Ante el nuevo gobierno. Qué piden los dirigentes sindicales y qué deberían agregar.

La dirigencia sindical que requieren los nuevos tiempos y los que se avecinan.

El nuevo gobierno viene con una presentación que corresponde a una puesta en escena. Gabinete con paridad de género, poca repetición de viejos y quemados políticos, una dirección de la Asamblea Legislativa que parece que, de golpe, por obra de magia, los diferentes sectores burgueses se hubieran “civilizado” y aparecieron mujeres dominando el directorio, mujeres jóvenes, y –todo- en un ambiente de esperanza y muy buena letra.

Si hay alguien que arroja total claridad sobre los tiempos que se vienen, es el abogado Rubén Hernández que, el día 15 de mayo, publicó en la página 19A del diario La Nación de Costa Rica, un artículo que en su acápite 3 dice: “… el principal problema del país, en estos momentos, es el déficit fiscal. Este se resolvería de manera permanente eliminando o refundiendo decenas de instituciones públicas duplicadas o innecesarias, eliminando todos los pluses salariales y prohibiendo la suscripción de convenciones colectivas. Para ello no hay que reformar la Constitución. Bastaría con que la Asamblea asuma el deber histórico de reformar la legislación pertinente”.

Sin embargo insistimos: lo que políticamente está ocurriendo, es una puesta en escena que pretende alcanzar el objetivo que plantea el abogado mencionado. QUE PRETENDE DISIMULAR QUE LA INGOBERNABILIDAD SERÁ MAYOR QUE ANTES.

¿Todo eso por qué? Porque, por ahora, las diferentes facciones políticas tienen dos objetivos esenciales. El primero, aumentar la superexplotación de la fuerza de trabajo. ¿Cómo? Bajando el salario, eliminando los mal llamados pluses y cortando lo que, con maledicencia, llaman privilegios de los empleados públicos: anualidades, dedicación exclusiva, formación profesional; también atacando derechos que van desde las incapacidades al aumento de las cuotas previsionales, poniendo un límite a las jubilaciones, aumentando la edad para jubilarse, etc.

Ese objetivo lo persigue –en el mundo- toda la burguesía; la imperialista de diversos colores, las burguesías nacionales asociadas a ellas, las burguesías cuasi nacionalistas y cuasi-cuasi nacionalistas, las fascistoides, las democratistas y las demofascistas.

En Costa Rica, todas sufren y se devanan los sesos tratando de encontrar la llave mágica para disminuir el déficit fiscal. En realidad, para los burgueses, el mencionado déficit es la máscara para lograr el objetivo fundamental: aumentar la explotación laboral. No olvidemos que la burguesía, como clase, hace rato que dejó de ser fuerza productiva. Hoy su único objetivo es reproducir el capital que posee. Para ello debe llevar adelante un enorme plan de destrucción. No pretende parar hasta lograr la que cree su respuesta táctica: reventar el planeta y liquidar, por lo menos, un tercio de la humanidad.

Pero, a los socialistas lo que nos preocupa es la existencia y la vida del planeta y lo que en él existe: por lógica consecuencia lo que pretendemos es contribuir a la salvación de los proletarios porque ellos (por lo tanto nosotros) estamos directamente interesados en la sobrevivencia de la especie humana y ello no será posible si no preservamos y recuperamos el planeta. En consecuencia, abordar el déficit y al mismo tiempo oxigenar las condiciones en que vivimos si a esto se le puede llamar vivir. Podemos, queremos, hacer algunos comentarios para demostrar la hipocresía de los burgueses y para que los trabajadores –públicos y privados- sepan que se debe pelear y, en consecuencia, organizar para la pelea que, a no dudarlo, es y será muy cuesta arriba.

¿Por dónde comenzar? Inevitablemente, lo primero, se refiere a lo que ocurrió con la producción en los últimos tiempos.  Y aclaramos que, al decir producción no nos referimos a la producción industrial o la agropecuaria o la extractiva o la piscicultura; también incorporamos el comercio, los servicios y todo aquello en lo que hay participación necesaria de fuerza de trabajo: el Producto Bruto Interno, PBI. Veamos.

En 1999 era de 26 mil millones de dólares; en el 2017 llegó a 85.2 mil millones de dólares; podemos afirmar que, en 17 años, creció 3,27 veces, 327%. Como el valor es en dólares, la participación de la inflación corresponde a la que afecta al dólar en EEUU que es, prácticamente, cero.  Considerando la crisis que viene sobrellevando el sistema capitalista desde el 2007-2008, ese crecimiento no está mal. Una conclusión parecida sacamos al analizar el crecimiento de la producción industrial (promedio 3.3 desde el año 2000) o al observar el crecimiento sostenido de las exportaciones (6.4 miles de millones de dólares en 1999 a 10.5 miles de millones en 2017). También algo parecido nos dice el cuadro de la inflación (ver la tabla siguiente): entre 10.0  y 14.0 desde 1999 y de un solo dígito desde el 2009.

Country

1999

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2016

2017

Costa Rica

10,8

11

12,1

9,1

9,4

11,5

13,8

12,1

9,4

13,4

7,8

5,8

4,9

4,5

5,6

0,6

1,7

 

¿Podemos decir lo mismo de la calidad de vida de los proletarios? Imposible decir eso. Analicemos los siguientes cuadros.

Tasa de desempleo (%).  Definición de Tasa de desempleo: Esta entrada contiene el porcentaje de la fuerza de trabajo sin trabajo. Se puede notar un subempleo sustancial.

