Geoingeniería y cambio climático

Implicaciones para América Latina

Artículo recreado a partir del escrito de Silvia Ribeiro en etcgroup

 

Resumen: algunos gobiernos están explorando la Geoingeniería como medio para reducir o demorar el cambio climático. Técnicamente la Geoingeniería podría marginar de las decisiones a todos los países, exceptuando a los más ricos. Los modelos de computadora1 muestran que las intervenciones en la estratosfera para reducir la luz del sol y bajar las temperaturas podrían beneficiar a las zonas templadas pero tener consecuencias negativas para el público en general y para la agricultura en América Latina.

 

Hallazgos: dos  publicaciones  arbitradas  de  20132  y  20083  informan  sobre  cuatro  posibles  escenarios  de  las  consecuencias  de  inyectar  aerosol  de  sulfato  en  la  estratósfera  en  el  Hemisferio  Sur  (HS),  en  los  Trópicos  y  en  el  Ártico.  Los  resultados  de  los  estudios  muestran  que  las  inyecciones  estratosféricas  de  aerosoles  de  sulfatos  podrían  provocar  importantes  cambios  en  la  productividad  primaria  neta  y  en  la  precipitación.  Los  estudios  también  muestran,  en  el  caso  de  los  Trópicos  y  el  Ártico,  podrían  ocurrir  cambios  en  la  precipitación  de  otras  regiones  en  América  Latina,  incrementándose  a  1mm/día  o  reduciéndose  hasta  1mm/día.  También  en  la  región  podría  sentirse  una  baja  en  la  temperatura  tanto  en  el  escenario  Tropical  como  en  el  Ártico,  durante  junio-­agosto  y  diciembre-­febrero. 

El  sistema  del  Monzón  Americano  tiene  su  núcleo  en  Planalto  Brasil,  que  recibe  el  agua  de  los  más  grandes  tributarios  que  fluyen  hacia  las  cuencas  del  Amazonas,  La  Plata  y  San  Francisco.  Estas  cuencas  proveen  la  mayor  parte  de  la  energía  producida  por  hidroeléctricas  y  tienen  las  aéreas  agrícolas  mas  grandes  del  pais.4  Las  regiones  afectadas  por  el  Monzón  también  albergan  las  ciudades  más  pobladas  de  America5  y  cualquier  periodo  prolongado  de  aumento  o  baja  en  la  precipitación  en  esas  regiones  pueden  tener  fuertes  impactos  socioeconómicos  en  la  producción  agrícola  y  energética.  Debido  a  la  acentuada  topografía  cerca  de  la  costa  este  de  Brasil,  las  lluvias  fuertes  pueden  resultar  en  daños  a  la  infraestructura  y  pérdida  de  vidas.  La  falta  de  lluvia,  por  otro  lado,  puede  llevar  a  sequias.  Esto  hace  que  la  región  sea  particularmente  susceptible  a  los  cambios  drásticos  en  el  clima.6  Inyectar  sulfatos  en  la  estratosfera  no  reduce  las  concentraciones  de  CO2,  únicamente  pospone  el  impacto  del  cambio  climático  mientras  las  inyecciones  continúen  pero  también  puede  resultar  en  mayores  alteraciones  meteorológicas.  Políticas:  En  2010,  el  Convenio  sobre  Diversidad  Biológica  de  Naciones  Unidas  (CDB)  adopto  la  Decisión  X/33  que  podemos  describir  como  una  moratoria  de  facto  en  la  que  se  pide  a  los  gobiernos  que  no  persigan  la  Geoingeniería  como  una  estrategia  de  cambio  climático.  A  pesar  de  eso,  científicos  y  algunos  gobiernos  continúan  considerando  la  Geoingeniería  como  un  plan  B  viable  para  demorar  el  cambio  climático. 

