El FMI plantea reformas en el mercado laboral y la educación de América Latina

El representante del organismo, Alejandro Werner, sostiene que la región también tiene pendiente mejorar las infraestructuras

Escribió: JACQUELINE FOWKS desde Lima en El País, España

 

El director del departamento del hemisferio occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner, presentó este jueves en Lima el informe Perspectivas económicas. Las Américas, desafíos crecientes. El informe – que se presentó con el ruido de fondo de los trabajadores del Poder Judicial, en huelga desde hace un mes – rebaja las previsiones de crecimiento para Latinoamérica en este año. La rebaja en las previsiones ya se anunció el pasado mes de marzo.

El funcionario ha explicado que existe una desaceleración importante en mercados emergentes como India y China que se traduce en una proyección de crecimiento para América Latina para este año del 2,5%. Sería “la menor de los últimos once años – exceptuando 2009 - como consecuencia de la crisis financiera internacional. Por ello hay necesidad de avanzar en reformas estructurales en los próximos años. En América Latina no vivimos algo muy diferente al resto del mundo, es un proceso global”, anotó durante la presentación en el auditorio del Banco Central de Reserva de Perú.

“Chile, Colombia y Perú tienen tasas un poco más elevadas en la proyección de crecimiento, aunque Chile sigue exhibiendo una desaceleración muy importante, con una tasa muy baja: 3.6% de crecimiento del PIB. El nuevo Gobierno tiene una importante agenda de reformas educativas y vamos a seguir la reforma fiscal en ese país”, indicó.

El representante del organismo precisó que realizaron los cálculos para Perú antes de que éste cambiara el año base y la ponderación del sector minero en el cálculo del crecimiento, por lo que evitó dar más detalles. La modificación ocurrió hace un par de semanas.

Para el caso peruano, Werner ha ofrecido las siguientes soluciones: “Hay que anticipar las dificultades por el lado de la economía internacional en el entorno de materias primas, acelerar la reforma estructural en educación, seguir con la agenda tan importante de infraestructura que se ha estado implementando, y continuar desarrollando el sector en materias primas”.

Werner mostró los indicadores de desempleo en las seis economías latinoamericanas que el FMI denomina financieramente integradas y planteó que cambios en el mercado laboral podrían generar crecimiento en la región.

“Ampliar la fuerza laboral a través de la mejora del capital humano - o con la participación de la mujer -podrían ser reformas importantes para aliviar estos cuellos de botella. También las reformas estructurales serán importantes para incrementar este crecimiento”, afirmó el directivo del FMI. Werner explicó a EL PAÍS que un esfuerzo para formalizar a los trabajadores de la economía informal podría aumentar la productividad. “En el mercado laboral hay condiciones para hacer espacios de crecimiento”, aseguró.

“Cada país tiene temas idiosincráticos que tendrían que atender las reformas estructurales. Pero la cuestión educativa es generalizada. Incluso el país con mejores resultados en las pruebas PISA –dijo apuntando a Chile–, está en el 20% más bajo de la distribución internacional. Todos los países de América Latina tienen un desempeño muy malo en estas pruebas de calidad educativa”, acotó.

El documento del FMI indica que “el principal riesgo es una caída más pronunciada de lo previsto de los precios de las materias primas causada por el debilitamiento de la demanda de algunas de las principales economías importadoras de materias primas, especialmente China”.

El informe, además, dedica gran importancia a la economía de Estados Unidos debido a que atraviesa “una normalización gradual y ordenada de la política monetaria”. Aunque sostiene que sus efectos “deberían ser limitados en la mayor parte de la región”.

En su presentación en Lima, Werner evitó dar una opinión firme acerca de los cambios recientes en las políticas cambiarias en Argentina y Venezuela: "Argentina va en la dirección correcta pero tenemos que seguir como evoluciona la inflación", comentó. Sin embargo, el documento afirma que ambos países “necesitan ajustes de política profundos para restablecer la estabilidad macroeconómica y evitar dinámicas desordenadas”.