación Nacional (PLN) de Costa Rica, responsable de buena parte de la historia de los últimos casi70 años. El mismo contiene afirmaciones que deben ser respondidas en nombre de la verdad y el buen ejercicio de la política, que es de nuestro interés.

Entre las muchas barbaridades que escribió, hay una que queremos resaltar y a la que nos dedicaremos. Dice así: "... 

Sabemos que existen creencias falsas, incluso algunas que, por injustas, son evidentemente falsas. Por eso no tienen fuerza social. Pero en el caso de la generalidad de las falacias ideológicas, estas sí se aceptan como verdades incuestionables solo por el objetivo subterráneo que arrebatan. Las ideologías dan por sentadas convicciones que en la gran mayoría de los casos no tienen fundamento en la realidad.

A pesar de ello, los activistas de las ideologías logran que sus razones venzan a otras mejores, como son, por ejemplo, las razones estadísticas. La falacia ideológica no necesariamente se levanta intencionalmente. No siempre es un engaño consciente y, por tanto, es difícil confrontarlo.

Quien está sometido a las supersticiones ideológicas, las abraza con sincera ingenuidad. Por eso son un yugo difícil de vencer. La única forma de desenmascarar la falacia ideológica es descubriendo los intereses propios de quienes las promueven.

La ideología es un espejismo que satisface las necesidades de identidad colectiva, de reconocimiento y cobijo. Por eso los jóvenes son quienes fácilmente caen presa de las redes que los ideólogos echan. Ahora bien, para que la superstición ideológica alcance éxito social es necesario que quienes las prohíjan estén convencidos de que aquello en lo que creen será en beneficio de todos.

Por promover quimeras que al final del camino solo son intereses, la ideología es un engaño. Dichos intereses llegan al extremo de presentar como verdades creencias que la misma realidad contradice o que son, incluso, irracionales.

Peligrosas. Surgidas a partir del marxismo del siglo XIX, las doctrinas ideológicas más peligrosas tienen su matriz en las teorías del materialismo determinista y de la lucha de clases. El denominador común de todas sus variantes está en dos elementos. Mal conciben el desarrollo humano a partir de la absoluta acumulación de poder en el Estado..."

Queremos señalar dos aspectos. El primero es una pregunta: ¿cómo supera el abogado Fernando Zamora su defensa de la no-ideología con su condición de secretario general del PLN?
La segunda queremos contestarla; se refiere al párrafo que comienza con el título de PELIGROSAS. En párrafos anteriores de su escrito, afirma -cosa que compartimos- que las ideologías son un invento para justificar una dada realidad. Si a alguien, esa realidad no le satisface, ¿debe aceptarla resignadamente o debe intentar cambiarla?
La respuesta es muy sencilla: intentará cambiarla. Creemos que eso es lo que corresponde.
Pero, todo intento de cambio
¿es bienvenido? Y si no lo es, entonces, ¿es peligroso?
He aqui el meollo de la cuestión.
El señor secretario general del PLN (de paso, no sabemos de alguna crítica suya a su ya vetusto partido) no es enteramente honesto; es más, son verdades a a medias y, ya sabemos, toda media verdad es una mentira completa.
Por un lado, las peligrosas surgen a partir del marxismo del siglo XIX, su matriz está en el materialismo determinista y en la lucha de clases.
Como buen burgués que lee (tiene un buen lenguaje, cita correctamente a varios escritores) cae en el error de confundir leer con estudiar. La lectura suele ser un pasajero y agradable pasatiempo. Estudiar significa disponerse a encontrar -discusión y crítica mediante- nuevas conceptualizaciones que hacen posible el avance del conocimiento y, por añadidura, una mayor conciencia. No en el plano ético del saber ser sino en el racional del saber "autoconstruirse" que es la sal y la pimienta de la vida. De paso, el materialismo determinista es una categoría muy pasada de moda que no pudo ir más allá  de 1870-1880 cuando el sistema capitalista adquirió su definitiva arquitectura aunque todavía no había asomado su rostro el mundo de los cartels y monopolios que favorecieron el ncimiento del Imperialismo, esa fase que tiene una centena de años y, precisamente ahora, cruje como nunca antes.
Tampoco es feliz su referencia a la lucha de clases. Pare mñas bien un conjuro mefistofélico que un intenso, largo proceso cultural e histórico sin el cual no es posible imaginar la existencia del Homo sapiens sapiens.
El otro aspecto a discutir es esa peligrosa afirmación de que el materialismo determinista (en realidad debe ser llamado materialismo dialéctico, si queremos ser un algo científicos) concibe el desarrollo humano como resultado de una superacumulación de poder en el estado.
FALSO.
El estado surgió cuando el ser humano al pasar del salvajismo a la barbarie primitiva, instituyó la propiedad privada, entronizó a los dioses y creó las fuerzas de seguridad para mantener el status quo. Nada más lejos de los planteos de Marx y Engels (continuados por Lenin y Trotsky) de que el estado actual de la lucha de clases en el mundo, llevará al mayor grado de libertad posible al romperse la estructura social asentada en ese falaz concepto, verdadero galimatías, la propiedad privada.

01 de setiembre del 2018. Nota del editor

"Descifrar el cerebro, nos permitirá educar mejor". Lo dijo, en un circunloquio, Rafael Yuste, neurocientífico español.
Pero, ¿qué es educar mejor?

En Costa Rica se dice: "no hay que poner la carreta por delante de los bueyes".
¿No es eso, acaso, lo que hace la mal llamada ciencia, por ser propiedad privada intelectual de la burguesía?

Siempre definir la circunstancia, la coyuntura. Nunca, demostrar el verdadero (y mentiroso) objetivo a la vez que postergar para nunca la pregunta fundamental: ¿es la educación un medio para hacer libre al ser humano o es una herramienta para, usando la fuerza de trabajo del hombre -en tanto que especie- reproducir capital para que el capitalista tenga más?

Ni la biología, ni la antropología, ni la sociología, ni la economía, ni las religiones y sus "misterios",  sirven para definir lo que es el ser humano.  Ninguno sirve porque lo que hacen, como método, como resultado de la ideología que inventaron para justificar lo injustificable, es tomar, de los 13.500 millones de años que tiene nuestro universo, un minisegundo para paralizar el reloj de la existencia y, con toda la arbitrariedad del caso, decir ESTO es el HOMO Sapiens Sapiens y, luego, dejarlo congelado, muerto, porque todo lo que había que decir ya se dijo y está -en consecuencia- escrito en piedra que nunca podrá ser horadara por agua china alguna.

La ciencia, apropiada por la burguesía, tiene -siempre- cortedad de miras. Por la sencilla razón que todo lo que hace la burguesía (aunque busque la eternidad como las viejísimas catedrales) es de una espantosa corta vida. Porque todo lo que hace la burguesía es efímero, es producto de una coyuntura-camino-sendero que tiene un horizonte muy cercano, casi que inmediato.

Y todo ello, entiéndase muy bien, porque el ser humano no pudo elegir que camino recorrer. Como dice Serrat, hizo camino al andar.
La historia de la materia nos dice que fue construida en un muy largo -a la vez que errático- peregrinar porque definir por primera vez lo que es un género, con su especie, con su variedad, es un novísimo camino nunca antes descripto.

Para los que nos reclamamos materialistas dialécticos, ese camino lo va construyendo (entre empírico y afirmaciones científicas necesariamente afímeras) una inédita especie que todavía no encontró su nombre. Pero que, a medida que, trabajosamente, lo va haciendo crea un desconocido nuevo mundo que -al acercarse- nos brinda un maravilloso ccuadro de inimaginables posibilidades.

Ese es, para nosotros, el verdadero sentido de la educación. Los científicos, por lo tanto, deben olvidarse el idealismo, del materialismo positivista, del determinismo, y entender -por fin- que la historia-cultura de la humanidad, es una hermosísima aventura porque (aunque hayan conflictos, guerras, genocidios, atrocidades) así nos construiremos libres.
Es ahí, entonces, que aparecerá la libertad.


10 de setiembre del 2018. Del academicismo al analfabetismo
En el diario La Nación de Costa Rica, en la página 04A de la edición del 09 de setiembre, aparece la siguiente afirmación: "Mi opinión personal como Máster en Innovación Tecnológica, es que la satanización de la protección a la propiedad intelectual viene de un análisis marxista de la evolución de la economía, en donde se cree que los ciclos económicos se originan en la acumulación de capital de unos pocos". Lo afirma, muy suelto de cuerpo y espíritu, Luis Diego Monge, miembro de la Asociación Centroamericana de eronáutica y del Espacio (ACAE).
 
Desde hace unas semanas hemos comenzado con la tarea de discutirle a los escribas, ideólogos y académicos partidarios de la concepción burguesa de la vida, que sus opiniones no erecen el mayor respeto por cuanto se basan en chismes de viejas de patio sin estar fundamentada en ninguna aseveración demostrable de lo que se da en llamar marxismo.
En el caso que nos preocupa, se trata de  que la llamada satanización de la propiedad intelectual ni es tal satanización (valga la palabra que empleó el Máster L.D. Monge) ni parte de la afirmación de que los ciclos económicos se originan en la acumulación de capital de unos pocos.
Es muy sencillo, señalar lo escasamente erudito que es el Máster. Pero, para ayudarlo a que se elimine las telas de araña intelectuales que le oprimen ambos hemisferios cerebrales, le recomendamos, respetuosamente, un escrito de León Trotsky redactado en 1923 que se llama La Curva del Desarrollo Capitalista.

En una parte del mismo, escribe lo siguiente "...Una visión clara de conjunto sobre la historia económica de un período dado no puede conseguirse nunca en el momento mismo, sino sólo con posterioridad, después de haber reunido y tamizado los materiales. La estadística es un medio auxiliar necesario para esto, y la estadística va siempre a la zaga, rengueando. Por eso, cuando se trata de la historia contemporánea, corriente, se verá uno forzado con harta frecuencia a considerar este factor, el más decisivo, como un factor constante, a considerar como dada para todo el período y como invariable la situación económica con que nos encontramos al comenzar el período en cuestión, o a no tener en cuenta más que aquellos cambios operados en esta situación que por derivar de acontecimientos patentes sean también patentes y claros. Por esta razón, aquí el método materialista tendrá que limitarse, con harta frecuencia, a reducir los conflictos políticos a las luchas de intereses de las clases sociales y fracciones de clases existentes, determinadas por el desarrollo económico, y a poner de manifiesto que los partidos políticos son la expresión política más o menos adecuada de estas mismas clases y fracciones de clase. "Huelga decir que esta desestimación inevitable de los cambios que se operan al mismo tiempo en la situación económica -verdadera base de todos los acontecimientos que se investigan- tiene que ser necesariamente una fuente de errores" Estas ideas que Engels expresó poco antes de su muerte no fueron desarrolladas por nadie después de él. Según mi recuerdo, ellas son raramente citadas -mucho más raramente de lo que deberían serlo. Aun más, su significado parece haber escapado a muchos marxistas. La explicación para este hecho debe encontrarse en las causas indicadas por Engels, quien militaba contra cualquier tipo de interpretación económica terminada de nuestra historia corriente.

De tal suerte que, cuando desde la Academia, Post-doctorados, Doctorados, Másters y Licenciaturas de por medio, se pretende invalidar una opinión, ideologizar es lo peor que se puede hacer.

Porque, para los partidarios del materialismo dialéctico -y, por lo tanto, defensores del avance de la ciencia- no se deben confundir intereses particulares y personales (defensa de la propiedad intelectual) conposiciones conceptualmente científicas y documentadas acerca de la historia de la humanidad.


20 de setiembre del 2018. ¡No al Combo Fiscal!

Nada existe, en Costa Rica, más importante que la lucha contra el Combo Fiscal que quieren meternos, a la fuerza, todas las fracciones burguesas de la Asamblea legislativa, todos los partidos burgueses, las cámaras patronales, los medios masivos de difusión y mentira, los politólogos, economistas y escribas de la burguesía que, desde ALCOA, nos quieren meter atolillo con el dedo grueso.

Por eso, la consigna es una y solo una: NO al Combo Fiscal. Si eso se logra, se habrá logrado un triunfo de campanillas. Como no hubo otro desde ALCOA. Superior, muy superior al gran triunfo que fue la lucha contra el Combo ICE.

Desde lo de ALCOA, ¿cuántos años, cuántas décadas pasaron? Recordemos: ALCOA fue en el año 1970, en el mes de abril. ¡CASI 50 AÑOS!
Y, desde entonces, fue necesario que pasaran estos 50 años para que se dieran cuatro hechos políticos fundamentales.
1. Unidad sindical como nunca
2. Una consigna clara, muy clara: No al Combo Fiscal
3. Enorme participación de los sectores que llamamos proletarios: trabajadores, empleados, pequeños productores y pequeños comerciantes, campesinos y poblaciones rurales, desocupados y ocupados sin beneficios sociales, etc.
4. Mucho entusiasmo en los lugares de concentración.
5. Total claridad acerca de donde stá el enemigo: la burguesía.

Debemos sin embargo, aclarar algunos nublados. Hay poca participación de los universitarios; una cierta mancuerna entre los rectores, los sindicatos universitarios y las federaciones estudiantiles que le hacen la masa aguada al gobierno.
Por eso hay que redoblar la lucha.
En nuestra opinión cinco son los elementos centrales que deben conjuntarse.
1. Pleno empleo. Ni un solo desempleado ni un solo trabajador informal.
2. Reducción de la jornada laboral a 6 horas para que todos se incorporen al trabajo. Eso sí, sin rebajar el salario.
3.Establecimiento de un Salario Mínimo Vital y Móvil muy superior a lo que establece el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social para el trabajador no especializado.
4. Plan Nacional de desarrollo de infraestructura necesaria para la producción y para la vida cotidiana.
5. Para ello, declarar moratoria del pago de los intereses y del principal de las deudas interna y externa. Destinar esos fondos para la reactivación económica.
6. Fundamental. Sin poner más impuestos, aumentar sensiblemente la recaudación fiscal con las siguientes medidas: a-todo trabajador debe tener Seguro de Riesgo de Trabajo; b-todo trabajador debe cotizar para la CCSS al igual que la patronal; c- como consecuencia de aumentar el Salaria Mínimo Vital y Móvil, aumentar la recaudación por el impuesto a las ventas dado que habrá más circulante; d-como lógica consecuencia del mayor circulante, aumentar la producciób nacional para el mercado interno.

No es una casualidad que ningún dirigente político, ningún diputado, ningún ministro, ningún dirigente patronal haya planteado ese programa. NO LES INTERESA. ¿Por qué? Porque lo que quieren es agrandar su capital dinerario para colocarlo en bonos de las deudas interna y externa.

Por eso, como planteó una asambleísta en la concentración que se hizo en una ciudad de Occidente: Así como en 1995 se rompió el bipartidismo que no pudo recomponerse, ¿no habrá llegado el momento de fundar un partido obrero que nos represente como consecuecia de esta huelga?

01 de octubre del 2018. La huelga costarricense.
I. Un primer balance.
Fueron tres semanas en las que Costa Rica mostró, al mundo, que está integrada al planeta. Pero no, como dice la burguesía al conjuro de todos sus corifeos, porque la integración es a la economía de nuestros tiempos, sea la globalización (multilateralismo) sea la mundialización (unilateralismo).

La integración de la que hablamos se refiere a lo que llamamos, con bombos y platillos, cada vez más convencidos, "la fase imperialista del capitalismo es una fase declinante, de negación del desarrollo de las fuerzas productivas. Más bien, de desarrollo -amplificado- de las fuerzas destructivas."
Preparar, entonces, una huelga general indefinida, como la que está en vigencia, con los viejos métodos, cada vez más antidemocráticos, no presume -en principio- un triunfo.
Sin embargo, la huelga abarcó mucho más que lo que pueden representar los sindicatos. Mancomunó a distintos sectores sociales y económicos en momentos que la burguesía local (a pesar de sus evidentes diferencias internas) no tiene otra política que la general del llamado neoliberalismo estructurando un frente burgués amplio que, por diversos factores, se apoya en el grueso de la clase media costaricense que muestra -como nunca antes- su carácter profundamente reaccionario, tereno fácil para el desarrollo del neo-fascismo (nos gusta má el término por nosotros acuñado: demo-fascismo) que, apoya su conducta en la utopía de que su futuro está ligado a la llamada cuarta revolución industrial porque permitirá que los más preparados, los mejor "educados" puedan acomadarse entre robots, software pretendidamente digno de la inteligencia artificial y normas y criterios de producción en el cual, la fuerza de trabajo dará lugar a una profundización de la barbarie capitalista al aumentar el mayor crimen contra los derechos humanos que imaginarse uno pudiera: privarlos del derecho de ejercer su característica fundamental, la capacidad de realizar trabajo.
En ese plan (el único al que puede -ahora- aspirar la burguesía porque el otro es la tercera guerra mundial) se debe tender a que todo aquello que huela a Estado Social de Derecho -lo que queda- sea borrado y se acabe con las diferencias que existen entre empleados públicos y empleados privados en el cual un posible salario cercano a los mil dólares, es un privilegio inaceptable para el mundo burgués y sus indolentes corifeos.
El no entender esta realidad que todos los días, a los gritos, nos llama, lleva inevitablemente a no más que un tímido e insípedo empate con la coalición burguesa, en el mejor de los casos.
¡Y que no se diga que no lo alertamos! Ahí, como elocuente testigo, nuestro documento presentado en el mes de mayo y que titulamos ANTE EL NUEVO GOBIERNO.

Hoy la mayoría de las asambleas convocadas por los dirigentes gremiales (la única en toda la huelga) la disyuntiva era aceptar el pliego negociado o abrir las compuertas al desarticulado, ingenuo e irritado movimiento social que, puede repetir la experiencia de 1995.

Los socialistas estamos en contra de los berrinches sociales de la misma forma que stamos en contra de la improvisación, los grandes discursos y la elección de caminos que -se sabe- son inconducentes.

Sin embargo, por ser socialistas, debemos estar con las bases que dijeron no al acuerdo pero alertamos que si no gana a la población con una insistente campaña para demostrar que el Combo Fiscal es mayor expoliación para los de abajo, que si no se organiza en base a las asambleas diarias, abiertas a la población, para discutir la marcha de los acontecimientos y las acciones a realizar y no se asienta todo ello en la creación de un Fondo de Huelga, no habrá como resistir.

10 de octubre del 2018. La huelga costarricense.
II. Un segundo balance.

En la edición anterior destacamos el entorno mundial y, secundariamente, el nacional para poder entender ante que huelga nos encontramos (Y usamos este tiempo verbal porque el magisterio -en asamblea- rechazó el último documento de la Unión Sindical y Social de Costa Rica).
En honor a la verdad, ese rechazo no obliga a que, en próxima edición de esta página, tengamos que dedicar un tercer balance.
Por la angustia, odio, impotencia, bronca que significa el esfuerzo -para prácticamente nada- de 30 días de huuelga.

