La sombra de Mao

Escribió: Joseph Fewsmith en Sin Permiso

 

Casi cuatro décadas después de su muerte, Mao Zedong sigue siendo una figura controvertida en la historia del Partido Comunista de China, al plantear como hace cuestiones de legitimidad.

 

Durante el año pasado, Xi Jinping, y otros dirigentes han planteado la cuestión de cómo deben evaluarse los años de Mao en comparación con los de la reforma. Esta discusión responde aparentemente a la existencia de opiniones divergentes en el partido y parece reflejar la determinación de Xi Jinping de definir la ideología de China y sus límites.

 

Mao Zedong murió hace unos 37 años, pero continua siendo una amenazante presencia en el sistema político chino. De hecho, pareciera más difícil gestionar su legado hoy que hace 10 o 20 años. No debería ser así. Al salir de la Revolución Cultural, el Partido Comunista Chino (PCC) tuvo que lidiar con el legado de Mao, en particular la Revolución Cultura, por lo que la Sexta Sesión Plenaria del 11º Comité Central adoptó la "Resolución sobre ciertas cuestiones en la historia de nuestro Partido desde la fundación de la República Popular de China ", el 27 de junio de 1981.

 

Llegó a la conclusión de que "el camarada Mao Zedong fue un gran marxista y un gran revolucionario, estratega y teórico proletario. Es verdad que cometió errores flagrantes durante la "Revolución Cultural", pero si juzgamos sus actividades en su conjunto, sus contribuciones a la revolución china son muy superiores a sus errores. Sus méritos son primarios y secundarios sus errores" (1).

Mao en la última fase de su vida, de acuerdo con la Resolución, se desvió del pensamiento Mao Zedong, que expresa la "sabiduría colectiva de todo el partido", no sólo de Mao como individuo, y Mao cometió graves errores, especialmente el lanzamiento de la Revolución Cultural, pero éstos fueron errores de un "gran revolucionario proletario".

 

Esta Resolución sobre la Historia tenía como objetivo saldar de una vez por todas la cuestión de Mao. Mao no debía ser repudiado en su totalidad, como querían los miembros más liberales del partido, pero sus errores "izquierdistas" debían ser criticados duramente, tanto para legitimar el retorno al poder de los purgados durante la Revolución Cultural y justificar el giro del partido de la lucha de clases a la construcción económica (un cambio aprobado por la rubiconiana Tercera Sesión Plenaria del 11º Comité Central en diciembre de 1978). Las tensiones entre el ala "conservadora" del partido y el ala "liberal" persistieron a través de la década de 1980, pero la Resolución sobre la Historia, a pesar de sus ambigüedades, se mantuvo sin cambios.

 

El estado de ánimo empezó a cambiar en 1992/93 con ocasión del centenario del nacimiento de Mao. Aunque Deng Xiaoping había relanzado sus reformas económicas con su viaje a Shenzhen a principios de 1992, la atmósfera política era decididamente más conservadora que antes de Tiananmen. Fue en este período, a principios de 1990, cuando comenzó a surgir una "nueva izquierda" criticando la reforma. A medida que el aniversario del nacimiento de Mao apuntaba en el horizonte, estalló una "Mao-mania": los conductores de taxi colgaban imágenes de Mao en sus coches para "protegerlos" de accidentes, un millón de chinos visitaron el pueblo natal de Mao, Shaoshan, y las canciones de la Revolución Cultural se convirtieron en superventas.

 

El largo discurso que Jiang Zemin, entonces secretario general del partido, pronunció en una reunión conmemorativa del nacimiento de Mao se atuvo a los límites de la Resolución sobre Historia, calificando el programa de Deng como una corrección decisiva de los errores de Mao, en particular la Revolución Cultura, pero sin embargo, surgido orgánicamente del propio pensamiento Mao Zedong. Deng Xiaoping, afirmó Jiang en la reunión, "demostró ser un fiel camarada de armas del camarada Mao Zedong, así como el heredero y contribuidor más importante del pensamiento Mao Zedong . . . . La teoría del camarada Deng Xiaoping de la construcción del socialismo con características chinas hereda, enriquece y desarrolla el pensamiento Mao Zedong y lo eleva a nuevas alturas" (2).

