Sanción automática a país que supere 3% en déficit en UE

Mandatarios de Francia y Alemania demandaron se castigue a naciones miembro que no lo cumplan.

 

Anoticiaron: Afp y Notimex

 

París. Francia y Alemania reclamaron desde París "sanciones automáticas" para los países miembro de la Unión Europea cuyo déficit supere tres por ciento del PIB, anunció este lunes el presidente francés, Nicolas Sarkozy, al término de una nueva reunión con la canciller alemana, Angela Merkel.

 

"Deseamos sanciones inmediatas en el caso de violación de la regla del déficit interior a tres por ciento" del Producto Interior Bruto (PIB), declaró Sarkozy al cabo de la reunión antes de anunciar que ambos países también impulsarán una "regla de oro armonizada".

 

El presidente francés y la canciller alemana fijaron hoy en una reunión en París los detalles de su posición común de cara a la cumbre, a celebrarse en Bruselas, que quieren ver plasmados en un nuevo acuerdo europeo.

 

“El acuerdo deberá estar negociado en el mes de marzo (de 2012) y entonces tendremos un marco de funcionamiento de la zona del euro”, explicó Merkel en una rueda de prensa conjunta con Sarkozy.

 

“Queremos asegurarnos de que los desequilibrios que condujeron a esta situación en la zona euro no puedan volver a ocurrir”, completó el presidente galo.

 

Las propuestas de las dos mayores economías europeas serán enviadas el miércoles al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para que las incluya en los debates de la cumbre de esta semana.

 

Según Merkel y Sarkozy, el objetivo es que el nuevo convenio sea aceptado por todos los 27, pero si eso se revela complicado, ambos no excluyen limitarlo a los 17 socios de la unión monetaria, pese al riesgo de crear una Europa a dos velocidades.

 

Su principal punto deberá ser la aplicación automática de sanciones contra los países que superen el límite de déficit de 3.0 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) establecido en el pacto de estabilidad.

 

Las decisiones en el seno de la moneda única se adoptarían por una mayoría calificada que represente 85 por ciento de lo que los Estados aportan al fondo de estabilidad, de modo que se abandonaría la regla de la unanimidad.

 

En segundo lugar, se exigirá a los socios europeos adoptar de manera “reforzada y armonizada” la llamada “regla de oro”, que incluye en la constitución la obligación de respetar el equilibrio fiscal.

 

El pacto también instituirá un “gobierno económico de la zona del euro”, con reuniones regulares de los jefes de Estado y de gobierno de la unión monetaria “mientras dure la crisis”, con agendas centradas en la “necesidad de impulsar el crecimiento”.

 

Además, confirmará la independencia del Banco Central Europeo (BCE) y sellará el compromiso de los 27 de ”abstenerse de todo comentario” sobre la actuación de la institución, “tanto bueno como malo”, explicó Sarkozy.

 

Francia y Alemania abogarán por anticipar de 2013 a 2012 la puesta en marcha del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), el fondo permanente de rescate, que tendrá una capacidad de 500 mil millones de euros.

 

Los dos países también rechazarán juntos la propuesta de la Comisión Europea (CE) de mutualizar la deuda europea en los llamados bonos de estabilidad, o eurobonos, con el fin de abaratar los costos de financiación para los países más endeudados.

 

“Los eurobonos no son, en ningún caso, una solución para la crisis. Qué idea más graciosa esa de que Alemania y Francia paguen por la deuda de otros sin poder controlar la emisión de deuda de esos otros”, sostuvo Sarkozy.

 

El eje franco-alemán espera recoger las primeras reacciones a sus ideas este miércoles y jueves, durante una reunión que los gobernantes del Partido Popular Europeo celebran en la localidad francesa de Marsella.

 

La cita, que reunirá a la gran mayoría de los gobiernos de la UE, será una antesala de las negociaciones que implicarán a los 27 en el cónclave del jueves y viernes próximos en Bruselas.