Dijimos que había -esencialmente- dos elementos que no se presentaron en las huelgas de los últimos 50 años: la más grande crisis capitalista de su historia (empezó en el 2007-2008 y no tiene visos de superación) y el frente burgués que se armó para esta circunstancia es el más débil de esos 50 años a tal punto queapareció algo que estaba latente: el odio de clase.
Con un agravante: la burguesía no necesitó azuzar ese odio (si bien montó varias versiones del memorándum del miedo del TLC) porque la clase media tica perdió los estribos. Se sumó a la misma clase media que -en el mundo- empuja lo que llamamos demo-fascismo por el horror que le asalta cuando ve que, una década después, la burguesía mundial da palos de ciego: se divide y sub-divide.

Decíamos que no se debía echar mano de los métodos anteriores de lucha (aunque, en esta, las asambleas cuasi democráticas de antaño, aparecieron esporádicamente para que las direcciones sindicales trataran de salvar la ropa).
Pero, además de la metodología de lucha (que ignora la historia del movimiento obrero mundial -por ejemplo no hubo fondo de huelga para aguantar económicamente en el tiempo- sometiéndose a los mandatos legales de la burguesía en el poder) no entendió, no quiso entender, miró para otro lado esa dirección sindical, que no se trataba de un problema meramente economicista ni -mucho menos- económico. Como nunca apareció el lado político de la cuestión. Porque, lo que buscaba la burguesía, era dar un golpe de autoridad -tico- en el plan burgués mundial de aumentar la superexplotación existente de los portadores de la fuerza de trabajo.
Por eso nunca se hicieron posible dos cosas. 1. un programa de reivindicaciones para todos (fundamentalmente tasa de desempleo cero y salario mínimo vital y móvil de los trabajadores digno para vivir) y, 2. metodológicamente, no haber incorporado -no haberlo intentado siquiera- a la población que sufre los estragos de esa superexplotación deseada por los burgueses y, en parte, en acción.
Por eso, los socialistas planteamos: invitar a las asambleas que debían hacerse, a la población para lo cual los huelguistas debían hablar casa por casa, barrio por barrio, empresa privada por empresa privada, explicando que otro plan fiscal era posible y necesario con la perspectiva de derrotar el nefasto plan burgués de destrucción de los sectores nacionales dedicados al mercado interno.
Además de lo ya mencionado: organizar el fondo de huelga porque, ahora, en todos los países, entramos en la época de las luchas largas, además de heroicas.

20 de octubre del 2018. La huelga costarricense.
III. Un tercer balance.

Hace exactamente 40 días, comenzó la Huelga General Indefinida que decretó la cúpula sindical agrupada en Unión Sindical y Social de Costa Rica.
Hoy se mantiene, fundamentalmente, por el grueso del magisterio nacional, aunque muchos maestros vuelven a las aulas. Varios gremios de la mencionada Unión, han vuelto al trabajo.

Si de alguna manera podemos caracterizar la huelga, hasta ahora, es que, similarmente a la de 1995, se ha dado una enorme modificación en el cuadro social, sindical y político del país.
Aquella dio lugar a la lenta desaparición del bipartidismo. Esta, si bien rompió con la tradición de discutir diariamente en asambleas de base cuasi-democráticas para dar informes, tomar decisiones y organizar la actividad, tuvo tres aspectos distintivos.
1- La burguesía tica que viene, desde 1986, intentando dar una gran derrota al movimiento sindical, se vio obligada a armar un frente "nacional" en el que se inscribieron todas las expresiones políticas burguesas (partidos, cámaras patronales, medios de difusión escrita, oral y televisiva, la iglesia y los evangélicos más "intelectuales, politólogos, periodistas, analistas, etc".). Frente, por cierto, muy débil que refleja las dificultades objetivas que tiene la burguesía a nivel mundial no sólo nacional;
2- Hubo una dirección sindical más amplia que en situaciones anteriores a la que siguió el movimiento de masas, pero más regimentadora de la actividad de la base a la que le quitó todo verdadero poder de decisión. Refleja a una dirección sindical conciente de las dificultades que tiene el capitalismo y, por lo tanto, muy comedida -en un sentido- y muy aventurera, en otro.
3- Detrás de la huelga se agrupó un heterogéneo movimiento social (empleados públicos, empleados informales, desempleados, pequeños comerciantes y productores, población de bajos recursos, etc.) reflejando un creciente deterioro social luego de décadas de promesas burguesas mentirosas e irrealizables.

Todo ello, a lo que se debe sumar -como elemento determinante- la crisis no resuelta que se vive en el mundo desde el 2007-2008, obligaba a pensa que la huelga era más política que economicista.
Pero, una cosa son los dirigentes sindicales tradicionales (aunque jueguen un rol político no buscado ni deseado) y otra son las necesidades políticas, sociales, económicas, culturales, de los sectores populares.

Por eso, los socialistas entendemos -hoy con mucha más claridad- que la lucha de clases apareció descarnada, sin pedir permiso. El odio de clase externado por la clase media que confía en el sistema (y que le hizo el trabajo sucio a la burguesía tica clásica) apareció para quedarse, opinamos. La lucha por el socialismo está más entronizada que nunca. La burguesía tica sigue sin poder lograr -hasta ahora- el triunfo político que requiere y necesita para entrar en la globalización superexplotadora.
Por eso nuestra propuesta abarca cuatro aspectos centrales: a) luchar por el pleno empleo, disminución de la jornada laboral semanal a 36 horas sin bajar el salario; b) sueldo mínimo vital y móvil (SMVM) para vivir en condiciones medianamente decentes en el capitalismo aunque nunca en condiciones de respeto a los derechos humanos como se da en el verdadero socialismo; c) organización de la lucha de resistencia por abajo, democráticamente, yendo a buscar la adhesión y participación de los obreros de la actividad privada y amplios sectores de la población. En esas asambleas se debe discutir -por parte de todos, no sólo los trabajadores públicos- un plan de lucha y un pliego de reivindicaciones que contrarresten los impulsos de la burguesía y el necesario fondo de huelga porque las luchas, ahora, serán más difíciles; por último, d) declarar una moratoria de 10 años de las deudas externa e interna y, para mejor resolver  acerca de a quien pagar y a quien no, hacer una auditoría de las mismas. De esta forma se tendrá en cuenta a las instituciones estatales que poseen bonos de deuda interna y no, como mal hace Sofía Guillén, decir que -por ello- afecta muy poco.
Esta huelga debe servir como experiencia para organizar esa futura actividad. Mientras, pelear para lograr el mejor empate posible o el gol de la honra. No todo está dicho.

01 de noviembre del 2018. De la Huelga General Indefinida de Costa Rica al triunfo de Bolsonaro en Brasil
Obviamente, en el mundo, la huelga general de Costa Rica, es de mucha menor importancia que el resultado electoral que se dio, el domingo pasado, en Brasil.
Para nosotros, sin embargo, ambos fenómenos son hijos de un mismo episodio en la historia del capitalismo, como sistema mundial totalizador.
Son expresiones particulares, locales, de una misma coyuntura mundial y, de rebote, local.

En Costa Rica, luego de décadas de mentiras burguesas, engaños y otras joyas de la política burguesa, la burguesía local aprendió que debía hacer un Frente Nacional (frente único, le llamamos nosotros) en el cual hay una parálisis del enfrentamiento inter-burgués histórico porque la experiencia les indicó que el enemigo es común y hay que derrotarlo.
En Brasil, luego de varios gobiernos llamados "progresistas" (otros les llaman de izquierda) vino el actual interludio del presidente de facto Temer y, ahora, cárcel de Lula mediante, la hora de establecer un gobierno que termine lo que no pudo hacer la dictadura. De la mismo forma que ocurre en Argentina donde Macri viene a jugar el segundo tiempo de la dictadura fascista de Videla y compañía.
Pero, en el caso de Brasil, tratando -además y muy importante- de establecer el sub-imperialismo brasileño en Latinoamérica y -muy especialmente- en América del Sur donde están Maduro y Evo Morales.
Sabido es -o debería saberse- que los planes militares de los yanquis (Trump en estos tiempos) requieren de un patio trasero alineado. Maduro y Evo (en México parece ser AMLO) son piedra en el zapato para los estadounidenses. Tengamos presente que esta realidad comenzó con el golpe de estado en Honduras (en época de Obama) y siguió con varios intentos de golpes -también blandos- en Paraguay, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua. Lo lograron en Paraguay y Brasil por la llamada "vía institucional" y en Argentina y Ecuador por la "vía electoral".


En Brasil, con Bolsonaro a la cabeza, se viene una política fatal, desde todo punto de vista, para los trabajadores, los desempleados, los trabajadores informales, los campesinos sin tierra, los negros, los diversos sexuales, el feminismo, los pequeños productores y las empresas estatales. Todo ello adornado con los marbetes de seguridad, anticorrupción, déficit fiscal, aumento de la productividad, fin de los privilegios y pluses salariales.
Como se ve, un programa parecido al de la burguesía tica. Por lo tanto, hermanas de leche ambas burguesías; problemas con distintas manifestaciones pero similar, muy similar contenido. De ahí la similitud entre ambos países.

Los socialistas, tenemos en Costa Rica, prácticamente el mismo programa que en Brasil. Impulsamos el pleno empleo, la disminución de la jornada laboral por semana, un Salario Mínimo Vital y Móvil para todos los asalariados, tierra para el que la necesita, moratoria de las deudas interna y externa.

No en vano, nuestra consigna general es Paz, Pan, Tierra y Libertad.

10 de noviembre del 2018. La miserable moral burguesa.
Estos días de "huelga general indefinida", han sido muy importantes para que -a muchos- se les cayera la careta.
Cuando decimos a muchos, nos referimos a una muy grande "fauna de intelectuales, profesionales, escribas y políticos" que descubre -de golpe, casi que por arte de magia- que hay gente que la pasa muy mal en tanto -hay otros- que se la pasan rico.
Dentro de esa fauna, están los "muy ofendidos" porque los huelguistas dejan de atender enfermos, de trabajar con los niños en las aulas, no dan alimentación a los muy pobres que comen una vez al día en los comedores escolares, impiden que la gente llegue a tiempo a sus ocupaciones, irrespeten el derecho ajeno con los bloqueos, las "manifestaciones tortuga" e, incluso, hagan boicot, actos "terroristas", defiendan privilegios esandalosos.
En suma, hagan desaparecer casi que cual fueran dioses, las virtudes de vivir en una sociedad de iguales, de hermaniticos, de felices miembros de la comunidad tica.

Todos estos, ofendidos, molestos, coléricos, tristes, y otras cosas más, descubrieron que no todo es miel sobre hojuelas.

Hasta el momento en que se declara la huelga, ven aparecer en la superficie de la maravillosa sociedad, pústulas, llagas, infecciones y otras lacras.
Desaparece la huelga (o entre en un cono de sombra, lo mismo da) y salen a reclamar ejemplares medidas de castigo para tanto desagradecido con un pueblo que, con su esfuerzo, les da de comer, vestir, dormir.

A ninguno de esos paladines de la moral, la ética, la indignación, se le ocurrió -en algún momento anterior a la huelga- que el 10% de la población económicamente activa, no tiene trabajo; que los hay que tienen trabajo informal, ocasional, mal pago, sin derechos sociales de ningún tipo; que el salario mínimo es vergonzoso; que las jubilaciones mínimas son obscenas; que los rechos laborales (de los trabajadores públicos y -especialmente- de los trabajadores de la actividad privada) brillan por la ausencia o por la represión cuando quieren manifestarse.

¿Es una casualidad que los diputados que votaron el combo fiscal, propongan una ley llamada de extinción de dominio que deja por fuera a corruptos, contrabandistas, personas fraudulentas, sicarios, activistas y comerciantes de la pornografía?
¿Es un olvido que nunca -antes- se les ocurriera que el llamado salario mínimo debe llamarse salario de miseria?
¿Es lícito, ético y moralmente plausible que no planteen que trabajar es un derecho, que es ejercer una habilidad propia de los seres humanos, que quien no trabaja es despojado de su principal atributo?
¿No es una barbaridad que un trabajador deba dedicar 12-14 horas del día al trabajo y actividades conexas y los señores diputados no se den por enterados?
¿No es profundamente cínico decir que si hay quien no trabaja es por vago, por indolente, o porque no hay capital para abrir fuentes de producción y, por lo tanto, de empleo?

Para los socialistas como nosotros, todo ello constiruye la moral burguesa. El deber-ser de la ciudadanía. Como dice la directora del FMI, los viejos viven mucho y no hay dinero para las jubilaciones. Como dice Carlos Ricardo Benavides, jefe de la fracción parlamentaria del PLN, se debe recortar el derecho de huelga. Como dice Carlos Avendaño jefe de la bancada de restauración nacional, pastor evangélico que rige su conducta por lo que dice la biblia,  "hay niños y niñas que no reciben educación y otros que no son atendidos en la CCSS".
Ante esa moral miserable, debemos decir que hay que reemplazarla por una moral solidaria, fraterna, igualitaria. Lo que planteó la Revolución Francesa y, 200 años después, no fue capaz de cumplir.
En resumen, ¿no es cierto aquello de revolución socialista o más barbarie capitalista? De ahí que hoy existen tres consignas que son definitorias.
1: Trabajo para todos; ni un desempleado, ni un trabajador informal
2: Semana laboral de 36 horas sin perder el salario existente
3: Salario mínimo vital y móvil para tener una vida digna no como con el capitalismo que es para volver, al día siguiente, al lugar de explotación.

20 de noviembre del 2018. Fascista, demofascista, neofascista, ¿qué?
El reciente triunfo electoral de Bolsonaro en Brasil, trajo a colación la necesidad de aclarar conceptos no siempre claros, según nos demuestran los hechos.

Nos referimos a fascista, protofascista, neofascista, demofascista.

Fascista es una definición que se discutió mucho en la década de los años 20 del siglo pasado. Tuvo que ver con la aparición del Fascio del Lavoro que organizó, en Italia, Benito Mussolini, ex militante socialista. También se conoce como Fasci Italiani di combattimento literalmente traducido como haces italianos de combate. Fue la respuesta que los socialistas renegados de Italia (por haber impulsado la participación italiana en la primera guerra mundial) dieron al llamado a la guerra patrocinado por el grueso de la burguesía terrateniente e industrial, recubierta de enfervorizado nacionalismo.

Genéricamente expresa otras denominaciones de similar raíz social que se dieron en Alemania (nacional-socialistas), España  (franquismo), China (Kuomintang).
Decimos de similar raíz social por cuanto en nombre del nacionalismo (que no se debe confundir con patriotismo) pretendieron ubicar a sus países en el centro del mundo. Tuvieron, como gran elemento de definición algo que es necesario tener muy presente en estos tiempos. La gran burguesía (de todo tipo) de esos países, asentada en la derrota física del proletariado de su tiempo y con el apoyo masivo de la clase media, pretendió construir una sociedad en la que esa misma burguesía se transformara en la gananciosa del triunfo de su país sobre los otros competidores cuando la fase imperialista del capitalismo y la formación masiva de los monopolios, estaba en sus primeros tiempos.

Fascista es, entonces, quien pretende el desarrollo de la burguesía nacional sobre la base de la superexplotación del proletariado y agitando el fetichismo nacionalista tan caro a la clase media, siempre, políticamente, tan superficial.
Bolsonaro es Fascista; Salvini en Italia es fascista, Orban en Hungría es fascista, Trump, Kaczynski en Polonia, también. Hay muchos otros en Alemania, Francia, Inglaterra, etc.
A diferencia de lo que ocurrió en aquella década del siglo pasado, hoy, el proletariado no está físicamente derrotado; es, más bien, resistente. Las clases medias, en general, se identifican con gobiernos fascistas; la gran burguesía, en el mundo, no tomó la decisión política de avanzar en esa dirección; el proletariado, también en el mundo, al carecer de una dirección política socialista-revolucionaria, dirime su angustia existencial a la que la burguesía la condena, recurriendo al fetichismo de aceptar como patrón de sus problemas, la política, la corrupción, la necesidad de gobiernos de mano dura, etc. EEUU, Alemania, Italia, lo demuestran. Pero se encuentra en un dilema, inconciente, por cierto: para subsistir debe resistir.
En medio de esa realidad, el fascismo, no puede dar respuesta a la crisis que vive la humanidad en esta fase del capitalismo. Requiere de la derrota física del proletariado o, en circunstancia extrema, de gobiernos que pretenden lograr dicha derrota.
He ahí, tantas formas fascistas. El proto-fascista es el que pretende arribar a ser fascista pero debe mimetizarse; el neo-fascista, trata de introducir algunos elementos posmodernos pretendiendo embellecer al fascismo; el demo-fascista es el dominante; tiene un programa de superexplotación del proletariado y de salvaje defensa de los monopolios pero, dada la crisis del capitalismo, acepta algunas reivindicaciones democráticas, esencialmente ligadas a la baja clase media para camuflar su verdadero objetivo.

Por eso los socialistas revolucionarios comenzamos señalando el carácter muy crítico que tiene la sociedad capitalista, llamamos a la construcción de Frentes Socialistas, llamamos a la construcción, también, de unidad de acción con todos aquellos que defienden las libertades democrático-burguesas y explicamos que al fascismo se lo puede vencer porque tiene un mal de origen: la utopía de una sociedad capitalista amigable con el ser humano y la naturaleza

01 de diciembre del 2018. Costa Rica. ¿Qué sigue después de la huelga?

La huelga nacional contra el combo fiscal estremeció al país, puso en la superficie, sin mascaras, lo que sabemos es una realidad en el mundo entero. La polarización social crece y crece, alimentada por la crisis del sistema capitalista que no ofrece más que desempleo, miseria y barbarie a la clase trabajadora.

Costa Rica no es la excepción, mas que excepción, somos regla. Somos el noveno país más desigual del mundo. No llegamos a esta posición por casualidad, es el resultado lógico de un modelo país orientado a beneficiar a los grandes capitalistas. Modelo que pretende ser profundizado con este plan fiscal y con el resto de proyecto que ya anuncian los distintos sectores burgueses, como la ley de empleo pública y la privatización de lo que queda del viejo estado social de derecho.

No podemos criticar la generación de riqueza. Veamos algunos números. La riqueza producida en Costa Rica, paso de 1999 al 2017, de 26 mil millones de dólares a 85.2 mil millones de dólares ¡Un crecimiento de 327%! La inflación paso de un 10,8% a un 1,7%. Nada mal para un pequeño país en medio del agotamiento del capitalismo en el mundo.