Country

1998

2000

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2016

2017

Costa Rica

5,6

5,2

6,3

6,7

6,6

6,6

6,6

4,6

4,9

7,8

7,3

6,5

7,8

7,9

9,3

8,1

 

Country

2008

2011

2012

2016

Costa Rica

11

16,6

18,4

23,3

Tasa de desempleo juvenil (%).  Definición de Tasa de desempleo juvenil: Esta entrada proporciona el porcentaje de la fuerza de trabajo total entre las edades de 15 a 24 desempleados durante un año específico.

 

 

Población bajo el nivel de pobreza (%).Definición de Población bajo el nivel de  de la línea de pobreza se basan en encuestas de subgrupos, y los resultados se ponderan por el número de personas en cada grupo. Las definiciones de pobreza varían considerablemente entre naciones. Por ejemplo, las naciones ricas generalmente emplean estándares de pobreza más generosos que las naciones pobres.

Country

1999

2002

2004

2006

2010

2011

2014

Costa Rica

20,6

20,6

18

16

24,2

24,8

21,7

 

50% más pobres y 50% más ricos (Datos obtenidos por nosotros a partir de lo publicado por el INEC según la Encuesta Nacional de Hogares)

En el 2010, el 50% más pobre comprendía a todos aquellos que gastaban el 20,6% del total de gastos de los hogares; el 50% más rico, se hacía con el 79,4% restante.

En el 2016, para esos mismos sectores, los porcentajes fueron, respectivamente,  19,3 y 80,7. En otras palabras, no de una manera espectacular, pero hubo un crecimiento de la concentración de la riqueza.

Pero, indudablemente, la brecha entre ambos 50%, creció a favor de los más ricos.

¿Qué conclusión sacamos con estos datos? Aunque es obvio, el resultado es negativo. ¿Por qué? Porque para la burguesía lo importante es la reproducción del capital que invierte. Para los socialistas, en cambio, lo que importa es la calidad de vida de los proletarios. ¡Y debemos ser muy claros! En el socialismo, todos seremos proletarios; trabajadores físicos, administrativos, intelectuales, científicos. Trabajaremos para disfrutar la vida.

Entonces, a la necesaria lucha por el incremento del salario y para que no lo disminuyan, cosa primordial para la que no vemos –desgraciadamente- ninguna preparación, organización y plan de lucha, debemos agregar otras reivindicaciones. Dichas reivindicaciones son las que pueden asegurar no retroceder; el anémico programa de los dirigentes sindicales (si es que lo hay) es pan para hoy y hambre para mañana. Las enumeraremos y comentaremos a continuación. Pero tengamos en cuenta que, para nosotros lo importante es la calidad de vida de los seres humanos y que, si aumenta la generación de riqueza, es inadmisible que aumente y se concentre la misma en un pequeño sector de la sociedad.

Tasa de desempleo cero. En el sistema capitalista existe lo que se llama “ejército industrial de reserva”. Su existencia tiene por objetivo ser una espada sobre la cabeza de los proletarios; los burgueses piensan y razonan que, de esa manera, contienen los reclamos de los trabajadores empleados porque, de lo contrario, los pueden echar y contratar, en su lugar, a los desempleados que están dispuestos a trabajar por menor salario.

Los burgueses sostienen que para darle trabajo al desempleado hay que generar empleo y, para ello, debe haber inversión de capital ya sea por Inversión Extranjera Directa (IED), préstamos internacionales o reinversión del capital que los burgueses nacionales tienen en las cuevas offshores. A esa concepción general, ahora, en pleno desarrollo de la crisis sistémica capitalista, agregan y son más audaces (deberíamos escribir hipócritas) y dicen: “… para crear empleo se necesita: mejorar la educación y estimular la empresa privada.” (Jorge Woodbridge, El desempleo es la madre de todos los malesLa Nación, 21 de mayo del 2018, p 29A). Nosotros opinamos que hay un método mucho más sencillo y, humano: disminuir la jornada diaria de trabajo sin rebajar el salario del trabajador ocupado e incorporar a los desempleados con las mismas condiciones de contrato. De esa manera, no habrá desempleados ni trabajadores informales. Recordemos que en Europa, Inglaterra, Holanda, Bélgica, Alemania, Francia, Italia, España, Portugal, tienen la semana laboral desde 30 horas (Holanda) hasta 37.3 (España).

Tengamos presente que el 50% de la población que más gana se queda con el 80% del producto nacional

Tengamos en cuenta, además, que Costa Rica es el segundo país de América (desde Alaska hasta la Patagonia) en el que más se trabaja. (Ver: en palabrasocialista.org, sc-2923; además,  ir a los siguientes archivos en sus páginas web : https://elpais.com/economia/2016/12/12/actualidad/1481571706_252130.html y http://noticias.universia.es/practicas-empleo/noticia/2015/04/16/1123364/paises-trabajan-horas.html).

En otras palabras: todos, absolutamente todos los mayores de 18 años, deben estar trabajando o estudiando en universidades o en instituciones educativas de tercer nivel conducentes a diplomas habilitantes para ejercer en la producción, el comercio o las finanzas. Es muy fácil constatar que una persona está trabajando y en qué empresa, (o estudiando) usando los datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENaHo) del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) y cruzarlos con la información de las empresas y los centros educativos, que también debe estar tabulada usando los beneficios de la computación.

