¡Alegraos, republicanos! Vais a tener a un republicano moderado como presidente los próximos cuatro años: Barack Obama

Escribió: Will Saletan en Sin Permiso

Queridos republicanos:

Siento lo de las elecciones. Sé lo mucho que duele cuando pierde tu candidato a la presidencia. Yo he pasado por eso muchas veces. Estáis alicaídos. No podéis dar crédito a que la gente votara por ese idiota. Tenéis miedo de lo que le pase al país.

Alegraos. El tipo al que acabamos de reelegir es un republicano moderado.

Sé lo estúpido que suena esto. Barack Obama es jefe del Partido Demócrata. Durante cinco años, los políticos y medios conservadores os han estado diciendo que era un socialista furibundo. En el calor de la campaña, cuando estás tratando batir al otro tipo, es difícil deshacerse de esa imagen suya, igual que lo es para los demócratas ver más allá de las caricaturas de Mitt Romney. Pero ahora que la campaña ha terminado y contempláis un segundo mandato de Obama, la falsedad de la propaganda puede ser un alivio. En buena medida, los instintos de Obama son los instintos de un republicano moderado. Está donde solía estar el Partido Republicano y donde algún día volverá a estar.  

Sí, Obama comenzó su presidencia con rescates, estímulos y préstamos. ¿Y sabéis quién empezó los rescates? George W. Bush. Bush sabía que en esas circunstancias excepcionalmente duras, los rescates son necesarios. El estímulo era necesario, puesto que la economía se había congelado. Una tercera parte del estímulo consistió en recortes fiscales. En cuanto la economía comenzó a resucitar, Obama ofreció un marco de reducción de deuda que habría recortado 3 dólares de gasto de cada 6 por cada dólar de aumento de impuestos. Esa es una proporción más elevada de recortes en relación con las subidas de lo que los votantes republicanos, según una encuesta de Gallup, dijeron que preferían. [1] Es bastante más conservadora que la proporción que George H. W. Bush aceptó en 1990. En las conversaciones del año pasado sobre el techo de la deuda, Obama ofreció recortes en la Seguridad Social [pensiones], Medicare y Medicaid a cambio de ingresos que ni siquiera provenían de tipos fiscales más elevados. Ahora se propone rebajar los tipos fiscales para las empresas y los republicanos andan aullando porque le dio un hachazo de 716.000 millones de dólares a Medicare. Todo un socialista.

Sí, Obama impuso la exigencia individual de adquirir un seguro sanitario. ¿Y sabéis quién más lo hizo? Romney. ¿Sabéis de dónde venía la idea? De la Heritage Foundation [ultraconservadora fundación republicana]. La responsabilidad personal  —insistir en que la gente disponga de seguro privado para que no tengamos que rescatarla en salas de urgencias y hospitales —era una idea republicana. Lo mismo vale para la reforma de Wall Street: no hay nada conservador en dejar que las instituciones financieras se jueguen el dinero de los demás de tal modo que nos obliguen a rescatarlas de nuevo. Hasta las propuestas de Obama de topes y compraventa de emisiones se hacían eco de las políticas de control de emisiones a partir del mercado de la administración Bush de los años 90 y la campaña de McCain de 2008. Y el año pasado, cuando la EPA [Agencia de Protección Medioambiental] propuso un nuevo límite de polución atmosférica, Obama abroncó a los ambientalistas basándose en que podría poner en peligro la recuperación 

¿Os acordáis de cómo los demócratas ridiculizaron el incremento de tropas de Irak? Obama lo copió en Afganistán. Intensificó el programa de aviones no tripulados (“drones”), asesinando a dirigentes de Al Qaeda. Envió al Equipo 6 de los SEAL [comandos de la Marina] a Pakistán a por Osama Bin Laden. Formó equipo con la OTAN para derrocar a Muamar El Gadafi. Se desdijo de su compromiso de cerrar Guantánamo. Estableció un régimen de aplicación global que ha puesto de rodillas a la economía de Irán. Esa es la razón por la que Romney no pudo decir nada en el debate de política exterior del mes pasado. Ningún presidente republicano habría hecho las cosas de otro modo.

Obama no es ningún derechista. Podríais tener graves problemas con sus jueces del Tribunal Supremo o sus medidas sobre inmigración o los recortes fiscales de Bush. Pero probablemente habríais tenido los mismos problemas con Dwight Eisenhower, Richard Nixon, o Gerald Ford. Obama está cortado por el mismo patrón. Así que no os desesperéis. Vuestro país no votó anoche por un socialista. Votó por el candidato de la tradicional moderación republicana. Lo que debería irritaros, atormentaros, espolearos a pensar en el futuro de vuestro partido es que el candidato no era el vuestro.  

Nota:

[1] Nate Silver, “GOP´s No-Tax Stance is Outside Political Mainstream”, The New York Times, 13 de Julio de 2012. 

Will Saletan se ocupa de ciencia, tecnología y política en la influyente revista electronica Slate.