La pregunta entonces debería ser ¿Quién se quedó con esa riqueza? ¿Por qué, luego de esos números, nos dicen que tenemos una crisis fiscal? ¿Por qué, además, nos dicen que es la clase trabajadora la que tiene que asumir el déficit?

Sin la dirección adecuada y no plenamente consciente estas contradicciones objetivas se hicieron presentes en la huelga y la nutrieron de fuerza. No ahorita, sino desde antes, decíamos que las dirigencias sindicales no estaban a la altura. Por una simple razón, su oposición al plan fiscal se da dentro de los estrechos márgenes del modelo que ha definido la burguesía. Cualquier salida seria a la crisis, tiene que empezar por cuestionar este modelo y plantear uno alternativo.

No hemos logrado construir una propuesta de modelo de país alternativo, ni formado las organizaciones que se plantee luchar por este modelo. Esa pensamos es la gran debilidad del movimiento y al mismo tiempo nuestra principal tarea.

Esta debilidad ha facilitado que el gobierno se imponga en esta batalla, y ha permitido que se genere una clara división entra los trabajadores púbicos y privados que deberíamos romper con un plan de lucha para la clase trabajadora en su totalidad.

Algunos grandes sindicatos como APSE y ANEP se han empeñado en continuar la huelga hasta morir, supuestamente demostrando su tenacidad, y acusando a cualquiera que cuestione esto como traidor. Cuestionamos sus intenciones, esperamos sea solo falta de caracterización y no mezquinos intereses de rapiña sindical. Es claro hace rato y lo hemos dicho públicamente que el plan fiscal no va a poder ser detenido con esta huelga y que entonces es necesario entrar en un momento de reagrupamiento que, como primer paso, garantice la continuidad de las organizaciones y que no hayan represalias administrativas, ni salariales  contra las personas que han participado de la huelga, para inmediatamente poder entrar en otro momento de la lucha y no profundizar los efectos de la derrota que implica la aprobación del plan.

La lectura de algunos de estos sectores ultras se ha impuesto y pensamos han armado formas de organización y decisión que facilitan sus maniobras. Lo que ocurre es el resultado lógico de cómo comenzó. No fue, la huelga, producto de una decisión libremente escogida. Siguió con la misma tónica, típicamente militar, nada parecido a una organización de la clase trabajadora. Entre tanto, nada de discusión política, nada de toma democrática de decisiones, nada de evaluación de la relación de fuerzas con el gobierno; sí, muchos rumores, chismes y diretes, mentiras y difamaciones. Levantamos y defendemos la consigna de que las bases decidan y sean protagonistas de la lucha, no espectadores que esperan que desde las alturas lleguen las siguientes órdenes a ejecutar.

Pensamos que es con métodos democráticos, desde abajo, que tenemos que estrechar vínculos de las organizaciones de la clase trabajadora, con los movimientos sociales y el pueblo. Que es de esta forma que tenemos que prepararnos para lo que viene. Se acabo, no es suficiente con hacer presión para que los enemigos nos escuchen, es hora de que tomemos nuestras propias decisiones. Las dirigencias sindicales deben responder a esta nueva realidad de Costa Rica. Lo dijimos el 12 de mayo de este año cuando sacamos el documento titulado Ante el Nuevo Gobierno. Sosteníamos que se necesitaba una nueva dirigencia o una nueva forma de lucha. El resultado está a la vista. Pérdida de la capacidad de lucha a futuro; triunfo de la burguesía; nuevas espadas de Damocles sobre las espaldas del proletariado. La mesa está servida para que la burguesía repita el mismo escandaloso triunfo que logró cuando la huelga bananera de 1982. ¿Dónde está aquella organización luchadora?

Cuando es necesario negociar, se debe negociar. Lo contrario, es suicida.

Por un modelo de país, por un nuevo Estado Social de Derecho dirigido por la clase trabajadora:

·         1. Pleno empleo, ni una sola persona desempleada.

·         2. Reducción de la jornada laboral a 36 horas, con el mismo salario para crear mas fuentes de empleo y garantizar tiempo para nuestras propias actividades. 

·         3. Salario mínimo, vital y móvil que garantice una vida digna.

·         4. Auditoraje de la deuda interna y externa. El pueblo no tiene porque pagar la deuda que se adquirió para enriquecer a los especuladores financieros y favoreces los negocios de la burguesía. Moratoria de las deudas externa e interna según el auditoraje.

·         5. No a las privatización de las instituciones públicas. Por su fortalecimiento y porque se vuelquen en función de las necesidades del pueblo.

·    6. Por la autodeterminación de los pueblos, que cada pueblo pueda escoger libremente su gobierno y en contra de cualquier intervención imperialista que cuestione este derecho

Partido Obrero Socialista de Costa Rica (POScr) y Juventud Obrera Socialista (JOS)

                                                   San José, 30 de noviembre del 2018


10 de diciembre del 2018. AMLO, Macrón, Bolsonaro
Tres figuras distintas y una sola persona: la burguesía. A esa situación hemos llegado.
AMLO. Argentina, Brasil, Ecuador, Nicaragua, Venezuela aparecen en su futuro. Los tres primeros países porque dieron lugar a Macri, Dilma-Temer-Bolsonaro y Lenín Moreno. Nicaragua y Venezuela, guarimberos autóctonos.
Macrón. No le alcanza con un discurso europeísta. Es que es un agente conciente, sapiente, del FMI. Es un banquero. En un país que tuvo 1789, 1968 y, ahora, tiene 2018. Una clase obrera y una baja clase media que no usan tumbacocos, que desfilan y no bailan ni hacen contorsiones, que escuchan el ruido de las consignas, no el de los bombos.
Bolsonaro. El hombre que nació en el momento equivocado. Su tiempo pasó, allá por 1930, 1940. Hoy es un grito desesperado y una impotencia total.
Tres figuras; tres momentos distintos; tres tipos de interés diferentes; una misma crisis.
Hay que entenderlo. El capitalismo no va más. Hace rato se le debió sacar la tarjeta roja; sigue con la amarilla. Se le embarrialó la cancha, los jugadores están -unos- cansados; otros, encabronados. Se está jugando tiempo extra; tal vez penales; más tal vez la moneda en el aire; mucho más tal vez, invasión de la cancha. En Francia, empezaron.  En Brasil, el referí está comprado; en México, algunos quieren que aparezca un Bolsonaro; otros -no se sabe bien y no se ve en el horizonte- con un Lula no alcanza. Aunque hay quienes lo desean y quienes quieren llevarlo a la cárcel como en Brasil.
Debemos estar alertas.
En México salir a defender a AMLO ante los guarimberos mexicanos; en Francia, estimular la consigna Macrón-Dimisión; en Brasil, unidad de acción con los que están por las libertades democrático-burguesas y Frente Socialista con los que quieren la verdadera libertad, la que da el verdadero socialismo. Con Bolsonaro, ni a la esquina.
Los que somos socialistas revolucionarios, vemos con agrado lo que hacen los franceses. Tal vez inauguren un nuevo 1968, un nuevo Mayo Francés. Ahí, en esas circunstancias, AMLO y -por arrastre- Lula, Correa, Kirchner, Maduro, Ortega, deberán poner la cara. O Miami o Cuba de 1959.
Detrás de los franceses, están los palestinos, los sirios que no caen en la primavera, los kurdos que no pueden hacer otra cosa que imitar a los palestinos.
En Costa Rica, con los educadores a la cabeza, una nueva época, una nueva historia, una nueva lucha. Una nueva dirección sindical. Un nuevo Partido Obrero.
Por un nuevo Estado Social de Derecho.
O La Nada.


20 de diciembre del 2018.
¡Se nos va el 2018!
Año interesante, contradictorio. Para reflexionar y, reflexionando, demostrar de qué lado del muro estamos.
Comencemos por decir que nos consideramos socialistas revolucionarios. Nada tenemos que ver con lo que se llama izquierda; para ser más precisos: no somos "progres", no somos socialistas del siglo XXI, no somos populistas de izquierda, no somos socialdemócratas, no pertenecemos a ninguna variante del stalinismo ni, tampoco, del trotskismo. No pertenecemos a ninguna internacional.
Somos, nos consideramos, discípulos de Marx, Engels, Lenín y Trotsky. También -en algunos aspectos- de Nahuel Moreno.
Opinamos que el capitalismo está en su fase imperialista, con agotamiento de sus fuerzas productivas, en barbarización creciente.
Opinamos, también, que el moderno proletariado (el que está constituído por todo aquel que lo único que puede hacer es vender su fuerza de trabajo en el mercado, cualquiera sea su ubicación en el complejo proceso de producción, financiación y venta) ha perdido, desde hace décadas, su memoria histórica y se encuentra sin atisbo de dirección política socialista-revolucionaria.
Es más, sostenemos que lo que en el mundo existe son pequeños núcleos socialistas revolucionarios, dispersos, que luchan y pelean -entre telarañas ideológicas y políticas- para avanzar a proto-partidos socialista-revolucionarios.
No tenemos confianza -ni siquiera mínima- en sector burgués o pequeño-burgués alguno. Pero tenemos plena conciencia que el plano de lo que podemos llamar enemigo común, está  ocupado por la burguesía partidaria de la globalización (multilateralista) y la partidaria de la mundialización (unilateralista). Con ambas, enemigos declarados.
Con el resto de la burguesía, sea nacionalista, cuasi-nacionalista o cuasi-cuasi-nacionalista, podemos hacer o proponer hacer unidad de acción cuando sea atacada  para imponer gobiernos pro-burguesía imperialista porque sostenemos que con las burguesías multilateralista o unilateralista y todos los partidos y grupos que los apoyan, vamos -directamente- a lo que llamamos barbarie que es otra forma de decir hacia un mundo destruido en sus recursos naturales de los cuales -el Homo sapiens sapiens está condenado a retroceder en un sostenido contra-proceso de animalización.
No somos estatistas por definición o ideología. Somos partidarios de la propiedad social de los recursos naturales que pueden ser dados en concesión a quien esté decidido a trabajarlo para obtener valores de uso a sabiendas que dicho recurso no puede ser vendido ni heredable.
Somos partidarios del gobierno de los trabajadores (en el socialismo existirán, solamente, trabajadores porque no habrá propiedad privada de medios de producción y de cambio) constituido por representantes elegidos en procesos asamblearios desde la base de la sociedad. Los integrantes del mismo, no tendrán salario diferenciado y serán revocables si no cumplen con el mandato asambleario de base.
Seremos amigos de todos los pueblos y respetaremos a todos y cada uno en la forma política que elijan. Pero, claramente, no tendremos relaciones con gobiernos de tipo fascista en sus diferentes formas.
Impulsaremos la conformación de Federaciones de Repúblicas Socialistas y apoyaremos emprendimientos de colaboración supranacional con quienes no sean socialistas pero respeten a los socialistas.
Opinamos, los socialistas que nos reclamamos materialistas dialécticos, que los intentos -crecientes- de fascistización, son acciones desesperadas de burguesías impotentes ante la debacle del del sistema capitalista. Afirmamos, a la inversa, que hay una generalizada situación de crisis irreversible que sólo se puede dar vuelta con la instauración de estados pro-socialistas, organizados en pos del socialismo democrático e internacionalista.
Aspiramos, para el 2019, a consolidar los pasos dados en este año que fueron la lógica continuación del camino hace años comenzado de recuperación de la memoria histórica de las luchas obreras de siempre y de organización del proletariado en estamentos propios y diferenciados pero con un objetivo común: dejar en el baúl de los recuerdos al sistema capitalista.

AÑO 2019

20 de enero del 2019. De Bolsonaro a La Nación de Costa Rica

La historia de la humanidad se encuentra sacudida, cada tanto, por la aparición de fantasmas que recorren algunos espacios continentales.

Hoy, ese "privilegio" lo tiene un fenómeno político, económico y social que tiene diferentes nombres según sea la ubicación política del comentarista. Neofascismo, protofascismo, demofascismo, fascismo a secas, etc.
A nosotros nos atrae el término demofascismo. Es más, lo empleamos, por primera vez, cuando "el golpe blando hondureño" hechó del gobierno a Manuel Zelaya.

Más allá de la discusión de entonces acerca de si era un golpe (porque no fue el clásico golpe militar que los latinoamericanos conocemos muy bien) o fue un golpe blando, nosotros optamos por decir que se abría una sub-etapa política que llamamos demo-fascismo que se caracteriza por un doble carácter: por un lado (principista) aplica la política llamada (mal llamada) neoliberal de sobreexplotación de todo tipo de fuerza de trabajo y, por otro lado, haciendo gala de todo su inveterado oportunismo, la burguesía -que es la clase dominante- habla de derechos humanos y se propone como la campeona de los mismos. En tal teatralidad, habla de diversidad sexual, propone una cierta legalización de algunas drogas (marihuana), sugiere disminuir otras (tabaco) y mantiene y estimula el uso de bebidas alcohólicas; tolera -a medias- las luchas feministas y propone, sin aceptar otras posibles asepciones, una definición de democracia a tono con aquello de que los ciudadanos gobiernan por medio de los representantes elegidos en las llamadas jornadas electorales "democráticas". En consecuencia, todo lo que se oponga a esa concepción, es digna de oprobio, desvalorización y consecuente a la vez que necesaria represión.
Es así que se produce un alineamiento político, militar, legal, periodístico, etc., que divide a la población en adictos a sus intereses y en defensores de causas perdidas que recuerdan a las -en su tiempo- llamadas fuerzas del mal.

Reconocemos que toda la burguesía, de todos los colores y argumentos es principista: "dentro del sistema capitalista, casi todo"; fuera de él, denostación, mentira, represión, dictadura y, de ser necesario, fascismo. Así como se lee. Sin asco alguno a tal punto que es capaz de embellecer lo monstruoso.
Pondremos dos ejemplos, muy emblemáticos. ¿Es un derecho humano el tener trabajo?; otro, ¿es otro derecho humano una calidad de vida digna?
Para la burguesía ello lo es si se garantiza la creciente acumulación de capital que es lo que la desvela. De lo contrario, de hecho, el único y universal derecho humano es la persistencia del régimen de explotación que caracteriza al sistema capitalista. Y, para ponerle broche de oro a semejante barbaridad, dicen y confunden -adrede y con toda la maldad del caso- que es derecho todo aquello que es legal como si lo legal fuera natural y no creación humana a medida de los intereses de los burgueses y sus escribas y amanuenses.

Los socialistas, nos sentimos honrados cuando tales personajes nos hacen a un lado de su perverso sistema que, a tal calificación moral, agrega el concepto de antinatural.
Por eso, en aquella región del planeta donde hace 7 u 8 millones de años comenzó la aventura del Homo sapiens, nos referimos a África, se encuentra la más avanzada política de destrucción de dicho Homo y de su progenitora, la naturaleza.

01 de febrero del 2019. Venezuela, por enésima vez
Cuando cualquier ser humano medianamente serio y responsable (no esos grandes charlatanes que tanto abundan en todos los ámbitos y que son amplia mayoría) piensa en lo que ocurre en Venezuela, sufre por partida doble.
Una, porque EEUU (como si fuera cabeza de serie en un torneo deportivo) dispone el alfa y el omega de la política.
Dos, porque los dirigentes chavistas -lamentablemente- no confían en su sufrido pueblo que ha demostrado -muchas veces- que es estoico.

EEUU, conciente de ser cabeza del actual mundo capitalista, no puede dejar de serlo. Porque, para EEUU, no hay otra posibilidad. No, por EEUU; si por el sistema capitalista. Llegó a un límite del cual no podrá salir excepto que resuelva que en el planeta no debe haber más de 2 mil millones y medio de habitantes. Los demás, a grandes fosas comunes donde seguirán prestando fuerzas abonando la tierra. En ese mundo utópico -desde el punto de vista de la especie humana- creen, los grandes burgueses -prácticos o teóricos con aires intelectuales, lo mismo da- nohabrá cabida para el ser humano. Tampoco para la naturaleza proveedora de material de trabajo, porque -ya- ha sido destrozada. Miremos, sino, el cambio climático, el uso de los combustibles fósiles, la "plastificación del planeta", la intoxicación de la tierra, antes fértil, y de las aguas, antes incolora, insípida, inodora. Es lo que llamamos -tal vez no correctamente pero sí evidenciando todo el dramatismo existente- BARBARIE CAPITALISTA.

Los dirigentes chavistas, por su lado, porque ponen el problema en el ámbito del llamado derecho internacional (que nunca fue respetado), en el terreno de los principios burgueses morales e hipócritas y caen en la mas que evidente contradicción de llamar al diálogo a los golpistas, vendepatrias y mercenarios de esa cosa tan descompuesta, históricamente hablando pero también fácticamente, llamada burguesía. En cambio, dejan de lado el llamado a que el pueblo, transformado en pueblo en armas, resuelva el dilema que no puede ser, no debe ser, otra cosa que la derrota de lo que podemos llamar y caracterizar como guarimberos. La historia es más que evidente: siempre se avanzó cuando los desposeídos toman el problema en sus manos armadas.

Sin embargo, los socialistas revolucionarios no podemos ser NEUTROS. Debemos tomar partido y nosotros lo hacemos con toda claridad y conciencia.
Con toda claridad por cuanto decimos que este momento de la historia es crucial. Uno de los dos contendientes: la burguesía de todo pelaje o el moderno proletariado deben vencer. Como estamos a favor de la especie humana, el vencedor, queremos, deseamos, empujamos, proponemos, debe ser el moderno proletariado. AUNQUE NO DE LUGAR A UNA REVOLUCIÓN SOCIALISTA. PERO SÍ DE LUGAR A UNA SEVERA DERROTA DEL ATRASO, REPRESENTADO POR TODO AQUELLO QUE HUELA A BURGUÉS.

No podemos esperar victorias socialistas por cuanto la huanidad -representada en eso que llamamos moderno proletariado- no ha recuperado la memoria histórica perdida cuando el mundo capitalista triunfó al lograr la derrota de la revolucionaria Revolución Rusa al hacer factible el pasaje de Rusia Revolucionaria a Unión Soviética stalinista.

Es, por otro lado, imposible recuperar la memoria histórica si no se ha podido reconstruir la dirección socialista revolucionaria perdida cuando murió Lenin y Trotsky fue condenado al ostracismo.

Es por todo ello que para construir esa dirección y esa reubicación histórica, todo el proyecto político y militar de la burguesía debe ser destruido. Por eso los gritos de libertad para Venezuela no son otra cosa que lágrimas de cocodrilo, lágrimas de quienes tienen nombre y apellido: Arias, Trump, Alvarado, Teresa May, Bolsonaro, Macrón, Macri, Merkel, Duque, Mujica (el uruguayo), Piñera, Sánchez (el español) y una larga lista.

