Durban: Hubo un tibio acuerdo contra la emisión de gases

Noticiaron: Ansa, Dpa, Afp; publicó, Clarín, Argentina

 

Tras 14 días de negociaciones, dos más que los previstos, la cumbre mundial sobre el clima de Durban culminó con un tibio acuerdo para prolongar la vigencia del Protocolo de Kioto hasta la próxima conferencia, que se realizará en Qatar en 2012.

 

El nuevo pacto para la reducción de gases causantes de efecto invernadero se logró sobre el cierre de la XVII Cumbre Mundial de Cambio Climático de la ONU. Se aplicaría a partir de 2013, aunque los delegados participantes dejaron abierto si el próximo periodo vinculante será hasta 2017 o 2020.

 

El acuerdo se resume en cuatro puntos: un segundo período del Protocolo de Kioto, el diseño del Fondo del Clima Verde (que demandará 100 mil millones de dólares), un mandato para que todas las naciones firmen un pacto en el 2015 que las obligará a bajar sus emisiones de gases invernadero a más tardar en el 2020 y una agenda de trabajo para el próximo año.

 

De esta manera, se busca que los países que generan grandes cantidades de gases de efecto invernadero, como Estados Unidos, China e India, adopten también un mayor compromiso.

 

El acuerdo global debe ser adoptado en 2015 y entrar en vigor en 2020, pero se postergó la discusión sobre si será vinculante. Por eso, los acuerdos alcanzados han sido criticados por “vagos” por muchos países en desarrollo y grupos ecologistas.

 

Pero en opinión de muchos científicos en el año 2015 las emisiones globales de gases de efecto invernadero deberían volver a reducirse si todavía se quiere frenar el calentamiento del planeta a límites tolerables para el ser humano y la naturaleza. “Se ha dejado escapar una oportunidad para aprobar una hoja de ruta clara, que pueda frenar el aumento global de la temperatura en dos grados Celsius”, así resume la desilusión la organización ecologista WWF.

 

Mientras que los Estados Unidos dio su respaldo, pero preocupado por participar de un sistema de clima internacional que encontrará mucha oposición en el Congreso de su país. “Créanme, hay mucho con lo cual Estados Unidos no está entusiasmado”, destacó Todd Stern, el negociador estadounidense sobre clima. Organizaciones como Greenpeace acusan a EEUU de ser uno de los principales obstáculos para llegar a un acuerdo y también critica a “otros gobiernos y bloques poderosos, como la Unión Europea, China y la India, que podrían haberse unido junto con los países más vulnerables para alcanzar un progreso real”.

 

Para los defensores del medio ambiente, en Durban el capítulo de la protección de bosques sencillamente ha sido un “fracaso”. “Se trata de la tercera vez que no podemos cerrar nada al respecto”, dijo Martin Kaiser, de la organización ecologista Greenpeace, en referencia a las cumbres precedentes de Copenhague y Cancún.