POScr-JOScr. 03 de octubre del 2018

¡Por una alternativa política y de base de la clase obrera ¡

La huelga sigue adelante, y debe reconocerse la persistencia de las y los trabajadores en mantenerse en la lucha contra el Combo Fiscal, pero a la vez hacemos un llamado a reflexionar sobre las medidas que podemos tomar para aumentar nuestra fuerza, continuar la lucha y lograr el modelo de país que queremos y necesitamos. El enemigo es fuerte y ataca de manera unificada.

De ahí que los socialistas planteamos en el plano organizativo, la realización de asambleas regionales, para hacer balance y tomar acuerdos para transformarlos en acciones concretas, en la búsqueda de fortalecer democráticamente el movimiento e incentivar la participación de más actores de los diferentes movimientos y sectores sociales que están contra el combo, pero aún no se suman a las movilizaciones. Así también hacemos un llamado a la creación de un “fondo de huelga” en la perspectiva de los rebajos salariales que vendrán con las declaratorias de ilegalidad, que permita mantener la unidad y la permanencia en la lucha.  

A la vez planteamos, la necesidad de un plan fiscal, pero que vaya más allá de lo económico y levantemos una propuesta alternativa, que toque realmente a los que tienen la ganancia y de soluciones reales a los problemas que aquejan a la clase trabajadora y las clases populares. Si bien, los sindicatos han levantado una propuesta alternativa, de la cuál compartimos la mayoría, por no decir su totalidad de puntos, decimos que hacen falta plantear propuestas que vayan a la raíz del problema y salgan al paso del modelo país pro-burgués, modelo que hace del Estado un simple fiscalizador de la ganancia del gran capital. Entre las propuestas que levantamos son las siguientes:

Pleno empleo: empleo para toda la población. Esto haría que aumentaran los contribuyentes al régimen tributario y a la CCSS. Así como también aportarían los patronos su cuota y el plan fiscal se subsanaría prácticamente en su totalidad y tendríamos una población económicamente activa. Sin embargo, la burguesía, ha apostado por tener el ejército de reserva de desempleados y así poder bajar salarios a los trabajadores activos y amenazarlos con el despido.  Salario mínimo vital y móvil: un salario mínimo que dé posibilidad de vivienda, educación, comida y ocio. Esto dinamizaría la economía y aumentaría la capacidad de compra de todos los costarricense. Móvil porque reconocería la especialización y años trabajados, además reconocería el aumento o no de la inflación. En la acera del frente, los grandes capitales, quieren, con el cuento de la competitividad, tener salarios de hambre para así disminuir sus costos y aumentar sus ganancias. Impulso al mercado interno: créditos a bajo interés a los pequeños y medianos comerciantes y productores. Incentivo a todo aquel que de trabajo y mantenga a los trabajadores bajo un régimen de seguridad laboral. La apuesta actualmente es regalarle el país a la inversión extranjera, usando todos los recursos del país y descuidando la economía interna. Auditoraje de la deuda tanto externa como interna: un auditoraje de la deuda tanto externa como interna daría con la posibilidad de ver cual deuda es impagable y cual no debe de ser pagada porque no beneficia al pueblo. Estos fondos serían utilizados para llevar a cabo las tres propuestas anteriores y no se perderían haciendo más ricos a los grandes usureros.

¡Ni un paso atrás! ¡Por un modelo país alternativo! Asambleas de base para que se analice y decida las políticas a seguir, así como la posibilidad y necesidad de conformar un partido obrero que atienda las consignas y reivindique los derechos de la clase trabajadora.