Tasa de desempleo juvenil cero. A las medidas anteriores se debe agregar la disminución en cinco años de la edad de jubilación así como la prohibición de trabajo (excepto casos demostrados de inopia) por parte del jubilado. Obviamente lo anterior significa que el monto por jubilación debe ser  adecuado para una vida digna, sin carencias. Una alta proporción de jóvenes –de todos los sexos- ni trabaja ni estudia. Esto refleja el nivel de descomposición que tiene la sociedad; también es muestra de la falta de horizonte que la sociedad capitalista ofrece a los futuros adultos que, por definición deben estar ocupados en actividades productivas (estudio o trabajo) para la sociedad. También esto debe ser parte de la información de la ENaHo del INEC.

Población bajo el nivel de pobreza. Tal vez es el renglón más importante. Tiene que ver con la definición de salario mínimo, vital y móvil (SMVM). La definición que, de tal, da el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) de Costa Rica es: “De acuerdo a Ley de Contrato de Trabajo, el Salario Mínimo Vital y Móvil se define como "la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure 1. alimentación adecuada,2. vivienda digna, 3. educación, 4. vestuario, 5. asistencia sanitaria, 6. transporte, 7. esparcimiento, 8. vacaciones y 9. previsión". El valor del SMVM se determina en forma tripartita en el marco del Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo Vital y Móvil.

Pues bien, para el 2018, para trabajadores no calificados es de 300255.79 colones; para los semi-calificados es de 323028.23 y para los calificados, 339572.06. La pregunta es: ¿puede alguien, con esos salarios, tener acceso a los 9 items que figuran en la definición del MTSS?

He aquí, el punto principal de lo que debe ser el pliego de reivindicaciones que debe llevar adelante el proletariado. Según lo visto, lo que fija el MTSS es legal pero, afirmamos, no es de justicia, no es humano.

Puede que salten los opositores a lo que planteamos; es más, es lo que esperamos. Por eso, es clásico en nuestras consignas, hablar de pliego de reivindicaciones y de plan de lucha; no puede haber el uno sin el otro. Constituyen una unidad inquebrantable que, debemos aclarar, no siempre garantiza el triunfo.

Entre los opositores estarán los que dicen que, en el caso de pequeños productores, agricultores, comerciantes, etc., salarios tan altos son imposibles. En ese caso –cierto- se debe levantar un programa que sirva para acercarlos a los más explotados porque el enemigo es el mismo. Más adelante esbozaremos ese posible programa.

 Todas estas medidas que –debemos aclarar- no son socialistas, en el mejor de los casos son keynesianas, son necesarias para que los proletarios accedan a condiciones dignas, humanas, de existencia. Pero, además, tendrán un efecto multiplicador en la economía en general. Nos referiremos, suscintamente, a algunas de ellas.

1. Aumentará la capacidad adquisitiva de los ciudadanos; 2. Como consecuencia, se estimulará la actividad productiva, comercial y financiera; 3. Aumentará sensiblemente el número de cotizantes a los planes de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), Seguro de Enfermedad y Maternidad (SEM) y previsionales de la CCSS. Como consecuencia, aumentará lo que llega a otras instituciones estatales (IMAS, INA, Banco Popular, etc.). 4. También aumentarán grandemente, los aportes patronales, laborales y estatales anteriormente mencionados así como a los diferentes regímenes previsionales existentes. 5. El impuesto a la renta así como otros impuestos nacionales o municipales permitirán una mejor y más sustanciosa recaudación pública para atender las necesidades de presupuesto del estado.

Pero, a los factores positivos enumerados en el párrafo anterior, podemos agregar otros para terminar de entender que la política reivindicativa de las organizaciones sindicales no servirá de mucho si no se apunta a un sustancial cambio en el modelo productivo que tiene el país. Dicho cambio podemos llamarlo Satisfacer las necesidades del grueso de la población reactivando la producción dirigida al mercado interno en lugar de la mentira que nos vienen recetando desde que Luis Alberto Monge Álvarez estableció, en su gobierno del período 1982-1986, los PAEs y su concepto –compartido por el grueso de la burguesía tica- de Reconvertir la producción para entrar en la competencia mundial por el mercado externo. Analicemos otros datos. Para ello entraremos a ver en qué consisten otras mentiras burguesas que son una verdadera retahíla desde hace unos años: la innovación, el emprendedurismo y las PYMEs; una verdadera estafa que va de la mano de otra, la propiedad intelectual.

En nuestra investigación nos apoyaremos, primero, en Estado de situación de la PYME en Costa Rica en el 2016, presentado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio el 3 de abril del 2017 y, luego, En la Encuesta Nacional de Hogares a julio del 2017 (ENaHo-2017), presentado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) en octubre de ese mismo año.

Estado de situación de la PYME en Costa Rica en el 2016.

Queremos señalar cuatro de los muchísimos aspectos que se muestran: 1, cantidad, carácter y participación de las empresas costarricenses en la producción nacional; 2, número de trabajadores involucrados en las mismas, salarios devengados, beneficios sociales; 3, participación de esas empresas en las exportaciones del país y, 4, aporte a la recaudación fiscal. Primero, los datos; luego, nuestros comentarios.

I. Resultado de la información procedente del Directorio de Establecimiento y Empresas del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (DEE-INEC). (Transcribimos del documento oficial).