 

Escenarios  resultado  de  los  modelos  de  computadora:  En  2013  se  publico  un  estudio  mostrando  las  implicaciones  que  las  inyecciones  de  sulfato  podrían  tener  en  la  PPN  (productividad  primaria  neta)  y  en  los  patrones  de  precipitación.  A  través  de  simulaciones7  los  autores  concluyeron  que  en  un  escenario  de  inyecciones  de  sulfato  en  el  hemisferio  sur  (HS)  podría  ocurrir  una  baja  en  la  precipitación  en  el  noreste  de  Brasil  de  100mm/mes.  En  el  norte  de  Brasil  podría  ocurrir  un  aumento  en  la  precipitación  de  tanto  como  100mm/mes. 

 

Se  encontraron  resultados  similares  con  respecto  a  la  PPN  en  el  noreste  de  Brasil,  que  mostraron  un  decremento  de  entre  40--100%,  pero  hacia  el  norte  podría  haber  un  aumento  del  100%.  En  un  escenario  donde  las  inyecciones  de  sulfatos  se  realicen  en  el  hemisferio  norte  (HN),  la  región  noreste  de  Brasil  podría  ver  un  aumento  en  la  PPN  de  hasta  el  80%,  ya  que  el  decremento  podría  trasladarse  hacia  la  región  del  Sahel  en  África,  a  donde  ocasionaría  una  baja  en  la  PPN  de  entre  el  60  y  el  100%.  El  patrón  de  precipitación  en  la  región  noreste  de  Brasil  mostro  cambios  más  grandes.  En  ciertas  aéreas  podría  aumentar  o  disminuir  hasta  100mm/mes.  En  un  estudio  publicado  en  20088,  se  proyectaron  dos  escenarios  de  inyecciones  de  sulfatos  estratosféricos,  en  el  Ártico  y  los  Trópicos.  En  el  escenario  Ártico  la  precipitación  podría  aumentar  hasta  1mm/día  en  partes  de  Chile,  el  este  de  VenezuelaGuyanaGuayana  Surinam  en  junio  y  agosto.  El  oeste  de  Venezuela  podría  sufrir  una  reducción  igual  en  la  precipitación.  En  junio  y  agosto,  en  el  escenario  de  los  Trópicos,  VenezuelaMéxicoColombia,  Costa  Rica,  Panamá  Ecuador  podrían  sufrir  bajas  regionales  en  sus  lluvias  de  1mm/día  mientras  partes  de  MéxicoSurinam,  Guyana,  Guayana  y  el  norte  de  Brasil  podrían  tener  un  aumento  de  igual  magnitud.  Para  diciembre--febrero,  en  el  escenario  Ártico,  partes  de  MéxicoVenezuelaBrasilArgentina  Paraguay,  podrían  sufrir  un  aumento  de  la  precipitación  de  hasta  0.5  mm/día  mientras  que  regiones  de  BrasilPerú  Costa  Rica  podrían  perder  1mm/día  de  precipitación. 

En  junio  y  agosto,  en  el  escenario  de  aplicar  Geoingeniería  en  los  Trópicos,  regiones  de  Guatemala,  El  SalvadorNicaragua,  PerúBrasilBolivia  Paraguay  podrían  experimentar  oscilaciones  en  la  lluvia  de  hasta  +--  1mm/día.  Regiones  BrasilGuyanaArgentina  Surinam  podrían  sufrir  aumentos.  (Figura  8).  Tanto  en  el  escenario  de  los  Trópicos  como  en  el  Ártico,  lo  mismo  en  junio  y  agosto  que  en  diciembre  y  febrero,  el  estudio  muestra  que  la  temperatura  de  la  superficie  podría  bajar  en  América  Latina.  Es  preciso  notar  que,  con  algunas  excepciones,  tanto  en  el  Ártico  como  en  los  Trópicos  en  los  meses  dichos  prácticamente  no  hay  cambio  en  la  precipitación  sobre  Europa  Norteamérica

 

