GRECIA: ¿Democrática o Socialista?

 

Escribió:  Arquímedes Aten de Liga Socialista Revolucionaria, Argentina

 

La óptica que desarrollo en este artículo se centra sobre el carácter de la discusión política en que está imbuida toda la sociedad griega y las izquierdas en especial. Intento expresar, hacia el exterior de Grecia, la profundidad histórica y estratégica de esta discusión sobre Reforma y Revolución, sobre Capitalismo y Socialismo, cuyo punto álgido fue la elección general del 25 de enero de 2015, con el triunfo de la Syriza. Se abrió un nuevo capítulo histórico en Grecia y Europa con la misma temática.

 

Grecia: ¿Democrática o Socialista?

 

En 1934, en la Sexta Conferencia del Partido Comunista de Grecia (KKE), el secretario general, Pantelís Puliópulos, de 34 años, planteó para que discutan los delegados de la Conferencia esta disyuntiva estratégica: “Grecia: Democrática o Socialista”. Planteó que el KKE  debe elaborar sus políticas y tácticas con la orientación estratégica de la Revolución Socialista con el Frente Único Revolucionario y Clasista que, dos años después, tanto en Francia como en España, dieron el triunfo a los Frentes Populares. Allí asumieron gobiernos de izquierda, de partidos socialdemócratas y comunistas estalinistas reformistas, más volcados a la democracia burguesa de sus burguesías imperiales que a la imitación del Socialismo en un solo país de la URSS. Esto para hacer frente a la situación política griega entre huelgas y la sucesión de golpes de Estado entre militares monárquicos y republicanos que se alternaban anualmente desde la catástrofe militar imperial de la monarquía griega en Asia Menor en 1922.

 

Como resultado de esta Sexta Conferencia, se impuso la orientación de la Grecia Democrática con la estrategia de los Frentes Populares que dieron resultado en Francia y España como reacción al triunfo electoral de Hitler en 1933, y por dos votos P. Puliópulos fue destituido en esta Conferencia como secretario general del KKE.

 

Puliópulos (a los 21 años) fue uno de los cofundadores del Partido Comunista de Grecia (KKE). En 1923 fue el delegado griego al Tercer Congreso de la Tercera Internacional. Fue como bujarinista y volvió a Grecia como partidario de Trotsky. En 1934, el buró político estalinista del PCUS no podía permitir que un partidario de Trotsky fuera secretario general del PC griego.

 

El 4 de agosto de 1936, el general Ioanis Metaxás da un golpe de Estado y se nombra presidente de Grecia. El rey Jorge II se refugia en Egipto. El gobierno dictatorial inaugura los campos de concentración.

 

En la clandestinidad, la oposición de izquierda del KKE, dirigida por Puliópulos, funda la Organización Unificada Comunista Internacionalista de Grecia (EOKDE). Es la primera organización trotskista antes de la Fundación de la Cuarta Internacional. Puliópulos es detenido por la policía política de Metaxás en 1937. Un grupo no se une a la Eokde y funda el Archivo del Marxismo, uno de cuyos dirigentes se traslada a Francia. Es Mijalis Raptis, conocido como Pablo. En el mismo año es detenido, torturado y extraditado a Estados Unidos el dirigente de la Facultad de Economía (y miembro del equipo de Puliópulos) Andreas Papandreu (21 años). Pablo participa en París de la Fundación de la Cuarta Internacional, el 3 de septiembre de 1938.

 

El 28 de octubre de 1940, Mussolini ataca Grecia. El fascista Ioannis Metaxás se le opone y el ejército fascista griego 6 meses después derrota al ejército fascista italiano. El 1º de abril de 1941 Hitler ataca Grecia. En junio de 1941, el KKE –basado en  su política de Frente Popular– crea el Frente Democrático de Liberación Nacional. Dos meses más tarde se crea el Ejército Democrático de Liberación Nacional. Sus miembros se denominan Antartes (en Europa se denominan partisanos) y no son guerrilleros, son milicias, pero hacían guerrilla.

 

En 1943, 10.000 Antartes inician una operación de rescate de Puliópulos, al que consideraban su líder político y a otros dirigentes partidarios que iban a ser fusilados por una unidad italiana fascista. La dirección estalinista no podía permitir que los Antartes reconocieran como dirección política a los trotskistas de la EOKDE. Por lo tanto, se aseguró que seis dirigentes estalinistas garantizaran que no escape Puliópulos y, en consecuencia, fueron todos fusilados. Stalin declaró héroes a estos 6 secretarios regionales estalinistas por haber dado su vida para eliminar a los traidores trotskistas. La dirección estalinista evitó que el Ejército ELLAS cambiara la dirección militar y política, de democrática por la Liberación Nacional, a favor del Frente Único Revolucionario por la Toma del Poder.