10 de febrero del 2019
Tres utopías

Primera semana de febrero. Ya el 2019 consumió su primer mes. Todo indica que será un año pletórico de urgencias.
Pero, ¿quién o quiénes están urgidos?

La vida cotidiana es un eterno correr. ¿Hacia dónde?, ¿con qué objetivo?, ¿buscando qué?, ¿a la espera de qué?

En el restringido mundo de la política, ese mundo en el cual Ud no es, siquiera, un convidado de piedra (los que participan son los que dominan el mundo y los que se les enfrentan) la urgencia radica en que el paso del tiempo -que es inexorable, como se sabe- no permite otear el fin del túnel (o del laberinto, como quiera Ud. llamarlo).

Y si bien, para los dueños de las cosas, el tiempo es oro, en las actuales circunstancias el oro se transmutó ( oh!, los viejos alquimistas) en susto, miedo, inseguridad. Pero, ¿por qué no salimos de la crisis? se preguntan. Y, si algún despistado pregunta ¿cuál crisis?, la respuesta es universal porque todo, absolutamente todo, está patas para arriba.

Veamos el caso más concreto, el actual, actualísimo.

Bajo su cabellera, real o artificial, ¿rubia por el agua oxigenada?,  batida para dar lugar a ese especie de visera que pretende ocultarle los ojos (no olvidemos, los ojos son el espejo del alma decían en época de nuestros abuelos) El señor Trump sufre un agudísimo ataque de desesperación que su cerebro no consigue controlar.
Se prometió (prometió a muchos -por lo general incautos por conveniencia) un primero EEUU.
Es decir, prometió una utopía. Una verdadera, inmensa, utopía. Volver atrás el curso de la historia.

Cierto es que entre los que no comparten dicha utopía, hay partidarios de otra utopía, también verdadera, inmensa. Un mundo regido por caballerescas reglas de juego en el cual gana el mejor, ¡afirman, muy sueltos de cuerpo!.

De manera que asistimos a una carrera -endemoniada- entre los portadores de esass dos utopías
Para mayor desgracia, desde hace décadas, aparecen los partidarios de una tercer utopía que, en todo caso, es menos dañina que las otras dos.

Nos referimos a los que podemos llamar "Los Maduros". Son (o fueron) varios. Todos convencidos que entre los pliegues del disenso de los sectores burgueses poderosos, puede cohabitar una versión muy pálida del nacionalismo de los siglos XIX y XX. Mencionemos los más notorios: Chavez, Kirchner, Lula. Molestos como piojos en el pubis.

Eliminarlos ha sido un morboso deseo que hoy se pretende concretar en el caso Venezuela.
Pero, como bien dicen los amigos de Sin Permiso (ver sc-3186 de nuestra página), no son de izquierda, pero Guaidó es el imperialismo.
Ante ello, los socialistas revolucionarios, aquellos que estamos por la libertad, NO NOS PODEMOS EQUIVOCAR. Y, si seguimos en el camino equivocado, seremos socialdemócratas reciclados pero, nunca, verdaderos socialistas.

20 de febrero del 2019
¿Capitalismo agotado?
Es conocido que, desde hace años, nosotros -que nos proclamamos socialistas revolucionarios (la historia nos dirá si fue así)- venimos señalando una y otra vez y otra vez más, que el sistema capitalista está agotado.
Son muchos los elementos que empleamos para hacer es afirmación. Podemos mencionar, sin necesidad de hacer grandes esfuerzos intelectuales y de memoria, varios: crisis del cambio climático, destrucción de la naturaleza, crisis energética, crisis alimentaria mundial, crisis por los recursos naturales (incluida el agua), contradicción insalvable entre el desarrollo de la técnica (robotización, inteligencia artificial, automatización de los procesos productivos y de distribución de los productos al mismo tiempo que aumenta -en el mundo- la precarización, el trabajo informal, el irrespeto a las leyes laborales burguesas, la indigencia y la pobreza, etc., etc.

Sin embargo, desde la crisis del 2007-2008, la burguesía, como clase dominante, no consigue la realización del capital en las cantidades esperadas y deseadas.
Es así que hemos visto una y otra vez, en todo el mundo, planes de reactivación productiva, de superación de la crisis, de "ataques a lapobreza", de ganas de aumentar el empleo y, siempre, aparece una nota destructora, un resultado peor que lo "dicen" buscado.
Últimamente hemos visto en cinco ejemplos que queremos destacar, de que forma se pretende encarar el problema de los jubilados que son y los que llegarán a ser. Los ejemplos son: Macrón en Francia, Bolsonaro en Brasil, Piñera en Chile, Lenín Moreno en Ecuador y Mauricio Macri en Argentina. Podemos agregar en esa lista al gobierno de Carlos Alvarado en Costa Rica.

En todosesos casos se pretende lo siguiente: 1, aumentar la edad de jubilación para varones y mujeres; 2, aumentar la contribución mensual de los trabajadores a los regímenes jubilatorios cualquiera ellos sean; 3, disminuir la paga jubilatoria; 4, bajar sustancialmente el pago indemnizatorio por finalización del tiempo normal de trabajo.

Los argumentos son igualiticos en todos los gobiernos. 1, aumentó sensiblemente la esperanza de vida al nacer; 2, disminuye significativamente la contribución jubilatoria por parte de los sectores jóvenes; 3, en unos años más, la población trabajadora activa no estará en condiciones de solventar el costo de los regímenes jubilatorios; 4, los regímenes jubilatorios de naturaleza privada no crecen lo suficiente porque sus dineros no encuentran nichos solventes donde invertir por la caída del PBMundial.

Surgen entonces algunas preguntas.
1, el grueso de los jubilados, en el mundo, ¿fueron vagos y enemigos de trabajar?; 2, ¿cómo se explica que el PBMundial crezca -aunque su tendencia es hacia la baja- si los trabajadores son vagos?; 3, ¿dónde va a parar el producto del trabajo si ese bendito producto bruto crece, a pesar de todo?; 4, si la riqueza se genera mediante el trabajo, ¿en qué se invierte esa riqueza -expresada como dinero- que no alcanza?; 5, si hay gente que no trabaja, ¿de quién es la responsabilidad?; 6, si la tendencia es a la baja de los aportantes, ¿por qué no se incluye a los desempleados a la lista de trabajadores formales, disminuyendo la jornada laboral semanal a 36 horas sin disminuir el salario?; 7, si a los diferentes regímenes jubilatorios entra poco dinero, ¿por qué se tiende a bajar el salario?; y, 8, por último: hay algún economista serio, estudioso, de agallas, que nos puede indicar en dónde están años y años de trabajo por parte de la humanidad si vamos y vamos, y vamos para atrás?

Los socialistas revolucionarios sí tenemos respuestas. Y podemos afirmar sin lugar a dudas, sin prejuicios, sin mentiras, sin calumnias, sin apelar a la leyes, las constituciones políticas, las costumbres, la magia, que el problema radica -ni más ni menos- en la existencia privada de  los medios de producción y de cambio.
Es por eso que en el documento que presentamos el 12 de mayo del año pasado, "Ante el Nuevo Gobierno de Costa Rica", presentamos un conjunto de medidas que parten desde otro punto de vista del que tiene la burguesía: el primer derecho humano es a trabajar y vivir a tono con lo que la producción social aporta. Por eso pedimos ocupación plena y, también pedimos establecer el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM).

01 de marzo del 2019. Barajar y dar de nuevo
 
Una vez más, fue posible una derrota de EEUU. El 23 de febrero, había creado una gran expectativa. ¿Sería probable derrotar a la revolución venezolana?

Una vez más, la caracterización política correcta, superó al impresionismo y al miedo. Impresionismo, de parte de aquellos que -de la realidad- observan la superficie; miedo, de parte de aquellos que son sensibles a la propaganda, la ideología y la perspectiva humana que ofrece la burguesía.

Las fotos de la noche del 23, en las que aparecen Piñera, Duque, Guaidós, Almagro, y otros, dicen mucho más que miles de palabras: frustración, rabia, bronca... Habían apostado a una fiesta y asistieron a un entierro.
El entierro del intento de golpe de estado ¿número? en Venezuela.
Pero, no solo esos peleles de la política criolla, sufrieron el revés. Detrás de todos ellos, como verdadero jefe, estaba (como muchas otras veces) la figura del presidente de los EEUU. Siempre. Independientemente de quien sea. Se llame Bush, Clinton, Obama, Trump. Distintos apellidos, diferentes personalidades pero una y sólo una política de estado:
EEUU PRIMERO.
Sea bajo el multilateralismo, sea bajo el unilateralismo. Cualquiera de estas dos utopías, pretenden ignorar que es muy difícil volver atrás. SIEMPRE y CUANDO, claro está, la humanidad no haya elegido el suicidio.
Pero, todo indica, la humanidad está lejos de aceptar la derrota. DERROTA que será tal si la barbarización existente, se profundiza. Es decir, si la humanidad, decide tirar por la borda lo que viene construyendo -muy trabajosamente- desde hace unos 8 millones de años y que está muy lejos de acabar con esta etapa del curso de la materia.

La burguesía, de todo color, se desvive por encontrar una respuesta a su problema existencial: ¿qué se debe hacer para no desaparecer como burguesía? Es decir, para que la falacia del desarrollo, el bienestar y la vida en democracia que tiñó las 4 últimas centurias y que ahora se muestra a todo color como falacia, siga engañando y se llame progreso al regreso a la animalización que es el puerto seguro del capitalismo en su estadio imperialista en su condición de no desarrollo de las fuerzas productivas y, en consecuencia, de privación creciente de la poca libertad conseguida en esos 8 millones de años.

Los socialistas de a verdad, festejamos -siempre, aunque no hayan victorias socialistas- las derrotas de nuestro adversario (enemigo, en realidad) de clase. Incluso aunque no hayan victorias revolucionarias socialistas.
¿POR QUÉ?
Porque toda derrota del enemigo se inscribe, en las presentes circunstancias, en la corroboración política de que la humanidad necesita un cambio.
Y si bien el verdadero cambio es el que apunta a un avance del socialismo, una piedra en el zapato del burgués, da bastante molestia. Y si piedras de ese carácter han habido muchas después de la finalización de la segunda guerra mundial, la realidad nos dice que está en proceso el reemplazo de dichas piedras por una verdadera roca.

Es cosa de hacer correctas caracterizaciones y proponer respuestas positivas ante el infierno al que nos convocan.
La subjetividad también forma parte de la objetividad.

10 de marzo del 2019. Acerca de un artículo de Don Thelmo Vargas

Hoy publicamos un artículo escrito por Don Thelmo Vargas, ex ministro de Hacienda en el gobierno de Rafael Calderón Fournier, en el diario La Nación de Costa Rica.
Se trata de Ocasio-Cortez, Marx y "el negrito del batey". Nosotros lo subimos a la página de hoy como sc-3214.
¿Por qué lo publicamos? Porque se trata de la opinión de un connotado señor de la vida costarricense, buen representante del pensamiento burgués tico afín al multilateralismo y -por añadidura- un hombre de una cultura respetable.
Nunca hubiéramos esperado, de dicho señor, el uso de argumentos falaces para demostrar su posición. Además, se mete -de costado- con una consigna nuestra para salir del marasmo económico a que nos llevó la burguesía; nos referimos a la que sostiene que hay que rebajar la jornada laboral semanal a 36 horas sin disminuir el salario para poder incorporar al trabajo a los desmpleados y a los trabajadores informales. Lo que pretendemos es desempleo cero.
Don Thelmo dice que la diputada Ocasio-Cortez afirma que se debe dar un salario a todo aquel que es un parado quiera, o no, trabajar.
No sabemos si dicha diputada sostiene esa posición. Pero destacamos que pretende resolver el problema del desempleo.... manteniendo la propiedad privada. Nos explicamos. Nosotros afirmamos que todo el mundo debe tener un trabajo. Es más, decimos que es el derecho humano fundamental después de la preservación de la vida (y que no se nos confunda con los mentirosos pro-vida que en el mundo proliferaron).
Decimos eso y más; afirmamos que el salario de cualquier persona debe estar subordinado a una cuestión básica: debe ser tal que viva dignamente según sea su condición social y personal.
Y lo afirmamos a partir de una cosa que es inconstrastable  y a la que ningún burgués se anima. ¿En cuánto creció el PBI mundial en los últimos 50 años? ¿Creció en la misma proporción el salario obrero? Todos los datos nos dicen que lo que hubo fue un fantástico crecimiento de la concentración.

Don Thelmo, por otra parte, se mete con Marx y con lo que él entiende por alienación. Para ello se apoya en los manuscritos económicos y filosóficos de 1844. Claro está que según su paladar.
Marx jamás habló de que en la época de esa fábula que se llama la historia humana del paraíso, no había alienación. Es más, Marx sostuvo que la alienación no comenzó con la propiedad privada y que ésta se explica por la alienación.
De modo que lo único que logra es un arroz con mango que no sabe a ninguna otra cosa que manotazos de ahogado. Porque en ningún momento se adentra en la cuestión filosófica de si el derecho al trabajo y el derecho a un salario digno son derechos humanos por antonomasia y no, hijos putativosde las leyes del mercado.
 
A todo esto, los socialistas de verdad, nos preguntamos: ¿si don Thelmo -no cualquier pelagatos- le escapa a tamaño problema, cómo será posible resolver, discusión mediante, con la burguesía, los problemas que aquejan a la mayoría de los seres humanos. Mayoría, de la cual, la burguesía no forma parte. Por que sólo puede existir sobre la base de la superexplotación de la mayor parte de la humanidad.

20 de marzo del 2019. El problema no es Trump
No. No nos volvimos locos de repente.
Lo que queremos decir es que, si bien el papel del individuo en la historia es muy importante, no hay una relación lineal entre el personaje que sea y la realidad en la que le toca vivir.

Es decir: no es que el capitalismo es bueno (por decirlo de alguna manera) y el problema es Trump. Más bien es importantísimo que entendamos (al menos así pensamos) que si apareció un tipo como Trump, ello es demostración de que el capitalismo está en muy serios problemas.
Si, además, los políticos al estilo Trump aparecen por doquier, se corrobora nuestra última afirmación. No de otra manera se pueden entender los del PP, Ciudadanos y VOX en España, Orban en Hungría, Berlusconi y -ahora- Salvini en Italia, Le Pen en Francia, los de Amanecer Dorado en Grecia, los derechistas dinamarqueses, belgas, holandeses, Netaniahu en Israel, el príncipe heredero en Arabia Saudita, Bolsonaro, Macri, Duque, Piñera, Lenín Moreno, etc. en Sudamérica.

Es más afirmamos que en medio de la cloaca en que se mueve, el papa Francisco es el único político que hace gala de algún perfil de estadista. ¡Y que conste: no es alguien al que le tengamos alguna simpatía, aunque sea mínima!

Esta relación que hacemos entre individuos y sistema capitalista, no la sacamos de una botella mágica. Oprobiosos personajes como Mussolini, Hitler, Franco, Stalin y Chiang Kai-shek, fueron necesarios para detener la más grande explosión revolucionaria de la historia: la Revolución Rusa. Truman, Churchill y -otra vez- Stalin, fueron necesarios para llevar a la humanidad, luego de la segunda guerra mundial, a la liquidación de la URSS y al asentamiento del llamado neo-liberalismo para que nos encontremos ante la perspectiva de la mayor barbarie capitalista posible (la animalización de la especia humana).

Pero toda reacción genera una reacción contraria.
Y en esa situación nos hallamos.
Deben todos, absolutamente todos los que algo de humano tienen, los que no quieren ser los Videla y los Pinochet de nuestros tiempos, los que algo de demócratas tienen, los que no piensan que todo está perdido, que hay que cambiar a esos monstruos actuantes.
Pero, entendamos bien: no se trata de reemplazarlos por monstruos menos espantosos.
Lo que hay que reemplazar es el sistema.
Es decir comprender y, en consecuencia, organizarse para hacer posible aquello de Revolución Socialista o más Barbarie Capitalista.

01 de abril del 2019. Fascismo actual
En esta edición, publicamos un artículo de un sicoanalista argentino en el que se refiere al fascismo de nuestro tiempo (sc-3235). Unas ediciones anteriores publicamos uno de Samir Amin en el que el economista explica las raíces materiales del fascismo (sc-3138).
Hoy pretendemos agregar un análisis de lo que está ocurriendo en Costa Rica para tratar de vislumbrar cómo el fascismo no es un problema ideológico ni moral. Es decir, es la consecuencia de las dificultades materiales que tiene la burguesía tica en sus diferentes sectores para encarar lo que llamamos el capitalismo agotado en su versión costarricense.

Para ello analizaremos el triunfo de Carlos Alvarado ante Fabricio Alvarado en la última elección presidencial costarricense, el acuerdo que hizo con el PLN y el PUSC, fundamentalmente, y el reciente asesinato de Sergio Rojas, el dirigente bribrí de Costa Rica.
Fabricio Alvarado presentó una propuesta al mejor estilo Bolsonaro en Brasil. Es que, ambos, son hijos de los evangelistas estadounidenses que acompañaron, siempre, las atrocidades de los gobiernos yanquis. Son algo así como la reserva reaccionaria y gerrerista de la burguesía estadounidense concentrada con fuertes intereses en las ramas más rentables de la producción y -fundamentalmente- en el alto mundo internacional de las finanzas.
En nuestros países, esos evangelistas tienen dos funciones políticas: 1, crear el ambiente político e ideológico para los tiempos difíciles y, 2, ayudar a la instalación de gobiernos altamente reaccionarios, fervientes enemigos de los sectores trabajadores y pobres y acérrimos justificadores de la burguesía del más alto rango. Pero, que sea una o la otra, es una decisión política que toma la parte dominante del conjunto de la burguesía. Carlos Alvarado ganó porque la burguesía tica está en la fase uno de lo anteriormente descripto.
Pero, preparándose para ese momento, se forman los llamados gobiernos de unidad nacional, eufemismo con el cual se tira por la borda cualquier triunfo electoral y se crea un gobierno en el cual los sectores más dominantes, aplican el torniquete a los más débiles.
Ejemplo de ello es el asesinato de Sergio Rojas; ejemplo de ello, también, es la campaña mediática que pretendió instalarlo como un "vivazo" que vivió de robar a sus iguales en nombre de defenderlos.
Pero, como escribió alguien en el facebook de nuestra organización, el responsable mayor es el estado.
¿Por qué?
Porque es sabido que a los más débiles, los estafan, les roban, los ponen presos, los maltratan, los matan, como forma de educar a otros posibles defensores de los derechos de los débiles y, por otra parte, permitir que los estafadores, ladrones y mala gente, logren su objetivo: hacerse con la riqueza ajena, pública o privada, lo mismo da.
Es decir, cuando el estado muestra su verdadera identidad: defensor de la clase dominante.

