La UE adopta nuevas sanciones para asfixiar económicamente al régimen iraní

Escribió: Ricardo Martínez De Rituerto en El País, España 

 

La Unión Europea, premio Nobel de la Paz que evita a toda costa emplear la fuerza para la resolución de conflictos y busca alternativamente otras medidas de presión, hará este lunes una nueva demostración de sus capacidades al imponer una nueva ronda de sanciones, esencialmente económicas, a Irán. Entre ellas, el no comprar gas a un país que no vende gas a la Unión. Una sanción en línea de la impuesta hace unos meses a Siria, cuando los Veintisiete prohibieron la entrada en su territorio de la esposa de Bachar el Assad para impedir que siguiera adquiriendo artículos de lujo mientras el pueblo sirio padecía mortales bombardeos. Ahora, el objetivo es asfixiar económicamente a Teherán.

La UE lleva años estrellándose contra la voluntad del régimen de los ayatolás de hacerse con tecnología nuclear, oficialmente como fuente de energía, aunque Occidente sospecha de intereses militares. La última ocasión del frustrante proceso negociador para encarrilar los planes nucleares iraníes se produjo hace apenas un mes en Estambul. Catherine Ashton, en nombre de los seis países que presionan a Irán (los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania), volvió nuevamente con las manos vacías.

La UE adoptará este lunes una nueva batería de sanciones, que fuentes comunitarias califican de “endurecimiento significativo”, con la intención de asfixiar económicamente al régimen de Teherán, que ya hace unos días tuvo que hacer frente a protestas callejeras por la dramática devaluación del rial, que ha perdido dos tercios de su valor frente al dólar.

Entre las medidas se incluyen la prohibición de toda transferencia entre bancos europeos y sociedades iraníes, la congelación de activos de una treintena compañías que sostienen económicamente al Gobierno, el veto al registro de buques iraníes y a la venta de equipos para barcos o para almacenar crudo y las importaciones de gas.

Esta última medida tiene carácter simbólico, pues la UE no importa gas de Irán. El que llega, en minúsculas cantidades, lo hace vía Turquía que mezcla gas iraní con el procedente de Azerbaiyán cuando comercia con Europa.

Esta nueva ronda de sanciones se suma a otras de parecido tenor que no han afectado al régimen. “Irán no se ha movido un ápice y, por lo tanto, tenemos que presionar con nuevas sanciones”, ha declarado elministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle. Otra fuente comunitaria reconoce que poco se ha conseguido con estas sanciones “y cada vez hay menos donde elegir para sancionar”, de donde sale la decisión de no adquirir un gas que la UE no compra.

Con respecto a Siria, y como en cada reunión de los ministros de Exteriores de la Unión, se ha aprobado una enésima serie de sanciones contra el régimen de El Asad, que afectará a 28 personas relacionadas con la violencia (que se suman así al centenar y medio con activos congelados en la UE y prohibición de pisar suelo europeo) y a un par de empresas, a añadir a las alrededor de 50 ya sancionadas.

Además, los ministros tienen previsto dar el visto bueno al proyecto de cooperar con las fuerzas de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) en la puesta en marcha de un plan para ayudar al Gobierno de Malí en la recuperación de la mitad norte de su país ocupado ahora por fuerzas de inspiración islamista. La futura operación cuenta con el aval del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. “La UE apoyará a la Unión Africana y a la CEDEAO y esta semana habrá una reunión en Bamako, la capital, para ver qué hacer exactamente”, señala una fuente europea. “La idea es formar a los militares y ayudar a reestructurar al Ejército de Malí”. La misión será semejante a la que desde hace un par de años desarrolla la UE en Uganda para formar soldados somalíes.