Encuentran mariposas con mutaciones por la radioactividad de Fukushima

Científicos afirman que la radiación emitida por la central “dañó los genes” de los insectos. La investigación fue publicada en la revista especializada Nature.

Publicó: Clarín, Argentina

Un grupo de científicos japoneses descubrió mutaciones genéticas en mariposas expuestas a la radiación de la central atómica de Fukushima, epicentro de la crisis nuclear de 2011, desatada tras un terremoto seguido de un violento tsunami.

Según un artículo publicado en la revista científica "Nature", los científicos declararon que “va en aumento” el temor de que la radiactividad pueda afectar otras especies.

Según los investigadores de la Universidad de Ryukyu, en la isla de Okinawa, la crisis nuclear en Fukushima iniciada tras el tsunami que asoló el noreste de Japón en marzo de 2011 provocó “la masiva liberación de material radiactivo al medio ambiente”.

Esto habría provocado “daños fisiológicos y genéticos” en estos insectos. Según publicaron, alrededor de 12% de las pequeñas mariposas azules de la familia de las Lycaenidae expuestas a la radiactividad aún en estado de larva durante la catástrofe desarrollaron anomalías, en especial en las alas menores y una malformación en los ojos.

Según explicaron, una camada de mariposas fue atrapada no muy lejos de la central a dos meses del accidente, con fines reproductivos. El 18% de la generación siguiente desarrolló problemas semejantes, le dijo a la agencia de noticias AFP, Joji Otaki, profesor de la Universidad Ryukyu de Okinawa.

La proporción aumentó todavía más, a 34%, para la tercera generación, aunque los científicos hayan utilizado mariposas sanas de otra región para acoplar con las de Fukushima.

Seis meses después del desastre, un nuevo lote de insectos fue atrapado cerca de Fukushima y, esta vez, la tasa de anomalía de la generación siguiente fue medida en 52%, precisó Otaki.

Este tipo de mariposas, que tienen un ciclo de vida aproximado de un mes, son consideraras generalmente como "indicadores medioambientales" muy útiles, al contar con unas alas cuyo patrón cromático es muy sensible a los cambios en el ambiente.

"Hemos llegado a la conclusión clara de que la radiación emitida por la central de Fukushima Daiichi dañó los genes de las mariposas", dijo el investigador. Sin embargo, advirtió que los resultados deben ser tomados con precaución, porque el efecto observado solamente se comprobó, hasta el momento, en mariposas y no en otras especies.

El accidente en la central nuclear de Fukushima Daiichi, el peor desde el de Chernobil –Ucrania-, afectó gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca locales, además de haber obligado a la evacuación de más de 50 mil personas de una zona de exclusión de 20 kilómetros alrededor de la planta. Desde el inicio de la crisis las autoridades realizan pruebas para analizar el impacto que el accidente pudo tener en el medioambiente y los alimentos.