La baja en el precio del petróleo hizo caer la rentabilidad de las energías limpias desde el 30% de años atrás, a un 12%.

Menor atractivo de la inversión en energías limpias

Fuente: prensalibre.com, Jueves 14 de Enero de 2016

inSh


 


La aprobación de la Ley General de Electricidad aprobada en Guatemala hace diez años permitió un auge en la generación y transmisión de la energía eléctrica en el país, incluyendo la de fuentes renovables. En los últimos cinco, se instalaron 28 nuevas hidroeléctricas de más de 5 MW.

Pero según un amplio análisis del sector hidroeléctrico publicado en Prensalibre.com, “…el interés por nuevos proyectos de esta fuente alternativa se estancó en el 2015 por la baja de los precios de la energía, derivados de mayor competencia por el ingreso de nuevos generadores al mercado local (que incluye hidroeléctricas y otras tecnologías)".

En este sentido, según declaró a Prensalibre.com Carlos Colom, presidente de la Asociación de Generadores de Energía Renovable (Ager), “…ha bajado el margen de rentabilidad, pero sigue siendo atractiva la inversión en energía limpia, porque aún hay espacio para competencia y la Ley premia la energía más barata”. Roberto Barrera, gerente de Energía Total, también indicó al mismo diario que “...hasta hace pocos años, la rentabilidad llegaba a 30%, pero ahora podría estar en 12%”.

El reportaje enumera los retos que tiene el sector, pese a que aún mantiene oportunidades de inversión. Además de la rentabilidad, el otro gran desafío es tener confirmado un contrato de compra de energía desde el inicio, de lo contrario, peligrará la viabilidad comercial de los proyectos.

A ello se unen el periodo de retorno de inversión, que podría demorar hasta 15 años, si cuenta con un contrato de compra-venta de energía, y el financiamiento para pagar un préstamo de un proyecto hidroeléctrico, cuyas condiciones actuales lo sitúan en niveles ‘caros’ según los representantes del sector. Incluso en estos momentos, concluye el artículo, la oferta de capacidad de generación del país duplica la demanda.