Cómo la Unión Europea refuerza las colonias israelíes

Escribió: Alain Gresh en Viento Sur

Durante el último decenio venimos asistiendo a una capitulación de la Unión Europea (UE) -y también de Francia- ante la política israelí de colonización y de anexión de facto. El tiempo en que Europa abría una vía valiente (junio de 1980 en Venecia), pronunciándose por el derecho a la autodeterminación de los palestinos y por la apertura de negociaciones con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), una organización que los Estados Unidos e Israel definían entonces como “terrorista” , pertenece al pasado/1.

A partir de entonces, cualquier posibilidad de que la UE o de Francia actuaran con autonomía respecto a los Estados Unidos o de Israel ha dejado de existir. Por supuesto, formalmente se pronuncian a favor de la creación de un Estado palestino en las fronteras de 1967, pero se niegan a reconocer que si ese Estado no existe es responsabilidad de Israel. Y, a pesar de la política de colonización y las condenas rituales que le siguen, la Unión Europea refuerza un día tras otro sus relaciones con el gobierno israelí en todos los terrenos: económico, político, de seguridad, militar, etc. La visita del primer ministro israelí a París el 31 de octubre reforzará aún más la relación entre Tel Aviv y París. (Añadido el 31 de octubre: con ocasión de esta visita, Hollande ha pedido la reanudación, sin condiciones previas, de las negociaciones israelo-palestinas, lo que quiere decir que Francia apoya la posición israelí de continuar las negociaciones a pesar de la colonización /2).

El informe publicado el 30 de octubre por una decena de asociaciones, titulado La paix au rabais : comment l’Union européenne renforce les colonies israéliennes (La paz en rebajas: cómo la Unión Europea refuerza las colonias de Israel) /3 es significativo e inquietante. En su presentación, Hans van der Broek, antiguo comisario europeo de relaciones exteriores, señala:

“Durante los últimos decenios, la UE ha criticado y condenado sin cesar la política de colonización. Decenas de declaraciones y otras posiciones oficiales de la UE reafirman la ilegalidad de las colonias desde el punto de vista del derecho internacional y consideran que éstas representan el mayor obstáculo para la paz. La UE ha subrayado en numerosas ocasiones que no reconocería ninguna modificación unilateral de las fronteras anteriores a 1967, incluyendo las referidas a Jerusalén. Sin embargo, mientras prosigue y se acelera la construcción de las colonias, nosotros, los europeos, no pasamos de las palabras a los hechos. Hasta ahora, nos hemos abstenido de utilizar nuestra capacidad de presión política y económica a Israel para yugular sobre el terreno las actividades que van contra nuestros valores fundamentales y suponen un perjuicio a nuestros intereses estratégicos”.

La parte más demoledora del texto, es el tercer capítulo que hace referencia a las relaciones de Europa con las colonias. Muestra cómo la Unión Europea viola, sin el menor recato, tanto el derecho internacional como sus propias declaraciones políticas.

“Es difícil determinar el volumen exacto de las exportaciones que provienen de las colonias hacia la UE, dado que la UE no realiza una discriminación por origen de sus importaciones. Sin embargo, hace poco, el ministro israelí de asuntos exteriores hizo saber al Banco Mundial que las exportaciones de las colonias hacia la UE ascendían a 300 millones de dólares por año (230 millones de euros). Esto representa alrededor del 2% de la totalidad de las exportaciones israelíes hacia la UE. (…) Es probable que si el valor de las exportaciones de las colonias hacia Europa incluyera igualmente los productos producidos o embalados, entera o parcialmente, en las colonias, esa cifra sería considerablemente más elevada”. El texto recuerda que las exportaciones de productos palestinos hacia la UE sólo ascienden a 15 millones de euros.

Tras haber enumerado los productos agrícolas importados, el texto evoca los principales productos manufacturados comprados en Europa (tenemos que fijarnos bien en los nombre para las próximas compras): los cosméticos Ahava, las máquinas de gas SodaStearn, los plásticos Keter, etc.

