Libertad YA a Milagros Salas, presa política y social.

Escribió: Claudio Andreotti de Página 12, Argentina

Más que hablar de la detención y de Milagros Salas tenemos que describir quienes son las personas que la metieron presa y cuáles son sus motivos.

A Macri poco le importa si M.Salas es corrupta o no, lo que le interesa es que simboliza ella y M.Salas representa la resistencia territorial de la gente ante el hambre y la miseria producidas por el liberalismo de Menem y luego defendido por De la Rua. Muchas organizaciones territoriales crecieron exponencialmente gracias a las legiones de millones de desocupados de los 90 y la Tupakamaru fue una de ellas. Dirigidas muchas veces por burócratas y punteros muy poco democráticos, seguramente M.Salas sea una de ellos.

Pero no tenemos que perder de vista quien la metió presa porque esa persona esta parada frente a nosotros, con las mismas intenciones y esperando ver como reaccionamos ante esta detención para actuar en contra de nuestro, de nuestros intereses, nuestros derechos y nuestra integridad física. Por eso el tema de la detención hoy no puede pasar por ver quién es M.Salas sino quien es el que la detiene y que política representa esta medida en el marco de otras que está tomando

Macri no quiere implementar el plan económico de Menem, Caballo y luego De la Rúa; va mucho más profundo. Lo que Macri quiere es implementar el plan de Martínez de Oz, pero ese plan vino de la mano de una represión terrible.

Quienes ponen por delante las acciones burocráticas y patoteriles de M. Salas y cuestionan cualquier iniciativa de unidad para luchar por su libertad, ponen un freno en la necesaria movilización social por los derechos humanos, no de ayer sino de hoy y mañana que el gobierno claramente se prepara a violentar y que sin resistencia ser aun peor porque sera contra millones de personas, no contra miles y contra la vanguardia, política, sindical y territorial.

Para enfrentar al gobierno necesitamos de la más amplia democracia y unidad de acción, todo lo que evite unirnos en un frente de acción contra este gobierno y sus planes es criminal, directamente criminal, este no es un gobierno democrático de derecha, si viene a implementar el programa económico de Martinez de Oz sera un estado terrorista disfrazado de democrático como México, Perú o Colombia.

La burguesía tiene grandes contradicciones, el gobierno que se fue levanto como bandera principal el respeto a los derechos humanos y reconstruyo parcialmente el estado de bienestar al calor de China y la bonanza sojera, esto y el ánimo democrático que subsiste en la cabeza de la gente después del 2001, pone en un marco de debilidad a las futuras acciones del gobierno, pero solo el estado de movilización social en las calles y en los lugares de producción puede garantizar que el gobierno tenga resistencia real, es muy importante que los políticos que convocan a las plazas, tengan como respuesta la participación masiva de gente, eso el Macrismo lo tiene que leer como un escollo a la implementación de su plan de gobierno. Quienes convocan pueden ser mejores o peores, pero convengamos que la gente concurre porque ve en esas convocatorias un lugar para organizarse y defenderse y eso es muy importante.

Tenemos que construir nuestra corriente al calor de la lucha democrática, criticando muy respetuosamente a los demás, llamando a resistir y a defender la democracia en general y explicando que significa para nosotros, con nuestras banderas propias, con nuestra identidad, con nuestras ideas socialistas, estos 12 años de gobierno Kirchnerista logro que la gente olvidara que sus conquistas de estos años fueron gracias a derrocar a un gobierno reaccionario, por su propia movilización pero esto no licuo de fondo la conciencia que genero esta acción popular, solo la desvío solo en parte, veo a trabajadores que ahora defienden el programa de los derechos humanos, antes no hablaban mas que de fútbol y ahora hablan permanentemente contra el gobierno y sus medidas antidemocráticas, eran trabajadores que no les importaba que les pasaba a otros trabajadores y ahora contabilizan despidos al calor de putear el gobierno.

Este gobierno ya echo a 40.000 trabajadores, cerró el ferrocarril de La Pampa, encarceló a Milagros Salas, decenas de empresas están siguiendo sus pasos, rápidamente y a medida que se aleje “el diciembre de las elecciones” va a mostrar más y más sus colmillos, hay que tener la más amplia unidad de acción contra el gobierno y denunciarlo y no permitir que la organización contundente de la resistencia se diluya por culpa de sectarios y oportunistas que en definitiva solo quieren ver la piel del cordero.

Libertad ya a Milagros Salas.

Incorporación de todos los despedidos.

No al ajuste del gobierno y las patronales.

Organicemos la más amplia resistencia.