Es por eso que los que nos consideramos verdaderos socialistas sostenemos que no debe existir propiedad privada de los bienes de producción y de cambio.
A la vez, reivindicamos que todo aquello que hace al bienestar social (educación, salud, vivienda, espacios de ocio y divertimento, etc.) sea, también propiedad social y no centro de actividades para reproducir el capital del burgués que sea.
Por eso, cuando hablamos de moderno proletariado, incluimos a los trabajadores industriales, del comercio, de las instituciones públicas y de las finanzas, a los trabajadores informales y a todo tipo de desocupado, de la misma forma que ubicamos en ese frente a los pequeños productores, comerciantes y autoexplotados al que los de arriba quieren hacer desaparecer.

Lo que no quiere decir que este gobierno costarricense sea fascista, protofascista, neofascista. Tiene rasgos de demofascista es decir defensor a ultranza de lo que se llama el neoliberalismo con aspectos políticos semidemocráticos con componentes de negociación para patear la bola fuera de la cancha.

10 de abril del 2019. Las jubilaciones y pensiones. Una... y muchas veces más

Para los que no quieren entender que al capitalismo se le acabó la cuerda, el tema es ejemplar.
No es en Costa Rica, solamente.
Es en todo el mundo.
Forma parte del clásico paquete del FMI.

Las jubilaciones, según la burguesía y sus plumíferos, no está en condiciones de pagarlas. 
Por un lado, la población está envejeciendo. Por otro, el aporte de los jóvenes disminuye.
Ergo, se deben apretar las clavijas. Como siempre y como nunca.

Resultado: 1. Hay que aumentar la edad de jubilación;
2. Se debe aumentar elaporte jubilatorio del trabajador;
3. Se debe disminuir el monto de jubilación.

Es llamativo (no se nos ocurre otra expresión) que, cuando se habla del aporte de la tecnología a la producción, se aumente el total de años a trabajar.
Que, cuando aumenta la desocupación, se dificulte al jóven lograr un trabajo.
Que, luego de años de trabajo, de años de generar riqueza, de aumentar significativamente el capital del patrón, de hacer crecer el PBI, el trabajador (valga la redundancia) deba prolongar su estancia en su lugar de oficio.

¿Puede, algún defensor del sistema capitalista, explicar decorosamente, tales contrasentidos?
Los socialistas, los de verdad, sostenemos que el aumento de la riqueza es la consecuencia lógica, directa, de trabajar. Si no se trabaja, no hay tal. El desempleado está condenado a ser improductivo.
Por lo tanto, ¿dónde va a parar toda esa riqueza generada?
Ante esto, los burgueses se callan la boca y, mutis por el foro, desaparecen de la escena.

Nosotros, sin embargo, tenemos la respuesta.
El burgués es insaciable. Desde su nacimiento, la burguesía se desarrolló si aumentó el capital invertido, si valorizó el capital inicial. Aún en quiebra, el burgués, gana.

Por lo tanto, si no hay dinero para pagar una jubilación decente, es porque el burgués se queda con él.
Lo mismo que ocurre con el salario. Lo mismo que ocurre con la inversión en educación, con la inversión en salud, con la inversión en vivienda, con la inersión en mejorar la calidad de vida.

El burgués es el enemigo del bienestar de la mayoría de la población. La burguesía es la clase dominante en el sistema capitalista.

¿Debe subsistir el sistema capitalista?

20 de abril del 2019. Después de Semana Santa

No sólo en Costa Rica; también en el mundo.
¿Y ahora?

En rigor, estamos peor que antes. Ya, ni esas ancestrales excusas sirven para tapar la inmundicia que define y caracteriza al sistema capitalista.
Mientras Trump da palos de ciego (y de desesperación), la Unión Europea no sabe que hacer ante el Brexit y, para mayor desesperación se incendió ese ícono que se llama Catedral de Notre Dame.
Sobre mojado, llovido.

En Yalta, mientras tanto, se reunieron miles de representantes de muchos países para encolumnarse detrás de las propuestas económicas (básicamente, aunque debe existir algún acuerdo militar) de Rusia que defiende a Siria, a Venezuela, y a Cuba, que pretende amarrar las relaciones con los países latinoamericanos y  que prepara una reunión con Kim Jong-un antes de que éste se encuentre con Trump si éste, a su vez, acepta las condiciones del líder norcoreano.

En otras palabras. La situación es un verdadero galimatías.
En EEUU, por otra parte, el partido Demócrata parece estar dormido porque no puede llevar adelante una política interna y externa, sensiblemente diferente a la de Trump. Almismo tiempo, crece -en su interior- una especie de rebelión en la granja en la que Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez, a veces coicidentemente, otras veces en franca disidencia, tratan de armar lo que podemos llamar "socialismo a lo yanqui" en el que ni existirá propiedad social de las  empresas dedicadas a la producción y a las actividades financieras al mismo tiempo que no pueden (porque su ideología no se lo permite) definir un tipo de gobierno que represente a los explotados de todo pelaje y un estado que deje de ser el gendarme de la humanidad y el ejército represivo de la imperialista burguesía yanqui.

Contra todas las presunciones, EEUU, no está en condiciones de llevar adelante la Tercera Guerra Mundial, que la desea como única forma de poder hacer concreta a quella consigna tan amiga del fascismo que no otra cosa es "EEUU de América, primero".

Rusia y China avanzan en sus planes y, en estos momentos, no se muestran interesados en un conflicto militar global. Tejen, con toda paciencia, una red de "socios" que, necesariamente, deberán fortalecer como la forma más simple de fortalecerse y, por lo tanto, poner al desnudo la impotencia y desesperación del otrora regimentador del mundo en todas las cosas que hacen a los humanos.

Los socialistas, debemos comprender en toda su magnitud este drama. Y debemos ser muy claros en proponer la urgente necesidad de pasar del actual sitema capitalista a una etapa de transición hace un sistema socialista.
La humanidad no tiene salida por fuera de esta perspectiva.

Hay que entender a fondo aquello de Revolución Socialista o más Barbarie Capitalista.

No hay otra. Si no queremos volver a nuestra anterior condición animal plena.

01 de mayo del 2019. Cantemos VICTORIA

Ya son varios.
LOS GOLPES DE ESTADOS PROHIJADOS POR EEUU Y SU COHORTE LATINOAMERICANA CONTRA VENEZUELA.
Mas... RECORDEMOS. "Tanto va el cántaro al agua que, al final, se rompe."

Trump y sus falderos, defensores de masacradores de pueblos -masacradores ellos mismos- tienen un plann armado.
¡Hasta ahora, les falló! Pero, de a poquito van corroyendo el apoyo militar que permite a Maduro, no ser derrocado y... algo más.

Guaidó, en nombre de la LIBERTAD, llama al golpe de estado clásico; el que lo hacían los militares y -paga mediante- permitía que los burgueses se deleitaran mucho más en sus banquetes.
Permitió, también, que los burgueses nacionales (no confundir con nacionalistas) afirmaran mucho más sus lazos con la burguesía imperialista, cualquiera esta sea.

Cuando en el día de hoy -30 de abril- Guaidó y su amigote Leopoldo López afirmaron, muy seguros de sí, que hoy comenzaba la cuenta regresiva para que los militares vayan elaborando el precio de pasarse del chavismo al guaidismo, apuntaban a la situación política de Venezuela y, por añadidura, a Latinoamérica y tenían por norte desestabilizar a López Amador, dificultar a Evo Morales en la elecciones presidenciales en Bolivia y agregar más piedras en el camino para Cristina Fernández en la competencia electoral con Mauricio Macri en Argentina. Es decir, por lo tanto, que la resolución política deberá ser -como demuestra la historia- política a fondo; en consecuencia, militar. Cosa, por demás,sabida.
Entonces, cabe la pregunta: ¿con qué fuerza militar se les contestará?
Para los socialistas verdaderos, la respuesta es muy simple y, además, está a tono con la historia de nuestros pueblos: con el pueblo en armas.
No, con el diálogo. No, con llamados a los organismos internacionales tipo Naciones Unidas. No, con conciliábulos en los que juegan de mediadores personajotes de la política internacional, cualquiera sea su oficio: militar, diplomático, gobernante, cardenal o Papa.

Recordemos que así -pueblo en armas- se venció a los españoles en las guerras de la independencia; así se venció en Bahía Girón, Cuba, en 1961; también así, se venció en Vietnam, en Argelia, etc., etc.

La lucha de clases, no lo olvidemos, tiene un vencedor circunstancial que puede durar desde algunos años a décadas. La magnitud del tiempo es directamente proporcional a la magnitud de la derrota del otro.

En Venezuela, todo ello tiene nombre y apellido: con el triunfo del socialismo que -recordemos- tiene dos características esenciales: gobierno directo de los de abajo y pueblo en armas.

No caben las medias tintas.

10 de mayo del 2019. Setenta años y ninguna flor

Hemos decidido parafrasear al poeta argentino Baldomero Fernández Moreno que, impresionado por un céntrico edificio de la capital argentina que tenía Setenta balcones y ninguna flor, escribió un poema con ese título. Por cierto, se mantiene en esa condición y ahí vivió el genial Paco Amigheti durante su estancia en esa ciudad.
  Pues bien nos estamos refiriendo a los casi setenta años que lleva la usurpación del territorio palestino por parte del nazi-sionismo israelí.
Palestina es el territorio en el que viven, vivieron y vivirán todos aquellos nacidos en ese lugar del mundo, o que eligieron (civilizadamente) habitar ese lugar del Cercano Oriente. Palestinos son, por lo tanto, todos ellos: judíos, musulmanes, cristianos, y demás.

Lo cierto es que, en 1948, las más importantes potencias imperialistas de ese momento (EEUU, Reino Unido, Francia) con la complicidad de la URSS stalinista, resolvieron que, en ese lugar, debían vivir los judíos. Pero, resolvieron, además, instalar un estado pretor (gendarme) para impedir la liberación de los musulmanes (palestinos y no) de esa zona del planeta.
Lo cierto, también, es que en esos 70 años los nazi-sionistas (nótese que no decimos los judíos porque hacemos la diferencia) repitieron el genocidio que los nazis y similares llevaron a cabo con los judíos, gitanos, y otros.
Es decir, 70 años de atrocidades.

Los socialistas, los de verdad, estamos por un sólo estado (Palestina, República palestina, República democrática de Palestina, Estado democrático y pluri religioso de Palestina, etc.)
Por lo tanto condenamos a todos aquellos que intentan la llamada (falsamente) política de los dos estados y apoyamos, en su totalidad, a los palestinos de Gaza y de Cis Jordania, aunque sus direcciones políticas no sean lo que deseamos.
Los socialistas -repetimos, los de verdad- somos democráticos y queremos el triunfo de esos palestinos que no significa otra cosa que la derrota (y expulsión) de los nazi-sionistas y la coronación victoriosa de esa estirpe representante de los mejores valores de la humanidad.

Edición 3280. 20 de mayo del 2019

Europa. Elecciones de este fin de semana

La Unión Europea (UE) creada con la ilusión de hacer posible un gran bloque de naciones de ese continente que opusiera alguna resistencia al avasallante paso político y militar de EEUU en el mundo, se encuentra a un tris de quedar enmarañada bajo la irrupción y el crecimiento de la consigna de Trump ajustada a cada país: "Primero MI país".
La primera manifestación importante de esa perspectiva, fue el BREXIT. Sabido es que la economía del Reiuno Unido no está boyante, precisamente. Pero, la verdadera explicación del BREXIT, debemos hallarla en la perspectiva guerrerista -en aumento- que significa la discusión (eenfrentamiento) entre EEUU y China.
El Reino Unido, fiel a su historia de peón de brega del sistema capitalista en beneficio de EEUU, no puede resolver el dilema que le plantea la realidad: Primero Reino Unido o ser el ladero del moderno Quijote, EEUU. La no resolución del BREXIT no es otra cosa que la duda de la burguesía imperialista de ese reino ante el panorama político-económico-militar de la realidad.
Los otros rupturistas de la UE, encabezados por el italiano Salvini (recordemos que es cabeza de gobierno) han conformado una entente en la que destacan agrupaciones políticas fascistoides cuando no directamente fascistas de Francia, Holanda, Dinamarca, Hungría, Polonia, Alemania, España, Suiza, Austria y los países bálticos.
Dicha entente, se propone -para este fin de semana- llevar a cabo enn las elecciones que tendrán lugar en los países miembros de la UE que permitan estructurar un bloque que en el parlamento europeo chantajee, permanentemente, las políticas encabezadas por Alemania y Francia.

Claramente, debemos decir, una utopía más de la burguesía de nuestro tiempo. Pero, por lo mismo, un paso más en la dirección de una nueva guerra mundial.

Los socialistas, los verdaderos, sostenemos que existen condiciones objetivas para que esa guerra se de. Queremos decir, las condiciones críticas que atraviesa el sistema capitalista, van en esa dirección.
Sin embargo, no todo está definido. Antes, se deben ajustar muchos detalles. El fundamental es que el moderno proletariado resiste, no está derrotado. Aunque no tiene una dirección política revolucionaria (aunque no sea socialista) no ha decidido suicidarse. Prevalece el instinto de conservación de la especie.

Es por eso que, en el cuadro central de consignas que levantamos, PAZ, figura en primer lugar.
Porque no somos guerreristas o militaristas (aunque reivindicamos la revolución que no es -precisamente- algo propio de un ambiente pacifista).
Porque sostenemos que la propiedad privada de los medios de producción y de cambio,  es la madre de  los problemas existentes. Aunada, fundamentalmente,  a que el poder se encuentra en manos de los partidarios de la animalización (barbarización) de la humanidad y no de los defensores del libre camino de autoconstrucción de la especie.

Es decir, del hombre nuevo.


Edición 3290 01 de junio del 2019

Su moral y la nuestra
No es una casualidad que hayamos elegido este título para esta nota del editor.
Cuando Trotsky la escribió, pretendió que se entienda la diferencia entre la moral de los revolucionarios y de los burocráticos usurpadores de la Revolución Rusa.
Nuestra intención no llega a esas alturas. Pero se le acerca. Queremos mostrar y demostrar las diferencias morales entre la burguesía y los socialistas de verdad.

El tema que queremos tratar tiene que ver con la respuesta que tiene la burgusía tica ante la parálisis de la actividad portuaria en Limón a consecuencia de la excluyente actividad que tiene la transnacional APM terminal que, en el mejor estilo buchón, se queda con todo el trabajo. Por antonomasia, tratamos de describir de que forma hubiéramos procedido los socialistas.

La burguesía, en el mundo, dice que para enfrentar la desocupación se debe esperar la necesaria inversión de capital. Nosotros, al revés, afirmamos que hay suficiente capital para que no haya desempleo ni empleo informal.
Mientras la burguesía busca, unicamente, caminos que permiten valorizar el capital que posee (agrandar el capital inicial, el que invirtió); los socialistas pensamos y sostenemos que los caminos que transitamos tienen dos finalidades: 1. crear productos necesarios para satisfacer necesidades reales (valores de uso) y, 2. facilitar el logro de la mayor calidad de vida que la etapa de la humanidad puede y debe ofrecer a todos los seres humanos. Esto último conlleva que los recursos naturales que se deben utilizar para obtener esos valores de uso, deben ser usados únicamente para obtener los realmente requeridos,  cuidando que no haya desperdicio ni basura y que se use el criterio natural de reciclar que es muy distinto del que usa la burguesía.

Pues bien, si hubiéramos elegido atraer capitales privados, habríamos puesto -como condición necesaria- que ninguno de los trabajadores que había hasta ese momento en el puerto existente,  perdiera su condición.
El gobierno (este, el anterior, el trans-anterior) solamente buscaron a la transnacional que puso como condición eliminar toda competencia y que los trabajadores que necesita contratar, entren a trabajar desde cero, sin respetarles su trabajo y tiempo trabajado anteriormente. En otras palabras, abaratar el capital necesario para pagar salarios y beneficios sociales correspondientes, lo que se llama capital variable. Esto es así porque el ojetivo de todo capitalista es realizar la plusvalía, fuente de su enriquecimiento.
Esta característica  se pone de manifiesto, claramente, cuando -según las últimas encuestas de empleo- ell trabajador informal es el 45% de la fuerza laboral. Ello significa que ese trabajador aporta beneficio al patrón (plusvalía) pero recibe menor salario porque no percibe el llamado salario social.
De ahí que, para combatir el desempleo y el trabajo informal, sostenemos el derecho humano a tener trabajo y un salario digno. Por eso nuestra consigna es: 1.pleno empleo; 2. semana laboral de 35 horas; 3. ubicar a los desempleados y a los informales en los puestos que, así, se crean y, 4. que el salario percibido con la semana de 48 horas, no se rebaje.

Es así como los socialistas nos diferenciamos de los burgueses. Nos interesan el ser humano y (su madre-y-padre), la naturaleza.
No, el capital.


Edición 3300.  10 de junio del 2019

¿Empleo?
Son muchos los temas que queremos tratar. Pero, volvemos al del empleo-desempleo.
Y lo hacemos a partir de una noticia que, hoy 10 de junio, apareció: el gobierno del presidente Carlos Alvarado va a crear una oficina de empleo y pretende crear 3000 puestos de trabajo.
¡Ante tal notición, decidimos cambiar el tema que habíamos elegido!

Sabemos que el desempleo está alrededor del 11% de la población económicamente activa. Sabemos, también, que el 46% de esa misma población está empleada en lo que se da en llamar, eufemísticamente, mercado informal. En otras palabras, el ejército laboral de reserva es el 57% de la población en condiciones de trabajar.

Recontrasabemos que ese eufemismo quiere decir ocupación sin horario, con menor salario, sin seguros (riesgos de trabajo, CCSS), sin aportes jubilatorios al régimen de IVM.
Es decir: sabemos que, en Costa Rica, hay una gran estafa, a la vista de todos, considerada normal.
Pareciera, que el gobierno es sensible. Pero nada más alejado de la realidad. El gobierno es cómplice. Como corresponde a toda sociedad dividida en clases sociales: dueños de bienes de producción y de cambio y dueños de fuerza de trabajo.
Objetivamente enfrentados.
De manera entonces, que el gobierno ofrece lo que llamamos atolillo con el dedo.
En el mundo, la economía está patas para arriba. El crecimiento mundial del PIB, es bajísimo. Los burgueses, por lo tanto, de parabienes. Ante tanta desocupación, se pueden bajar los salarios y, como consecuencia, aumentar la ganancia.
Es así de simple la cosa.
Pero, recordemos, el estado burgués existe para defender los intereses de la burguesía. Al resto, con suerte, asistencialismo. Para que se muera lentamente, dado que -todo indica- sobra, molesta, gasta dinero que no da lugar a la producción y, por lo tanto, no genera plusvalía.