 

La tarea de Hu Jintao en 2003, en el 110º aniversario del nacimiento de Mao, fue más compleja porque tuvo que argumentar que la teoría de Jiang Zemin de la "triple representatividad" (que el partido representa a las fuerzas productivas avanzadas, la cultura avanzada, y los intereses fundamentales de la gran mayoría de la población), que legitima que los empresarios se afilien al PCC, también era parte del desarrollo continuo del pensamiento Mao Zedong. Hu dijo a sus oyentes que el pensamiento Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping y la importante teoría de la "triple representatividad" habían surgido "para hacer frente a diferentes tareas históricas, en

diferentes períodos históricos "pero sin embargo" todos ellos estaban inspirados en la visión del mundo y la metodología del materialismo dialéctico y el materialismo histórico ". Tras los inevitables equilibrios gimnásticos, Hu pasó rápidamente a justificar la línea de "la construcción económica como tarea central" del partido. "Hoy", concluyó Hu con su mejor bizantinismo burocrático,"el testigo de la historia ha pasado a nuestras manos. La mejor manera que tenemos de alabar la memoria del camarada Mao Zedong es seguir avanzando tenazmente en la gran causa de la que los revolucionarios de la vieja generación fueron pioneros y continuar dando cuerpo a la tarea épica de lograr un gran renacimiento de la nación china" (3).

 

Cuatro años más tarde, sin embargo, la tensión entre el legado maoísta y el período contemporáneo de la reforma – con sus temas pendientes de desigualdad de ingresos, corrupción, y sensación de injusticia social -, se había hecho tan grande que algunas personas querían tratar el asunto más directamente, en un aparente esfuerzo por evaluar a Mao de una manera más positiva. La cuestión surgió en 2007 con los preparativos del 17º Congreso del Partido. Zhu Jiamu, que entonces estaba en la Oficina Central de Investigación Documental, escribió un ensayo titulado "La comprensión de las implicaciones del socialismo concaracterísticas chinas desde la perspectiva de la esencia histórica y la relación mutua entre los dos períodos de antes y después de la Reforma y la Apertura”.

 

La preocupación de Zhu Jiamu era obviamente lo que él consideraba la creciente influencia de la "derecha". Como él mismo escribió: "Ahora hay que resistirse a quienes desde la derecha repudian los primeros 30 años de la Nueva China”. También escribió que el partido debe "tener en cuenta y protegerse contra los escisionistas, los entristas y los traidores, así como de las actividades de las fuerzas hostiles, tanto nacionales como extranjeras” (4). En una reunión de 2008 para celebrar la publicación de un libro, Zhu dijo, según los informes, que los enemigos nacionales y extranjeros trabajan para derrocar a los sistemas socialistas demonizando a sus dirigentes - líderes-que es lo que la Unión Soviética hizo con Stalin, y después con Lenin – y el partido y el Estado se derrumbaron después (5).

 

Era importante desde el punto de vista de Zhu que la gente entendiese cual era la relación entre los dos períodos de 30 años. Argumentó que "si los primeros 30 años de la Nueva China no hubiesen proporcionado la premisa política fundamental, el inicio de la vía al socialismo con características chinas sería inimaginable” . Si se repudian los primeros 30 años a causa de los errores cometidos, los 60 años de historia de la República Popular de China serían "desmembrados" y no "habría manera de entender cómo los 30 años anteriores a la reforma y la apertura han permitido unos logros tan gloriosos"(6).

 

El balance de Zhu hizo dos cosas. En primer lugar, planteó explícitamente la idea de los dos períodos de "30 años", que anteriores balances habían evitado, aparentemente porque al hacerlo se pone de relieve el grado en que la reforma y la apertura alejaban de la época maoísta (incluso si la reforma siguiese siendo política e ideológicamente conservadora). En segundo lugar, al hablar de los logros del período maoísta y lo importante que había sido a la hora de proporcionar una base política y el material para la reforma, Zhu estaba evaluando el período maoísta de manera más positiva que en la Resolución sobre la Historia. Algunos creen que al Instituto de Estudios Contemporáneos de China, del que Zhu fue subdirector en 1999, le gustaría una revisión de la Resolución sobre la Historia (7).

