Hacia un nuevo sistema de seguridad mundial

Escribió: Marco Terranova Tenorio en Rebelión

 

Con el advenimiento del NWO (Nuevo Orden Mundial) o paz unilateral imperialista, el mundo ha sido mas caótico y mas peligroso. La crisis de Corea demuestra que esta visión o paradigma puede suponer un grave peligro para la seguridad de los mismos Estados Unidos.

Mientras que después de la destrucción del sistema de seguridad mundial orquestada después de la 2ª Guerra Mundial que dio a su fin después del ataque a Iraq por George II (Bush hijo) USA creyó tener un instrumento para su expansión económica y su defensa de sus intereses, la verdad que ese camino a llevado al precipicio y acelerando la caída del capitalismo, y con el ha dejado en descubierto a los ojos de los pueblos sus constantes y profundas contradicciones que van desde la necesidad de crear guerras y enfermedades como motor económico del capitalismo, así como la destrucción del medio ambiente y de la misma individualidad creadora del hombre.

Estamos al borde del precipicio y USA debe dar marcha atrás. En caso que no sea así estallará una guerra en Asia que traspasará las fronteras de los países occidentales arrastrando a todas las grandes potencias a un conflicto que se venía fraguando teóricamente, pero que en la práctica ha demostrado ser bastante aterrador, esto es el estallido de la III guerra mundial con actores tan poderosos como China, USA y Rusia, haciendo de este conflicto uno de los enterradores de la humanidad al llevarla a una GUERRA TOTAL.

USA con Corea del Norte ha visto la debilidad de su “nuevo orden mundial” ya que este unilateralismo ciego y destructor llevará tarde o temprano a unas respuestas certeras que pueden golpear fuertemente a intereses occidentales y a los mismos pueblos de lo que hoy es occidente, esa fortaleza “inexpugnable” por ahora y que el caos no ha atravesado sus fronteras en formas de guerra y acciones terroristas.

Por mas hierro o armamento que USA ponga en la balanza, el mundo se inclina al multilateralismo, esto es, a la gobernanza mundial.

Vemos iniciativas de reuniones o grandes foros económicos entre los países que componen el BRICS dejando afuera a los competidores occidentales. Vemos iniciativas como la creación del banco del Sur así como la apertura en Irán de la bolsa, así como una diversificación de divisas que ponen en entredicho el hegemonismo estadounidense, tirando al traste su proyecto de Globalización (Hegemonía occidental) y saliendo una mundialización como teoría política previo a un multilateralismo como Ideología que suplanta a las anteriores del pasado y que llenan el hueco que necesitan los estados para moverse en un siglo XXI de cambios constantes.

La construcción de acuerdos militares entre China y Rusia así como otros países, han creado el germen de lo que es una reacción a la OTAN como club selectos de países que se apoyan en la defensa de sus intereses saltando por el aire todo freno proveniente de las antiguas estructuras de seguridad internacional como la ONU.

La realidad pide un gran cambio para este siglo XXI. Una nueva gobernanza global debe venir de la mano de un multilateralismo dentro de una meta-ideología llamada mundialización que pueda desembocar en un siglo en la construcción de la república mundial o Civitas gentium que de por superado el capitalismo.

Un proceso que pasa por un reforzamiento del poder de la ONU una mayor democratización y un absoluto control de los movimientos de capitales, de las acciones de unos estados contra otros, así como el fin de la hegemonía de las multinacionales sobre el Imperio de la Ley y los valores universales.

Hablamos así que de no haber un profundo cambio, la perspectiva de futuro se cierra a dos caminos: Civilización o Barbarie.

Corea del Norte ha demostrado que USA no está a salvo dentro de su NWO, su unilateralismo y su defensa ciega de sus intereses le impide moverse en este siglo XXI siendo tan torpe como un elefante en una tienda de productos de vidrios.

Podemos ver o intuir que si sigue USA y sus aliados en su empeño por conquistar el mundo, pronto la nanotecnología o biotecnología pueden ser variables que vuelva de nuevo a hacer reflexionar a los grupos de poderes que actúan en el pentágono o la casa blanca, ya que USA evoluciona y defiende sus intereses, pero los demás estados hacen lo mismo y a mayor velocidad, así vemos que ese instrumento como Al qaeda puede inspirar a otros estados a tomar la misma iniciativa que occidente, aprovechando el paraguas de la imposibilidad de Guerra Total.

Reflexionando y volviendo a la necesidad de un cambio de paradigma y la vuelta de los estados a la senda segura que es el derecho internacional y el orden mundial, creo indispensable la refundación de una nueva ONU, no de la mano de un occidente decadente y una nueva élite de países emergentes, sino de todos los estados del mundo, ya que una nueva ONU mas democrática y saneada puede verdaderamente ser un instrumento seguro para los estados y que evite las grandes contradicciones internas en la actualidad que pueden desembocar en una gran guerra o guerra total al chocar fuertemente los intereses económicos de las naciones.

Puede que Corea del Norte quede en un susto. Pero Corea ha demostrado que USA no está tan loco como para entrar de lleno en una guerra total, y que el camino para la seguridad de los pueblos es el desarrollo de armas nucleares como armas de disuasión.

Digamos que este NWO aparte de un fracaso absoluto ha llevado al planeta a un desorden global y a tener un mundo menos seguro y siempre al borde de un estallido internacional que dilapide todo lo conseguido hasta el día de hoy.

Marco Terranova Tenorio. Director del Diario UNIDAD y experto en relaciones internacionales para Russia Today