Dejando de lado la calidad del trabajo, las condiciones laborales, el indigno salario, lo que se ve, con total transparencia, es animalización creciente de la llamada especie Homo sapiens sapiens.
Para los burgueses lo que interesa es el enriquecimiento; para los socialistas, el ser humano y la naturaleza.
Por eso somos socialistas.

Edición 3310.  20 de junio del 2019
Otra vez con el empleo

Hoy estamos haciendo la página que subiremos. Es miércoles 19 de junio.
El domingo 16, en el diario costarricense La Nación, apareció un artículo firmado por Daniel Zovatto, director de esa organización llamada Idea Internacional que -hacemos constar- no sabemos de dónde saca los dineros para existir y pagar los salarios que-suponemos- ganan personajes como el mencionado Daniel.  El mencionado artículo se tituló: El voto de enojo en tiempos de fatiga democrática.

En una parte del artículo dice: "... el crecimiento económico regional será mediocre: 1.3% según el FMI ... La pobreza se mantendrá alrededor del 30% ... y el mercado laboral continuará siendo incapaz de generar los empleos de calidad que la región necesita".
Hemos subrayado la última parte de el párrafo que elegimos. Obviamente, adrede.

De modo que, según ese analista internacional que dispone de espacio para sus escritos aquí y en muchos otros países -suponemos- el problema radica en ese moderno fantasma que se denomina MERCADO.
No está en los gobiernos "democráticamente elegidos"; no está en los sectores sociales que tienen que ver con la producción; no está en los organismos de "planificación" de los gobiernos; no está en los dirigentes sindicales que aparecen encerrados en el galimatías que le arma la burguesía.

Está en los MERCADOS.

De todo lo anterior se deduce, SE DEMUESTRA, que los políticos burgueses, los analistas, los periodistas, los comentaristas, los doctores en sociología, economía, producción, mercadotecnia, publicidad, diseño, gestión, y todos los etc. imaginables, no sirven para nada.
¿Por qué?
Sencillamente porque están sometidos, por aquellos que les dan de comer y les enseñó a mentir con total cara´e barro.
¿Y por qué están sometidos?
Porque para todos ellos -e incluimos a las universidades y a los academicistas además de las iglesias de todo color y forma así como a todos los colegios profesionales- conocen tan sólo el sistema capitalista.
¡¡QUE LES DA MUY BUENA VIDA!!
Porque la conciencia correponde a las condiciones de existencia.

Frente a todo ello, los socialistas planteamos y decimos que lo que hace falta es un nuevo sistema social al que llamamos socialista y que, para lograrlo, lo primero que se requiere es resistencia y lucha.
Lo segundo, organización y democracia en lugar de aparatos de todo tipo (incluidos los sindicatos actuales) que solo cumplen dos cosas: comodidades para sus dirigentes y seguridades para los que viven del sistema.
Lo tercero, que los pequeños grupos de intelectuales revolucionarios que existen (aclaramos: intelectuales porque proletarios casi no existen en esos agrupamientos) se den una significativa política de formación política en el triple sentido posible: educar, organizar y proponer caminos ciertos de lucha.

Es lo que propone la Juventud Obrera Socialista y que publicamos en esta página: "... Por una verdadera política que pasa por la consigna: ni un solo desocupado. La cual se concreta con el impulso al mercado interno, con la reducción de la jornada laboral a 6 horas con el mismo salario y así abrir un turno más de empleo, con que el estado se haga de todos los sectores primarios de la economía y utilice los fondos que se van en pagar deuda a grandes usureros para la generación de empleos."

Edición 3320. 01 de julio del 2019

G 20. ¿G 20? Sí, G 20

¿Por qué así el título?
Porque hace unos días, terminó una más de las reuniones que suelen hacer.
Y porque de las insulzas últimas reuniones, ésta ha sido la de menor sabor.
Aunque, reconozcamos, eso de "menor sabor",  es muy relativo.
¿Por qué?

La respuesta es, en cierto aspecto, un contrasentido.
Y, de alguna manera, cansa.

Es un contrasentido porque, si no hay leche, es imposible dar de mamar.
Cansa, porque es más de lo mismo.
Pero, no es más de lo mismo.

¿Qué arrojó esta última reunión?
1. Otra vez, EEUU, no firma el documento sobre el cambio climático;
2. Otra vez se reunieron Trump y Xi Jimping y dieron -de común acuerdo- un paso atrás en la guerra -por ahora- comercial. Ya retrocederán de este retroceso.
3. Trump aprovechó para cruzar la zona "neutra" que separa ambas Coreas y, una vez más (¿y van...?) el encuentro que tuvo con el líder norcoreano, fue en un lecho de rosas. Aunque, no se consumó lo lógicamente esperado.
4. Se festejó, Macri a la cabeza, Bolsonaro al cuello, el TLC entre Europa y América del Sur.
Como dijo el candidato a prsidente del rejuntado peronista: nada que festejar.

Tal vez, lo más importante, fueron las declaraciones de Merkel. "Mis temblores no son nada. Estoy bien".

Pero, nadie fue capaz de aclarar que los otros temblores, los del sistema capitalista, los que hacen posible que el G 20 debería ser renombrado G -20, irán en aumento.

Es que, y esto -de alguna manera- sí cansa, el sistema capitalista se encuentra: 1. en su fase imperialista; 2. en agotamiento creciente; 3. en explosiva exponencial expansión de la barbarización capitalista (que, ahora, damos en llamar re-animalización de la especie humana.

Es debido a todo ello que los socialistas no nos cansamos de decir: revolución socialista o más barbarie capitalista.

Quién no entiende esta simple ecuación, o es agente -encubierto o no- del sistema o entiende muy poco de política y -mucho menos- de historia de la materia y, en consecuencia, de la especie.

Edición 3330. 10 de julio del 2019

Caras de piedra, desfachatados, caras´e barro...

Son algunas de las tantas formas idiomáticas con que los pueblos llaman a muchos de sus dirigentes políticos, por no decir casi a todos.
Y, al decir lo que decimos, nos referimos a los "ex-presidentes" que, el jueves 4 de julio, sacaron un comunicado en el cual dicen que "... la confrontación irrespetuosa no resuelve los problemas".
Son los que, desde 1986, presidieron este país. Oscar Arias, Rafael Ángel Calderón, Miguel Ángel Rodríguez E., Abel Pacheco, nuevamente Oscar Arias, Laura Chinchilla, Luis Guillermo Solís. 1986 al 2019; 33 años durante los cuales tuvieron el país en sus manos.
Cierto es que en esa lista falta alguien que fue presidente entre 1994 y 1998 que, entre otras cosas, llevó a la quiebra el Banco Anglo, borró a los ferrocarriles y ABRIÓ EL TRANSPORTE al empleo de motores de combustión interna (uso de diesel o gasolina) con lo cual estimuló el cambio climático que soportamos y que, a pesar de ello, fue premiado como líder ecologista, hace unas semanas, por uno de esos organismos internacionales que se caracterizan por tener muchos doctores, ingenieros, intelectuales, con muy buenos sueldos y que muy poquísimas veces sacan sus posaderas de los almohadillados sillones de sus escritorios. También, firmó un pacto con su predesor Rafael Ángel Calderón, a instancias del editorialista principal de La Nación, Julio Rodríguez, cuando en 1995, los docentes se opusieron -en una memorable huelga- contra las políticas lesivas a las jubilaciones. Igual que ahora.

Lo cierto es que Figueres no firmó pero, durante su mandato, se diferenció muy poco de los que sí firmaron.
La nota de los "ex" y la nota del "ex sí pero no", salieron en los diarios del viernes 5 de julio.
Al día siguiente, sábado 6 de julio, el diario La Nación (gran exponente del periodismo demo-fascista) publica en primera página: "23% de la población trabajadora percibe menos de 309 mil colones mensuales. 490 mil trabajadores con ingresos menores al salario mínimo legal"
Obviamente, se lamenta de ello, casi llora, pero mantiene su sintonía política e ideológica con los "ex" y "el ex sí pero no". No sólo ello. Insisten, en nombre de los derechos, la democracia y la paz, que hay que recortar los salarios (que sean como los de la actividad privada), que se deben prohibir las huelgas (como ocurre "de hecho" en la actividad privada) y medir la productividad de los empleados públicos para estimular o deprimir el salario de bolsillo, al igual que en la actividad privada.
Actividad que, según ellos, es la creadora de riqueza. No, el trabajo humano; el capital, cosa artificial que reina por encima del dios que esos privatistas y privatizadores, dicen querer, amar y respetar.
Los socialistas, en cambio, sostenemos que la producción mundial es más que suficiente para que los 7.600 millones de habitantes del planeta, coman, tengan aposento digno, estudien, gocen de salud y puedan y sepan aprovechar el tiempo libre para vivir la vida con alegría sin penurias y sin la posible eterna quemazón n el infierno.

Por eso decimos: ni un solo desempleado; ni un solo trabajador informal; ni un solo habitante sin seguro; ni un chico desnutrido; ni un solo trabajador infantil; ni un solo niño sin zapatillas y escuela.

Por eso, y para hacer ello posible, sostenemos: jornada laboral semanal de 35 horas; incorporación de desempleados e informales al trabajo legal; sueldo mínimo vital y móvil.
Es decir, gobierno de los trabajadores, los campesinos, los pobres y todos aquellos que se consideren pueblo trabajador.



Edición 3340. 20 de julio del 2019
¿Qué es el demo-fascismo?
Está de muchísima actualidad hablar del fascismo y nombrarlo de muy diferentes formas. Neofascismo, protofascismo, fascismo a secas, demo-fascismo...
Nosotros, particularmente, venimos hablando del demofascismo (también escrito como demo-fascismo) desde el preciso momento en que se dio el golpe-blando contra el presidente Zelaya en Honduras.
Pero, también sabemos que las cosas cambian con el tiempo.

Cuando inventamos la expresión demo-fascismo, quisimos decir, sintéticamente, gobiernos alineados con lo que (desde más o menos 1975) se dio en llamar políticas neoliberales pero que adoptaban tácticas que ganaran el apoyo de la clase media. Por eso los clásicos golpes de estado militares dieron lugar a los golpes-blandos porque intervenían otros estamentos estatales más ligados al concepto de régimen gubernamental en el cual las llamadas instituciones republicanas hacían el trabajo conducente a eliminar presidentes no deseados (Lugo en Paraguay, Dilma en Brasil, en su momento Cristina en Argentina, Correa en Ecuador, Evo en Bolivia. Pero, además, se subieron a la segunda versión de los derechos humanos y aparecieron como sus portadores democráticos. Nos referimos a cuestiones como la diversidad sexual, aborto, matrimonio igualitario, feminismo, libertades para esas manifestaciones pero no para luchas obreras. Ejemplos: Macri presentando en el congreso argentino el tema del aborto; Lenín Moreno en Ecuador aceptando el matrimonio igualitario; en Costa Rica luego de una ardua discusión social, estableciendo la Fecundación In Vitro; en Chile, demagógicamente, haciendo como que establecen la educación gratuita, Colombia, firmando un tratado de Paz con las FARC, etc.

Pero, si observamos lo que ocurre y se intensifica en el mundo, la resistencia del movimiento de masas, crece. Ahí tenemos, en primr lugar, el heroismo de los palestinos; pero podemos mencionar la cuestión kurda que está en un empate inestable; la derrota del ISIS en Siria; la imposibilidad de echar a Maduro en Venezuela y a Ortega en Nicaragua; la lucha de los migrantes africanos, asiáticos, latinoamericanos, las huelgas y movilizaciones de los haitianos a los que suma, ahora, la de los portorriqueños; las movilizaciones contra Bolsonaro; las dificultades electorales de Macri; la recepción popular a Evo en Argentina en ocasión de la reunión de los presidentes del UNASUR; ETC., ETC.
Ese aumento de la resistencia tiene que ver con la subsistencia de la especie: trabajo, salario, espacio, hambre, sobrexplotación. No es el clásico reclamo economicista para el cual los sindicatos compatibles con el régimen democrático-burgués al mejor estili de la socialdemocracia, lograban algo.
No. Ahora, aunque no hay dirección política socialista revolucionaria, las masas echan mano de cualquier cosa que tienen a mano para subsistir. Todo ello como consecuencia de que el movimiento obrero derrotado en las décadas 20, 30, 40, del siglo pasado, no encontró en la llamada izquierda respuesta política y organizativa para proponer una nueva sociedad. Esa izquierda se quedó en el economicismo y el sindicalerismo. No entendió tres cosas fundamentales: el creciente agotamiento del sistema capitalista, la consiguiente fractura de la burguesía a nivel mundial y el estímulo de sectores de ella para la aparición de los Bolsonaro, Salvini, Macri, Le Pen, Guaidó, etc. que deben pasar del demofascismo al neofascismo. Que es otra categoría de la que hablaremos en unas semanas.
Porque no es el fascismo clásico.
Por eso, la más revolucionaria consigna es: Revolución Socialista o más Barbarie Capitalista, sinónimo de ¡NO A LA RE-ANIMALIZACIÓN DE LA ESPECIE HUMANA!, re-animalización que es el objetivo general de la burguesía,  .
¡SÍ A LOS FRENTES SOCIALISTAS QUE PROPONEN LA NUEVA SOCIEDAD SOBRE LA BASE DE UN NUEVO CONCEPTO  DE DERECHOS HUMANOS: LA SOBREVIVENCIA DE LA ESPECIE EN BASE A CALIDAD DE VIDA Y DEFENSA -A ULTRANZA- DE LA NATURALEZA.

Edición 3350. 01 de agosto del 2019

Reino Unido. El triunfo de Johnson

Desde el momento en que la separación del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), triunfó  en  aquel referéndum, los hijos de la Rubia Albión, no encuentran la Paz.
Ahora, luego de la renuncia de Teresa May como primera ministra, asume las riendas de Downing Street 10, uno de los más furiosos partidarios del divorcio: Boris Johnson.
Dijo, no bien conocido su triunfo, el 31 de octubre, sí o sí, se produce la separación.

No estamos en condiciones de adelantar lo que ocurrirá. Lo más que podemos hacer, es tratar de entender el nuevo cuadro mundial que -por ahora- se abre.

Es evidente que es un gran triunfo de Trump y todo lo que representa. El Brexit representa la vuelta al redil del resto del Reino Unido (Irlanda del Norte, no) para cumplir su papel de escudero del Gran Caballero de nuestro tiempo.

Es sabido que Trump, desde que asumió, anda dando palos de ciego -y de no tan ciego- para ver como internacionaliza su proyecto. Su: first USA.

¿Qué significa este proyecto? La reasunción de EEUU como primera potencia. Indiscutible, soberana, dueña de la econmía mundial, continentes, islas y mares; también rey del Universo y el más allá si éste existe.
Comenzó con América Latina. Tuvo algunos triunfos preparados por su antecesor Obama; también, grandes fracasos. Anda en toqueteos y momentos de ira con Corea del Norte; perdió en Siria pero está jodiendo a Irán y armando la armada Brancaleone en Arabia; con su hermana del alma -Israel- está probando, en el Ártico, nuevvos engendros militares, clásicos y de novísima generación. Por último apuntalando su reelección.

¿Todo para qué? Para destruir el Universo, acabar con el planeta y logrando la re-animalización de laespecie humana.

Dudamos mucho que lo logre. La humanidad no decidió suicidarse y, es más, aumenta su política -profundamente empírica- de resistencia.. Decimos empírica porque todo lo que hace el movimiento de masas es preservar la especie, al igual que otros seres de la flora y la fauna.

En medio de ese panorama, los que nos consideramos socialistas, sabemos que ante un sistema capitalista en agotamiento creciente, no hay políticas de atajos. Sólo hay políticas circunstanciales para que Trump y lo que representa no logre sus objetivos.

Mientras tanto, incorporar en la lucha de clases, en el plano de la acción, los conceptos del materialismo dialéctico tratando de pasar de núcleos revolucionarios a partidos socialistas revolucionarios.
Es decir, propuestas de lucha, programa y organización.

Edición 3360. 10 de agosto del 2019

El tintorero de Hiroshima. Por Mario Rapoport

Era el fin de los años ochenta. El tintorero de la vuelta de mi casa era un japonés enjuto y de piel casi blancuzca, perfeccionista con la limpieza de toda la ropa que le llevaba. Un día, sorpresivamente, después de estar veinte años tras el mostrador me dijo que se jubilaba y se volvía al Japón. En sus ojos sonrientes no se notaba nada raro, era el mismo de siempre.

Nunca vi otra persona en la tintorería ayudándole, ni familiar ni empleado. Trabajaba sólo, en silencio. Me dijo que tenía una visa permanente, pero ya no la necesitaba. El local no le pertenecía y sus ahorros los usaba para comprar de vez en cuando una botella de sake o pagarse una mujer.

El local tenía otro nombre, pero medio oculto detrás de una puerta vi un cartel más pequeño que decía Hiroshima. Lo único que me confesó antes de marcharse es que se estaba por morir y lo querían recibir como uno de los últimos sobrevivientes. La mayoría de los que quedaban, en el momento en que se lanzó la bomba, estaba fuera del área mortal donde cayó.

El tintorero le mandó una carta al gobierno de Japón donde les recordaba que era un sobreviviente del punto central de la explosión, y quería morir en su patria. No mentía. Envió sus papeles y desde Tokio lo reconocieron como viviendo en esa época en la ciudad y figurando como desaparecido. Le mandaron un billete de avión abierto de primera clase. No les dijo que el médico le había dado como máximo tres meses de vida.

Entonces se largó a llorar, pero puso un bonsai que guardaba como un tesoro para regarlo con sus propias lágrimas. Eso lo calmó. Viendo mi interés, esa curiosidad por conocer la intimidad de los otros que corroe a los argentinos, empezó a narrarme su historia: era la primera vez que se la contaba a alguien y yo, salvo como cliente ocasional, era un absoluto desconocido.

Así comenzó su relato. Era temprano en la mañana, cerca de las 8.30 de ese verano caluroso de 1945 y se había reunido la familia para desayunar, cuando escucharon el ruido de los aviones americanos y un alerta tardío, como lo supo después, porque las autoridades japonesas no creían que fueran a bombardear localidades civiles sin ningún regimiento militar: en esa ciudad no los había. Más que una operación de guerra, ya prácticamente terminada, era una advertencia de terror y miedo al resto de la población del país como para recordarles su mal comportamiento y el futuro que les esperaba.