Este informe presenta los principales resultados de las Pequeñas y Medianas Empresas (PYME) que abarca este estudio durante el 2016 según el marco muestral utilizado por el INEC, enfocándose principalmente a la población objetivo para el MEIC, que corresponde a micro, pequeña y mediana empresa en los sectores económicos de industria, comercio, servicios y tecnologías de información [1].

1.       El 93,3% clasifican como micro, pequeña y mediana empresa y productores agropecuarios.

2.       Las empresas PYME que son objetivo de las acciones de política pública del MEIC representan el 78,3% de país.

3.       Un 7.4% de las empresas corresponden a PYMPAS (pequeño y mediano productor agropecuario atendidos por el MAG), un 7.6% corresponde a empresas con menos de 100 empleados dedicadas a otros sectores económicos [2], y el restante 6,7% a empresas grandes, que son las que tienen más de 100 empleados.

4.       Sobre el aporte porcentual al empleo según tamaño de la empresa, se encontró que las empresas grandes en el 2016 aportan el 69.1% del empleo, la PYME aportan el 24.8%, la PYMPA el 2.9%, y el restante 3.2% fue generado por empresas de otros sectores económicos.

5.       El 78,3% de las empresas que corresponde a la población objetivo para la política PYME, se componen de la siguiente manera: Las microempresas representan la mayor cantidad con una participación de 70,1%; seguidas por medianas con 15.8% y el restante 14.1% corresponde a pequeñas.

6.       La mayor parte de la PYME se concentran en los sectores servicios (43.6%) y comercio (39.6%), seguido por industria (11.9%) y tecnologías de la información (TI) (4.8%), manteniéndose la misma distribución que en el 2015.

7.       Del total de PYME, la región Central concentra la mayor cantidad de empresas representando el 78%, comparada con el 74% del 2015; el resto de las regiones se mantienen entre un 4% y un 5%.

8.       Durante el año 2016, el sector servicios fue el que generó mayores empleos dentro de las PYME, contribuyendo con el 38%; seguido por comercio con 32%, industria 24%, y TI 6%.

9.       La contribución de las PYME al total de las exportaciones FOB de los sectores comercio, industria, servicios y TI durante el 2016 fue de un 14.83% (1.390,4 USD millones).

 

II. Resultados de la información procedentes del Sistema de Información Empresarial Costarricense (SIEC).

1.       Las empresas PYME que en algún momento han solicitado su inscripción en el MEIC aumentaron de 10.257 en 2012 a 21.179 en 2016, con lo cual pareciera que el SIEC ya reúne un número significativo de este tipo de empresas. Sin embargo, las PYMES registradas como activas en el SIEC han registrado una reducción pasando del 8.887 en 2014 a 6.197 en el 2016. La reciente aprobación de la Ley de Impuesto a las Sociedades podrá tener un impacto significativo sobre las inscripciones de empresas ya que las micro y pequeñas empresas registradas en el SIEC podrán exonerar ese gravamen, lo que generará un mayor interés por parte de las empresas en estar activas.

2.       Las empresas clasificadas como PYME inscritas y aprobadas como tal en el 2016, continúa compuesto, al igual que los años anteriores, principalmente por micro empresas (67%), seguidas de las pequeñas empresas (25%) y por último las medianas empresas (8%).

3.       Los sectores predominantes continúan siendo el sector servicios (56%), el sector comercio (30%), y las actividades industriales (14%) de la PYME.

4.       En el sector servicios, las actividades más relevantes son: profesionales (27% de las empresas registradas), transportes (14%), construcción (11%), hospedaje y alimentación (8%), TI (8%). Las de menor número de empresas registradas son servicios de salud (7%), seguridad y limpieza de edificios (6%), enseñanza (4%) y turismo (3%).

5.       En la Industria, las ramas de actividades más importantes son: elaboración de alimentos y bebidas, elaboración de productos de plástico y metal, fabricación de equipos, elaboración de productos químicos, y elaboración de ropa y calzado, en ese orden.

6.       El 8.46 % de las empresas medianas, proporcionan el 36.64% del empleo total registrado en el SIEC, con un crecimiento de 3.5% respecto al 2015.

7.       Las actividades industriales proporcionan 8,8 empleos por empresa; los servicios de TI 7,1; el comercio 5,3 ocupados por empresa y los servicios 4,7. El promedio nacional de ocupados por PYME es de 5,5.

 

III. Resultados provenientes de las Compras Estatales según el Sistema Integrado de Actividad Contractual de la Contraloría General de la República (SIAC).

1.       Durante el 2016 las ventas al Estado por parte de las empresas que se encuentran registradas en el SIEC aumentaron su participación, de tal forma que en este año el número de empresas creció en un 11.9% (285 empresas) con relación al 2015.

2.       De conformidad con los datos de la CCSS y el SIAC, la participación empresarial en el monto total de las compras de la Administración Pública para el año 2016 está definida con un 55% a PYME y el 45% a grandes empresas. Esto significa con respecto al 2015 un aumento del 13.64% de la participación de las PYME en las compras.

3.       Cuando se trata del monto de dinero adjudicado en el mercado estatal, las empresas grandes son las que dominan, mientras que, cuando se trata del número de empresas, se denota que las empresas PYME son la mayor cantidad en este mercado.

4.       Entre los sectores que más le vendieron al Estado se encuentra el sector servicios que alcanzo 54% de las compras totales de la Administración Pública en el 2016.

5.       Para el año 2016, aumentó el número de micro y grandes empresas que le vendieron al Estado, en detrimento de las pequeñas y medianas empresas que disminuyeron su participación con respecto al año anterior, en términos porcentuales.

