La economía, muy afectada por la desaceleración en países avanzados

El entorno internacional puede afectar los flujos de capital hacia el país y provocar volatilidad

 

Escribió: Roberto González Amador en La Jornada, México

 

La economía mexicana "definitivamente está siendo muy afectada" por la situación de inestabilidad y desaceleración en los principales países avanzados, "que están sumidos en un proceso de crisis bastante profundo", sostuvo este jueves Agustín Carstens Carstens, gobernador del Banco de México (BdeM). El entorno internacional, agregó, "puede afectar los flujos de capital hacia México e introducir volatilidad" financiera.

 

La expectativa sobre el desempeño de la economía este año, que calificó de "alentadora", con una previsión de crecimiento de 3.5 por ciento, "no quiere decir que los temas estén resueltos en México, que no haya grandes retos". Al contrario, expuso, la economía mexicana debería estar creciendo a tasas mucho más altas, de 5 a 6 por ciento anual "y sobre todo tenemos que seguir avanzando en generar fuentes de crecimiento alternas a las que tenemos".

 

Definitivamente la economía de México, y las del resto del mundo, "están siendo muy afectadas por el devenir económico de los principales países avanzados, que están sumidos en un proceso de crisis bastante profundo", consideró el gobernador del banco central, al hablar en la séptima cumbre financiera de Latin Finance.

 

En México, consideró, las cosas están "razonablemente bien". La economía creció 3.9 por ciento en 2011 y este año lo hará a una tasa de 3.5 por ciento, "lo cual en cifras absolutas parecería no ser una cifra tan alta; sin embargo, si lo ponemos en perspectiva mundial, son cifras bastante favorables", según Carstens.

 

"Realmente la economía nacional está creciendo por arriba de la economía mundial y por otro lado también por arriba de todos los países avanzados: sólo hay dos o tres países que crecen más que nosotros en el Grupo de los 20: China, India y Arabia Saudita. Estamos creciendo más que Brasil y que Sudáfrica. Entonces, yo diría que dado este entorno internacional la economía mexicana está teniendo un desempeño bastante favorable".

 

El entorno en que se desenvuelve la economía mexicana es de relevancia, explicó, por la forma en que afecta el dinamismo de las exportaciones –que dependen sobre todo de la demanda de Estados Unidos– y también porque, dijo, puede afectar los flujos de capitales México e introducir volatilidad en los mercados financieros nacionales.

 

Entre 2008 y 2011 el saldo de la inversión de extranjeros en bonos de la deuda pública creció de 200 mil a 750 mil millones de pesos, de acuerdo con datos del Banco de México. Quienes traen sus recursos a México obtienen un rendimiento mayor en cuatro puntos porcentuales al que tendrían por invertirlos en Estados Unidos.

 

"Estados Unidos y Europa, que representan alrededor de 40 por ciento del producto interno bruto mundial, van a tener un crecimiento muy limitado hacia adelante. Entonces, esto obviamente hace que las perspectivas de crecimiento económico en México también se vean afectadas porque un componente muy importante de nuestra economía ha sido el sector exportador", expuso Carstens. Las exportaciones de México siguen creciendo a buen ritmo, "pero difícilmente podemos pensar que van a repuntar a una velocidad aun mayor, porque el crecimiento por el lado de la demanda (en Estados Unidos) va a ser limitado".

 

Estas cifras, que calificó de "alentadoras", sobre la economía mexicana "no quieren decir que los temas estén resueltos" en el país. Sigue habiendo grandes retos, pues a su juicio el producto interno bruto debería estar creciendo a tasas mucho más altas que las actuales, de 5 a 6 por ciento anual. En 2011 se avanzó 3.9 por ciento. "Sobre todo tenemos que seguir avanzando en generar fuentes de crecimiento alternas, el mercado interno se ha venido recuperando, pero no podemos depender tanto de las exportaciones".

 

Así, insistió en que se hagan las "reformas estructurales ya muy identificadas" en los campos laboral, de telecomunicaciones, energía y de competencia, que permitirían a la economía mexicana ser mucho más competititiva y productiva, capaz de generar más fuentes de desarrollo y de empleos.