An­tim­pe­ria­lis­ta, an­ti­ca­pi­ta­lis­ta y so­cia­lis­ta: La re­vo­lu­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na co­mo pro­ce­so úni­co ha­cia una Fe­de­ra­ción Socialista Continental

Escribió: JORGE GUIDOBONO, en Bandera Roja, periódico de Liga Socialista Revolucionaria, el 21/01/2005

 

La in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca pro­cla­ma­da ca­si dos si­glos atrás se rea­li­zó den­tro y co­mo par­te del as­cen­so del ca­pi­ta­lis­mo in­glés y con bur­gue­sías na­ti­vas aso­cia­das des­de el va­mos al mer­ca­do mun­dial con­tro­la­do, bá­si­ca­men­te, por In­gla­te­rra.

            Con es­te ori­gen, las bur­gue­sías la­ti­noa­me­ri­ca­nas no na­cie­ron con in­te­re­ses con­tra­dic­to­rios con los del vie­jo or­den eco­nó­mi­co co­lo­nial. Por eso, en lo fun­da­men­tal, no pre­ten­die­ron cam­biar re­vo­lu­cio­na­ria­men­te ese or­den si­no, sim­ple­men­te, in­ser­tar­se en él. Eso ex­pli­ca, tam­bién, que no ha­ya ha­bi­do re­vo­lu­cio­nes que die­ran la tie­rra a los cam­pe­si­nos, los in­dios y los es­cla­vos ne­gros, con lo que hu­bie­ran crea­do un gran mer­ca­do in­ter­no de con­su­mo.

            Los lí­de­res re­vo­lu­cio­na­rios bur­gue­ses con pro­yec­tos ra­di­ca­les, fue­ron com­ba­ti­dos y trai­cio­na­dos abier­ta­men­te por las bur­gue­sías lo­ca­les.

            Así es que la mi­tad del con­ti­nen­te –Bra­sil– pa­só, sin gue­rras ni re­vo­lu­cio­nes, del do­mi­nio po­lí­ti­co for­mal de Por­tu­gal, a ma­nos de la po­ten­cia im­pe­rial que, a su vez, lo do­mi­na­ba (In­gla­te­rra). El cam­bio no fue trau­má­ti­co; más bien fue pa­re­ci­do al cam­bio de un tra­je, con mo­nar­quía y es­cla­vis­mo in­clui­dos has­ta fi­nes del si­glo XIX.

            La par­te que de­pen­día de Es­pa­ña frag­men­tó sus vi­rrey­na­tos en nu­me­ro­sos paí­ses, en alian­za de las bur­gue­sías lo­ca­les con In­gla­te­rra.

            Na­ció así un con­ti­nen­te bal­ca­ni­za­do y fun­cio­nal al im­pe­ria­lis­mo in­glés has­ta la cri­sis de 1930 y al es­ta­dou­ni­den­se des­pués, que re­le­vó al an­te­rior, en irre­ver­si­ble de­ca­den­cia.

            No va­mos a ha­cer un re­pa­so de­ta­lla­do de es­te pro­ce­so que re­co­rrió el si­glo XX des­de la gi­gan­tes­ca re­vo­lu­ción me­xi­ca­na que se ini­ció en 1910. Só­lo di­re­mos unas pa­la­bras so­bre al­gu­nos hi­tos im­por­tan­tes, y arries­ga­re­mos al­gu­nas con­clu­sio­nes.

            El Apra del Pe­rú de Ha­ya de la To­rre –que tu­vo el acier­to de plan­tear el pro­ble­ma pe­rua­no en tér­mi­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos– se en­fren­tó fra­ca­sa­da­men­te con la bur­gue­sía lo­cal, que lo de­rro­tó en le­van­ta­mien­tos ar­ma­dos y lo pros­cri­bió has­ta que per­die­ra to­do su fi­lo re­vo­lu­cio­na­rio.

            El MNR bo­li­via­no tie­ne el mé­ri­to de ha­ber si­do par­te del ini­cio de la re­vo­lu­ción de abril de 1952 que des­tru­yó el Ejér­ci­to –y lo hi­zo des­fi­lar en cal­zon­ci­llos– a ma­nos de mi­ne­ros alia­dos a po­li­cías y po­bla­do­res de ba­rria­das obre­ras de La Paz, abrien­do el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio más pro­fun­do has­ta en­ton­ces en la re­gión.

