Tetuán antifascista y la falacia de las “bandas rivales”

Escribió: Javier Ortega en La Haine


El antifascismo madrileño está haciendo valer su trayectoria de combate, haciendo frente a los nazis que en agosto ocuparon en el barrio obrero y multicultural de Tetuán.

http://www.lahaine.org/skins/asevo/img/espaciador.gif

Los medios de comunicación han hecho oídos sordos y ojos ciegos ante esta ocupación que fomenta la xenofobia en un barrio con alto porcentaje de inmigrantes. No sabe no contesta hasta que ahora esto se ha convertido en un “conflicto” con interés mediático, en tanto que las acciones de repudio diurnas y nocturas se suceden contra el centro neonazi. ¡Enhorabuena antifascistas! Ahora no les queda más remedio que hablar de ello.

Es lamentable aunque previsible que se hable de “reyerta entre bandas rivales”, canción triste que ya sonó cuando Carlos Palomino fue asesinato por un militar neonazi en 2007 y el movimiento antifascista madrileño sostuvo una intensa campaña de lucha y de denuncia hasta que tuvo lugar el juicio contra el asesino, 2 años después.

El Mundo señala que “esta zona tiene un alto índice de población inmigrante y además cuenta con el centro social, La Enredadera, de tendencias políticas opuestas y situada a tan sólo cinco calles del bautizado como Hogar Social Ramiro Ledesma, donde se da cobijo y alimento sólo a españoles“. Al mismo tiempo El Programa de Ana Rosa Quintana dedica hoy un bloque al tema entrevistando a un vecino del barrio que, casualmente, opina del mismo modo que el problema se basa en el “choque de bandas rivales de ideologías opuestas”.

Por suerte el movimiento social de Tetuán ya se adelantó a este mensaje manipulador e interesado, que ahora llega aunque con menos fuerza de la esperada, ya que el 30 de agosto unas 1500 personas, encabezadas por vecinos y jóvenes del barrio, se manifestaron bajo el lema “fuera racistas de nuestros barrios”. Fue una demostración de fuerza popular, un mensaje antirracista global y claro. Es una pena que Ana Rosa Quintana no haya encontrado ningún inmigrante ni ningún vecino antifascista, con todos los que salieron a la calle a protestar, para preguntarle su opinión sobre el centro neonazi.

Ahora los tertulianos de los medios de comunicación, en su alarde de “objetividad” y de “correctismo”, llaman al desalojo de todos los centros okupados del barrio, no sólo el de ultraderecha. La diferencia es que un centro fomenta la xenofobia y el otro no. ¡Lo entiende hasta un niño de primaria!

Se os ve el plumero, pero no importa.

Tetuán somos todos. El Tetuán popular y antifascista vencerá.