6.       Al utilizar los datos de compra de la Administración Pública con base en datos de la CCSS, se determinó que el sector manufacturero y el sector agrícola nacional, siguen teniendo la menor participación en el mercado estatal con tan sólo un 6% y 2% respectivamente, lo que muestra que, estos sectores productivos no están aprovechando este mercado y no se está favoreciendo el valor agregado nacional.

7.       La cantidad de empresas PYME proveedoras del Estado (conforme lo establece la Ley 8262) ha venido creciendo año con año, ya que en el año 2012 del total de empresas proveedoras del Estado según SIAC, el 27% de ellas también estaban registradas en el SIEC como PYME. El registro creció año con año lenta pero positivamente con una tasa promedio del 11% hasta el 2016 donde representó un 43%.

 

Lo anterior puede deberse al esfuerzo que se hace con el Programa Nacional de Compras del Estado, ya que entre el 2014 y el 2016 se llevó a cabo un proceso de formación empresarial interinstitucional en temas de contratación Administrativa con la Secretaría de Gobierno Digital, la Caja Costarricense del Seguro Social y con el Instituto Nacional de Aprendizaje en distintos cantones del país logrando capacitar en esos tres años a 2.203 personas principalmente empresarios y representantes de distintas instituciones.

 

IV. Resultados provenientes de Observatorio de la micro, pequeña y mediana empresa (Omipyme)

1.       Desde la perspectiva de la actividad empresarial cantonal, Costa Rica es un país dedicado al comercio, principalmente.

2.       Para el año 2015, el comercio al por menor representaba el 40,3% del total de patentes, constituyéndose en la principal actividad económica presente en los cantones. En segundo lugar, se encuentran los servicios de alimentos y bebidas, a los cuales se dedican 15,1% de los patentados. El tercer lugar lo ocupa la venta y reparación de vehículos automotores y motocicletas con 6,7%.

3.       A su vez, dentro de la actividad de comercio al por menor, el mayor porcentaje corresponde a pulperías, supermercados y abastecedores, que comprenden 31,4%. Luego figuran las tiendas, farmacias, ferreterías y otros tipos de comercio al por menor especializados con 26,9% de estas actividades.

4.       El análisis por grupos o conglomerados define tres grupos de cantones: los de mayor actividad empresarial y desempeño municipal promedio (San José, Montes de Oca y Tibás), los cantones de la Gran Área Metropolitana (GAM) con mejor desempeño promedio en la gestión municipal y densidad empresarial media (19 cantones de las provincias de San Jose, Heredia, Alajuela y Cartago); finalmente, los cantones con menor actividad empresarial y menor desempeño municipal (57 cantones).

5.       Persiste una importante cantidad de actividades empresariales según las patentes comerciales activas, consideradas semiformales, que contrastan con la cantidad de empresas según la CCSS, consideradas formales. Este estudio constituye un primer paso en la comprensión de esa diferencia.

6.       Es importante subrayar que la principal actividad económica encontrada por el Observatorio, en todos los cantones, es el comercio al por menor, seguida por alimentos y bebidas.

7.       La cantidad de empresas de la semiformalidad supera la cantidad de empresas formales.

8.       Los resultados de esta investigación arrojan que es importante generar un mecanismo diferenciado de trámites para los emprendimientos o empresas que no cumplen con las características y requisitos de la ley 8262

9.       Estudios anteriores de Omipyme también concluyen que los cantones más alejados del área metropolitana muestran los desempeños más bajos en indicadores sociales, de desarrollo humano, de educación y de empresariedad.”

 

Nuestros comentarios.

Podemos decir que la información que se posee es de buena calidad. Es decir, abundante y confiable. Pero es necesario afirmar que la división de las empresas en Pequeñas y Medianas Empresas (PYME), Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (PYMPA) y grandes es descriptiva de la realidad pero reafirma aquello de que la organización de la sociedad es directamente proporcional a la irracionalidad que caracteriza el pensamiento burgués. Y toda esta irracionalidad tiene vigencia social y cultural pero está condenada al fracaso más absoluto. Por una sencilla razón: conceptualmente hablando se da de patadas con la lógica de la materia que es lo que está en el fondo de la existencia del Universo (aunque para nosotros es un Poliverso).

La empresas grandes son el producto de la competencia entre empresas que fueron más o menos semejantes pero algunas de ellas fueron deglutidas por la voracidad propia de la lógica capitalista. Recordemos que todo lo signado por el capitalismo, irremediablemente, está condenado a la concentración. Esencialmente del capital; pero toda la vida humana está organizada para eso esencial. Miremos, sino, las grandes ciudades, el flujo constante de pobladores hacia ellas, caseríos, ciudadelas, pequeñas comunidades condenadas a inexistencia, el atasco del asentamiento poblacional y la consiguiente presa en la prestación de servicios.

Pero, para mantener la ilusión del sistema de vida burgués (emulación del American way of life), estimulan la ciclópea tarea de poner a competir a los pequeños (productores, comerciantes, etc.) contra los grandotes, tagarotes por definición. Es decir, las PYME, las PYMPA, están condenadas a desaparecer como consecuencia de la lógica burguesa de la concentración. Pero, en el entre tanto, la zanahoria delante del burro, funciona. Es la vana ilusión.