Akemi, así se llamaba en su país, se dio cuenta de que tenía que escapar con su mujer y sus dos hijos lo antes posible, escapar corriendo hacia la campaña o la bahía. No sabía que iban a bombardear la ciudad, y que el objetivo sería esta vez la población civil, pero vivían en su zona central, y esperaba en cualquier momento la llegada de tropas americanas o soviéticas (si Rusia ya había declarado la guerra) mientras escuchaba con angustia los bombardeos de pueblos vecinos. Había servido en el ejército, pero por una herida en un pulmón lo hicieron regresar. Estaba allí desde hacía un par de días y bendijo su suerte de estarlo para salvar a los suyos.

Salieron sigilosamente, el sol ya parecía un enorme huevo y el calor era intenso. Miró por última vez, eso no lo sabía, el bello rostro de Ena (regalo de dios) su mujer, sus ojos almendra apenas curvados, la redondez de sus pequeños senos que se había cansado de besar; sus labios húmedos y anchos (raro en una japonesa, pero ella era de una isla lejana en medio del Pacífico que producía ese tipo de belleza), su cintura pequeña, sus piernas casi perfectas donde asomaban dos diminutos pies cuyos dedos y uñas apenas se veían. Su vientre fecundado había protegido en su cueva cálida con paredes que parecían de porcelana a sus dos hijos.

Tenía una pequeña de dos años y un varoncito de cinco, que también lloraban asustados. Eran su vida. Al muchachito (Daiki) a quienes habían llamado así porque desde su nacimiento le veían valor y fortaleza, le estaba enseñando béisbol, un regalo de la dominación económica y deportiva americana, y el niño tomó el pequeño palo con el que jugaba apretándolo en su mano derecha para golpear al primer paracaidista o aviador americano caído y romperle la cabeza. Sus ojos eran los más grandes de la familia y no necesitaban una luz artificial para ver en la noche. En los días en que su padre trabajaba, esperaba sus asuetos para salir con él y su bate a cazar ratas y renacuajos que allí abundaban. Con la guerra la comida escaseaba y la pensión del padre ya no podía alimentarlos a todos. Por eso ahora que estaba retirado del ejército, Akemi usaba su fusil de guerra para la caza de todo tipo de animales, hasta gatos y perros perdidos o abandonados que en las manos de Ena eran un regalo para los estómagos familiares.

Su hijita menor era su tesoro, no la trataba como una muñeca, la colocaba sobre sus rodillas y le acariciaba los cabellos sedosos y largos, su mujer le había enseñado a hacerle trenzas o una colita y cuando quería que tuviera una apariencia distinta recurría a ello. No tenía un rostro tan bonito como el de su mujer, se parecía más a su rostro delgado y adusto y sus orejitas eran más bien grandes por eso la llamaron Rini (conejita). Al revés de su hijo, era parlanchina como la madre y los cuentos que le narraba a medida que crecía aumentaban sus preguntas sobre tal o cual detalle que faltaba. Era tan inteligente o más que su madre, lo que la iba a hacer algún día más inteligente que él mismo, a quien Ena superaba.

-–Hiroshima está localizada en una delta, con siete riachos que la cortan en seis islas como en una pequeña Venecia --me dijo el tintorero cambiando la conversación, sin duda para calmar su propio dolor--. Vivíamos cerca de uno de ellos y allí les enseñaba a nadar a los niños. 

Creía que la única salida de Japón era el mar y ante cualquier catástrofe debían huir por él.

En ese desayuno, que al final no fue tal, Rini le preguntaba por qué el sol salía sólo por el este, por qué un ser tan poderoso no podía cambiar de parecer y darles la sorpresa de salir del otro lado, así a veces lo tenían por la mañana y otras por la tarde, para utilizar mejor el día y poder leer cuentos cuando se levantaban o antes de acostarse bajo la luz de sol que les tocara. Pronto un sol parecido les mostraría lo poderoso que podía ser.

Apenas caminaron unos pasos, bien pegados y abrazado el uno al otro, sin nada en sus manos. De pronto escucharon la explosión y no supieron nada más. Al atardecer, cuando Akemi se levantó con el bonsai aún en la mano y sus documentos, que tenía siempre en un bolsillo de su pantalón, igualmente intactos, no vio a su alrededor a su familia, sólo había a su lado tres sombras en el suelo, pero ninguna era la suya propia. Gritó sus nombres, los llamó una y otra vez inútilmente y no logró ninguna respuesta. Después se desmayó y cuando volvió a despertar se largó a correr sobre la tierra arrasada y los escombros hasta llegar a la orilla del mar. Allí encontró abandonada una pequeña barca milagrosamente sobreviviente con los remos intactos y se largó a remar. Lo recogió un gran carguero que pasaba, a sus ocupantes les dijo que venía de una aldea lejana y al pasar por allí una gran explosión lo había enceguecido y no pudo seguir remando. Se lo creyeron, lo subieron al barco y no paró de correr en cualquier vehículo por mar y tierra hasta llegar, varios años después, a las antípodas, Buenos Aires, donde se hizo tintorero gracias a la ayuda de compatriotas que dominaban allí ese negocio.

Ahora Akemi maldecía su nombre (belleza de la madrugada), pero fue lo último de lo que me habló. Estaba desesperado por volver a ver a Ena, Rini y Daiki, lo habían aguardado demasiado tiempo. Él sabía que para que ello sucediera tenía que morir por los efectos de la misma explosión, aunque no haya podido ser al mismo tiempo.

Edición 3370. 20 de agosto del 2019

El regalo del día de La Madre

El 15 de agosto, en Costa Rica, se celebra el Día de La Madre. Este 15 de agosto, por lo tanto, también.

El viernes 16 de agosto, el diario costarricense La Nación, en su página 6, publicó un artículo firmado por el periodista Juan Diego Córdoba, titulado Salarios públicos crecen mientras los del sector privado se estancan. Como subtítulo, dice: Analistas afirman que pluses y anualidades propician brecha. Lo acompaña con una infografía en la demuestra que del 2017 al 2019, el ingreso promedio del sector público pasó de 891 700 a 1 030 100 colones en tanto, en el sector privado cayó de 374 600 a 371 600.

Ese fue el regalo del día de La Madre. Como diría Maradona: “se les escapó la tortuga”. Apareció el verdadero objetivo de todo ese grupo que podemos llamar “La reacción al galope; desesperada” en el que entran, sin disimulo -AHORA- Canal 7, Canal 6, La Nación de Costa Rica, las cámaras patronales, los partidos burgueses (PLN, PUSC) y los pequeños-burgueses (PAC, PIN, los panderetas, los republicanos social cristianos).

¿Cómo se llama ese VERDADERO objetivo? Llevar el salario de los empleados públicos al nivel de los empleados privados. No más y, tal vez, menos.

Esa pantagruélica foto que publica el diario La Nación en la que Ricardo Benavídez, liberacionista, presidente de la Asamblea Legislativa, vocifera cuál si fuera Lucifer en presencia de Cristo, dice todo: lo dicho y lo por decir.

Es que, hay que entender y para ello hay que averiguar.

La situación de la burguesía MUNDIAL es que, desde hace décadas, aumenta el capital constante de sus empresas y disminuye la tasa de ganancia. ASÍ DE SENCILLO.

Quién no lo sepa, averigüe, pregunte, converse, lea, charle con los militantes de izquierda (los que algo conocen, no todos) y verá que las cosas no son como la pintan Juan Hidalgo, Elías Feinzag, Jorge Woodbridge, desde La Nación, Oppenheimer desde Miami, los del FMI o el BM, desde sus altísimos sueldos, los burgueses de todo tipo en su eterno llanto porque no ganan.

Los socialistas, aquellos que según algunos imbéciles nunca proponemos respuestas (aclaremos: las que proponemos no son de su agrado) tenemos una respuesta muy simple. Tan simple que -según algunos ilusos y otros ingenuos- son irrealizables.

Punto 1. Fijar el salario mínimo vital y móvil. Para una persona de 18 años que trabaja 8 horas, que – seguramente- viaja dos horas para llegar al trabajo y otras tanto para retornar a su ¿hogar?, que compra lo que pueda -en El Chino- con lo que le queda de la mensualidad, que está cada vez más animalizado porque la burguesía lo explota más. Nadie dice cuál debe ser ese salario. TODOS SE ESCONDEN. Sufren por el plan fiscal; nunca -pero nunca- por el desheredado. Es que, de la condición de estos, viven ellos.

Punto 2. Pleno empleo. El 10, el 11 % de la población económicamente activa, no trabaja. Según los burgueses y sus sapos ilustrados y titulados, hay que esperar la llegada de los buenos tiempos. ¿Para cuándo? Para el futuro, en el paraíso, porque aquí y ahora, hay déficit, recesión, caída de la producción, salarios muy altos, muchos impuestos, no hay reformas estructurales (¿?), y existe un sector grande que no quiere socarse la faja. Porque no son buenos ciudadanos, dicen los hipócritas y los tontos.

Punto 3. Disminuyendo la semana laboral. Sostenemos que, si en vez de 48 horas semanales de trabajo, se disminuye a 36, se crean las condiciones para que los desocupados, se sumen a la fuerza laboral activa.

Punto 4. Acabando con el trabajo informal. Las estadísticas nos dicen que un 45 % de los que están “ocupados” (es una forma de decir) son trabajadores informales. Trabajan más de 8 horas, su salario está por debajo del mínimo (minimísimo) de ley, no tienen garantías sociales, seguros, aportes previsionales. Opinamos que, si entran en lo que afirmamos en el punto 3, se acaba ese problema que, ¡o casualidad!, los burgueses y sus epígonos tampoco ven.

Punto 5. Sin disminuir el salario actual por 48 horas semanales. ¿Cuál es el problema por el que esto no se cumple? Sencillamente, porque la condición fundamental de todo burgués (y de todo aquel que aspira a serlo) es que no se es tal si no incrementa su capital. Incremento necesario para aportar lo que en economía (la buena) se llama capital constante y para que el burgués y los suyos, tengan mejor nivel de vida.

Punto 6. Declarando la moratoria de las deudas interna y externa que carcomen el presupuesto nacional. El pago de los intereses (no el capital) de tales deudas, es el mayor consumo de lo recaudado. ¿Qué tal si incluimos el capital? Pues bien, no decimos no pagarla, que es lo que corresponde. Decimos moratoria, por 10 años, por ejemplo. Y destinar esa masa dineraria a reforzar la producción nacional para reafirmar aquello de pleno empleo.

Todo esto, y muchas otras cosas, proponemos los socialistas. Esperamos que algún burgués decente (debe existir) se anime a contradecirnos y entablar un diálogo serio, datos en mano, que garanticen el cumplimiento a cabalidad de los derechos humanos.


Edición 3380. 01 de setiembre del 2019

Elecciones en Argentina

Existen muchos temas de interés: el Brexit en el Reino Unido, Trump y los inmigrantes, la guerra de aranceles entre EEUU y China, el aumento de la carrera armamentística, la caída de Salvini en Italia, la bronca entre Bolsonaro y Macrón, la intrascendencia del G7, la quema en la Amazonía, el regreso a las armas de un sector de la exFARC, la apabullante derrota de Macri y el FMI y Bolsonaro y Trump, la quema en Sudáfrica, la pelea por la ingeniería en la ONU, el enfrentamiento -muy serio- entre Israel y la coalición Hezbollah-Hamas, la creciente perspectiva de recesión mundial, la depresión de la economía mundial, etc., etc.

De todos ellos hemos elegido lo que llamamos apabullante derrota de Macri, el FMI, Bolsonaro y Trump. Todo ello en las elecciones previas llamadas PASO en Argentina y previas a las decisivas a ocurrir en octubre.

Si bien es cierto que ninguna puede ser mencionada al margen de las otras, lo que ocurrió en Argentina, condensa, muestra, da elementos para comprender todas las otras.

¿Por qué?

Porque los modernos proletarios argentinos y la pauperizada clase media de ese país, dieron una lección política de envergadura considerando dos elementos políticos fundamentales. En su orden y no arbitrariamente elegidos: 1. La inexistencia de dirección política socialista-revolucionaria -en el mundo- desde el triunfo de la reacción mundial al lograr cercar y aislar -militarmente- a la Revolución Rusa (aunque esta venció en esa guerra) acompañada por los triunfos fascista, nacional-socialista- chino del Kuomintang, franquista español y las derrotas de las revoluciones obreras europeas en Italia, Alemania, Hungría, Inglaterra, España. 2. El aceleramiento de la crisis del sistema capitalista imperialista comenzado hacia 1905 que evolucionó a demostrar que, bajo el capitalismo, existen dos utopías que, como tales, llevan a la destrucción del planeta y a la animalización de la especie humana; es decir, regresar del actual Homo sapiens sapiens a algo así como los Ardipitecus e, incluso, anteriores, 6-7 millones de años atrás.

Esta actual situación, inédita, se manifiesta -rigurosamente- en términos sociales (colocando un freno al proceso evolutivo humano) y en términos políticos al corroborar que, sin dirección política socialista y revolucionaria, la decisión que tomó la humanidad -no suicidarse, y por eso el aumento mundial de la resistencia a los objetivos sociales, políticos y militares de la burguesía mundial- no puede avanzar hacia la conquista de la verdadera libertad. NO, la que ofrece -y con la cual se llena la boca- la burguesía.

En situaciones como esta, fue posible la gesta libertadora de los pueblos de América durante el siglo XIX. En situaciones como esta, la clase dominante da lugar a la aparición de sus diversos componentes que abren paso a la lucha (ahora) entre sectores burgueses imperialistas nacionalistas vs. burgueses globalizadores todavía no acabadamente imperialistas y entre todos estos con los cuasi-cuasi-nacionalistas o los cuasi-nacionalistas característicos de los países atrasados.

La derrota de Macri es la consecuencia de que, desde el gobierno, trasladaron a sus cuentas bancarias en el exterior, los créditos otorgados por el FMI más las ganancias obtenidas con la administración espúrea de las cuentas nacionales que dieron lugar a empresas y empresitas que cerraron, considerable aumento de la desocupación, enorme depreciación del salario, condiciones laborales de superexplotación, el dólar por las nubes, la inflación acompañándolo, etc. Todo ello consecuencia de que se trata de una burguesía que vive del capital ficticio porque su proyecto, como clase, no da más. Debe en consecuencia, para acrecentar su capital -que es lo único que le interesa- entrar en la destrucción de la condición humana porque destruye el trabajo. El FMI perdió porque se jugó -a instancias de Trump- a salvar a Macrii y para ello se desfinanció. Bolsonaro perdió porque se abrió -aún más- el montón de movilizaciones de los estudiantes universitarios, los docentes e investigadores, los pueblos originarios de la Amazonía, los eternos Sin Tierra. También porque se cayó la careta anticorrupción con la que llevaron adelante la destitución -mediante golpe blando- de la presidenta Dilma y el encarcelamiento -a toda prueba sobre datos inventados- de Lula para poder ganar las elecciones. También porque junto con Macri -los más grandes exponentes del Mercosur- eran los portadores del juego sucio contra los gobiernos cuasi-cuasi-nacionalistas de América Latina en el que participan con todo entusiasmo, Piñera, Duque, Lenín Moreno, los presidentes de Perú y de Paraguay y el mercenario número uno, Almagro, secretario general de la OEA, ministerio de colonias de los EEUU al decir de Fidel y el Che. Perdió Trump porque se le cayó el andamiaje armado en tiempos de Obama y perfeccionado por Trump y su cofradía, para tener en el bolsillo al patio trasero que es América, porque de lo contrario no es posible llevar adelante el programa guerrerista de la burguesía gringa, toda ella, nacionalista o globalizadora, contra los pueblos del mundo y, específicamente, Rusia y China en la perspectiva de la Tercera Guerra Mundial.

Nosotros decimos que la humanidad no decidió suicidarse. No porque su norte es una sociedad amigable, laboriosa, solidaria. NO. Tomó esa decisión por aquello ancestral de la preservación de la especie. Pero esto, no olvidemos, es la primera condición de todo proceso evolutivo; si no se existe, no hay evolución alguna.

Pero para que haya evolución, debe desaparecer el sistema que se opone. Por lo tanto, no hay preservación de la especie si no hay -al mismo tiempo, casi en paralelo- lucha sistemática contra el sistema que todo lo frena y propuestas -también sistemáticas- para una nueva soociedad.

En las elecciones argentinas, la izquierda no estuvo a la altura. No porque no acompañó la experiencia de las masas; esto de la experiencia es una mentira; es reivindicar la empiria, el ensayo y el error no crítico, la espontaneidad, la negación de la teoría. La izquierda, desde un principio, en el mes de enero, debió comenzar con un plan propagandístico de denuncia de las elecciones burguesas, de desacreditación de las PASO, de demostración de la negación de la democracia que es el sistema de elección de los candidatos, de exclusión de los partidos pequeños, de desconocer el derecho de cualquiera para organizarse políticamente. Si esa campaña se hubiera efectuado y al mismo tiempo se llamaba a un Frente Socialista para actuar todos con la misma consigna y en la misma dirección, se hubiera medido -paso a paso- la temperatura electoral y, llegadas las circunstancias, hubiera llamado a votar por la oposición burguesa cuasi-cuasi-naionalista que representan los Fernández y ese ecléctico peronismo, cada vez más a la derecha. Pero ello debía tener como eje central la derrota de Macri y, a continuación, la necesidad de organizarse para enfrentar los planes cuasi-cuasi-liberales que puede llevar adelante, como único norte, esa burguesía peronista, verdadera bolsa de grillos.

Afirmar que la derrota de Macri, era la derrota del FMI, de Bolsonaro, de Trump y de tantos otros, era ganar tiempo para ponerse a construir una dirección política que tenga por eje llevar adelante aquello de “Que se vayan todos” pero, teniendo en cuenta que para que sea posible, hay que echarlos.
Y echarlos significa comenzar un proceso de construcción de una sociedad cuasi-socialista en la que gobiernen los proletarios y el pueblo por medio de sus instituciones, que reparta el producto social entre todos y según sus necesidades, que se cumpla aquello de que el trabajo es un derecho humano irrenunciable y que se reconozca amigo de todos los pueblos, agredidos, explotados, mancillados y negados.

Bajo esas condiciones, la derrota de Macri, hubiera dado lugar a la aparición de alguna luz al final del túnel.


Edición 3390. 10 de setiembre del 2019

INTERESES.
Sobre el ser y la conciencia


Hace muchos años, Marx, discutiendo con los filósofos alemanes post Hegel, afirmó que la conciencia de -obviamente- los seres humanos, se encuentra sometida a los intereses de esos seres humanos.