 

En septiembre de 1944 los nazis se retiran de Grecia, y es enviado a Atenas como primer ministro Jorge Papandreu (padre de Andreas) trasladado por los ingleses desde el Líbano, ya que Winston Churchill –primer ministro del Reino Unido–  formó al gobierno de 46 ministros con 6 ministros del KKE (PC griego), en noviembre lo destituye y nombra premier de Grecia al arzobispo Damasquinos. El 3 de diciembre de 1944 Churchill da la orden de invadir Atenas. Desembarcan 40.000 ingleses cerca de el puerto de el Pireo. Cien mil miembros del Partido KKE resisten en las calles de Atenas. La dirección estalinista da la orden de que el Ejército ELLAS no ataque a los ingleses y miran la masacre desde el Monte Pentélico, a 40 km.

 

Como los 400.000 miembros del KKE y sus 120 mil milicianos Antartes no claudican, Churchill le envía una nota a Stalin: “Los comunistas griegos están haciendo trotskismo”. Y Stalin responde: “Matalos” (archivos del Foreing Office británico).

 

Stalin envía, con aviones, un destacamento de la NKVD al mando del coronel Popov (el carnicero de Barcelona en 1937) y son asesinados 600 cuadros trotskistas en sólo una semana. En febrero de 1945, Stalin ordena a la dirección del KKE que firme el Tratado de Barkiza con la entrega de armas. En junio de 1945, son entregados al ejército monárquico y son degollados los capitanes generales, creadores del HELLAS, Belugiotis y Tsabelas.

 

De 1946 a 1949, en dos etapas, se desarrolla la guerra civil, en 1944 invaden los ingleses y en 1947 invade Grecia el ejército norteamericano. El resultado de la guerra civil fue de 700.000 muertos. En 1950, hubo 42.000 fusilamientos.

 

Así culminó la “Grecia democrática” de los frentes populares del estalinismo, que se votó en 1934 en la Sexta Conferencia del KKE.

 

La izquierda griega resistió la represión de 1951 a 1965, conocida en la historia griega como “los años de piedra”. En 1962 fue asesinado por la monarquía el diputado Grigoris Lambrakis (episodio que fue retratado en la película Z, de Costa Gavras). Y en 1965 es asesinado Sotiris Pétrulas, presidente de la Unión Universitaria. Para las elecciones de fines de mayo de 1967, iba a triunfar la Unión Democrática EDA (apoyada por el KKE en la clandestinidad) pero el 21 de abril de 1967 el rey Constantino II realiza el autogolpe y cierra el Parlamento. Un año después, en 1968, los coroneles proyankis le dan un golpe de estado al rey y extraditan a Inglaterra al rey Constantino II. Es la “dictadura de los coroneles”.

 

En mayo de 1968 se producen el Mayo Francés y la Primavera de Praga (en Checoeslovaquia). Ya en 1967 el KKE sufrió su primera ruptura institucional, que se formaliza en la clandestinidad en 1968: se creó el KKE (interior) que se separa del KKE (pro Moscú). Así nació el primer partido eurocomunista.

 

Así termina la utopía de la “Grecia democrática” de los años 1960-70

 

En noviembre de 1973  se produce la Rebelión de la Universidad Politécnica y en mayo de 1974 la Junta de los Coroneles da el golpe de Estado para anexar Chipre. Este hecho provoca la invasión de Turquía, que anexa el norte de Chipre, con el apoyo de Estados Unidos. El 20 de junio de 1974 cae la dictadura de los coroneles. El 22 de junio la burguesía, bajo el mando de Constantino Karamanlís, crea el partido Nueva Democracia y proclama la Segunda República Helénica. Se legalizan los dos PC.

 

El 3 de septiembre de 1974, Andreas Papandreu crea el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok). Cuando regresó a Grecia, los políticos y los periodistas le preguntaban ¿por qué eligió esa fecha? Y Papandreu respondió: “Porque el 3 de septiembre, pero de 1938, Trotsky creó la Cuarta Internacional”. El 18 de octubre de 1981, gana las elecciones el Pasok con el 48%. Decenas de miles (se calcula un millón, en un país de 7 millones de habitantes) salen a las calles cantando: “Llegó el cambio. Socialismo acá y ahora”

 

En 1989, el Pasok pierde las elecciones ante la derechista Nueva Democracia. Con la caída del Muro de Berlín, se produce la segunda gran ruptura institucional del KKE (Partido Comunista de Grecia). La KNE (Juventud Comunista de Grecia) se va del Partido y crea en 1990 la “Nueva Corriente de Izquierda por la Emancipación Comunista”.

