Grecia. Syriza resiste

Escribió: Stathis Kouvelakis; publicó: Viento Sur

Tal y como la mayoría de los media y los mercados (que cayeron un 4 % ayer) esperaban, la reunión de los ministros de finanzas del martes día 17 terminó en un fracaso, tal vez trascendental.

El tono del comunicado oficial del Gobierno griego, del que se hicieron eco inmediatamente todos los medios de comunicación, fue muy duro: "La insistencia por parte de determinados sectores de que el nuevo Gobierno griego tiene que aplicar los Memorándum es absurda e inaceptable. La puesta en práctica del programa de los Memorándum no figuraba entre los temas a tratar en la cumbre y quienes tratan de ponerlo sobre la mesa de nuevo, están perdiendo el tiempo."

Jamás se había utilizado un lenguaje semejante en este tipo de situaciones. Pero los comentarios previos a la reunión del ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, afirmando que "sentía mucho que los griegos hayan elegido un Gobierno que se comporta de manera bastante irresponsable" resultaron particularmente insultantes.

De forma velada amenazó con que Grecia podría ser expulsada de la eurozona si no cumplía "las mínimas exigencias" y acusó al gobierno de actuar como "si estuviera jugando una partida de póker." La respuesta del portavoz del Gobierno griego, Gabriel Sakellaridis, no se hizo esperar: "Por mi parte, solo puede decir que encuentro irresponsable la actitud del gobierno Alemán."

Parece que, durante las discusiones, el Comisario Europeo de Finanzas, Pierre Moscovici, y la Directora del FMI, Christine Lagarde, aceptaron un comunicado conjunto en el que no se hacía referencia a la continuidad del programa del actual Memonrándum y se aceptaba la propuesta griega de un programa intermedio de financiación europea para el pago de su deuda durante cuatro meses, a cambio de "renunciar a… acciones unilaterales."

Pero esta declaración de compromiso tropezó con la oposición Alemana y del Presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que se apresuraron a retirarla y presentaron otro plan que, como ha subrayado Paul Krugman (Premio Nobel en Economía NdeR), lo griegos nunca podrán aceptar.

Frente al rechazado radical dado por el Gobierno griego a los ultimátum, Dijsselbloem -esta vez acompañado por Pierre Moscovici- salió a la ofensiva y dio al Gobierno griego un plazo hasta el viernes para presentan una "ampliación del programa actual." Insistieron que no se pueden cambiar las reglas de juegos unilateralmente y exigieron que Grecia se comprometa a devolver los préstamos. Por su parte, Moscovici, declaró que "no existe alternativa a la solicitud de la prórroga del [actual] programa;(y añadió) tenemos que ser razonables y no ideológicos". Lagarde, hablando en nombre del FMI, declaró que no se otorgarán más créditos sin que antes hayan sido evaluados por la Troika.

Paul Krugman se ha referido al brutal chantaje del Eurogrupo en los siguientes términos:

"Tsipras y compañía no podían firmar esa declaración de ninguna manera, lo que hace que uno se pregunte qué piensan que están haciendo los ministros del Eurogrupo. Creo, simplemente, que están locos, que no entienden que Grecia en 2015 no es Irlanda en 2010, y que este tipo de presión no funciona. Pero también puede ser, y creo que es lo que ha pasado, que han decidido empujar a Grecia al borde del precipicio. Antes que ceder un milímetro, prefieren ver a Grecia suspendiendo pagos y fuera del euro, con el fracaso económico que ello acarrearía, como ejemplo para quienes estén tentados de pensar en solicitar más margen para cumplir con sus compromisos. Es decir, están planteando imponer en el terreno económico el equivalente a lo que fue la Paz Cartaginense impuesta por Francia a Alemania tras la I Guerra Mundial"

En efecto, en su contundente declaración, el Gobierno griego rechaza el ultimátum: "a lo largo de la historia de Europa, las democracias han rechazado los ultimátum. Ni se dejan chantajear, ni chantajean."

No olvidemos que fue el Banco Central Europeo quien puso contra la pared al Gobierno de Syriza al decidir que no transferiría fondos a los bancos griegos. Ahora bien, el apoyo popular con que cuenta el Gobierno, tanto en el exterior como dentro de Grecia, ha alcanzado niveles sin precedentes. Así lo pudimos ver en las masivas concentraciones y manifestaciones en Grecia y en una docena de países europeos.

Las encuestas realizadas estos últimos días dicen que más del 70 % de la población griega (entre la que se encuentra una amplia mayoría de votantes del Partico Comunista ,KKE, y casi la mitad del electorado conservador de Nueva Democracia) apoya la posición del Gobierno de hacer frente a la Troika.

En lo que se refiere a la política interna, como era previsible, una significativa oposición interna en la reunión del grupo parlamentario de Syriza a que Dimitris Avramopoulos (del ala "moderada" de Nueva Democracia y antiguo ministro en varios gobiernos de derechas) fuera propuesto para presidente de la República la noche del martes, hizo que esa decisión fuera aplazada al jueves por la noche. En la reunión del Secretariado Político de Syriza, el domingo pasado, se vio que semejante propuesta -Alexis Tsipras quería anunciar la candidatura la noche del martes- podría encontrar una fuerte oposición, mucho más allá de las filas de la Plataforma de Izquierda.

Ayer, en una reunión de urgencia del grupo parlamentario, Tsipras propuso a Prokipis Pavlopoulos, otra figura del ala "centrista" de Nueva Democracia, que espera que sea elegido por el parlamento hoy (jueves) a la noche. Panagiotis Lafazanis, el líder de la Plataforma de Izquierda, expresó públicamente su desacuerdo con la misma, pero también dijo que no podría votar contra la decisión del primer ministro.

Así pues, parece que frente a la creciente presión y al incremento del chantaje de la UE, el gobierno de Syriza no tiene más alternativa que resistir. Si se mantiene en ese camino, gozará del apoyo activo de su propio pueblo y, también, de una parte creciente de la opinión pública europea que está tomando conciencia de los retos que tiene esta confrontación para el futuro de todo el continente.

https://www.jacobinmag.com/2015/02/syriza-holds-its-ground/