Lula anuncia que hará una intensa campaña por la reelección de Rousseff

El expresidente, que ha descartado volver a la política, sería hoy el único que ganaría en la primera vuelta las presidenciales de 2014

Escribió: Juan Arias para El País, España

 

El expresidente Lula da Silva sería el único candidato a las presidenciales de 2014 que, según todas las encuestas, ganaría en la primera vuelta. La presidenta Dilma Rousseff tendría que disputar, hoy por hoy, una segunda ronda.

Sin embargo, Lula no se presentará. Lo acaba de aclarar en una entrevista al diario Corriere Brasiliense para acabar con el "¡Vuelve, Lula!" que sigue pidiendo una parte del Partido de los Trabajadores (PT).

“Seré la metamorfosis ambulante de Dilma”, afirma el expresidente, que matiza que esta vez la candidata será votada por ella misma y no porque lo pida él, como ocurrió en 2010, cuando empezó la campaña con un 3% de aprobación.

“Estoy con ganas de volver a hablar. Mi garganta está ya bien”, ha afirmado, para sentenciar: “Recorreré el país como si fuera candidato”.Y ha enviado un recado claro a la parte de su partido que sigue diciendo que lo preferirían a él de nuevo como candidato. “No estoy pidiendo que ella guste o no a la gente. Quiero que se la respete en su función institucional y que sepan que el PT estará a su lado”.

Con ello, Lula ha zanjado la polémica y la incógnita de su posible vuelta. Y revela, a la vez, su convicción de que una vez más él será el artífice de la victoria de su pupila.

El carismático Lula ha confesado que le ha costado dejar el poder. “Es como si de repente me hubiesen desenchufado de la corriente”, explica. "Al día siguiente de dejar la presidencia me pregunté: “¿Y ahora qué hago?. Ayer eras el rey y hoy ya no eres nada”. Recuerda con cierta nostalgia los logros del periodo 2007-2010 y cree que no se repetirán, pues fue una coyuntura especial para Brasil. “Era el Barcelona jugando. Todo salía redondo”, dice. Dejó el Gobierno después de ocho años con una popularidad que superaba el 80%. “Yo le decía al ministro de Comunicaciones, Franklin Martin: Si seguimos así voy a llegar a tener más del 100%”.

Su frustración de hoy, dice, es no haber podido llevar a cabo ciertas reformas, como la fiscal y la política, porque se las boicotearon en el Congreso.

En relación a las protestas callejeras Lula las ha defendido ya que, según él, siempre hay cosas que deben mejorar. “En 1959 yo viajaba en autobuses como en una lata de sardinas. Y eso aún no ha cambiado”. El exsindicalista considera justo que la gente exija mejores transportes y mejor sanidad o educación. Lula ya había dicho que el PT que él fundó había nacido “en la calle” y que no debe tener miedo de volver a ella.