Necesario, respetar los DH de los usuarios de drogas: Perla Gómez

Escribió: Bertha Teresa Ramírez en La Jornada, México

dom, 16 mar 2014 16:35

México, DF. Es necesario respetar los derechos humanos y la autonomía de los usuarios de drogas, además de respetar sus derechos humanos y no tratarlos como si fueran narcotraficantes, señala el informe “Drogas y derechos humanos en la ciudad de México 2012-2013”, que entregó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal Perla Gómez, a los diputados promotores de la iniciativa de “ley para la reducción de riesgos y daños en el aprovisionamiento y uso de la cannabis “.

Añade que hoy en día “las personas usuarias de drogas se encuentran en una situación adversa por el estigma y los prejuicios que enfrentan, los cuales están vinculados a la percepción dominante en la sociedad que relaciona las drogas con la enfermedad, la dicción y/o la delincuencia”.

En el documento se explican las consecuencias que ha tenido la política punitiva, consistente en criminalizar la posesión, consumo y tráfico de drogas.

Enfatiza que hoy en día las cantidades autorizadas “son sumamente restrictivas y presentan un enfoque poco realista… que tiene como resultado inmediato la criminalización de las personas usuarios”.

Señala que se deben implantar medidas legislativas y políticas públicas para garantizar los derechos de los consumidores de drogas, pues “el Estado tiene la obligación de respetar, proteger, garantizar y promover los derechos humanos, sin distinción alguna”.

En contraparte, las políticas punitivas contra las drogas “tienden a marginalizar a las personas usuarias, al reforzar una visión estigmatizadora y situaciones de discriminación y criminalización” contra los consumidores.

En particular, las autoridades judiciales deben orientarse –señala el documento- “hacia la persecución de los delitos graves en materia de tráfico de drogas… de delitos graves contra la salud”, a la vez que “proteger a las personas usuarias del uso excesivo de la fuerza y otros abusos que atenten a su dignidad y seguridad”.

También recomienda “generar información oportuna y veraz acerca de las distintas drogas, los diversos usos y efectos que tienen, así como sobre las políticas de reducción de riesgos y daños adaptadas a las distintas situaciones de usos y dependencia.