Conclusión:  El  cambio  climático  es  un  fenómeno  antropogenico  que  deriva  de  los  efectos  laterales  de  las  veloces  transformaciones  económicas.  Sin  acciones  inmediatas  de  mitigación  y  adaptación,  el  impacto  en  la  gente,  la  economía  y  la  producción  de  alimentos  en  América  Latina  podría  sufrir  graves  disrupciones.  Los  niveles  del  mar  subirán,  el  rendimiento  de  los  cultivos  bajara,  los  patrones  climáticos  serán  erráticos  y  la  salud  estará  en  riesgo.  Ante  esto,  la  Geoingeniería,  específicamente  —pero  no  exclusivamente—  el  manejo  de  la  radiación solar  puede  parecer  una  opción  barata  y  técnicamente  viable,  un  remedio  rápido  y  efectivo  que  podría  posponer  el  cambio  climático  y  darnos  más  tiempo.  Pero  ese  remedio  podría  ser  peor  que  el  problema.  Nuevamente,  es  un  arreglo  técnico  que  puede  tener  efectos  laterales  devastadores.  Los  escenarios  proyectados  por  computadora  identifican  riesgos  muy  reales.  Sin  embargo,  en  última  instancia,  tal  vez  el  riesgo  más  grande  es  que  los  países  en  desarrollo  inevitablemente  tendrán  que  ceder  el  control  del  termostato  planetario  a  las  naciones  y  las  industrias  con  poder  tecnológico  que  ocasionaron  el  cambio  climático  en  el  primer  lugar.  Los  países  en  desarrollo  serán  expuestos  a  cambios  que  rebasaran  las  predicciones  de  todo  cambio  climático.  Quienes  promueven  la  inyección  de  sulfatos  en  la  estratosfera  argumentan  que  los  costos  son  mucho  menores  que  cualquier  otra  estrategia  de  adaptación  o  mitigación.  Esto  no  es  verdad.  Solo  han  calculado  costos  relativamente  bajos  del  despliegue  técnico  para  bombear  los  sulfatos  a  la  estratosfera.  Hay  enormes  costos  indirectos  que  incluyen  daños  ocasionados  por  el  manejo  de  la  radiación  solar.  Los  costos  de  la  adaptación  y  mitigación  que  deben  pagar  los  países  industrializados  se  trasladaran  a  los  costos  por  daños  que  pagaran  quienes  no  ocasionaron  el  problema. 

 

El  Grupo  ETC:  El  Grupo  de  Acción  sobre  Erosión,  Tecnología  y  Concentración  (Grupo  ETC)  es  una  organización  internacional  de  la  sociedad  civil,  sin  fines  de  lucro,  establecida  en  1977  con  estatus  en  ECOSOC  y  estatus  de  observador  en  varias  agencias  de  Naciones  Unidas  como  CMNUCC,  FAO,  CDB,  PNUMA  y  UNCTAD.  El  Grupo  ETC  tiene  sede  en  Canadá  y  oficinas  regionales  en  África,  Asia,  América  Latina  y  Estados  Unidos.  ETC  tiene  el  mandato  de  monitorear  los  desarrollo  económicos,  ambientales  y  tecnológicos  importantes  para  el  bienestar  de  los  pueblos  marginados  de  todo  el  mundo.  Por  mayor  información  por  favor  visite:  www.etcgroup.org.  Directora  de  ETC  para  América  Latina_  Silvia  Ribeiro  (silvia@etcgroup.org) 

 

Créditos:  El  proceso  de  investigación  y  redacción  de  este  documento  fue  coordinado  por  Linda  Dubec,  voluntaria  en  el  Grupo  ETC,  graduada  en  ciencias  ambientales  por  la  Universidad  de  Linkӧping  (Suecia)  y  maestro  en  ecología  humana  por  la  universidad  de  Lund  (Suecia). 

 

Referencias:  Haywood,  Jim  M.,  Andy  Jones,  Nicolas  Bellouin  &  David  Stephenson.  2013.  “Asymmetric  forcing  from  stratospheric  aerosols  impacts  Sahelian  rainfall”.  Nature  Climate  Change,  3:660--‐665. 

