Revolución o reforma. La pacífica elección de los países del Golfo

 

Escribió: Mahmud El-Wardani en Jadaliya/Ahram on Line

 

En su notable estudio Revolución o reforma: la elección pacífica de los países del Golfo, Muataz Salama concluye que es muy difícil que los países árabes del Golfo se suban al tren de las revoluciones que atraviesan, por el momento, a cinco países árabes en la Primavera árabe actual. Uno podría haber esperado que la cercana chispa del fuego revolucionario hubiera prendido en alguno de estos países.

 

El estudio no pretende investigar las condiciones de ningún país en particular, sino que considera a todos los integrantes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG); estos países parecen haber decidido hacer frente a la Primavera árabe como grupo, por lo que han vinculado sus situaciones nacionales de seguridad entre sí. El autor indica que se ha centrado principalmente en Arabia Saudí por su ubicación y tamaño, que representa más del 60% del PIB total del CCG, junto con el 70% de su población. El análisis comprende tres dimensiones principales: direcciones del pensamiento, consideraciones sobre la realidad, y consideraciones sobre el futuro.

 

La primera dimensión explora la idea de que la preocupación de los países del Golfo por el futuro en medio de las revoluciones árabes ha dado lugar a un punto de vista: estos países son casi inmunes a las revoluciones, no sólo porque sus ciudadanos tienen escasos motivos que les muevan a solicitar un cambio, sino también debido a que estos regímenes están fundados en familias y tribus que han detentado el poder durante cientos de años, dando lugar a una profunda legitimidad basada en las tradiciones y en normas estables. Además, las condiciones que permiten el éxito de las revoluciones no se dan en estos países, al menos por el momento. Así, dichos países pueden oprimir, separar o detener las revoluciones de su curso natural. Súmese a ello que los recursos financieros disponibles en estos Estados son muy amplios. Finalmente, las posturas internacionales apoyan en general el statu quo actual del Golfo, en particular Estados Unidos, que se basan en intereses directos.

Mirando a cada país individualmente y basándose en este análisis, es posible considerar que los Emiratos Árabes Unidos y Qatar son los más seguros, mientras que Kuwait, siendo también estable, depende de que se someta a algunas reformas. El análisis global proyecta que la chispa de las revoluciones llegará sin duda al Golfo pero lo que vendrá después será muy diferente de lo que hemos visto en los otros Estados árabes, principalmente, que estos regímenes no caerán sino que puede que produzcan reformas a gran escala. El análisis anima a los dirigentes a emprender el camino de la reforma en lugar de depender sólo de las prebendas, especialmente financieras.

 

La segunda dimensión del libro, y con mucho la más extensa, aborda las condiciones sobre el terreno, lo que lleva a la conclusión de que el camino revolucionario no es fácil en estos países. Teniendo en cuenta las familias gobernantes, la división sectaria de las escuelas religiosas, los importantes ingresos procedentes del petróleo y, finalmente, una población cuya mayoría es en algunos casos extranjera, especialmente de Asia, estos países son, en general, inmunes a la Primavera árabe.

En la última parte, sobre las consideraciones futuras, el autor concluye que “la revolución nacional” es poco probable en cualquier país del Golfo; más bien, en ciertas áreas, puede que se produzcan agitaciones limitadas que den lugar a divisiones y conflictos internos. En particular, es difícil imaginar que se afiance un movimiento revolucionario en Arabia Saudí dada la complejidad de intentar reemplazar el sistema político que hoy agrupa a todas las comunidades en un único Estado saudí.

 

Aunque debemos admitir la singularidad de las condiciones de los países del CCG, tanto desde el punto de vista histórico como económico, el supuesto de que dichas condiciones vayan a ser eternas no es convincente. El estallido en Bahréin, por ejemplo, llevó a la confrontación directa con la policía, y, finalmente, a que ésta solicitara ayuda a los militares para controlar la situación. Si bien las reformas propuestas pueden en efecto aplazar el tiempo de la Primavera de la ira, el riesgo de la revolución va definitivamente en aumento según avanza el crepúsculo de la era del petróleo.

 

Muataz Salama: Al-zawra aw el-islah: al-kihyar al-aamin li dual al-Jalis (Revolución o reforma: la elección pacífica de los países del Golfo). El Cairo, Al-Ahram Centre for Political and Strategic Studies – Strategy Papers, Nº 221, 2011.

 

Fuente: http://www.jadaliyya.com/pages/index/2766/will-the-gulf-countries-escape-the-revolutionary-f