Pero las PYME y las PYMPA, existen. ¿Qué hacemos con ellas? Lo fundamental es que debemos explicar que ellas y los proletarios somos explotados por los mismos: los grandes. Las PYME y las PYMPA para que terminen generando nuevos proletarios cada vez más pobres; los proletarios, para agrandar la población pobre e indigente.

Es de inteligente medida tener un programa para ellos y llamarlos a la unidad de acción. Hay tres aspectos que habrá que tener en cuenta:

1, no se permitirá la importación de aquello que se produce en el país; es más, se debe estimular esa producción para abastecer el mercado, para que esos productos sean de la mejor calidad y que, en su producción, se respeten aspectos ambientales y la magnitud del mercado a ser atendido;

2, se estimulará la asociación de esos pequeños empresarios para recibir subsidios para poder abaratar la compra de materias primas y otros insumos así como para introducir mejoras tecnológicas, logística y administrativas para maximizar la producción respetando lo señalado en el punto anterior;

 3, se deberá fijar un porcentaje neto de utilidad de la actividad económica. Pero, al efectuar los cálculos correspondientes, se deberá tener en cuenta la obligatoriedad de respetar los criterios establecidos en materia salarial, de condiciones de trabajo, previsionales y fiscales. Al igual que en el resto de la economía, no puede existir libertad de precios. Al respecto invitamos a leer en La Nación del 22 de mayo del 2018, p 13A, el artículo Recelo por proteccionismo en cámaras empresariales.

Es interesante la comparación entre los datos que arroja el estudio a partir del Directorio de Empresas y Establecimientos (DEE) del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) y el del Sistema de Información Empresarial Costarricense (SIEC) porque en este último caso están las PYME que se inscriben. Y lo más llamativo es que de 21179 inscriptas, solo 6197 están activas. Lo que demuestra que el concepto PYME es una falacia.

Y la falacia aumenta al observar que la mayoría está involucrada en el mercado interno (cuando la política de estado es el mercado externo porque el grueso de la gran burguesía tica está en esos rubros). Lo mismo ocurre cuando se analiza la participación de las PYME y las PYMPA como proveedores de las instituciones estatales; las que más participan son las pequeñas pero el dinero se lo llevan las grandes.  Y, de remate, cuando se analiza cuantas PYME y PYMPA cotizan para la CCSS o contratan seguros de riesgo de trabajo para sus empleados o, por último, cuantas cumplen con sus obligaciones fiscales, se ve que la norma es la abstención.

Hay que estar claros en que sin una fuerte política de apoyo, las PYME y las PYMPA, no tienen perspectiva. Por la sencilla razón que para la burguesía, a nivel mundial, democratizar la economía no figura entre sus objetivos. ¿Por qué? Sencillamente porque su objetivo central –lo repetimos- es la concentración porque así, y sólo así, se logra la máxima concentración del capital. Por eso, los proletarios tenemos que establecer acuerdos tácticos de unidad de acción con esos sectores.

Aspectos relacionados con los ingresos de la población

Aquí también se nota la necesidad de enfocar la política de alianzas a otro sector, el olvidado conscientemente por la gran burguesía porque es muy caro. Nos referimos a la población que se califica como rural. Algunos datos nos darán claridad. Aclaramos, una vez más, que usamos los datos de ENaHo-2017.

1. Ingreso nacional neto promedio por hogar y por mes: 1 034 362 colones

2. Número de personas por hogar (p/hogar), promedio nacional: 2.81

3. En el quintil I (20% más pobre de la población, 3.49 p/hogar) el ingreso por hogar es 207 870 colones.

4. En el quintil V (20% más rico, 2.65 p/hogar) el ingreso por hogar es 2 634 851 colones, 12.67 veces más.

5. Indicadores de pobreza: [3]

a. Li, línea de pobreza extrema (indigencia). Es la que no puede satisfacer la Canasta Básica Familiar (CBFa), cantidad de alimentos que debe consumir la persona respetando la dieta nacional o regional. Su valor nacional es 5.7%. En la región urbana es de 4.8%; en la región rural es de 7.9%.           

b. Lp, línea de pobreza que cumple con la CBFa pero, además, cubre otras necesidades básicas. Valor nacional, 20%; región urbana, 18.5%; región rural, 24.1%.

                c. Indicador de Pobreza Multidimensional (IPM). Es el indicador que considera 5 dimensiones y da, a cada una, un porcentaje de 20. Esas dimensiones son: Educación, Vivienda y uso de internet, Salud, Trabajo y Protección social. El indicador para hogares urbanos arroja un 14.1% y para hogares rurales, un 31.4%. Aclaremos que el indicador nacional es 18.8%.

Aspectos relacionados con la deuda interna, la deuda externa y la reforma fiscal que quieren el gobierno y la burguesía tica así como todos sus escribas.

En todo lo anteriormente escrito, hemos tratado la cuestión central de la remuneración de los trabajadores. Por dos motivos: 1. A la burguesía lo que le interesa es bajar el salario de los empleados públicos; 2. En ese sentido agita el fantasma del déficit fiscal, que existe, es real, y que es la consecuencia de cómo los diferentes gobiernos –todos representantes de los intereses burgueses y ninguno representante de los intereses proletarios o, en el mejor de los casos, de la pequeña burguesía- han malgastado el esfuerzo de la población que vive de un salario.

