El "judío errante" que le cantó a la revolución permanente

Escribió: Daniel Gil

 

23 de mayo de 2013.- En la madrugada del jueves 23 de mayo de 2013 ha muerto Georges Moustaki tras una larga enfermedad. Era, como reconocía en su famosa canción Le Metèque (el meteco, nombre que se daba en la antigua Grecia a los no griegos), un extranjero y un vividor vocacional: nacido en Alejandría, de padres judíos procedentes de Grecia pero de lengua italiana, sus primeros diecisiete años los pasó hablando árabe en la calle, italiano en casa y francés en la escuela, antes de plantarse en Francia con su jeta de meteco, de judío errante, de pastor griego en 1951 y convertirse no sólo en una de las grandes figuras de la canción francesa sino en autor de algunos de los temas más famosos interpretados por otros artistas, como Edith Piaf, Yves Montand o Serge Reggiani.

Participante del mayo francés, conservó a lo largo de su vida un compromiso político sui géneris, acorde con su reivindicada identidad de "judío errante". Una de sus canciones más extraordinarias, Sans la nommer ('Sin nombrarla'), escrita en 1969, está dedicada a la revolución permanente. Queda aquí, junto con su traducción, a modo de homenaje. 

'Sin nombrarla' (Sans la nommer)

Querría, sin nombrarla, hablaros de ella
como de una amada, una infiel,
una muchacha bien viva que despierta
a futuros que cantan bajo el sol.

Es a ella a quien aporrean, 
persiguen, acosan;
es ella la que se subleva,
la que sufre y se pone en huelga,
es a ella a quien encarcelan,
a quien traicionan, a quien abandonan;
la que nos da ganas de vivir,
de seguirla hasta el final, hasta el final.

Querría, sin nombrarla, rendirle homenaje,
hermosa flor del mes de mayo o fruto salvaje,
planta bien plantada sobre sus dos piernas
y que deambula libre donde le place.

Es a ella a quien aporrean, 
persiguen, acosan;
es ella la que se subleva,
la que sufre y se pone en huelga,
es a ella a quien encarcelan,
a quien traicionan, a quien abandonan;
la que nos da ganas de vivir,
de seguirla hasta el final, hasta el final.

Querría, sin nombrarla, hablaros de ella,
bienamada o mal amada, es fiel;
y si queréis que os la presente,
la llaman Revolución Permanente.

Es a ella a quien aporrean, 
persiguen, acosan;
es ella la que se subleva,
la que sufre y se pone en huelga,
es a ella a quien encarcelan,
a quien traicionan, a quien abandonan;
la que nos da ganas de vivir,
de seguirla hasta el final, hasta el final.

 

Ángela Molina, conmovida por la noticia, dijo que Moustaki "lo ha dado todo, canciones que van a perdurar para siempre en nuestro corazón".