            Pe­rón, en la Ar­gen­ti­na, apro­ve­chó la cri­sis de he­ge­mo­nía im­pe­ria­lis­ta que pro­vo­có la se­gun­da gue­rra mun­dial en­tre In­gla­te­rra (has­ta en­ton­ces do­mi­nan­te, pe­ro en fran­co re­tro­ce­so) y Es­ta­dos Uni­dos (en as­cen­so). El me­ga­ne­go­cio de las ex­por­ta­cio­nes du­ran­te la gue­rra les per­mi­tió a los ca­pi­ta­lis­tas acu­mu­lar gran­des ga­nan­cias a cos­ta del Es­ta­do, y tam­bién sig­ni­fi­có pa­ra los tra­ba­ja­do­res be­ne­fi­cios iné­di­tos, de los que fue­ron des­po­ja­dos du­ran­te el me­dio si­glo si­guien­te, in­clu­yen­do los años del re­tor­no del pe­ro­nis­mo –y de Pe­rón– al po­der en la pri­me­ra mi­tad de la dé­ca­da de los ’70.

            El gi­gan­te de la re­gión –Bra­sil– vi­vió un in­ten­to na­cio­na­lis­ta en­car­na­do pri­me­ro por Ge­tu­lio Var­gas –que cul­mi­nó con su pro­pio sui­ci­dio en 1954– y lue­go por Jõao Gou­lart, al que pu­so fin el gol­pe con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de 1964. Gol­pe que fue pla­ni­fi­ca­do por la Es­cue­la Su­pe­rior de Gue­rra, pa­ra “ha­cer un país mo­der­no” que fue el pa­raí­so de los mo­no­po­lios, en par­ti­cu­lar los au­to­mo­tri­ces. Bra­sil se con­vir­tió en el pri­mer “ti­gre”, don­de los mo­no­po­lios pu­die­ron ba­jar si­de­ral­men­te sus cos­tos en sa­la­rios, mu­cho an­tes que en el su­des­te asiá­ti­co. Y si­gue sien­do el país con la más re­gre­si­va dis­tri­bu­ción de la ren­ta, con mi­llo­nes de anal­fa­be­tos y ham­brien­tos a quie­nes no sa­ca de esa con­di­ción el rim­bom­ban­te plan “Ham­bre Ce­ro” pro­cla­ma­do –y no con­cre­ta­do– por Lu­la.

            Un fe­nó­me­no bas­tan­te dis­tin­to fue el li­de­ra­do por la Uni­dad Po­pu­lar chi­le­na. Fue un pro­ce­so he­ge­mo­ni­za­do por el re­for­mis­mo de ori­gen obre­ro (PS y PC), que ter­mi­nó en la con­tra­rre­vo­lu­ción del 11 de sep­tiem­bre de 1973. És­ta pu­do im­po­ner­se no por fal­ta de ar­mas que la en­fren­ta­ran –que las ha­bía– si­no por la au­sen­cia de una di­rec­ción po­lí­ti­ca re­vo­lu­cio­na­ria dis­pues­ta a aplas­tar al fa­cis­mo de la úni­ca for­ma en que es po­si­ble ha­cer­lo: a san­gre y fue­go. Pe­ro pa­ra ello ha­ce fal­ta, en pri­mer lu­gar, re­co­no­cer­lo y no ma­rear­se con ilu­sio­nes en la de­mo­cra­cia bur­gue­sa y en la “leal­tad” de la bur­gue­sía y sus fuer­zas ar­ma­das ha­cia ella.

            Di­ver­sos ana­lis­tas pro­nos­ti­can, hoy, un fu­tu­ro som­brío pa­ra los pró­xi­mos 20 años de La­ti­noa­mé­ri­ca. Si no me­dian cam­bios re­vo­lu­cio­na­rios, ese pro­nós­ti­co se cum­pli­rá.

            To­das las va­rian­tes na­cio­na­lis­tas bur­gue­sas y/o re­for­mis­tas han si­do la con­ti­nui­dad del fias­co de la in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca pro­cla­ma­da en los al­bo­res del si­glo XIX. No era po­si­ble cons­ti­tuir paí­ses bur­gue­ses só­li­dos, sin ata­du­ras con los cen­tros im­pe­ria­les, sin una re­vo­lu­ción que los de­rro­ta­ra.

            Ca­te­gó­ri­ca­men­te, si­gue vi­gen­te la vie­ja de­fi­ni­ción de Trotsky acer­ca de que el pro­ble­ma na­cio­nal y el de la tie­rra só­lo pue­den ser re­suel­tos por una re­vo­lu­ción obre­ra, po­pu­lar y cam­pe­si­na que ba­rra con el po­der bur­gués e ins­tau­re un po­der opues­to, de nue­vo ti­po, en una pers­pec­ti­va so­cia­lis­ta. Él lla­ma­ba a eso “re­vo­lu­ción per­ma­nen­te”.