 

Zhu transmitió, aparentemente, sus ideas a la dirección central del partido antes del 17º Congreso, pero Jiang Zemin se opuso a cualquier revisión de la Resolución sobre la Historia. De hecho, Jiang, que se había retirado en el 16º Congreso del Partido en 2002, escribió una carta a la dirección central defendiendo que aún era importante resaltar claramente el período de la reforma como correcto. Según Jiang, "Los primeros 30 años tuvieron sus altas y bajas; los últimos 30 años fueron de desarrollo estable. Los primeros 30 años proporcionar muchas experiencias y lecciones que necesitan ser sintetizadas; los últimos 30 años fueron un gran éxito" (8).

 

Cualquiera que fuera el debate en relación con la Resolución sobre la Historia antes del 17º Congreso del Partido, no hubo ningún cambio en la posición del partido, tal como se refleja en el informe del Congreso. Aunque Hu comenzó diciendo: "Debemos recordar siempre que el gran esfuerzo de la reforma y la apertura se lleva a cabo sobre la base de la dirección colectiva de la primera generación del partido con el camarada Mao Zedong como su núcleo", y rápidamente siguió afirmando sin rodeos: "Ante la peligrosa situación causada por los largos diez años de la Revolución Cultural, la dirección colectiva de la segunda generación del partido defendió la emancipación de la mente y la búsqueda de la verdad en los hechos; evaluó científicamente al camarada Mao Zedong y al pensamiento Mao Zedong con tremenda valentía política y coraje teórico; completamente negando las erróneas teoría y práctica de tomar la lucha de clases como eslabón clave; [y] adoptó la decisión histórica de cambiar el enfoque del trabajo del partido hacia las dificultades económicas y la realización de la reforma y la apertura" (9).

 

Un nuevo tono

Tras más de dos décadas de pensar cómo abordar la memoria de Mao y los cada vez más divergentes caminos de las épocas maoísta y post-maoísta, Xi Jinping finalmente planteó la cuestión directamente. El 5 de enero, Xi dio una charla a los nuevos miembros del Comité Central. Xi comenzó declarando decididamente que el espíritu del 18º Congreso del Partido se podía resumir en un punto: la necesidad de mantener y desarrollar el socialismo con características chinas. Pero al reafirmar la vía de Deng Xiaoping, Xi dio un nuevo giro. Señaló que:

“Al llevar a cabo la construcción del socialismo por nuestro partido, sus líderes y el pueblo ha habido dos períodos, [a saber] antes y después de la reforma y la apertura. Estos dos períodos están mutuamente relacionados, pero también tienen diferencias importantes, pero en esencia son resultado de las exploraciones prácticas de nuestro partido, sus líderes, y el pueblo en la construcción del socialismo. El socialismo con características chinas se inició con el nuevo período de reforma y apertura, pero se inició sobre la base del sistema esencialmente socialista que ya se había establecido y los más de 20 años en los que su construcción se había llevado a cabo. Aunque la

dirección ideológica, la orientación y las políticas de estos dos períodos históricos de la construcción del socialismo tienen grandes diferencias, no se pueden separar. Aúnmás, no se encuentran en oposición. No se puede utilizar el período histórico posterior a la reforma y la apertura para negar el período histórico antes de la reforma y la apertura, y no se puede utilizar el período histórico antes de la reforma y la apertura para repudiar el período histórico posterior de la reforma y apertura” (10).

 

Aunque Xi hizo hincapié en la necesidad de continuar desarrollando el socialismo con características chinas, su reconocimiento explícito de la cuestión de la existencia de dos períodos en la construcción socialista y su énfasis en la indivisibilidad de estos dos períodos de la historia de China fue una novedad. De hecho, la exposición de Xi fue más allá del 18º Congreso del Partido de forma explícita al distinguir entre los dos períodos. El 18º Congreso del Partido había establecido (11):

 “En el proceso de exploración, aunque el partido experimentó graves retrocesos, los enormes y extraordinarios logros teóricos que hizo proporcionaron una valiosa experiencia, preparación teórica y la base material para iniciar el socialismo con características chinas en el nuevo período histórico. La segunda generación de la dirección colectiva central del partido, con el camarada Deng Xiaoping como núcleo, condujo a todo el partido y todos los grupos étnicos de la nación a hacer una síntesis profunda de los lados positivos y negativos en la experiencia de la construcción del socialismo en China. Hicieron balance de las experiencias en la historia del socialismo en el mundo y tomaron la decisión política histórica de trasladar el centro de trabajo del partido y del país a la construcción económica y la puesta en práctica de la reforma y la apertura. Revelaron la naturaleza esencial del socialismo y establecieron la orientación básica para la primera etapa del socialismo”.

