19 de setiembre del 2018

POScr-JOScr. ¡Viva la huelga!

La huelga continua y no puede bajar en intensidad, por el contrario, tienen que mantenerse las manifestaciones y la movilización. La lucha que se ha dado contra el combo fiscal tiene ya sus primeros triunfos, como lo son el generar un rompimiento de todas las fracciones, representantes de la burguesía, y poner en entredicho la aprobación del combo. Además, de sumar grandes sectores de la población a la misma y mostrar un descontento que va más allá del propio hecho del déficit fiscal y toca las fibras más sensibles de un modelo país que hace rato viene empobreciendo, aún más, al más pobre y haciendo más rico a los grandes capitales a costa de la destrucción del mercado interno y por lo tanto el aumento en el desempleo, la pobreza y la reducción de los salarios. Actualmente, hay un comienzo de negociación que lo que plantea es todo lo contrario a bajar los brazos. El gobierno golpea la mesa con represión y amenazas, nosotros tenemos que golpear la mesa, para volcar la negociación a nuestro favor, manteniendo y ampliando la fuerza de la huelga nacional.

Los socialistas planteamos que es necesario un plan fiscal pero que vaya más allá de lo económico y levantemos una propuesta alternativa que toque realmente a los que tienen la ganancia y de soluciones reales a los problemas que aquejan a la clase trabajadora y las clases populares. Si bien, los sindicatos han levantado una propuesta alternativa, de la cuál compartimos la mayoría, por no decir su totalidad de puntos, decimos que hacen falta plantear propuestas que vayan a la raíz del problema y salgan al paso del modelo país pro-burgués, modelo que hace del estado un simple fiscalizador de la ganancia del gran capital. Entre las propuestas que levantamos son las siguientes:

·         Pleno empleo: empleo para toda la población. Esto haría que aumentaran los contribuyentes al régimen tributario y a la CCSS. Así como también aportarían los patronos su cuota y el plan fiscal se subsanaría prácticamente en su totalidad y tendríamos una población económicamente activa. Sin embargo, la burguesía, ha apostado por tener el ejército de reserva de desempleados y así poder bajar salarios a los trabajadores activos y amenazarlos con el despido.

·         Salario mínimo vital y móvil: un salario mínimo que dé posibilidad de vivienda, educación, comida y ocio. Esto dinamizaría la economía y aumentaría la capacidad de compra de todos los costarricense. Móvil porque reconocería la especialización y años trabajados, además reconocería el aumento o no de la inflación. En la acera del frente, los grandes capitales, quieren, con el cuento de la competitividad, tener salarios de hambre para así disminuir sus costos y aumentar sus ganancias.

·         Impulso al mercado interno: créditos a bajo interés a los pequeños y medianos comerciantes y productores. Incentivo a todo aquel que de trabajo y mantenga a los trabajadores bajo un régimen de seguridad laboral. La apuesta actualmente es regalarle el país a la inversión extranjera, usando todos los recursos del país y descuidando la economía interna.

·         Auditoraje de la deuda tanto externa como interna: un auditoraje de la deuda tanto externa como interna daría con la posibilidad de ver cual deuda es impagable y cual no debe de ser pagada porque no beneficia al pueblo. Estos fondos serían utilizados para llevar a cabo las tres propuestas anteriores y no se perderían haciendo más ricos a los grandes usureros.

¡Ni un paso atrás! ¡Abajo el combo fiscal!

¡Por un modelo país alternativo!

Partido Obrero Socialista-Juventud Obrero Socialista

Fb: POScr / JOScr

Web: www.palabrasocialista.org