Escribimos lo anterior a propósito de la discusión (es una forma de decir) que se da en la Asamblea Legislativa de Costa Rica, sobre las huelgas, el derecho a las mismas y las limitaciones que "debe imponer" la sociedad, leyes mediante.

Aparentemente (subrayamos esta palabra) la discusión encontró su origen en la huelga de unos tres meses que se dio el año pasado, que agrupó a varios sindicatos -al inicio- y que terminó con la sola presencia de un sector de los docentes.
Los burgueses  de todo tipo de actividad económica y de todo papel ideológico y de formación política de la sociedad, pusieron el grito en el cielo con muy serios indicadores de indignación ante lo que llaman excesos de los sindicatos y de piedad con relación a lo que llaman (piadosamente, también) población costarricense de bajos recursos, vulnerable y motivo de preocupación y desvelo ante lo que definen como agresión -obviamente inhumana- de que son objeto por parte de los "privilegiados" empleados públicos. Dicho y escrito así, sin rubor alguno. Tampoco con responsabilidad histórica.

Nosotros, que no somos neutros en esta (digamos) discusión, queremos tocar un solo punto de la compleja situación que se vive. Que, digamos de una vez, no es propia de Costa Rica y sí, abarca el mundo, el conjunto de la dominante sociedad capitalista presente "urbi el orbi".

Dicho punto es muy simple y queremos definirlo de manera que no se preste a equívocos o a tramposas respuestas.

Supongamos que un muchacho (obviamente estamos diciendo también, muchacha) termina el ciclo secundario y se propone estudiar en la Universidad (obviamente -también- en la Universidad Pública). Sigamos suponiendo. No logran (en las condiciones sociales actuales es eso, un logro) ingresar a la Universidad. Se disponen, por lógica consecuencia (hablamos de la mayoría de los jóvenes, no de "los hijos de papá") a entrar en el mundo laboral. Si ienen suerte, consiguen un brete, digamos normal; es decir con 8 horas de trabajo diario, 48 horas semanales, con condiciones de respeto social (no trabajo informal, por lo tanto con cumplimiento de derechos laborales, de riesgo de trabajo, de cobertura por parte de la CCSS, con aportes previsionales).
En esa situación, ¿cuál debe ser su salario? Según el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), en la actividad privada -en el mejor de los casos- ganará alrededor de 300 mil colones al mes (más bien menos).

Ese salario, ¿sirve para vivir?
Debe pagar alquiler, comer, viajar, comprar cosas necesarias para la vida contemporánea desde la higiene hasta medicamentos- vestirse, tener momentos de ocio, momentos de crecimiento intelectual, de actividades espirituales serias (no la de los panderetas o los católicos o los grupos y actividades de evasión tan en boga), momentos de interacción social y/o emocional, etc., etc.

En esas condiciones, con esos propósitos, ¿cuánto debe ganar en un mes de trabajo?

Nosotros no vamos a definir un monto. Sabemos que lo que dice el MTSS, es sencillamente ridículo.
¿Les interesa esa situación a "los padres de la Patria"?
¿Alguna vez -aunque sea en momentos de distensión de su arduo trabajo- se pusieron a analizar, criticar, la responsabilidad que les corresponde a los partidos políticos en los que militan?
¿Reconocieron en algún momento de sinceramiento, que el desmadre existente lo crearon, propusieron, hicieron, llevaron a la práctica, los que les antecedieron en esos menesteres?
Debemos aclarar que, los socialistas, colocamos el tema que exponemos como uno de los derechos humanos ante los cuales los burgueses dicen, contestan, argumentan, que la satisfacción de ellos, es lógica bajo muy definidas condiciones sociales, económicas, productivas y de la economía en general.

En otras palabras, al estar sometidas a las condiciones (¿podemos llamarlas de mercado?) es más que obvio que no son ni serán derechos humanos.

Por eso, los socialistas hacemos propuestas. No, como dicen muchos tontos que hablan porque el aire es gratis, que criticamos y no decimos lo que hay que hacer. Criticamos, sugerimos y proponemos. Por ejemplo, y esto es para las cúpulas sindicales. ¿Creen que pueden ganarse el apoyo del conjunto de la sociedad si no se meten con ese tipo de problemas?

La táctica correcta debe buscar el agrupamiento de los explotados. Todos ellos. Sin excepción alguna.
 Porque los burgueses encontraron -con este gobierno- cómo agruparse para garantizar la reproducción de su capital. Que es lo único que les interesa. Todo lo demás, es paja.


N del E 3400. 20 de setiembre del 2019

La burguesía dice "privilegios"

Cuando el actual gobierno de Costa Rica se propuso "resolver el déficit fiscal", se desató un coro nacional no de ángeles precisamente.
Sí, lo fue, de la burguesía nacional en todas sus manifestaciones.
Es decir, partidos burgueses, partidos pequeño burgueses, paridos evangélicos, cámaras patronales, periódicos, televisoras, etc.
Podemos afirmar que fue peor que una cacería de brujas.

Pero queremos destacar, dentro de ese insidioso y odioso bombardeo en el que participaron, participan y -con toda seguridad- participarán todos los anteriormente mencionados, dos aspectos que son -para nosotros- esenciales.

Número 1. Dado que, cuando hablan de privilegios se refieren a los empleados públicos, consideran que tanto los trabajadores del estado que están en el el gobierno central y en todas sus instituciones centralizadas y no, y los que están  empleados de la actividad privada, deben tener un salario mínimo, vital móvil (SMVM) idéntico.

Número 2. Ese salario base, ¿es el que fija el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social?. Aclaramos que según éste ministerio, tal cual aparece en su página web, establece que lo que llama salario para un trabajador no calificado, por día trabajado, es de 10 358.55 colones y para un trabajador calificadom está en 11 471.53. Es decir que, en este mes de setiembre, con 25 días laborados a 8 horas diarias, cada uno de ellos recibirá al finalizar el mes, 258 963.75 y 286 788.25 respectivamente-

Los socialistas, en cambio, decimos que ese SMVM refleja lo que, según la burguesia, alcanza para vivir.
Nosotros decimos que no alcanza para nada y -esto es fundamental- demuestra que, para este gobierno y todos los anteriores, reflejan la opinión esa que, decimos tiene la burguesía.
Entonces, si ha sido siempe así (en las últimas décadas porque antes era muchísimo peor), se comprueba, se demuestra de manerra que no da lugar a duda alguna que los gobiernos llevan adelante políticas -en todas las cosas- a favor de la burguesía.
Si, al mismo tiempo, tenemos en cuenta que lo que se dio en las últimas décadas es consecuencia de la encarnizada lucha de los trabajadores, debemos colegir - y no ser tontos- que el estado sirve para la clase dominante y cede algo ante la lucha sostenida.
Los materialistas dialécticos sostenemos que la experiencia demuestra dos cosas: 1. con la burguesía el diálogo es imposible: sin lucha nada se ha logrado. 2. Hay que cambiar el estado. Pasar de uno burgués a uno proletario. Es decir del sistema capitalista al sistema en transición al socialismo.

N del E 3410. 01 de octubre del 2019

¿Nueva crisis mundial?

En mel diario La Nación de Costa Rica, en la página 27, el economista costarricense Eli Fenzailg, publica un artículo en el que se pregunta, textualmente, "¿Estamos preparados para una nueva crisis mundial?"

En su largo escrito, afirma: "A Costa Rica ya no le es posible seguir ninguna versión de la r eceta keynesiana".

Debemos decir que no nos da vergüenza coincidir con este representante de la economía burguesa del capitalismo actual.
Termina su artículo en los siguentes términos: "Costa Rica está en una encrucijada. Se avecina una nueva crisis y no podemos acrecentar el gasto público ni expandir el crédito al sector privado.
Tal vez ahora nos decidamos a hacer las reformas necesarias
para incrementar la productividad y mejorar la competitividad, que debimos adoptar hace mucho tiempo. Es nuestra única esperanza."
También debemos decir que no compartimos para nada estos dosúltimos párrafos.

Pero, para mejor centrar la discusión, debemos mencional el editorial que, en el mismo diario, escribió su director, Armando González, el domingo 29 esa decir, un día antes.
El título es enciclopédico: "Globalización asediada".
Y transcribe lo que dijo el presidente Trump enla actual Asamblea General de las Naciones Unidas: "La globalización está muerta y el futuro pertenece a los patriotas."

Si ensamblamos ambas posiciones podemos decir lo siguiente: ante la crisis que se avecina, los patriotas de cada país en todo el mundo, debemos luchar contra los patriotas de los países diferentes a  nosotros  porque debemos vencer a los demás para ser el líder.

Aunque no se menciona, para nada,  un conflicto bélico  de amplias proporciones,  nosotros  queremos  decir que no descartamos  -de ninguna manera- que estalle una Tercera Guerra Mundial.

En el año 2012 publicamos la primera parte de un documento titulado Para entender la situación mundial.
En el mismo, analizando el estado de cosas usando como guías El Manifiesto Comunista y El Imperialismo, fase superior del capitalismo, llegamos a la conclusión de que, el sistema capitalista se encuentra agotado. ¿Qué queremos decir con esta expresión? Pues, sencillamente, que el desarrollo de las fuerzas productivas -imponente en la primera fase del mismo- ya no se da.
Hoy en día -esto lo veremos con mayor detalle más adelante- la burguesía mundial se encuentra dividida en tres sectores que llamamos globalizador (multilateralista), mundialista (unilateralista, nacionalista imperialista) y cuasi-cuasi-nacionalista (los partidarios del nacionalismo de los países atrasados en la época de la mayor crisis objetiva del sistema en toda su historia). Las tres tienen algo en común: son utópicas.

Por eso, los socialistas, que la humanidad debe comenzar la construcción de lo que llamamos etapa de transición al socialismo para, como resultado global lleguemos -no sabemos cuando- al sistema socialista.
Es decir, mundial. Porque, la experiencia de la URSS y de todas los socialismos conocidos, confirma aquello de que el socialismo en un sólo país es -también- una utopia.
La consigna central de toda esta etapa es Revolución Socialista o más Barbarie Capitalista (re-animalización de la especie humana).

N del E 3420. 10 de octubre del 2019
Si lo dice el escriba del sistema...
El 06 próximo pasado, en la página 19, el diario La Nación de Costa Rica, publicó el habitual artículo de los domingos del cubano radicado en Miami (suponemos) Carlos Alberto Montaner, agente de la CIA, según afirman algunos.
Dicho artículo se titula Perú, la corrupción y el abismo. Comienza con el siguiente párrafo: "Parecía que Perú se había salvado y marchaba con paso firme hacia el desarrollo. Era lo que auguraban los pronósticos del Banco Mundial. La vecindad con Chile era su secreto."

Ante tal afirmación, queremos destacar tres aspectos.
Primero: "... paso firme hacia el desarrollo...". En ningún momento explica que es el desarrollo. Debemos suponer por otros artículos que escribió que ello significa alinearse con las políticas de la burguesía imperialista yanqui. Por lo tanto, nunca, defender la naturaleza, enfrentar el cambio climático, dar respuesta sólida a la pobreza y el hambre de la mayoría de la población peruana, asegurar el aspecto previsional de los trabajadores, buena educación y servicio y políticas de salud, pleno empleo, excelentes condiciones laborales, salario adecuado a las necesidades, etc., etc.
Segundo: menciona los pronósticos del Banco Mundial. Creemos que está todo dicho. Esa institución se caracterizó, durante toda su existencia, en apadrinar y promover,las políticas globales de los yanquis para los países atrasados.
Tercero: aquí la sacó del estadio, como se dice en los ambientes futboleros. "La vecindad con Chile era su secreto"
El comentario que se nos ocurre es una pregunta que tiene plena vigencia: ¿Argentina no tiene vecindad con Chile? La respuesta es abrumadora. Calificar las perspectivas de un país en términos de vecindad es, sencillamente, demencial.

Pero, el remate está párrafos más adelante en ese artículo. Dice: "La república es una construcción artificial basada en la premisa de que todos los seres humanos tienen los mismos derechos y son iguales ante la ley."
Para los socialistas, hay pocos disparates tan grandes. ¿Todos los seres humanos tienen los mismos derechos?, ¿en el capitalismo?
Responder esta sencilla pregunta es clave. Define de que lado nos encontramos.
Por nuestra parte, luchar por lograr el sistema socialista, es la única respuesta no mentirosa, no utópica, sencillamente humana.


N del E 3430. 20 de octubre del 2019
Sobre las utopías
El sábado 19 próximo pasado, se vencía el plazo para llegar a un acuerdo sobre el Brexit entre el gobierno del Reino Unido y la Unión Europea.

A marcha forzada, representantes de ambos llegaron a ese acuerdo. Pero, quien no aceptó los términos del mismo, fue el parlamento británico.
El Reino Unido, la UE, EEUU, el planeta, se encontraron -repentinamente- en un callejón sin salida. Boris Johnson se resistió a firmar la nota en la que se comunicaba a la comunidad -que permanecía en riguroso mutis- la decisión. Las fuerzas de los diferentes sectores de la burguesía mundial, se aprestaban -pasado el primer momento de asombro- a reanudar su batalla.
Batalla que se caracteriza por encontrar muchos molinos de viento allí donde se les ocurra.

¿Cuáles son dichos molinos?
Sugerir, proponer, impulsar, políticas, leyes, recomendaciones, sugerencias, que permitan volver a los esplendores del pasado.
Todas, absolutamente todas, van al basurero.

Gran Bretaña es el más claro ejemplo de cómo es que reina el basurero. En el mundo.
Terminada la Segunda Guerra Mundial, el sistema capitalista se dispuso a continuar lo que existía antes de dicha guerra. Para ello ubicó, como líder mundial, a EEUU. El viejo imperio de la Rubia Albión, aceptó la realidad y se dispuso a ser el nuevo Sancho del nuevo Quijote.
Pasados los "30 gloriosos" (1945-1975) durante los cuales se "recompuso el sistema", el capitalismo confirmó que, en su fase imperialista, las fuerzas productivas, no tienen fuerza.
El "neoliberalismo" que apareció como rueda de auxilio, fue sacando a la luz del día el desvencijado esqueleto.

Hoy, el resultado es que algunos quieren una utopía, la globalización; otros desean otra utopía, el "primero yo".
Ambos nos dicen que el capitalismo está pidiendo un "overjol".
Lo que queda de una antigua burguesía, residente -casi toda ella- en los países atrasados (y que damos en llamar cuasi-nacionalistas o -peor- cuasi-cuasi-nacionalistas), también es una utopía.
Tres propuestas burguesas y una sola realidad: objetivamente, el capitalismo, está pidiendo -a la humanidad- pasar a la nueva realidad.

Los socialistas sabemos cómo se debe realizar el mismo. Pero, hay un aspecto, el subjetivo, que, por su inexistencia, se transforma en objetivo. El capitalismo no termina de morir y su sustituto (el socialismo) no termina de nacer.
La respuesta a esta trágica contradicción tiene que ser resultante de un cambio de orientación, ultranecesario, que dé lugar a la reaparición de una nueva dirección política que represente la imposibilidad de realización de más barbarie capitalista.
A partir de los nuevos fenómenos políticos que estamos viviendo en varias partes del planeta, terminar por gestar la dirección política socialista-revolucionaria que la humanidad requiere para que el Homo sapiens sapiens avance hacia el Homo sapiens hominis.

N del E 3440. 01 de noviembre del 2019

Los océanos como prioridad de  inversión
El diario costarricense La Nación del día 29 de octubre pasado, publicó en su página 22, un artículo con el título de esta nota. Lo firma Emma Navarro, economista y abogada, vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

La nota debe ser leída y, a continuación, se debe leer la nota sc-3442 que publicamos en esta edición que se titula El Mito del Desarrollo Sustetable, de Alejandro Nadal.

La señora Navarro, aparentemente bienintencionada, no puede dejar de lado su ocupación profesional cuando analiza lo que nos preocupa y alarma. Se entiende y también es explicable.
Pero no estamos para esos menesteres morales. Y, en consecuencia, debemos decir que es difícil curar el cáncer inyectando un licuado de células cancerosas. Ni la homeopatía admite tales procedimientos.

La señora no entiende el origen del problema. Su conciencia es resultante de las condiciones de su existencia.
Nos recuerda que, hace 40 años asistimos a una conferencia de un profesor universitario sobre las consecuencias que estaba generando el uso de los combustibles fósiles en el aumento del CO2 ambiental y, por consecuencia, en el aumento de la temperatura del planeta. Un profesor asistente, especializado en asuntos de biología en general, director de una reserva biológica, argumentó que ese CO2 podía ser absorbido por las aguas marinas y oceánicas que -no debemos olvidar, agregó- cubren el 66% de la superfice del planeta.
Cuando el expositor le contestó que eso acidificaría los océanos y los mares y, por consecuencia, alteraría la flora y la fauna acuáticas, dijo, muy suelto de cuerpo, pero esa acidificación será mínima.
Lo cierto es que tenía razón; la acidificación es mínima. Pero, quienes eso sostienen, niegan la vulnerabilidad que esas especies ahí presentes, sufren con esas mínimas modificaciones que se reflejan en desaparición de especies, modificaciones genéticas y fenotípicas de las mismas y, además, variación en el ciclo del agua: agua líquida, agua gaseosa (nubes y neblinas), agua líquida nuevamente (lluvias). Además dejan de considerar que el aumento de la temperatura perturba ese ciclo que, mezclado con las consiguientes variaciones del desplazamiento de los gases de la atmósfera y el desempeño de los vientos es responsable -entre otros- de inudaciones y sequías.
Toda esa larga exposición anterior es para que sepamos entender el porqué de los cosas. En consecuencia es lo mismo que querer salir de una soberana borrachera ingiriendo más guaro.Si el calentamiento global es consecuencia de la actividad humana, debemos decir que esa llamada actividad humana es un eufemismo que oculta que lo que ocurre es actividad propia del sistema capitalista.
Escribe la señora Navarro: "... Cuando nuestros expertos en clima dan su sello de aprobación a un plan, atrae más financialiento de inversionistas privados, fondos de pensiones, fondos soberanos y compañías de seguros. Y, cuandotales inversionistas ven que pueden beneficiarse de proyectos ecológicos, los resultados
no solo favorecen al océano sino también  a los trabajadores y consumidores..."

Es por eso que los socialistas estamos en contra de las ONGs que son agentes encubiertos de la avidez burguesa.
El sistema acuoso del planeta es de la humanidad. Al igual que el aire que respiramos.

Si permitimos que los burgueses lo manipulen, viviremos con un aparato que mide el aire que consumimos y deberemos pagar por ello.

Que es lo que ocurrirá en el espacio.

De ahí que la consigna de Propiedad Social de Todos los Recursos Naturales, es una consigna de sobrevivencia de la especie humana y el planeta y el sistema solar.

Altamente democrática