 

No podemos estar seguros de que Xi estuviese recogiendo la tesis de Zhu Jiamu (12) – puede que mucha gente pensase que abordar esta cuestión era importante -, pero es importante considerar por qué la distinción entre los dos periodos de 30 años no fue aceptada por el partido en 2007, cuando Zhu Jiamu la planteó (y Jiang Zemin, aparentemente la rechazó), pero ahora Xi consideraba importante abordarla. Obviamente el ambiente político en China había cambiado desde que Zhu Jiamu planteó su propuesta en 2007. Los lectores del China Leadership Monitor recordarán que después del incidente del Semanario del Sur en enero de 2013, cuando la revista publicó un editorial de Año Nuevo titulado "El sueño de China, es el sueño de un gobierno constitucional", la Oficina General promulgó el "Documento N º 9", en marzo, para establecer límites claros a las principales cuestiones ideológicas. Entre ellos estaba el "nihilismo histórico." De acuerdo con el documento, "Recientemente, algunas personas se han aprovechado de la ocasión del 120º aniversario del camarada Mao Zedong para negar el valor científico del pensamiento Mao Zedong y su función de guía. Algunas personas han separado los dos períodos históricos, antes y después de la reforma y la apertura, y enfrentado un período contra el otro, o han utilizado el período histórico posterior de la reforma y la apertura para repudiar el período histórico de antes de la reforma y la apertura, o utilizado el período histórico antes de la reforma y la apertura para negar el período histórico posterior de la reforma y la apertura. El quid del nihilismo histórico radica en el intento de negar la historia del PCC y la Nueva China y negar fundamentalmente el papel histórico y el papel del PCC, y por lo tanto negar además la legalidad del largo gobierno del PCC” (13).

 

Fue poco después de la promulgación del documento N º 9 que Borradores de Bandera Roja, publicado por Qiushi, tomó la iniciativa en el ataque al concepto de "gobierno constitucional" (14). En el mismo período, Borradores de Bandera Roja también publicó un artículo escrito por el conservador ex jefe adjunto de CASS, Li Shenming, titulado "Decir que Mao Zedong sólo podía llevar a cabo la lucha de clases es un malentendido. A principios de los años 80, Li trabajó en la Oficina de Investigación de la Secretaría, un órgano entonces dirigido por Deng Liqun. Después, durante casi una década trabajó como secretario de Wang Zhen. Así que su curriculum es muy similar al de Zhu Jiamu. En cualquier caso, en este artículo hizo una defensa cerrada de Mao (aunque mal escrita), y atacó duramente a los críticos, incluyendo especialmente a Li Zhishui, y su La vida privada de Mao Zedong, y a Chang Rong, y su Mao: una biografía, que han tenido una gran influencia en China. Al atacar a los críticos de Mao, Li afirma que sus críticas no se basan en la ignorancia o la confusión, sino más bien en motivos ocultos e incluso conspirativos: a saber, derrocar el sistema socialista en China demonizando antes a sus dirigentes (15).

 

Finalmente, en noviembre, la víspera del Tercer Pleno, Beijing pareció consagrar una interpretación autorizada sobre la cuestión de la historia, cuando el Diario del Pueblo publicó a toda página el artículo de la Oficina Central de Investigación de Historia del PCC titulado "Ver correctamente los dos períodos históricos, antes y después de la reforma y la apertura". El artículo argumenta con fuerza: "debemos afirmar plenamente los resultados de la exploración y los tremendos logros en el período histórico previo a la reforma y la apertura”. El artículo fue muy cuidadoso de no violar los parámetros de la Resolución sobre la Historia, afirmando que la Revolución Cultural "trajo desastres incalculables al partido, el estado, y la gente de todas las nacionalidades" pero, sin embargo, advierte que no se puede "negar deliberadamente los errores del camarada Mao Zedong en sus últimos años, y mucho menos repudiar por completo al camarada Mao Zedong y el pensamiento Mao Zedong. "Por el contrario, las "dos etapas históricas" (es decir, antes y después de la reforma) "nunca se pueden separar, ni mucho

menos oponer” (16).