 

La re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta es ne­ce­sa­ria y po­si­ble

            Par­te de la do­mi­na­ción ideo­ló­gi­ca que ejer­ce la cla­se que de­ten­ta el po­der, con­sis­te en mos­trar co­mo im­po­si­ble un cam­bio to­tal de la rea­li­dad. En eso si­gue al es­cla­vis­mo y al feu­da­lis­mo, por ejem­plo, que tra­ta­ban de de­mos­trar que era po­si­ble me­jo­rar el or­den exis­ten­te sin ti­rar­lo aba­jo pa­ra cons­truir una nue­va so­cie­dad, pe­ro sin des­truir el vie­jo or­den. És­ta es una tram­pa ideo­ló­gi­ca pa­ra per­pe­tuar su do­mi­na­ción eco­nó­mi­ca y so­cial. 

            To­do el de­sa­rro­llo his­tó­ri­co de la hu­ma­ni­dad ha de­mos­tra­do lo opues­to: hay que ter­mi­nar con to­do el po­der do­mi­nan­te pa­ra em­pe­zar a sa­lir del in­fier­no ca­pi­ta­lis­ta-im­pe­ria­lis­ta. De eso se tra­ta.

            En rea­li­dad, en es­tos dos si­glos, los paí­ses del sur son aun más de­pen­dien­tes que du­ran­te el oca­so del im­pe­rio es­pa­ñol, in­ca­paz –por ejem­plo– de com­pe­tir con el con­tra­ban­do in­glés. Los gri­lle­tes de la es­cla­vi­tud se han mo­di­fi­ca­do pe­ro son ca­da vez más as­fi­xian­tes.

            Aun­que re­sul­te más fá­cil de es­cri­bir que de rea­li­zar, se tra­ta –sim­ple­men­te– de una so­la co­sa: de rom­per las ca­de­nas.

            La re­vo­lu­ción só­lo pue­de ser plan­tea­da tác­ti­ca­men­te en tér­mi­nos na­cio­na­les, pe­ro su es­tra­te­gia a cor­to o me­dia­no pla­zo es con­ti­nen­tal (de lo con­tra­rio, se­rá coop­ta­da o aplas­ta­da fí­si­ca­men­te). 

            Su pers­pec­ti­va es una Fe­de­ra­ción So­cia­lis­ta li­bre, de to­dos los paí­ses de la re­gión, sea de los ac­tua­les –que en nin­gún la­do es­tá es­cri­to que va­yan a man­te­ner­se co­mo una eter­na he­ren­cia del ge­no­ci­dio de la cruz y la es­pa­da so­bre los in­dios y los afri­ca­nos– o de nue­vos es­ta­dos que pue­dan crear­se an­tes o du­ran­te la con­for­ma­ción de esa Fe­de­ra­ción; o de la fu­sión de vie­jos es­ta­dos di­fe­ren­tes, si sus pue­blos lo con­si­de­ran con­ve­nien­te, y de­mo­crá­ti­ca­men­te así lo acuer­dan.

            To­das es­tas cues­tio­nes ha­cen al fu­tu­ro. Pe­ro es bue­no plan­teár­nos­las hoy.

            Na­da se­rá po­si­ble sin en­ca­rar una di­fi­ci­lí­si­ma lu­cha re­vo­lu­cio­na­ria pa­ra en­fren­tar y de­rro­tar en to­dos los te­rre­nos ne­ce­sa­rios a los im­pe­ria­lis­tas y a sus so­cios bur­gue­ses –in­clu­yen­do a sus es­ta­dos– en la re­gión.

            ¿Es és­ta una pers­pec­ti­va di­fí­cil y que im­pli­ca­rá una gran lu­cha re­vo­lu­cio­na­ria? Sí, ob­via­men­te sí. Pe­ro es la úni­ca rea­lis­ta. 

            Los can­tos de si­re­na acer­ca de la “hu­ma­ni­za­ción” de los di­ver­sos ca­pi­ta­lis­mos “na­cio­na­les” son una uto­pía reac­cio­na­ria, inal­can­za­ble, ina­si­ble. 

            La úni­ca po­lí­ti­ca rea­lis­ta pa­ra “hu­ma­ni­zar” al ca­pi­ta­lis­mo in­ter­na­cio­nal y a sus pe­da­zos na­cio­na­les es­tá en la lu­cha por ba­rrer re­vo­lu­cio­na­ria­men­te su po­der y cons­truir un gran blo­que re­gio­nal que ten­ga co­mo ho­ri­zon­te cons­ti­tuir un ba­luar­te, un pun­to de apo­yo no­dal pa­ra la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta in­ter­na­cio­nal, in­clu­yen­do la de los paí­ses im­pe­ria­lis­tas y las de los pue­blos de los cin­co con­ti­nen­tes.