Desde las montañas del territorio indígena de Salitre de Buenos Aires de Puntarenas, Costa Rica

Reflexión N° 23 de Sergio Rojas Ortiz, preso político de Costa Rica; 28 de mayo del 2015

Reflexiona: Sergio Rojas Ortiz; publica: Equipo Crítica

En este nuevo día, de nuevo en mi casa, de nuevo con mi gente, de nuevo con mi Madre Tierra para sentirhttp://cdncache-a.akamaihd.net/items/it/img/arrow-10x10.png su aliento, sentir la brisa perfumada del bosque, las quebradas, escuchar el cantar de las aves, los grillos y otros insectos, las ranas; escuchar y ver las aguas correr frescas saciando la sed de los que la bebemos. En este nuevo día hay felicidad, alegría en los ojos y rostros de hombres, mujeres y niños. En este nuevo día hay vino de maíz rejuveneciendo el cuerpo y alegrando el espíritu y toda la gente que cree en los procesos de reivindicación de los derechos indígenas ríe, canta, llora porque llegó la libertad.

 En este nuevo día quiero agradecer a Sibö Dios, a todos los hombres y mujeres que se solidarizaron con el pueblo Bribri y mi persona, a todos y todas los que me visitaron, los que sacaron su tiempo para orar por mí, los que lloraron por mi causa, los que caminaron llevando sol y lluvia por mi causa, a todos los que, a través de sus organizaciones, hicieron una organización fuerte y poderosa que reclama justicia, libertad, respeto, amor y paz para los pueblos indígenas y en especial de los Bribris de Salitre. Y en este nuevo día, a todos y todas los que adversan al pueblo Bribri de Salitre y gozaban mi privacidad de libertad, lamento profundamente la interrupción de su felicidad y que mi Madre Tierra y Sibö Dios no castiga con leño.

 Y en este nuevo día, con un beso a mi Madre Tierra, un abrazo al sol y al cielo y con la ayuda de Sibö Dios, reafirmo y declarohttp://cdncache-a.akamaihd.net/items/it/img/arrow-10x10.png mi lucha por la reivindicación de los Derechos Humanos del pueblo Bribri de Salitre y de todos los pueblos del país.

 Gracias a todos y todas por el apoyo y solidaridad nacional e internacional.

 ¡Salitre resiste, los Bribris viven, la lucha sigue!

 Los quiero mucho,

 UNIWAK