 

Así termina la utopía de la “Grecia democrática” de las décadas de 1980-90 en el siglo XX.

 

La “Grecia democrática” del siglo XXI

 

A mediados de 2008, 13 organizaciones forman la Coalición de las Izquierdas Radicales (Syriza). El partido central de esta coalición es el KKE (interior) que desde 1989 cambiaba constantemente de nombre. Es el Eurocomunismo, que fue la socialdemocratización del estalinismo.

 

En Estados Unidos, en septiembre de 2008, con la quiebra de Lehman Brothers, estalla la burbuja financiera que se desparrama por el mundo. En sus términos neoliberales, es la crisis global del sistema capitalista.

 

El 6 de diciembre de 2008, en Grecia, el gobierno de la Nueva Democracia asesina al estudiante secundario Alexis Grigorópulos (de 15 años) provocando una rebelión juvenil y popular que duró 12 días.

 

Pocos días después, en enero de 2009, la Nueva Corriente de Izquierda y dos partidos trotskistas a los que se suman otras cuatro organizaciones, forman la Coalición de la Izquierda Anticapitalista por la Rebelión: Antarsya.

 

En 2009, se realizan elecciones parlamentarias, el Pasok gana con el 42% y Jorge Papandreu (hijo de Andreas) es nombrado primer ministro. El KKE logra el 7% y la Syriza obtiene el 4%.

 

En abril de 2010, el premier Papandreu anuncia el plan de rescate de la Troika. Comienzan las movilizaciones. Se forma la Coordinadora Clasista de las bases sindicales. En 2010 y 2011 se realizan cinco huelgas generales y 30 movilizaciones masivas. En 2011, se forman cientos de Asambleas Populares (al estilo argentino) y en octubre de ese año, en medio de la huelga general de la Coordinadora Clasista, se produce la represión, no por la policía sino por los “piqueteros” del KKE (PC griego).

 

La crisis explota y se da el golpe parlamentario. Se destituye a Papandreu y asume como primer ministro Papademos, el vicepresidente del Banco Central Europeo.

La situación empeora y se proclama elección parlamentaria en junio de 2012. Se forma un gobierno de Coalición entre la Nueva Democracia, el Pasok y la Izquierda Democrática (que es la ruptura de la Syriza).

 

Se quiebra el bipartidismo iniciado en 1974, ya que frente a este gobierno de coalición proTroika, el partido de oposición es la Syriza, que pasa del 4% al 26%. En diciembre de 2012, la dirección de la Syriza visita a Brasil y a la Argentina. El objetivo fue conocer cómo hizo el gobierno kirchnerista para renegociar la deuda. Y Alexis Tsipras dijo: “Todos hablan de cómo vamos a ceder nosotros. Y como somos fieles a los principios populares, le otorgamos a la Troika el beneficio de que ellos cedan ante nosotros”.

 

El 25 de enero de 2015, la Syriza gana las elecciones con el 36% y logra 148 diputados. Le faltan dos para tener autonomía gubernamental. Se dirige al KKE (que logra 15 diputados con el 5% de los votos), que se niega a apoyar al Gobierno –porque, para ellos, el enemigo no es el capitalismo sino la Syriza. Y no le van a dar el apoyo a los “traidores” que rompieron el Partido KKE en 1968. Entonces, la Syriza se dirige al partido Griegos Independientes –que son antieuropeos– y les otorgan 11 diputados a cambio del Ministerio de Defensa para su líder, Panagiotis Kamenos.

 

Al mismo tiempo, Tsipras propone para el cargo de Presidente de la República Helénica a Prokopis Pavlópulos, de la derechista Nueva Democracia (ex  ministro de Interior del gobierno de Constantino Karamanlís, sobrino del gobierno que asesinó a Alexis), embretando al principal partido burgués.

 

El objetivo de la Syriza es terminar con el “austericidio” de la Troika; ganar lo más preciado –que es tiempo– para obtener el apoyo de otros movimientos –como el Podemos de España–. Por el momento, introdujo y explotó las contradicciones  de la Troika para atrasar hasta junio de 2015 el pago de la deuda que, hasta hoy, suma más de 400 billones de euros. Esta negociación llevó a la división de la Unión Europea con el FMI y también a un principio de cerco a Alemania de parte de sus “socios” del Eurogrupo del euro.

