EEUU pide a Hong Kong que arreste a Edward Snowden

Las autoridades federales acusan al ex agente de la CIA de espionaje y robo de propiedad del Gobierno. Cada cargo podría suponer 10 años de cárcel

Notició: EFE, Washington/Hong Kong/Londres

Las autoridades federales de EEUU han presentado cargos contra Edward Snowden por revelar programas de espionaje secretos y han solicitado a Hong Kong, donde supuestamente se refugia el joven, que lo detenga con una orden de arresto provisional, según informó esta madrugada el diario The Washington Post.

Snowden fue acusado de tres cargos de espionaje y robo de propiedad del Gobierno en un escrito de carácter confidencial presentado hace una semana en un tribunal federal de Virginia, indicaron funcionarios estadounidenses al diario. Cada uno de los cargos supone una pena potencial de 10 años en prisión.

La orden fue presentada el pasado 14 de junio y desclasificada hoy, el mismo día en que Snowden cumple 30 años. El joven, ex técnico de la CIA y trabajador externo de la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU (NSA), huyó a Hong Kong a principios de junio, justo antes de filtrar al diario británico The Guardian información sobre dos programas secretos de espionaje de la segunda de esas agencias. Ahora se desconoce su paradero actual.

Una copia del documento de acusación publicada por un periodista del New York Times revela que fue presentada por un agente especial del Buró Federal de Investigaciones (FBI), John F. Kralik, y firmada por el juez federal John Anderson. El escrito acusa a Snowden de "robo de propiedad del Gobierno, comunicación no autorizada de información de defensa nacional, y comunicación deliberada de información de inteligencia sobre comunicaciones clasificada a una persona no autorizada". Los dos últimos cargos suponen violaciones de la Ley de Espionaje de EEUU.

Snowden está acusado de tres cargos. Cada uno podría suponer una pena de 10 años de prisión

Los cargos se presentaron en un tribunal del Distrito este de Virginia, la jurisdicción donde se encuentra el ex empleador de Snowden, el contratista Booz Allen Hamilton, y cuya corte tiene mucha experiencia en procesar casos con implicaciones de seguridad nacional.

El documento legal revelado hoy es un primer paso en el proceso contra Snowden, y las autoridades tienen ahora 60 días para presentar un escrito de imputación, que exponga los argumentos que sustentan la acusación, según el Post.

Una vez presentada la imputación, el Gobierno estadounidense puede recurrir al tratado de extradición que posee con Hong Kong para solicitar a las autoridades de esa región administrativa especial china que lo entreguen para su juicio en Estados Unidos. El Gobierno de Barack Obama ya ha pedido a Hong Kong que detenga provisionalmente a Snowden, según el rotativo, que no da más detalles al respecto.

Extradición y asilo

En caso de que Estados Unidos emita una orden de extradición, Snowden puede resistirse a ella en los tribunales de Hong Kong, en una batalla legal que podría llegar hasta la corte superior de la excolonia británica y durar muchos meses, según indicaron al diario abogados estadounidenses y de esa región china.

"Los sospechosos no serán entregados para un juicio criminal por ofensas políticas", señala el tratado de extradición entre EEUU y Hong Kong El tratado de extradición entre EE.UU. y Hong Kong cuenta con una excepción por ofensas políticas, una categoría en la que se ha incluido en muchos casos el espionaje, apunta el periódico. "Es probable que el equipo de defensa de Snowden en Hong Kong invoque la parte del tratado de extradición que señala que los sospechosos no serán entregados para enfrentar un juicio criminal por ofensas de 'carácter político'", señala el Post.

Snowden también puede solicitar asilo en Hong Kong, o intentar buscar refugio en otra jurisdicción china u otro país. De hecho, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reveló esta semana que su organización está ayudando a Snowden para que reciba asilo en Islandia, y un empresario de ese país, Olafur Sigurvinsson, socio de WikiLeaks, se ha ofrecido a trasladar al joven hasta allí en un avión privado si las autoridades islandesas garantizan que no lo extraditarán.

Tras conocer la noticia de su acusación formal, Assange ha insistido en que "deben intensificarse los esfuerzos para ayudar a Snowden", en un discurso divulgado en WikiLeaks. En su discurso, el activista australiano de 41 años afirma que la acusación presentada por EEUU contra Snowden "está destinada a intimidar a cualquier país que pueda estar considerando defender sus derechos".

"¿Qué país valiente se alzará en su defensa y reconocerá su servicio a la humanidad?", se pregunta Assange

"¿Qué país valiente se alzará en su defensa y reconocerá su servicio la humanidad? Decidles a vuestros gobiernos que den un paso adelante", instó Assange, que cree que si es entregado a Suecia, eventualmente será extraditado a EEUU, el país más afectado por los cables de WikiLeaks, y donde teme por su vida. En el texto, Assange recordó también el caso del soldado Bradley Manning, que al igual que Snowden está acusado de filtrar información clasificada de EEUU.

"En los últimos días se ha utilizado mucho la palabra traidor, pero ¿Quién es realmente el traidor aquí? ¿Quién prometió una generación de "esperanza" y "cambio" sólo para traicionar esas promesas?", se preguntó el activista en un mensaje al presidente de EEUU, Barack Obama.

Hong Kong, prudente

Por su parte, el Gobierno de Hong Kong, encabezado por Chung-Ying Leung, que aseguró la semana pasada que tratará el caso de Snowden de acuerdo con sus propias leyes, guardó hoy silencio tras la solicitud de Estados Unidos de extradición de exagente de la CIA. 

El responsable de la Policía de Hong Kong, Andy Tsang, también se limitó a señalar que el caso se manejará "acorde a las leyes de Hong Kong", en unas declaraciones reproducidas hoy por el diario local South China Morning Post.

Hong Kong mantiene un tratado de extradición con Estados Unidos, aunque China, con soberanía sobre el territorio desde 1997, tiene poder de intervenir en casos que considere sensibles para la seguridad del Estado.