Kravitz,  Ben,  Ken  Caldeira,  Olivier  Boucher,  Alan  Robock,  Philip  J.  Rasch,  Kari  Alterskjar,  Diana  Bour  Karam,  Jason  N.  S.  Cole,  Charles  L.  Curry,  James  M.  Haywood,  Peter  J.  Irvine,  Duoying  Ji,  Andy  Jones,  Jon  Egill  Kristjansson,  Daniel  J.  Lunt,  John  C.  Moore,  Ulrike  Niemeier,  Hauke  Schmidt,  Michael  Schulz,  Balwinder  Singh,  Simone  Tilmes,  Shingo  Watanabe,  Shuting  Yang,  Jin--‐Ho  Yoon.  2013.  “Climate  model  response  from  the  Geoengineering  Model  Intercomparison  Project  (GeoMIP)”.  Journal  of  Geophysical  Research:  Atmospheres,  vol.  118:8320--‐8332. 

NSF.  2010.  Volcanic  Eruptions  Affect  Rainfall  Over  Asian  Monsoon  Region  –  Some  regions  drier,  others  wetter.  Press  release  10--‐209.  November  4,  2010.  http://www.nsf.gov/news/news_summ.jsp?cntn_id=118023. 

Robock,  Alan,  Luke  Oman,  and  Georgiy  L.  Stenchikov.  2008.  “Regional  climate  responses  to  geoengineering  with  tropical  and  ArcticSOinjections”,  Journal  of  Geophysical  Research,  vol.  113,  D16101. 

Trenberth,  Kevin  E.  &  Aiguo  Dai.  2007.  Effects  of  Mount  Pinatubo  volcanic  eruption  on  the  hydrological  cycle  as  an  analog  of  geoengineering.  Geophysical  Research  Letters,  vol.  34:L15702. 

 



 


Aunque  ha  habido  muchos  estudios  con  modelos  de  computadora  para  similar  escenarios  de  MRS,  en  este  documento  el  objetivo  es  señalar  escenarios  posibles  y  que  se  refieran  a  la  inyección  de  sulfatos  en  la  estratosfera. 

Haywood,  Jim  M.,  Andy  Jones,  Nicolas  Bellouin  &  David  Stephenson.  2013.  “Asymmetric  forcing  from  stratospheric  aerosols  impacts  Sahelian  rainfall”,  en  Nature  Climate  Change,  vol.  3:660--‐665.

 Robock,  Alan,  Luke  Oman,  y  Georgiy  L.  Stenchikov.  2008.  “Regional  climate  responses  to  geoengineering  with  tropical  and  Arctic  SOinjections,“  Journal  of  Geophysical  Research,  vol.  113,  D16101.

 Silva,  Viviane  B.S.  y  Vernon  E.  Kousky.  2012.  “05  The  South  American  Monsoon  System:  Climatology  and  Variability  (2012)”,  En:  Modern  Climatology.  Book  10.  http://digitalcommons.usu.edu/modern_climatology/10 

Grimm,  Alice  M.  y  Marcia  T.  Zilli.  2009.  “Interannual  Variability  and  Seasonal  Evolution  of  Summer  Monsoon  Rainfall  in  South  America.”  Journal  of  Climate,  22:  2257--‐2275. 

Marengo  J.  A.,  B.  Liebmann,  A.  M.  Grimm,  V.  Misra,  P.  L.  Silva  Dias,  I.  F.  A.  Cavalcanti,  L  M.  V.  Carvalho,  E.  H.  Berbery,  T  Ambrizzi,  C.  S.  Vera,  A.  C.  Saulo,  J.  Nogues--‐Paegle,  E.  Zipser,  A.  Sethk,  and  L.  M.  Alvese.  2012.  “Recent  Developments  on  the  South  American  Monsoon  System.”  International  Journal  of  Climatology,  32:  1--‐21. 