 

Empezó la gran batalla en Europa ante la disyuntiva Democracia o Socialismo

 

El triunfo de la Syriza significa, para Grecia, primero que cayó el bipartidismo, del Pasok que pasó en estos cuatro años, del 42 al 4%. Las masas griegas dicen: “Nunca más socialdemocracia”. La derechista Nueva Democracia dice: “Vencimos al miedo”.

 

En segundo lugar, pero más importante, es señalar que hay un ascenso político en los trabajadores, campesinos y estudiantes. Y ante esto es difícil cualquier tipo de maniobra de la Syriza. Se desarrolló dentro de la Syriza la tendencia de amplios sectores contrarios a la Troika, que detestan la poolítica que Alemania recomienda: echen a Grecia de la Unión Europea. De este modo, tendrían el motivo para nacionalizar los bancos; desconocer la deuda y exigirle a Alemania la indemnización por la ocupación nazi de 1941 a 1944, que supera ampliamente la cifra que Grecia le debe a la Troika.

 

El papel de Grecia en la OTAN

 

El pueblo griego es consciente de la gran batalla que tiene por delante. Porque está en la OTAN (que está atacando en Siria y en Ucrania). Las bases norteamericanas en Grecia son la base logística del Ejército de Israel, ya que en el presupuesto militar de Estados Unidos, de cada 5 dólares, 3 van a Turquía y 2 a Grecia. Dentro de Grecia, están los nazis de Amanecer Dorado, enquistados en la Policía. Hay conciencia de que lo difícil viene ahora. Es decir, que las batallas se van a dar cuerpo a cuerpo.

 

Los capitalistas tienen su Estado. Los proletariados europeos, que están luchando con huelgas y movilizaciones por lo mismo que sus hermanos griegos, van volcando sus simpatías hacia esta batalla antisistémica.

 

Muchos grupos izquierdistas –en Alemania, Francia, Inglaterra, Italia–, ya están mencionando un nuevo concepto: está por nacer un nuevo internacionalismo. Desde la Cumbre del G77 más China ya fue aprobado el apoyo al gobierno de la Syriza. En la Unasur, se habla de la Unasur del Mediterráneo. Desde el 26 de enero de 2015, las movilizaciones en Grecia, por primera vez en la historia, no son contra el Gobierno sino a favor del Gobierno, para que suspenda las privatizaciones; para que se reintegre a los despedidos; para que los ricos paguen impuestos; para que no haya desalojos; para que los salarios vayan de los 400 a los 700 euros ahora. Todos saben que las medidas de emergencia que toma el gobierno de la Syriza son anticíclicas, es decir keynesianas.

 

En esta gran batalla, el rol de la Antarsya será clave. La Antarsya ya expresó su política anticapitalista en la elección parlamentaria del 25 de enero: no se propone como el administrador de la crisis capitalista.

 

La Antarsya, en su tercera Conferencia Nacional, asumió como propio el Programa de Transición elaborado por León Trosky en 1938.

 

Es el marchar separados, pero golpear juntos. En la resolución del Comité Central Coordinador del 1º de febrero de 2015, se establece que hay que impulsar la movilización popular en las medidas anticapitalistas y convocar a asambleas en todas las plazas para explicar esta política.

 

Modestamente, desde la Argentina, la LSR acuerda que hay que impulsar esta política de movilización  con el objetivo de ir formando los organismos independientes del Estado burgués que puedan aplicar el programa de transición. Lo indispensable, lo imperativo, lo esencial, es preparar –para el desarrollo de esta batalla– la oficina de enlace internacionalista que organice, no sólo la solidaridad sino el embrión de dirección del nuevo internacionalismo revolucionario proletario hacia el socialismo.

 

Hoy, Revolución Permanente es Movilización Permanente. La garantía de la Revolución Socialista Internacional es la construcción del Partido Revolucionario.

 

Las masas proletariados revolucionadas hacen las revoluciones, pero la construcción del Partido la hace la vanguardia que se dirige hacia el materialismo dialéctico;  ese marxismo perdido en el siglo XX por los enterradores de  la socialdemocracia y el estalinismo.

 

En Grecia, lo nuevo no necesariamente significa novedoso. Hay que aprender de la disyuntiva del siglo XX: Democracia o Socialismo.

 

Honor a Pantelís Puliópulos.