Ignominia de Europa

 

Poetizó: Günther Grass; publicó: rebelión.org

 

 

 

Europa

 

Al borde del caos, por desajustes de mercado,

te alejas del país que te prestó la cuna.

 

Lo buscaste con anhelo, te valió encontrado,

y hoy lo deshechas a precio de chatarra.

 

Desnudo, y como moroso en la picota, sufre un país

al que es catecismo común se le debe agradecimiento.

 

País condenado a la pobreza y cuya riqueza cuidada

adorna museos: botines custodiados por ti.

 

Quienes invadieron con la violencia de las armas el país

bendecido de islas portaban como uniforme a Hölderlin en la mochila.

 

País hoy apenas tolerado, pero a cuyos coroneles

otrora les permitiste como aliados.

 

País desprovisto de derechos y a quien

quien hoy posee derecho le aprieta más y más el cinturón.

 

Va porfiándote Antígona de negro, y por todo el país

viste luto el pueblo del que tú fuiste su huésped.

 

Sacado del país, los secuaces ideológicos de Creso

han atesorado en tus arcas todo con pinta de oro.

 

¡Bebe por fin, bebe!, grita la claque de los comisarios

mientras Sócrates airado te devuelve la taza rebosante de cicuta.

 

Algo propio de ti, maldecirán en el coro los dioses,

cuyo Olimpo tu querer exige confiscar.

 

Vas a quedar yerta, arruinada, sin alma,

sin el país cuyo ingenio te inventó: Europa.