Siria y Rusia golpean al EI

La fuerte intervención rusa permitió al ejército sirio, que acumulaba reveses en los últimos meses ante el grupo jihadista Estado Islámico, lanzar ayer una vasta operación terrestre en el norte de la provincia de Hama.

Publicó: Página 12, Argentina, el 8 de octubre del 2015

El ejército sirio y fuerzas aliadas lanzaron una gran operación terrestre en la provincia de Hama, con el apoyo aéreo de Rusia, que incluyó el uso, por primera vez, de misiles lanzados por buques de la Marina rusa, ofensiva que revive al régimen de Bashar Al Asad. El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció una intensificación de los ataques aéreos. Moscú también dijo estar dispuesta a establecer contactos con el Ejército Sirio Libre (ESL), compuesto, precisamente, por opositores al presidente Bashar al Asad que cuentan con el apoyo de las potencias occidentales. La fuerte intervención rusa permitió al ejército sirio, que acumulaba reveses en los últimos meses ante el grupo jihadista Estado Islámico (EI), lanzar ayer “una vasta operación terrestre en el norte de la provincia de Hama”, confirmó una fuente militar de Damasco.

Por primera vez, buques de guerra rusos dispararon el miércoles 26 misiles de crucero contra posiciones del EI, sumándose a la ofensiva aérea, indicó el ministro ruso de Defensa. Los disparos fueron efectuados por cuatro navíos de la flota del Mar Caspio contra once objetivos, que fueron destruidos, señaló el ministro, Sergei Shoigu. En una semana, Rusia bombardeó 112 objetivos jihadistas. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), las fuerzas rusas bombardearon al menos cuatro sitios en la provincia de Hama, y tres en la de Idleb, provincia que se encuentra en manos del Ejército de la Conquista, una coalición rebelde constituida por el brazo de Al Qaida en Siria, y el Frente Al Nosra, que busca reforzar su presencia en la provincia de Hama.

Los bombardeos, que se produjeron por la noche y temprano en la mañana, eran más intensos que de costumbre, señaló la ONG con sede en Gran Bretaña. “Por primera vez, los bombardeos fueron acompañados de combates terrestres entre las fuerzas del régimen y rebeldes”, precisó el director del OSDH Rami Abdel Rahman. El Observatorio informó de 30 ataques rusos sobre Hama y 16 sobre la provincia de Idleb. Además, ofreció un balance de seis muertos en Maret al Noman, en Idleb, en uno de los numerosos ataques, seguramente rusos.

Las fuerzas oficiales no lograron avanzar hacia las posiciones rebeldes y el Ejército de la Conquista envió refuerzos contra el asalto, señaló la misma fuente. Por otra parte, Rusia dijo no descartó ayer la posibilidad de llevar adelante propuestas estadounidenses con el objetivo de coordinar sus bombardeos junto a la coalición internacional liderada por Washington para minimizar los riesgos. También precisó que estaba informando a sus socios en países que mantienen vínculos con el Ejército Sirio Libre su disposición para establecer contactos con la dirigencia de esa estructura. No obstante, el Pentágono afirmó que Estados Unidos no coopera con Moscú en sus ataques aéreos. El secretario de Defensa, Ashton Carter, calificó los ataques rusos como un error fundamental. A su vez, el vocero del departamento de Estado, John Kirby, afirmó que “más del 90 por ciento de los ataques rusos que hemos visto no fueron contra el EI o contra terroristas de Al Qaida. En su gran mayoría fueron contra grupos opositores”.

Previamente, Putin había asegurado que su homólogo francés François Hollande había sugerido una alianza entre el régimen sirio y el ESL, pero la presidencia francesa desmintió inmediatamente esa versión. Los rebeldes sirios y quienes los apoyan en el extranjero acusan con insistencia a Rusia de atacar principalmente a otros grupos y no al EI, con el fin de defender al régimen de Asad en lugar de luchar contra los jihadistas del EI. Así, según Moscú, sus aviones bombardearon el martes por la noche doce objetivos del EI en los alrededores de la ciudad de Deir Ezzor y en las provincias de Damasco, Idleb y Latakia.

Sin embargo, el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, aseguró ayer que sólo dos de los 57 ataques aéreos rusos fueron dirigidos contra Daesh (acrónimo árabe del EI) y los otros contra la oposición apoyada por Turquía y Estados Unidos. Cazas rusos volaron en formación de ataque ante drones estadounidenses en Siria en al menos tres ocasiones, aseguraron ayer fuentes militares a la cadena Fox News, mientras que el Pentágono reconoció que un avión de Estados Unidos tuvo que rectificar su rumbo para evitar un incidente con Rusia.

Según indicaron las fuentes militares a Fox News, los tres vuelos contra drones de Estados Unidos ocurrieron cerca del fortín del EI de Al Raqqa (Siria), en Kobane (frontera con Turquía) y en las proximidades de Alepo. Los expertos militares estadounidenses consideran que Rusia no se aproximó por equivocación ya que los drones “Predator” son visibles ante radares y los cazas rusos adoptaron formaciones de ataque, aunque sin disparar. Además, el capitán Jeff Davis, uno de los portavoces del Pentágono, aseguró que un avión estadounidense tuvo que realizar una maniobra evasiva para evitar un encontronazo con un caza ruso. Davis no especificó qué tipo de aeronave fue la que tuvo que desviar su rumbo, pero estas informaciones confirman que Estados Unidos y Rusia operan en zonas similares de Siria. La guerra en Siria dejó más de 240.000 muertos y obligó a millones de sirios a huir del país, provocando una crisis migratoria y humanitaria sin precedentes.