Lula llama a reforzar el eje Sur-Sur

Destacó que el incremento del comercio con los vecinos sudamericanos favorecerá la solidez de esta zona, la cual podría transformarse en un bloque fuerte como la Unión Europea. También criticó a la revista Veja por su campaña mediática.

Publicó: Página12, Argentina

Para el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, Brasil debe reforzar sus vínculos con naciones de Africa, Medio Oriente y Sudamérica y evitar una dependencia de Estados Unidos y la Unión Europea. En un nuevo video difundido en su cuenta en Facebook, el ex mandatario y líder del Partido de los Trabajadores (PT) defendió una política exterior basada en el fortalecimiento de las alianzas con países de la región, un mercado de 400 millones de habitantes. Lula también se refirió a la campaña en contra del oficialismo por parte de la revista Veja.

El incremento del comercio con los vecinos sudamericanos favorecerá la solidez de esta zona, la cual podría transformarse en un bloque fuerte como la Unión Europea, destacó Lula. “Tengo confianza en que la reelecta presidenta, Dilma Rousseff, va a retomar este camino con mucha pujanza”, aseveró el ex presidente al recalcar que los brasileños serán poderosos el día en que crean y confíen en ellos mismos.

Asimismo, Lula apoyó la participación de Brasil en foros internacionales, como el G-20 (el grupo de las 20 economías más grandes del mundo), en el cual recordó que abogó –cuando era jefe de Estado– por la creación de nuevos consumidores en los países más pobres de América latina, Asia y Africa para fortalecer las regiones.

Al referirse a los vínculos con Estados Unidos y Europa, dijo que éstos son socios estratégicos para su país en las áreas políticas y económicas, pero destacó la importancia de ser menos dependientes de Wa-shington y la UE.

Lula insistió en fortalecer los bloques regionales, como el Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), así como las relaciones con China, las naciones africanas y del Medio Oriente, abogando por un mayor vínculo Sur-Sur.

Por otra parte, el líder del PT aprovechó su reaparición pública tras los comicios del domingo para cuestionar el rol de ciertos medios de comunicación. Lula señaló que la revista Veja se definió ideológicamente hace mucho tiempo y en esta oportunidad fue un intento de influir políticamente en las elecciones presidenciales en las que ganó Rousseff por una diferencia de más de 3 millones de votos. El ex presidente calificó como un “panfleto” de campaña del candidato perdedor Aécio Neves la publicación hecha la semana pasada por la revista Veja sobre supuestos hechos de corrupción en la estatal Petrobras.

“Es un diario de oposición a lo largo de todo el gobierno”, indicó Lula. En este sentido, el líder del PT manifestó que existen sectores de la sociedad brasileña que “se molestan cuando un partido intenta mejorar la vida de los más necesitados”. Al respecto, aseguró que estos sectores sólo usan al trabajador para dar aplausos en sus discursos.

El pasado viernes 24 de octubre, la revista Veja publicó un reportaje que recogía las últimas declaraciones del empresario socio del ex director de Petrobras Alberto Yousseff, a la Policía Federal de Curitiba, en las que supuestamente el directivo detenido afirmó que “Planalto lo sabía todo”, como rezaba el título.

Según Lula, las ofensas contra el PT durante el proceso electoral ayudaron a difundir el odio. “Se puede divulgar la divergencia, es una expresión de la democracia. Puede no gustar el PT, pero el PT tiene que ser respetado”, dejó en claro el ex mandatario. “Cada vez que alguien viene dispuesto a cuidar de los más marginados a algunas personas no les gusta, y es algo que lo mantienen con odio”, añadió.

Lula recordó la historia del partido y dijo que si los que critican al PT conocieran la historia de Brasil un poco más, entenderían la importancia de las siglas. “Estas personas tienen que entender el papel importante que el PT desempeñó en la democracia brasileña”, aseguró, y subrayó algunos logros de su gobierno y el de su sucesora, como la inclusión de los más pobres en las universidades.

Asimismo, aseveró que algunas personas se molestan con el hecho de que el hijo de una empleada doméstica se incorpore a la educación superior, algo que está enraizado en la sociedad brasileña. “Ganamos un prejuicio histórico, prejuicios crónicos, no es de hoy. Cosas que la elite propagó hace mucho tiempo”, agregó.

En su aparición por video, hubo espacio para la autocrítica. Sin nombrar el escándalo de corrupción ocurrido durante su gobierno y denominado como mensalao, Lula dijo que aunque el PT tiene “mucho servicio prestado al país”, el partido tiene que castigar a los que cometen errores.

El video difundido por el Instituto Lula es interpretado como la vuelta del ex mandatario a los asuntos de la política doméstica. Por su parte, la presidenta, Rousseff, dejó ver esta semana que apoyaría una eventual candidatura de Lula para reasumir el poder en 2018. “Ya lo he dicho y lo repito, lo que Lula quiera ser, yo lo apoyo”, manifestó al canal SBT la jefa de Estado. Impulsada por el PT, Rousseff se impuso el domingo pasado en la segunda vuelta electoral con 51,64 por ciento de los votos sobre Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), con el 48,3 por ciento.

Los principales medios de Brasil publicaron que Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010 y abandonó el poder con una popularidad por las nubes, estaría considerando buscar un tercer mandato en 2018. “Hace meses he defendido esa alternativa”, indicó el lunes el presidente del PT, Rui Falcao. En Brasil, el presidente puede reelegirse por dos períodos consecutivos. Lula, que enfrentó y dio por superado un cáncer, sigue siendo hoy una figura de mucho peso en la política brasileña.