 

La importancia de una comprensión correcta, según el artículo, no es sólo una cuestión de comprensión histórica, sino una "cuestión política en realidad": "si no se maneja adecuadamente esta importante cuestión política tendrá graves consecuencias políticas”. En concreto, el artículo invoca el fantasma de la desintegración de la Unión Soviética, lo que parece ser una obsesión particular de los actuales dirigentes. "Una causa importante de la desintegración de la Unión Soviética y el colapso del PCUS [Partido Comunista de la Unión Soviética] fue el completo repudio de la historia de la Unión Soviética y el PCUS, el repudio de Lenin y otras personalidades, y la práctica del nihilismo histórico, que confundió las mentes de la gente" (17).

 

Línea de Masas

El debate sobre el lugar de Mao Zedong en la historia se relaciona estrechamente con el énfasis de Xi Jinping en la línea de masas en el último año. De hecho, para Xi, es la línea de masas y la práctica de la "democracia" lo que ha conectado los períodos previo y posterior a la reforma. Así, mientras planteaba la cuestión de la historia, también presidió una reunión del Politburó, el 19 de abril, para hacer los preparativos para el movimiento de educación sobre la línea de masas que se lanzaría en los meses siguientes. Poco después, el partido adoptó el "Dictamen sobre la profundidad de la aplicación de la campaña sobre la educación de la línea de masas y su práctica” (18) y el 18 de junio, Xi Jinping, se dirigió a una conferencia sobre la campaña de educación sobre la línea de masas, advirtiendo que la corrupción y la "separación de las masas" se reflejaba en los "cuatro [malos] estilos del formalismo, el burocratismo, el hedonismo y la extravagancia" (19).

 

Es importante señalar que hubo resistencias por parte de algunos sectores del partido. En julio, Tiempo de Estudio, editado por la Escuela Central del Partido, publicó un artículo que defendía que la comprensión de la línea de masas debe evolucionar con los tiempos. En particular, se señalaba el creciente sentido de ciudadanía en la China contemporánea. "El ciudadano", señala el autor, "es una categoría constitucional y legal", y, como la conciencia de este concepto ha aumentado, los cuadros sólo pueden mantener los intereses de las personas a través del "continuo fortalecimiento del Estado democrático de derecho" y "en el marco de restricciones institucionales."De lo contrario," si la "línea de masas" es sólo una herramienta utilizada por los principales organismos y los cuadros dirigentes para lograr sus propios objetivos y tareas. . . entonces el impulso de la línea de masas será difícil de sostener" (20). Huelga decir que esta preocupación por la ciudadanía y el Estado de derecho no se reflejó en publicaciones más conservadoras, particularmente la revista teórica del partido, Buscando la Verdad

 

El 120º cumpleaños de Mao

El 26 de diciembre de 2013, Xi Jinping, se dirigió a un simposio en conmemoración del 120º aniversario del nacimiento de Mao y resumió la discusión sobre la historia del partido de los últimos años y reforzó también el mensaje patriótico sobre el "renacimiento de la nación china". La primera parte de su discurso abordó las etapas del "camino del renacimiento" de la exposición en el Museo de Historia de la Revolución, que va desde la Guerra del Opio hasta la rebelión Taiping, el Movimiento Reformista de 1898, y el revolucionario de 1911 hasta Mao Zedong y el hallazgo final del PCC del camino revolucionario y su éxito. Un éxito que sentó las bases para que China pudiese "ponerse al día con grandes saltos con las tendencias del desarrollo de los tiempos”. Por lo tanto, concluye Xi repitiendo uno de los temas importantes del año anterior, "la práctica y la exploración del socialismo antes de la reforma y la apertura fue la posición desde la que nuestro partido y el pueblo comprendieron la realidad y han creado el futuro en el nuevo período histórico. Sin ellos no habría la experiencia histórica, tanto positiva como negativa, y sin los logros ideológicos, los logros materiales y los logros institucionales que acumularon, la reforma y la apertura no hubieran podido avanzar sin problemas"(21).

 

Implicaciones

La discusión sobre los "dos períodos" centró la atención de una manera más explícita sobre la era maoísta que en cualquier otro momento desde la aprobación de la Resolución de la Historia en 1981. La discusión evitó cuidadosamente ir más allá de ese documento. Sin embargo, al mismo tiempo volvió a insistir, de una forma que no se había hecho previamente durante la era de la reforma, en la importancia de la era maoísta en la construcción de los cimientos de la República Popular de China.