Los  autores  usaron  el  modelo  climático  HadGEM2--‐ES  para  simular  dos  experimentos  que  fueron  variantes  del  Geoengineering  Model  Intercomparison  Project  (GeoMIP)  G4.  El  nivel  de  inyecciones  de  sulfatos  en  los  experimentos  fue  de  5  Tg  SO2/ano. 

Los  autores  usaron  el  Instituto  Goddard  de  la  NASA  para  Estudios  Espaciales  ModelE,  un  modelo  general  de  circulación  para  la  atmosfera  del  océano  (GCM)  y  basaron  sus  experimentos  en  un  rango  de  40  anos  usando  el  escenario  del  IPCC  “negocios  como  siempre”.  El  A1B  es  un  escenario  forzado  por  gases  con  efecto  de  invernadero  (CO2,  CH4,  N2O,  and  O3)  y  aerosoles  en  la  troposfera  (sulfato,  piogénico,  y  hollín).  Los  dos  escenarios  se  basan  en  inyecciones  de  3  Tg  SO2/año  en  el  Ártico  o  en  inyecciones  de  5  Tg  SO2/año  en  los  Trópicos. 

 

Terminología:

Geoingeniería  es  la  manipulación  en  gran  escala  de  los  sistemas  de  La  Tierra  (en  la  estratosfera,  los  océanos  o  la  superficie)  para  demorar  o  reducir  el  cambio  climático. 

Manejo  de  la  radiación  solar  (MRS)  Geoingeniería  de  la  estratosfera  para  bloquear  o  desviar  la  luz  del  sol  y  bajar  la  temperatura  de  la  Tierra. 

Inyecciones  de  sulfatos  (La  practica  mas  económica  de  MRS)  consiste  en  rociar  sulfato  a  una  altura  de  15--‐20  km  en  la  estratosfera  para  reducir  la  luz  del  sol  y  bajar  las  temperaturas.  El  “roció”  puede  distribuirse  con  una  batería  de  pipas  (como  un  volcán  artificial).  Los  costos  directos  pueden  iniciar  en  $700  millones  de  dólares  el  primer  ano,  pero  llegar  a  miles  de  millones  de  dólares  por  ano  subsecuentemente. 

Productividad  Primaria  Neta:  PPN  es  un  indicador  de  la  salud  de  la  biosfera  terrestre  y  su  capacidad  para  capturar  CO2.  Puede  brindar  un  cálculo  de  los  impactos  de  la  Geoingeniería  sobre  la  agricultura.  (Kravitz  et  al.  2013). 

 

Analogías  volcánicas:  la  inyección  de  sulfatos  en  la  estratosfera  imita  a  las  erupciones  volcánicas  que  han  bajado  la  temperatura  mediante  el  mismo  proceso  de  liberar  sulfuros.  En  1991  el  volcán  Pinatubo  en  Filipinas  disparo  20  millones  de  toneladas  de  dióxido  de  sulfuro  ocasionando  una  reducción  promedio  en  la  temperatura  global  de  0.4  grados  centígrados.  Además  de  la  temperatura,  las  erupciones  volcánicas  afectan  también  la  precipitación.  El  ano  posterior  a  la  erupción  del  Pinatubo  ocurrió  una  sustancial  reducción  de  las  lluvias  y  se  registro  muy  baja  afluencia  de  los  ríos  y  otras  descargas  acuáticas  en  los  océanos.  Esto  ha  llevado  a  los  científicos  a  concluir  que  efectos  adversos  importantes,  incluyendo  sequias,  podrían  derivar  de  la  inyección  de  sulfatos  en  la  estratosfera  pues  los  flujos  atmosféricos  serian  afectados  y  con  ello  el  ciclo  hidrológico  global.  (Robock  et  al.  2008;  NSF  2010;  Trenberth  &  Dai  2007;  Haywood  et  al.  2013)