Una radiografía del Cosmos

Escribió: Marcelo Bellucci en clarin.com *

En los 90, un grupo de científicos logró uno de los mayores avances cosmológicos de la historia. A partir de la observación de estrellas supernovas en miles de galaxias, concluyeron que el Universo se expande de manera acelerada. Crece de manera más rápida a cuando lo hacía al momento de formarse nuestro sistema solar. Si recurrimos a nuestros conceptos básicos de física, recordaremos que fuerza es igual a masa por aceleración. Si tenemos galaxias (masa) que se alejan unas de otras de manera acelerada, entonces debe existir alguna fuerza que provoque esta expansión. Este fenómeno sería provocado por la denominada energía oscura, la cual ejercería la presión necesaria para contrarrestar la gravedad existente entre las galaxias (la gravedad sería una fuerza en dirección opuesta, provocando una desaceleración, un frenado en dicha expansión). La energía oscura representa un 70% del total de la materia y energía existente en el Universo. En otras palabras, la gravedad no podría frenar de manera alguna a esta expansión.
Los resultados obtenidos por el grupo GAMA se encuentran en la dirección de un Universo en expansión acelerada. A partir de la observación de unas 200 mil galaxias lograron medir la energía emitida en una región del espacio y pudieron compararla con la existente hace 2.000 millones de años. Lo que encontraron es que la actual es sólo la mitad de la que era en el pasado.
Un diagnóstico médico puede realizarse a través de una simple fotografía o de una radiografía. Ambas imágenes nos darán distinta y complementaria información del mismo paciente. Y eso es lo interesante. El complemento una de otra; distintos puntos de vista. Cuando observamos el universo empleamos la misma filosofía. Podemos estudiar una estrella a partir de su luz visible (la que detectamos con nuestra vista a partir de un telescopio óptico) o a partir de una antena de radio, en donde podremos captar las ondas de radio emitidas por el objeto. También podemos tomarle una radiografía, y entonces tendremos una imagen de la estrella en rayos x. Cada una de esas opciones es una longitud de onda del llamado espectro electromagnético.
El equipo analizó a estas miles de galaxias en 21 longitudes de onda. Se trata de un esfuerzo titánico que rinde sus frutos, mostrándonos que en una misma región del universo, a medida que pasa el tiempo, la emisión de energía está disminuyendo. El universo se está enfriando, se está durmiendo, y aparentemente, seguirá haciéndolo hasta el final de sus días.

*Astrónomo y director del Planetario de La Plata