 

Una de las razones se describe de forma bastante explícita en el editorial de 8 de noviembre, que sostiene que sin defender el período maoísta habría una crisis política que pondría en peligro el poder del PCC. Esta defensa refleja una obsesión palpable con la desaparición de la Unión Soviética, que ha ocupado un lugar destacado durante todo el primer año de la presidencia de Xi Jinping. Los lectores recordarán el discurso interno de Xi en diciembre de 2013 en el que afirmó que la caída de la Unión Soviética fue entre otras cosas provocada porque "al final nadie era lo suficientemente hombre, nadie resistió" (22).

 

Como ya he señalado, la preocupación por el destino de la Unión Soviética se vio reflejada en el Documento N º 9 y la crítica del "nihilismo nacional." Esta preocupación por el derrumbe de la Unión Soviética también se reflejó en una película de propaganda, que se alentó a los cuadros a ver, que reflejaba las privaciones que los ciudadanos habían sufrido tras la caída dela Unión Soviética (23). Y en octubre de 2013 un "ren zhongping" (abreviatura de "Comentario Importante del Diario del Pueblo afirmó inusualmente sin rodeos: “hace 22 años que la Unión Soviética, con sus 74 años de historia, desapareció. Durante más de dos décadas China no ha

dejado de reflexionar sobre cómo perdieron su Partido Comunista y la nación los comunistas soviéticos" (24).

 

Este enfoque en la desaparición de la antigua Unión Soviética parece reflejar el estado de los problemas entra la sociedad y el estado en China. Como el mismo ren zhongping afirma: "Hoy en día, el estilo de la vieja generación solo es memoria. Muchos cuadros dirigentes de la nueva generación, que han crecido en un período relativamente favorable de tiempos de paz, carecen de la sensación inmediata de la estrecha dependencia del partido y las masas, los lazos de carne y sangre a vida y muerte que les unen. Algunas personas defienden de manera unilateral el ´gobierno de las élites de la nación´ y el ´gobierno tecnocrático de la nación´. Se olvidan de

que las masas son fundamentales" (25). Aunque estas declaraciones parecen reflejar un partido en crisis -algo que no debe subestimarse - también parecen reflejar otros dos elementos importantes: una dirección de

"principitos" que se remonta a un viejo ideal de pureza del partido y, al mismo tiempo, un liderazgo muy pragmático que está tratando de inculcar un sentido renovado de disciplina en el partido. Estos dos elementos están relacionados entre sí. Desde que asumió su cargo, Xi ha reflejado la autoconciencia de una generación que cree que tiene derecho a gobernar y quiere restaurar un presunto sentido de propósito e idealismo que prevaleció en los primeros años de la República Popular de China. Al mismo tiempo, con el fin de lograr sus objetivos, Xi parece creer que es necesario sacudir el partido e inculcar un renovado sentido de la disciplina. El énfasis en la ideología, la línea de masas, la lucha contra la corrupción, y los supuestos ideales de la joven república son herramientas que la dirección utiliza para reforzar la dirección central y tratar de imponer la disciplina (o recuperar la capacidad de respuesta) del partido.

 

Notas:

(1) "Resolución sobre ciertas cuestiones de la historia de nuestro partido desde la fundación de la República Popular de China ", disponible en inglés en http://www.marxists.org/subject/china/documents/cpc/history/01.htm. Hay que tener en cuenta que la resolución no dice que Mao fuese un 70 por ciento correcto y un 30 por ciento erróneo. Al tratar de “los dos lo que diga" (whatevers) de Hua Guofeng, Deng comenta que Mao había dicho una vez que sería "muy feliz y estaría satisfecho" si las generaciones posteriores que le juzgasen creyeran que había sido un 70 por ciento correcto y un 30 ciento erróneo, pero Deng no hace suyo explícitamente este balance. Cuando se discutió el borrador de la Resolución sobre la Historia, Deng afirmó que Mao había evaluado la Revolución Cultural como 70 por ciento correcta y 30 por ciento errónea. Deng deja en claro que él no está de acuerdo con el juicio de Mao sobre la Revolución Cultural. Deng dice: "Y cuando [Mao] se refiere al 30 por ciento de los errores, quería decir ´derrocarlo todo' y ´emprender una auténtica guerra civil´. ¿Cómo se puede

reconciliar esto con la idea de un 70 por ciento de logros?” Ver Obras escogidas de Deng Xiaoping (1975-1982) (Pekín: Foreign Language Press, 1984), pp. 51 y 287, respectivamente.

