Declaración de JOS. 31 de diciembre del 2018

 

2018… 2019

Siembra Socialismo

¿Qué esperar del año que entra? Es la pregunta que se hacen todos. Sin embargo, para los que reivindicamos el carácter activo del ser humano la pregunta debe ser otra ¿qué hacer el próximo año? o bien en resumido, cómo lo planteo Lenin, ¿Qué hacer? No hay recetas pero si perspectivas y los socialistas, reivindicando la historia de la humanidad, no podemos dejar que la “historia” la hagan otros y menos nuestros enemigos.

El 2018 fue un año convulso, podemos decir que la lucha de clase se recrudeció, la lógica objetiva del sistema sigue llevándonos a la barbarización creciente y el movimiento de masas resiste de manera heroica y no decide suicidarse; tiene ese motor que lo mantiene vivo pero no ha dado marcha hacia adelante y tomar la ofensiva para hacer del mundo, su mundo.

Si repasamos los hechos tenemos la disputa entre dos burguesías, la pro-globalización y la pro-mundialización pero ambas con un enemigo común: la clase trabajadora y la humanidad en general. Estamos ante la perspectiva de una tercera guerra mundial entre la potencia hegemónica de Estados Unidos y bloque Chino-Ruso que empieza a disputarle tanto política o económicamente la hegemonía al imperialismo yanqui. Ninguno de los dos es salida para nosotros los explotados y para una juventud que tiene que volver a soñar y hacer concreto el “otro mundo es posible”.

No caemos en el pesimismo, hemos visto como siguen resistiendo los palestinos, hay huelgas generales en la mayoría de países del mundo, el imperialismo no ha podido con Venezuela, perdió en México y en Medio Oriente, ISIS ha perdido terreno importante. Contrario a lo que muchos piensan, el ascenso de la ultraderecha, se da en un panorama de confusión y dentro de una crisis capitalista sin precedentes, no son las mismas condiciones que dieron con el ascenso del fascismo el siglo pasado y que hoy es todavía más complejo hablar de fascismo en el término clásico. Lo que sí está ausente es una dirección socialista revolucionaria que encause toda esa confusión hacia la lucha por una sociedad humana o bien humanizada, la lucha por el socialismo.

Es por tanto nuestra tarea de principio de año (de vida) construir organización propia, idear mecanismos de unidad con el afán de dar pasos adelante hacia esa construcción, levantar la expresión subjetiva, propia, de la juventud trabajadora, estudiantil y la clase obrera en general. Como también levantar un programa que corresponda a la misma y dar, de una vez por todas, el paso al frente que ocupamos para hacer el mundo que hemos construido, pero que nos han arrebatado, nuestro. Levantarnos alzando la bandera de la libertad, de la desalienación y empezar, así como lo propuso Marx, la verdadera historia humana.

Hasta el socialismo siempre!