PRI, PAN y PRD ofrecen empujar la reforma laboral, dice el CCE

El coordinador de la bancada del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y el diputado Manuel Añorve conversan con el líder panista Luis Alberto Villarreal, en la sesión del pasado jueves en San LázaroFoto Cristina Rodríguez

Escribieron: Roberto Garduño y Susana González en La Jornada, México

Diputados de PRI, PAN y PRD se reunieron ayer con la dirigencia del del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) para discutir el proyecto de reforma laboral del presidente Felipe Calderón.

Mientras, en San Lázaro, el dirigente de la bancada de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, denunció que hay un acuerdo tácito entre priístas y panistas para aprobar esa iniciativa preferente el próximo día 27, con los matices que les permitan lavarse la cara frente a los trabajadores que votaron por ellos.

Luego del encuentro con los legisladores, el dirigente del CCE, Gerardo Gutiérrez Candiani, comentó que se lleva el compromiso de los tres partidos de que van a empujar un acuerdo para sacar la reforma laboral.

Por separado, el líder de los diputados priístas, Manlio Fabio Beltrones, dijo que el proceso de dictamen de esa iniciativa preferente del Ejecutivo federal concluirá a finales de mes, y que aprobarán una legislación que no afectará conquistas de los trabajadores, pero propiciará la productividad. Reveló que el presidente electo, Enrique Peña Nieto, está de acuerdo con ello.

En tanto, el coordinador del PRD, Silvano Aureoles, no fue tan optimista; luego de la reunión con los empresarios comentó que es difícil aprobar una reforma laboral en los 15 días que restan, y “no por oposición per se, sino por los plazos, ya que cada apartado requiere mucha discusión y análisis”.

Recalcó que el trabajo es arduo, ya que implicará la revisión de casi 500 iniciativas que se encuentran en los archivos de la Cámara en materia laboral.

En conferencia de prensa en San Lázaro, Monreal sostuvo: pareciera ser un acto consumado, porque “el Prian ha decidido avalar esa reforma sin importar que traicionarán el compromiso de campaña hecho frente a millones de electores para respaldar, resguardar y proteger las conquistas laborales, que han costado sangre a la clase trabajadora del pueblo de México.

Vamos a acompañar a los trabajadores que así lo decidan, a no permitir que se consume una puñalada trapera de Calderón y del PRI contra la clase trabajadora, recalcó Monreal, quien reiteró que su bancada decidió rechazar la iniciativa y lamentó que algunos políticos se muestren tan ingenuos, incluso líderes obreros del PRI que saben que van al matadero y todavía les aplauden a sus victimarios.

En entrevista radiofónica, Beltrones reiteró que el grupo parlamentario del PRI está decidido a alcanzar un acuerdo para la reforma laboral. Lo he platicado con mis compañeros. Todos nos reunimos con el presidente electo, Enrique Peña Nieto, quien también está en esa frecuencia; él insistió en que debemos alcanzar un acuerdo y nosotros estamos trabajando a favor de él.

A la pregunta de si Carlos Aceves del Olmo, presidente de la comisión especial de San Lázaro que revisa el proyecto laboral, no representaría un freno a la reforma, Beltrones afirmó que “se trata de un líder obrero que está insistiendo en que se garanticen los derechos alcanzados de los trabajadores; entiende el factor de la competitividad y la modernidad, pero está muy atento a hacer que se respeten los derechos de los trabajadores.

Sobre todo, pensando que en los últimos ocho a 10 años, salvaguardando esos derechos, no hemos puesto en riesgo la paz y la tranquilidad laboral. No recordamos más de 20 huelgas, y de éstas, no creo que hayan durado ni dos o tres días, a excepción de una, que es la de la mina de Cananea”.

Agregó que se debe insistir en dar más transparencia y autonomía a la vida sindical, pero respetando la parte de los derechos ganados, y adicionalmente salvaguardados por la Constitución o por los tratados que hemos firmado.

Antes de que se inicie la revisión de la iniciativa en la comisión especial del trabajo, encargada de elaborar el dictamen final, los grupos parlamentarios de PRI, PAN y PRD continúan reuniéndose en privado con los distintos actores del sector laboral.

Ayer acudieron al Club de Industriales para entrevistarse con la cúpula del CCE, el coordinador perredista Aureoles y los vicecoordinadores de PRI, PAN y PRD, Héctor Gutiérrez de la Garza, Ricardo Anaya y Miguel Alonso Raya, respectivamente.

Fue una reunión a puerta cerrada, y al término de ésta Gerardo Gutiérrez Candiani dijo que encontraron disposición de los diputados de las tres principales fuerzas políticas para sacar la reforma:

Les pedimos que no pase lo de siempre; hay muy buena voluntad y al final los resultados son muy escasos, acotó.

Dijo que se debe avanzar sobre las coincidencias ya construidas a lo largo de muchos años de discusión en el tema y se abstuvo de opinar sobre la oposición de los sindicatos y el anuncio que hicieron de hacer un frente común contra la iniciativa.

Jorge Dávila, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco), se mostró escéptico: hasta no ver no creer, dijo, y recordó que en el Congreso siempre ha habido buenas iniciativas, pero muy malos resultados.

Silvano Aureoles comentó que encontró a los empresarios sensibles en torno a respetar los derechos laborales, y no notó cerrazón o una postura dura al respecto, pero advirtió que se deben respetar las conquistas laborales plasmadas en el artículo 123 constitucional.

Los empresarios no sólo deben pensar en las ganancias y el crecimiento de sus negocios, sino en el capital humano, comentó.

A su vez, el ahora diputado panista Mario Sánchez Ruiz, ex dirigente del CCE, sostuvo que hay muchas coincidencias entre las fracciones parlamentarias. Veo condiciones muy favorables y muchísimas posibilidades para que se dé en este mes de septiembre; no quiero decir que va a ser tal cual. Si el PRI no tuviera interés simplemente la habría desechado, y hay que negociar la parte referente a los sindicatos, señaló.