¿Qué llevaría a una persona blanca a decir que es negra?

Un escándalo inspira a los estadounidenses a responder nuevas preguntas sobre racismo

Escribió: Cristina F. Pereda desde Washington en El País

Ésta es la pregunta que Estados Unidos intenta responder desde hace dos días.

Rachel Dolezal es la presidenta local de la organización por los derechos de los afroamericanos NAACP en el estado de Washington. Desde su adolescencia se mostró interesada en los derechos de las minorías, estudió en Misisipí y obtuvo un master en Howard University, donde predominan alumnos de minorías. En la actualidad, también es profesora de estudios afroamericanos y pertenece a una comisión policial de su ciudad. Cuando solicitó ese trabajo, se definió como blanca, negra y americana nativa.

Pero si miramos una fotografía tomada en su infancia, mientras crecía en Montana, Dolezal es una joven rubia, con ojos azules. “Es nuestra hija biológica y nosotros somos caucásicos, eso es un hecho”, dijo su padre. Con estas declaraciones, los progenitores de Dolezal -de ascendencia checa y alemana- encendieron la llama de un complejo debate que tiene a un país rascándose la cabeza mientras busca respuestas a un fenómeno con escasos precedentes: una persona blanca que dice ser negra.

¿Ha intentado Dolezal engañar a alguien? ¿Es la apariencia física lo único que determina si una persona es blanca o negra? ¿O es su experiencia?

En la actualidad, Dolezal lleva el pelo rizado, su piel es más morena y ha lucido desde estrechos rizos de una cabellera negra hasta un elegante recogido de trenzas en lo alto de su cabeza. ¿Ha intentado engañar a alguien? ¿Pensaría que sin ser negra no podría presidir la organización con más experiencia en la lucha por los derechos de los afroamericanos? ¿Es la apariencia física lo único que determina si una persona es blanca o negra? ¿O es su experiencia? ¿Es Dolezal la única que puede decidir su identidad o también importa cómo se definan sus padres?

Preguntada este sábado por varios reporteros si es blanca o negra, Dolezal contestó simplemente “no entiendo la pregunta”, antes de alejarse de los micrófonos. También declaró que de dar explicaciones, se las debe a su organización y no “a una comunidad que no creo que vaya a entender las definiciones de raza e identidad”. De momento, la NAACP asegura que la raza de una persona no le califica ni descalifica para liderar la organización y respaldan públicamente su trayectoria.

Numerosas personas se han hecho “pasar” por blancas a lo largo de la historia de EE UU. Según un estudio de la universidad de Yale, cerca de uno de cada cinco afroamericanos. Pero el caso inverso es menos frecuente y hace que, si usted quiere abordar también esta conversación, sienta que le faltan recursos -personales, sociales e incluso lingüísticos- para responder las preguntas que plantea sin pisar unos cuantos charcos.