Sobre el primer motivo, debemos decir que –cuando se habla de los “privilegios” de los empleados públicos- se miente a sabiendas de dos cuestiones importantes. La primera es que, en el sector público, hay sindicatos y que están como resabio de la época en que la burguesía estaba ganada por la política de sustitución de importaciones y, por lo tanto, diseñó un modelo de país a tono con ese concepto que –dicho sea de paso- no es patrimonio de esa burguesía tica sino que fue la consigna que levantó –durante décadas- la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL) y que, por lo tanto, se puso en práctica en muchos países latinoamericanos. Para lograr ese gran objetivo, necesitó de un estado fuerte muy metido en todos los aspectos de la vida nacional que debía garantizar capital para el sector de la burguesía que estaba metido en esa tarea y para que la mano de obra tuviera condiciones de vida que garantizaran la mayor productividad. Fue por eso que se dio el “estado social de derecho” y se estimuló la educación (alfabetización, creación de universidades), se constituyó el seguro social (desarrollo de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), hubo planes de vivienda (la construcción de núcleos habitacionales impulsados por el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) que dio lugar –por ejemplo- a los Hatillos), desarrollo de mano de obra calificada (caso del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y garantías sociales y sindicales. Lo interesante es que, en la actividad privada, nada de eso se dio. Están prohibidos –de hecho- los sindicatos, se impulsó las Asociaciones Solidaristas y, se negó convenciones colectivas de trabajo y no se incluyó –en la determinación del salario- ninguna de las conquistas que sí aparecen en la actividad pública.

La segunda cuestión importante es que la burguesía (por lo tanto de la actividad privada) fue pasando de vivir recostada en el estado a tener una mayor participación en la producción porque decidió cambiar el modelo de país: de productor ligado al mercado interno a participante en las exportaciones; por lo tanto organizó toda la actividad productiva con mano de obra con salarios miserables, con condiciones laborales de explotación y comprando por 10 colones aquellas empresas que estaban enfocadas en la producción interna (fundamentalmente las que formaban parte de la Corporación Costarricense de Desarrollo, Sociedad Anónima (CODESA). La voracidad de esta burguesía en esta etapa fue (y es) mayúscula. Nada le parece bien porque –considera, en esas condiciones de explotación en que tiene a sus empleados y trabajadores- que los salarios le quitan competitividad y que el costo de los servicios provistos por el estado es carísimo al igual que los impuestos.

En consecuencia, se suma con este otro argumento a la mentira de los “privilegios” de los empleados públicos.

Pero, en cambio ladinamente, “mira para el ciprés” como expresa el dicho popular cuando se trata de analizar el cos-to que tiene para el erario público el pago de los intereses y el principal de los bonos de la deuda interna y de la deuda externa, de la misma manera que entiende que no es un privilegio que las empresas radicadas en las zonas francas no paguen impuestos, paguen un valor disminuido por los servicios o estén dispensadas de pagar alguna parte de los impuestos de exportación.

Veamos, en primer lugar, como ha crecido en millones de dólares- la deuda externa desde el año 2000. De 3.9 pasó a 25.83 millones; creció 6.62 veces. Ver la tabla que adjuntamos.

Deuda externa (millones de $). Definición de Deuda externa: Esta entrada da la deuda total pública y privada adeudada a no residentes reembolsables en monedas, bienes o servicios internacionalmente aceptados. Estas cifras se calculan sobre una base de tipo de cambio, es decir, no en términos de paridad de poder adquisitivo (PPP).

 

Country

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2014

2017

2018

Costa Rica

3,9

4,2

4,6

4,8

5,37

5,96

5,05

6,42

7,42

9,21

7,97

8,55

10,05

13,8

15,1

24,91

25,83

 

Nos preguntamos: ¿en qué desarrollo, en qué crecimiento de cualquier aspecto de la vida nacional se manifiesta la deuda contraída? ¿En que están, dónde están los funcionarios que contrajeron esas deudas y que firmaron esos papeles?

Pero, mucho peor está la cuestión cuando analizamos  la deuda pública. Veamos la tabla y la definición de la misma que publica indexmundi.com

 

Deuda pública (% del PIB). Definición de Deuda Pública. Esta entrada registra el total acumulado de todos los préstamos del gobierno menos los reembolsos que están denominados en la moneda local de un país. La deuda pública no debe confundirse con la deuda externa, que refleja los pasivos en moneda extranjera tanto del sector privado como del público y debe financiarse con los ingresos en divisas.

Country

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2016

2017

C. Rica

58

56,8

53,4

46,6

42,2

42

42,4

44,7

51,9

55

62,3

66,2

Vemos que, es este caso, se habla de la deuda como porcentaje del PIB; para el 2017, es el 66.2% del mismo. No solo reiteramos la pregunta que hicimos anteriormente.

Señalamos que, con datos que sacamos del compendio económico del Estado de la Nación, año 2017,  el grueso de la deuda, interna más externa, en el año 2016, en términos de porcentaje del PIB, suma 44.8%.

Año

2012

2013

2014

2015

2016

 

Deuda publica interna/PIB (%)

28,4

28,8

29,8

30,8

    34,5

 

Deuda pública externa/PIB (%)

5,9

 7,1

 8,7

10,1

 10,3

 

 

¿Conocemos de la existencia de algún sector político, empresarial, cooperativo, sindical, académico, que señale que el país debe declarar una moratoria de 10años –por lo menos- en el pago de las deudas? ¿Sabemos de algún grupo que señale que es obsceno pagar una deuda externa que, hace tiempo se ha pagado con los leoninos intereses que han cobrado?