(2) "Discurso del Secretario General del PCC Jiang Zemin el 26 de diciembre en la concentración de Beijing para conmemorar el 100º aniversario del nacimiento de Mao Zedong", Xinhua, 26 de diciembre,1993.

(3) "Discurso del Secretario del Comité Central del PCC general, Hu Jintao, en un foro conmemorativo del 110º aniversario del nacimiento del presidente Mao Zedong en Beijing el 26 de diciembre”. Xinhua, 26 de diciembre de 2003.

(4) Zhu Jiamu, “Los dos períodos de 30 años y el socialismo con características chinas), disponible en http://theory.people.com.cn/GB/10242108.html .

(5) Gao Yu, "¿Cómo pueden Xi Jinping y Ezra Vogel entrar por una sola puerta?, parte 2", Deutsche Welle.

(6) Zhu Jiamu, “Los dos períodos de 30 años”

(7) Gao Yu, "¿Cómo pueden Xi Jinping y Ezra Vogel….”

(8)Ibid.

(9) Sobre el "Discurso del Secretario del Comité Central del PCC general, Hu Jintao, en un foro conmemorativo del 110º aniversario del nacimiento del presidente Mao Zedong en Beijing el 26 de diciembre”. http://cpc.people.com.cn/GB/69112/70190/70193/14286125.html

(10) “Sin vacilar defender y desarrollar el socialismo con características chinas, hacer nuevos descubrimientos, nuevas innovaciones y avances en el curso de la práctica”, Diario del Pueblo, 6 de enero de 2013.

(11) Informe de Hu Jintao al 18º Congreso del Partido, Diario del Pueblo, 18 de noviembre 2012

(12) Un artículo publicado en Asia Semanal afirmó que Xi fue influenciado por Zhu. Ver Li Yongfeng, "La lucha oculta de las peticiones antes del inicio del juicio de Bo", 11 de agosto de 2013.

(13) El Documento N º 9 apareció en Mingjing Mensual, el 19 de agosto.

(14) Joseph Fewsmith, "Debating Constitutional Government," China Leadership Monitor, No. 42 (otoño de 2013).

(15) Para una interesante muestra de censura, ver la versión de Hongqi wengao en la web, que eliminó la edición de mayo de su sitio web, saltando de abril a junio. El ensayo de Li fue reproducido muchas veces. Leí la versión publicada en el blog de Liu Cunzhi disponible en http://blog.sina.cn/dpool/blog/s/blog_4c7ed2a80102fto9.html.

(16) Oficina Central de Investigación de la Historia del Partido, "Entender correctamente los dos periodos históricos antes y después de la reforma y la apertura ", Diario del Pueblo, 8 de noviembre de 2013.

(17) Ibid.

(18) Disponible en http://qziz.people.com.cn/n/3013/0930/c365007-23090188.html. Aunque fue aprobado en mayo, este documento no se hizo público hasta el 30 de septiembre.

(19) Conferencia de trabajo sobre las actividades de educación y práctica de la línea de masas, realizada en Beijing el 18 de junio, Diario del Pueblo, 19 de junio 2014.

(20) Li Haiqing, "Sobre la línea de masas en el curso de la modernización" Tiempo de Estudio, 8 de julio de 2013, p. 3.

(21) Xi Jinping, "Charla dada en el simposio sobre el 120º aniversario del nacimiento del camarada Mao Zedong, Diario Popular, 27 de diciembre de 2013.

(22) Citado por Christopher Buckley, "Vows of Change Belie Private Warning”, New York Times, 15 de febrero de 3013.

(23)"En recuerdo del final del PCUS y la Unión Soviética", puede encontrarse en http://v.youku.com/v_show/id_XNDE0MjI4NDEy.html .

(24) Ren Zhongping, "Defendiendo la esencial vital de un partido político del pueblo", Diario delPueblo, 14 de octubre de 2013.

(25) Ibid

Joseph Fewsmith es profesor de Relaciones Internacionales y director del Centro de Estudios Asiáticos de la Universidad de Boston