Venezuela. No hay paquetazo pero si hay liberación de precios

 

Escribió: Stalin Pérez Borges de Marea Socialista en Aporrea

 

Todos se acuerdan que el martes 2 de los corrientes hubo unos anuncios del Presidente Nicolás Maduro que por la promoción generada, se dio en llamar el “Sacudón”? Acuérdense. Después de esa alocución presidencial muchos creen que no debería llamarse así. De todo lo dicho por el Presidente Maduro en ese evento, en donde se vio más satisfecho, fue cuando dijo que la burguesía se quedaría con los crespos hechos, porque él no anunciaría allí ningún Paquetazo o ninguna medida que fuera en contra de los intereses del pueblo. Es de suponer que con lo del Paquetazo se refería a que la burguesía-, y digo yo-, y la no burguesía, esperaban medidas como el aumento de la gasolina, la unificación cambiaria y hasta nuevos anuncios de impuestos.

De verdad, muchos celebramos que no se anunciara tal Paquetazo. De haberlo hecho, el descalabro sería mayor. El aumento de la gasolina y la unificación cambiaria provocarían una mega devaluación. Por completo se hubieran pulverizado los salarios y ninguna de las acostumbradas compensaciones sacarían de terapia intensiva nuestro poder adquisitivo. Por esa razón, algunos de los que vivimos sólo de nuestros salarios, andábamos asustados. Y, es cierto también, que el grueso de esa minoría que conforma la burguesía estaba por festejar el supuesto anuncio de la unificación cambiaria de la que semanas atrás había hecho mención el Vicepresidente del área económica de entonces.

Es cierto el que no hayan decretado el Paquetazo, no le gustó a la burguesía. Todos ellos dicen que se perdió otra gran oportunidad de “enrumbar el país” (Por el camino que ellos quieren). Pero entre los anuncios hechos, en muchas cosas les han complacido. Por tal motivo tienen sentimientos encontrados. Por causas y consecuencias distintas los trabajadores y el todo el pueblo pobre tiene también razonamientos encontrados. Les complace que no hayan decretado la unificación cambiaria y el aumento de la gasolina, pero se considera que era el momento preciso de tomar medidas revolucionarias y de girar el timón a la izquierda ante las desacertadas medidas que se vienen aplicando.

Pero no habiéndose “decretado” el paquetazo, se están autorizando aumentos de precios de productos de limpieza y de higiene personal. Igualmente, se han liberado algunos precios de artículos de consumo masivo. La Superintendencia de Precios Justos (SUNDDE), providenció los aumentos de precios de detergentes, cloro y lava platos, en un porcentaje que oscilan entre el 20 y 50%. Y, extendió la medida a los precios de Pañales, toallas sanitarias, desodorante, champú y afeitadoras, llagando los aumentos de algunos de estos artículos hasta el 130%, dependiendo del producto y su presentación. La exageración mayor se da en el caso de los precios de los pañales. De tener un precio de 200 y un poquito más de bolívares, la presentación de 20 unidades, pasa tener un precio de 500 y dele bolívares.

Es decir, el salario se salvó cuando el “Sacudón”, pero tres días después se perforó mucho más. Habiéndose salvado en primera instancia, se siguió jodiendo. Se complació las peticiones de los empresarios. Prevaleciendo lo que viene siendo la marca política de este gobierno: a la burguesía se le puede en algún momento apretar, sin embargo, jamás se le puede ahorcar. La estocada al salario se viene dando antes y después del 2 de septiembre. El costo de los útiles escolares en un año subió 145%. Según el INE la canasta básica cuesta 21.572 bolívares. En un año tuvo un aumento del 76%. Para cubrir a esta se necesitan 5,1 salarios mínimos. Todo esto sin meter el altísimo costo de las medicinas cuando se consiguen, pues en los últimos meses los enfermos crónicos han tenido que pasar miles de calamidades para conseguir los tratamientos o correr el riesgo de no tomarlos aún a costa de su vida.

La proyección de la inflación para este año es del 70%. Sólo en el mes de mayo el aumento fue del 23%, siendo el mayor aumento mensual desde 1.996. En los últimos años los precios aumentaron más que los salarios, aún con crecimiento económico. Y es justo reconocer, que el presidente Chávez siempre cuido al salario como uno de sus bienes más preciados en cuanto a política social. Que es de esperarse ahora, cuando la caía de la economía es de 5,1% y este bajo crecimiento se da con desabastecimiento, que por voz del propio gobierno es producto de la guerra económica que desarrolla la burguesía. Esa misma que ellos escuchan y les liberan los precios.

Fuente: http://www.aporrea.org/trabajadores/a194591.html