Lo que resulta más grave aún es la implicación de sociedades europeas en los territorios ocupados:

“Más allá del comercio de mercancías provenientes de las colonias, algunas sociedades internacionales operan en ellas, en particular proporcionando servicios y apoyo infraestructural para que se puedan realizar. Entre estas actividades figuran la construcción de infraestructuras de transporte, la prestación de servicios de transporte a las colonias, la entrega de equipos para los puestos de control, la prestación de servicios de seguridad a las empresas de las colonias y la extracción de recursos no renovables e inversiones en las fábricas de las colonias. En otra ocasión presentamos varios ejemplos clave que se apoyan en informaciones recientes provenientes de diferentes fuentes: Alstom, Veolia, G4S, Unilever, Deutsche Bahn, etc."

La quinta parte del informe termina dando un listado de las medidas que podría tomar la Unión Europea para acabar con estas acciones ilegales:

1. Vigilar el etiquetado correcto de todos los productos salidos de las colonias de cara a los consumidores.

2. Disuadir a las empresas para que no desarrollen actividades comerciales ni inviertan en las colonias.

3. Prohibir la importación de productos salidos de las colonias.

4. Estar atentos para que los productos salidos de las colonias no gocen de un acceso preferencial a los mercados.

5. Excluir a las colonias de los acuerdos bilaterales y de los mecanismos de cooperación.

6. Excluir de los concursos públicos a los productos procedentes de las colonias y a las empresas implantadas en ellas.

7. Retirar de los regímenes de deducción fiscal a las organizaciones que financian a las colonias.

8. Impedir las transacciones financieras que apoyen a las colonias y las actividades conexas.

9. Disuadir a la ciudadania de comprar bienes inmobiliarios en las colonias.

10. Emitir directivas dirigidas a las agencias de viajes europeas.

11. Redactar una lista de las empresas que mienten sobre el origen de las mercancías salidas de las colonias.

12. Insistir para que Israel desagregue los datos relativos a las colonias para los informes a la OCDE.

En diciembre de 2008, en vísperas de la agresión contra Gaza, la Unión Europea reforzaba sus relaciones con Israel, dando así luz verde a la acción militar israelí /4. Unos meses más tarde, declaró que suspendía este acercamiento. Pero no fue así porque no adoptó ninguna medida real para bloquear los diferentes acuerdos con Israel. El último ejemplo de este incumplimiento se refiere al protocolo ACAA (relativo a la evaluación de la conformidad y la aceptación de los productos industriales UE-Israel), que fue ratificado por el Parlamento Europeo /5 el 23 de octubre (379 votos a favor, 230 en contra y 41 abstenciones). Este acuerdo, como subraya Véronique de Keyser /6, vicepresidenta del grupo socialista en el Parlamento Europeo, representa de hecho una aceptación del reforzamiento de las relaciones entre Europa e Israel.

Por supuesto, la Unión Europea continúa financiando a la Autoridad Palestina. Pero esta financiación sólo sirve para pagar a los funcionarios y aliviar el déficit presupuestario, algo que, antes de 1993, era financiado por Israel. En otras palabras, la UE ha aligerado la carga israelí a pesar de que la ocupación sigue incrementándose. En lo que respecta a las infraestructuras construidas con la ayuda europea en Cisjordania y Gaza, son sistemáticamente destruidas por el ejército israelí...

Notas

1/ http://blog.mondediplo.net/2010-05-30-Venise-trente-ans-apres

2/ http://blog.mondediplo.net/2009-11-14-Sans-conditions-prealables

3/http://blog.mondediplo.net/IMG/pdf/La_Paix_au_Rabais_Rapport_sur_les_produits_des_colonies_Octobre_2012.pdf

4/ http://blog.mondediplo.net/2008-12-10-L-Union-europeenne-capitule-devant-Israel

5/ http://www.france-palestine.org/Le-vote-scandaleux-du-Parlement

6/ http://www.vdekeyser.be/2012/10/23/communique-de-presse-de-veronique-de-keyser-vice-presidente-du-groupe-socialistes-democrates/