Ninguno. ¡Ninguno! ¡NINGUNO!

Preguntamos, maliciosamente: ¿Habrá sectores de la burguesía tica que compraron bonos de cualquiera de las dos deudas y que, como lógica consecuencia, sacan –de ahí- la tajada de ganancia?

¿Por qué?

La respuesta corresponde darla a cada uno de esos sectores a través de la boca o de comunicados de esas instancias. Su silencio, el de todos, lo debemos interpretar como que hay un elemento común –por lo tanto en todos ellos- que les impide hacerlo. De la misma manera que hacen “mutis por el foro” cuando se trata de reclamar que, si somos todos iguales ante la ley, no deben existir “privilegios” cuando de pagar impuestos o servicios se trate.

Nosotros, que no tenemos pelos en la lengua, y que hablamos y escribimos con los puños llenos de verdades, opinamos –y de no ser sí que nos lo demuestren, estamos dispuestos a disculparnos- que detrás del silencio hay una verdad oculta: todos defienden –dentro del sistema capitalista- el modelo que prima.

Nadie –por lo que observamos y no escuchamos porque el silencio reina- quiere, desea, propone otro modelo en el cual –repetimos- el hombre (en tanto que especie, no sea que nos acusen de machistas) debe estar por encima, muy por encima, de la reproducción del capital como consecuencia de la actividad de la especie.

Conclusión

Opinamos que hemos llegado al final del documento que nos propusimos.

Lo que sigue es que sea leído, analizado y discutido con el propósito de que los datos y los conceptos expuestos así como el enfoque político claramente clasista-proletario, sean herramienta de trabajo propagandístico y, cuando de la circunstancia, agitativo porque los tiempos por venir serán muy difíciles.

Para terminar, lo que se pretende es dejar claro que la afirmación anterior, tajante, terminante, no pretende asustar sino, todo lo contrario, armar para la lucha. El sistema capitalista atraviesa la peor crisis política de su existencia. Destacamos la expresión política, porque –y lo decimos por enésima vez- el capitalismo está en su fase imperialista pero en la etapa de agotamiento.

¿Por qué de agotamiento? La respuesta será sintética por cuanto tenemos la intención de escribir un documento al respecto. Y la sintetizamos así:

1. La historia humana la entendemos a partir del momento que el hombre se asentó y comenzó a escribirla.

2. Pero esa historia fue posible porque el hombre, lo que se llama Homo sapiens sapiens, no es una especie más en el sentido biológico del término. Llegará a serlo cuando, a lo biológico, agregue la cultura que solo él pudo hacer y adquiera su verdadera identidad, cuando se libere del condicionamiento de la naturaleza (como le ocurre a todas las otras especies) y entonces se sienta parte consciente de ella y, en consecuencia, viva armónicamente con toda ella. Todo ello será posible porque el hombre introdujo una novedad: su capacidad para hacer productos a partir de la materia prima natural a la que agrega valor con, precisamente, su trabajo.

3. Este concepto arriba escrito es lo que no puede llevar a cabo la burguesía. Llegó a la situación límite en que solo puede hacer valor, su valor, el dinero. Al querer incrementar el capital, no agrega valor en el sentido antes expuesto, porque lo que agrega es capital ficticio, fetichismo sobre fetichismo.

4. Su crisis es política porque dejó de ser fuerza productiva y es fuerza destructiva. Dejó de revolucionar el mundo y la sociedad. Ahora lo que impulsa es contra-revolucionario.

5. Es tan grave, de tal magnitud, que la burguesía imperialista no encuentra por donde enfrentar al movimiento de masas. No puede desmontar a los representantes de la burguesía que pretende ser ligeramente independiente. Y estos no pueden enfrentar a la burguesía imperialista porque el límite es una cuestión de clase. No puede ir contra el ABC de lo que es el sistema capitalista: la propiedad privada, la explotación del proletariado y la devastación de la naturaleza, toda ella, entorno humano y material humano.

6. La batalla es ciclópea. Digna de titanes. Y, hoy en día, los titanes tienen nombre y apellido: Socialistas Revolucionarios. Solo los que así se sienten, pueden hacer posible la redención. Y me importa un comino que atribuyan connotación religiosa a esta última palabra.

San José, Costa Rica. 02 de noviembre del 2018.


[1] En adelante el término PYME se utilizará para el conjunto de empresas de micro, pequeña y mediana empresa que forman parte de la población objetivo para el MEIC

 

[2] La categoría “otros” se compone principalmente de empresas con menos de 100 empleados que  corresponde a actividades económicas en los registros del DEE que no clasificaron como micro, pequeñas y medianas unidades productivas de los sectores de Industria, Comercio y servicio, y Productores Agropecuarios; tales como: Actividades de organizaciones y órganos extraterritoriales, Actividades financieras y de seguros; Actividades inmobiliarias; Administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria, Agricultura, Ganadería, Silvicultura y Pesca; Explotación de minas y canteras; Servicios sociales y relacionados con la Salud humana; y otras actividades de servicio.

 

[3] Para esta parte del documento usamos los datos de la ENaHo-2017 y las definiciones que, sobre línea de pobreza extrema (Li) y línea de pobreza (Lp), da Pablo Sauma en La pobreza en Costa Rica. Medición, resultados y consideraciones cualitativas y que publica en www.ccp.ucr.ac.cr/documentos/portal/conversatorio/2000/sauma.pdf. En lo referente a IPM, seguimos los criterios del INEC.