Repite vicios el programa que sustituye la carrera magisterial

Si aprueban las evaluaciones, pero no hay recursos, les darán un gracias por haber participado

Escribió: Laura Poy Solano en La Jornada, México

 

Como un mecanismo perverso y engañoso calificaron especialistas del sector educativo el Programa de Promoción en la Función por Incentivos en Educación Básica, que desde este primero de junio sustituye al de carrera magisterial, que desde 1992 fue el principal mecanismo para la entrega de estímulos económicos a los profesores de prescolar, primaria y secundaria.

En entrevista con La Jornada, Juan Manuel Rendón y Socorro García Manzano, expertos en el estudio del sistema educativo, destacaron que el nuevo esquema para la entrega de mejoras salariales recupera los vicios y errores con que se creó carrera magisterial. Diversos estudios internacionales han demostrado que los programas de pago al mérito no funcionan para mejorar la práctica pedagógica en el aula.

El documento, difundido en el portal electrónico de la Secretaría de Educación Pública (SEP), señala que dicho programa se aplicará a docentes, técnicos docentes, directores, supervisores y asesores técnico-pedagógicos que obtengan resultados destacados en la evaluación al desempeño –que es obligatoria– y sobresalientes en la evaluación adicional, aunque no se detalla en qué consisten.

El nuevo esquema contempla siete niveles de estímulo. El ascenso al primero, requiere una confirmación que permita acceder a los subsiguientes. Los incentivos económicos podrán ser de carácter temporal o permanente. Quienes alcancen buenos resultados y laboren en zonas rurales recibirán mayores porcentajes de mejora económica.

Sin embargo, la SEP advierte que la asignación de los incentivos estará sujeta no sólo a los resultados de la evaluación –cuya vigencia corresponde al ciclo escolar en que fueron aplicados–, sino al presupuesto anual disponible, tanto federal como estatal.

Al respecto, García Manzano, experta en evaluaciones de desempeño docente, destacó que con estos esquemas de estímulo, los profesores acaban más interesados en buscar puntos y pasar exámenes, que en modificar su quehacer educativo.

Carrera magisterial, agregó, “no funcionó, y ahora quieren insistir con el mismo modelo de estímulo a los docentes. Es un programa que aparenta estar del lado de los maestros, pero no es así. Se aplica de forma tramposa. Los resultados sólo tienen vigencia por un ciclo escolar, el recurso que se entrega es temporal para quienes inician en el primer nivel, pues tienen que probar en un segundo año que han mejorado para mantener este apoyo, y en el peor de los casos, puedes aprobar todas las evaluaciones, pero si no hay recurso, lo que queda es un ‘gracias por haber participado’”.

En entrevista por separado, Rendón, ex director de la Benemérita Escuela Nacional de Maestros, agregó que con este programa se soslayan todas las experiencias nacionales e internacionales que han demostrado el fracaso de estos mecanismos. Los profesores no cambian su forma de trabajar en el aula sólo por recibir un estímulo.

Se trata, dijo, de un programa poco novedoso que repite los vicios del anterior. Es una repetición mecánica de carrera magisterial, con una mirada burocratizante que pervierte cualquier objetivo real de mejora de la enseñanza.